Enlaces accesibilidad
Gratis y online en RTVE Digital

Series de asesinos: los thrillers de RTVE para una Semana Santa en el sofá

Por
 Series de asesinos: los thrillers de RTVE para una Semana Santa en el sofá
Series de asesinos: los thrillers de RTVE para una Semana Santa en el sofá cropper

Este año se han complicado las salidas en Semana Santa, así que ha llegado el momento de verte esa serie que se estrenó hace unos meses en la tele y que aún no has tenido tiempo de verla en RTVE Digital. Otras maneras de hacer ocio es ver esa película que siempre has querido ver y que no sabías que estaba en el catálogo de RTVE.

Pero si lo que buscas es algo que te enganche hasta el punto de hacerte una maratón, te gustan los thrillers y jugar a los detectives con los personajes para averiguar quién es el asesino, te dejamos una lista de las mejores ficciones seriadas de suspense disponibles en RTVE Digital para pasar esta Semana Santa en el sofá y gratis. 

La caza

Basada en la novela 'Monteperdido', de Agustín Martínez, Ana y Lucía desaparecieron hace cinco años en un pueblo del Pirineo. Tras una extensa búsqueda, el caso nunca se resolvió y los vecinos quedaron marcados por la tragedia. Pero Ana ha regresado. ¿Dónde está Lucía? ¿Quién las secuestró?

Megan Montaner y Alain Hernández son los encargados de llevar a cabo la investigación en La caza. Monteperdido, una serie que cuenta con una segunda temporada en la que los dos actores vuelven a investigar juntos una serie de asesinatos, pero esta vez en Tramuntana. ¡Corre y ponte todos los capítulos gratis! ¿Serás capaz de descubrir al culpable?

No recomendado para menores de 16 años La caza. Monteperdido - Capítulo 1: El deshielo - ver ahora
Transcripción completa

(Viento)

(Música new age)

(Pájaros)

Buenos días.

¿Has dormido bien?

(Canta un gallo)

No quiero que sea lunes.

¡Está nevando! ¡Está nevando!

¡Hala!

Buenos días. Buenos días.

Papá, date prisa. Quiero llegar antes al cole para jugar con la nieve.

¿Me puedo duchar antes? ¡No!

Papá se ducha y nosotras preparamos el desayuno.

Ve a ducharte, venga. Bueno, venga, va.

¿Me estáis echando de la cama? ¡Fuera!

¡Venga, dormilón! ¡A sus órdenes!

Ana se ha empeñado en que avise a Lucía.

Álvaro las lleva al cole, ¿vale?

No, tranquila, aún nos queda un poquito.

Vale, os esperamos aquí. Venga, un besito.

¡Ana!

Que aún tienes que desayunar.

Mañana se lo entregas. -Si no me queda nada.

¿Tienes amarillo?

Gracias.

Podría pintarlo con nieve.

-Estaba pensando bajar a Barbastro, al centro comercial.

Por si te apetece.

Pues sí, tendría que comprarle ropa, pero tiene piano.

Vamos, niñas, ¿estáis listas? Hola, Montse.

Un momento.

¿Para eso me levantas antes? ¿No queríais jugar con la nieve?

Ya casi estamos. Venga, "porfa", "porfa", Lucía, entrégalo mañana.

-Voy, espera. -Venga, "porfa", vamos.

Uno, dos,... Corre, está contando a la de tres.

Que ya vamos. ...tres,...

Vamos, vamos, vamos.

(RECALCANDO) ...cuatro.

Venga, vamos.

(Música tranquila de guitarra)

(Timbre)

-Estaba más tranquila. -Es normal.

(Gritos de niños jugando)

-Molaría. -Mucho.

-¡Lucía!

-Ya está aquí otra vez la pesada. -Pero no la mires, ¿vale?

-Oye, chicas, esperad.

-(INSEGURA) Anda, Ximena, que... ahora iba a buscarte.

¿Tenemos que ir a piano, verdad? -Sí.

Lucía, ¿que se ha hecho tu hermano en el pelo? Parece una cerilla.

-Sí, vale se lo diré. -No, no, es que en serio,

le queda muy mal, porque con lo guapo que es Quim...

-Pero, ¿por qué eres tan pesada? -Venga, chicas, ya.

-¿Crees que mi hermano se va a poner supertriste por lo que le diga

"la colombiana"? Si ni siquiera sabe cómo te llamas.

¿Pero qué haces?

-¡No me vuelvas a llamar "la colombiana"!

-¡Espera! ¿Adónde vas? ¡Ximena!

Ximena, ¿adónde vas? ¡Espera!

(Música dramática)

¡Lucía!

Lucía, ¿estás ahí?

¡Lucía!

¡Lucía!

¡Uh!

(Crujido)

Oye, Lucía, si esto es una broma, no tiene gracia, ¿eh?

(Viento)

(Sintonía telediario)

-La Guardia Civil ha pedido la colaboración ciudadana.

La localidad oscense de Monteperdido se ha movilizado

para emprender la búsqueda de las niñas

desaparecidas en el día de ayer.

-Dos niñas de once años salieron del colegio "Valle del Ésera",

pero nunca llegaron a su casa.

Su rastro se pierde en el bosque que tengo a mi espalda...

-Las niñas conocían bien el camino, como ha asegurado el padre de...

-El portavoz de la Guardia Civil... -Las tareas de búsqueda...

se han tenido que suspender... -...un amigo de la familia.

-El tiempo pasa y es difícil olvidar lo sucedido.

-...no pierden las esperanza... -Y ha pedido a las autoridades...

-La investigación nunca deparó...

(VARIAS VOCES A LA VEZ)

-...y Lucía,

cuyos rostros se hicieron familiares para todo el país,

que esperaba que en cualquier momento miembros de la Guardia Civil

lograran dar con ellas.

"-No queremos rendirnos.

No podemos hacerlo, por la memoria de nuestras hijas.

Ana y Lucía desaparecieron

un 10 de febrero de 2014."

Hoy no están junto a nosotros,

pero eso no significa que hayan desaparecido de nuestras vidas.

Siguen tan presentes como aquel día.

Son la razón que hace que nos levantemos cada mañana,

porque no queremos resignarnos,

no queremos pasar página.

La Guardia Civil...

ha dejado de destinar recursos a la investigación,

pero las preguntas siguen ahí, sin respuesta.

¿Dónde están nuestras hijas?

¿Quién se las llevó?

Y nosotros... no queremos ni podemos bajar los brazos,

pero tampoco somos capaces de hacerlo solos.

Necesitamos la implicación de las autoridades,

que escuchen nuestras peticiones.

Me gustaría que el padre Bertrand se acercara y termináramos

con una oración por las niñas.

Gracias.

-Dios todopoderoso,

te pedimos que nos devuelvas a nuestras hijas

Ana y Lucía.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

"Padre nuestro que estás en los cielos..."

Los padres de Lucía: Montserrat y Joaquín Castán.

Él ha estado llevando lo de la fundación.

¿El que salía en televisión?

Cada vez que le dejaban.

Y, por otro lado, también tenemos a los padres de Ana.

Ellos están separados.

Y de Álvaro Montrell no tenemos ni datos de domicilio ni teléfono...

¿Quién ha llevado este caso? Creo que fue Salazar.

Pues es un desastre.

¿Leíste el informe de actuación de las primeras horas?

Tardaron más de dos días en establecer los controles.

¿Por qué se marcha?

La Comandancia de Huesca me ha dicho que la UCO de Madrid queda al mando.

Así es. ¿Y el conductor?

No hemos podido volver a bajar al barranco. Hace viento

y es peligroso.

¿Tenemos datos del coche?

Quitaron la matrícula.

¿Y de la niña? ¿Sabemos algo?

Aún es pronto.

Vamos.

La USECI ha puesto un control de carretera más arriba.

¿Avisamos al puesto de Monteperdido?

¿Sabemos algo más de la familia de Ana?

De Álvaro Montrell poco sabemos.

Hace 5 años fue detenido, pero no tenían nada en firme contra él.

De hecho, ni siquiera presentaron cargos.

Y su mujer, Raquel Mur, todavía sigue viviendo en la misma casa.

(SUSPIRA CANSADA)

No puedo más, todos los meses igual.

¿Cuándo se lo vas a decir?

¿Os echo una mano?

No, no queda nada.

Muy bien.

"Nieve". "Nieve".

Dile "Hola, Raquel".

Disculpad.

Burgos, dime.

Cabo Víctor Gamero,

es el comandante que está en el puesto de Monteperdido.

Nos recogerá cuando lleguemos al pueblo.

Esta vez voy quedar yo como el simpático, ¿te parece?

Me toca conducir, y no debería. El teniente al mando nunca conduce.

¿Qué vas a hacer cuando yo no esté?

¿Caminar?

¿Y tú desde cuándo llevas gafas?

Me hago mayor, Sara.

Las carreteras están cortadas

y el testigo sigue en el cuartel de Barbastro.

Gaizka Elordi, se llama. Nada reseñable en su declaración,

iba de camino al pueblo cuando vio el coche.

¿Contento?

¡Gutiérrez, nos quedamos en el puesto!

Deberían darnos más medios,

en lugar de hacernos depender de la gente de aquí.

Santiago Baín, teniente de la UCO.

A sus órdenes, mi teniente. Cabo Víctor Gamero.

Ella es la sargento Sara Campos.

Sargento. Me habría gustado que me informaran

de que cortaban la carretera de acceso. ¿Qué ha pasado?

Queremos conocer a las familias de Ana y Lucía. ¿Nos lleva a sus casas?

Claro. ¿Por qué?

Cabo, tenemos prisa. No hemos venido a charlar.

Nos ha dado plenos poderes.

En cuanto podamos, le daremos los detalles.

Síganme.

¿No hemos venido a charlar?

¿Puedo quedármelo?

Van a pensar que he empezado a mudarme.

Así me ahorro contárselo al jefe.

¿Te recojo mañana y desayunamos juntos?

Vale.

Anda, vete, vete.

(Teléfono)

Yo me encargaré de la relación con las familias.

¡Víctor!

¿Ha avisado a las familias? Quería asegurarme de que estarían

para que no hicieran el viaje en balde, sargento.

-¿Qué está pasando? ¿Joaquín Castán?

¿A qué vienen?

Espérenos en su casa, enseguida hablaremos con usted.

Por favor.

Por aquí.

Víctor. Creo que tenemos derecho a saberlo.

No sé qué está pasando, Joaquín.

(Timbre)

Agentes de la UCO. ¿Podemos hablar dentro?

Sí, sí, claro.

Pasen.

Perdonen el desorden, es que no esperaba a nadie.

Tranquila, Raquel. Son buenas noticias.

Hemos encontrado a Ana.

Tuvo un accidente de tráfico, está en el hospital de Barbastro.

Sufrió una fuerte conmoción.

Los médicos todavía no han dado un diagnóstico definitivo.

(SOLLOZA)

¿Seguro que es ella?

Completamente. Es su hija, es Ana.

¡Oh, Dios mío!

Vamos a acompañarla al hospital. Sí.

¿Y Lucía? Esta mañana,

los servicios de emergencia de Barbastro recibieron un aviso.

Un coche cayó por el barranco a la altura del kilómetro 75

de la carretera a Monteperdido. Se desplazó una unidad del GREIM

de la Guardia Civil de Jaca y una ambulancia.

La zona era de difícil acceso,

pero se comprobó que el conductor había fallecido.

También había una joven. Estaba viva, aunque inconsciente.

La evacuaron y trasladaron al hospital...

Déjese de prolegómenos. ¿Es mi hija sí o no?

Ambos no llevaban documentación.

En el hospital le sacaron unas muestras y...

el sistema reveló una coincidencia. Se trata de Ana Montrell.

(SORPRENDIDA)

¿Y mi hija?

-La niña, ¿qué ha dicho Ana?

Todavía nada, la mantienen sedada por el accidente.

-¿Dónde está mi Lucía?

Un helicóptero batió la zona en cuanto tuvimos los datos, pero...

no hemos encontrado nada. Creemos que ella no iba en el coche.

¿Y qué están haciendo aquí? ¿Qué barranco es? ¿El de El Cajigal?

El viento les impedía seguir.

Retomaremos la búsqueda cuando amanezca.

El conductor aún sigue atrapado en la carrocería.

¿Y saben quién es ese hijo de puta?

Lo averiguaremos.

Está muerta, ¿verdad? ¿Lucía está muerta?

Sé que no son las mejores noticias, pero...

5 años después hemos encontrado a Ana.

¿Está muerta?

Estamos más cerca que nunca de saber qué ha pasado con Lucía.

Luci, mírame. Lucía no está muerta.

-(SOLLOZANDO) Mi niña... -No está muerta.

Establece tú el puesto de mando y busca un sitio donde podamos dormir.

¿Y tú?

Yo iré con ella al hospital.

¿Me acompaña?

(Arranca coche)

Sargento.

El cuartel está en la carretera del colegio. ¿Quiere ir primero allí?

¿Entre las familias tienen problemas?

¿Lo dice por Joaquín? (ASIENTE)

No, no pasa nada.

Siempre han estado muy pendientes de Raquel. Lo que pasa es que...

supongo que no esperaban que pasara esto. Ya está.

Son buenas noticias.

No para todos.

¿Puedo preguntar quién era el hombre, el conductor?

No, todavía no lo sabemos.

No hemos identificado el coche porque no tenía matrícula.

¿Y qué hacía tan cerca del pueblo?

(ASUSTADA) ¡Joder! ¡Ay!

Le presento a "Nieve". ¿Le gustan los perros?

No. No nos entendemos muy bien.

¿Va a estar todo el tiempo con nosotros?

En cuanto lleguemos, lo suelto. Se sabe el camino a casa. ¿Verdad?

¿Es el bosque en el que desaparecieron las niñas?

(ASIENTE)

Hacían todos los días el mismo camino para ir del colegio a casa.

Y atajaban por ahí, por la pinada.

Nadie pensaba ya que fueran a volver.

Bueno, que Ana fuera a volver.

Vamos a encontrar a Lucía.

Hemos puesto un control a la salida del pueblo. No hay otra, ¿no?

Es la única forma de salir del valle.

Y esta vez lo vamos a hacer bien.

Se hizo todo lo que se pudo.

Y no fue suficiente.

Señores, os presento a la sargento Sara Campos.

A sus órdenes. -Mi sargento.

Ellos son los guardias Pujante, Rojas... Bueno,

ya los irá conociendo a todos. A partir de ahora,

la UCO está al mando. Órdenes de comandancia.

¿Cómo está Ana? ¿Se sabe ya algo?

Hasta mañana no creo que haya novedades.

Y este sería su despacho. Nos va a tener que perdonar,

porque está un poco desordenado, pero es que lo usamos de almacén.

Era para los nuevos guardias, pero nunca los han destinado.

Necesitará un ordenador.

No, tengo el mío. Muy bien.

Rojas está de guardia. Si necesita algo...

Yo llevaré sus maletas al hostal La Renclusa.

También Rojas le puede acercar después. Bienvenida.

Recójame a las 6:30.

También puedo conseguirle un todoterreno.

No me gusta conducir. A las 6:30 pues. Con su permiso.

Aquí es.

(RESPIRA HONDO)

¿Estás bien?

(SOLLOZA)

(Gruñido de animal)

¿Hola?

¿Hay alguien?

(Gruñido de animal)

(JADEA)

¡Mierda, mierda, mierda! ¡Joder!

(COMPASIVA) Hey, hey, hey. Shh...

¡Joder!

(Lamentos del perro)

(EN VOZ BAJA) Joder...

Te juro que no lo vi. ¿Qué ha pasado?

Se me tiró encima en el bosque y le disparé. No sabía que era tu perro.

Le he puesto un apósito. Y Rojas me ha traído. No sabía...

Váyase. ...tampoco muy bien qué hacer...

(SUSURRANDO) Ya está. Vale...

Vale, vale. Vale, tranquilo.

(CARIÑOSO) Shh...

(El perro aúlla)

¡Joder, Nicolás!

(No da señal)

¡Mierda!

Tranquilo, amigo, ya está.

Lléveme al hostal.

Tiene que despertarla.

No puedo hacerlo.

La vida de otra niña depende de esa decisión.

Y yo le digo que no puedo retirarle la sedación,

no puedo correr ese riesgo. Lo siento mucho.

Espero que no tengan que arrepentirse.

¿Qué?

Han puesto guardias en la entrada a la UVI,

no hay quien se acerque a la niña. -¿Sigue dormida?

No sé. Te lo habrían dicho a ti, ¿no?

Sí, seguro.

-¿Y tu madre? -Igual que siempre.

De noche en el hospital, por si le sienta mal la diálisis;

y, por la mañana, de vuelta a casa.

-¿Y este qué hace aquí?

Álvaro, ¿de dónde sales tú ahora? Oye, ¿estás sordo o qué?

¡Olvídame! ¡Eh!

¡Que me dejes! ¿A ti quién te ha avisado?

Quiero ver a mi hija. ¡Contesta!

¡Joaquín! Por favor.

No deje que se acerque a la niña.

Santiago Baín, de la UCO. Quiero ver a mi hija.

Acompáñeme, por favor.

¿Cómo has llegado tan rápido?

¿Cómo está?

Sedada. Tiene una conmoción cerebral.

No se atreven a despertarla.

¿Quién le ha dicho lo que ha pasado? Hemos intentado localizarle,

pero no teníamos datos de su teléfono ni domicilio.

Gaizka.

Fue quien encontró el coche y dio el aviso.

En el cuartel le dijeron que la chica era Ana...

y me llamó.

¿Adónde?

A... Posets.

Hace cuatro años que Gaizka me deja vivir en su negocio y...

y le echo una mano.

¿En Posets?

¿Qué saben?

No mucho. El conductor ha fallecido,

pero creemos que fue él el que las tenía secuestradas.

Aún no hemos logrado ponerle nombre y apellidos. Es nuestra prioridad.

Esa y que su hija despierte.

Y nos cuente quién se las llevó y dónde está Lucía.

"Mamá, ¿pero sabes grabar?

-¿Tú qué crees? -Es el botón rojo.

-Ya, ya lo sé. Venga, ¿qué me quieres enseñar?

-Mira lo que sé hacer. -Listilla.

¡Guau! (RÍE)

-Mira, voy a hacer el puente también.

-Lucía, te vas a romper la nuca. -Que no.

-¿No te pinchan las agujas esas los pies?"

(Puerta)

"A ver, otra co..."

¿Quim?

-Ahora, no, mamá. Quiero meterme en la cama.

Mañana me cuentas lo que sea. -Han encontrado a Ana.

Está viva.

Soy Sara Campos. Creo que el cabo Gamero ha reservado dos habitaciones.

Los de Madrid, sí.

Habitaciones... 11 y 12.

(NERVIOSA) Víctor, el cabo, trajo su equipaje

y lo subimos a su habitación.

El desayuno se sirve en la salita, de siete a diez.

¿Podría tomar algo caliente?

La cocina ya está cerrada,

pero tiene una máquina de café abajo.

-¿Insomnio?

Vivo ahí enfrente.

Todas las noches la misma historia:

camisón, vaso de leche

y, después de dos horas dando vueltas por la cama, a tomar por culo,

otra noche en vela.

Nada, me doy a dar una vuelta por... por el pueblo

hasta que se me hinchan los ovarios. Y entonces me vengo aquí.

Es que a Elisa no le importa que me tumbe un ratito ahí, ¿sabe?

¿Puedo?

Caridad.

Sara Campos.

¿Has matado a alguien, Sara Campos? ¿O eres tú la muerta?

No es... Ha sido un accidente esto.

Pues... habría que ver al otro, ¿no? (RÍE)

No, no está muerto. Bueno, no lo sé.

Pero, vamos, ha sido un perro.

Ah, bueno. Entonces, si es un can, que le zurzan.

Ahí se pudra el bicho.

Hay demasiados canes. Se cagan y se mean por todas partes.

Estás aquí por lo de las niñas, ¿verdad?

Qué cosa más fea.

No se me permite hablar del caso. ¡Dios me libre

de obstruir una investigación!

Si me disculpa, me voy a descansar.

¡Qué hija de puta!

No, lo digo porque, claro, tú ahora te vas a dormir,

y a mí me quedan todavía una cuantas horas hasta la amanecida.

No te preocupes por el perro, Sara Campos.

Víctor ya ha llamado a Nicolás, el veterinario.

Seguro que sale de esta.

¿Quién le ha dicho que el perro era de Víctor?

Esto es muy pequeño.

Ya te darás cuenta.

-¿Tú crees que Lucía está viva?

Nicolás, has tardado dos horas en llegar.

Déjate de preguntas y ocúpate de "Nieve", anda.

La bala ha salido limpia. Mira,

calibre nueve.

Ya sé que es calibre nueve.

¿No la vas a denunciar? Menuda forma de empezar con la UCO:

"La sargento que odiaba a los perros".

Esto pasará factura, tienes que estar con ella todo el día.

Muy gracioso. ¿Y el perro qué?

Bueno, sobrevivirá. Con una cojera a lo mejor.

Le ha tocado el músculo. ¿No puedes hacer nada más?

Oye, hago lo que puedo. Que lo mío son las vacas. ¡Encima!

(SUSPIRA)

Perdona.

(Ranchera mexicana en el móvil)

Yo no bailo, ¿eh?

Es para él.

No sé por qué, pero las rancheras... le relajan.

Buenos días. Buenos días, mi sargento.

¿Qué tal está el... perro?

El "perro" se llama "Nieve".

Y está bien. Nicolás, el veterinario, se ha quedado con él.

No lleva documentación.

¿Pueden destaparlo?

Hasta que no saquemos el coche,

no vamos a poder ver el número de bastidor para identificarlo.

¿Le suena de algo?

No. Y no creo que sea de la zona.

¿Y qué estaba haciendo aquí?

¿Por qué iba a volver con Ana?

Han sacado todo lo que había dentro.

Estaban fuera del coche. Siempre pierden los zapatos.

Ni papeles del coche ni teléfono móvil.

Rastrearon los alrededores por si lo perdió en la caída, y nada.

Tampoco hay señales de que pudiera haber alguien más en el vehículo.

(Móvil)

¿Por qué no estás aquí? "Ana está peor, con convulsiones."

La están bajando a quirófano. ¿Qué tienes tú?

"Nada. Necesito más tiempo para identificar el cuerpo."

No lo tenemos, Sara. No lo tenemos.

(CONVERSACIÓN LEJANA)

Tenías que haberme llamado anoche, habría venido para estar contigo.

Joder, Montse. No quiero ni pensar lo que habrás pasado.

-Estoy bien, Rafael. Ahora la que menos importa soy yo.

-Bueno, si es que todo está en manos de Ana, ¿no?

-Es la única que puede decirnos algo,

aunque sea que mi hija está muerta. -Venga, no te pongas en lo peor.

Si tuvieran esa sospecha, se lo habrían dicho a tu marido.

-¿Te quedas con mi hermana?

Iré al hospital por si Joaquín necesita algo.

(MONTSE) Gracias, Rafael. (NICOLÁS) ¿No te ha llamado Raquel?

(MONTSE) A lo mejor tenía que haberla llamado yo.

(NICOLÁS) Déjala ahora. ¿Qué te va a decir? La niña está en el quirófano.

(MONTSE) Al menos está a su lado.

(NICOLÁS) Bueno, Quim está arriba. ¿Qué más quieres?

(MONTSE) ¿Que qué más quiero? -Bueno, sí, ya sé que...

(MONTSE) Nunca me imaginé que...

-Es posible que mañana aparezca tu hija.

Voy a por un café. ¿Quieres tomar algo? Bajo a la cafetería.

No.

Va a salir bien. Tiene que salir bien.

Tiene un coágulo en el cerebro.

Cinco años esperando.

Tú... Tú no sabes lo que ha sido.

Para mí también han pasado cinco años.

Con Gaizka.

Ni una llamada.

¿Me habrías cogido el teléfono?

Necesito aire.

Mira, este periódico es de hace dos meses.

Llenó el depósito hace dos días. Lo tenemos.

Este es el número de transacción. Llama a la jefatura,

que te den los datos de la tarjeta.

Voy.

No puedo garantizarle cuál será el resultado.

¿Pérdida de memoria?

Puede ser. Tenemos que realizarle una craniectomía descompresiva.

Aunque el edema no es grande, la presión aumentaba y...

Entiendo, entiendo.

Disculpe.

Dame una buena noticia.

Tenemos su nombre: Simón Herrera. Y una dirección en Ordial,

un pueblo a 20 km de Monteperdido. Estamos yendo para allá.

"Dame la ubicación, iré enseguida." Necesitaré una orden judicial.

"No hace falta que la esperes, hablaré con Figueroa. Ten cuidado."

(Sirena)

¡Guardia Civil!

¡Lucía!

Lucía.

Lucía.

Arriba está limpio.

Voy afuera.

¡Mi sargento, hemos encontrado un cobertizo!

-Limpio, mi sargento.

-¡Simón!

Pilar, tenemos hablar sobre Simón.

Ayer su marido tuvo un accidente de tráfico.

Su coche cayó por un barranco y...

y falleció.

Pilar, ¿entiende lo que le estoy diciendo?

Sé que estos momentos tienen que ser muy difíciles, pero necesito

hacerle unas preguntas sobre él. Es importante.

En el coche, junto a tu marido, había una persona también.

Una chica de dieciséis años, se llama Ana.

¿Sabe usted que podía hacer esa chica con su marido?

Seguro que a Simón le parecería bien que compartiera con nosotros

todo lo que sabe sobre esas niñas.

¿Qué niñas?

Lucía y Ana.

¿Simón nunca le dijo nada de ellas?

(Ruedas de coche)

Al final me soltaron a las tantas del cuartel.

¿Cómo estás? ¿Cómo estás, Ana?

No lo sé.

Debe de tener algún retraso mental, la pobre mujer

ha sido incapaz de entender que su marido ha muerto.

¿Has registrado ya la casa? Un primer vistazo,

pero nada que lo relacione con las niñas.

Trabajaba para seguros de coches con esta grúa.

No podía ser tan fácil.

¿Seguro que la señora no sabe nada más?

Sara.

Pedí los datos de Simón. Échale un vistazo.

Dos años en Martutene por posesión de pornografía infantil.

¿Sabía que su marido estuvo en prisión?

Fue hace mucho tiempo.

Le pusieron cosas que no eran suyas.

A Simón le gustaban las niñas.

Estuvo en la cárcel por tener pornografía infantil:

vídeos y fotos de niñas de siete y ocho años desnudas, practicando sexo.

Ahora había cogido a las niñas de Monteperdido: Ana y Lucía,

¿las recuerda?

Mi Simón no hace eso.

Sí que lo hacía. Él es bueno.

Tengo que... preparar la comida.

No tiene que preparar nada, Pilar. Tiene que ayudarnos.

Queremos encontrar a Lucía.

No sé quién es Lucía.

Esa niña ahora puede estar sola, Simón ya no está para cuidarla.

Tiene que estar en la carretera por si entra un aviso.

A veces no puede volver, pero yo le guardo la cena.

Se la guardo en el horno y se la caliento cuando llega.

¿Dónde podía estar, Pilar? Le mentía, ¿lo sabe?

Simón no se quedaba atascado en ningún sitio.

Simón no me miente. Sí que lo hacía, Pilar.

¿Dónde las tenía?

Nuestros padres murieron.

Las carreteras son malas.

pero aquí se está bien.

Aunque... los políticos

no se gastan nada en arreglarlas,

(LLORANDO) se lo meten todo en los bolsillos.

Claro.

Muchas gracias, Pilar.

Si necesita algo, dígaselo a un agente.

Se quedarán aquí con usted.

Acompáñeme.

Mi Simón no me mentía.

Este es mi número de teléfono.

Llámeme con lo que sea.

Si está asustada, si se acuerda de algo, aunque sea una tontería...

En cuanto sepamos algo, lo diremos. -¿Diréis qué? ¿Qué vais a decir?

(HABLAN VARIOS A LA VEZ)

Ni siquiera ha preguntado por el cuerpo de su marido.

A saber qué tendrá ahora mismo en la cabeza.

Avisa a Criminalística, que recojan huellas.

Aunque no creo que encuentren nada. Tengo que volver al hospital.

No la dejes sola.

Le diré al cabo que deje a un par de agentes.

(CONVERSACIÓN ACALORADA)

En cuanto sepamos algo...

¿Por qué no se quedarán en sus casas?

Porque todo esto es su casa, Sara.

Quedaros tranquilos...

Hemos conseguido controlar la hipertensión intracraneal.

¿Cuándo podré verla? Está en Reanimación,

pero, en cuanto despierte de la anestesia, os avisaremos.

Podéis estar tranquilos, de verdad. La cirugía ha ido muy bien.

(SOLLOZA)

Perdona. Perdona. Qué tonta. No, no digas eso. No digas eso.

Voy a tomar el aire. Claro.

Raquel, felicidades.

Podéis ir a la cafetería a tomar algo o incluso iros a casa a descansar.

Todavía le quedan unas horas. Si hay cualquier novedad, os avisaremos.

¿La operación... tendrá secuelas?

Todavía es muy pronto para decirlo.

Lo más difícil ya ha pasado, ¿verdad, doctora?

Sí. Si me disculpáis...

(ASIENTE)

El... El hombre que estaba en el coche,

¿saben algo más?

Lo estamos investigando.

No se ha movido de la casa.

Los guardias han estado registrando, pero hace un rato que se han ido.

A la "muller" ni se la han llevado al cuartelillo.

-¿Tampoco están los de la UCO? -No.

-¿Los conocías?

Al matrimonio, digo. -No son del valle.

Bueno, él trabajaba con la grúa. Alguna vez me lo habré cruzado.

Pero nunca salían de la casa, sobre todo la "muller".

La Teresa dice que es retrasada.

-(FARFULLA)

Quiero verla. -Sabes que no puede ser, Joaquín.

¡Déjalo pasar, a ver si habla de una vez!

-¿Qué habéis hecho con la niña? -¡La pobre niña!

-¡Que salga! -Venga, alejaos.

Vamos a tener la tarde en paz, por favor.

-¡Asquerosos! -¡No merece tanto cuidado!

-La tonta se está riendo de nosotros. ¡Esa sí que sabe dónde está la niña!

-¡Que salga! ¿Qué le ha hecho a Lucía?

-Está protegiendo al cerdo del marido.

-¡Cerdo! -¡Sinvergüenza!

-¡Vamos! -¡Asquerosos!

Es la foto de Simón en la cárcel de Martutene hace doce años.

Cuando salió de allí, se vino a vivir aquí.

¿Y todo eso qué es? Partes del seguro.

Simón los tenía en casa.

En un lado están los dígitos del cero al nueve

y en el otro el número de veces que aparecen en los partes.

¿Y qué significa? Es una ley matemática.

En una serie de números, el 1 tiene que aparecer en mayor proporción

y aquí solamente aparece un 7%. ¿Ve el 9?

Un 12%, cuando no debería superar un 5%.

¿Puedo?

Claro.

¿Tiene hambre? Íbamos a subir a por unos bocadillos de chiretas.

Es... arroz con tripa de cordero. Están riquísimos.

¿A qué viene eso?

No, nada. Me ha dejado impresionado, lo reconozco.

Pero... más nos vale seguir con los interrogatorios

porque no creo que una regla matemática nos devuelva a Lucía.

Simón manipulaba los partes, los kilómetros son falsos.

Vale, hacía trampas al seguro. Un cabrón. ¿Y?

Sus movimientos son falsos.

Simón no quería que se supiera adónde iba con la grúa.

El coche del accidente no tenía matrícula.

Simón lo encontraría en la carretera y no quiso dar parte.

Y los vecinos no nos dirán nada, ya se encargó él de no dejar rastro.

Ni siquiera quien estaba al mando de Monteperdido lo conocía.

Estamos yendo por el lado equivocado.

Y supongo que por esto están al mando.

Estamos al mando porque Santiago es el mejor y porque Vds. en 5 años

han sido incapaces de dar un solo avance en el caso.

¿Va a ser siempre así?

Siempre que se equivoque.

¿Por dónde seguimos, mi sargento?

Pilar. Es lo único que tenemos y hay que hacerle hablar.

A sus órdenes.

Buenos días, princesa. ¿Cómo estás?

Nadie puede hablar con ella antes que nosotros.

Tienen que perdonar, pero no van a poder verla.

Debemos hablar nosotros primero, forma parte de la investigación.

Por favor, hace cinco años que no veo a mi hija.

Lo entiendo, pero les pido que me comprendan.

Señorita, mi Simón no me mentía.

No me mentía.

-¡Cerdo! -¡Sinvergüenza!

-¿Dónde se ha escondido? -¡Vamos!

-Vale ya, ¿eh? Si no, te voy a tener que detener.

-Gracias.

-¡Hagan el favor!

-Cariño, Ana ha despertado.

-Marcela ha llamado a Joaquín.

La niña está en la habitación con los guardias, despierta.

Van a encontrar a Lucía, ¿verdad?

-Claro que sí.

Hola, Ana.

Me llamo Santiago. Ella es Sara.

Somos de la Guardia Civil y estamos aquí para ayudarte. No tengas miedo.

Sé que ahora todo tiene que ser un lío.

Tuviste un accidente, ¿recuerdas eso?

Poco.

La doctora dice que te vas a poner bien muy pronto.

Vamos a dejarte descansar, pero...

antes tenemos que hacerte un par de preguntas.

¿Dónde está Lucía?

¿Está bien Lucía?

Haz un pequeño esfuerzo, Ana.

Queremos encontrarla. Sus padres la están buscando, como todos.

Por eso necesito saber si está bien o no.

Tiene que estar bien ella.

Ella se quedó en el agujero.

(Cristal roto)

-¿Dónde está la niña? ¡Trae a Lucía!

-¡Puta idiota! ¡Sal de ahí, no te escondas!

(Muchedumbre iracunda)

¡Que salga!

¿Qué es el agujero? ¿El lugar donde os tenía?

¿Dónde está ese agujero?

¿No lo sabes o tienes miedo a hablar?

La montaña.

-¡Hagan el favor! ¡Que no! -¡Sacadlos!

Nadie va a hacerte daño, nunca más. Ni te vas a quedar sola.

El hombre que te encerró ya no puede hacerte nada. Está muerto.

¿Qué?

En el coche. Caísteis por el barranco, él murió en el accidente.

Por eso necesitamos encontrar a Lucía cuanto antes.

Se ha quedado sola en el agujero.

Él... Él no me hizo nada.

¿Quién? ¿Simón? ¿El hombre del coche?

Eso no importa ahora, ya tendremos tiempo de hablar de él.

Él me sacó... del agujero.

¿Quién te sacó del agujero?

El hombre del coche. Él me encontró.

No pudo coger a Lucía porque ella estaba dentro.

Un momento.

(MÓVIL) "-¡Iros de aquí! (MÓVIL) -Señorita,

Simón no me mentía. No me mentía."

(Timbre teléfono)

(Timbre móvil)

¡Pilar!

Mi sargento.

¿Estás con Pilar? Intento comunicar con ella.

¿Pilar?

Sí, sí, estoy aquí. He entrado a verla.

"Vale. Dile que nos equivocamos,

que Simón no se llevó a las niñas. Él fue quien rescató a Ana."

Fue su marido el que la salvo.

"Víctor, ¿me estás escuchando?"

¿Sara?

Avisa a emergencias. Te llamo más tarde.

¿Cómo es?

Os ha tenido encerradas, no le debes nada.

¿Cómo se llama, Ana? Tú estás a salvo, pero Lucía sigue ahí fuera.

Sé valiente, dame su nombre. No lo sé.

¿O es que no quieres que Lucía salga?

Sí que quiero. ¿A qué esperas entonces?

¿Cómo es? No lo sé.

Eso es imposible.

¿Es alto? ¿Tiene barba? ¿Cómo lleva el pelo?

No lo sé, nunca le he visto la cara.

Me duele la cabeza.

Él se escondía.

Entonces,

¿cómo hacía para que nunca le vierais la cara?

Porque llevaba un casco.

Un casco negro.

¿Cuánto tiempo más vamos a tener que esperar? Quiero estar con mi hija.

En cuanto sea posible.

¡Hace cinco años! ¡No hemos podido ni abrazarla! ¡Necesita vernos!

Álvaro... ¡Déjales hacer su trabajo!

(Móvil)

(GAIZKA) "¿Qué? ¿Cómo va todo? He oído que Ana está bien."

La tienen los de la UCO. Ni siquiera me han dejado verla.

"Tranquilo, ahora vas a pasar todo el tiempo del mundo con ella.

¿Necesitas algo? Ropa, o lo que sea, que estoy en el negocio.

He venido a por material para una ruta."

No lo sé. Sí, tráeme algo de ropa.

De momento, no pienso moverme de aquí.

"OK, en un rato voy a verte."

Oye, Gaizka...

Gracias.

"¿Cómo es ese casco, aparte de negro? ¿De motorista?

¿Es un casco de hacer algún deporte? ¿De hacer alpinismo?

(ANA) Le tapa la cara."

Tiene un cristal negro.

Y agujeros en la barbilla.

(SOLLOZA)

Me duele la cabeza.

Avisa al médico.

Lo estás haciendo muy bien, Ana.

Perdona que sea tan pesado con tantas preguntas, pero...

cada detalle es muy importante.

Lucía está sola.

La vamos a traer de vuelta.

Está cansada y dice que le duele la cabeza.

(Marcación telefónica)

(PILAR) "Señorita, Simón no me mentía.

¡No me mentía!"

(Música dramática)

¿Te acuerdas de mí?

(SOLLOZA)

¿Te has cambiado el pelo?

Tú también.

Estás... Estás preciosa.

(LLORAN)

Ya está, ya ha pasado todo. Ya estás en casa.

(Golpeteo rítmico)

(Canción folclórica)

¿Saben si la Guardia Civil tiene ya un sospechoso?

-No nos comentan gran cosa, pero yo tengo uno.

-¡Se acabo el circo!

-Son como alimañas.

(Grito agudo)

Déjame hablar con Ana.

¿Acaso no sé llevar un interrogatorio?

Después de tantos años, os hiciste amigos.

No tienes que avergonzarte de eso. Yo no soy amiga de Silbán.

¿Silbán?

Debemos ser pacientes.

¿Hasta que ese hijo de puta mate a mi hija?

(Grito agudo)

Era un gigante. Un día conoció a una joven pastorcilla y...

se enamoró de ella.

-¿Y papá? ¿Hay algo que quieras contarme?

Aquí la gente le tiene más respeto a la montaña que a Dios.

La montaña es un laberinto. ¡Rápido!

Nunca te puedes fiar de ella.

¿Saben algo de tu hermana? -Que está muerta.

No te tengo en mi lista de sospechosos.

Aquí en Monteperdido no te van a faltar.

-Sabes que puedes pedirme lo que quieras.

-Te voy a llevar a casa.

¡Sara, no entres ahí! ¡Déjala en paz!

La caza. Monteperdido - Capítulo 1: El deshielo - ver ahora

Estoy vivo 

Con el estreno de la cuarta temporada de la serieRTVE Digital ha recuperado todos los capítulos de Estoy vivo. Esta ficción que mezcla la ciencia ficción con lo sobrenatural, el amor y el humor, cuenta la historia de cómo Andres Vargas, que muere en un operativo policíal regresa a la Tierra en el cuerpo de otra persona, Manuel Márquez. Una vez que ha encontrado de nuevo a su familia, no les puede decir quién es realmente. Junto a su Enlace de la Pasarela, Iago, tendrá que enfrentarse a distintos fenómenos paranormales relacionados con El carnicero de Medianoche, al que tienen que capturar. 

Javier Gutiérrez y Alejo Sauras forman esta hilarante pareja acompañados de Anna Castillo. Sus más de 40 capítulos los tienes disponibles en nuestra web, y el próximo miércoles hay nuevo capítulo, así que ¡ponte al día rápido!

No recomendado para menores de 12 años Estoy vivo - Temporada 1 - Capítulo 1 - ver ahora
Transcripción completa

(Sirena)

(Ladridos)

(Llaves)

(Golpe)

(GRITA)

¡La mesa está puesta!

(Puerta)

Andrés.

Ya voy.

(SUSPIRA)

A cenar, papá. Noche de pizza.

Cuidado, toro.

¿Te has lavado las manos?

Sí.

La niña se habrá entretenido estudiando.

Estará al llegar.

Estudiando, como siempre. Ya no digo ni mu. ¿Para qué?

Papá, he buscado en Internet lo que me preguntaste el otro día.

Tu duda sobre Ciencias.

¿Qué duda?

Una chorrada, una tontería.

Cuando nuestro cuerpo no metaboliza produce una sustancia de desecho

llamada metanetiol, algo parecido a la esencia de mofeta

y que eliminamos por la orina.

¿Qué le has estado preguntando a la niña?

Como tenemos aquí a la señorita Punset, en casa,

que es una enciclopedia, le dije que buscara a ver por qué

cuando comemos espárragos, cuando hacemos lo que hacemos,

pues huele fatal. Vamos a dejarlo, porque...

Sí, sí, déjalo. ¿Esencia de mofeta?

Metanetiol, mamá. Pis.

¿Le has estado preguntando a la niña sobre el pis?

Oye, estamos en la mesa, por favor.

¿Quién es Punset?

¿Punset? Un señor muy inteligente. ¿Te sirve o no te sirve? A comer.

Oye, por favor, ¿eh? Escribe a tu hermanita

y dile que, esté donde esté, venga a cenar ya.

Para, para. Para, para, para. Para un momento.

Mierda. Joder, son las nueve. Mierda, coño.

Nada, que la he cagado.

A la tuya. Lo siento, lo siento. Perdón.

Te quiero mucho. En plan, de verdad.

Ay, Óscar, es que eres monísimo.

Yo también te quiero. Adiós.

(Motor)

(Claxon)

(Puerta)

Susana. ¡Susana!

Ven aquí ahora mismo.

No lo vuelvas a hacer.

Poner la excusa de siempre.

Es que no lo entiendo.

No entiendo por qué tenemos que cenar

todos los días todos juntos a las nueve. Parece la cárcel.

Hija, tu padre se ha pasado todo el día trabajando.

Lo único que pide...

Espera, me gusta cenar con toda mi familia.

Es el único momento en que podemos hacerlo. ¿Vale?

Estás rompiendo una relación.

La mía con Óscar. ¿Me puedo ir?

E el amor de mi vida. ¿Qué pasa?

No me río de él, como si quieres salir

con el Conde Drácula, pero a cenar, a casa, a las nueve.

Que ya lo pillo, todo tiene que ser como tú digas.

Siempre como tú digas. ¿Te llamo señor?

Papá, que tengo 19 años, que cojo la puerta y me largo.

¿Te hago la maleta?

Os lo juro, me siento encerrada. Como Carrie, igual.

La de la película. Acabaré moviendo vasos con la mente.

Ni Carrie ni carro. Cuando seas madre, comerás huevos.

Es la casa de papá y de mamá, te adaptas a las normas

Estoy harta de ti, de la cena, de las nueve, de las putas normas.

Ojalá no fueras mi padre.

¡Susana!

(Teléfono)

Lávate los dientes y para cama. Ahora.

(Teléfono)

Oye, Vargas, han encontrado a una chica muerta.

Pensamos que es el Carnicero. Ha vuelto a matar.

Hace una hora.

(Puerta)

¿Ha vuelto a matar?

Creen que ha podido ser él, pero con un poco de suerte,

¿Por qué tienes que ir tú?

Si puedo ayudar a mis compañeros a coger a ese sádico,

lo voy a hacer.

Te quiero en la cama antes de que le duerma.

Vamos.

Carrie, cariño mío, sal un momentito.

Déjala.

Papá, ¿vas a ayudarme con el examen de Mates

Claro que sí. ¿Cuándo te he fallado yo, eh?

Vuelvo antes de que te duermas.

(MARCA EN EL TELÉFONO)

Dime, Vargas.

Lo ha vuelto a hacer.

El Carnicero se ha cargado a otra chica.

Te espero donde siempre en 10 minutos, baja cagando leches.

Una rapidita y me largo.

(Helicóptero)

(RADIO) "Copter 20 a todas las unidades.

Posible sospechoso huyendo en vehículo BMW E36

color verde.

Repito, BMW E36 color verde."

Santos, ¿dónde coño estás?

Ya voy, ya voy.

Oye, ¿no me jodas que estás bebiendo y jugando?

Que no, hostia, que ya estoy saliendo.

(RADIO) "Vehículo similar al del sospechoso

en calle Antonio López, dirección Legazpi."

(Motor)

(RADIO) "Copter 20 a todas las unidades.

Detectado un vehículo de conducción errática

por calle Embajadores, dirección Guillermo de Osma."

Sebas, ¿eres tú? ¿Estás ahí arriba?

Vigilándote, como siempre.

Qué cabrón eres. Estoy a punto de entrar en Legazpi.

¿Vas solo? ¿Y Santos?

No ha podido venir. Por favor, dime a qué altura

A 40,47 grados de longitud y menos tres grados...

No, no me jodas, que no me entero. Háblame en cristiano.

Hacia la mitad de la avenida.

De acuerdo.

(RADIO) "Central para Copter 20.

Se ha visto a otro vehículo sospechoso

en Bravo Murillo, dirección Plaza de Castilla.

Repito, dirección Plaza de Castilla.

Necesitamos visual de la zona."

Recibido, central.

Andrés, creen que le han visto por Plaza de Castilla.

No me jodáis. No puede estar en dos sitios a la vez.

Mira tú por Guillermo de Osma.

Voy para allá.

(Sirena)

A todas las unidades, aquí, Vargas. Se dirige al paseo de la Chopera,

por Matadero. ¿Me oyes, Sebas?

(RADIO) "Alto y claro."

Se dirige a la M30. Repito, la M30.

(Sirena)

(Sirena)

(Claxon)

(Claxon)

(Claxon)

¡Hijo de puta!

Va al parque de la Esperanza, Sebas. ¡Parque de la esperanza!

(Sirena)

(Helicóptero)

(Frenazo)

(Frenazo)

Sebas.

(RADIO) "Te escucho."

No veo su coche por ninguna parte. ¿tú lo ves?

(RADIO) "No, debe estar aún en el parque.

No te muevas de ahí. Espera a los refuerzos."

Lo vamos a perder, ¿eh? Lo perdemos.

(RADIO) "No puede salir del parque sin que lo veamos. Quédate ahí.

(RADIO) "¿Vargas?"

¿Has visto algún movimiento?

(RADIO) "No, todos los efectivos están rodeando el parque.

Mantén la calma."

(RESPIRA AGITADAMENTE)

(Motor)

¡No!

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

(Motor)

(Cesa el motor)

(Puerta)

(SOLLOZA)

(LLORA) ¡Ay, no!

Mamá, mamá, mamá.

Mamá, mamá, mamá.

(LLORA)

Ya está, ya está, ya está.

(Llanto)

(Sollozos)

Mamá.

Mamá.

Mamá.

(Latidos)

Bienvenido, señor Vargas.

Perdone, ¿quién es usted y dónde estamos?

Soy su enlace.

Mi misión es guiarle durante su breve estancia aquí,

en la dimensión de tránsito CJ57.

Coloque su mano sobre la mía, por favor.

Su mano sobre la mía.

Bienvenido a la pasarela, señor Vargas.

¿Me acompaña?

(Murmullos)

¿Qué es esto?

La Sala de Transiciones. Hoy hay poca cosa. Iremos rapidito.

¿Y mi nietos? ¿Dónde están mis nietos?

Esto es un sueño. Estoy soñando.

Temo decirle que no, señor Vargas.

Sus pulmones se llenaron de agua.

Se ahogó.

¿Me está diciendo que estoy muerto?

Sí.

Es duro de aceptar, pero no se preocupe.

Lo mejor empieza ahora, ya verá.

Nos toca.

Nombre, por favor. Andrés Vargas Soto.

Código de salida: J458D.

¿Código de salida? ¿Adónde vamos ahora?

(Error)

(Error)

(Error)

Algo no va bien.

¿Cómo que algo no va bien? ¿Qué es lo que no va bien?

No estoy habilitado para responder a eso.

Me lo impide Protocolo.

Me paso el Protocolo por la piedra. ¿Qué no va bien?

Ella resolverá sus dudas.

¿Ella? ¿Quién es ella?

Señor Vargas, le repito, no puedo responder a eso, porque...

Tú no sabes quién soy yo, no lo sabes.

Inspector Andrés vargas.

No te equivoques, soy un puto volcán en erupción

y, si me tocan mucho los cojones, empiezo a repartir hostias.

Me estás contando todo lo que sepas,

si no, te voy a manchar el traje a host...

Su enlace no tiene la culpa de nada, señor Vargas.

Ella.

¿Es usted la que manda en este sitio?

Nosotros le llamamos la Pasarela, y entendemos su desconcierto.

Debe calmarse.

No, ustedes no entienden absolutamente nada.

Y, calmarme, mis cojones. ¿Qué está pasando aquí?

Está usted muerto, aunque eso ya lo sabe,

pero hay algo más.

Vamos a ver. ¿Cómo que estoy muerto, eh?

¿Me va a decir usted que estoy en el infierno ahora?

No.

Se encuentra en un lugar de tránsito,

ente dos planos de existencia.

Señora, creo que el sujeto aquí presente

no se está enterando de nada.

Pues no.

En la pasarela nos encargamos de llevar a los habitantes

de la Tierra al otro plano, pero...

Con usted hemos cometido un errorcillo.

Lo cierto es que usted debería estar vivo.

Eh... Espere, espere, un momento, por favor.

¿Cómo que debería estar vivo, eh?

Si es así, exijo que inmediatamente me devuelvan.

Hay un pequeño problema con eso.

¿Qué estoy viendo?

Registros biográficos en la Tierra.

Como dicen ustedes, "imágenes grabadas".

¿Y por qué van tan rápido?

Porque la relación temporal entre esa dimensión y la suya

no es la misma, señor Vargas.

¿Qué leches me está diciendo?

Papá.

Es su funeral.

Hijas.

¿Cuándo pasó esto?

Hace tiempo.

¿Cuánto? Por favor, ¿cuánto?

Como trato de explicarle,

el tiempo en la Tierra va más deprisa.

Por favor, dígame cuánto tiempo.

(Burbujas)

No quiero perder a mi familia.

Por favor, no me aparten de ellos.

No podemos cambiar el pasado.

Andrés Vargas está muerto.

Estoy vivo.

Estoy aquí.

Por favor, quiero volver a vivir.

Quiero volver a vivir.

Solo hay una solución.

Le conseguiremos un traje para que vuelva.

¿Un traje?

Un traje es otro cuerpo, otra identidad.

Podrá empezar de nuevo.

Usted,

su nuevo "usted".

Manuel Márquez, 45 años,

inspector de la Unidad Especial del Cuerpo Nacional de Policía.

Ha estado durante más de una década

infiltrado en organizaciones criminales.

Sin pasado, sin mujer, sin hijos.

Sin familia.

Hoy es su primer día de trabajo en su nuevo destino.

-Esa ambulancia. -Ya viene la ambulancia.

-A ver.

Está muerto. Está muerto. No tiene pulso. ¡Que no tiene pulso!

Aquí tiene todos los datos que necesita.

Los tiene insertados en este soporte físico.

El pin de sus tarjetas de crédito, de su teléfono móvil,

la contraseña de su correo electrónico,

de su Facebook.

No necesito nada de todo eso. Quiero meterme ya.

¿Viene la ambulancia o qué?

Anclarse. El término correcto es "anclarse" en su nuevo cuerpo.

Y, sí, tiene que anclarse ya.

¿Y cómo lo hago?

Acérquese y tóquele. Nosotros nos ocupamos del resto.

¡Eh!

Aquí.

(Murmullos)

Suerte en su nueva vida.

Y, una última cosa,

si le cuenta a alguien dónde ha estado

o quién es usted de verdad, señor Vargas, morirá.

De forma fulminante, con dolor.

Y, esta vez, la muerte será para siempre.

Recuerde, nadie puede saber su secreto.

Qué hijos de...

Oye.

Tranquilo, viene la ambulancia.

Viene la ambulancia de camino.

No te muevas, no te muevas.

Oye, tranquilo, tranquilo.

No te muevas, hombre, que ya viene la ambulancia.

Tranquilo, quédate aquí. ¿Cómo te llamas?

Tranquilo. Viene la ambulancia, ¿eh? No pasa nada.

Tranquilo, tranquilo. No te muevas, no te muevas.

Tranquilo.

Ya está aquí.

(Sirena)

¿Estás bien? ¿Estás bien? Mírame.

¡Eh! ¡Eh!

Oye, ¡espera un momento! ¡Oye!

¡Oye, no te vayas!

(Motor)

(RESPIRA AGITADAMENTE)

¿Esto antes no era un cine?

(SUSPIRA) Perdonad, ¿eh? Es que no me está funcionando

el datáfono. Debe haber sido por el apagón.

Vale.

Adiós. Muchas gracias.

Eh... Hola. Buenos días.

¿Puedo ayudarle en algo?

Sí. Verá... (CARRASPEA) Es que no...

No sé cuál es mi talla.

¿De pantalón o de camiseta?

Bueno, de pantalón, de camiseta... Un poco de todo, sí.

¿Qué cojones es esto?

¿No me jodas? Me han metido en el cuerpo de un macarra.

(CARRASPEA)

¿Y mi voz?

Esta no es mi voz. ¿Dónde está mi voz?

(CARRASPEA)

¿Está ahí, señor Vargas?

Sí. ¿Quién es?

Mal. Muy mal, señor Vargas.

Mire, que solo tiene una norma, pues se la acaba de saltar.

(SUSURRA) Ya me ha dicho su identidad.

Por esta vez y como lleva poco tiempo

en la Tierra, lo voy a dejar pasar.

Pruébese esta. Le hará tipín.

¿Qué cojones haces tú aquí?

Solo estoy comprobando que se adapta bien

a su segunda vida. ¿Qué tal su nuevo cuerpo?

Me queda corto de sisa, no te jode. Sal de aquí, sal del probador.

¿Por qué? A ver si su nuevo cuerpo le sienta bien.

¿Qué haces, chaval? Estate quieto, hombre. ¿Qué haces?

Ay, Dios.

Yo ya me iba.

¿Quiere hacer el favor de cerrar, señorita, por favor?

Sí. sí, sí. Perdón.

(SUSPIRA) Gracias.

(SUSPIRA)

¡Coño!

Empezamos bien.

(Motor)

(Claxon)

(SUSPIRA)

¡Eh! ¡Eh!

¿Qué hace? ¿Yo?

¿Y usted? ¿Usted qué hace aquí? ¿Vive aquí?

Sí. ¿Se puede saber qué estaba haciendo?

Nada, estaba...

Estaba buscando a la familia Vargas,

una mujer y sus dos hijas.

¿Y no puede llamar a la puerta para preguntar?

Váyase o llamo a la Policía.

Es que yo soy policía, perdone. Yo soy policía.

¿Qué quiere?

Estoy buscando a la familia que vive aquí.

Ella se llama Laura y, sus hijas, Bea y Susana.

¿Cómo ha dicho que se apellidaban?

Vargas, familia Vargas.

Pues sí, creo que vivían aquí. Todavía llegan cartas a su nombre.

¿Sabe dónde puedo encontrarlas? ¿Dónde viven?

No lo sé. Compré esto por una inmobiliaria.

Si me disculpa...

Eh...

¿Cuándo la compró?

Hace cuatro años.

(SUSPIRA)

¡Eh, oiga! ¿Adónde va?

Soy...

Soy el inspector Márquez.

El comisario me está esperando.

A sus órdenes, inspector. Enseguida llamo al jefe.

¿A sus órdenes? ¿Qué vienes, del Ejército?

Cumplo con la normativa de la Dirección General de Policía,

¿La normativa de qué año?

La resolución de 2013.

(Sirena)

El inspector Márquez está aquí ya.

Acompáñeme, inspector.

Normalmente, esto está bastante más tranquilo.

se lo aseguro, pero al irse la luz ha habido un poco de jaleo.

Adelante.

Un momento. Enseguida estoy con usted.

"Santos, ¿dónde coño estás?

Que no, hostia, que no, que ya estoy saliendo."

¿Santos?

Eh... Comisario Santos.

Inspector, bienvenido a nuestro equipo.

Le esperábamos.

Sí.

No se preocupe. El Ministerio me ha puesto en antecedentes.

Supongo que todo esto es un cambio muy grande para usted.

No se lo puede usted ni imaginar.

Siéntate, por favor.

Perdón, ¿te puedo tutear?

Sí, claro.

Ni qué decir tiene que aquí nadie sabe de dónde vienes.

Solo yo y un par de personas de mi confianza.

Haré todo lo que esté en mi mano para ponértelo fácil.

Muchas gracias.

Bueno, pues tú dirás dónde te sientes más a gusto.

Puedes hacer trabajo de campo o de mesa, lo que quieras.

La calle. Los papeles nunca se me han dado bien.

Joder, entiendo que viniendo de la Unidad Especial...

Seguro.

Pues no se hable más.

Ya se han repartido los casos. Acompáñeme.

Ya te habrán explicado que trabajamos como unidad de apoyo.

Aunque cada vez nos remiten más casos,

así que, no te vas a aburrir. ¡Aranda!

Sí.

Te presento a Manuel Márquez, un compañero.

Inspector Jefe David Aranda.

Él te presentará al resto de la plantilla. ¿Puedes, David?

Sí.

Bienvenido. Ya sabes dónde estoy.

Esta es la sala de la Científica.

Un momento.

¿Qué haces?

Me hago la interesante.

María Fernández, inspectora de la Científica.

Bueno, en realidad, el microscopio es de pega,

pero así me siento en CSI. Versión Vallecas.

Inspector Manuel Márquez.

Sí.

María es un poquito peculiar.

Bueno, parece divertida.

Peculiar.

Esta es la sala de inspectores. Tu mesa.

Tu compañera te contará el resto.

Aquí estoy, jefe.

Inspector Márquez, tu nuevo compañero.

Acaba de llegar.

El informe que me has pedido esta mañana.

Está firmado.

"Estoy harta, de ti, de la cena, de las nueve, de las putas normas.

Ojalá no fueras mi padre."

Subinspectora Susana Vargas. Un placer.

Que no te engañe su juventud.

Vargas es una de nuestras mejores policías.

Te dejo con ella.

¿Está listo para salir, inspector?

Sí, claro.

¿Está bien?

Hace tiempo que no patrullo.

¿Qué mira?

Nada.

¿Quiere conducir usted o conduzco yo

y le enseño las calles

Todo tuyo.

Pero ¿tú conduces?

Sí, claro.

Muy bien.

Así que, Policía.

¿Cómo dice?

No, que eres...

Eres policía.

Sí, claro. Soy policía.

Perdona, lo digo porque eres...

Eres muy joven. Lo siento. Perdona.

No sé, habrás tenido que estudiar mucho

para llegar a ser subinspectora siendo tan joven, ¿no?

Sí, claro.

¿Cómo ha decidido hacerte Policía? Con todas las carreras que hay...

¡Policía! ¡Llama a Policía!

J343 a Central. Solicito búsqueda de motocicleta deportiva,

matrícula 6299 MLW.

Posible autor de un robo en avenida de Las Suertes.

6299 MLW.

Un compañero está tomando declaración

al dueño. Si prefiere empezar de cero...

No, quiero ver cómo trabajas.

¿Cómo trabajo yo?

No, bueno, eh...

No, tú, no. Quiero decir, los jóvenes,

las nuevas generaciones, cómo trabajáis.

Vale. Como quiera.

A sus órdenes. Le he tomado declaración

al señor Wang. Dice que el asaltante se bajó

de una moto y se llevó más de 500 euros.

¿Más de 500 euros a primera hora de la mañana?

Sí, mucho dinero, sí,

para pagar "hombre de bebida y cosas".

Iba a pagar a uno de los proveedores y acostumbra a hacerlo en metálico.

El asaltante es un varón de unos veintitantos años

y lo amenazó con arma blanca.

¿Entró dando una patada?

Patada, sí. Y, milagro, no rompe.

Hay una huella de calzado. Vamos a sacarla.

A sus órdenes.

¿Se te ocurre quién ha podido dar, no sé, este palo?

Supongo que tendrás alguna idea, ¿no?

Prefiero no hacer suposiciones, inspector.

Un policía siempre las hace.

No. (RÍE)

¿Es un examen? vale. Pues supongo que debe ser alguien

que está fichado, claro, y creo que estaba más ansioso

que violento, porque no atacó al señor Wang, ¿verdad?

Parecía tener mono, mucho mono.

Un adicto.

Síndrome de abstinencia.

Y, por la patada, diría que mide 1,75.

Y no creo que sea muy listo.

¿Eso también lo sabes por la patada?

Eso lo sé porque hay que ser muy gilipollas

para jugarse ir a la cárcel por 500 pavos.

¿He pasado el examen, inspector?

No me jodas, no me jodas.

Buenas, señor Vargas. ¿Cómo avanza su primer día?

¿Qué tal avanza? Tanta tecnología y tanta hostia,

¿cómo no me habéis dicho que patrullaría con mi hija?

Se ha hecho policía.

Adiós, señor Vargas.

Nadie. Me he confundido de persona, pero nada.

Perdone, inspector, la persona con la que antes

se ha confundido, ¿tiene que ver con su anterior trabajo?

Eh... Lo siento, pero no puedo contarte nada

de mi vida anterior.

¿Qué haces?

Usted ha venido aquí para algo, ¿no? Está investigando.

¿Qué?

Perdón por ser tan directa, pero ¿es de Asuntos Internos?

No. No, ¿por qué iba a serlo?

Porque hace muchísimas preguntas

y, yo, si tuviera que suponer,

diría que no es casualidad que le hayan puesto conmigo.

Le han puesto para investigarme.

A ti. ¿Y por qué iba a investigarte?

No estoy investigándote.

Está bien, señor. Usted es mi superior.

No, yo no soy.... (SUSPIRA) Yo soy...

Te estoy diciendo la verdad.

(Motor)

¿Adónde vamos?

Este no es el camino hacia la comisaría.

No, vamos a desviarnos un momento, señor.

Es solo un segundo. Ahora vuelvo, ¿vale?

¿Personal o profesional?

Gracias.

"Papá, ¿vas a ayudarme con el examen de Mates cuando vuelvas?

(CON ECO) Claro que sí. ¿Cuándo te he fallado yo, eh?"

(Murmullos)

¿Vas a venir luego?

¿A qué hora es?

Vale, pues sí. A las seis ahí, ¿no?

Sí. Pues te espero.

Es un tema... Un tema familiar.

(AMBAS) Ya.

Mi, hija, que...

Es que si os digo el día que llevo no os lo creéis.

Perdón. Perdón.

¿Nos vamos?

Tu hermana, ¿no?

Si usted no habla de su vida, yo no hablo de la mía.

¿La cartera estaba aquí?

De toda la vida.

Te invito a comer.

"Al vuelo", el bar más seguro de Madrid.

Ahora vuelvo.

(Risas)

¿Nacional o Local?

¿Sebas?

Y, dime, ¿eres nacional o local? Aquí solo vienen placas.

Soy Manuel, Manuel Márquez. Nacional.

Había oído hablar mucho de ti.

Pues si vienes buscando al piloto legendario, me retiré.

Ahora solo soy el dueño de esta tasca.

Sí, voy a comer, sí.

Subinspectora.

Para, para, para.

¿Oye, es tan gilipollas como parece?

Tu compañero, el nuevo.

(SUSPIRA) Yo qué sé. Es más raro...

Hace unas preguntas absurdas todo el rato.

Y me mira, no deja de mirarme.

Le han puesto con la tía más buena de la brigada. Le tocó la lotería.

No me mira de esa forma, capullo, es como si...

No sé, es como si escondiera algo.

¿Hablo con el jefe? Le puedo decir que te cambie.

No, ya hablaré yo con Santos.

Buenas tardes, inspector.

Sí.

Aranda, sí. ¿Qué pasa con él?

Nada. Que os lleváis muy bien, ¿no?

Sí.

Qué buena compañera tienes, inspector.

Bueno, ya está. Ponme lo de siempre, Sebas.

Colesterol en vena.

Hamburguesa doble para la señorita.

¿Tú quieres algo?

Yo, colesterol con queso, venga.

(Teléfono)

Perdón.

Dime, mamá.

Estoy en "El vuelo" comiendo. ¿Qué pasa?

¿Sí?

Espera. Inspector.

¡Inspector!

¡Eh!

¿Que el abuelo, qué?

¡Señor Vargas!

(SUSURRA) ¿Qué haces aquí? ¿Por qué me sigues a todos lados?

Tengo que supervisar sus primeras horas.

Aquí me ves, todo correctísimo. Venga, largo. Fuera.

Está usando la ironía, ¿verdad?

Sí, está usando la ironía.

No, la ironía no te puede arrancar la cabeza.

No quiero volver a verte, no quiero saber nada de vosotros.

Olvidadme, ¿eh?

Eso ha dolido, señor Vargas,

pero si es lo que usted quiere...

¿Qué haces, hombre? Quita.

Me despido con ternura.

Adiós, señor Vargas.

No preguntes.

(RADIO) "Central zetas y jotas del cuatro cero."

Aquí J343, adelante, central.

"Se ha visto una moto deportiva matrícula 9678 BKB

en el Polígono Industrial La Cañada. Polígono Industrial La Cañada."

El cabrón del bazar.

J343 para central. Vamos nosotros.

(Sirena)

Ahí está la moto.

Deberíamos pedir refuerzos.

J343 para central. Solicitamos refuerzos.

¿Se puede saber qué haces?

Voy a entrar.

No sabes cuántos hay. Mejor esperamos refuerzos.

Es un yonqui. Se va a escapar.

Es una orden.

No me lo puedo creer.

Susana.

(SUSURRA) ¡Susana!

(SUSPIRA)

(Agua)

¡Inspector, aquí!

¿Qué ha pasado?

¿Hay alguien más aquí?

¿Qué ha pasado?

Tú quédate aquí. Yo iré a ver.

Subinspectora, lección del día: obedece.

¡Inspector!

¿Ve algo?

¡Inspector!

¡Oh!

(SE QUEJA)

(SE QUEJA)

¿Está bien?

Joder, joder, contéstame, ¿estás bien?

J343 para central. Agente herido, repito, agente herido.

Tranquila, tranquila.

Lo siento, lo siento, ha sido culpa mía.

No, tú habrías hecho lo mismo que yo.

Vale, vale. Ya están llegando. Mírame. No te muevas.

No te muevas, te vas a poner bien, ¿vale? No te muevas.

Ahora vuelvo.

(Sirena)

Tranquila, que no pienso moverme de aquí.

Oh.

(SE QUEJA)

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Qué poquito voy a durar, coño.

(SE QUEJA)

¿Esto qué cojones...?

(RESPIRA AGITADAMENTE)

(Pasos)

¿Qué haces? No, no, no. No te muevas.

No, tranquila. Solo me ha rozado la bala, nada más.

Que estoy bien. Gracias.

Gracias, ¿por qué?

Bueno, pues por comenzar a tratarme de tú,

que manda huevos que hayan tenido que pegarme

un tiro para que me tutees.

(SUSPIRA) Gracias.

(Sirena)

Vamos.

Yo me llevo a este a fichar. ¿Seguro que estás bien?

¿No necesitas un médico? ¿Seguro?

No, no. Estoy bien.

Vale.

Vale.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

(SE QUEJA)

¿Inspector, estás bien?

Sí, tranquila. Estoy bien.

El jefe quiere vernos.

Ahora voy.

(SE QUEJA)

(SE QUEJA)

Pero ¿yo qué cojones soy?

¿Eh?

¿Qué cojones soy?

(Puerta)

¿Quería verme?

Cierra la puerta y siéntate.

¿Qué ha pasado?

Vargas, queremos oír la versión de tu superior.

¿Por qué no esperasteis los refuerzos?

Porque me precipité.

La culpa ha sido mía.

Ha sido mía.

Cuando llegamos, solo vimos la moto.

Parecía todo muy tranquilo, así que, decidí echar un vistazo,

a pesar de que la subinspectora me pidió que esperáramos

a los refuerzos.

No le hice caso, decidí entrar, ella me siguió y...

Bueno, el resto ya lo conocen.

Has puesto en peligro tu vida y la de tu compañera.

Has cometido un error estúpido, de principiante.

Espero que no vuelva a ocurrir.

Hemos terminado.

Vargas,

tú quédate.

Susana, por Dios, ¿se puede saber qué carajo ha pasado?

Si te pasa algo, tu madre me mata.

Ya lo sé, Óscar. Lo siento. Lo siento.

No, no lo sientas, no es culpa tuya.

Mañana tendrás otro compañero.

David me ha dicho que quieres cambiar.

Ese Márquez es un peligro. No está preparado para este trabajo.

No. No ha sido culpa suya, ha mentido.

No, Santos,

no me cambies, por favor. Quiero seguir trabajando con él.

Yo no tengo tanta paciencia como Santos.

Susana es uno de los nuestros.

He tenido un día muy largo hoy, ni te lo imaginas.

No me gustas.

¿Cómo dices?

Que no me gustas nada.

Qué casualidad, porque tú a mí tampoco me gustas.

La mano.

Mira, chaval.

Quita la mano.

Sí.

Hijo de puta.

¡Basta ya!

¡Basta ya

Este inútil, que ha venido a liarla.

He dicho que basta ya. ¡Silencio!

Esto es una Unidad de Policía, no el patio de un colegio.

La cagada de esta mañana ha sido un error de principiante,

pero nos sirve de lección.

Nadie, ¿me oís? Nadie deja solo a un compañero.

Ahí fuera no reparten caramelos, precisamente.

La vida de uno depende de la del otro.

Nos cubrimos las espaldas, joder.

¿Vas a hablarme tú a mí de compañerismo, Santos,

de cubrirse las espaldas?

Tú, ¿me vas a hablar a mí de eso?

(SUSPIRA)

Qué...

(Puerta)

volved al trabajo.

¡Márquez! Espera.

¿Me puedes acercar?

Es que... Da igual, déjalo.

No, no. Espera, espera. Sube, anda.

¿Sí? Vale.

Joder, me he equivocado contigo, la verdad.

Esta mañana pensaba que eras un friki.

Bueno, por lo menos, le he caído bien a alguien.

bueno, ahora creo que eres gilipollas integral.

Muchas gracias.

¿A quién se le ocurre, el primer día?

Primer día, vas y la lías así con el jefe

Te va hacer la vida imposible.

No creo. Mi vida ya está bien jodida.

¿Por qué le has dicho eso a Santos?

Todavía no me has dicho a dónde vamos.

Hoy se cumplen cinco años de la muerte

de alguien muy importante.

Lo siento.

Gracias por traerme.

No puede ser.

El Rayo a Segunda. Hemos descendido.

No me jodas.

¿Un mal día?

No. Ahora sí que me lo acaban de joder del todo.

Perdona, ¿puedo hacerte una pregunta personal?

Depende.

¿Por qué un pata negra como tú deja la Policía?

No sé, dicen que eras el mejor en el aire.

¿De compañero a compañero?

(ASIENTE)

¿No te ha hablado Susana de su padre, Andrés Vargas?

No.

Un hombre con las pelotas como este bar.

Todo el mundo recuerda al Carnicero, pero no al policía que lo paró.

Hace cinco años enterré a mi mejor amigo,

casi un hermano.

Después de eso, no pude seguir.

¿Quién era?

¿Quién era, quién?

El Carnicero. ¿Quién era ese cabrón?

Pero ¿tú dónde has estado destinado antes, en una cueva?

Salió en todos lados.

Encontramos huellas fuera del embalse, rastros...

Se nos escapó.

Unos decían que había muerto esa noche;

otros, que le habían ayudado a escapar...

Teorías, rumores, mucha leyenda...

La única verdad es que desapareció y no volvió a matar.

Ojalá esté recogiendo mierda en el infierno.

(Ascensor)

(Puerta)

Me cago en mi puta vida.

Buenas noches, señor Vargas.

Ya pensaba que no vendría.

Tecnología de la pasarela. Nos vendrá muy bien, ya lo verá.

Deje que termine con la maleta y le hago un tutorial.

Te doy cinco segundos para que me digas qué cojones

estás haciendo aquí.

Si prefiere esta habitación, solo tiene que pedirlo.

Los compañeros de piso hablan estas cosas.

No soy ni tu compañero de piso ni tu amigo ni un conocido, ¿vale?

Por ahora. Déme unas semanas, ya verá.

¿Qué estás haciendo aquí? Y te quedan dos segundos, uno...

No se lo recomiendo, señor Vargas.

Lo va a poner todo perdido.

si me mata, enviarán otro enlace y, está mal que yo lo diga,

pero soy de lo mejorcito de mi especie.

De hecho, tiene usted mucha suerte de tenerme cerca,

codo con codo.

Muy bien. Si esas son tus últimas palabras...

Traigo un mensaje de la pasarela.

Y yo tengo otro para vosotros, muy sencillito:

"Iros a tomar por culo".

Es importante, señor Vargas. Muy importante.

Habla, chaval.

¿Está usted listo?

Te digo que hables.

No somos los únicos que hemos regresado hoy

a la Tierra.

¿De qué estás hablando?

Señor Vargas, tiene usted una misión.

¿Eh?

¿Qué haces en pelotas?

Estoy más cómodo así.

Márquez.

Teniendo en cuenta que acabo de caerme de una azotea

¿Seguro que está usted bien?

Que sí, señora, que estoy muy bien.

Bien, mis cojones.

¿Por qué me habéis convertido en un mutante?

¿Has conseguido hablar ya con algún fantasma?

Hay que estar tarada para querer hablar con los muertos.

Estoy aquí, con mi amigo...

Sabina.

¿Por qué ustedes y el alien, aquí presente,

no me dejan un poquito en paz?

Si me sigues vacilando vas a estar cagando dientes

de aquí a Nochevieja.

Me vine con este, que dicho sea de paso,

le podían haber pagado un hotel, en lugar de endosármelo.

No es el único que ha regresado a la Tierra, señor Vargas.

(LLORA) Él ha vuelto.

Ha vuelto y me ha hecho... Me ha hecho esto.

El Carnicero sigue vivo

y es igual que usted.

¿Me están diciendo que el Carnicero no es humano?

Mi era un regalo del cielo.

Voy a volver a conquistarla.

Cuando besas a la mujer que será la mujer de tu vida...

¡Hola!

Todo se para.

¿Qué haces?

¿Esperar, qué? ¿Al ovni de las doce?

(Ovni)

Estoy vivo - Temporada 1 - Capítulo 1 - ver ahora

Néboa

En la isla de Néboa se celebra la primera noche de entroido, o carnaval. Al día siguiente aparece el cadáver de una adolescente en un lugar rodeado de leyendas protagonizadas por el Urco. De la misma forma y en el mismo lugar en el que encuentran el cuerpo, también aparecieron asesinadas otras dos chicas en 1919 y 1989. En todos los casos, se iniciaron una serie de cinco asesinatos dentro de los ocho días de entroido. En años anteriores nunca llegaron a resolverse.

Protagonizada por Emma Suarez, la serie de ocho capítulos finalizó el pasado 4 de marzo. ¿Te han entrado ganas de saber quién es el Urco? Tienes la serie completa y gratis A la carta.

Malaka

La desaparición de un importante empresario Málaga lleva a dos policías perseguidos por su pasado a llevar la investigación. Darío es un policía corrupto que conoce la calle a fondo, mientras que Blanca vuelve a su ciudad convertida en una agente de élite. Muy diferentes, pero se verán obligados a trabajar juntos cuando desaparece Noelia. 

Salva Reina y Maggie Civantos protagonizan Malaka, un thriller que no te dejará indiferente. Puedes ver sus ocho capítulos gratis y A la carta en RTVE.es.

Olmos y Robles

Ezcaray, un pueblo tranquilo de La Rioja donde nunca pasa nada, hasta que pasa. Un día, uno de los vecinos aparece decapitado en su casa en extrañas circunstancias que lleva a la Interpol al pueblo. Así es como el Teniente del Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil, Agustín Robles, llega a esta localidad. Tiene que trabajar mano a mano con Olmos, el Cabo Primero más campechano y torpe de la comunidad autónoma. 

Pepe Viyuela y Rubén Cortada le ponen el humor a Olmos y Robles, este suspense convertido en comedia que no puedes perderte si quieres echarte unas risas durante el fin de semana. Tiene dos temporadas y un total de 18 capítulos que puedes ver gratis a la carta.

No recomendado para menores de 12 años Olmos y Robles - Capítulo 1: La venganza de los siete infantes de Lara - ver ahora
Transcripción completa

(HABLAN EN ÁRABE)

(SOLLOZA)

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN INGLÉS)

¿Hemos recuperado ya la señal de Robles?

La señal rebota y las coordinadas oscilan

en distancias de más de cien kilómetros.

(ALCIDES) Preston, arréglalo, por favor.

(AL) ¡Búscalo vía satélite!

¡Ahí están! ¡Los tengo!

(Gerets) No puede ser.

Están parados.

(GE) Faltan diez kilómetros.

¿Por qué paran?

Porque los van a ejecutar.

(AL) ¡Dios!

(HABLAN EN INGLÉS)

(HABLA EN ÁRABE)

(AL) (FURIOSO) ¡Se los cargan!

(INGLÉS)

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN INGLÉS)

¡Corred! ¡Corred!

(SUSPIRA)

Bien.

Que el helicóptero se ponga en camino.

Qué mal me lo ha hecho pasar.

Cuando le vea le mato yo.

(GRITA)

¡Para!

¡Pare!

(INGLÉS) Dios mío, ¡gracias! Tranquila.

Teniente Agustín Robles, de la Guardia Civil.

¡Gracias! Tu hija tiene razón. Eres un héroe.

No tengo hijos. ¡Para! ¡"Stop"!

(Música de la serie)

(SILBA UNCA CANCIÓN)

¡Epa!

¡Venga!

¡Ey!

¡Hola!

Venga.

Boris, buenos días. Buenos días, Olmos.

Si mañana correr, avisa.

Si te cansas, no te traigo en brazos.

(Tono del móvil)

¿Qué pasa, Atiza? ¿Dónde te metes?

No te he visto en toda la mañana.

Olmos, vete para las Ruideras,

donde el pino del Escobón, que hay un cadáver.

(Música de intriga)

¿Quién es?

Raimundo.

¿Cómo puede ser? Si estuve con él ayer.

Acordona la zona y que nadie lo mueva.

A la orden.

MAI 46899, Víctor Paracos.

Adelante, Paracos.

Forense y dos patrullas para fijar perímetro.

Tengo un 3301.

Enviamos los efectivos a la zona.

Hola.

He llamado al tío Serafín. Has hecho bien.

Pobre hombre. Esto le partirá el alma.

Anda. Venga.

Dale, hombre.

No hay rígor mortis. No lleva muerto ni dos horas.

La tierra está demasiado húmeda. ¿Y?

Hace más de un mes que no llueve.

Está húmeda por la baba de Raimundo.

Fíjate.

La descamación del hocico y la lengua grisácea.

Porque está muerto. Lo han envenenado.

Esto es un homicidio.

(GRITA) ¡Raimundo! Venga, Serafín.

Tranquilo, Serafín.

¡El mejor verraco que he tenido nunca!

Serafín, ¡no lo toques! ¡Dios! Déjalo.

Serafín, si lo sabemos...

pero no vale ni para carne.

Al Raimundo lo han envenenado.

(ENFADADO) ¡Este no es mi Raimundo!

¿Cómo no va a ser Raimundo? Míralo bien.

¡Conoceré yo a mi Raimundo!

A este lo han envenenado, pero no es Raimundo.

A mí hace un mes que me robaron al Raimundo.

Serafín, ¿estás seguro de que no es Raimundo?

¡No ofendas! ¡No compares a Raimundo con este lechón!

Si quiere, mi primero, le hacemos al cerdo la prueba del ADN...

y así te quedas tranquilo.

(Música nostálgica)

¿Quieres que te ayude, Sebastián?

Cada carretilla que cargamos te veo más apagado.

No, abuela, si no hace falta. Estoy bien.

Esto son solamente cajas con cosas sin vida.

La vida ya... la dejamos aquí.

Por lo menos yo.

(SUSPIRA) No te pongas tristón, hijo.

Aunque te cierren el cuartel,

aún te quedan muchas cosas por hacer.

Verás que te preparan un buen destino.

(RESOPLA) Abuela, como este...

Este estaba anticuado

y solamente estabais Atiza y tú.

Es normal que lo cierren.

No era rentable para la Guardia Civil.

¿Aún estamos así, Olmos?

Anímate, hombre. Fíjate en mí. Yo también estoy jorobado.

Me llevan a la reserva,

con lo a gusto que me iría a la jubilación.

Pues yo como hizo mi madre, que en gloria esté,

A mí me jubilan cuando me cierren el ataúd.

Eres peor que tu madre.

Te lo cerrarías tú misma.

Venga, vamos a sacar estas tres cajas...

y así puedo ir yo... cerrando.

¡Pues ea!

¡Cata! que tenemos carretilla.

Carretilla... ¡si esto no pesa!

(TRISTE) Abuela...

Sebastián...

Te estás poniendo de un intenso que "pa qué".

(GRITA) ¡Boris!

Boris, venga

(Música de suspense)

¡Boris!

¿Boris?

¿Boris?

¿Estás ahí, hombre?

¿Boris?

(RESPIRA ACELERADAMENTE)

Boris.

(GRITA ATEMORIZADO)

Me han dicho que me buscabas, Alcalde.

¿Te han dicho? Te he llamado media docena de veces.

Pues eso, que me han dicho que me buscabas.

¿Sabes si un coche rojo merodea por la finca de los Perdigones?

Primera noticia. Gracias por decírmelo.

Que tenga buen día.

Espera.

Quisiera pedirte un favorcillo, como alcalde tuyo que soy.

El cuartel está cerrado y tú pronto estarás en la reserva,

pero ¿podrías acercarte?

Está tan cerca del pantano que hay que andarse con ojo,

no sea que alguien...

Se lleve el agua en un botijo. Por ejemplo.

Mira mi Enrique.

Si parece que esté todavía vivo.

solo le falta levantar la pata y mear.

¡Está muerto!

¡Está muerto!

¡Está muerto!

¿Qué te ha pasado?

Boris, el ruso. Está decapitado.

Sin cabeza. Avisaré a comandancia.

¡Quita! que lo vas a pringar todo.

Te marco y te pongo manos libres. Vale.

(CLAUDIO) ¿Listo?

(BRAULIO) Listo. (CL) "Come on", Braulio. Ya

(BR) Yo he perdido la cuenta.

(CATA) ¿Cuántos coches eran? (BR) Tres.

(BR) Las ventanillas tintadas.

Buenas.

Tenemos información sobre unos coches.

(BR) ¿Qué ha pasado?

Tranquilidad. De uno en uno. Levantad la mano.

¿Claudio y Braulio? Dos vinitos.

Marchando.

¡Fuera de aquí ese animal!

Genaro tiene más educación...

O lo sacas tú u os saco yo a los dos.

Vámonos.

Cata, lo de animal iba por Damián, ¿no?

Pero si esa mascota es tan fea que cuando la palme no la diseca.

¿Contenta?

Lo estaría si te hubieras quedado con el Genaro.

Vamos al lío. ¿Es verdad que han matado al Boris?

Yo pienso que...

- ¿Quién lo mató? - He oído que le mataron.

¡Por eso han venido los militares!

Pienso que...

Eran de la secreta, ¿a que sí, alcalde?

Yo pienso...

Es mejor preguntarle a mi nieto Sebastián.

Él tiene más información que Don pienso que.

(BR) Sí, vamos.

Esto me privará del sosiego que tanto valoro,

os tengo que decir que Olmos no está disponible.

Se marchó con uno de los señores que han venido

para entregar su ropa manchada.

¿Una secreta que lava la ropa?

¿Por qué no me callo?

(GRITA) ¡Por favor!

Como alcalde vuestro que soy,

iré al cuartel donde se han instalado a exigir

que me den la información

para que vosotros, mis convecinos, estéis al tanto de lo que sucede.

Soy vuestro alcalde y como tal,

nada podrá detenerme.

¿A dónde cree que va? Buenos días.

Damián Navarro, el alcalde.

Venía porque...

El caso es de la Guardia Civil y la Interpol.

Todo está bajo secreto de sumario.

Ya, pero como alcalde...

Como si es el presidente. Buenos días.

Buenos días. Muchas gracias.

Me he reunido con uno de los responsables en el cuartel

y me ha informado a mí de una operación conjunta

entre la Guardia Civil y la Interpol.

¿Y qué más? ¿Qué más?

Nada más. Eso es todo lo que puedo adelantar.

Me han pedido que guarde el secreto de sumario.

(CL) Estamos igual.

A este no le han contado nada.

Lo mejor es ir allí y pedir explicaciones.

Repito: me han informado a mí

que está prohibido el paso a los ajenos a la investigación.

(CA) ¡Pero yo no soy ajena a la investigación!

Boris siempre se tomaba algo aquí. ¡Tengo su foto!

(BR) La de cosas que sabemos del ruso.

Lo mejor será colaborar con las autoridades.

Para eso habrá que ver quién tiene información de Boris.

¡Pero de la buena! No cotilleos.

Centro de mando instalado y zona del crimen acordonada.

¿Gerets?

Hay que encontrar la pista

antes de que aparezca otra víctima.

Le mantendré informado, capitán.

¡Atención! Hay mucho que hacer.

Parece una película americana.

Como ya sabemos, hemos hallado otra víctima.

El sujeto se llamaba Boris Mostovoi,

aunque como anteriormente, creemos que es un nombre falso.

¿Cómo se llamaba Boris?

El mismo patrón que las otras víctimas.

Decapitado, militar

y lo brazos en posición mortuoria.

Lo suponemos porque quien halló el cadáver se asustó

y contaminó la escena del crimen.

Esta víctima no lleva el tatuaje del ejército ruso.

Intentaba ocultar su identidad.

Lo sabemos porque tenía las huellas digitales borradas.

Nos encontramos ante el asesinato de otro mercenario.

¿Mercenario?

Nos tenía engañados.

Contando con esta víctima, en los últimos 15 días

aparecieron cinco muertos en puntos europeos.

Cada escenario tenía una pista

que llevaba a otra víctima.

Tenemos que encontrarla

antes de que sea tarde,

que es lo que ha pasado hasta ahora.

¿Preguntas?

Están persiguiendo a un asesino en serie, ¿verdad?

¡A trabajar! Acompáñeme.

¿Qué hace aquí un civil? Él encontró a la víctima.

Gracias por venir.

Teniente Agustín Robles. Sebastián Olmos.

Pero no soy civil.

(DUDA) En realidad sí lo soy.

Soy civil de la Guardia Civil.

Este es mi cuartel. Soy cabo primero.

Utilicen lo que quieran.

Ordenadores, faxes, todo.

¿Pertenece a la Benemérita?

¿Y ha destrozado el escenario de un crimen?

¿Sabe lo que son las pruebas?

¿Sabe que por su incompetencia

hemos perdido material para la resolución de los casos?

Bueno, es que...

vi la moto en el suelo y la puerta abierta

y entré a ver qué hacía Boris o como se llame.

Estaba oscuro y tropecé.

Varias veces.

¿Tropezó?

¿Varias veces?

Cinco, sí.

Llévalo al escenario para una reconstrucción.

A ver si tiene mejor memoria que equilibrio.

A la orden, teniente.

¿Lista la habitación de la doctora Aguilar?

Todo listo. Te acompaño.

Me acababa de caer, porque había pisado el...

(AL) Chicos.

Caí al suelo y entonces el brazo de Boris...

cayó sobre mi cara.

Yo me asusté un poco e intenté levantarme.

Y al levantarse agarró el brazo de la víctima

y el cadáver le cayó encima.

Eso. Le ha pasado alguna vez, ¿verdad?

(DECEPCIONADO) ¿No?

La doctora ha enviado el informe de la autopsia.

¿Por qué el asesino los coloca en esta posición?

No lo sabemos.

¿A qué hora coméis?

Lo digo porque mi abuela nos hace unos táper y...

(DUDA) O no, como queráis.

El análisis de los restos de acero del cuello de la víctima

es idéntico a los anteriores.

Acero con un dos por ciento de carbono.

Demasiado carbono me parece a mí eso.

¿Qué clase de arma de acero tiene tanto carbono?

Una de la Edad Media, posiblemente del siglo XI.

Alcides, ¿Aguilar encontró algo más?

Estamos intentando...

¡Claro! ¡Eso es! ¡Lo tengo!

A ver, todos eran militares, con los brazos en posición mortuoria.

Todos fueron asesinados con una espada medieval y degollados.

Está claro, ¿no?

¡"Los siete infantes de Lara"!

La venganza que responde al patrón

del Cantar de los siete infantes.

¡Todos eran soldados y fueron degollados!

Están en el Monasterio de San Millán de la Cogolla.

¡Todos decapitados y sin cabeza!

¿Aguilar encontró algo más?

(AL) En principio no hay nada más. Échale tú un vistazo.

Madre mía, qué mal hecho esta este plano.

Si esta calle no está ahí.

¡Y el meadero de las Truchas está al otro lado del pueblo!

Qué chapuzas eras, Boris.

Caballero, hemos terminado.

Gracias. Un agente le acercará a casa.

No tengo prisa. Si quieren les echo una mano.

O no. ¿Sabe qué pasa?

Yo he nacido aquí y conozco sitios que no encontrarían.

Pero vamos, si no quiere que...

¿Sabe qué? Tiene razón. Igual estamos desaprovechándolo.

¿Quiere colaborar? Claro.

Peinará un radio de cinco kilómetros.

Ahora mismo, señor.

Pero mejor le voy a peinar diez.

O mejor, 20 kilómetros y nos quedamos tranquilos.

Y en cuanto encuentre algo, le llamo.

No me llame. Escúcheme.

Yo le llamo. Esté preparado y localizable.

Sí, señor.

¿Para qué le encargas eso?

El asesino siempre deja las pistas en el lugar del crimen.

Lo ha dicho él. Así nos quedamos tranquilos.

Pero qué pedazo de cabrón.

Dios, es que... ¿Qué pasa?

Que no sé qué hago haciendo esto.

Cazar a un asesino en serie. ¿Te parece poco?

Tu teoría me la sé, pero no sé por qué te acompaño.

Porque quieres hacer lo correcto.

Correcto es estar en el bar con un café y el periódico.

Eso sería lo cómodo. Cómodo y correcto son sinónimos.

¡Mira! ¿Qué pasa?

Allí, en la finca. Un coche rojo.

Algo dijo el alcalde de que vio un coche o una furgoneta.

Debe ser ese.

¿Y si es el del asesino?

Pues debe llevar el maletero lleno de cabezas humanas.

Ala, vamos a echar un vistazo. Espera.

Tengo una idea mucho mejor. ¿Cuál?

Vámonos sin echar un vistazo.

¡Vamos!

Yo es que soy tonto, de verdad. Siempre te sales con la tuya.

¿Por qué nunca se enciende la luz al llegar a una casa abandonada

donde puede haber peligro?

Porque cuando abandonas una casa no piensas en pagar las facturas.

Tiene sentido.

Abre la ventana. Ya voy.

¿Qué pasa?

Tranquilo. Hay alguien tumbado en el sofá.

¿Dónde? Atrás, en el sofá.

(TITUBEA)

¿Qué?

No le veo la cabeza.

Otra víctima.

Vamos a mirar. Vámonos.

Atiza, que somos guardias civiles, hombre. ¡Tira!

¡Isa! ¿Isabel Antúnez?

¡Eres Isabel Antúnez!

Soy Olmos. Sebastián Olmos.

¡Olmos! ¡Pero qué susto!

Él es Gregorio Atiza.

Suele tener más color, pero le has dado un buen susto.

¿"La piensos"?

Preferiría Isa.

Si te has quedado en nada.

He perdido un par de kilos.

¡Un par de docenas! Con lo gor... hermosa que estabas.

¿Ahora estoy mal?

(NERVIOSO) No, estás guapísima.

Antes y ahora.

¡Casi os mato!

¡Danos un beso! Sí, sí.

Ay, qué susto.

Entonces dicen que conocían a Boris Mostovoi.

Sí, señor. Le conocíamos.

Dicen que no se llamaba Boris. ¿Es verdad?

Señora, es información reservada.

No se la reserve y compártala.

¿De qué conocían a la víctima?

Este no comparte nada, Domi.

Qué lástima, con lo guapo que eres y lo sieso que pareces.

Qué malgasto de cuerpazo.

¡Mira! Por lo menos tu compañero está más compensado.

Guapete y sonriente.

A ver, por favor, responda a la pregunta del teniente.

¿De qué conocían a Boris Mostovoi?

Pues de verlo por ahí. Siempre estaba sonriendo.

Y le gustaba mucho el rioja. Hombre de buen gusto.

Lo sé porque venía mucho a mi bar.

¿Aficiones?

Mirarte a ti.

Mujer, que estás perdiendo los papeles.

Este hombre estará casado. Tendrá mujer e hijos.

No va a estar soltero con semejante planta.

Boris siempre me pareció...

No se llamaba Boris. No sé si lo saben ustedes.

Dicen que se llamaba Vladimir.

(A LA VEZ) ¿Vladimir?

Eso dice Aurelio, que se lo dijo Matías, que se lo oyó decir

al comercial que vende los frutos secos a la Cata.

Pues eso, que a mí el Vladimir me parecía muy extraño.

A ti todo lo de fuera te parece extraño.

(BR) Porque son muy extraños.

(CL) Raro serás tú.

Yo soy muy normal.

A ver si podemos centrarnos en el tema.

Sí, perdón.

¿A qué hemos venido?

Ah, sí.

¿Se van a encargar del envenenamiento de Raimundo?

¿Raimundo?

Raimundo es el desaparecido.

El envenenado es otro.

Paren. ¿Hay una persona envenenada y otra desaparecida?

No, Raimundo es un cerdo que ha desaparecido.

Y Serafín, su dueño, dice que lo han secuestrado.

Y luego, el cerdo envenenado

es el que ha muerto envenenado, como su propio nombre indica.

¿Lo van a llevar ustedes o no?

No, nosotros no llevamos eso.

Ni cerdos muertos o desaparecidos, ni animales en general.

Que manden a alguien pronto.

Seguro que sí.

A ver, Vladimir Radimov llevaba...

¡Ese no era su nombre!

¿No? Perdón.

Claudio y Braulio me dijeron que ustedes le confirmaron,

Veo que no. No.

Boris...

llevaba en el pueblo...

Si llevo 16 años como alcalde, llegó cuando

gobernaba con Izquierda Unida. Mi segundo mandato.

¿Y en qué año fue eso?

No. Gobernaba con los populares. Tercer mandato.

¿Y eso fue en el año...? Calla, no.

Llegó a mitad del primer mandato.

Me acuerdo porque pacté con el PSOE...

Vamos a ver. ¿A qué partido pertenece usted?

Yo soy independiente.

¿Cómo era la relación de Boris con el pueblo?

Afable.

Compartíamos alguna conversación

porque teníamos una afición en común.

La taxidermia.

Yo nivel aficionado. solo diseco mis mascotas.

Primero Brutus, mi hámster. Luego mi rata, María del Mar.

Carlos, el hurón. Luego...

Se nos olvidó contarles una cosa.

Esto ha pasado porque el susodicho se encamaba con todas las hembras.

Así que Boris era un mujeriego.

¿Quién?

El que han matado.

No. ¡El cerdo Raimundo!

Es un semental. ¡Por eso lo han secuestrado!

A ver si llaman a las cosas por su nombre.

El ruso se llamaba Vladimir.

Bueno, Dejen trabajar a los agentes.

Venga, circulen.

Era bastante agradable y nunca se metía en líos.

Y ganó dos años el concurso de pulsos de La Rioja.

El ruso, no el cerdo.

(RESOPLA)

¿Cómo han ido los interrogatorios?

Les hemos dado información para aburrir. ¿A que sí?

No sé yo. No he visto al teniente muy centrado.

¿Qué dices? Está centradísimo. Es un teniente del GAR.

El Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil.

Un cuerpo muy prestigioso.

¿Y esta preciosidad quién es?

Es Isa.

¿Isa?

Domi, ¿no te acuerdas de mí? Soy Isa "la piensos".

¡Ay, por Dios! ¡Qué alegría!

- ¡La pequeña Isa! - Don Braulio, qué alegría.

- ¡Ven aquí! - Pero qué bueno.

- ¿Qué tal? - Pero cómo has cambiado.

(RÍE) Si cuando estaba de guardés en la finca eras un tonel.

(CA) Si es que no pareces una piensos.

Te has quedado en un muslo de tu abuela.

Bueno, ¡dejad en paz a la chica!

¿Y a qué has venido? ¿De visita?

He venido a pasar unos días, en busca de tranquilidad y paz.

¿Qué tal por el pueblo? ¿Cómo va todo?

Han encontrado al ruso asesinado

y sin la cabeza, que aún no ha aparecido.

¿Dónde está la vacaburra de "la piensos"?

Burra a lo mejor, pero vaca ya...

No, vaca no. Estás muy guapa.

Está guapa. ¿Cómo está?

(TODOS) Muy guapa.

- Olmos, ¿cuándo se van los agentes?

En cuanto encuentren la pista que dejó el asesino.

Huy, me encantan las pistas. Yo soy muy buena, Olmos.

Por favor, hablen de uno en uno. ¡Silencio!

El que quiera hablar, que levante la mano.

¿Claudio y Braulio? Dos vinitos.

Marchando.

Vamos a ver, el asesino mata, que es lo que hacen los asesinos,

pero este deja pistas

para señalar a su próxima víctima.

Hasta ahora ha habido cinco. Todos rusos y mercenarios.

(CL) Pues nuestro ruso para ser mercenario era majo.

Anda este. ¿Tú cuándo has conocido a un mercenario?

A ver, fueron mercenarios, pero ya habían rehecho su vida.

Uno era profesor de ajedrez, otro cura, otro empresario...

Y el nuestro era taxidermista.

A lo mejor no ganó lo de lanzamiento de disco,

pero ganó el campeonato de pulsos de La Rioja.

Tengo la foto ahí. Míralo.

Así que mira, por cómo se llamara.

Salud, majo.

Bueno, yo me marcho, que a Genaro el sol le da jaqueca.

Un placer, Isa. Me tienes para lo que necesites.

Muchas gracias, alcalde. Para ti Damián.

Mejor alcalde. Me parece bien.

(Música de intriga)

En el plano que había en casa de Boris,

todos los nombres de las calles estaban mal.

¿Y si fuera esa la pista?

Atiza, tenemos que peinar el pueblo entero.

Olmos, no me fastidies, que hemos peinado 30 kilómetros.

Pues...

(TODOS A LA VEZ)

¡No, por favor!

No, gracias, no puede ser. Vosotros sois civiles.

Olmos, les necesitamos.

El tiempo corre en nuestra contra.

El caso es lo primero.

Cualquier ayuda será poca.

(TODOS A LA VEZ)

De acuerdo, escuchadme. Esto es importante.

Hay que hacer las cosas bien.

¿Por qué todo el mundo lleva guantes de látex?

Imagina que alguien mata uno a uno

a los mercenarios de la película de Stallone

y ninguno presenta heridas defensivas.

No he visto la película, perdona.

¿No la has visto? Es alucinante. Bueno, no te la voy a contar.

Quiero decir que si ninguno se defendió

es porque todos conocían al asesino.

Oye, ¿tú hablas con todo el mundode tus casos?

No, con todo el mundo no.

Verás, si el asesino actúa por venganza,

como en "Los siete infantes de Lara",

¡Lo estudiamos en el colegio! Sí.

Es lo de Almanzor. Exactamente.

La historia de Ruy Velázquez y Doña Sancha.

Le pidieron a Almanzor que cortara las cabezas a sus sobrinos.

No me acuerdo por qué. Pues fue en una boda.

Uno de los sobrinos mató sin querer a un primo de la novia,

que era Doña Sancha.

¿Y si el asesino sufrió un trauma en una boda?

Vaya boda debió ser esa.

Vamos a ver, la cuestión entonces es

que si es una venganza,

por algo personal, que causó mucho daño al asesino,

¿qué tipo de persona tiene la frialdad suficiente

para preparar estos asesinatos durante años?

No sé. Oye, ¿esta no era la calle de San Lázaro?

Claro, lo...

¿La han cambiado? No lo sabía.

Plaza de la Verdura.

Ha cambiado las placas.

¿Qué pasa?

No sé.

¿Crees que ahí puede haber una pista?

Pues no lo sé, pero ¿y si?

(ISA) ¡Ten cuidado!

No pasa nada, hombre.

Esto no...

No. (IS) ¿No hay, no?

(SUSURRA) ¡Lo tenemos!

¿Qué tenemos?

No lo sé, pero algo tenemos.

Esto es alucinante.

Gracias a ti.

Seccionó el esternocleidomastoideo, así como las cervicales C3 y C4.

Presenta dos escisiones limpias, como las otras víctimas.

¿Escopolamina? Sí. Lo adormeció.

Le cercenó la cabeza y murió decapitado.

Hace unas 30 horas aproximadamente.

¿Tenemos el nombre?

Yuri Baliev, pero no sabemos nada anterior a 1984.

Es como si borraran lo que hizo.

Hola, buenas. Olmos, ¿qué hace aquí?

Eso mismo podría preguntar yo. Esta fue mi casa durante 15 años.

Aquí guardaba la bici.

Dice que es importante, señor.

Seré breve.

Lo dudo.

Aquí tengo la pista.

Puso las piezas detrás de las placas de las calles,

que previamente había cambiado de lugar.

Eche un vistazo.

La quinta víctima se diferencia en que no presenta tatuajes.

Ni el del escudo de la unidad especial del ejército ruso.

Algo muy raro para ser un militar.

Eso es balanofobia, miedo a las agujas.

¿Es experto en fobias?

No, lo vi en un capítulo de CSI.

Balanofobia no. Belenofobia.

Tú también viste el capítulo.

¿Este es el arma que utilizó el asesino?

Es una réplica. La que utiliza el asesino es del siglo X.

Claro, "Los siete infantes de Lara".

Los soldados de Almanzor degollaron a los siete infantes

con armas como esas.

Aún nos podemos esperar que caigan dos víctimas más.

Los infantes eran hermanos. Estos no son ni primos lejanos.

Ya, bueno. ¿Qué lleva en la bolsa?

Son las placas de las calles. Es por si hubiera huellas.

Menos mal que nos ayudaron los vecinos.

¿Ha involucrado a civiles en un caso?

Pero lo teníamos controlado. Todos llevábamos guantes.

(ENFADADO) Los guantes.

Habrá que ponerse con el enigma.

Eso lo hacemos nosotros.

Algo de ayuda necesitarán. Yo soy bueno con los rompecabezas.

Pregúntele a mi abuela o a cualquiera del pueblo.

No hace falta. Gracias por todo. Adiós.

La ayuda no viene mal.

Procedo a extraer los órganos de la víctima número cinco.

¡Ahí va! Lo que le ha hecho. ¿No me ha oído?

Sí, le he oído.

Procedo a extraer el hígado.

¡Ni una palabra más! Vamos.

(TITUBEA) Mire...

¿Usted no puede estar callado?

(RESOPLA)

Bueno, a divertirse.

El asesino utilizó un juego como este para dejar el acertijo.

La crisis ha llegado al mundo del crimen.

Atiza, esto es muy serio.

¿Y por qué no se lo dejas a los de la Interpol?

Con sus ordenadores, sus pantallitas, su tecnología...

Toda ayuda es poca.

Pues la ayuda es un juego de mi hija,

un bloc y un lapicero.

Falta algo.

¡Ya lo tengo!

Una cervecita con jamoncito.

En eso estamos a años luz de la Interpol.

Que no. Falta la pieza con forma de herradura.

¿Como esta?

Atiza, si es que cuando te pones...

Voy a por unas cervecitas, que nos las hemos ganado.

(HABLA EN VOZ BAJA)

Podría ser un puente.

Eso parece.

Mi capitán, tenemos una foto de la víctima con los mercenarios.

Cinco de los mercenarios son las víctimas.

Parece un país africano.

Uno lleva una espada.

(AL) Es Boba Smirnoff.

Smirnoff es asesor de defensa de Putin.

- Buscadle. - Estamos en ello.

That's it. Un puente de seis pilares y siete arcos.

Uno de herradura que no encaja del todo, pero casi.

¡Espera! ¿Lo tienes?

(TRISTE) No.

¿Por qué no lo dejas ya?

Cuando se descarta lo imposible, solo queda la verdad.

¿Tu abuela?

No, Sherlock Holmes.

A ver: 35 piezas de madera,

siete semicircunferencias, una de ellas como una herradura,

Y... ¿dónde está la herradura?

La herradura, ¿dónde está? Aquí.

Está en juego la vida de una persona.

Es que me pica todo el cuerpo.

Acostumbrado a llevar el uniforme, no me hago a la ropa de calle.

Piensa, Olmos. ¡Piensa!

Piensa, piensa.

Un juego de construcción. El asesino quiere decirnos algo.

Un lugar,

pero como le gusta jugar, se referirá a un sitio conocido.

Un lugar que no nos resulta desconocido.

¡Una casa! Con arcos.

Con arcos... ¡Un casoplón!

¡Un puente!

Busca coincidencias con todos los puentes de Europa.

Tenemos a Smirnoff.

Feria de armas de Logroño.

Da una conferencia.

Preston, puentes en Logroño.

Hay cuatro puentes sobre el Ebro,

pero ninguno con tantos arcos.

Ese es el más parecido, pero tiene seis.

¿Siempre ha sido así?

Ni idea, señor.

Pudo ser restaurado. Busca fotos, dibujos, grabados.

¡Ese es!

Dibujo del siglo XIII.

Tiene el mismo número de arcos...

No se aprecia el de herradura, pero sí los pilares.

¿Y Smirnoff?

No coge el móvil y el escáner no coge su frecuencia.

Sigue con ello. ¡Todos al puente de Piedra!

¡Vamos! ¡Quiero la lista de los invitados a la feria!

Te está quedando muy bien el puente.

Precioso, pero dónde meto el arco de herradura.

¡No pinta nada!

Si es un puente, un arco más.

Qué va. Para el asesino no hay "una cosa más".

Todo tiene un sentido.

Hasta el más mínimo detalle.

Tiene un porqué.

¿Por qué?

Pues porque su mente funciona así.

Así.

Piensa, Olmos, joder.

Piensa, piensa.

¿No puedes tener más cuidado?

Perdona. Solo quería ayudar.

Puedes ayudar a otro. Para lo que haces.

(SORPRENDIDO) No es un puente.

¿Dónde he visto yo arcos en un interior?

¿Que haya ido yo contigo o tú solo?

¡Eso es!

¡Lo tengo!

Y ya verás si tiene sentido.

Aquí está. Mira.

Un monumento. Un puente, lo que te he dicho antes.

No es un puente. Es una galería.

Mira, aquí está.

Sala de los sarcófagos, San Millán.

Allí están los siete infantes de Lara.

Brillante. Ya te digo.

No lo cojo.

Pues que en la sala hay un arco de herradura y seis más.

Tú organiza las piezas y yo dibujo.

Hola. Olmos.

Perdona, pero no tenemos tiempo.

He resuelto el acertijo. Y nosotros.

(DESILUSIONADO) Claro.

El equipo partió hace 40 minutos. Ahora solo quedamos nosotros

y la médico forense.

En 15 minutos estarán en la iglesia de San Millán.

No. Han ido a Logroño, al Puente de Piedra.

¿Para qué? Si ahí no es.

Mira, lo he hecho varias veces y todas las piezas coinciden.

(SORPRENDIDA) ¿Todas?

(GE) Smirnoff es coronel del ejército ruso.

Estudió derecho con Putin en Leningrado.

Coincidieron en el KGB en Dresden.

Capitán, llaman.

Preston.

Mire la imagen que mando.

Sala de los sarcófagos, iglesia de San Millán.

¿Olmos?

Observe, señor.

¿Los infantes no eran siete? Aquí hay 11.

Claro, porque están Nuño Salido,

el tutor de los infantes, y tres reinas.

¿Preston? Encajan todas las piezas, señor.

Incluso el arco de herradura.

A todas las unidades. Cambiamos destino.

¡No hagas caso a un picoleto de pueblo!

Yo también soy picoleto, señor.

Prohíbo cambiar el plan. Al puente de Piedra.

No, señor. Soy tu superior.

Usted es mi superior, pero yo estoy al mando aquí

y solo el comandante de mi unidad puede relevarme.

Te lo advierto.

La responsabilidad de lo que suceda será tuya.

A todas las unidades.

Nos dirigimos a la iglesia de San Millán de la Cogolla.

Limpio uno.

Limpio dos.

Todo limpio.

(Sonido de helicópteros)

Tiene que haber una pista,

porque si sigue el Cantar, todavía quedaría una víctima.

Al menos esta vez casi llegamos a tiempo.

¿Eso es un "gracias"?

solo he dicho que casi llegamos a tiempo.

El agradecimiento para los guardias civiles

está en el honor de cumplir cada día con nuestro deber.

Preston.

¿Señor? Haga fotos de todos los que miran.

Con discreción.

¿Crees que el asesino nos mira? Disfruta con lo que hace.

Vernos ahora después de engañarnos le encanta.

Capitán.

Si nos disculpa.

Robles, ya me ocupo yo.

¡Si nos disculpa usted!

Me da igual tu currículum.

Nada justifica la insubordinación.

No hubiéramos llegado, capitán.

El asesino ha jugado con nosotros.

¿Nosotros? Ha jugado contigo.

Y por tu culpa Smirnoff ha muerto.

Capitán, estoy al mando de esta investigación.

Y así va a seguir siendo.

No si yo puedo evitarlo.

(AGUILAR) Gracias, teniente.

La víctima murió decapitada. Le hemos dado la vuelta al cadáver.

Coincide con las otras, incluso en el escudo de la unidad rusa.

¿Sabemos algo del puente?

De momento nada nuevo.

Aguilar.

Descanse un rato.

¿Lo cogeremos?

Descuide que sí.

Que forense tan joven, ¿verdad?

Ahí hay algo, ¿no?

¿Dónde?

Ahí.

Yo no veo nada... ahí.

Póngase unos guantes.

Será mejor avisar a la doctora Aguilar.

Vamos.

A la orden.

Cabo primero Olmos y teniente Robles.

Son las 16:01. Hay algo entre las nalgas de la víctima.

Procedemos.

Yo no he visto nada, pero procedo también.

Vamos a abrir las nalgas de la víctima Boba Smirnoff.

Al parecer hay algo alojado en el ano.

Separe las nalgas.

¿Cómo?

Sepárelas. ¿Yo?

(FARFULLA)

Bueno.

No hay nada.

Sí que hay. Sepárelas.

Madre mía.

Aguanta.

Paso a extraer algo.

Está depilado y muy blanco.

Buenas. Gerets dice que hay que irse a Logroño,

a la feria armamentística, que espera el ministro de interior...

¿Qué hacéis?

Pues ya ves.

Creo que lo tengo. No te muevas.

La víctima seis se ha hecho algo fijo.

Lo leí una vez, pero no me lo creía

Se llama blanqueamiento anal.

Perdón.

Es una mini cápsula.

Bueno,

procedo a soltar las nalgas.

Es una combinación de letras y números.

VI448.

Otro acertijo.

Huele... a cabra.

Viniendo de donde viene, a jazmín no va a oler.

No, ya.

En el medievo escribían en el pergamino.

Era de piel de cabra.

Y la tinta era ferrogálica, con sales de hierro

y ácido estánico de origen vegetal.

¿Eres un experto en el medievo?

No, lo leí en una novela de Agatha Christie...

Esto podría referirse al Cantar de los Infantes,

que también estaba escrito en pergamino.

Mire, la "V" y la "I" podrían ser "seis",

como son los romances del Cantar.

La cifra 448...

(A LA VEZ) Los versos.

El capitán dice que tenemos que salir para...

Ya te oí, Alcides.

Avisa a todo el mundo. Salimos en diez minutos.

(Sirenas de policía)

Señores, tercera planta.

El primero fue el hijo del multimillonario, Nikolaev.

El segundo Korovin, profesor de ajedrez.

Alto. ¿Nikolaev era el hijo mayor o único?

Único. Único.

Bien, escuche. He tenido una idea.

Vamos a ver, ¿a qué me suena esto?

Le parecerá una tontería, pero mire:

(CARRASPEA) "Oh hijo, Diego González, alférez el principal.

(CANTA) A vos amaba yo mucho, que me habíades de heredar".

Nikolaev, el heredero.

Aún hay más, mi teniente. Escuche:

(CANTA) "Jugador de tablas erais el mayor de toda España".

¿Qué?

Muy bien, Olmos. Korovin, el profesor de ajedrez.

Mire, aquí tenemos:

(CANTA) "Hijo del Suero..."

¡Olmos!

Sin cantar.

Sin cantar.

"Hijo don Suero González, un rey os tuviera en mucho

solo para la su caza".

¿Qué? Yurbernez, cazador en África.

Vamos a ver. Aquí dice:

"Oh, hijo Fernán González, matador de oso y de puerco".

Padre Godomín.

Vamos a ver, dice aquí:

"Gran caballero esforzado,

muy buen bracero aventaja".

¡Yuri! ¿Quién?

¡Boris! ¡Eso es!

Ganador dos veces del concurso de pul...

Perdón.

"Buen guerrero, muy gran heridor de espada".

Smirnoff.

Lleva una espada en el cinturón.

Ya solo nos queda el séptimo de los infantes.

"Tan apuesto de persona, decidor bueno entre damas,

repartidor en su haber, aventajado en la lanza".

(GE) ¡Robles!

Capitán, vamos por delante del asesino.

Quedas apartado del caso.

Podemos evitar que...

También pudimos salvar a Smirnoff,

pero me desobedeciste y perdiste el control.

También te apartan de tu unidad. Lo firma tu Comandante.

Haz un informe antes de marcharte.

Y usted fuera de aquí.

Y no vuelva.

Menudo cantamañanas estás hecho.

¿Qué dice?

(CARRASPEA) Por la mañana me duele el pecho.

Tampoco mucho. No se preocupe.

Ah.

(Tono del móvil)

¿Atiza?

Pon la tele local, que no vas a dar crédito.

Preston, ¿se puede ver la tele local en el ordenador?

Sí, claro.

"El cerdo Raimundo ha vuelto solo a casa tras un mes".

La madre que te...

Serafín está loco y Raimundo se ha echado a dormir.

Se le oye roncar hasta en el campanario.

Dale un abrazo.

¿A Serafín o a Raimundo?

A los dos. Hasta luego.

"Primer Salón Internacional de Armas y Seguridad.

Logroño se engalana en su feria armamentística.

El expresidente de Angola, acompañado de sus cuatro esposas,

aprovecha su estancia para visitar algunos monumentos..."

Angola.

Olmos, será mejor que te vayas.

Gerets llegará en cualquier momento.

La bandera de Angola.

Una cosa, Preston. ¿Dónde estará hoy el expresidente de Angola?

¿Qué hace? ¡Márchese ahora mismo!

Ya me voy. Deseo perderle de vista.

¿Cómo?

Preston es una chica muy lista.

Largo o yo mismo le echo a patadas.

Adiós. Gracias, Preston.

Oiga, el taxi no está aquí.

No está. ¿cómo que tengo que esperar? ¿Qué dice?

¿Cuarenta minutos?

Vamos a ver, ¿está loca? ¡Es cuestión de vida o muerte!

Mire, déjelo. ¡No lo mande! ¡Dios!

(Música de acción)

(Campanas)

¿Pero dónde están los intermitentes?

Si no es un botón, será otro.

Y encima sin cobertura. ¡Vaya cagada del fabricante!

No te cales.

¡No, no!

¡Arranca! La madre que te parió.

¡Arranca!

(Claxon)

Que se me ha calado. ¿Qué quieres que haga?

¡Que no me arranca!

¡Cobertura!

(Tono del móvil)

"Deje su mensaje..."

Mi Teniente, la séptima víctima es un expresidente de Angola.

¡Joder!

Hoy mismo va al Monasterio de Yuso.

Tiene varias mujeres, o sea, damas.

Exactamente igual que en el cantar.

¡Quite este trasto!

¿Sabe qué? Llame usted a la grúa.

Se van a matar de risa. Ya está bien

(GRITA) ¡Taxi!

¡No me lo puedo creer!

(Tono del móvil)

¡Cógelo, teniente! Por el amor de Dios.

(Tono del móvil)

(FURIOSO) ¡Otra vez el puto contestador!

¡Pare aquí!

Avise a la Guardia Civil y a la Policía.

Que vengan para acá.

¡Corran!

(GRITA) ¡Corran!

¡Fuera! ¡Corran!

Cagada.

Gracias.

Teniente.

Tuviste suerte.

Verme corriendo y quitándome la ropa altera a cualquiera.

Todos hablan de tu disparo.

Eso sí ha sido suerte.

Aún no me lo creo.

¿Duele? No, es un rasguño de nada.

Bueno...

¿Te expedientaron y apartaron de tu unidad?

Sí, pero por tiempo indefinido.

Podría haber sido peor.

No dejo de pensar en la venganza del asesino.

¿Qué mueve a alguien para matar de esa manera?

Es algo que ha tenido que preparar durante años, ¿no?

Muchas preguntas sin responder. Demasiadas.

Espero tener oportunidad de responderlas.

(AL) Prepárate, Olmos. Viene el ministro del interior.

Alcides. Se te va a echar de menos.

Cabo primero.

Suerte. Suerte.

Teniente.

Cabo primero Sebastián Olmos. Señor.

Es un honor conocerle.

Es un héroe.

No sé, pero a mi abuela le encantará.

Se sentiría muy orgullosa, pero no podrá contar nada.

¿Ni a mi abuela? Si es parte del cuerpo.

Su acción ha sido admirable, pero lo ocurrido debe ser secreto.

¿Y eso?

En el informe constará que lo ha resuelto la Interpol.

Créame, Cabo primero Olmos,

querría condecorarle.

El agradecimiento para los guardias civiles

está en el honor de cumplir cada día con nuestro deber.

Aun así, querría agradecerle el servicio prestado.

Me siento en deuda con usted.

Pues sí me gustaría pedirle algo.

Le escucho.

Lo primero, que reabra el cuartel de Ezcaray.

Es mi pueblo. Ese sitio es mi vida y a mí me gustaría ser yo en...

Vale, lo entiendo.

Así lo haré.

Señor, permítame.

Vale ya, cabo.

Gracias y perdón.

Es usted un hombre peculiar.

¿Qué es lo otro que quería pedirme?

Es una cosilla.

Gracias.

Isa, lamento lo que dije el otro día.

Lo de vacaburra. No te preocupes.

Haberme criado con niños como tú ha hecho

que lo que piensen de mí me importe bastante poco.

Eso no ha sonado como un halago.

Veo que tiene buen oído, alcalde.

Damián.

Alcalde. Vale.

¿Cómo pudimos ser tan crueles de pequeños?

Estoy muy avergonzado. Ya.

Yo le conozco bien y nunca le había visto así.

Atiza.

Avergonzado de pies a cabeza.

Buenas, ¿qué tal?

(CA) ¡El héroe!

(CA) ¿Quién era?

No os puedo decir absolutamente nada.

(TODOS A LA VEZ)

He prometido no decir nada de lo que pasó.

(CA) ¡Hombre, por favor!

Ni una palabra.

Lo que pasó en Logroño, se queda en Logroño.

Ya está.

Chicos, no le agobiéis.

¿Qué tal?

Mi primero. ¿Sí?

Tengo una sorpresa para ti.

Esto llegó ayer.

Creo que...

¿Qué es? No sé.

Un regalito.

Dios.

¿Buenas noticias?

Las mejores.

Por favor, de uno en uno, sin gritar.

Por favor, ¡calma!... Perdón.

Es la costumbre.

Dos vinitos. (CA) Marchando.

Vaya, hombre.

¿Para qué narices pides que me destinen aquí?

Yo también me alegro de verte, compañero.

Condenada... En la puerta.

Sí.

Aún no me has respondido.

Sé cuál es la relación del padre Godomín con Fernán González.

"El matador de oso y puerco..."

Entrenaba un equipo de fútbol: "Los animales de Volenski".

¿Ves? Somos un equipo.

¿Me vas a responder o qué?

Sí. Primero te voy a enseñar las instalaciones.

No es lo que acostumbras, Gus...

(ENFADADO) De Gus nada.

O Robles o Teniente, ¿entendido?

O Robles o Teniente. Vale, Gus, vale.

Vamos adentro.

(Música de suspense)

¿Puedo enseñarte algo antes de que te vayas?

Este caso está resuelto. Yo creo que no.

Gracias por venir a esta velada del "Señorío de Damián",

un vino que sabe a... ¡Sangre!

Es algo grave.

¿Qué pasa con mi hermano? ¿Ha muerto?

¿No sabrá quién le ha matado?

Te propongo un trato.

Si tú resuelves el caso, haré que acepten tu renuncia.

Si lo resuelvo yo, te quedas.

Preparad.

"Estar atento". Vendrá un gran cambio.

Él mató a Andrés para salvar su carrera.

¿Cómo encontraste la tintorería? Desencripté el pin del móvil.

Podría ser la causa de la muerte,

pero no podemos hacer nada hasta recibir la autopsia.

¿Has averiguado algo?

Olmos y Robles - Capítulo 1: La venganza de los siete infantes de Lara - ver ahora

El Caso. Crónica de sucesos

¿Te gusta el periodismo? ¿Y los sucesos? El Caso. Crónica de sucesos es tu serie, y la tienes gratis en RTVE.es.

Jesús Expósito trabaja en el periódico de sucesos, El Caso. Es un ex policía con un espinoso pasado. Por su parte, Clara López-Dóriga, es una niña bien, con un presente más complicado de lo que le gustaría, y que llega nueva a la publicación escrita. Los personajes de Fernando Guillén Cuervo y Verónica Sánchez son muy diferentes, pero deberán trabajar juntos, ya que el perro viejo del periodismo y la chica novata se han convertido en los periodistas estrellas de El Caso

Está inspirada en hechos reales, y cada episodio cuenta un crimen que fue portada del reconocido periódico, el que tenía mayor tirada en su época. ¡No te la pierdas y ponte a investigar con ellos este fin de semana! 

No recomendado para menores de 12 años El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 1: 'El crimen del abrevadero' - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía de cabecera)

(Máquina de escribir)

(Máquina de escribir)

(Máquina de escribir)

(Algarabía)

(Golpe contundente)

¡Joder!

¡Pero déjalo ya, chico, que te está reventando!

¡A los riñones, coño! (MUJER) Venga, arriba.

¿Bien? Mírame a los ojos.

(Golpe contundente / Mujer jadea)

(Algarabía)

¡Dale un "uppercut"!

(Golpe contundente / Mujer jadea)

(Algarabía)

(MUJER) ¡Ay!

(Algarabía)

¡Me duele hasta a mí, de verdad! Ya sabes cómo es de cazurro.

(HOMBRE JADEA) (MUJER GIME DOLORIDA)

(Golpe contundente)

(Algarabía)

(MUJER GIME SOFOCADA)

(Algarabía)

-Jesús, una llamada.

Me da que hay difunto por medio. Me voy al tajo.

¿Sí?

¿Dónde?

Voy para allá.

(Golpe contundente)

Uno, dos, tres, cuatro, cinco,

seis, siete, ocho, nueve...

(Aplausos)

Venga, lo mío, que ya está anotado. 300 duros.

Recuerdos a tu santa. De tu parte.

(Música de suspense)

Hola, chicos.

Coño, Jesús, no te esperaba.

Una chica muerta en un abrevadero.

¿Ese va a ser el titular? Los he leído mejores.

¿Quién dio el aviso? Un pastor.

(Clic de cámara)

(PRONUNCIADO A LA ESPAÑOLA) "Kerry Love".

(Música de suspense)

Ese titular tampoco es muy bueno. Tú haz tu trabajo y yo el mío, coño.

Bueno, pues apártate unos metros, a ver si me vas a joder una prueba.

(PARA SÍ) Que sí, que sí. Sonríe, Peluso.

¡Olé!

Entre 20 y 25 años.

(Clic de cámara)

¿Agresión sexual?

Eso parece. Qué hijo de puta.

(Silbido de admiración)

¿Le importa? Gracias.

Apártense, por favor. Me hacen sombra.

Comisario Montenegro, de la Brigada de Investigación Criminal,

al cargo de la investigación. ¡Chist! No me hable ahora.

Perdone, ¿usted es?

La señorita se ha escapado de "Moda y Creaciones".

¿Le interesan ahora estos asuntos a su revista?

Jesús Expósito, de "El Caso".

Clara López, "El Caso".

(MUJER) Buenos días, Jesús.

Pero vamos a ver, Rodrigo. ¿De dónde has sacado ese maniquí?

Jesús, hay una explicación. Soy el redactor más antiguo.

Deberías consultarme, joder. Cálmate, coño.

A ver. La chica es mi sobrina.

Bueno, la de mi mujer. Y ya sabes cómo es Loli.

¿De Loli? Y conviene tenerla contenta.

Oye, de esto, chitón.

Vale.

Oye, tenemos tema para la próxima portada.

¿Tenemos portada? Estupendo. Hazlo con Clara.

¿Qué? ¿Yo? ¿Con...? Va a ser tu nueva compañera.

(SE LE OYE FUERA) ¡Si esa muchacha parece Massiel!

Tiene talento, dale una oportunidad. ¿Pero qué talento?

¡Panda de búhos! Paloma. Clara.

Soy la secretaria de la redacción. Lo que necesites, pide por esa boca.

Te presento.

Ella es Margarita. Es la veterana. -Bienvenida.

-Germán, nuestro Pedro Carrasco particular.

Aníbal. Él es especialista en...

En rarezas y demás. (RÍE)

Aparicio, el yeyé. Chico para todo, y sobre todo maquetador.

Es un manitas, el chaval. A ver, chavales.

Perdona.

Margarita, el emparedado de Lavapiés pasa a segunda página.

En portada, la chica del abrevadero. ¿Qué?

¡Había logrado hablar con su mujer! La actualidad manda, Margarita.

(TARTAMUDEA LEVEMENTE) ¿La aparición mariana también se retrasa?

-Y del ovni de Vallecas, ni hablamos. Para el próximo número si cabe.

Tranquilo, Aníbal, el Señor nos premiará.

Jesús, Clara, id con Dios. Hay que joderse.

¡Esas máquinas, no las oigo, y cerramos el número en 48 horas!

Clara, esta es tu mesa. Estupendo.

¿Dónde vamos? A la morgue.

Tendrás coche, ¿no? Claro.

¡Lo que te vas a ahorrar en taxis! Toma, guapo.

(RÍE) Te han puesto fino, Germán. Tendrías que haber visto al otro.

-La identificación puede complicarse. Tiene el rostro desfigurado.

Llevaba esto puesto.

(ACENTO INGLÉS) -Es de mi hija.

-Cuando esté preparado.

-Es ella.

¿Está seguro?

El pelo...

los lunares...

Sí, es ella.

Bien. ¿Ha traído una fotografía de Kerry para el historial?

Comandante, si me acompaña para el papeleo...

Kerry Stevens, americana.

Hija de un militar de Torrejón. (CARRASPEA, CONTENIÉNDOSE)

Le dieron una paliza y la violaron. Murió por estrangulación.

Unos tres días metida en el abrevadero.

Eso sería la noche del lunes, ¿no? (ASIENTE)

La pobre se defendió, pero su agresor debía de ser un hombre muy fuerte.

Si es que solo hubo uno, claro.

Me descuido un momento y te cuelas.

Coño, pero si es nuestro hombre en la BIC.

Buenos días.

¿También la mutilaron?

No, no, acérquese.

Es una marca antigua. Una cicatriz. Hazle alguna foto, niña.

(LE DAN ARCADAS)

¿Dónde vas? (RÍE)

Qué cabrones. Sois tal para cual.

Gracias, se lo devolveré. No, tranquila.

Para la próxima vez... mentol.

Un viejo truco de la policía. Mejor esto que el "eau" de cadáver.

(RÍE)

(Música yeyé)

Clara, gracias. -Sí que están animados, los del "Ya".

-¡Panda de meapilas!

Toma. -Oye, oye, oye. Ese chico tan guapo.

-No se puede ir más tieso. Le han metido un palo por el culo.

-Será torero. O estará buscando algo en alguna cornisa.

Yo apuesto a que, más que torero, es diplomático.

(APARICIO) Que viene, que viene.

-Hola.

Mis compañeros de "El Caso"; mi marido, Gerardo.

Encantado. -Encantada.

-¿De la cofradía de los plumillas? -Cuerpo diplomático.

Abogado. Acerté. Mañana invitáis vosotros.

Hasta luego. Hasta luego.

Dos copas de champán, por favor.

Perdona, son un poco... peculiares.

Me he dejado la cartera. ¿Me invitas?

Ahora sí que me quieres, bandido. No me jodas, Jesús.

Tengo que hacer mi papel. Coño, que es broma, Miguelito.

Toma.

Joder, pobrecita. Está desesperada.

Lleva tres días pasando por comisaría.

Ustedes son mi última esperanza. Ya ni la policía me escucha.

Oiga, señora, que hacemos lo que podemos.

(IRÓNICA) Ya. ¿Cómo puedo ayudarla?

Publicando la foto de mi hija por si alguien la ha visto.

Usted es de "El Caso". Llegan hasta donde nadie puede.

Acompáñeme.

El chico grande que parece boxeador es boxeador.

¿Boxeador? (RÍE) Sí.

Pero también es periodista. Y luego está...

Esta señorita le ayudará. (A CLARA) ¿Verdad?

Es compañera mía de "El Caso". Jesús Expósito, un placer.

Encantado.

-Gracias. ¿Te importa?

Atiéndela. Siéntese, por favor.

(SUSURRA) -Gracias. -Te espero en la barra.

¿Pero cómo eres tan hijoputa? Habrá que darle una oportunidad.

Mire, le traigo esto por si le puede servir.

Es una foto reciente.

Últimamente vivía con una tal Luci en una pensión de la calle Mayor.

En el número 37. Calle Mayor, 37.

Iba con mala gente, ¿sabe usted?

Con esto tengo para empezar a buscar.

Le prometo que haré todo lo que pueda.

(CONMOVIDA) Gracias.

(Bossanova)

(RÍE)

(CANTURREA, PÍCARA)

¿Sabes que el baile es la expresión vertical...

de un deseo horizontal? (RÍE)

¿Tenemos que oír esto? ¿No te gusta?

Me lo trajo un amigo piloto.

(CASTIZO) Yo soy más de rock and roll.

(GIME, EXCITADA)

(CANTARINA) ¡Buenos días!

¿Qué? ¿Te gusta?

Muy original. Me hicieron lo mismo en el internado de Inglaterra.

Vaya, así que conoces mundo. (ASIENTE DE MALA GANA)

¿Preparada para una nueva jornada? Por supuesto. ¿Qué tenemos hoy?

Pues yo me tomaría un cafelito. ¡La nueva se ofrece a traernos café!

(Murmullos de aprobación)

(MOLESTA) Muy bien. ¿Qué queréis? El teléfono de Paco Rabal.

(TODOS RÍEN) -Yo... Ejem.

-Si la señorita es tan amable, para mí un carajillo.

Calienta los huesos y anima el alma. -Yo, un sol y sombra, gracias.

-Hoy pago yo. Lo mío y lo de estos atorrantes.

Tómate lo que quieras, ¿eh? Gracias.

(Música de suspense)

Jesús, acabo de recordar... Para mí, solo y doble de café.

Es importante, escúchame. Oye, mira, una cosa...

Entre tú y yo, a mí me gusta trabajar solo.

No sé si te lo he dejado claro.

En tecnicolor.

(Música de suspense)

Luego, que si huele a muerto. ¡Si es que no tienen cuidado!

¡Vaya! No esperaba verla tan pronto.

Debería tener más cuidado. Lo tendré la próxima vez.

¡No! ¡Anda que...!

¿Por qué lo ha llamado a él? Mi marido puede pagar la fianza.

¿Pero qué dice de fianza? No le he llamado yo.

Tiene confidentes por todas partes. Antes fue policía.

¿Tú?

(CARRASPEA)

Anda, mira qué bien. Por fin te veo donde te corresponde.

No es él, jefe. Ha sido la señora. La han pillado en la morgue.

Ya. Es que me hacía ilusión ver a este desecho entre rejas.

El cariño es mutuo, Camacho.

Anda, dame la cámara.

Vaya, pensaba que entre tu sueldo y las coimas

ganabas lo suficiente para tener tu propia cámara.

Un día de estos te voy a borrar esa sonrisita estúpida.

¿Sí? Sí.

Señora, no puede ir por ahí haciendo fotos sin permiso.

Como quiera, pero se han equivocado con la identificación de la mujer.

No es americana. Es Natividad Pérez.

¿Cómo estás tan segura?

Por una marca en su brazo. Su madre me dio una foto.

Es Natividad Pérez. Basta, eso es trabajo de la policía.

Ya. ¡Ni "ya" ni leches!

Usted váyase de compras.

Y tú, Expósito...

vete a la mierda.

¿Qué me vaya de compras, ha dicho?

Venga, vamos.

¿Qué son coimas? Sobornos, corrupción. Una basura.

Tu jefe es de lo mejor de la Brigada de Investigación Criminal.

Bueno, esas son tus teorías. Sí, seguro.

Jefe, ha desaparecido de la morgue el cadáver de la americana.

¿Cómo? Coño, qué casualidad.

Póngame con el hospital forense. A la porra mi prueba.

Ahora no tenemos cadáver, ni foto, ni nada. ¿Qué hacemos?

¿Seguro?

Venga, no te hagas el interesante, Peluso.

Gracias.

(Música de suspense)

Un cadáver robado, una chica muerta y otra desaparecida.

La cosa se complica. ¡Me encanta! ¿Cómo estamos con la policía?

Sigue el romance. Les hemos conseguido

a la compañera de piso de Nati, una tal...

Luci. Eso.

Me he ganado primera fila en el interrogatorio.

Cuidado, que querrá cinco páginas. Pues no, quiero siete.

Margarita y Germán, buscad a la americana por si nos dice algo.

Eso, si sigue viva. O bien se esconde

porque de alguna forma tenía relación con Nati

y teme que la maten a ella también. Por alguna razón llevaba la medalla.

¿El regalo de una mujer enamorada? Pero eso es muy retorcido, ¿no?

Clara y Jesús, encargaos de la historia de Natividad.

Si descubrís dónde está el cadáver y quién lo robó os doy vacaciones.

(MARGARITA) Vámonos, Germán.

Como broma ya está bien, pero a mí me gusta trabajar en solitario.

No soy la niñera de nadie, coño. Ha demostrado tener olfato.

De momento nos ha sacado de un lío. Clara, enhorabuena.

Por fin una periodista joven con garra. Sí, señor.

(ILUSIONADA) Gracias.

(Música triste)

Y... decídselo a la madre.

Oye, si vamos a estar juntos en esto, será bajo mis reglas.

Yo soy el jefe. Tú estás a mi cargo.

O sea, me toca hablar con la madre. (ASIENTE, ENÉRGICO)

(ASIENTE, IRÓNICA)

(RESOPLA, ALIVIADO)

Entonces mi hija puede seguir viva.

-Así es.

Hubo un error en la identificación. Por nuestra parte y por la suya, ¿eh?

(CONFUNDIDO) -Pero el collar... Los lunares...

Los vi. -Tranquilo.

Estas cosas pasan. A veces, el dolor nos hace ver cosas que no son.

-El dolor, ¿eh?

Haga lo que tenga que hacer y encuentre a mi hija.

Buenos días.

-Buenos días.

(Música de suspense)

(COMPUNGIDA) Gracias a la foto que usted nos dio de Nati...

hemos... (ANGUSTIADA) No.

...podido descubrir que la policía se había equivocado

identificando el cadáver y... (LLORA) No.

...me temo que... (LLORA) No. ¡Mi niña!

(Música triste)

Tía Laura, ¿estás en casa?

(DESDE OTRA ESTANCIA) Estoy. Estoy... ocupada.

(APURADA) No te preocupes. Vengo a por una cámara y ya me voy.

¡Ay, hija, con los horarios que tengo...!

Ven, que te presento. No, no, no.

Tía, te prometo que pronto nos iremos de tu casa.

A Gerardo no le convence ningún piso, pero ya nos vamos.

Si estoy encantada.

(Timbre)

-Muy bueno, lo del carrete.

¿Cómo sabe dónde vivo?

Si me acepta un consejo, yo dejaría de trabajar en ese periodicucho.

Está lleno de indeseables. No va a traerle más que problemas.

Y más, siendo usted quien es. -¿La está amenazando?

-No, señora. Solo avisando. -Muy amable.

Pero para eso no era necesario invadir mi santuario.

A no ser que haya venido a conocerme a mí también

y se haya buscado el truquito de amedrentar a mi sobrina para eso.

-No todos los días puede uno conocer a una gran dama del teatro.

-Acepto el cumplido.

Pero no vuelva a aparecer así por mi casa.

Si quiere una foto firmada, en la taquilla del teatro las tienen.

¿Natividad y usted vivían juntas desde hace dos años?

Sí, y trabajábamos en el Garden.

-La Luci solo como camarera.

-El Garden es un club de alterne. Ya, ya sé lo que es el Garden.

¿Nati se prostituía?

Pues sí.

Para algunas es la única manera de llevar dinero a casa.

El Garden está cerca de la base de Torrejón.

¿Sus clientes son de la base? Y españoles.

Incluso algún policía he visto.

A usted alguna le haría un favor sin cobrarle.

¿Sabe quién puede haberla asesinado?

Cualquier malnacido. ¿Sospecha de alguien?

No sé, algún cliente.

¿Y su chulo? No es normal que una prostituta trabaje sola.

Supongo, pero yo no sé quién es. No lo conozco.

Ustedes se pueden marchar. ¿Por dónde está el baño?

Por ese pasillo. Te espero allí.

Ya podías haberme dejado entrar. Tendrás que ganarte ese privilegio.

La madre de Nati decía que llevaba mala vida.

Se prostituía, ¿no? ¿Con ella? No va desencaminada.

¿Tú crees? Vete a la redacción, que tengo que saludar a gente.

Sí, "bwana".

Hola, soy Clara López, de "El Caso". (BORDE) Enhorabuena, bonita.

Ya he dicho todo lo que tenía que decir.

(Música de intriga)

Goyo, ten "cuidao", que andan preguntando por la Nati.

¿Qué? No tenemos nada.

¿Nada? Y ni rastro de Kerry, la americana.

Es como si se hubiera volatilizado.

Pues hala, a poner a vuestros contactos a trabajar.

Si hay que untarles, se les unta. Pero ojo, de vuestras dietas.

Tener las rotativas paradas me cuesta...

(TODOS) ¡Un dineral! Pues sí, coño, un dineral.

"One moment". ¿Qué has averiguado?

Las chicas del Garden me están quitando mucho negocio.

Son buenas, las muy putas. No me digas cómo está el negocio.

El nombre del chulo de la Nati.

(SUSURRA) Goyo Manzanares. ¡Honorio!

Ponle a la señora otra ronda y a mí pásame el teléfono.

(SUSURRA) Apúntame la dirección. Claro.

-Aquí tienes.

¡Eh! ¿Te pasas luego por el gimnasio?

(TARTAMUDEA IMITÁNDOLO) ¿No tuviste bastante con la tunda del otro día?

¡Ahí va! Estás gracioso hoy, ¿eh, cabrón?

Es más bruto que un "arao". (ASIENTE RIENDO)

Peluso, ya tenemos al chulo.

Ya sabes lo que eso significa. Que te dé un puesto en primera fila.

Efectivamente.

(Motor en marcha)

Tú y yo somos como dos novios. Yo te invito, tú me das un besito...

Si a mí me da igual, pero Camacho, vamos...

Ese es perro viejo, como yo. Sabe que yo tengo mis fuentes.

Eso os interesa.

Tu membrillo será de fiar, pero llevamos ya tres horas y nada.

(CANTURREA RESOPLANDO)

¡Ahí sale alguien! Mira qué pinta de luqui. ¡Son ellos, vamos!

(CHASQUEA LOS DEDOS)

¡Eh, eh, tú para allá!

Venga, a comisaría. Soltadme, por favor.

A la chica también, que igual sabe algo.

¡Que soy Clara! ¿Clara?

¿Le quieres decir que me suelte? Suéltala.

No me jodas. ¿Pero tú estás loca?

¡Guarra! (LE ESCUPE)

¡Será cabrón! ¡Lleváoslo de aquí!

Madre mía, con usted no gano para pañuelos, ¿eh?

¿Se puede saber a qué juegas?

¡No te puedo dejar sola!

Me enteré de que ese era el chulo de Nati y fui a hablar con él.

¿Ese era tu plan? ¿Y no me lo dices? Claro, como tú me cuentas todo...

Si te llega a pasar algo, Rodrigo me mata.

Vamos a hacer un trato: acabamos esto juntos

y luego cada uno por su camino, ¿vale?

¿Vas a dejar de tratarme como a una niña?

Ya veremos.

Te he sorprendido, ¿a que sí? Desde luego, estás como una cabra.

Pero tengo madera de periodista. Que sí, que me va a dar un calambre.

¡Pero bueno! ¿Tú no eres la periodista?

¿Qué quieres? ¿Cambiar de oficio? -¿Dónde va a ir que más valga?

Con esos muslitos de pollo... (RÍEN TODAS)

Vengo a ver si me cuentas a mí lo que no le has contado a la poli.

¿La reconoces?

(Máquina de escribir)

(DESAFIANTE) No.

Natividad Pérez.

Estrangulada...

violada... y apaleada hasta morir.

Joder.

¿La Nati?

¿Por qué no hablaste de Goyo en comisaría?

Por otro de estos te doy hasta su número del carné.

Era una de tus chicas. Te debía dinero, le pegaste una paliza

y se te fue la mano. (FRENÁNDOLO) Eh, eh, eh.

Yo a mis chicas nunca las toco. (INCRÉDULO) Ya.

Vienen porque quieren.

-Goyo era el chulo de Nati y de otras del Garden pero él no ha sido.

-Yo en esos días estaba en Bilbao por un negocio.

-Mi coche no está fichado y le dije que le llevaba a Bilbao.

Por un precio.

-Pregúntale a la Luci. Fue ella la que me llevó.

¿Por qué no dijiste nada?

Si mi novio se entera, a él lo capa y a mí me deja como a la Nati.

¿Y Nati tenía algún novio?

-Vayan a mi casa. Comprueben que hay parte del contrabando que traje.

Metedme un puro por eso si queréis.

Pero yo a la Nati no la he matado.

-Habla con un tal Kevin, un soldado de la base.

Nati bromeaba con que era su novio. ¿Kevin qué?

(HACIENDO MEMORIA) Kevin... Smith.

-Muy bien. Si estamos todos.

¿Qué?

¿Ha cantado ya el pájaro? Aún no tenemos nada, jefe.

Dice que estaba en Bilbao la noche que mataron a Nati.

(CARRASPEA) ¿En las Vascongadas?

(CARRASPEA) Gregorio Manzanares.

Proxeneta, matón...

y ahora, asesino.

¿Qué más necesitamos para meterle un puro a este hijoputa?

¡Sácame a la señorita, te he dicho mil veces que no pinta nada aquí!

(GRITA) ¿Hablo en chino o qué? (CALMÁNDOLO) Bueno, bueno.

Bilbao, ¿no?

¿En qué parte de Bilbao me has dicho?

Rodrigo, ya tenemos al asesino de la chica del abrevadero.

Su chulo.

Sí, un clásico.

Ha confesado, aunque Camacho ha tenido que convencerlo.

Otro clásico.

¿Pero qué haces, niña? Él no ha sido.

¿Cómo lo sabe?

Luci no dijo toda la verdad cuando la interrogasteis.

Estaba con él en Bilbao. Es su coartada.

¡Ya estamos!

Pero...

tengo otro nombre.

Ahora le vamos a hacer caso a una puta, ¿no? ¡No me jodas!

Y no quiero ver a este por aquí. No le podemos cargar el muerto.

Sería un error. No sería la primera vez.

Como lo de colgarle el mochuelo de los crímenes del rosario

a ese pobre diablo de Garcés.

Tenemos un nuevo sospechoso.

Un soldado de la base americana de Torrejón.

¿Tú qué quieres, tocarles los huevos a los americanos?

Sí, no removamos cierta mierda, que tu jefe se acojona.

No, no, no. Vamos, jefe, aquí no.

Llévatelo de aquí, anda. (RÍE) ¡El otro!

Aquilino, nos vemos.

Danos un poco más de tiempo para resolver el tema.

Entremos en la base, a ver si hablamos con el americano,

con este tal... este... Kevin Smith.

Ese. (MARGARITA) ¿Eso lo sabe la poli?

No quieren andar en el tema. Han tapado rápido el asunto.

Desaparece el cuerpo, encuentran rápido a un culpable...

¿Es una pista sólida?

(ASIENTE) (ASIENTE)

(CANTARINA) ¡Un regalito! No os hagáis ilusiones.

Es para la nueva. ¿Para mí?

(SUSPIRA) ¡Qué suerte tienen algunas!

Bueno, ¿qué hacemos? (ANÍBAL CARRASPEA)

No sé si la censura nos dejará decir ciertas cosas del amigo americano.

(IRÓNICO) Gracias, Aníbal, es justo lo que necesitaba para decidirme.

Vamos a tocarles las narices a la censura, a los americanos,

y al sursuncorda. ¡Aguantamos el cierre!

¡Ese es mi Rodrigo! (A ANÍBAL) ¡Quita, meapilas!

Ya me dirás cómo narices nos colamos en una base militar americana.

¿Qué pasa, Miguelón?

A ver si monto una partidita en casa y te desplumo como un pavo.

Oye, ¿tú sigues llevando esto de la lavandería de los americanos?

(Máquina de escribir)

¿No sería mejor que les enseñáramos el carné de prensa?

¿El carné de prensa? Nosotros somos de "El Caso".

Somos incómodos, hacemos preguntas. Bueno, es nuestro trabajo.

Nuestro trabajo es tocar los cojones. Déjame hablar a mí.

(MUSITA) Para. Para. ¡Para, que lo atropellas!

Que sí.

Hola. "Hello, Scott!"

¿Y Miguelón? (VACILA) Nosotros somos los dueños.

Se han quejado de que las camisas de gala estaban sucias.

¿Hoy no viene Miguelón? (A CLARA) Míralo, esto está sucio.

Me voy a cagar en la madre que "trujo" al Miguelón.

(SUSURRA) ¿Cómo se dice "perdón" y "limpio"?

"Sorry" y "clean".

"Sorry, tomorrow clean".

¿Ok, Scott?

(Claxon)

¡Que sí, coño!

"Good morning!"

"Laundry".

¿Kevin Smith?

Tú dirás cuál es el plan. Aquí hay 2.000 soldados. Por lo menos.

Habrá que encontrar a ese tipo y que no nos pillen husmeando,

no montemos un conflicto internacional.

O sea, que no hay plan. No hay plan, no.

(RESIGNADA) Muy bien.

A ver esos.

Coño, siempre lo digo. (SUSURRA) ¿Y ahora qué hacemos?

(Música de suspense)

(HABLAN EN INGLÉS)

(RESOPLA)

Eh.

¿Kevin Smith? "Over there".

-"Over there, yeah". ¿Allí?

"Yes". "Thank you".

(UN HOMBRE HABLA EN INGLÉS)

(CANTA "CUMPLEAÑOS FELIZ" EN INGLÉS)

(LE DICE EN INGLÉS QUE NO ES SU CUMPLEAÑOS Y TODOS RÍEN)

(LE DICE EN INGLÉS QUE ES EL SUYO)

(TODOS RÍEN)

(Música de suspense)

¿Kevin Smith?

¿Kevin?

¿Eres Kevin Smith?

(ACENTO INGLÉS) ¿Quién eres?

Puede que esta te guste más. Es más reciente.

(ATÓNITO) "What the f...?" (AFECTADO) Nati...

Yo la quería.

Podría "ser" mi novia si ella "querido".

¿Y qué pasó? ¿Te pusiste celoso?

¿Querías que fuera solo para ti?

No, no, no. Ella me dijo que lo quería dejar.

Que iba a ser un último trabajo por el que le iban a pagar...

mucho dinero.

¿Un trabajo dónde?

Aquí, en la base.

Yo recogería a las chicas del Garden para...

¿Cómo se dice?

Juergas que hacíamos de vez en cuando.

Cuando iba a devolver a las chicas al Garden,

Nati no está entre ellas.

Yo la busco por toda la base, toda la noche...

(LE HABLAN EN INGLÉS) ¡Un momento, un momento!

¡Quita, coño, ya, hombre!

(Música de suspense)

Así que periodistas.

"El Caso".

Han entrado en una base americana ilegalmente.

Esto es territorio estadounidense.

Tenemos leyes muy duras para esto.

Venimos por una compatriota muerta a manos de uno de sus soldados.

Imagino que también tienen leyes muy duras para eso.

Están en un lío diplomático de cojones.

Así es como lo dicen ustedes, ¿no? "Niquelao".

Quiero hacer una llamada a mi abogado.

Las niñas bien, que tienen abogado.

(Marca el número)

Hola, papá.

¡Me has engañado! No es tu sobrina, es la hija de López Dóriga.

Sí, te he engañado. Si la sobrina de mi mujer es un adefesio.

Encarnita. Te la presenté cenando. ¡No me líes!

Llevo dos días con la hijísima del segundo de Fraga.

¿Y si le pasa algo? ¡Esa chica es muy impulsiva, está muy loca!

Por eso está contigo. ¿Con quién mejor?

¿Cómo se te ocurrió?

Esta gran patria que es España

abre sus puertas a nuevos aires que la hacen

aún más grande e incorruptible.

Hordas de turistas empiezan a invadir nuestras playas

en busca del glorioso sol que nos ilumina,

de sus gentes amables y hospitalarias

siempre dispuestas a agradar al extranjero.

Un gran discurso. Lo ha escrito usted, ¿me equivoco?

(ASIENTE) Mi padre a veces me deja escribirle alguna cosa.

(SUSURRA) Aunque no se fía mucho.

No sabía que la hija de don Fernando López Dóriga fuera mujer de letras.

Periodista. Acabo de llegar de Londres.

Escribía en "The Sunday Times".

En cualquier caso, un buen currículum, señorita.

Señora.

...dan fe con rigor y orgullo nacional.

Corren nuevos aires también para cierto tipo de prensa

a la que no vamos a permitir más excesos.

Esa parte va con dedicatoria. Eso es aportación suya.

Yo defiendo la libertad de prensa. Mírelos.

Este país está en las cavernas.

Rodrigo Sánchez, director de "El Caso".

¿De "El Caso"? (SE INTERRUMPE) Haciendo...

(SUSURRA) Sí. Haciendo honor a nuestra historia.

Pero Uds. son los únicos que cuentan lo que de verdad pasa en este país.

Cualquier periodista mataría por trabajar en su periódico.

Y la contraté allí mismo. Como no tenía papel,

aquí lo rubricamos. (RÍE) ¿Qué te parece?

Tú siempre has defendido nuestra independencia.

¿Y metes al enemigo en casa? Es una baza contra López Dóriga.

Es su niña mimada. No funcionará.

Jesús, estamos siempre al borde del cierre.

Tú hazme caso. Esa chica es una buena jugada.

Nos ha sacado de un lío. Su padre no va a estar siempre ahí.

¡No voy a estar siempre ahí para sacarte de los líos!

¡Y que sepas que si sigues en ese periodicucho

te vas a meter en ellos, y muy gordos!

-Hermano, que ya no es tu niña pequeña.

-Tú te callas, que eres la culpable de todo esto.

-Modérate, que estás en mi casa. -¡Ah, bueno, esa es otra!

No sé qué narices hacéis viviendo todavía aquí.

-Esta era la casa de nuestros padres. Fernando, aquí están divinamente.

-Ahora mismo llamo a la embajada y que os asignen una casa de una vez.

-Pues yo no estoy para pamplinas. Clara, cariño, tengo un taxi abajo.

Un besito.

¡Mua!

Lo dicho: estás en tu casa. El tiempo que queráis.

-Clara, hija.

Te quiero fuera del periódico y de esta casa.

Que no se hable más. No voy a dejar el periódico, papá.

Soy buena periodista. Tonterías, niña.

¡No digo tonterías y no soy ninguna niña!

¡Ni se le ocurra tocar a mi mujer!

-Tú cumple con tu obligación y déjala embarazada de una puñetera vez.

Monta una familia como Dios manda.

Quítale las ganas de jugar al "Reporter Tribulete".

Vámonos, Rosa María.

(Máquina de escribir)

(Música de suspense)

Desde que está la morena nos visitas más a menudo, sinvergüenza.

Pepe Garcés va a salir de la cárcel.

¿Desde cuándo lo sabes? Olvídate ya de él.

Ya no tienes que visitarlo más. Todo ha terminado.

El asesino del rosario ha pagado por sus crímenes.

Garcés no es el asesino del rosario. Mira, Jesús...

Llevas ya más de 20 años obsesionado con este caso

Él mismo confesó. Te lo ha dicho a la cara muchas veces.

No voy a descansar hasta encontrar al asesino de tu hermana, Miguel.

Tu morena.

A ver, el testigo de la desaparición de Nati, el tal...

Han enviado a Kevin Smith a Vietnam. Jo, qué mierda de día.

¿Y ahora qué hacemos? No hay testimonio, no hay caso.

-Y no hay portada. -¿Y lo mandan a Vietnam?

Suena a castigo, ¿no? O a que no quieren que hable.

Coño, si tuviéramos un día más... (SUSPIRA, FASTIDIADO)

Pero no puedo esperar más, tengo la rotativa parada y me cuesta...

(TODOS) Un dineral. Pues sí, coño, un dineral.

El chulo de la chica es el culpable. Hay confesión, ¿no?

Confesó a base de hostias, Rodrigo. ¿Vamos a publicar eso?

¿Tú quieres seguir? Pues ya tenemos artículo para la semana que viene.

Mientras tanto, le doramos un poquito la píldora

a la Santa Brigada de Investigación Criminal por descubrir al culpable.

Ese tío es un "chuloputas", Jesús. Un "chuloputas" obligado a confesar.

Igual que Garcés, ¿no?

¡Señores, no oigo esas máquinas y tenemos un número que publicar!

(Máquinas de escribir)

(Música dramática)

¡Buen día! Nos vemos la semana que viene.

Buenos días. "El Caso", calentito, recién llegado, ¿eh?

(GUARDIA CIVIL) Buena suerte.

¡Garcés! ¡Coño! Sabía que estarías esperando.

Venga, Pepe, que tú ya has pagado lo tuyo.

Ya me puedes decir la verdad, ¿no? Solo quiero ver a mi familia.

¿Tu familia? A tu familia le vino muy bien que te cargaran el muerto.

Fue meterte en la trena y les cayó un estanco.

¿Cuántas veces te han visitado en estos veintitantos años?

No sé, seguro que tú las has contado y todo.

Pepe... Pepe, tú no eres el asesino del rosario, coño.

Hiciste un trato y yo lo sé. Solo necesito oírlo de tu boca.

Venga, Pepe, por esas chicas que han muerto.

¡Llevas ahí toda la puta vida! Escúchame...

(Claxon)

(FASTIDIADO) Coño. Camacho de los cojones.

¡Pepe, échame una mano, coño!

¡Hombre, comisario! Pasaba por aquí.

Ya. Huele a mierda... Desde luego.

Garcés, sube, que te llevo a casa. -No, prefiero ir andando.

A mí sí puedes acercarme a la redacción, Toñito.

Claro, hombre, sube al coche.

(Música de suspense)

(Música de suspense)

(HONORIO) Buenos días, Jesús. Eh.

(BORRACHA) Pensaba que "El Caso" era distinto.

Un buen titular, un culpable que no le importa una mierda a nadie

y todos contentos.

Cuando vivía en Londres recibía "El Caso" por correo cada semana.

Lo devoraba.

Miraba vuestras fotos,

soñaba con estar aquí algún día...

¿Cuántas copas llevas?

Así que ya ves, te admiro desde hace mucho.

Y eso que esa foto no me hace justicia.

No, en persona pierdes.

Sobre todo cuando te das por vencido.

¿Y qué quieres, que nos vayamos a Vietnam a buscar a ese soldado?

Si ahí está la verdad, sí. Sí, claro.

Y tu papá nos saca los pasaportes. Mi padre odia este periódico.

Y más desde que estoy yo en él. (RÍE)

¿De qué te ríes? Eso le va a encantar a Rodrigo.

Bueno, ¿qué hacemos?

Volver al principio.

(Música de suspense)

A ver, sabemos que Nati no fue asesinada aquí.

Tuvieron que traerla en coche.

Ahí tenemos unas rodadas de Jeep. (ASIENTE)

(Música de suspense)

Llegan justo...

hasta aquí.

Debió de sacar el cadáver del maletero.

A ver... La dejo allí.

Así que debió de hacer... Este recorrido.

(PARA SÍ) Este recorrido.

Más o menos.

Cuidado.

(LEE) "D. R."

(LEE) "D. R."

(Música de tensión)

¡Ay!

¿Lo ves?

A los malos siempre se les olvida algo.

Y a la policía. Esos siempre van con prisa.

Sobre todo, si la muerta es una puta sin importancia.

A ver.

Parece del ejército americano.

(Música de suspense)

(PARA SÍ) "D. R."

Eh, Cla... ¡Eh, Clara!

¡Clara! ¡Eh! ¿Adónde vas?

(Máquina de escribir)

Andrés, no le digas nada a mi padre. Es una sorpresa por su santo.

No se preocupe, señorita, soy una tumba.

Vaya.

Tengo que ir a por la llave. Espérense un segundo aquí.

¿Qué hacemos?

Mi padre tiene un censo de los soldados de la base

con sus altas y sus bajas. Eso es material clasificado.

Si nos pillan a ti te dan un cachete pero a mí me meten en la cárcel.

Ya. (IRÓNICO) Ya.

Ya estoy aquí. Perdonen.

Todo suyo. Gracias.

Gracias, Andrés.

(Música de tensión)

Esto es cubano de la misma Cuba, ¿eh?

Claro que sí, ponte una mientras nos detienen.

¿Me quieres ayudar?

(NERVIOSA) Hay que buscar las fichas de los soldados con iniciales D. R.

D. R. ¿De acuerdo?

D. R.

A ver.

Según la graduación, este mechero pertenece a un teniente.

En estas fichas solo hay uno.

El teniente Dylan Richardson. D. R.

(CHASQUEA LA LENGUA)

Sí, el teniente Richardson venía muchas noches al Garden.

Era muy popular.

¿Popular por qué? El moreno se las gastaba bien.

-Eso es un mito, yo conozco a dos en el gimnasio

y es todo de boquilla.

(IRÓNICA) -Sí. (LUCI) -Ya, ya.

Bueno, o eso contaban. Allí estaban todas loquitas por él.

Pero no viene a por eso. Solo viene a beber. Tenía novia.

¿Nati? No, otra: la americana.

Esa.

¿Kerry? De hecho...

desde que desapareció la Nati, ni el teniente ni ella han vuelto.

La cosa se complica; sí, señor. Ese tipo pudo matar a las dos.

Ya no está en la base,

pero tampoco ha sido enviado a Vietnam ni a ninguna parte.

Vamos, que no ha salido de España.

A ver, chavales, Dylan Richardson anda suelto por Madrid.

Parece que no ha salido del país, pero quizá use una identidad falsa.

¿No?

Tampoco debe de haber muchos negros en Madrid, y tan grandotes, ¿no?

(GERMÁN) Si sigue aquí, alguien le habrá visto.

Estará escondido, pero a saber dónde.

(PARA SÍ) "Encuentre al mulato de cafés El Califato".

¡El concurso de la radio!

Repite eso.

Encuentre al mulato de cafés El Califato.

Si usted ha visto a nuestro hombre puede ser el ganador del concurso.

(RADIO) "Llame al teléfono 2100057.

Seguimos sin encontrarlo. Puede que sea su día de suerte.

Encuentre al mulato de cafés El Califato.

(Radio: salsa)

-"Oops, sorry". Buenos días. -Buenos días.

(RADIO) "Continúa la búsqueda. ¿Será usted el afortunado?

Encuentre al mulato de cafés El Califato.

Llame al teléfono 21000..."

-Pasen, pasen, pasen. El mulato está aquí.

¿He ganado?

-Habrá que ver que es a quien buscamos.

-Por aquí.

Por aquí.

-"What the hell...? Hey, who are you?"

"What's going on?" -Efectivamente, gana Ud. el concurso.

-¿Dylan Richardson?

(ACENTO INGLÉS) -¿Qué queréis? -Semanario "El Caso".

Queremos hablar con usted.

-La americana. -Dos pájaros de un tiro.

(DYLAN) Somos ciudadanos de los Estados Unidos.

No pueden tenernos aquí.

"For Christ's sake", ni siquiera son policías.

Si quieren les llamamos, pero ellos no van a ser tan razonables.

¿Fuiste tú? Porque este mechero es tuyo.

¿Y tú qué?

¿Lo encubriste? (DYLAN) Ella no hizo nada.

Nosotros no matamos la chica.

"This is insane". Quiero hablar con policía.

-Aquí tienes los papeles.

Con esto pueden salir de España. Son dos visados de la embajada.

Sí, pero ya no los van a necesitar. Prefieren hablar con la bofia.

(ACENTO INGLÉS) No tenía que entrar en ese despacho a esas horas.

Mi padre...

no quería vernos juntos.

Y menos tener un nieto negro.

(STEVENS JADEA)

Venga, Nati... -No.

-Yo solo quiero hacer esto contigo. -No, sabes que esto no lo hago.

¡Ay!

¡Ay, ay!

(LLORA)

(STEVENS JADEA MUY FUERTE)

(NATI BOQUEA, ASFIXIÁNDOSE)

(STEVENS JADEA MUY FUERTE)

-Iba a mandar a Dylan a Vietnam. Yo, a América. Lejos de él.

(JADEA) -¿Nati?

(Música de tensión)

¡Nati!

¡Nati!

(KERRY, LLOROSA) Entré para... convencerle de no hacerlo.

Y la vi.

No podía creer lo que había hecho.

Me dice que no quería, que fue un accidente.

(STEVENS LE EXPLICA EN INGLÉS QUE HA SIDO UN ACCIDENTE)

-Me suplicó "de" no decir nada.

Nos ofreció un trato.

(Música de tensión)

(JADEA NERVIOSA)

Lo ayudábamos a deshacerse del cadáver.

A cambio nos dejaría marchar juntos.

(HABLAN EN INGLÉS)

(KERRY) Para él, la chica ya estaba muerta,

así que ganábamos los dos.

(EN INGLÉS)

(KERRY) La chica muerta tenía que ser yo.

Así no me buscaba nadie y él quedaba como un pobre padre

que ha perdido a su hija.

(Música dramática)

(Música dramática)

Amén.

Teníamos que haber hablado con policía.

Ese hombre es...

Es enfermo, es...

Es un loco.

-Ahora, los papeles.

Germán, acompáñalos.

Hay que esperar a que llamen de la embajada

para que podáis salir por valija diplomática.

Cuestión de horas. Un día o dos, a lo sumo.

Bueno, pues nada.

(CARRASPEA)

Gracias.

-Llamamos ya a la policía, ¿no? ¿Para qué?

Es un comandante americano. La policía no puede hacer nada.

Si conseguimos que salga de la base ya estará en suelo español.

Deberíamos ponerle un cebo. Ahí.

Dile a Luci que le diga que han llegado chicas nuevas.

Querrá comprobar el género. Sí, esto está muy bien.

Podéis usar a su hija para que confiese.

Con una confesión la policía tendría que actuar.

Un momento, que no me entero. ¿Qué confesión? ¿Qué policía?

¿Lo de los visados no es verdad? (RÍE)

No creo que lleguen muy lejos con resguardos de tintorería.

Lo que sea por un buen titular.

Pero también por hacer justicia.

Hay una muerta. Esos dos membrillos son dos encubridores.

(DUBITATIVA) Ya, pero...

¿Algún problema moral?

(Música de tensión)

La policía ha de estar al llegar. A ver si logramos que hable antes.

Entro yo primero y en unos minutos me mandas a la chica.

De acuerdo.

(Jazz a un volumen tenue)

(Bullicio)

Déjanos solos, guapa. "What are you doing here?"

Periodista de los cojones. Ha mejorado tu pronunciación.

¿Ibas a matarla como a Nati o eso lo dejas para ocasiones especiales?

No digas estupideces. Yo no he matado a nadie.

¿No?

(AMENAZANTE) Estás jugando con fuego, soldado.

(DESDEÑOSO) ¿Soldado?

(LA INSULTA Y LE PREGUNTA FURIBUNDO QUÉ LE HA CONTADO, EN INGLÉS)

¡Suéltala, hijo de puta! "Get out of my way!"

(LE DICE EN INGLÉS A SU HIJA QUE ESTÁ MUERTA)

¡No te vas a salir con la tuya, hijo de puta!

(AMBOS FORCEJEAN)

¡Que no te vas! "Get out of my way!"

Jesús, ¿estás bien? ¡Qué hijoputa! ¡Que se va!

¡Cuidado, que se va!

(GRITA) ¡Eh! (GRITA) ¡Cabrón, hijo de puta!

(GRITA) ¡Vamos, que se nos va!

(Arranca)

¡Detenedla!

(KERRY) "Let me go! No!"

(Música trepidante)

¡Dale, que como entre en la base lo perdemos, Massiel!

Lo sé.

¡Dale, que lo perdemos!

Agárrate. Joder.

¡Venga, que lo tenemos!

(GRITA) "Stop, stop!" ¡Para, cabrón!

(Derrape)

(Frenazo del coche de Clara)

(Música de tensión)

(GRITA) "Stop!" (GRITA) ¡"Stop, stop"!

(Derrape)

(GRUÑE DE RABIA)

¡Qué cabrón!

(JADEA CANSADA)

Está en otro continente, ya no hay nada que hacer.

Si lo hubiéramos pillado fuera tampoco habrías hecho nada.

Vamos.

"Existen dos clases de justicia:

la justicia humana, tan nuestra,

tan imperfecta,

la que permite que los delitos más atroces

queden impunes.

Pero luego existe otro tipo de justicia:

la que escapa de nuestras manos,

una justicia divina que al final se impone...

Se impone... Coño... Se impone... ...inexorable, inquebrantable,

implacable. Gracias, Marga.

A mandar, y escribe calladito, Jesús, que no te están tomando la lección.

...se impone implacable.

Por un error en la identificación de la víctima

descubierto por una de nuestras periodistas,

Clara López Dóriga... No, no, Clara López.

López Dóriga suena mucho mejor. Que se sepa de quién eres hija.

...un error después subsanado gracias al buen hacer

de los agentes de la Brigada... ¿Salimos con eso en portada?

¡Claro! Insisto.

Cualquier cosa sobre los americanos se mira con lupa.

Que sí, hombre, que sí.

¡Aníbal! Sí.

¿Ya? Todo tuyo.

Venga, te lo "cervanteo". A cuatro páginas.

Con sus epítetos y florituras. Venga, dale.

Los del "Ya" dicen que a la chica la encontraron

en un pinar y que se había suicidado. ¡En un pinar!

¡No me fastidies! Ya tienen su versión oficial.

Y al asesino, en Vietnam. (MORDAZ) Ya está, caso resuelto.

Papá...

Hija, quiero disculparme por lo ocurrido.

Pero si quieres seguir siendo mi hija levántate ahora mismo y acompáñame.

(Silencio tenso)

De eso nada, papá. Este es mi sitio. ¿Ves la foto?

¿Cree que no me he percatado de su estrategia contratándola?

Don Fernando, su hija es oro puro. Hágame caso, tengo buen olfato.

(COHIBIDO) Pero vaya, que si quiere llevarse a su hija...

La chica se queda.

Pues nada, si no quiere nada más, aquí tenemos un número que publicar.

Ya, ya.

Trabajen, trabajen.

Ya encontraré yo el modo de cerrar ese agujero.

-Entonces, ¿salimos con los americanos en portada?

¡A página completa! ¡A página completa!

¡Don Fernando, dice! ¡Venga! ¡Todo el mundo a trabajar!

¡Esas máquinas, no las oigo!

(Máquinas de escribir)

Jesús Expósito,

para "El Caso".

(Música sesentera animada)

(MOHÍN DE CANSANCIO)

(Gemidos sexuales de fondo)

(Música de suspense)

¿Qué haces aquí?

¿Y tú?

(Música de tensión)

(SUSPIRA, ATÓNITA)

¡Clara, espera!

(Teléfono)

¿Dígame? "Jesús".

¿Qué pasa, Peluso?

"Un ahogado en el Puente de los Franceses".

(FASTIDIADO) Joder...

Voy para allá.

(RESOPLA, FASTIDIADO)

(Música de suspense)

Pepe Garcés.

No es culpa mía que a Gerardo le dé asco acostarse contigo.

-¡Qué hijo de puta!

-Mi amor, déjame explicarte...

(DESCORAZONADA) ¿Qué hago ahora? Trabajar y disfrutar.

Un tipo normal, aparentemente sin rencillas con nadie.

Llevaba una vida tranquila. Y más tranquila que la va a llevar.

(EL APUÑALADO GRITA)

"¿Quién sabe si el asesino..."

"...perdió su cordura en aquel mismo momento?" Lo veo.

Una institución que debería velar por el cuidado de los enfermos

termina enloqueciéndolos aún más".

(SUSPIRA SOBRESALTADA)

Suéltala.

Asun era tu amiga. Nuestra amiga.

Ella y las demás se merecen que al verdadero asesino

lo cuelguen por los huevos.

(CAMACHO) ¿Hace daño? (EL ATACANTE GRITA FUERA DE SÍ)

-Por favor, ¿queréis dejarlo ya? Lleváis más de 20 años así.

-Una mujer tan guapa no debería andar sola a estas horas.

-¿Este que acaba de pasar no es Fernando Fernán Gómez?

No sé, yo creo que sí.

¿No me puedo mover sin que me sigas como una gallina clueca?

-¿Dígame?

-Lo de mi hija está resuelto. En cuanto a "El Caso"...

solo me queda una baza.

Mira... (PEDORRETA)

Aúpa.

El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 1: 'El crimen del abrevadero' - ver ahora

Desaparecida

Desaparecida cuenta la historia de Patricia Marcos, una joven adolescente que una noche desaparece sin dejar rastro el día que cumple 18 años. Para celebrarlo, se va con su prima Cris a las fiestas del pueblo de al lado. Tras una discusión con su madre, convence a su padre para que pueda volver más tarde, pero Patricia nunca llega a casa. Este suceso moviliza a toda la familia Marcos y a la Guardia Civil, que investigará a la joven y desvelando detalles de ella. 

Está protagonizada por Carlos Hipólito, Luisa Martín y Miguel Ángel Sola. Este último repetiría en el spin off de la serie: UCO¿Quieres saber si logran encontrar a Patricia? Dale al play y no te pierdas la serie completa con sus trece capítulos en RTVE.es

No recomendado para menores de 7 años Desaparecida - Capítulo 1: Día 1 - Ver ahora
Transcripción completa

¿Hola? Hola, cariño.

¿Dónde te habías metido? Nada, que he llevado a María.

¿Te has acordado del pan? Mierda.

¡Ay, Diego! Sonia, ¿dónde estás? Avisa a tu hermana, venga.

-Patri.

Eso también podía hacerlo yo, venga. Saca una barra del congelador.

Patricia, vamos a cenar. -¿No sabes llamar?

-También es mi cuarto.

-Ya, y el baño es de todos y se llama antes, ¿no? Ven.

Ven aquí.

Pon el dedo aquí. -¿Qué es eso?

-Nada, ni se te ocurra decírselo a mamá, que te acuerdas.

-¿Te duele? -No, no me duele.

Y venga, dile a mamá que ya voy, ¿vale?

Teléfono

Gerardo, ¿puedes? Voy.

Sí.

Qué hay, Lola. Pues bastante liados. Sí, un momento.

Alfredo. ¿Qué?

Tu mujer.

Acaba tú con esto, anda.

Dime.

No sé qué te quiere decir tu hijo.

¿Te importa que te coja el coche? ¿Qué dice tu madre?

Que lo que digas tú. Yo he dicho que no.

Ya sabes. ¡Joder, papá!

-¡Alfredo! Os dejo, que estamos muy liados.

Que no, Diego, que no, vas en autobús, en taxi o no vas.

¡Joder! ¡Diego, no digas tacos!

¿Y tu hermana?

-Viene ahora. Ahora era ya hace 20 minutos.

-Me voy a dejar la pasta en el taxi. El dinero te lo doy yo.

Y te vienes con tu hermana.

Venga ya, ¿tengo que venir con ella? Y con Cris.

No pago dos taxis. Joder.

¡Diego! ¡Patricia, hija! -Voy...

Le habrás comprado algo. Que sí, pesada.

-Mamá, me voy.

Que está abajo Cris esperándome. Cariño, ¡que te he hecho tortilla!

Tomaremos algo por ahí. -Yo también quiero ir.

Lo que me faltaba. Y vosotros, a las tres en casa y juntos.

-Joder, ¿a las tres? Te doy una bofetada.

-¿Ni cuando cumplo 18 me dejas sin hora?

Los 18 los cumples mañana. Y tápate un poco.

Parece que llevas un cinturón. Me pondré un burka.

¿Me das el dinero? Para eso sí, siempre estamos.

Quédate a cenar. Que no.

Que me está esperando Cris. Y podías arreglar tu armario.

Cualquier día me voy y no vuelvo.

No caerá esa suerte.

Vete a la mierda. ¿Qué?

Nada. ¡Patricia!

Patricia...

Anda que te ha costado, creí que ya no bajabas.

Patricia, ¡Patricia! Hasta luego, tía.

¡A las tres en casa y juntos!

-Eso es pisar el suelo.

Y lo demás es joderlo.

-¿Eso también se lo dices a tu novia? -Novia, ¿qué novia?

-La que se saldrá sola si no curras bien.

¿Y vosotras aún aquí?

¿Te ha llamado ya mamá? ¿Ya habéis discutido?

Jo, papá, dice que vuelva a las tres. ¿Y?

Cumplo 18 años.

Papá, todavía queda una semana para que empiecen las clases.

Y son fiestas. Además, te prometo que me vuelvo con Diego.

A ver, ¿a qué hora quieres llegar?

Pues no sé...

¿A las seis?

A las cuatro. A las cinco.

-Jefe, se la cuido yo.

Sí, entonces a las dos. A las 4.30, en punto, y avisa a tu hermano.

-Vale, papá.

Mami, ¿por qué Patri y tú siempre os enfadáis?

No, no estamos siempre enfadadas. Pero Patri y yo nos parecemos mucho.

Y por eso discutimos.

Yo no voy a reñir nunca contigo.

¡Huy! ¿Que no vas a reñir...

...nunca conmigo?

Eso no lo verán mis ojos. Venga, a la cama, venga.

Oye, has perdido un pendiente. -¡Joder!

Son de los nuevos, lo pierdo todo. -Patri...

Te ha llegado esto por correo esta mañana.

-¿A mí aquí? -Sí, será de tu admirador secreto.

-Richi, ya te dije que no, ¿vale?

No quiero problemas. -Joder, que no es mío.

Te lo juro por mis muertos.

-Más te vale.

-Entonces ¿esta noche me invitarás a una copa?

-¡Richi!

Acuérdate de comprar el tabaco. -Sí, jefe, no se preocupe.

Niña.

Toma, para que invites a tus colegas.

¡Gracias, tío! -Felicidades, Patri.

-Gracias, chao.

-Y no bebáis mucho.

(AMBAS) Una mano, otra mano.

Un besito en la nariz.

El solo ya se está acostando.

Mi niña se va a dormir.

Huy, ahí va.

Pero qué suerte tengo.

Soy una mamá muy afortunada. Mamá...

¿Qué? Deja la luz encendida un poquito.

Ya está, ¿vale, mi vida? Buenas noches, te quiero.

Alfredo, Alfredo.

¿Eres tú? Y quién iba a ser.

¿Qué haces levantada a estas horas? Pues esperar a tus hijos.

Tú te crees, las 3.30 y no han vuelto.

Bueno, mujer, no te preocupes, les di permiso hasta las 4.30.

Ah, muy bien. ¡Ay, mujer, son fiestas!

Qué más da. ¿Qué más da?

Bonita manera de educarlos, ¿así cómo me van a respetar?

Lola, por favor, venga.

Podías haberme avisado.

Así no estaría preocupada. Se me pasó.

Teníamos lío en el bar, yo qué sé.

Oye, oye, oye. ¿Qué?

Si quieres, te compenso. No estoy de broma.

¿A ti te parecen bien estas horas de llegar?

Coño, mamá, qué susto.

¿Y Patricia?

Estará en la cama, ¿no? ¿Y estaría preguntándote por ella?

Yo qué sé. ¿Cómo que yo qué sé?

Habíamos quedado en que volverías juntos.

Mira qué cara tienes. ¡Joder, mamá!

Son fiestas, coño, me dijo que venía con Cris, se habrá liado.

Hostia, déjame en paz.

¿Se habrá liado?

Yo es que os voy a liar a los dos, pero bien liados os voy a liar.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

Que tu hija aún tiene el móvil desconectado.

Voy a salir a buscarla.

¿No será mejor que llames al de Diego?

¿Diego? Diego acaba de llegar.

Solo y como una cuba.

Pues estará con las amigas, mujer.

Las niñas están todas en sus casas, las acabo de llamar.

¿Y Cris?

Cris dice que la dejó con el taxi en el centro, así que tú me dirás.

Arriba, bella durmiente.

A ver dónde puede estar.

Yo qué sé, papá.

¿Sabes si tiene novio? Tendrá sus rollos, como todos.

Oye, a mí tampoco me apetece salir. Pues nos quedamos.

Como yo soy el que aguanta a tu madre.

Y qué hago yo, no haberte casado.

Si me ayudas un poco, antes la encontramos.

¿Vale? A ver...

¿Dónde soléis ir? A ningún lado, hay toque de queda.

A un after.

Pues venga, a ver, dime dónde está.

Música disco

Déjalo, papá, no va a estar ahí.

¿Y cómo lo sabes?

¿No vienes? Sí, claro.

Venga ya, para una vez que entro no lo voy a hacer con mi padre.

Perdone. Deje libre la entrada.

Estoy buscando a mi hija.

Esta noche han pasado por aquí más de 200 hijas.

Mírela aquí. Bueno, esta foto es de hace cuatro años.

Pero casi no ha cambiado. No.

¿Le importa que entre a echar un vistazo?

Si paga la entrada por mí como si baila sobre la barra.

¿Patricia?

Patricia.

¿De qué vas, viejo?

-¿Qué haces? Largo. -Pervertido.

¿Qué? ¿Estaba?

Lola, Lola, Lola, no te pongas así.

Ya hablaremos tú y yo. Sí, coño.

Aún me voy a cargar la bronca de la niñata esa.

¿Qué pasa, mami? Nada, cariño, tú duérmete.

Por favor, Lola. ¿Qué?

Son las siete de la mañana y mi hija no está en casa.

Se va a enterar.

Le voy a dar un guantazo que se va a acordar toda su vida.

Nena, nena.

La tía Lola está al teléfono otra vez.

A ver, Cris, ¿a qué hora la dejaste con el taxi?

En realidad... Patri no volvió conmigo.

¿Cómo? Fuimos juntas a las fiestas.

Pero ella había quedado con un... un chico.

Bueno. Y quedamos a las cuatro.

Entonces ¿no sabes nada de ella? No, sí.

Sí, tomamos algo y le dimos los regalos.

Se fue y me llamó para que no la esperase, que ya volvía ella.

En cuanto llegue, la mato. Y a ti, por mentirme.

Y a ti, por no vigilarla. Lola, por favor.

¡A saber dónde puede estar a estas horas!

A ver, Cris, ¿conoces al chico con el que andaba?

Sí.

Pero solo sé que se llama Rubén.

Va con nosotros al instituto. ¡Bueno!

¿Qué curso hace Patricia? Segundo de bachiller.

¿Sabes en qué clase está?

Pues no.

Aquí está.

Pues sí, aquí está.

¿Y el chico? Rubén.

Ah, Rubén, pues... Rubén Vázquez... Rubén Atienza.

-¿Voy yo al uno y tú al otro?

"¿Sí?"

Estoy buscando a Rubén Atienza.

Hola, busco a Rubén Vázquez.

-"¿Padre o hijo?" Alfredo Marcos, busco a mi hija.

-Hijo.

Buenos días. -Buenos días.

-Perdone que le moleste, soy el tío de Patricia Marcos.

¿Tú eres Rubén? -Sí.

Estaba con Rubén y tenía que haber vuelto a casa.

"Se quedaba a dormir con un amigo".

Ya, ¿y no sabrá dónde vive ese chico?

Mi sobrina no aparece.

Y dicen que quedó con un compañero, Rubén.

-¿Conoces a la chica? -Sí, claro, pero no soy yo.

Es Rubén Atienza.

¿Eres Rubén Atienza?

Sí, ¿por?

Soy el padre de Patricia. Le juro que yo no le he hecho nada.

¿De qué hablas? ¿Dónde está?

Y yo qué sé. ¿No está aquí?

No, ¿por?

No ha vuelto y había quedado contigo.

Mierda.

¿Qué pasa, Rubén? ¿Dónde está? Discutimos.

Se bajó del coche. ¿Dónde?

¡Joder! Por favor.

¿Dónde se bajó? En el polígono de Ginera.

Patri, por favor, son las once de la mañana.

Llama a casa, hija.

Estamos todos muy preocupados.

Llama, cariño.

¿Hacia dónde se fue?

A ver, estábamos aquí, discutimos y ella se marchó hacia allá abajo.

Yo la seguí con el coche, pero iba bastante morao y no la vi.

Joder, no sé, pensé que se habría encontrado a alguien.

-Ni idea. Mírela bien.

Por favor, es delgaducha, 1'60 m, tiene que haberla visto.

Igual el que hace las noches, pero no es fácil.

Aquí viene mucha chavalada, ya sabe.

Tampoco andamos mirando quiénes son.

¿Por qué discutisteis?

¿Hace mucho que salís?

Tres meses.

Pero ¡cómo la dejaste irse sola!

¡Joder!...

Mami...

¿Qué, cariño?

¿Patri va a volver?

Pues claro, mi vida.

Claro que sí.

No quiero que le pase nada. ¿Y qué le va a pasar?

Teléfono

No le va a pasar nada. Espera. Sí.

No, no, no, aún no sabemos nada.

No, no sabemos nada todavía...

Se oye la puerta

Lo siento, Rosa, te tengo que dejar, gracias.

¿Y los demás?

Se han ido a casa de tu hermano.

¿Hospital de San Clemente? Sí, hola.

Quería saber si han ingresado esta noche hoy a una chica.

Patricia Marcos.

1'60 m, morena.

Sí, sí, espero, sí, gracias.

Sí, dígame, sí. ¡Sí, Patricia Marcos, sí!

Sí... Oh, no.

Eh... No, 18.

Sí, gracias, sí. Bien.

Sí, ¿le importaría si yo le dejo mi número de teléfono...?

Ah, ah, vale.

Ah, bien, gracias.

Buenos días.

Buenos días, dígame.

Quiero denunciar la desaparición de mi hija.

¿Nombre, por favor?

Patricia Marcos Álvarez.

¿Edad? Cumple hoy 18.

¿Cuánto tiempo hace que desapareció?

Desde esta noche.

Creemos que a eso de las 3.30. Tenía que haber llegado a las 4.30.

¿Hace... nueve horas?

La hemos buscado por todas partes. -¿Cree que...

...puede haberse ido?

No. No. No, no.

Por qué iba a hacer eso. ¿Tuvieron alguna discusión?

¿Las amigas, enfados tontos?

Los chavales le dan importancia a cosas que no la tienen.

Mi hijo... Discutimos por la hora de llegada.

La verdad es que se fue dando un portazo.

Ella quería llegar más tarde y yo no la dejé.

No, pero luego pasó por el bar y la niña estaba contenta.

¿Quién la vio el último?

El chico con el que sale. Ajá.

¿Qué chico? ¿Dónde?

En Ginera, en el polígono.

Discutieron y la niña se marchó enfadada.

¿Andando?

Sí.

¡Ay, Dios mío, Dios mío!...

Mire, de momento vamos a dar aviso a todas las unidades de servicio.

Por si les sirve...

Bueno, ahora tiene el pelo un poco más largo.

Ustedes váyanse a casa.

Llamen a sus amigas y sobre todo tengan paciencia.

En el 90% de los casos de este tipo,...

...regresan a las pocas horas. Pero ¿y ya está?

¿Eso es todo lo que hacen?

Señora...

Es mayor de edad.

¿Y si la tiene alguien cree que la tratará mejor por eso?

Lola, cariño. Alfredo...

Háganme caso, váyanse.

Y si la chiquilla no vuelve, llamaremos a la policía.

Y levantaremos todo el pueblo.

Ahora son las dos.

Y su hija discutió con usted y con su novio.

No tienen sentido ponerse en lo peor. Y se supone que nos ayudan.

Gracias.

Es que no sé por qué tuviste que dejarla hasta las 4.30.

Anda que... ¿Y lo de Rubén, eh? ¿Lo del chico ese?

¿Es que no pensabas decirme que la niña tenía novio? Quién soy yo.

Su madre, no un cero a la izquierda. ¡Y se la deja tirada por ahí!

El último que llegue pone la mesa. -Sí, claro, ni de coña.

-No vale, soy pequeña. -Sí, pequeña para lo que quieres.

-No te metas con la enana. -Yo no soy enana.

-Te quiero. -Calla, gilipollas.

¡Diego, esa boca! ¡Alfredo!...

¿Qué?... Que te van a ver los niños.

Ya supondrán que haya algo entre nosotros.

Espérate a llegar a casa, que luego te duermes.

¡Niños, que las bolsas no van solas!

Venga, poneos ahí. Papá...

¿Quién te da la paga? El mejor padre del mundo.

Me va a dar cien euros para un tatuaje.

Eso ni lo sueñes. ¿Y 150 para el colgante?

El dinero no lo regalan. Poneos ahí.

¿Dónde? Con el agua.

Ya que no tenemos playa.

(TODOS) ¡La tapa! ¡Anda ya!

Venga, una sonrisita.

Patata.

La Guardia Civil cree que se ha ido.

¿Y qué quiere?

¿Sabes adónde pudo ir desde el polígono?

Ni idea.

¿Había quedado con alguien?

De verdad, tío, que no lo sé. ¿Y por qué tengo que creerte ahora?

¿Cómo?

Le dijiste a tu tía lo del taxi.

Que la dejaste en el centro. Patri me pidió que no dijese nada.

¿Por qué discutisteis?

Rubén, por favor.

Necesito saber si ha podido irse por eso.

Si se ha marchado, le aseguro que no fue eso.

¿Quedasteis para volver?

Pues no, papá, cada uno tiene sus movidas. Y ella volvía con las niñas.

-Nos fuimos cada una a nuestra bola.

Eran fiestas, ya sabe. ¿Ella estaba contenta?

-Sí, celebrando el cumple, normal.

¿Y... no se había enfadado con nadie?

-Que yo sepa no, ella no dijo nada. Pero...

...podía haber tenido una discusión, una pelea con alguien. No sé.

No sería nada grave para que se bajase. Patri es así.

-Que tiene mala leche lo sabemos.

Se fue dando un portazo. Pero de ahí a irse, pues no.

Por favor, llamad a todo el mundo que la conozca.

Necesito que me ayudéis a encontrarla.

Se oyen dibujos en la tele

¡Patricia!

¡Patri! -¡Patri! ¡Patri!

¡Patricia! -¡Patricia!

-¡Patri!

-¡Patri! -¡Patri!

-¡Patri! -¡Patri!

¡Patricia! -¡Patri!

-¡Patricia!

-¡Patri!

-¡Patricia! -¡Patri!

-¡Patri!

-¡Patri!

Cuando los niños se vieron solos, lloraron.

Pero Pulgarcito los tranquilizó.

Él sabía cómo volver a casa.

Había dejado caer a lo largo del camino unas piedrecitas blancas...

...que llevaba en los bolsillos.

Pulgarcito entonces, cargado con todas las riquezas del ogro,...

...volvió a la casa de su padre, donde fue recibido...

...con la mayor alegría.

Voy a acostarme un rato. Intenta descansar.

Eso, eso, tú vete a dormir. Lola, por favor.

¿Por favor qué?

Debía volver con ella.

¡Debía cuidarla!

Eso es.

Vete a dormir la mona. Lola.

¡Qué! ¡Qué! ¡Qué!

(LLORANDO) Yo solo quiero que vuelva mi hija.

Yo solo quiero... Lola, Lola.

Lola, Lola...

Yo solo quiero tener a mi niña en mi casa...

Yo no quiero irme. -Oh, ¿y no quieres dormir conmigo?

Venga, tienes que portarte bien, ¿vale?

Te prometo que mañana te voy a buscar.

¿Eh?

Anda, cariño.

Gracias.

Por favor, hombre. Ya verás como todo queda en nada.

Le he dado unos tranquilizantes. Al menos dormirá unas horas.

Gracias, don Fermín.

¿Qué le debo? Nada, nada.

Para lo que necesitéis de mí puedes llamarme sin problema.

Siento no poder hacer nada más. Bueno.

Tú también deberías descansar.

No se preocupe. Ánimo.

Espere un momento, espere.

¿Puedo pasar?

Ya lo has hecho.

Está muy nerviosa, no piensa lo que ha dicho.

Ya. Pues yo si lo pienso, papá.

Si le pasa algo, es culpa mía. Hijo...

Mira...

Algún día serás padre.

Y te vas a dar cuenta de que no puedes proteger a tus hijos siempre.

Hay cosas que se nos escapan.

Y es así, no se puede evitar.

Ayer rompí con María.

Por eso no estuve pendiente.

Bueno, anda, intenta descansar un poco.

Son las doce.

Hace casi un día que no sé nada de mi hija. Encuéntrenla, por favor.

Laura.

Sí, ¿qué quieres que te diga?

Ahora mismo, perdido como Adam el día de la madre.

Sí, en medio de la nada.

No, no te preocupes. No, no creo que sea grave.

La chica fue a las fiestas del pueblo de al lado.

Estará durmiendo la mona.

Sí.

No, termina el trabajo pendiente.

Y te llamo, te tengo al día, sí, vale.

Blancaró...

"Va de rojo, minifalda".

"18 años, atiende al nombre de Patricia Marcos".

"Parece que fue anoche a las fiestas y no ha vuelto a casa".

-3, 17 alfa, recibido.

¿Qué haces?

-Un regalo para Patri. -Ah.

Qué bonito este...dragón.

-Es un pingüino, pero no me sale muy bien.

-¿Y cómo sabes tú que le gustan? -No lo sabía.

-No sabes tú poco, ¿eh?

¿Hacemos un trato?

Yo te ayudo a hacer el pingüino de Patri si luego tú me haces un regalo.

-Vale.

Ya, ¿y tu madre?

¿Eh?

Sí, claro. Señor Marcos.

Sí. Oye, ahora tengo que dejarte. Sí, yo también.

Teniente Sierra, de la unidad orgánica de la policía judicial.

¿Puedo hacerle unas preguntas? Sí, claro.

¿Discutió con su mujer?

Lola, mi mujer es Lola.

¿Discutieron?

Sí.

¿Y eran ya costumbre esas discusiones?

Son riñas por cosas tontas.

Cosas normales entre madres e hijas.

¿Y por qué riñeron?

Quería que volviésemos a las tres.

Pero al final le dio permiso. Sí.

Le di permiso para que volviera a las 4.30.

Era su cumpleaños, ¿no? 18.

¿Con quién salía?

Salíamos casi siempre juntas.

¿Y ayer?

Ayer quedamos con las niñas.

Nos llevo el padre de Mar hasta el pueblo.

Y estuvimos por allí... hasta las dos.

Después, Patri se marchó.

¿Con quién? ¿Con su novio?

Solo llevábamos tres meses juntos.

La recogiste a las dos. Y de ahí al polígono.

Bueno, estuvimos antes tomando algo en un bar y... después sí.

Nos fuimos al polígono de Ginera.

Y allí reñisteis y ella se bajó del coche y...

¿Por qué fue la pelea?

Buf, porque... Porque intentaste algo con ella.

Y ella no y... No.

No es eso, ¿vale?

Ella encontró algo de otra chica en el coche.

Ah.

¿Y qué encontró?

Un pendiente.

¿Y quién era esa otra chica?

Venga, Rubén.

Esto va en serio.

Has sido el último en ver con vida a Patricia.

Y si le pasa algo malo,...

...serás el primer sospechoso.

¿Sabes lo que te digo o no?

Es su prima, Cris.

¿Cuánto hace que os acostabais? ¿Perdón?

¿Lo sabía Patricia?

Yo no quería hacerle daño a Patri.

Es como mi hermana.

Y no se lo cuente a mis tíos. ¿Por qué no la esperaste...

...para volver?

Porque a las cuatro me llamó para decirme que estaba con Rubén.

A esa hora ya no estaba. ¿Seguro?

Llamé a un colega y eran las 3.30.

Cuando te llamó, ¿la notaste nerviosa...

...o alterada por algo? No.

No, normal. Como siempre.

¿Y alguien que pueda querer dañar a la familia?

No sé, un cliente o un proveedor.

Un vecino con el que haya tenido algún problema.

Que yo sepa, nadie. Siempre nos hemos llevado bien con todos.

Eso no...

La típica bronca con el borracho de turno, pero nada grave.

¿Patricia pudo haberse ido voluntariamente de casa?

No. No.

No, no. No.

No.

No, ella nunca haría eso.

Pásame con la sargento Andrún, por favor. Gracias.

Sí.

Sí, pásamelo.

Hola.

Hombre, ¿qué tal por el fin del mundo?

Nada bien.

Pero ¿no decías que la chica estaría durmiendo la mona?

Eso creí hasta ver que desapareció en un polígono.

¿Alguna sospecha?

Nada claro, pero aquí miente hasta el apuntador.

Muere. ¿Cómo?

El apuntador.

Habla con el coronel.

Necesitamos poner en marcha un operativo de búsqueda ya mismo.

El tiempo corre en contra.

¡Hostia!

El monte llega hasta aquí.

Y aquí hay un acantilado inevitable. Correcto.

¿Y aquí qué hay? Unas 40 hectáreas por rastrear.

¿Y tardaríamos? ¿Con los efectivos que tenemos?

Échale días.

¡Aquí!

-Dime dónde estás.

-¡Aquí, aquí!

-Tranquilos. -Calma.

¡Diego!

¿Qué le han hecho a mi niña? ¿Qué le han hecho a mi niña?...

¿Está seguro de que es suyo? Sí.

Lo llevaba puesto en la cintura.

¿Cree que mi hija está...? Señor Marcos...

Vamos a mandar esto al laboratorio. Es pronto para sacar conclusiones.

Pero le recomiendo que se mantenga al margen de la búsqueda.

¿Y no piensan hacer nada más?

¿Cómo?

Llaman a la compañía de teléfono.

Lo hemos hecho, no hay llamadas...

...tras la hora de la desaparición. Pero estaba sola.

Habría intentado llamar a un taxi...

Tranquilícese.

¿Cómo tranquilizarme? Sé lo que siente, pero...

¡Pero nada!

Cálmese, señor Marcos, cálmese.

Hágalo por su familia.

Cálmese.

Si hay algo más, le llamo.

Se lo prometo.

Teléfono

¿Sí? Sí.

¿Qué?

Diego, hijo, no te entiendo, ¿que dices...?

¿Cómo?

¿Que...?

Laura, se me está complicando todo, así que coge una maleta y vente.

Sí, y dile al capitán que pongo a Trejo en lo que tengas.

¿Por qué miente? Llámame.

¿Perdón? Me dijo que me avisaría...

...si tenían pruebas. Señor Marcos...

Mi sobrina dice que Patricia la llamó...

...tras lo de su novio. ¿Y?

Pero ¿cómo que y? Usted me dijo que no había llamadas de Patricia.

¿Con quién coño estaba mi hija?

Estamos investigando, señor Marcos.

Y no sabemos quién está en esto. ¿Qué quiere decir?

Todos son sospechosos.

¿Creen que hemos sido alguno de nosotros?

No he dicho eso, pero no vamos a descartar nada. Perdón.

Teléfono

Laura.

Sí. No, todo bien, todo bien.

No, ya ya no, cuando puedas, mujer.

Sí, que te cojan una habitación en el hostal que está en el parque.

El... El Don Julio.

El hostal Don Julio.

Sí, ah, y pide a Tráfico el vídeo...

...de la cámara entre Blancaró y el polígono de Ginera.

Blancaró.

Ya.

Sí, la carretera es la... La 520.

La 520.

Si la niña subió a algún coche, la cámara tuvo que grabarlo.

Vale.

Confíe en mí, señor Marcos.

Por favor.

"En Blancaró, al sur de Madrid, Protección Civil, vecinos...

...y Guardia Civil buscan a la joven Patricia Marcos".

"Allí se encuentra nuestro compañero Santiago Brei".

"¿Alguna noticia?"

-"A estas horas ya se han suspendido las labores de búsqueda".

"Desapareció el viernes, cuando salió a festejar..."

-¡Mami! Nada, cariño, a la cama.

Ve a lavarte los dientes.

Venga.

Anteayer, Patricia llamó a Cris para decirle que estaba con Rubén.

Pero ya no estaba con él.

Quiero que hagáis todos un esfuerzo y penséis con quién podía estar.

Bueno, supongo que ya lo sabéis, pero no es momento de callarse nada.

¿Eh?

Pero bueno...

¿Qué haces despierta todavía? Nada.

¿Cómo que nada? Sonia, ¿qué? Estaba envolviendo...

...el regalo de Patri.

¿A ver?

¿A ver?

Es un pingüino.

¡Oy, qué bonito, cariño!

Le va a encantar. A tu hermana le va a encantar.

Ya lo verás.

¿Sabes lo que vamos a hacer?

Ahora, Sonia se duerme.

Y mami envuelve muy bien muy bien el regalo.

¿Vale?

Pues, hale, a dormir.

¡Mami!...

Una mano,...

...otra mano, un besito...

...en la nariz.

El sol ya se está acostando.

Mi niña se va a dormir.

Ven, ¿sabes qué?

Que tengo mucha suerte, soy la mamá más afortunada del mundo.

Sí, le pides al juez que haga pinchar los teléfonos de la familia.

Puerta

Venga, Laura, llámame. Adelante.

Mi teniente, los análisis de restos orgánicos del fajín.

Déjamelos.

Tenemos un adelanto.

¿Qué dice?

No hay nada.

¿Qué hemos hecho para que nos pase esto, Alfredo?

Nada.

Voy a dejarlos en su cuarto.

Para cuando vuelva.

Teléfono

¡Ay, joder!

¿Quién era? No sé, han colgado.

Espérate a ver, hay un mensaje.

Iros a la cama. Pero, mamá...

¡A la cama, a la cama!

La niña...

"Tiene un mensaje nuevo".

"Recibido hoy a las 8.10".

-"Papá, mamá, soy yo".

"Por favor, coge el teléfono".

"Por favor, papá, tengo que hablar contigo".

"Papá, mamá, os quiero mucho".

-"Ha escuchado todos sus mensajes".

Salvo el fajín, no hemos encontrado nada.

Ni en el polígono ni en los montes ni en el pantano.

¿Un café? No, gracias, sígueme contando.

Patricia descubre en el coche...

...de Rubén un pendiente de Cris. ¿Su prima?

Escondían su relación.

¿Y no seguimos esa pista? Está descartada.

Sus amigas confirman que estuvo en las fiestas...

...hasta las 4. Un taxista la dejó en Blancaró a las 4.30.

Ya, entonces Patricia encontró un pendiente...

...en el coche de su novio. ¿Y?

Y discuten. Entonces baja del coche y echa a correr.

¿Y la dejó tirada?

No, dice que la siguió, pero la perdió.

Las pistas que hay...

...son...

...un llamado de Patricia a su prima y el fajín.

¿Apareció en el polígono?

No, a unos 600 m, cerca de la carretera general.

Okey.

Léetelo.

Pero es poco más y ya han pasado 72 horas.

Y dices que el coche del novio está limpio.

Sí, falta el informe del laboratorio.

Mírate el vídeo de Tráfico.

Y comprueba matrículas, modelos de coches, lo que puedas.

Vale. El reloj.

¿Qué reloj?

El que te regaló Eduardo por el compromiso.

Se ha parado.

Tengo que comprarme otro.

¿Y tú? ¿Vuelves a intentarlo?

Vino, tabaco y mujeres echan al hombre a perder...

...los hábitos del mundo.

Vas a conseguir morir de viejo.

Aburridísimo, pero viejo.

Teléfono

¿Sí?

¿Aquí?

Bueno, voy.

¿Te duele?

No, solo cuando me río.

Papá.

Ah. Teniente. Señor Marcos.

La sargento Andrún, acaba de llegar. Encantada.

Lo siento. ¿Podemos hablar?

Sí, pero no hay ninguna novedad.

Nos ha llamado. ¿Quién?

Patricia ha dejado un mensaje.

Es imposible, controlamos sus teléfonos.

Lo olvidé, es de esos de tarjeta.

Casi no lo usamos y no lo recordé.

¿Y quién conoce ese número?

Pues ni idea, lo usamos toda la familia.

¿Patricia llamó desde su teléfono?

No, desde uno de esos largos. He llamado y no contestan.

¿Tú has llamado? Sí, claro, cómo no.

Pues si tu hermana está retenida...

...y se ha arriesgado a llamar,...

...has puesto sobre aviso a los secuestradores.

Joder, lo siento, yo no... Sonó mientras dormíamos.

Nos levantábamos y no lo veíamos.

Cuando descolgamos, Patri había colgado.

Estaba asustada.

"Papá, mamá, soy yo, Patricia. Por favor, coge el teléfono".

"Por favor, papá, tengo que hablar contigo".

"Mamá, papá, os quiero mucho".

-"Ha escuchado todos sus mensajes".

Quiero una copia.

Localice la llamada y localice el teléfono por si llama.

Okey.

¿Habrá alguna cinta...

...donde se escuche hablar a Patricia?

De audio, de vídeo, para cotejar las voces.

Es mi hija, estoy seguro.

Ya, pero mi obligación es comprobarlo.

Le dije que se la habían llevado.

Hacemos todo lo que está en nuestras manos.

Pero consigan esa cinta, no servirá de gran ayuda.

Esperando a Alfredo y mi sobrino, a ver qué les han dicho.

Y Protección Civil.

Sí, en cuanto lleguen se lo digo. Venga, Rosa.

Sí, de tu parte. Hasta luego, adiós.

Que si te hace falta algo...

-¿Dónde están? -Unos en Ginera.

Los otros, al Molino. Hay más de cien personas.

¿El señor Marcos? ¿Sí?

Soy Ana Montero, de Onda 8.

Venía para ver...

...si había alguna novedad. No sabemos nada.

Serían dos preguntas.

Muchas gracias.

Sabe que la colaboración ciudadana ayuda.

Y no sería la primera persona a la que se localiza por salir en la tele.

-Háganlo, pero no nos molesten. -Le daré la tarjeta de mi redactor.

David Herrero, por si cambia usted de idea.

Lo siento mucho.

-¿Qué hay, Alfredo?

¿Qué ha pasado?

¿Qué ha pasado?

Nada, mamá, que intentarán localizar la llamada.

¿Y el vídeo del pantano?

¿El vídeo?

Sí, necesitan una cinta para comparar su voz.

¿No les dices que era ella? Sí.

¿Entonces? Quieren asegurarse.

¿No se fían de nosotros? ¿Es eso?

¿Se creen que somos malos padres? ¿Tanto te cuesta dársela?

Pues ¡que se la lleven y punto!

¡Conozco perfectamente a mi hija!

¿Entiendes? ¡Perfectamente la conozco!

Cris, llévate a la niña.

Portazos

Nos vamos a la batida.

Eh... No, deja, ya voy yo.

Vosotros id al bar. -Pero ¿vamos a abrir?

-Venga, tira, obedece a tu padre.

Lola.

Para un momento, anda.

Lola, por favor. Déjame.

Somos buenos padres, esto no es culpa nuestra, no hemos hecho nada.

Es culpa mía, ¡es culpa mía!

¡Yo me enfadé con ella!...

¡Yo me enfadé con ella!...

¿Y si no vuelve, Alfredo? Que vuelva...

Y ni pude darle un beso de despedida...

Lola, escúchame.

Escúchame.

Va a volver.

No lo sabes... Te lo prometo.

Tratamos de localizar la llamada que por saturación entró por Mensajería.

Mientras tanto, deberíamos intensificar...

...los controles de carretera.

Sí, ya sé que no hay gente, no me jodas, Espinosa.

Puede ser un secuestro.

Bueno, venga, cuando tenga la llamada te aviso.

Gracias.

Han venido ya los de laboratorio. Ah, ¿y?

Les he mandado con el coche, querían venir.

¿Y la foto?

Aeropuertos, trenes, autobuses, gasolineras...

No ha llamado nadie.

Telefoneó hace tres horas. La pueden haber sacado del país.

Pero por lo menos está viva.

Ya es más de lo que pensábamos.

Señor Marcos, buenos días. ¿Sí?

Nos mandan para devolverles esto.

Es lo que nos llevamos de Patricia. Ah, sí, ¿pasan o...?

Se las dejamos, si no le importa. Sí, claro, gracias.

Buenos días. Buenos días.

¿Se puede?

Si me dices lo mismo que mamá, no.

Patricia, tengamos la fiesta en paz, por favor.

Que no, estoy harta.

No tengo porque oír que el Arte Dramático es una mierda.

No dice eso.

También lo es ser ama de casa.

Y yo me callo. Patri, es tu madre.

Dice lo que piensa.

Ya, para mandar se pone. Me organiza la vida.

Pero lo que me guste le importa una mierda.

¡Ay, déjame, papá! Sin hueso te voy a dejar.

"Haz derecho, haz derecho".

¿Para qué? ¿Para ser una amargada como ella el resto de mi vida?

Mujer...

Dice eso por decir.

Queremos que hagas algo que te guste, pero con salida.

Que encuentres trabajo, por ti.

Ahora te da igual, hija.

Pero en unos años querrás comprarte una casa, irte de vacaciones.

Ya. ¿Y yo no voy a tener trabajo? Patri, razona.

La vida de actor es complicada. ¿Las demás no?

Si es que me da igual.

Me quedan tres meses para los 18.

Y no tendré ni que oíros. ¿Y por eso te dan un sueldo?

¿A qué viene ese buen rollo?

¡Luego eres mucho peor que ella!

¿Qué le pasa al coche?

-Que tiene la gripe. Por eso lo han traído a arreglar.

Creen que fui yo.

-No digas tonterías. -Que sí.

Creen que lo del polígono es mentira.

¡No me extraña, a qué gilipollas se le ocurre dejarla sola!

-Rube, tranqui. -¡A mí, que soy subnormal!

-Yo creo que te estás rayando.

Nadie piensa que le hayas hecho nada. -Claro.

Y por eso se han llevado mi coche los picoletos. ¡Joder, no aparece!

Que estoy acojonado.

Si encuentran algo o...

-¿O qué? -Yo qué sé.

-Pero ¿tú le has hecho algo?

-¿A qué cojones viene esa pregunta?

Pues claro que no.

-Pues olvídate, no hay nada que encontrar.

-Estos, si buscan, encuentran, Cris.

Si quieren, encuentran.

La nevera está limpia. ¿Lo llevo al almacén?

-No, déjalo, ya me encargo yo, vete a casa.

-Pero sin son las 2.30.

-Dale una alegría a tu novia.

-Y disgusto para mí, que como con...

-Joer.

-Lo siento, jefe.

Lo recojo yo.

Dios mío, Dios mío...

Solo es una niña.

¿Por qué permite que nos pase esto, padre?

Explíquemelo, porque no lo entiendo.

Ojalá pudiera, Lola.

Pero a veces sus decisiones superan nuestra comprensión.

Sé que es un momento muy difícil y cuesta.

Pero el Señor está ahí, viéndonos desde arriba.

Y es ahora cuando debes creer con más fuerza, Lola.

Él te daré fuerzas para seguir.

Es ahora cuando no podemos perder la fe.

La fe no me va a devolver a mi hija, padre.

Han localizado la llamada en una cabina del desvío de Ginera.

¡Joder, la teníamos al lado!

Buenos días.

¿Para quéhan puesto esto aquí?

La zona se llena de prostitutas por las noches.

Hubo problemas y el Ayuntamiento puso una cabina.

Ya. Diles que saquen las marcas de los neumáticos.

Okey, lo intentaré, pero hay problemas.

Las bandas están superpuestas. Que lo hagan igual.

Cuando terminen con la cabina, que lo hagan.

Okey.

¿Qué hacía aquí 52 horas después de la desaparición?

Recibido. ¡Molina!

Avise al resto, volvemos a la base.

Perdone, ¿qué pasa?

No se preocupe.

Pero ¿se van?

¿Y no buscan a mi hija o qué? Nosotros cumplimos órdenes.

Yo soy un mandado.

Nos han dicho que nos volvamos y nos volvemos.

Señor Marcos. ¿Por qué han dejado de buscar?

Nos vemos ahora. ¿Hablamos dentro?

No, no me moveré hasta que me conteste.

El pueblo está allí.

Faltan al trabajo y ni un policía. Eso no es no que no busquemos.

¿Y qué hacen? Buscar testigos.

Pero le da igual porque no estamos en el bosque.

Señor Marcos, si es un secuestro,...

...cuanto más tiempo tardemos en encontrarla,...

...más lejos se la pueden llevar.

¿Entiende? Perdone.

Yo no... Nada, hombre.

Ya veo que lo nuestro es así.

Tenemos la cabina desde la que llamó.

¿Dónde? Cerca de Ginera.

Quizá haya algo que nos lleve a ella.

Pero quiero que me ayude.

Sí, claro.

Son nueve vehículos. Hay cuatro identificados.

No leemos más matrículas.

Fíjese, a ver si le suena alguno.

Aunque no esté del todo seguro. Muy bien.

Hemos tenido que ampliar...

...la imagen, así que está un poco borrosa.

¿Nada?

No sé, ¿los puede pasar otra vez?

"A punto de cumplirse el tercer día...

...de la desaparición de Patricia Marcos".

"Los vecinos continúan buscando en el polígono...

...donde desapareció".

"La familia descarta...

...que la joven se fugara".

-¿Papá?

Sí, gracias, hijo. ¿Qué pasa?

"Yo conozco al padre, del bar".

"A la mujer, no. Una familia muy normal".

"Yo no sé quién ha podido hacer algo así".

-"17 años, fíjese".

"Pues una chiquilla como todas, le gustaba presumir, ir con chicos".

"Hablaban de teatro, sus cosas". Alfredo, ¿dónde vas?

"Hablan con gente mayor, que las mete en líos".

"Ellas se dejan llevar y ya se sabe". ¿Esta tía que tendrá que decir?

Tú querrás ser peluquera, pero la que trabaja soy yo.

-Tú lo haces mejor. -Sí.

Anda que sabes poco tú.

A ver, ven.

¿Qué quieres que te haga?

¿Una trenza de espiga?

Vamos.

¿Y esto? -Es mío.

-No me mientas, ¿dónde lo cogiste? -Es mío.

-Sonia, ¿de dónde lo has sacado?

-Es de Patri, se lo cogí del cuarto.

-Bueno, no llores, mi niña.

Que no pasa nada.

-¿Me van a castigar?

Mamá me dijo que no cogiese las cosas de Patri.

-Bueno, pero no se va a enterar, ya verás.

No, ¿tú se lo vas a contar? No, ¿verdad?

Pues yo te prometo que tampoco.

¡Dejad eso! ¡Vete y métete en tus cosas!

¡Que lo dejéis!

¡Vamos, que viene!

Claxon

¿Qué pasa? ¡Ya va, joder!

Que no, mala niña nunca ha sido.

-Yo no digo que sea mala. A mí mi Lorena...

...me dice que esa niña estaba despendolada.

-Ya me dirías que hacía con 17 años...

...a esas horas en un polígono.

-Pues hija, imagínate.

Pero sería porque los padres la dejaban.

La mía a las dos está en casa.

-¡Huy, por Dios! -¡Huy, por Dios!

Ese día no fui a trabajar. ¿Y dónde estabas?

Cenando en el Ritz con amigos.

A ver, Paz Padilla,...

...esto es una cosa muy seria.

Ya.

Estuve en casa, enferma, en cama, tres días.

A las siete me fui yo "pa" casa.

¿Siempre te vas a esa hora?

Depende, si has hecho la noche sí.

Y si no, te quedas a ver si hay algún rezagado con ganas de jaleo.

Pero hay trabajo.

Yo prefiero aprovechar, hay días que no viene nadie.

¿Dónde te pones?

Al lado de la carretera.

Se me encuentra fácil, siempre en el mismo sitio.

Debajo de la sombrilla de flores.

Para ver venir los coches, ¿no? Y a los picoletos.

Viste el coche que se la llevó.

No, bonita, yo trabajo y solo veo el salpicadero.

Mírala.

No, a la chica no la he visto.

Mírala bien, a ver si te acuerdas.

Ya me había fijado en ella en los carteles y la reconocería.

Es muy mona, podría ganarse la vida sin problemas.

-Nunca.

¿Y tampoco escuchaste gritos? No.

Se lo juro, de verdad.

No la he visto.

Puedes irte.

Vanesa...

La próxima, que te llevan al Palace, se come mejor.

Buenas noches.

¿Ya se va?

¿Qué hace aquí a estas horas?

Necesitaba airearme un poco.

¿Quiere que le lleve? Voy al hostal.

Hay una cafetería donde se come mal, pero se come.

¿Me acompaña?

Esto antes era un pueblo.

50 casas como mucho.

Nos conocíamos todos.

Los niños bajaban solos a la calle y nunca ha pasado nada.

Nunca.

Y ahora, fíjese.

Jamás pensamos que nos puede ocurrir a nosotros.

Me paso las horas esperando noticias, a ver si la encuentran...

¡Joder, qué desesperante!...

El que espera desespera, decía mi padre.

Pero al menos espera, recalcaba.

Para nosotros también es duro.

Puedes pasarte la vida...

...en un caso, dándolo todo.

Y sin embargo terminas con la sensación de que no sirve para nada.

Otras veces no, muchas,...

...sientes que vale la pena jugarte el pellejo.

Yo creo en esto, ¿sabe?

¿Cuánto tiempo lleva en esto?

27 años.

Media vida mía.

Y sin hablar cristiano.

Lo intento, pero tengo una malformación en el paladar.

Sí.

Esa sonrisa me vale.

27 años, se dice pronto.

Que pase el tiempo nunca es buena señal, ¿no?

No, nunca es bueno.

Perdone.

Es que... tenía que haber alguien.

No sé, una prostituta, un cliente que hubiera visto un coche.

No.

No, señor Marcos, no. Por ahora no.

Pero es que no lo entiendo.

No lo entiendo.

Alfredo, ¿dónde estás?

No, no te preocupes, no. ¿Dónde estás?

Pero ¿y qué haces con Gerardo, por Dios?

Ven, ven para casa.

¿Cómo no me voy a preocupar?

Te has ido hace dos horas, sin teléfono y no sé dónde estás.

Que va, no, Diego tampoco está.

Venga, cariño, anda.

Venga, vente...

Vente para casa, por favor, que bastante tenemos.

Venga, hasta luego.

¿Has visto a esta chica? Hola, papi.

Mira la foto.

Te daré un momento fenomenal. Por favor. ¿La has visto?

Relájate primero, papi, vamos.

Anímate, mira que vamos a pasar un buen rato.

-Guapo.

¿Has visto a esta chica? Hola, bombón.

Estaba aquí esta mañana. No, no la vi.

Pero yo te quito a ti el estrés. Ya.

Quédate conmigo.

No seas caprichoso. ¿Habéis visto a esta chica?

Se llama Patricia, llevaba una minifalda roja.

-No hablo con picoletos. No soy Guardia Civil, es mi hija.

Yo ayer no estaba.

Ya.

Bueno.

Pisst.

Habla con Carla.

Ella está todos los días.

¿Y quién es? Una de blanco.

Hoy se ha puesto en el cruce.

Hola, guapo, ¿tenemos un rollito?

¿Carla?

Hola, chato.

¿Me estabas buscando? ¿Por qué no subes?

Yo, por 50 euros, me subo, me bajo y hago lo que tú quieras.

¿Cómo te llamas, cariño?

Alfredo.

¿Qué quieres, te la chupo un poco? Para, para, estate quieta.

No te gusta. ¿Te hago un griego?

¿Una cubanita rica? No quiero que hagas nada.

¿No serás madero? No.

Solo quiero hablar.

Vale, a mí, mientras me pagues, como si quieres dormir.

Diez minutos.

Pues no te va a salir cara la charla ni nada.

Llama al teléfono de la esperanza. Me han dicho que ayer estabas...

...en el descampado de la cabina. Depende.

¿Por qué lo quieres saber?

Es mi hija.

¿La has visto? No.

Llamó desde la cabina a las ocho.

No la he visto, no.

Mírala, por favor. ¡No, coño!

Debiste verla.

Que me sueltes, coño. Pero mira la foto.

Seguro que la has visto. No, joder.

Que te largues y me dejes. Dime cómo era.

Que me sueltes.

Que me digas cómo era. ¡Socorro!

-Gilipollas, ¿adónde vas?

¿Eh? Pero ¿tú no la ha oído? ¿Es que estás sordo?

¡Hijo de puta!

A mis chicas no se las toca, te mato, te rompo la cabeza.

¡Te rompo la cabeza!

Desaparecida - Capítulo 1: Día 1 - Ver ahora

Víctor Ros

Víctor Ros, la apasionante historia de un joven delincuente que, rescatado de la calle por el que será su mentor, Don Armando, se abre paso en el complicado mundo de la policía. Si en algo confía Víctor Ros a la hora de enfrentarse a los crímenes más misteriosos, que otros no pueden resolver, es en los métodos científicos y deductivos. Una serie basada en las conocidas novelas de misterio e investigación de Jerónimo Tristante y protagonizada por Carles Francino. 

No recomendado para menores de 12 años Víctor Ros - Capítulo 1: El misterio de la casa Aranda - ver ahora
Transcripción completa

¡Ay!

Buenas noches, madre. Buenas noches.

¿Qué hace cosiendo a estas horas?

Hay que trabajar para vivir.

No hace falta, que para traer dinero a casa, ya me valgo yo.

¿A quién le has robado esta vez? A alguien que le sobraba.

Hijo, si te viera tu padre... Padre trabajó como un esclavo.

Y cuando enfermó no pudo pagar un médico.

A mí no me pasará lo mismo.

¿Están todos en sus puesto? Sí.

Venga, conquense, di lo que te ronda por la buhardilla.

-Robar una joyería es demasiado para nosotros...

Somos tironeros y chirleros.

¿Estás o no estás con nosotros?

Estoy.

-Hay moros en la costa. Yo me encargo.

Si me pasa algo, la que manda eres tú, Juana.

¡Cómo va a mandar ella, si es una mujer!

Es una mujer. Pero tiene más cojones que muchos hombres.

Venga, vamos.

Silbato

¡Eh!

Te tenemos, cabrón.

Venga, chaval, baja.

Ten cuidado, no te vayas a romper una pierna.

Así que tú eres el famoso Víctor, el extremeño.

Saca todo lo que lleves encima.

Cuando digo todo, es todo. Los brazos.

¿También robas libros? No lo he robado. Lo compré.

¿Que lo compraste? Pero ¿tú sabes leer, zagal?

Más que tú, murciano de mierda.

¿Cómo sabes que soy murciano?

Tú sabrás, zagal.

-Señor, han robado en una joyería de la calle Pozas.

Dicen que han sido unos chavales.

Llévatelo a los calabozos.

Blázquez, ven conmigo. Eh, mi libro.

¿Qué, chaval, debutas?

Oye, que te estoy hablando... -Déjalo, Montoya.

La primera vez siempre es la peor.

Y el primer bofetón,

el que más duele.

¿Por qué te han detenido?

Por ser pobre.

Ríen

-Nos ha jodido mayo... Como todos los que estamos aquí.

-Tú eres un chirlero, ¿verdad?

¿Por qué lo dices? Porque yo también empecé así.

¿Quién te ha detenido? Martínez.

-Buen tipo.

¿Buen tipo?

¡Es un policía! -Todos tenemos nuestro trabajo.

Nosotros robamos, él nos detiene. Pero sin rencor.

Si te lo encuentras en una taberna, te invita a vinos.

¡Estáis locos!

-No. Lo que estamos es acostumbrados, chaval.

-Ya conocerás a otros peores, como Ortigosa.

Sí. El muy cabrón me dio tal paliza,

que casi confieso hasta lo que no había hecho.

Esta vez me han pillado porque he querido.

Pero no pienso volver más aquí.

-Volverás. Todos volvemos.

Fíjate en Luis Candelas, como él no ha habido nadie.

Y le dieron garrote vil.

Así que te gustan las aventuras de Ulises...

¿Por qué? Siempre consigue lo que busca,

aunque tenga enemigos más fuertes.

Eso se llama astucia.

Y tú, ¿qué buscas en la vida, extremeño?

Si quieres le digo a Blázquez que pase,

tiene la mano más ligera.

Solo busco no ser menos que los demás.

También buscas que tu madre no trabaje como una esclava.

Lo sé. Pero eso no se consigue robando joyerías.

¡Yo no he robado ninguna joyería, joder!

¡Blázquez!

¿Les han pillado? Todavía no. Esta es tu parte.

Uno de los tuyos le llevó estas alhajas a tu madre.

Y tu madre me las ha traído.

Te voy a hacer una oferta, Víctor.

Mírame. He hablado con tu madre

y le he pedido que te deje bajo mi tutela.

A cambio, le conseguiré un trabajo digno, con un sueldo suficiente.

¿No tiene usted hijos? No. ¿Por qué?

Porque parece que quiera que yo lo sea.

O eso

o es que es usted maricón.

Llévatelo a los calabozos.

¿Qué tengo que hacer? Estudiar.

¿Para qué?

¡Para que salgas del hoyo del que casi nadie sale!

Esta es mi dirección.

Te espero allí a las tres en punto.

Si te retrasas un minuto, lo entenderé como un "no".

No tengo reloj.

Toma. Piensa muy bien lo que decides, extremeño.

Y ahora, vete.

Vamos, vete.

Me parece que se ha quedado usted sin reloj y sin preso.

¿Por qué hace esto?

Este chico es especial.

Sabe leer, pese a ser pobre.

Con 14 años manda a chavales más grandes.

Y nos ha engañado como tontos para robar una joyería.

¿Conoces mejores virtudes para ser policía?

¿Quiere convertir a un chirlero en policía?

En policía no, Blázquez.

En el mejor policía.

¡Víctor, espera!

¿Qué haces aquí, Juana? No nos puedes dejar, Víctor.

No puedo fallar a mi madre.

¡¿Y a nosotros, sí?!

Tú eras el que no se conformaba con robar carteras, y te seguimos.

Nos hemos jugado el pellejo por ti, ¿eso no cuenta?

Aquí es. No entres ahí.

No te conviertas en uno de ellos.

Es la hora.

¡Eres un traidor! ¿Me oyes? ¡Un traidor!

¡Un traidor!

¡Bienvenido, inspector Víctor Ros!

Croquetas de bacalao, mis preferidas.

¿Y esto? Ah, el potaje que tanto le gustaba a mi madre.

Lo hago una vez a la semana.

Y dejo la ventana abierta para que le llegue el olorcillo al cielo.

Gracias, doña Angustias,

por lo que hicieron por nosotros.

La buena gente se merece que la ayuden, Víctor.

Estamos muy contentos de tu vuelta.

Nos tenías muy preocupados con lo de Asturias.

Fueron tiempos duros. Pero ya pasaron.

Venga, que se enfría. Vamos.

¿No vas a bendecir la mesa? Ya la hemos bendecido a mediodía.

A Dios no hay que molestarle,

tiene muchos asuntos que resolver, como yo.

Ahora que Víctor está aquí,

podría ayudarte. Por ganas no será.

Pero en poco le puede ayudar el alumno al maestro.

¿De qué se trata?

Un asesino de prostitutas.

"Ya ha matado a cuatro".

Hubo un caso parecido en Londres. En el 88, creo.

Sí, el de Jack el destripador.

El asesino de estas mujeres se le parece mucho.

"Es como un fantasma al que nadie ve".

Jack el destripador sigue libre, y mató once mujeres.

Tenía entendido que fueron cinco.

Probablemente, el resto era obra de un imitador.

Eso me ha dicho Aldanza. ¿El nuevo comisario?

Ojalá lo fuera. No.

Hizo fortuna y ahora dedica su ocio

a investigar científicamente.

Me está ayudando. Me encantará conocerle.

Será pronto. Mañana cenamos con él. Te encantará.

Es un caballero.

Me regaló un ramo de flores el día de mi cumpleaños.

Otros se gastan su dinero en fiestas,

él en luchar por una sociedad mejor.

Ojalá hubiera muchos así en España.

Señor inspector.

A sus órdenes. Menos formulismos, Blázquez.

La experiencia es un grado.

Usted es inspector y yo sargento.

No dejó a Don Armando que le soltara.

Intentó convencerme, pero no pudo.

Le presento al agente Crespo. -A sus órdenes.

De momento, no somos más.

Nos llaman la nueva Brigada Metropolitana,

pero somos cuatro gatos.

¿Y la mesa del señor Ros? Esta mañana la traen, señor.

¿Qué tal su hija? Será toda una mujer.

Guapísima. Tiene ya 14 años. Déle recuerdos.

Dígale que se mejore del catarro.

¿Cómo sabe que tiene catarro?

Por tres razones. La primera: sus ojeras.

La segunda: siempre ha sido elegante

y lleva una corbata horrible.

Eso solo puede significar

que algo le ha hecho pasar la noche en vela.

¿Y la tercera razón? La principal y definitiva.

Antes de entrar,

nos hemos encontrado con mujer y nos lo ha contado.

-Señor, acaban de encontrar a otra mujer muerta.

¿Cerca de una iglesia? Sí.

Crespo, acompáñeme.

Encárguese de hacer las presentaciones con el comisario.

¿La has descubierto tú?

Ve soltando las monedas que había junto al cadáver.

No había nada, señor. ¿Quieres ir al calabozo?

Allí se divierten mucho con los chavales como tú.

Corre anda, corre.

Su currículo es intachable.

Tres años infiltrado con los radicales asturianos

desactivando la célula más importante del norte.

Ah, y su famoso caso de Figueras.

Por cierto, ¿cómo supo que el asesino de ese marqués fue su hijo,

y no el anarquista que habían detenido?

Porque no me fío de las primeras apariencias.

Pues va a tener un caso donde aplicar sus método.

Anoche se produjo un intento de homicidio.

Una joven, Aurora Alvear, casada hace un par de semanas

intentó matar a su marido.

-Si ya sabemos quién es la culpable, con detenerla

Y lo habríamos hecho de no ser porque

es la tercera vez que ocurre en esa casa.

La primera vez fue hace 40 años. -Eso suena a una maldición.

No me diga que cree en fantasmas.

¿Yo? No, no, pero que a veces pasan cosas inexplicables, sí.

A primera vista impresiona.

A ver si es verdad que cree en fantasmas, Blázquez.

¿Y usted, comisario, también cree en espíritus malignos?

-Vayamos dentro, nos esperan.

Mi hija no ha recuperado el raciocinio

y el médico ha prohibido que se incomode a mi yerno.

Cualquier pregunta que tengan que hacer, me las harán a mí.

-Y las cumpliremos, don Augusto.

Si tiene algo que preguntar, pregunte ahora.

¿Qué relación tenían su hija y su marido?

-Inmejorable, apenas llevaban dos semanas casados.

Algo iría mal si su hija le acuchilló.

Es esta casa, está embrujada.

Si hubiera conocido su fama, no la habría comprado.

¿Cómo ocurrieron los hechos?

De noche, mi hija Aurora bajó a la biblioteca,

cogió un libro y, tras leerlo, fue a la cocina a por un cuchillo.

Y luego ya saben lo que pasó. ¿Qué libro era?

"La divina comedia". Estaba en el suelo.

¿Podemos verlo?

Mi hija Clara está en la biblioteca. Les atenderá.

El comisario y yo tenemos cosas de qué hablar.

-Sí, vayan ustedes.

-No se dejen llevar por su imaginación.

Es amante de las novelas de detectives,

y a veces pierde el contacto con la realidad.

Comisario, por aquí. -Sí.

-De la mujer que lea, huye: que siempre es fea.

Madre, madre.

No es tan fea.

-Juro que dejé el libro en su sitio, lo juro.

¿Qué está pasando aquí?

¿Y quién es usted para querer saberlo?

El inspector Víctor Ros. Sargento Blázquez.

Vaya, perdonen. Mi madre se ha desmayado.

¿Me permite?

¡Víctor, espere!

-El libro... Arreglado.

El libro se ha convertido en cenizas. Es obra del demonio.

Madre... Nuria, llévesela a sus aposentos.

-Sí.

Soy Clara Alvear. Gracias por su ayuda.

Veo que es usted un hombre de acción.

A veces no queda más remedio... ¿Qué ha ocurrido?

Mi madre venía a quemar el libro maldito.

Pero no ha hecho falta, se ha quemado solo.

¿Eso es posible?

Blázquez, sujete aquí.

¿Qué hace?

Recogemos las cenizas para analizarlas.

Y otra cosa. Sé que no será del agrado de su padre,

pero nos gustaría interrogar a todos lo que durmieron aquí anoche.

Yo me encargo de ello.

Además de doña Aurora y su esposo, el señor Donato,

dormimos Gregorio, el mayordomo y yo.

El resto trabaja hasta la hora de la cena.

¿Qué recuerda de anoche?

Estaba cogiendo el sueño cuando empecé a oír unas voces

que hablaban bajito... Unas voces. Como unos susurros.

-Si usted lo dice, eso serían. -¿Y qué decían?

"Sucubus" o algo así. ¿"Sucubus"?

-"Sucubus".

-¿Qué quiere decir? Nada especial, tranquila.

¿Qué pasó después de las voces?

"Luego me levanté y vi a la señora en la biblioteca".

"Cogió un libro y empezó a leer cosas muy raras".

-"Descendimos del puente por la testa,

donde se une a la orilla, (VOZ) "Sucubus".

y entonces la fosa fue manifiesta...".

-Señora, ¿le ocurre algo?

Después la vi coger el cuchillo en la cocina.

Y fui a buscar al mayordomo.

"Cuando llegamos a la habitación, ya le había metido tres cuchilladas".

Menos mal que Gregorio le quitó el cuchillo, porque si no lo mata.

¿Qué ocurrió después?

-Intenté parar la hemorragia del señor con un torniquete.

Antes de eso, ¿no oyó algo raro?, algo como "sucubus".

No. Tengo un sueño muy profundo.

¿Cuánto hace que trabaja aquí? Toda la vida.

Cuando el primero, mi madre era ama de llaves.

Yo tenía tres años. En el segundo era criado.

Se cerró la casa, nadie quería comprarla.

Fueron 10 largos años. -¿Y ha vuelto aquí de nuevo?

-Cuando supe que tenía inquilinos, vine y me contrataron.

No tiene miedo a la leyenda.

-Tengo más miedo a las personas que a los espíritus.

Puede retirarse.

-Es el mayordomo. Estuvo aquí las tres noches chungas.

Sí. Y la primera vez tenía tres años.

Estaríamos ante el asesino más joven de la historia.

Lo mismo eso le marcó y repitió la faena.

Fue el primero en atenderlo. Nadie cura a quien quiere matar.

No se fíe, lo mismo hizo Perdigón.

¿Quién es ese? El miura que mató a Espartero.

Le mostró nobleza y al tercer capotazo, lo corneó.

Le siguen gustando los toros.

En los toros se aprende más que en la universidad.

Yo prefiero el teatro, allí los muertos son de mentira.

¿Cuándo va a terminar todo esto?

¿Conocías a la víctima?

Trabajaba aquí cuando yo llegué hace un año.

Pero se quedó embarazada de un cliente

y luego la dejó tirada en la calle.

¿Sabes quién es? Se llevó el secreto a la tumba.

Le había jurado a su novio que no se lo diría a nadie.

¿Cómo se puede ser tan ingenua?

¿Sospechas de algún cliente de la casa?

Aquí vienen ministros, militares periodistas,

empresarios de intachable reputación...

¿Cree que le dejarían interrogar a alguno de ellos?

¿Por qué no dejas esto, Lola? Eres muy joven.

¿Y trabajar de criada para que me folle el señorito de la casa?

Aquí cobro más por lo mismo. ¿Por qué no deja usted la policía?

¿Por qué me preguntas eso?

Policías y putas nos parecemos.

Ustedes son sargentos, inspectores, guardias...

Nosotras somos putas de lujo, de tugurio y las de la calle.

Además, a los dos nos pasa lo mismo.

Vemos la basura que guarda la gente,

pero tenemos que guardar sus secretos.

Disculpe si le he molestado.

Sé que usted es el único que se preocupa por nosotras.

"El señor Aldanza esperaba a dos personas".

Sí. La otra no tardará en llegar.

Espere aquí, por favor.

Si desea comunicarse conmigo,

solo tiene que llamarme por el primer tubo y acudiré.

¿Esto como funciona? Muy sencillo.

Cada uno está conectado con una parte de la casa.

El de arriba llevaría su voz a la zona de servicio.

Vaya. Magnifico artilugio.

Si me disculpa.

Es un honor conocerle, señor Ros. El honor es mío, señor Aldanza.

Tiene usted una biblioteca magnífica.

Galton, Bertillon, Lombroso, los grandes de la criminología.

Gracias.

Lástima que no se hayan editado en castellano todavía.

Eso no es problema.

Armando me dijo que habla inglés y francés.

Mi padrino se empeñó en que estudiara.

Encontrar a un policía español que hable idiomas es un hecho insólito.

Puede usar mi biblioteca cuando lo desee.

No lo repita dos veces.

Ese debe ser su padrino. Salgamos a recibirlo.

¿Qué datos tiene del asesino?

Sabemos que es un hombre.

Por la fuerza y porque las mujeres no suelen actuar así.

Son más discretas, no buscan el espectáculo.

Cierto.

Por la trayectoria de la herida,

nuestro hombre mide unos 180 centímetros.

Ataca de frente

y la herida está siempre en el costado derecho. Es zurdo.

Y la incisión es mortal. Sabe de anatomía, sin duda.

¿Un médico?

Un militar bien adiestrado... Sea quien sea, es alguien pudiente.

Deja 30 monedas de plata junto a cada víctima.

Con eso, una familia puede vivir bastante.

30 monedas.

Lo que le dieron a Judas por vender a Cristo.

Se está vengando de alguien con esas mujeres.

Hay otro dato, todas las víctimas habían sido madres.

No creo que sea un dato relevante.

Muchas chicas acaban haciendo la calle por quedarse embarazadas.

Si son criadas, las echan de las casas.

Y si son prostitutas, las echan.

¿Y que tal lleva el caso de la señorita Alvear?

No te sorprendas, el señor Aldanza tiene contactos en todas partes.

Me han dicho que el señor Alvear está fuera de sí.

No me sorprende.

Primero, la crisis económica, y ahora lo de su pobre hija.

¿Crisis económica? ¿No lo sabía?

No.

Fue víctima de una estafa por parte de un banco.

Lo increíble es que le estafaron con el mismo método piramidal

que usó la hija de Larra en el 78.

¡Si levantara la cabeza...!

Ha tenido más imitadores su hija robando que él escribiendo.

Si le puedo ayudar...

Sí. Me gustaría saber si Aurora Alvear

tiene verdaderamente fiebres tropicales...

¿O está siendo envenenada?

Tráigame una muestra de su cabello y lo averiguaremos.

A veces creo que lo suyo es magia.

Es ciencia, amigo.

Estamos en una época de adelantos que van a cambiar el mundo.

Y para bien.

Angustias no te perdona que estés en una pensión.

Mañana le enviaré un ramo de rosas. No sé si bastará.

Buenas noches.

Y gracias por presentarme a Aldanza.

Haremos grandes cosas juntos, ya lo verás.

Hasta mañana.

No tan deprisa, amigo.

No llevo nada. Eso ya lo veremos.

¿Luis?

¿Víctor el extremeño?

Señor. Si me permite, señor

yo me fumo el puro, que usted no tiene mucha práctica.

Gracias.

Veamos. En este plato hay un trozo de cuero.

En este, las hojas de un libro. En un tercer plato,

Crespo está vertiendo las cenizas de ese puro que casi me mata.

Fíjense.

¿Qué pretende? ¿Quemarnos el edificio?

Es un sencillo experimento, señor comisario.

En este pañuelo están las cenizas del libro

de la biblioteca. ¿El que dicen que se quemó solo?

Dígame cuál de las tres cenizas aquí expuestas

es similar a las de este pañuelo.

Las del tercer plato.

¿Querían engañarnos con un puro?

Quieren que creamos en fantasmas.

Y está dentro de la casa.

Averigüe quién es. Le doy una orden:

no vuelva a arrojar agua a la señora Alvear.

Su marido está muy molesto.

Pero... Ni peros, ni peras.

No le gustó que interrogaran a los criados.

Pidió que solo habláramos con él.

¿Y cómo se puede investigar un crimen sin hablar con los testigos?

Con mucho cuidado.

Don Augusto es un grande de España.

Y lo que es más importante: amigo de Cánovas.

Una queja suya y estamos todos de patitas en la calle.

Ahora el presidente es Sagasta, ¿no?

-No me extraña que se confunda.

Es un quítate tú "pa" ponerme yo...

Crespo, a ver cómo va lo de mi mesa. A sus órdenes, señor.

Sánchez, consígame una pizarra, la más grande.

Blázquez, interrogue al anterior propietario de la casa Aranda.

Hágalo con tacto: será familiar del último asesinado.

Yo seguiré investigando.

Lo mismo eso no le gusta al comisario.

Estoy aquí para investigar, no para hacer política.

¿Cenizas de tabaco?

De puro habano.

No puede ser. Alguien dejó las cenizas...

El libro.

Vuelve a estar aquí. ¡Madre del amor hermoso!

Debe ser esta.

Es parte del Canto XXIV,

el dedicado a los ladrones y a los castigos que les esperan:

"Descendimos del puente por la testa..."

No siga, no sea que pase algo terrible otra vez.

No se preocupe: no hay ningún fantasma.

Sólo alguien que quiere engañarnos.

Pues, desde luego, nos está engañando muy bien.

Si me disculpan...

¿Cómo ha podido saber la página que leía mi hermana?

Fíjese: la esquina superior derecha estaba doblada...

Alguien tenía interés en que su hermana abriera por aquí.

¿Puedo llevármelo? Claro.

Ayer se fue sin interrogarme.

No estaba aquí la noche de los hechos.

¿No tiene preguntas que hacerme?

Yo le puedo decir cosas que mi padre nunca le diría.

De acuerdo. Pero entonces mejor ir a otro sitio.

"In nomine pater et filii et spiritus sancti".

Que Dios perdone sus pecados, amén.

¿No va a rezar un padrenuestro por su alma?

Pero si era una prostituta.

¿No lo era María Magdalena y era amiga de Cristo?

Está bien, rezaré un padre nuestro.

Y tres avemarías.

Reza en latín

¿Cómo se llevaban su hermana y su marido?

Mal. Mi hermana se casó porque la obligó mi padre.

Estaba enamorada de otro hombre, un pianista.

¿Pudo convencerla de matar a su marido?

No es capaz ni de matar a una mosca.

Y es pobre.

Por eso su padre casó a su hermana con el señor...

Donato Vergel.

Así es. Pero se equivocó.

Es un vividor que quiere nuestro dinero, no darnos el suyo.

Aunque mi padre no tiene ni idea.

¿Cómo sabe usted eso?

Leí una carta de una amante que tiene en Barcelona.

Sería usted una buena policía.

Ya me gustaría. Pero soy mujer. Y a las mujeres en este país

no nos dejan ni votar, como bien sabe.

¿Su padre también leestá buscando marido?

Sí, pero la va a dar igual.

Yo me casaré con el hombre que quiera.

Ese hombre será la envidia de todos los demás.

Eso que me ha dicho es precioso.

¿Le puedo pedir un favor muy especial?

No debe saberlo nadie.

Lo que usted quiera.

¿Podría darme una muestra de los cabellos de su hermana?

Ni ha notado que le arrancaba el cabello.

No sé. Está como...

Lo siento. No he dormido. He pasado la noche

cuidando de mi hermana.

Me hace estar especialmente sensible.

No hay nada más digno que llorar por quien se quiere.

Conclusiones de lo que llevamos visto y comprobado.

Augusto es un mentiroso arruinado. ¿Cómo lo sabe?

Me lo dijo anoche el señor Aldanza y esta mañana su hija.

Casó a Aurora buscando la fortuna del tal Donato Vergel.

Pinchó en hueso, que diría usted.

El apuñalado es un vividor

que se casó buscando la fortuna de los Alvear,

sin saber de su ruina. Justo castigo.

¿Sabe algo del anterior propietario?

Sí, el señor Rojas es hijo del último asesinado.

Lógico que quisiera vender la casa. Nadie quería vivir allí.

Ha estado cerrada diez años hasta que llegó don Augusto.

Precisamente por la leyenda de la casa,

regateó el precio de la venta. Y ahora viene lo mejor:

Alvear hizo un seguro de vida a su hija y a su marido.

Si éste la palma, el dinero del seguro pasa a su hija.

Así que uno más en el ajo.

No es el último: también está Faustino.

Ese es nuevo.

Es el antiguo novio de Aurora. Un pianista.

Tendremos que pedir otra pizarra si seguimos sumando sospechosos.

Y no lo entiendo.

Está demostrado con testigos que Aurora apuñaló a su marido.

Y no una vez. Cierto.

¿Qué seguimos investigando?

Si no fuera de buena familia, éste caso ya estaría cerrado.

Tiene razón. Pero hay algo que no cuadra:

El estado de Aurora, su inconsciencia.

Es tan víctima como su marido.

¿Sabe algo de la leyenda? Rojas no quiere hablar del tema:

Dice que hablemos con la madre del mayordomo.

Vive en un asilo por San Bernardo.

-¡Ya tengo su mesa, señor!

-¡Crespo! ¡Ésa es la mesa de mi jefe!

-¿Cuánto tiempo lleva con ella? -Dos años.

-Dentro de dos años te la devuelvo. ¡Eh! Y sin rechistar.

Podríamos haber cogido el tranvía. No se queje, nos viene bien andar.

Lo dirá por usted. Será por ahí.

El señor Barbosa

volvió rico de Filipinas. Hará de eso más de 40 años:

yo era una jovencita. Háblenos de el.

Estaba casado con una filipina.

Se llamaba Genoveva. Era guapísima.

Y muy apasionada.

Había noches que no se podía dormir del...

Bueno, ya se pueden imaginar.

-Nos lo imaginamos.

-Volvió rico de Filipinas.

Dicen que traía un tesoro enorme en baúles

y habían hecho una obra

para hacer habitaciones ocultas donde esconderlo.

¿Por qué tenían que esconderlo?

Se lo había robado a unos piratas holandeses,

en un lugar llamado el Rincón del Diablo.

Vino uno de ellos, era muy rubio, un tal van Hook.

-Te creía muerto.

Discutió con el señor Barbosa.

Le acusaba de haberle robado su parte del tesoro en Filipinas.

El señor Barbosa le apuntó con una pistola

y le amenazó con matarle. ¿Qué pasó luego?

-Lanzó una exclamación en un idioma extraño y se fue.

Jura en otro idioma

-¡Fuera de mi casa!

Lo peor viene después:

La señora no paraba de llorar.

Hacía ceremonias por la noche.

Mató a su marido y la ingresaron en un manicomio.

-¡Por los clavos de Cristo!

¿Alguna vez se escucharon voces en la casa?

Susurros que dijeran palabras extrañas. "Sucubus".

¿Ha vuelto a pasar?

Sí. ¿Cuándo los oyó?

Cuando los nuevos dueños de la casa...

Una noche la señora mató a su marido.

¡Cinco putas muertas! ¿Y qué tenemos. ¡Nada!

Si fueran cigarreras o costureras, no las llamaría por su oficio.

Diría cinco mujeres muertas. ¿Va a decirme cómo debo expresarme?

Le pedía un respeto a las fallecidas.

Y yo le pido que atrape al asesino.

Le he dado lo que me ha pedido.

He dejado que hiciera las autopsias Armona.

Aldanza.

¡Cómo se llame! ¡Deje de corregirme, que soy su jefe!

Suerte ha tenido de que ese Alenza tenga los contactos que tiene.

Si no, ¿de qué?

Sabemos cómo es el asesino, su altura, que es zurdo.

Pero no saben quién es, que es lo que importa.

Hay que detener a alguien y cargarle las muertes.

¿A quién?

A quien sea. Anda que no hay maleantes.

¿Aunque no sea el asesino? No puedo esperar más.

Los periódicos quieren hablar y no les puedo frenar.

Si se hace público tendremos testigos.

¿Está usted loco? ¿Y manchar nuestra imagen?

El pueblo necesita buenas noticias.

Y más ahora que vamos a entrar en guerra.

¿Otra vez África?

No. Otra vez, Cuba.

Mañana empiezan a salir tropas para La Habana.

Por eso necesito dar buenas noticias. Y usted me las va a conseguir.

Tiene dos días. ¿Y si no lo consigo?

Quedará fuera del caso.

¿Le queda claro?

Es impresionante.

Debería ver los de Scotland Yard.

Eso es una policía moderna.

¿Me trae lo que le dije? Sí, aquí está.

Huele a lilas.

¿Sabe que la lila violeta simboliza el primer amor?

No.

Es precioso.

Y preciso.

Es un Carl Zeiss. Me lo regaló su creador, Ernst Abbe.

Un físico y matemático. -¿Y para qué nos servirá?

-Nos permitirá ver aumentado el cabello de doña Aurora.

Échele una ojeada a esto.

Fíjese en la raíz y el tubo. La pigmentación es uniforme.

Y harían falta más análisis, pero si quiere mi veredicto,

esa muchacha no ha sufrido envenenamiento alguno.

Me fío de usted. No es un tema del que sea experto.

Un día las policías tendrán en su plantilla científicos expertos

que resolverán crímenes sin salir de los laboratorios.

-A los carteristas se los trinca en la calle.

¿Puedo?

-Mire, mire. Como si estuviera en su laboratorio.

-¿Eso es un pelo? -Efectivamente.

Si no hay envenenamiento,

debo plantearme líneas de trabajo más...

Más... ¿Esotéricas?

Por decirlo de algún modo.

Yo no creo en esas cosas,

pero tengo un viejo amigo que sabe mucho del tema.

¿Quiere que concierte una cita?

Les repito que aquí no hay ningún tesoro.

Dejen eso inmediatamente.

Antes me gustaría hacerle una pregunta.

¿Cuánto hubiera ganado su hija si su marido hubiera muerto?

Encargó un seguro de vida. ¡Es indignante!

Mañana mismo voy a pedir al comisario que les retire de este caso.

-No debió preguntarle eso.

¿Qué buscan en realidad?

Una cámara hueca. Tuberías ocultas.

Blázquez, aquí suena a vacío.

Salga y dé unos golpecitos desde el otro lado de la pared.

¿Le sirvió de algo el cabello de Aurora?

Temía que fuese víctima de un envenenamiento.

Afortunadamente, no es así.

Pero sigo sin saber qué la mantiene en ese estado.

¿Qué hay al otro lado? Una habitación de invitados.

¿Me puede guiar hasta allí?

Eres maravillosa, Lola.

Por eso me pagan.

Quiero sacarte de esta vida. Quiero que vivas como una señora.

¿A cuántas como yo les has prometido lo mismo?

¡A ninguna!

Cásate conmigo, Lola.

Quiero que seas mía para siempre.

¿Y no te vale con que sea tuya otro ratito?

Ven aquí.

No, ven tú aquí.

¿Cómo se atreve a apartarle del caso?

Quiere resultados. Y no se los estoy dando.

Debe luchar, no puede venirse abajo.

Es el maestro de todos nosotros.

El maestro está muy cansado, Víctor.

No cambia nada en nuestra policía.

En Inglaterra, en Francia,

los métodos científicos avanzan.

En Argentina han resuelto un crimen por la huella del dedo.

Países que un día fueron nuestros, han avanzado más.

Y ahora, otra guerra con Cuba.

¡Qué pena! Miles de jóvenes llevados al matadero.

¡A cenar!

No puedo quedarme. Tengo guardia.

Buenas noches. Hasta mañana.

"Sucubus".

¡Aurora! ¿Qué te pasa?

"Sucubus".

"Sucubus".

"Sucubus".

"Sucubus".

¿Está bien?

¿Qué hace aquí? Venía a relevarle en la guardia.

Gracias.

Gracias.

¿Donato Vergel? -¿Quiénes son ustedes?

-El sargento Blázquez y el inspector Ros.

-No quiero hablar. Pues tiene que hacerlo.

¡Esto es un atropello!

Jefe, tal vez... Déjeme hacer, Blázquez.

Además, serán sólo dos preguntas.

¿Hubo algo que le extrañara al llegar a la Casa Aranda?

Sí. Que don Augusto no tuviera un real.

Si llego a saberlo, no me caso con la estirada de su hija.

Estirada y asesina. ¿Sabe que está enferma?

Lo único que sé es que está loca y me lo ocultaron.

Voy a separarme de ella, le pediré la nulidad a la Iglesia.

¡Quiero salir de esa casa cuanto antes!

Se oyen voces, ruidos.

Yo no creía en esas paparruchas de los espíritus, pero esa casa

me da miedo.

En cuanto consiga lo que me deben,

me vuelvo a Barcelona. ¿Le debe dinero?

Me prometió que, en cuanto encuentre prometido,

se resolverá nuestra situación. O eso o hago pública su ruina.

Yo también tengo mis contactos.

¿Quiere casar a Clara? Sí.

Es tan estirada como su hermana, o peor.

Organiza manifestaciones para pedir el voto femenino.

¡Lo que le faltaba a este país! ¡Que votaran las mujeres!

Venga, alcánceme el vaso de agua, que se me ha quedado la boca seca.

Llame al enfermero: yo no soy su criado.

¿Cómo, si me ha alejado la campanilla?

Haga usted algún esfuerzo en su vida.

Vamos.

Oiga.

Sir Arthur Williams,

antropólogo, psicólogo y experto en asuntos paranormales

y, a pesar de esto último, gran amigo mío.

-Un honor, Aldanza. ¿En qué puedo ayudarles?

Una joven en trance ha intentado asesinar a su marido.

¿No hubo un caso parecido en Madrid?

Hace diez años. Lo conocemos.

Lo que le cuento ha ocurrido en la misma casa.

¡Eso es fantástico!

-Dígale eso al pobre marido.

El ataque ha ocurrido tras escucharse una palabra:

"Sucubus". ¿Le dice algo?

Puede ser una clave. ¿Una clave?

Por lo que cuenta, una de dos:

o esa mujer es una farsante y está imitando el asesinato anterior,

o está hipnotizada.

Ni María Guerrero conseguiría una interpretación así.

Explíqueme lo de la hipnosis.

Hay mentalistas que convierten a sus hipnotizados en esclavos.

Introducen en su memoria una clave, una palabra.

Cada vez que el hipnotizado oye dicha palabra,

es como si recibiera una orden, y la ejecuta.

Esa muchacha, ¿ha vuelto en sí o sigue en trance?

Sigue en trance. Y no es víctima de envenenamiento.

-¿En qué piensa?

-Sólo he visto a dos mentalistas capaces de eso:

Uno, un cubano llamado Lautaro.

Un hombre gordo, grande y negro como la noche.

El otro genio se llama Uberti.

-Es italiano, seguro.

-No, era su... "nickname". Apodo.

Un personaje de "La Divina Comedia".

Puede ser nuestro hombre.

Lo dudo: cumple pena en Londres por estafa.

Uberti ha conseguido lo que nadie había logrado:

mantener a una persona en trance casi un año.

Fue en París y la hipnotizada, también era una mujer.

Creo que me voy a pedir otro chocolate.

Me van a detener, lo sé.

-¿Quieres calmarte de una vez?

-Es fácil cuando no tienes un policía frente a tu puerta.

-No tienen pruebas, ni las tendrán.

-Te dije que bastaba con una muerte.

-Eso lo decido yo.

-Vámonos adonde no nos conozcan. Adonde podamos olvidar todo.

-Si te quieres ir, vete. Pero yo no quiero olvidar.

-Brunetto suena ridículo. Prefería Uberti.

¿Alguna novedad? El "Modus operandi" es el mismo.

El que la mató sólo se adelantó a la naturaleza.

Mire esta pústula,

la paciente estaba enferma de sífilis.

Nos abre una vía de investigación.

¿Alguien a quien había contagiado? Es una buena pista a seguir.

Pronto detendrá al culpable, ya lo verá.

Eso a ella le servirá de poco.

¿Otro libro?

Sí. Y fíjese: está doblada la esquina

de la página que leyó mi hermana.

Parece cosa de fábula.

-Sal ahora mismo, debo hablar con estos señores.

¿Cómo han tratado así a mi yerno? ¿No saben lo que es la educación?

¿Sabe lo que es una investigación?

¿Se atreve a responderme?

Iré a ver al comisario Buendía.

Les juro que voy a conseguir que les destinen a la policía colonial.

¿Cuántas veces te he dicho que es de mala educación fisgonear?

-¡No dé un paso más, don Augusto!

¡Y ustedes, las manos arriba!

¿Y éste quién es? Faustino, el pianista.

Ya nos conocemos todos.

Usted arruinó mi vida separándome de Aurora.

Ahora va a pagar por ello.

¿Un registro de enfermedades contagiosas?

No sabe usted lo que pide.

Los hombres que vienen aquí están avergonzados.

La sífilis no se contagia en las bibliotecas.

Habrá que evitar que se propague.

Será más fácil encontrar un remedio.

¿Cómo dice que se llama la prostituta?

Emilia Fuentes, La Coronela. ¿La conocía?

Nunca la traté, pero un paciente mío

culpaba a esa mujer de haberle contagiado.

Un motivo para vengarse.

Sin duda. Voy a mirar en mis archivos.

Todo sea por ayudarle a encontrar al asesino de esas pobres mujeres.

Le doy su nombre, pero,

No diga que se lo he dado yo, no debería hacerlo.

¿Sabe cuál es su oficio?

Trabajaba en el Matadero Municipal, ¿por qué?

¿Me permite, por favor?

Aurora y yo éramos el uno para el otro.

La casó con ese indeseable por dinero.

Le voy a matar, don Augusto,

le voy a matar.

Si le va a matar, mátelo de una vez,

que es más denso que una obra de Echegaray.

¿-Qué dice, majadero? ¿Le gusta Echegaray?

¡Siéntese o le pego un tiro!

Apúntele a él, se lo merece.

La ha liado por casarla con quien no quiere.

¿Quiere usted que me maten?

No tenga miedo. Éste hombre no le va disparar.

Baje el arma ahora mismo.

¡No lo haré!

Piénselo bien.

Soy policía. Usted es pianista. Y no ha cogido un arma en su vida.

Contaré hasta tres.

Uno,

dos

y tres.

-¡Quieto!

Vamos, Blázquez. Nos llevamos a este infeliz a comisaría.

Perdón. Gracias.

¿Puedo hablar con usted?

Espéreme fuera.

¿Se encuentra...?

Vaya tomándole declaración. Siéntese ahí.

Se ha dado bien la jornada.

No crea. Y a usted, ¿qué tal?

Tengo un sospechoso. Ginés Cañas.

La última le había contagiado la sífilis.

No es mal motivo para matar.

Ya veremos. -Don Armando,

ya tiene al sospechoso en el calabozo.

Ahora voy.

Ven esta noche a casa. Es importante.

Sobre todo si no puedo probar que Cañas es culpable.

Allí estaré.

¿Sabe lo que le puede caer por su estupidez?

No se puede ir pegando tiros por un desengaño amoroso.

Las calles de Madrid estarían llenas de cadáveres.

-No me importaría que uno fuera el mío.

-Si le sirve de consuelo, el marido de su amada

va a pedir la nulidad a la Iglesia.

-Da igual. Ya nada será lo mismo. Aurora ha cambiado.

¿A qué se refiere?

Cuando la casaron por la fuerza cayó en la desesperación.

Me rehuía.

Decía que le dolía verme.

Un día la seguí.

La vi entrar en una casa de la calle Mayor.

¿Sabe a quién iba a ver?

A un vidente, un tal Doctor Brunetto.

Es nuestro hombre.

¿La Coronela está muerta? Me alegro.

En mala hora la conocí.

¿Por qué la mató? Sabemos que le contagió la sífilis.

No es difícil saberlo, mire.

Por esto me despidieron del trabajo.

Por eso pegué a mi jefe.

Toda la vida trabajando allí y cuando caes enfermo,

te dejan en la puta calle.

Parece que usted da puñetazos con mucha facilidad.

Ha sido detenido varias veces.

Cuando bebo me vuelvo un estúpido.

Pero no soy un asesino, se lo juro.

¿Cuándo fue la última vez que vio a La Coronela?

Hace dos meses. Fui a buscarla,

le dije que estaba enferma. Le dio igual.

Siguió ejerciendo y contagiando a sus clientes.

Si hubiera tenido valor, la habría matado yo.

¿Cuándo la mataron? Lo sabe: anoche.

Estaba en la iglesia de San Miguel.

Se lo pueden decir más de 20 personas,

que estaban conmigo rezando por nuestra curación.

Hable con el cura: se lo puede confirmar.

Vaya, es usted religioso.

No lo era. Pero esta enfermedad solo me la puede curar un milagro.

Puede quedársela, por las molestias.

Suéltale, Sánchez: no es el asesino. ¿Por qué está tan seguro?

Este hombre es diestro, Sánchez. Y el hombre que buscamos es zurdo.

Perdonen el retraso, estaba a punto de irme.

Como no tenía a nadie citado...

Es lo que tenemos los policías, no pedimos cita.

¿Policías?

¿No querrán que les descubra quién fue el asesino

del general Prim?

No nos interesan los casos antiguos. Preferimos la actualidad.

¿Puedo? Sí, por favor.

Veo... Veo un sargento de la Brigada Metropolitana llamado Blázquez

que va hacia un tipo con un turbante ridículo y se lo quita.

Necesita un peluquero, doctor Brunetto.

¿Prefiere que le llame Uberti? -¿Cómo lo ha sabido?

Farinatta degli Uberti y Brunetto Latino.

Los dos son personajes de "La Divina Comedia".

Su buen gusto literario le ha perdido.

Nunca he detenido a nadie tan estrafalario, lo juro.

-Pronto me dejarán en libertad. ¿Intuición o predicción?

No he hecho nada. -¿Por qué iba a verle Aurora Alvear?

-Era infeliz. Estaba casada en contra de su voluntad,

venía a preguntarme si volvería con su antiguo amor.

¿Conoce a un tal Gregorio, mayordomo de los Alvear?

Una vez acompañó a Aurora hasta aquí. Es un hombre con un aura maligna.

Tuve que pedirle que esperara fuera. Perturbaba la paz de los espíritus.

Buenas noticias: ya tenemos al culpable.

Era el mayordomo. Se ha ahorcado. Ha dejado una carta confesando.

El culpable es este hombre.

¿Sí?

¿Sabe por qué el libro maldito

volvía a aparecer en la biblioteca?

Yo se lo diré: porque el mayordomo lo cambiaba.

Tenía una caja con diez ejemplares de "La Divina Comedia".

Suelten a este payaso y vayan a la casa Aranda. Les espero allí.

¿Quién ha bajado el cuerpo? -Me lo ordenó Buendía.

El señor Alvear le dijo que limpiara esto cuanto antes.

¡Deje eso!

¿Y que me despidan? ¡Fuera!

-Es el dibujo del medallón de Uberti. El Sol de Filipinas.

Vamos a ver qué más encontramos.

Gregorio no se ha suicidado.

Lo acabo de encontrar en su habitación.

¿Quién compra un billete de tren a París y se suicida el día antes?

Pues como no le haya ahorcado el agente Crespo, ya me dirá.

Sólo estaban en la casa la criada, mis hijas y mi mujer.

No tienen fuerza para hacer eso. No. Le han obligado.

-El mayordomo no pudo superar su culpa y se ha suicidado.

El caso está cerrado.

Me voy al Ministerio a notificarlo. -Le acompaño.

¿Qué piensa hacer?

Necesito su ayuda.

Martínez, bienvenido.

Lola está con un cliente, no creo que tarde.

¿Quiere una botellita de champán?

Se lo agradezco,

pero mi sueldo no alcanza para esos dispendios.

Sabe que usted no tiene que pagar en esta casa.

Mire, ahí viene Lola.

Buenas noches, don Armando. Ya me encargo yo.

Gracias por todo, inspector. Doña Rosa.

Lola. Te estaba esperando. Lo siento, pero estoy ocupada.

¿Prefieres ir con este viejo? Deje de molestar.

¿Me lo vas a impedir tú? Tranquilo.

Espera y luego tendrás la mejor noche que puedas soñar.

Yo no te he invocado. No te he invocado.

¡Clara!

¿Sorprendida?

Les presento al verdadero culpable, el doctor Uberti

o Brunetto, como ustedes quieran llamarlo.

Pese a su túnica, no es ningún fantasma.

Es uno de los mejores mentalistas del mundo.

¡Le ordené que le soltaran!

Y no le obedecí. Este hombre hipnotizó a Aurora.

Con una sola palabra, Aurora recibía una orden que tenía que cumplir:

matar a su marido.

Y la palabra era... -"Sucubus".

Exacto.

¿Por qué Aurora no ha salido de su habitación esta noche?

La atamos a la cama, madre. La palabra se decía desde la cocina

y se extendía a través de un mecanismo ingenioso,

similar al de un buen amigo.

¿Recuerda nuestros golpecitos en la pared?

-Sí. No buscábamos un tesoro,

sino tuberías que comunican unas habitaciones con otras.

Gregorio conocía dicho mecanismo. Uberti, también.

Fueron cómplices en el asesinato ocurrido aquí hace diez años.

¿Y en este no? Se negó a colaborar.

Por eso corrió a salvar la vida al marido de Aurora aquella noche.

Esta vez quien dijo la maldita palabra fue la criada.

¿Cómo sospechó de ella? Fue quien descubrió el cadáver.

Intentó borrar el mensaje que dejó Gregorio para avisarnos.

¿El Sol de Filipinas?

El mismo que decora el medallón de este indeseable.

La habitación era un puro desorden. Su criada quiso limpiarlo primero.

¡Deje eso!

¿Y que me despidan? Fuera.

Me resultó sospechoso.

Pero ella no pudo cargar con Gregorio hasta la horca.

No. Tenía usted otra palabra clave para Gregorio,

por si ponía en peligro sus planes. Al oírla, se suicidaría.

¿Por qué lo hizo?

-Me ofreció una parte del tesoro. -No hay ningún tesoro.

Eso explíqueselo al señor Uberti. ¿O prefiere que le llame van Hook?

-¿No era el pirata al que le habían robado el tesoro?

Su hijo.

-A mi padre le robaron y le mataron en esta misma casa.

Ese tesoro me pertenece.

-Pues tendré que buscarlo más a fondo.

Hay algo que no cuadra.

¿Por qué no entraron durante los diez años que estuvo cerrada?

Pasó esos años encarcelado en Londres.

Un contacto me informó de ello. Envié un telegrama a Scotland Yard.

Me dijeron su verdadero apellido.

Escapó hipnotizando a los carceleros.

-Asombroso. Solo queda que despierte a Aurora.

-¡No pienso hacerlo! -¿Qué prefiere, pelanas?

¿Cárcel o morir lentamente en el garrote vil?

Relájese y déjeme a mí.

Conmigo no, Lola.

No necesito compasión.

¿Por compasión?

Es usted más hombre que todos los que me follan en este burdel.

Malas noticias, ¿verdad? Si no, no habría venido.

Mañana me van a apartar del caso.

Necesito que me hagas un favor.

Aquí está toda la documentación del caso. Los informes. Todo.

Guárdalo.

¿Aquí?

Estará más segura aquí que en comisaría.

Sobre todo si no la manejo yo.

No le digas a nadie que la tienes.

Sólo hay una persona en la quien confiar.

¿En quién? Víctor Ros.

Es como un hijo para mí.

Y el mejor policía que conozco.

¿Algún problema?

No. Armando quería verme.

Será para contarle que ha resuelto

un caso de manera maravillosa. -¿A qué espera, Humberto?

-¡Me llamo Uberti! -¡Como se llame!

¡Despiértela

o va a descubrir la de cosas que puedo hacer con ese medallón!

-Hay una escalera frente a ti.

Descendiste por ella.

Ahora volverás a andarla.

Sube un peldaño, despacio,

ahora otro.

Sólo te quedan tres peldaños.

¡Alto!

¡Uno,

dos

tres!

¡Ya!

¿Por qué estoy atada?

-¡Cariño! -¿Por qué estoy atada?

Duerma. La próxima vez que la vea no quiero ver esas ojeras.

Don Armando nos espera.

Parece que el asesino tiene un plan.

¡Quieto!

Una bala. Siete milímetros.

No pienso abandonarlas.

Ud. es necesario.

-Nuestro nuevo jefe.

-Soy Raúl Corcolés, el nuevo forense.

-¡Han matado a un coronel! -Ha muerto.

Detenida por matar a su marido.

Ha vuelto a casa. Había desaparecido hacía una semana.

-¡Detenido el asesino de Escobar!

No me creo nada. -No me dé lecciones.

-¿No viene con vosotros? -No.

-¡Por favor, no! ¡Suéltame!

-¿Dónde está mi hija?

¿Quieren matar al presidente Cánovas?

Lo intentarán pronto.

¿Me vas a pegar?

-¡Blázquez!

-¡Quieto!

-¡Tío Víctor! ¡Juanito!

-Encantado. Me quiere casar con él.

Quiero hablar con él.

¿Dónde está Aurora? No lo sé.

-¿Me concede el honor de su amistad?

Pídeme que sea tuya.

Y ese hombre, ¿le corresponde?

Por la brigada.

Víctor Ros - Capítulo 1: El misterio de la casa Aranda - ver ahora

Los misterios de Laura 

En cada capítulo, Laura tendrá que deducir quién es el asesino en el tiempo que le queda entre recoger a los niños del colegio y prepararles la cena, todo ello procurando no perderse ningún capítulo de su culebrón favorito. En esta serie se recoge el espíritu de títulos como Se ha escrito un crimen, Colombo, o los enigmas de Agatha Christie, mezclándolo con las peripecias cotidianas y sentimentales de la protagonista, la inspectora Laura Lebrel. ¡Mira todas las temporadas disponibles de Los misterios de Laura en RTVE Digital! 

Para todos los públicos Los misterios de Laura - Laura y el misterio de la habitación cerrada
Transcripción completa

-¿Dónde está el fiambre?

-No sé cuántas veces se lo tengo que repetir, no está aquí.

-¿Cómo sé yo que no está detrás de esa puerta?

-Porque, entonces, estaría mintiendo...

...y yo no miento con esas cosas. -Tal y como yo lo veo,...

...sólo hay dos opciones: o alguien lo levantó...

...o nunca llegó a salir de aquí. -Usted lo vio ayer, estaba aquí...

...y usted fue la última en irse. -Y la primera en llegar hoy.

Por eso estoy segura de que tiene que estar aquí, en algún lado.

-¿Qué gano yo con esconderlo? -Un buen negocio.

-Señora, ya me estoy hartando.

El fiambre era su responsabilidad. Si ha desaparecido, es cosa suya.

Yo no soy un criminal. -Y yo le digo que en mi casa...

...saqué los filetes, el lomo y el salchichón y el fiambre no estaba.

-Pues se le habrá caído. -Ayer pagué 4,90 por el fiambre...

...y de aquí salgo o con el fiambre o con los 4,90.

-Señora, hay gente esperando. -Y yo tengo toda la mañana...

...para espantarle la clientela, así que usted verá.

-Sin el recibo no puedo hacer nada.

-Aquí tiene. -Desde luego...

Hay gente con mucha cara en este mundo.

-Lo que hay es mucho sinvergüenza que nos toma...

...a los demás por idiotas.

Buenos días.

-Llegas tarde. -Gerardo, son las once.

He tenido que preparar la comida para mañana y decirle...

...a una vecina que se quede con los niños.

-Deberías volver con tu marido, así alguien te ayudaría en casa.

-¿Me has hecho venir para decirme lo de siempre?

-Te he llamado para que me ayudes a evitar un asesinato.

Emilio Ruiz ha estado recibiendo amenazas de muerte durante...

...los dos últimos meses. Mañana recibe el premio de empresario...

...del año y los anónimos dicen que no lo recogerá.

Éste es el último. Llegó esta mañana.

-¿Y yo qué pinto?

Tienes a mucha gente más preparada para esto de las vigilancias.

-Este hombre es amigo del concejal de seguridad.

-Ah, y quieres quedar bien con el ayuntamiento.

-Quiero que vean que mis mejores agentes están...

...en los casos más importantes, listilla.

-Este hombre no habrá querido ir a un piso protegido...

...con esta casita. -Da una cena y no ha querido...

...suspenderla. Tan sólo ha reducido el número de invitados.

Buenas noches. -Hombre, jefe.

Llega a tiempo para la tarta de chocolate y tomar una copa.

-¿Chocolate?

-Señor Ruiz, le presento a la inspectora Laura Lebrel.

(Risas)

-Mucho gusto. -¿Lebrel? Qué graciosa.

Como los perrillos. (LADRA)

(RÍE)

-¿Le gusta el chocolate, inspectora?

-Comer es mi vicio, mi único vicio. Ojalá fuera el tabaco.

Moriría de cáncer de pulmón, pero, al menos, conservaría la línea.

-Tómese mi tarta, yo no puedo tomar dulce.

-Gracias. He venido sin cenar.

-Permítame que les presente. Mi hermano, Joaquín.

Mi abogado... y amigo, Juan Mata.

Esta preciosidad es mi mujer. -Encantada.

-Y mi socia, Inés.

-Como entre un solo policía más, empezaré a pensar...

...que están formando un equipo de fútbol.

-Creo que le están dando demasiada importancia a estas amenazas.

Todos los años recibimos anónimos: algún empleado despedido,...

...competidores amargados... -Gente con tiempo libre...

...y con ganas de tocar las narices.

-Con los sueldos que das, no sé cómo no recibes más amenazas.

-No soy el empresario del año por hacer obras de caridad,...

...sino por hacer crecer el negocio y alimentar a mi familia.

Incluso a los miembros más inútiles.

-Entiendo que no les preocupe, pero mi trabajo...

...es hacer todo lo contrario. -Pero tener a cinco agentes...

...rondando es excesivo, ¿no? -Harán su trabajo sin molestarles.

Créanme.

-¿A usted no le dan ningún premio?

No sé, siendo socios.

-Él es el de los aplausos,...

...yo sólo sirvo para trabajar.

-Por el trabajo y los aplausos.

-Y porque tengas salud para disfrutarlos.

Cariño, ¿qué te pasa? -¿No se encuentra bien?

-Sí. Es este maldito calor.

Tal vez sea mejor que me acueste.

Vosotros seguid, esto es una celebración, no un funeral.

-Espere, echaremos primero un vistazo a su habitación. Laura.

¡Laura!

-A lo mejor me pueden conseguir la receta de la tarta.

Está de vicio.

-Espérese aquí.

Vigila que todo esté en orden.

-Pido yo un crédito sobre este armario...

...y me deja la cuenta temblando.

No sé...

Mucho dinero, pero yo creo que esta gente, en el fondo,...

...tiene una vida asquerosa. -No lo sabe usted bien.

El dinero no da la felicidad.

Sólo te permite comprar maneras de aparentar que la tienes.

Hace un calor espantoso, ¿no creen? -Tengo a mis hombres alerta.

De toda maneras, la inspectora y yo montaremos guardia toda la noche.

-En breve empieza "Desheredada", mi serie favorita,...

...así que estaré entretenido. -No me lo puedo creer.

-¿Qué ocurre? -También es mi serie favorita.

La he dejado grabando esta noche. Seguro que la boda se cancela.

-Alguien tendrá que decirle a Kevin Felipe que Jessica del Carmen...

...quiere vengarse de él. -Si no hubiera tenido amnesia,..

...recordaría el accidente.

-Debemos dejarle descansar. -Sí.

-Como le he dicho, olvídese de las amenazas.

-Ojalá pudiera.

No dejo de pensar que si tuviera delante a esa persona,...

...le daría todo lo que tengo con tal de que me dejara en paz.

-Le vemos por la mañana. -Sí.

-Por cierto, cualquiera de mis hombres...

...le atenderá en lo que necesite, pero le dejo...

...mi número de móvil por si acaso.

Le dejamos el pestillo echado. Buenas noches.

-Yo, de ti, completaría los perfiles de esos cuatros.

Sobre todo, del de la mujer. No sería la primera...

...a la que le gustaría ver a su marido criando malvas.

(RÍE)

-¿Jacobo y tú habéis firmado ya los papeles del divorcio?

-Ojalá, así podría volver con mi vida.

-Ya. Si tantas ganas tienes de alejarte de él,...

...¿porque aún llevas eso?

-La costumbre.

-Espero que sepas lo que haces. Jacobo es un buen hombre...

...y un buen policía. -Sí, pero no un buen marido.

-Antes de hacer nada, deberías estar segura.

Cuando no esté, le echarás de menos. Sé de lo que hablo.

-Tenías que haber esperado un poco ante de volver al trabajo.

Haberte ido de vacaciones o... no sé, cualquier cosa.

-No. Este trabajo es lo único que me mantiene a flote.

Necesito hacer algo más, aparte de echarla de menos.

-Capitán, tiene que subir. -¿Qué ocurre?

-Hay movimientos, Ruiz no responde y la puerta está atrancada.

-Reviéntala.

¿Señor Ruiz?

-Todo estaba en calma, de pronto escuché un forcejeo,...

...como si hubiera dos personas.

-Está muerto. -Aquí no ha entrado nadie...

...y no me he movido de la puerta. -Las persianas sólo se abren...

...por dentro. El asesino debía estar aquí mientras hablábamos...

...con Ruiz. -Diría que ha podido entrar,...

...pero ¿cómo ha conseguido salir? -A todos los agentes,...

...establezcan un perímetro de seguridad. Suban enseguida.

-He oído...

Dios. -Es mejor que espere fuera.

Necesito que sellen la habitación. -¿Qué es todo este ruido?

-Blanca, es mejor que no lo vea. -Emilio.

Emilio.

(BLANCA LLORA)

-Blanca.

-¡Sois unos ineptos!

-Necesito que bajen todos al salón, por favor.

(BLANCA LLORA)

-¿Cómo ha podido pasar? -Aún es pronto para saber nada.

Mis agentes están registrando la casa. Daremos con el asesino.

-¿Y cómo saben que lo han matado? Ni siquiera había sangre,...

...podría haber sido un infarto. -Es cierto.

No podemos saberlo hasta ver el informe forense.

-Sí, luego nos vemos.

Blanca. Dios, es horrible.

Lo siento. -Gracias.

-¿Dónde estaba usted en el momento de la muerte?

-Estaba saliendo con mi coche, un agente me paró en la puerta.

-¿Y usted? -Me quedé a revisar unos papeles...

...de Emilio en la biblioteca. -¿Con la ventana abierta?

¿Durante la cena no tenía congestión?

-Sí, habré cogido frío. -A usted tampoco le dio tiempo...

...a ponerse el pijama. -Estaba en mi habitación...

...conectado a Internet. -Supongo que no habrá nadie...

...que pueda confirmarlo.

-¿Cree que uno de nosotros ha matado a mi marido?

-Sólo sé que ninguno estaba acompañado en el momento...

...de la muerte. Si confirmamos que ha sido un asesinato,...

...todos serán sospechosos.

Quiero que de esto te encargues tú, rápido y discretamente.

Necesitarás trabajar con alguien que sea de total confianza.

-Ya sabes que tengo a la persona adecuada.

-Veo que te gusta seguir a mujeres indefensas.

-Ahora mismo no me pareces muy indefensa.

-Me gusta tomar precauciones. -Pues te gastarás una pasta...

...en preservativos, lo digo por la cantidad de tíos...

...que entran en tu casa. -Me has estado siguiendo.

Pues si quieres lo mismo que mis clientes,...

...tendrás que pagar como los demás.

-No hay problema. Siempre y cuando no me drogues ni me robes...

...como a los demás. -¿Cómo sabes eso?

-Anda, bonita, acompáñame a comisaría.

-Joder. -Será mejor que no hables.

Si no, cuando lleguemos allí, no tendremos conversación.

-Espera, tal vez podamos arreglar esto de otra manera.

-Tal vez, pero me he dejado la cartera en casa.

Si aceptas tiques de comida...

-La tuya no es la única profesión en la que se usan esposas.

-Al menos pude llegar a móvil. -Si hubiese sido hombre,...

...¿le habrías metido mano? -Yo no le metí mano,...

...ella empezó a restregarse... -No no quiero detalles, Martín.

Esa cosa tuya con las mujeres te va a traer problemas...

...y a mí contigo. ¿Está el jefe? -Sí, está en la sala de reuniones.

¿Dicen que va a dimitir el jefe? Ya sabéis,...

...por la metedura de pata de ayer. -No fue una metedura de pata,...

...fue un asesinato. -Dile a esa gente que se meta...

...sus comentarios por el culo. -También dicen que eres...

...el candidato a ocupar su puesto. -Nadie ocupará el puesto del jefe.

-El jefe no se va a ir, ¿vale? -Vale. ¿Te lo vas a...? Nada.

-Aunque no me extrañaría, con lo de su mujer.

-Gerardo está perfectamente, ya está recuperado.

-Nadie lo estaría, sólo hace un mes que se murió.

-El jefe es más duro de lo que parece.

¿Algún enemigo, alguien de la competencia, un empleado despedido?

-Lo tienes todo en los informes si no te importa leértelos.

-Lydia, necesitas un novio que te quite esa mala leche.

-¿Cómo demonios pudo el asesino entrar y salir de la habitación?

-Parece "El cuarto amarillo". -¿El qué?

-Una novela. Una mujer es atacada en una habitación...

...de la que nadie ha entrado ni salido.

-¿Te tiras a una bibliotecaria? -No, compro ese papel higiénico...

...que va impreso, sólo puedo leer en el baño.

El asesino entró y esperó a Ruiz.

-Si se hubiese escondido, lo habríamos visto.

-Se armó bastante revuelo. Si el asesino estaba escondido,

pudo aprovechar la confusión para fingir que acababa de llegar.

-¿Qué hay de un enano? -Por favor.

-¿Un enano? -Un enano pudo esconderse,...

...matar a Ruiz y volver a esconderse.

-¿Sabemos cómo murió?

-No hay señales de arma blanca ni de veneno ni de asfixia.

-Un enano muy listo. En "Los crímenes de la calle Morgue"...

...el asesino era un mono. -Laura. Perdón.

¿Puedes salir un momento? -No descartaría...

...ninguna posibilidad. -Yo no descartaría...

...la posibilidad de que a tu cerebro no le llegue oxígeno.

-Parece que se está produciendo un 3-15 en la calle Montalbán 14.

-Mierda.

-Oí los gritos, pero no pude llegar a tiempo.

-¿Afectados? -Cuatro, unos más graves...

...que otros. -¿Y las familias?

-Ya están aquí y muy alteradas. -¿Y los demás?

-Supongo que aún con el miedo en el cuerpo.

-¿Los tiene encerrados? -Conseguimos acorralarlos,...

...pero no hemos podido cogerlos. No nos atrevemos a entrar.

-Será mejor que se aparte.

No quiero un movimiento, ni un solo gesto.

Hoy habéis hecho daño a mucha gente...

...y habéis agotado mi paciencia. Vais a pasar mucho tiempo...

...encerrados por lo que habéis hecho. ¿Me habéis entendido?

¿Me habéis entendido? (AMBOS) -Sí, mami.

-Es la tercera vez en este mes.

Los profesores no pueden con sus hijos.

-No se preocupe, hablaré seriamente con ellos.

-Lo siento, me veo obligado a expulsarlos.

-¿Cómo? No, por favor. -No veo otra alternativa.

Los demás padres están dispuestos a denunciar al colegio y a usted.

-Mi marido y yo nos estamos divorciando.

Tengo mucho trabajo, no puedo estar en casa con ellos.

-Tendrá que decidir cuál es su prioridad entonces,...

...o su trabajo o su familia.

-Vamos, vamos.

Respirad bien este oxígeno porque es el último aire libre...

...que disfrutaréis hasta los 30.

Un imprevisto en el colegio. (GRITAN) -¡Pizza!

-Luego te cuento, Martín.

Bueno, ¿qué pasa aquí? -¿Qué tal, cariño?

Se me ha ocurrido que os podía invitar a comer.

-Oye, a lavarse las manos primero. -Oye, ¿qué os digo siempre?

(AMBOS) -Que le demos la razón a mamá como a los locos.

-A lavarse las manos ya, hombre.

Estos críos... -Estos críos me van a matar.

Y tú con ellos. No me llames cariño y no actúes como si aún...

...vivieras aquí. -Me apetecía estar con ellos.

Y es lo menos que podía hacer después de tu llamada.

-Te podías haber ahorrado la pizza, parece que le estamos premiando...

...por lo que han hecho. -Dos colegios en un año, macho.

¿Han llamado los del privado? Pedimos la plaza hace cuatro meses.

-Mejor que no llamen. Es un colegio carísimo, Jacobo.

-Laura, creo que podría volver a casa, sólo por una temporada.

-No, esto ya está hablado. Vamos a firmar los papeles...

...del divorcio, ¿no? Ya está hablado.

-Trabajas 12 horas al día, es imposible que puedas ocuparte...

...de ellos tú sola. -Tú también eres policía.

-Pero mi comisaría está en esta calle, tú te tiras...

...dos horas para ir y volver. -Si entraran en este colegio,...

...los tendría cerquita. -¿Y si no los aceptan?

¿Cómo vas a cuidar de ellos?

(Timbre)

-No es momento. -Sólo traigo una carta...

...que me dejaron por error. -Gracias.

-Pero, Jacobo, qué sorpresa. -Está abierta.

-No sabes lo que se te echa de menos.

-Echas de menos las chapuzas. -No te digo que no,...

...no es fácil encontrar un hombre con tus manos.

-Es del colegio privado. -Algunas no lo aprecian.

-Nos citan para una entrevista antes de admitirlos. ¿Mañana?

Pero ¿esta carta? Hace tres semanas que la mandaron.

-Ni idea. Bueno, Jacobo, me alegro mucho de verte.

Bájate por el bar y charlamos. Cariño, te dejo.

Oye, ¿y esta falda? Te pones unas cosas de raras...

-Es a las 12:00. Quieren vernos aquí, en casa.

-Tengo una reunión, lo siento. -Como no los cojan aquí,...

...empiezo los trámites para darlos en adopción.

A los 10 años les habremos cogido más cariño.

-Veré qué puedo hacer. De verdad. Bueno, adiós, enanos.

(AMBOS) -¡Adiós! -¿Otro día nos traes otra pizza?

-Sí, así de grande. Hasta luego. -Chao.

Chao.

(Cerrojos)

-Laura, ¿qué tal? -¿Desde cuándo has puesto...

...tantos cerrojos? -He salido con uno...

...que se ha puesto muy pesado y no sé cómo quitármelo de encima.

Casi me tira la puerta abajo. -Antes de que caves un foso,...

...¿te importa mirar a los niños? -No, claro. Además,...

...no me buscará en tu casa. Recojo mis cosas y voy.

(Cerrojos)

-¿Qué, trabajando un poquito, eh? -Inspectora, no la esperaba.

-Vine a echar un vistazo por si se nos olvidó algo o alguien.

-Claro. -Estos juegos son un vicio.

Yo, cuando tengo un rato, siempre le doy al Buscaminas,...

...o al Solitario. Este es el 21.

Aquí siempre me lo juego yo todo a la primera carta.

Lo importante es pedir sin parar. -Pero ¿qué hace?

-¿Qué pasa? Si se pierde, se pierde,...

...lo bueno es que nunca se apuesta con dinero.

-Es una página de verdad, me ha jodido 1.500 euros.

-Válgame Dios. Lo siento, de verdad.

Ahora entiendo lo de su cuñada. -¿Qué pasa con ella?

-Me comentó que bueno,...

...que usted discutía mucho con su hermano...

...por su problema con el juego. -Sí, bueno...

Mi hermano me estaba ayudando a que lo dejara, pero...

Yo no paraba de gastarme el dinero y de aumentar mis deudas.

-Ahora, con la herencia, podrá pagarlas.

-Yo no he matado a mi hermano. Y menos lo haría por dinero.

-Válgame Dios, yo nunca pensaría una cosa así.

-Emilio había accedido a ayudarme si entraba en una clínica.

Y había aceptado. No tenía motivos para matarlo.

-Claro, por supuesto. Además, usted mismo lo dijo,...

...la noche del crimen estaba aquí, en Internet. Supongo que...

Jugando, ¿no?

-Martín, ha llamado Laura, investiga a Joaquín Ruiz.

-¿El hermano del muerto? ¿Por qué, pasó algo?

-El tipo dijo que jugaba esa noche en la página web de un casino.

-¿Con la cantidad de modelos que hay en Internet?

-Investigué la página y no estuvo conectado esa noche.

-Mintió sobre su coartada.

-Pensaba que algún día me podíais llevar con vosotros.

-Eso es cosa de Gerardo. -Llevo medio año con papeleo,...

...necesito trabajo de calle. -Eres más útil aquí, Cuevas.

-Si lo sé, pero te lo digo porque eres el mejor amigo que aquí...

Ese billete es de 20. -Quédate el cambio.

-Gracias. -Bueno... que sepas que...

...me encantaría trabajar con Laura y contigo.

-Hablaré con Gerardo. -¿En serio? Gracias.

-No te prometo nada, lo hago porque eres mi amigo.

Se ha dejado el zumo... -Yo bajo a por él.

-¡Cuevas!

Sin pulpa y con un poco de azúcar.

-¿Seguro que no quiere tomar nada? -No, gracias.

-Estará en un atasco. Dijo que vendría.

-Ya... Esta entrevista es para evaluar el entorno familiar.

Si su marido no viene, perdemos el tiempo.

-Vendrá, se lo aseguro. -Los niños estarán en clase.

-Sí, no van a estar aquí en horas de colegio.

(Cristales)

-¿Y ese ruido? -Son los perros. Tengo dos.

Tengo que encerrarlos porque son como... animales.

Menos mal que no ladran nunca.

¡Lisa, Lassie! ¿Qué os he dicho? Como os portéis mal,...

...os vais a enterar. -Su marido...

-Lo llamo, estará llegando. A ver...

"Este móvil está apagado..." Cariño, ¿dónde estás?

Estoy... -Que le ha saltado el buzón,...

...hombre, que lo oigo desde aquí. -Es su trabajo, ¿sabe?

Es policía, estará haciendo cumplir la ley. Se le habrá ido el tiempo.

-Tiempo es lo que yo no tengo, me quedan tres entrevistas.

-No se vaya, por favor, necesitamos esa entrevista.

-Está bien, volveré mañana y que los niños estén presentes.

-Gracias. -No habrá más oportunidades.

-No se arrepentirá.

(AMBAS) -Buenos días.

(SUSPIRA)

-Vuestro padre... -Hace unos días arrestaron...

...a un traficante de arte en las afueras de Madrid.

Dice que sólo era el intermediario. Adivina de dónde provenían...

...los cuadros robados. De la casa del muerto.

-Pero... alguien tuvo que robarlos. -Ahí entra el de las apuestas.

Si tenía tantas deudas, no es extraño que robara a su hermano.

-No tiene sentido que él fuera el de las amenazas de muerte.

Si ya conseguía el dinero, ¿por qué matarlo?

-¡Hola! Hola.

Esto huele de maravilla. -Te pedí que dejaras las llaves.

-La casa aún es mía, pago la hipoteca.

Y es bueno tener una copia por si hay alguna urgencia.

¿Qué pasa, Martín? -Jacobo...

-También contarte que estuve toda la mañana con el concejal,...

...me intenté escapar, pero... -Mañana tenemos otra cita.

A la misma hora. -Menos mal. Aquí estaré.

Lo prometo. -Cógenos como antes.

-Vale. Tú ponte aquí... ¡Un, dos...!

(AMBOS) -¡Mira, papá, qué fuerte es el tío Martín!

-Que os vais a hacer daño... -¿Te quedas a comer?

-No, vine a buscar unas cosas.

-Hay algo que deberías saber, el concejal ha estado en comisaría.

Con Gerardo, toda la mañana. Jacobo no estaba.

-¿Se sabe algo? -El hermano confesó haber...

...robado cuadros valorados en más de 200.000 euros.

-Tenía deudas de las que el hermano no sabía nada.

-Llevaba casi dos meses robando y cambiándolos por falsificaciones.

Creo que tenemos al culpable.

¿Qué?

-Él no lo hizo. El chico es inocente.

-Tiene un móvil claro y no tiene coartada.

-Ayer vi este cuadro en su habitación.

La falsificación que colgó en lugar del original...

...la había colgado así, del revés. -¿Y qué quiere decir?

-Buscamos a alguien capaz de cometer un crimen perfecto,...

...no a un chaval que no sabe ni colgar un cuadro.

Le falta mollera para cometer un crimen.

-Puede que tengas razón. Pero no me puedo arriesgar. No.

Por ahora es nuestro principal sospechoso.

¿Sabemos cómo mataron a Ruiz? -Sí, el informe forense.

El asesino le clavó un arma muy fina.

Le cortó la médula con precisión. -Como la puntilla de los toros.

-¿No sabemos el tipo de arma? -No, pero hallamos restos...

...de tierra en la herida, hemos hablado con el jardinero...

...y dice que falta una herramienta del invernadero. Una como ésta.

Se usa para extraer savia de las plantas.

Es tan fina que apenas deja rastro. Nos costó encontrar la herida.

-Así que uno de los invitados estuvo en el invernadero.

¿Cuál de ellos? -Uno con alergia a las plantas.

-¿Inspectora?

-Qué sorpresa... -¿Qué hacen aquí?

-Aprender idiomas.

¿Saben qué quiere decir deconstrucción de caza...

...con sorpresa de soja y lascas de tubérculo?

Ah. Verán, ya que estamos aquí...

Es que he estado dándole vueltas a algo que dijo la otra noche,...

...que durante el crimen estaba en la biblioteca.

-¿Y? -Que cuando llegué a la cena,...

...estaba bien. Pero justo después del crimen,...

...apareció con los ojos rojos y la nariz hinchada.

-Era una noche fría. -Tengo dos niños pequeños,...

...son alérgicos a los frutos secos, al polen, al pelo de gato...

...y a los colegios; sé distinguir perfectamente un catarro...

...de una reacción alérgica. -¿Está seguro que estuvo...

...en la biblioteca y no en el invernadero, por ejemplo?

-Si prefieren pensar eso... -No, si no es cosa nuestra.

Es cosa de sus revisiones anuales. Al parecer, usted es alérgico...

...a las gramíneas. -Justo la flor que abunda...

...en el invernadero de los Ruiz. -Perdonen, pero si esto es...

...un interrogatorio, creo que se han equivocado de sitio.

-Por 40 euros el plato, seguro que nos hemos equivocado.

-Lo único que queremos saber es dónde estuvo usted...

...en el momento del asesinato. -Hasta que no puedan demostrar...

...lo contrario, en la biblioteca. Si alguien cogió el arma...

...del crimen del invernadero, no fui yo.

-Pero si estaba en el invernadero. A lo mejor no cogió el arma...

...del crimen, pero alguna cosa hacía, ¿qué nos oculta?

¿Se estaba cepillando a alguien? -Martín.

-¿Qué? Quiero decir que, eso es lo que yo haría.

Si tuviera que echar una cana al aire, pues escogería...

...el invernadero, está apartado, las plantas no dejan ver...

...el interior, es romántico... -Interrumpen nuestra comida,...

...me llaman mentiroso y asesino, les recomiendo un buen abogado.

-Y yo le recomiendo a usted una tasca que está al fondo...

...de la calle. Por los 40 euros de la caza ésta, nos ponemos...

...todos hasta las trancas. Ya les llevaré, cuando cerremos el caso.

El picapleitos miente. Y no lo digo yo, lo dicen sus manos.

Estuvo con alguien en el invernadero y me gustaría...

...saber con quién. ¿Estás bien?

-Le regalé este colgante el día que me declaré. Lo llevaba...

...siempre puesto. Pero el día del accidente lo dejó en casa.

A veces pienso que, de haberlo llevado, no le habría pasado nada.

-A mí me gusta pensar que el destino tiene un plan...

...para todos nosotros. Yo creo que nada ni nadie hubiese podido...

...cambiar lo que le pasó a Elisa. -Ella te quería como a una hija,...

...por eso quiero que te lo quedes. -No, Gerardo...

-Laura, Laura, por favor. Este colgante no la pudo...

...proteger a ella ese día, tal vez, el destino haya querido...

...que te proteja a ti.

-No podemos cambiar el pasado, pero cómo vivamos el futuro...

...depende de nosotros.

(HABLAN EN INGLÉS EN LA TELEVISIÓN)

-Laura. La viuda desconsolada nos espera, deberíamos bajar.

-¿Está muy mal? -Ya lo verás.

-Estos días están siendo muy duros. Compréndanlo.

-¿Cómo era la relación con su marido?

-Buena. Teníamos nuestros altibajos, como todo el mundo,...

...pero nos queríamos mucho. -¿Por eso el quería divorciarse?

-¿Qué? -Hemos encontrado esto entre...

...los documentos de su marido. Es un borrador, para una demanda...

...de divorcio, por incompatibilidad de caracteres.

-No entiendo nada. Yo no sé nada de esto. Los asuntos legales...

...los discutía mi marido con su abogado.

-¿Usted también trata a menudo con su abogado?

-Sí, claro. De hecho, él está arreglando el testamento.

-Dios mío, qué vestido tan bonito. ¡Es ideal!

-Lo estreno hoy, es de un diseñador amigo mío.

-Ah, y se lo han hecho a medida, por eso le sienta tan bien.

Aunque estos vestidos no se hacen de la noche a la mañana, ¿no?

-Claro que no. Lo encargué hace un mes.

-¿Y hace un mes sabía que iba a necesitar un vestido de luto?

-Un vestido negro no tiene por qué ser de luto.

-Ah, no, tiene razón. Entonces, ¿sigue manteniendo que durante...

...la noche del crimen estaba en su habitación?

-¿Y dónde iba a estar, si no? -¿En el invernadero?

Su abogado dice que estuvo allí con alguien, ¿no sería con usted?

-No.

Y ahora, si no tienen nada más que preguntar, salgan de aquí.

No me gusta que me insulten. -Perdone por todo,...

...estaremos en contacto.

Está muy pedo.

Cuando venga la directora no quiero que me la montéis. Si os portáis...

...bien, antes terminamos y antes nos vamos a merendar.

Chocolatinas. -O una consola mejor.

-O mejor, os llevo a casa de la abuela y dormís allí la semana.

-Perdóname, no encontraba sitio para aparcar.

-Creía que ya no venías. Ayer te estuve llamando toda la noche...

...a casa para recordártelo y no lo cogiste, ¿no pasaste...

...la noche allí? -Ese teléfono no lo oigo.

-Espérate. Qué mal planchados los cuellos. ¿Y esta corbata?

Es nueva, qué bonita. ¿Te la has comprado tú?

-Sí, claro.

(Timbre)

Por favor. -Buenas.

Parecen unos niños muy formales y bien educados.

-Bueno, los hemos tenido que drogar, porque si no,...

...no hay manera que estén quietos. -¿Ha habido alguien más,...

...aparte de ustedes, que se ha ocupado de ellos?

-Han tenido dos o tres niñeras, pero gente de confianza.

-Dos no, siete. -Aún se arman lío con esto...

...de los números y sumar. No sé para qué quitaron a Espinete.

-Veo que son los dos policías. (AMBOS) -Sí.

-Un trabajo peligroso. Que me imagino que les ocupará...

...gran parte del día. ¿Cómo llevan los niños este tema?

-Ellos no ven el lado oscuro, nos ven como una especie de superhéroe.

-O Superlópez. -¿Qué valores os gustaría...

...que les inculcáramos a sus hijos?

-La honestidad. Que digan la verdad.

Es muy duro cuando alguien a quien quieres te miente.

-Y la tolerancia, que aprendan a creer en la vida, en la gente.

Creo que lo más triste que hay es no poder confiar en nadie,...

...pues acabas medio loco. -¿Así es como piensas volver?

-¿No comparten casa? -Casa, casa... Casa no.

Compartimos ciudad y barrio también. Supongo que eso cuenta.

-Por el momento es todo. Estudiaré su solicitud y les llamaré...

...en cuanto sepa algo. -Puede que nosotros no estemos...

...pasando por nuestro mejor momento, pero eso no significa...

...que no nos hayamos volcado en nuestros hijos.

-Sólo deles la oportunidad de demostrárselo. Y si de paso,...

...tiene alguna multita pendiente por ahí que quiera anular,...

...nos lo dice. -Bueno, ya veremos.

Adiós. -Adiós.

Qué desastre. -¿Qué tenemos que hacer para...

...arreglar esto? Yo no quiero seguir así.

-Pero ¿cómo vamos a volver? Si ni siquiera podemos...

...apuntar a los niños en un colegio sin discutir.

-Todo esto es demasiado para ti. Creo que lo mejor es que yo vuelva.

-Una pregunta. ¿Tú estás saliendo con alguien a la vez que...

...intentas volver conmigo? -No.

-Jacobo. -Que no.

-¡Ah!

-Tengo que contarte una cosa. ¿Te acuerdas del tío del otro día?

Hemos discutido y yo me he sulfurado y...

No sé cómo, pero...

Está muerto. -Lo has asesinado.

-No, te lo juro. Se resbaló sobre mi cuchillo.

Unas diez o doce veces. -A ver, Maite,...

...¿quieres dejar de embadurnarte las manos con mi ketchup,...

...la próxima vez me lo pagas. -¿No ves que estoy ensayando?

Tengo un casting y tengo que meterme en el papel.

-Pues como no dejes de echarte tomate, te voy a decir yo...

...por dónde te meterás el papel. -Así no paso este casting.

-Sería un papel secundario y no te veo a ti como víctima.

-Podrías darme un poco mejor las réplicas, que estás en la Luna.

-Que tengo los papeles del divorcio ahí y no sé qué hacer.

-¿Sabes lo bien que se está estando sola?

Mira, desde que Juan me dejó, salgo cada noche y hago lo...

...que quiero. No hay reglas, ni horarios...

Y conozco a desconocidos con los que mantengo sexo sin ataduras.

-Ahora estas ensayando el papel de fulanilla, ¿no?

-Tu matrimonio era una costumbre, una mala costumbre.

Si ni siquiera puedes confiar en él, no ha tardado ni dos meses...

...en empezar a ver a otra. -Bueno, no sé. Yo eso, Maite...

Él me ha dicho que no hay nadie más.

Y yo he decidido creerle. -Vale.

A ver, dame tres razones para volver con él.

-Pues, que yo ya soy mayor para ponerme de nuevo en circulación,...

...que tengo dos hijos que ahuyentarían al primero que...

...tuviera dos dedos de frente, y que Jacobo siempre ha estado ahí.

Siempre. Desde que nos conocimos en la academia.

-Y que le quieres, ¿no?

-Tú resolverás asesinatos y esas cosas,...

...pero de sentimientos andas un poco perdida.

-¡Martín! ¿Me buscabas?

-Cuevas, tú querías trabajo de calle, ¿no?

-Sí, ¿tienes algo? -Ve a este taller.

Hay que recoger un coche, es importante para el caso.

-¿En serio? Pero si éste es tu coche.

¿Es importante? -Claro.

¿Cómo quieres que vaya a la escena del crimen, en autobús?

No olvides cargarlo a la cuenta de la comisaría.

(CHISTA)

¿Es a mí? -Sí, disimula y haz como...

...que miras los anuncios.

Hay algo que tengo que decirte, es muy importante.

¡Soy Maite! -Ya, ya.

-Es que quería hablar contigo sin que Laura se entere.

-Así llamas más la atención. ¿Qué pasa?

-Deberías estar más atento y aprovechar antes de que sea...

...demasiado tarde. Ella no debe volver con Jacobo.

-¿Y a mí qué me cuentas?

-Maite, ¿qué haces aquí? -¡Hola!

He salido antes del casting y pasé a saludarte.

-¿Te han dado el papel, por eso vas disfrazada?

-No, es mi ropa. -Ah...

-Bueno, me voy, antes de que se me pase el tren.

-¿Qué tren? ¿Tú no sueles ir en autobús?

Anda, vámonos. -¿Adónde?

-Ha llamado Blanca, la viuda. Dice que tiene coartada.

Tenemos que ir a hablar con ella. -Yo tengo un asunto que resolver.

-¿Qué es más importante que encontrar al asesino?

-Va a ser muy importante para resolver el caso, ya verás.

-Hola.

¿Está calentita? -Sí. ¿Por qué no prueba?

-No, se me arrugan los dedos. -Quería hablar con usted,...

...pero no quería ir a comisaría.

Desde que murió Emilio me he tomado un par de copas de más.

Y claro, hay que quemarlo. ¿Por qué no prueba a estirarse conmigo?

-Yo sólo me estiro a fin de mes con las cuentas.

Cuando salí de la academia estaba en forma.

Ahora corro detrás de mis gemelos y hago algo.

-¿Me pasa el albornoz?

-Hola.

-La figura se recupera enseguida. Tener un cuerpo como ése...

...es cuestión de constancia. La belleza es dolor.

-A mí me tendría que doler mucho para estar así.

¿Y de qué quería hablarme? -Aquella noche yo estaba...

...en el invernadero con Juan, nuestro abogado.

Yo no pude matar a mi marido, tengo coartada.

-Y también un móvil. Pudieron planearlo los dos.

-Es verdad que mi matrimonio no funcionaba bien,...

...pero yo no era la única que buscaba distracciones.

-¿Él tenía una amante?

-¿Una? Su agenda de contactos parece un listín telefónico.

De habernos divorciado podría haberle sacado mucho dinero.

-Pero como su viuda, le saca mucho más.

En el momento de morir, ¿también tenía amante?

-Que yo sepa, no.

La última experiencia que tuvo le dejó asustado.

Fue una atracción fatal. -¿Sabe quién era ella?

-No, sólo sé que era muy posesiva. No se tomó bien que él...

...la abandonara. -¿Recuerda cuándo ocurrió eso?

-Sí, hace un par de meses. Teníamos una inauguración...

...en un museo y él no apareció. Al día siguiente me lo contó todo.

Me dijo que había roto, pero las cosas se complicaron,...

...ella debió ponerse violenta y él tuvo que calmarla.

-¿Recuerda el día exacto? -El 22 de febrero.

(Golpes)

-¿Está segura? -Sí, ¿qué pasa?

-Justo dos días después empezó a recibir anónimos con amenazas.

Esa mujer puede ser la clave de todo.

-Hola, deja tu mensaje. -Martín, ¿dónde te has metido?

No consigo localizarte. Llámame, por favor.

Creo que he dado con una pista. ¡Llámame!

-Ah, es usted. -Quería hacerle unas preguntas.

-Me pilla en mal momento, iba a darme un baño.

-No, sólo será un momento.

Es que hay algo a lo que no paro de dar vueltas.

-Vamos, amor, que se enfría el agua.

Verás lo que soy capaz de hacer aguantando la respiración.

Laura, no saques conclusiones precipitadas.

-Esto es increíble. -No es lo que parece.

-Increíble. -Bueno, sí.

¿Sabes la cantidad de información que le puedo sacar en la cama?

-Martín, esto es increíble. ¿No hay suficientes mujeres...

...que te tienes que tirar a una sospechosa de asesinato?

¿Me vas a explicar lo de antes? -No es tan complicado.

Chico conoce chica... -Chica que ha podido matar...

...a alguien y chico imbécil. -No es algo que no hiciera antes.

-Has comprometido al investigación. ¿Le has dicho algo que no deberías?

-No. Sólo nos hemos visto hoy, ni siquiera habíamos empezado.

No vas a informar sobre mí, ¿verdad?

-No, pero es la última vez que te ayudo.

No te la puedes jugar así, lo digo por tu bien.

-¿Has pensado qué vas a hacer con Jacobo?

-No he tomado una decisión. -¿De verdad volverías con él?

Vivir con él era aburridísimo. -¿Qué mosca te ha picado?

-No quiero que cometas el mismo error.

Hay más opciones. -¡Más opciones!

Tú estás todo el día conmigo. ¡No hay más opciones!

Deberías saberlo mejor que nadie. -Vale.

Tomes la decisión que tomes, cuenta conmigo.

-Sí, como siempre.

Me voy a hablar con la de los baños calientes.

No, yo sola.

-Entiendo.

-Perdone, estoy esperando... -Inés no podrá atenderla...

...hasta la semana que viene. -No puede ser.

Ah, el teléfono.

-Le diré que ha llamado. ¿Qué quiere?

-Tengo que hablar con su jefe, es por un asunto policial.

-Esa es la tarjeta descuento del híper.

-Qué tontería.

Es que con todas las cosas que llevo por aquí...

-Le he dicho que la señora Martorell está ocupada...

...y no podrá atenderla.

-A lo mejor me podría ayudar. Es un sitio de inversiones, ¿no?

De compraventa de acciones. Es que tengo unos ahorros...

...y el colegio de los críos...

-Aquí asesoramos a empresas grandes,...

...sus ahorros no son una cantidad significativa.

(Teléfono)

¿Dígame? Sí. ¿El martes? Un momento, por favor.

-Como podéis observar, se muestran los gráficos con la comparativa...

...de este mes y el anterior. La subida ha sido leve,...

...pero los picos muestran un alza a corto plazo.

-Lo siento, pero llevo prisa, tengo a los niños sin canguro...

...y tengo que hablar con usted. -¿No ve que estoy ocupada?

-Sólo será un momento, no olvide que es sospechosa de la muerte...

...de Emilio Ruiz. -Hablando así puede provocar...

...que las acciones bajen. ¿Cómo confiarán los accionistas...

...en mí si me acusa de asesinato? -Ah, lo siento.

-¿Es usted siempre tan inoportuna? Sólo con verla me sube el azúcar.

Y no lo digo en sentido figurado.

-Ah, es usted diabética. -Sí.

-Bueno, vamos a lo nuestro.

¿Cómo era su relación con Emilio Ruiz?

-¿A qué se refiere exactamente?

-¿A él le gustaba también bucear en su bañera?

-No, no éramos amantes. Es más, yo quería verle muerto.

Ese cabrón merecía morir.

No lo hice yo, pero todos hemos ganado con su muerte.

Con su política empresarial nos habría llevado a la ruina.

-¿Y ahora qué va a pasar? -Que la fusión que tenía...

...proyectada con la multinacional se ha paralizado.

Y que hay una nueva presidenta. -Las acciones bajarán,...

...pero a usted se le ve encantada con ser la primera sospechosa.

¿Sabe si Emilio Ruiz se veía con alguien últimamente?

-No estaba al tanto de su vida amorosa.

Tengo aquí su agenda personal y un estado de sus cuentas.

Lléveselas, puede que le sirvan.

-¿Y usted qué hacía con esto? Lo estuvimos buscando.

-Las cogí de su despacho. Hay información confidencial.

No quería que cayera en manos inadecuadas.

-Y comprobaba si había algún dato que pudiese incriminarla.

Mira el 22 de febrero, Emilio Ruiz rompió con esa mujer este día,...

...la amante psicópata ésa. -Nada. Sólo canceló sus citas.

-Cuando nos dieron la agenda, me pareció ver números,...

...pago de tarjetas de crédito.

-Aquí.

Aquí. 22 de febrero. Hay un cargo a una peaje de autopista, la A-83.

Así que sabemos que canceló ese día sus citas para ir a...

...algún sitio por aquí cerca. -Conozco la autopista, va a...

...la sierra. Está llena de hotelitos y de restaurantes.

Una excursión al campo y una cena en un hotelito rural para que...

...hasta la más estrecha baje sus defensas.

-Pues mañana me llevas.

Allí pasó algo. Y vamos a averiguar qué fue.

-De acuerdo, mañana te llevo.

-Adiós.

-¿Qué haces?

-¿Tú qué haces aquí? ¿No tenías que estar en la cama?

Estoy viendo fotos de cuando yo era más pequeña.

-¿Y del tío Martín? -Sí, mira, del tío Martín.

Aquí estamos los tres en la academia de policía con papá.

Éramos los tres muy amigos, ¿ves? Con los uniformes.

-¿Por qué te casaste con papá, porque tenía la pistola más grande?

-No.

Porque éramos novios, y papá me pidió que me casara...

...con él y yo le dije que sí, ¿ves? Aquí es el día de la boda.

-El tío Martín no sale en ésta.

¿No fue a la boda? -No, no fue a la boda.

Se fue de vacaciones y no le dio tiempo de volver.

Tú te estás cayendo de sueño porque tenías que estar durmiendo.

Venga. A dormir.

A ver. Ven.

Arriba.

-¿Tenías que salir a comprar tantas cosas?

-Tenía que aprovechar que estamos en un pueblo.

Miel natural, chorizos recién curados, morcillas...

Estas cosas no se encuentran en Madrid.

Si el 22 de febrero Emilio Ruiz no estuvo aquí, la pista del...

...peaje no nos habrá llevado a ningún sitio.

-¿Puedo ayudarles en algo?

-Somos policías.

Ay, Martín, ¿te importa enseñarle tu placa al señor?

Es que me la han debido coger los gemelos otra vez.

-Estamos buscando a una persona ¿Se alojó aquí el 22 de febrero?

-Sí, claro.

Venía aquí a menudo, acompañado de una mujer.

-¿Podría identificarla? -No. Pagaban al contado y ella...

...esperaba fuera. Cada uno llegaba en su coche por separado.

-¿Y podría reconocerla si le enseñáramos unas fotos?

-No sé. Pero pondría la mano en el fuego a que ella estaba casada.

-¿Cómo lo sabe? -Porque mientras esperaba...

...a que él pagara siempre hacía lo mismo: quitarse su alianza.

Las casadas que se sienten mal suelen hacerlo.

-¿Podríamos ver su libro de registro?

-Sí.

-22 de febrero.

Aquí está. Se registraba con un nombre diferente,

pero la letra es la misma. -Siempre pedían cena romántica.

Es un servicio especial que tenemos, cena para dos,...

...champán, pétalos de rosa en la cama...

Aquí tiene una copia de nuestros servicios,...

...por si algún día se decide a utilizarlos.

-Gracias.

¿Podría enseñarnos la habitación que usaban?

-Es aquí.

Huy, me la he dejado abierta.

-¡Madre mía este suelo negro! ¿Y cómo hace para mantenerlo limpio?

-Pues limpiando todo el rato. -Qué horror, con lo grande que es.

-No hemos venido a hablar del suelo, somos policías.

-¿Y en qué puedo ayudarles? -¿Reconoce a este hombre?

-Sí, solía venir por aquí, con una mujer.

-¿Podría describirla? -Alta, delgada...

Nunca la vi de cerca. -¿Ella ha vuelto por aquí?

-No, además, la última vez la montaron buena.

Hicieron mucho ruido. Gritaban, y hasta rompieron algún mueble.

Yo creo que él la estaba dejando, pero lo más extraño es que a la...

...mañana siguiente la habitación estaba limpia.

-¿No los vio marchar? -No, se fueron de madrugada.

Qué raro. Esto no estaba así.

-A lo mejor alguien ha entrado queriendo recuperar algo, no sé,

como ese anillo. -¿Qué anillo?

-El que quiere ocultar desde que entramos.

El que lleva en la mano.

-Yo... Lo encontré ese mismo día en una rendija del suelo,...

...pensaba devolverlo si alguien volvía a por él. Tenga. Bueno.

Yo me voy.

-Debe ser la alianza que se quitaba para estar con él.

Lo raro es que no haya vuelto a por ella.

-Tomadle los datos y llevadle para abajo.

-Pero ¿qué pasa? -Hemos registrado su casa y coche.

Estaba bajo uno de los asientos de su deportivo; es el arma.

Vamos a analizarla por si tiene sus huellas.

-¿Ha confesado?

-No. -¿Y por qué habéis ido a por ella?

-Seguro que es la mujer que acompañaba a Emilio al hotel,...

...la que comenzó a amenazarle. -Pero ¿Inés está casada?

-Se casó hace un par de años en el extranjero.

-¿Si eran amantes por qué verse en ese hotel tan lejos de la ciudad?

¿Por qué no hacerlo en su empresa? Nadie haría preguntas.

-Hace mucho que nadie te saca en plan romántico, ¿no?

Se hace cuando se está enamorado. -Y te dijo que quería verlo...

...muerto y le amenazó de muerte en una junta de accionista.

-Sería la primera asesina que pregona sus intenciones de matar.

Si pensara hacerlo no lo diría. -Si de vez en cuando en vez de...

...los libros de recetas leyeras psicología criminal, te darías...

...cuenta de que un asesino inteligente haría eso.

-Al decir que va a matar se crea una coartada psicológica,

nadie que quiera matar lo anunciaría.

-Y si fuese tan lista sabía que acabaríamos pensando eso, ¿no?

-No.

-¿Qué pasa?

-¿Sabes a quién han detenido por el asesinato de Emilio Ruiz?

A Inés Martorell. -Buenas tetas.

-¿Te das cuenta, Martín? Tu situación es grave.

Has pasado de acostarte con una sospechosa...

-A acostarme con una mujer acusada formalmente de asesinato.

Hablaré con Gerardo y le contaré. -No sigue el hecho de que callamos.

Nos enfrentamos a un expediente, y de los gordos.

-Tú aún puedes salvarte. Mándate un informe.

Si va a por ti te dejarán en paz.

-No, yo no voy a hacer eso. -A lo mejor esa mujer no dice nada.

-Bueno, de hecho puede que ni siquiera sea una asesina.

Mami, ¿podemos ir a jugar al parque un rato?

-No, que vamos a cenar enseguida. Venga.

Mirad un poquito la tele.

(Televisión)

Pero baja la tele, que no se oye nada.

-Hallaron huellas de Inés en el arma.

Y en su taquilla de gimnasio había revistas sin letras,...

...corresponden con las de los anónimos.

-¿La acusada qué dice? -Que no lo hizo.

Que las pruebas las puso alguien. -Según los tochos psicológicos...

...que lee Lydia quizá encaje en el perfil, pero no creo que lo sea.

¿Sabes qué creo del arma del crimen y de los anónimos de las revistas?

Una chapuza, Gerardo.

Es como si tras estar horas cocinando una gran receta,...

...la sirvo en platos de plásticos y servilletas de papel.

Y hablando de menús...

Mira, esto es lo que pedían el muerto y su amante...

...cada vez que iban al hotel. Inés era diabética.

¿Crees que una diabética pediría eso para cenar?

-Tarta de trufa, alcohol...

Salsas dulces... -Sé que tengo razón.

Sólo me falta el click para que el puzzle encaje.

Venga, niños, vamos a... Bueno, que bajaron a la calle a jugar.

-Deberías ponerles un collar de vigilancia. Qué listos.

Han dejado la tele puesta para distraer nuestra atención.

-Claro, eso es. Así es fue como ocurrió todo.

-¿De qué estás hablando? -Del click. Acabo de descubrir...

...quién mató a Emilio Ruiz.

Les he reunido a todos aquí porque todavía hay un crimen...

Bueno, no, en realidad dos crímenes sin resolver,...

...y el asesino aún está suelto. Pero antes de decirles quién es,...

...hay algo que me gustaría que probaran. Unos pinchos.

Por las molestias. Es que me pasé comprando en la sierra.

Coja. Coja. -No, gracias.

-Coja. Coja.

Coja. -Gracias.

-Desde el principio nos hemos enfrentado a un criminal muy...

...inteligente, que ha creado tantas cortinas de humo que...

...casi nos impide la verdad. -No debe de ser inteligente, ¿no?

Cuando la han pillado en dos días. -No es la asesina que buscamos.

-Ah, ¿no? Entonces, ¿quién? No pensará que uno de nosotros.

Estoy harta de que me insulten de esta manera.

-De hecho, nunca la consideré como sospechosa. Al principio sí,...

...hasta que la conocí más a fondo.

Repasemos todos los detalles que me llamaron la atención.

Uno, que Emilio Ruiz nunca conectó al aire acondicionado,...

...a pesar de quejarse continuamente del calor.

-Eso no tiene ninguna importancia. Además, ¿cómo la sabes?

-Porque al dar el aire los papeles de la mesa se vuelan.

Y dos, que el muerto...

...estaba enganchado a "Desheredada", la serie.

-Y le tele no estaba encendida en esa cadena.

-En realidad, nunca llegó a encenderse.

Hemos asistido a una farsa monumental.

Lo comprendí al ver cómo me engañaban mis hijos...

...con el ruido de la tele.

Nuestro asesino hizo lo mismo.

Todo se organizó para que no viéramos que el culpable es...

...quien menos sospechoso parece.

Como en las novelas de Agatha Christie.

Emilio Ruiz nunca estuvo vivo y a solas en esa habitación.

-Pero ¿qué dices? Le dejamos allí y no había nadie más dentro.

¿Y los ruidos que se escucharon a las 22:20?

(Ruidos de pelea)

-La cadena estaba programada para que saltara una grabación,...

...con el propósito de desviar la verdadera hora del crimen,...

...que sucedió 20 minutos antes.

-Pero bueno, ¿va a decirnos quién lo mató?

-Quien le enviaba esos anónimos de muerte.

Alguien que está en esta sala,...

...alguien a quien Emilio Ruiz reconoció aquella noche.

Si recuerdan, durante la cena Emilio cambió de actitud.

Durante el brindis vio algo que lo perturbó tanto...

...como para querer irse.

"-Cariño. -¿Se encuentra bien?

-Sí, es este maldito calor."

-¿Reconoció a alguien? -A quien le estaba amenazando.

Al principio no supe que se asustó tanto, pero luego...

...dijo algo extraño cuando lo dejamos en su habitación.

"-Si tuviera delante a esa persona le daría cuanto tengo...

...con tal de que me dejara en paz."

-Me pareció una frase muy rara.

Hasta que caí en la cuenta de algo.

No hablaba hipotéticamente.

De hecho ya lo había encontrado.

-¿Por qué no lo denunció públicamente?

-Porque también era culpable de un asesinato.

Ése es el otro crimen al que me refería.

Por eso le amenazaban. No podía denunciar a su acosador...

...sin acusarse también. -Pero...

¿A quién ha matado mi marido?

¿Estoy rodeada de criminales?

-A la amante con la que se veía a escondidas.

Sólo una adúltera se quitaría el anillo para verse con su amante...

...y sólo una muerta no se lo volvería a poner.

-¿Emilio Ruiz la mató en aquel hotel?

-Sí. Pelearon cuando él la quiso dejar.

La pelea subió de tono y la mató.

Luego se deshizo del cadáver simulando un accidente.

Nuestro asesino es alguien que buscaba venganza,...

...alguien que perdió a su mujer hace poco...

...porque Emilio Ruiz la mató, alguien a quien él se dirigía...

...directamente cuando dijo saber quién le amenazaba...

...y que estaría dispuesto a pagarle.

Alguien que lleva en un dedo la pareja de este anillo.

El mismo anillo que Emilio reconoció al brindar...

...y que has estado buscando desde entonces.

La querías tanto que ni te has quitado tu alianza,...

...aun sabiendo que podía incriminarte.

-Pensé que el no encontrar el anillo en el hotel...

...tú tampoco darías con él.

-Lo mataste al acercarte al sillón, ¿verdad?

"-Cualquiera de mis hombres le atenderá en lo que necesite,...

...pero le dejo mi móvil por si acaso.

Le dejamos el pestillo echado. Buenas noches."

-Justo delante de mí.

¿Ibas a dejar que ella pagara por tu crimen?

La has inculpado.

-Has demostrado con creces por qué fuiste mi mejor alumna.

-Mientes. Me pediste que te acompañara...

...porque pensabas que no te descubriría.

-No. Todo lo contrario, Laura.

Yo no soy un asesino. En el fondo siempre quise que me atraparas.

Por eso te pedí que me acompañaras.

Nadie más que tú hubiera podido descubrirme.

No podía soportar que ese cabrón viviera después de lo que le hizo.

¿Podemos evitar lo de las esposas?

No quiero que me vean así en comisaría. Por favor.

(Móvil)

-Dime. -Soy la secretaria...

...de la directora del colegio. Se entrevistaron el otro día.

-¿Se sabe algo? -Sí, sus hijos han sido admitidos.

-No puede ser. ¿No hay ninguna manera de apelar?

Era el colegio perfecto para ellos.

¡Ah, que están admitidos!

¿De verdad?

Después del número que montamos. -No se comportaron distinto...

...de otros padres. De hecho desconfiamos más de los que...

...aparentemente se llevan bien. -Gracias. Muchas gracias.

-Martín, ¡por fin admiten a los gemelos en algún sitio!

¡Y no es una cárcel! -Ha venido Félix, de la Central.

Está en el antiguo despacho de Gerardo.

-¿Qué quiere? -Designar a un nuevo jefe.

Y ha dicho que vaya a verle. -Claro. Eres el que más tiempo...

...lleva en esta comisaría. -Pero acabaría lo de investigar...

...codo con codo. -Bueno, ahí metido tendrías...

...menos oportunidades de liarla.

Ya he firmado los papeles del divorcio.

-Eso hay que celebrarlo. Esta noche nos vamos de juerga.

Prometo que no me acerco a ninguna bañera.

-Vale. Dejo a los gemelos con Maite.

Venga, vete. No los hagas esperar.

-Efectivamente.

Sí, me dijo que tenía expectativas, pero expectativas tenemos todos.

Venga, hasta luego.

Martín, ¿qué tal? Siéntate.

Tengo noticias que darte pero no son buenas, precisamente.

Te han denunciado por irregularidades...

...en una investigación. -¿Quién?

-Eso no importa ahora.

Se te acusa mantener relaciones con una sospechosa,...

...poniendo en peligro la investigación.

-¿Qué peligro ni qué leches?

Si ni siquiera era la asesina. Hay límites que no traspasaría.

-Creo que esta vez los has traspasado.

-Pero tenía dos buenas razones.

-¿No te das cuenta de la gravedad de tu situación?

Se te va a expedientar y es posible que te expulsen del Cuerpo.

-Lydia, ¿qué hace aquí todo el mundo?

-Félix nos ha convocado para decirnos algo muy importante.

-¡Ay, Dios! No me trasladarán, ¿no? ¿Sabes algo?

-He dicho algo muy importante.

-Hola. -Jacobo.

¿Qué haces aquí? -Pues...

-¿Recibiste los papeles del divorcio?

-¿Estás segura de lo que vas a hacer?

-Sí, y no quiero darle más vueltas. ¡No pienso cambiar de opinión!

Así que, por favor, vete. Es mejor que no nos veamos en un tiempo.

-Pues me temo que va a estar un poquito complicado.

-¡Atención! -¿De qué hablas?

-Perdona. -¡Un momento, por favor!

Quiero que me escuchéis un segundo.

Os presento a vuestro nuevo jefe:....

...Jacobo Salgado.

-¿Tú vas a llevar esta comisaría? -Vamos a tender que llevarnos...

...lo mejor posible.

Yo pondré todo de mi parte. Perdona.

¡Félix! -Jacobo.

-Gracias. -Te enseño tu nuevo despacho.

-Enhorabuena. Aunque, más que una comisaría, va a perecer un vodevil.

-No tiene ninguna gracia. -¿No? ¿Ser jefe de tu mujer...

...y tu amante? -Mira, lo nuestro ha terminado.

Fue un error y me gustaría que lo olvidáramos.

-Hay cosas que deberías recordar.

Sobre todo, que fui yo quien denunció a Martín,...

...el principal candidato a ocupar el puesto de jefe.

Si estás aquí, es gracias a mí.

-Por tu ascenso. -Por librarte de tu marido.

-Nuestros padres han hecho una barbacoa.

Vinieron los vecinos y les han invitado.

-Coja otra, es mejor que la del año pasado.

-No, no tengo mucho hambre. -Tiene que comer un poco.

-Creo que he tomado unas copas de más.

(TELÉFONO) -Policía, ¿en qué puedo ayudarle?

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

-¿Saben si tenía algún enemigo? -Hombre, pues...

...está mal decirlo, pero sí. Una sobrina.

-Hay fecha para la junta que revisará tu caso.

-¿No pudiste pararlo? -Te acostaste con una sospechosa.

-Todos tenemos secretos. Eso no nos hace perfectos,...

...pero tampoco nos convierte en asesinos.

-Es gente con dinero en un barrio con dinero. Uno es un concejal.

-¿Sabe lo que es casualidad?

Que la sobrina de Felipe trabajara para mí hace un par de meses.

-Esto son objetos de valor de tu tío. Necesitabas dinero...

...y como no te lo dio, lo asesinaste.

-Preocúpate menos por mi mujer y más por salvar tu empleo.

-¡Se me rompió mi mejor falda y casi me abro la cabeza!

Así que, por favor, ¡no me cabrees más!

Los misterios de Laura - Laura y el misterio de la habitación cerrada

Series Playz: Si fueras tú y El punto frío

Para el público más jovenPlayz también tiene series de suspense. Es el caso de Si fueras tú, la primera serie transmedia de la plataforma de RTVE y en la que cada semana, los seguidores decidían cómo continuaba la ficción. 

Alba llega con su tío Miguel a Sotocruz. Una nueva vida y un nuevo instituto al que va a ser complicado adaptarse. El problema que se encuentra la joven de 17 años es su gran parecido con Cris, una vecina de su misma edad y que desapareció hace seis meses. Tendrá que relacionarse con los amigos, familia y profesores de su "doble", por lo que quiere averiguar qué sucedió a Cris. ¿Fue asesinada, se suicidó o ella misma se marchó de su casa?

Si te ha picado el gusanillo de saber qué pasó con Cris, entra en Playz y disfruta de los ocho capítulos completos.

No recomendado para menores de 12 años Si fueras tú - Capítulo 1
Transcripción completa

¿Hola?

(Risas)

¿Hay alguien?

(Risas)

¿Hola?

(Golpe) (SUSPIRA)

¡Si esto es una broma no tiene ni puta gracia!

(Risas)

(Risas)

(Sonido inquietante)

(GRITA)

(GRITA)

(Música rock)

¿Todo bien?

Sí.

(Música dramática)

(Música rock)

(Móvil)

¿Es Marta?

Sí, me preguntaba cómo iba todo.

¿Y cómo va todo?

Ya verás como a partir de ahora todo irá bien.

Si hay una frase que odio es "todo irá bien".

En mi lista de frases odiadas esa es la segunda.

¿Y cuál es la primera?

"Si luchas por lo que quieres lo conseguirás".

Eva, hay que tener paciencia.

Esa es la tercera.

(Música dramática)

Bueno, guardamos las maletas

y después meto el coche en el garaje.

Cotillas.

¿Qué pasa?

No, nada. Pues venga, vamos.

¡Ay!

No encuentro mis cosas.

¿Pusiste tu nombre en las cajas? Como te dije...

Mierda.

Bueno, me voy.

¿Cómo que te vas?

¿Y me dejas aquí con todo el marrón?

Es que tengo que hacer la inscripción.

Esta caja es tuya, ¿no?

Te queda muy bien.

Es de mamá.

Como siempre me la ponía, me la acabó regalando.

¡Eh!, ¿y esto?

Mi delfín de la suerte.

Como de pequeña tenía miedo.

Pues dormía con él para que me protegiera.

Me encantan los delfines.

Eva,

solo son unos meses.

Siete.

Ya verás que en cuanto te des cuenta

estarás con tus padres.

Además, vivir una temporada con tu tío favorito

tampoco está tan mal, ¿no? Hombre,

es que eres mi único tío, mucha competencia no tienes.

Venga, te acompaño al instituto.

Tío. (ASIENTE)

Creo que aquí serás más útil.

Qué morro tienes.

¡Chao, tío favorito!

¡Chao!

(Música animada)

(Sonido inquietante)

(Claxon)

(MURMULLAN)

(Sonido inquietante)

(Timbre)

(Música dramática)

Perdón.

¿Cristina?

No, soy Alba.

¿Me puede decir dónde está la secretaría?

¿La secretaría?

Sí, tengo que matricularme.

Sí. Perdona, giras a la izquierda después de los lavabos,

la puerta del fondo.

Gracias.

¿Qué? ¿Ya te has metido otra vez los dedos?

¿No te lavas las manos?

Qué pena me das.

Qué mala cara.

Podrías maquillarte un poco.

Aunque lo tuyo tiene poco arreglo.

¿Pasa algo?

(Timbre)

Tienes que firmar... aquí y aquí.

Y no te olvides de poner la fecha.

Vale.

¿Acabas de llegar?

(ASIENTE)

Yo también llevo poco tiempo en Sotocruz.

La gente aquí es un poco rara, ¿no?

Hay de todo. Ya verás.

Uy, te falta el teléfono.

Vale, te lo digo.

Seis, seis, cinco. (ASIENTE)

Cinco, cinco, tres.

Siete, siete, cinco.

Pues ya está.

Gracias.

¡Alba!

Tú te llamas Alba, ¿verdad?

(ASIENTE)

Hola. Hola.

Soy Roberto Blasco, el jefe de estudios.

¿Puedes venir conmigo un momento, por favor?

Sí.

Alba, te presento a la sargento Lara,

de la Guardia Civil.

¿Ha pasado algo?

No. No, tranquila.

Os dejo solas.

¿Puedo hacerte un par de preguntas? ¿Sobre qué? No entiendo nada.

Siéntate, por favor.

¿Podrías confirmarme tu nombre y apellidos?

Alba Ruíz Alonso.

¿Quiere ver mi DNI?

Sí.

Yo también soy piscis.

Qué bien. ¿Y siempre interrogan a los nuevos en este pueblo?

No, es solo un trámite.

¿Cuándo te has mudado a Sotocruz?

Hoy mismo.

¿Con tus padres? Con mi tío Miguel.

El hermano de mi madre. Mis padres viven en Oakland.

Se trasladaron a Nueva Zelanda por trabajo hace un mes.

Y yo me iré con ellos cuando termine el curso.

¿Y por qué te has cambiado de instituto con el curso empezado?

¿Profesor Blasco?

Sí, ¿usted es el...? Sí, Miguel Alonso. El tío de Alba.

¿Hay algún problema con mi sobrina?

No. En principio, todavía no.

¿Es que espera que los haya?

Será mejor que pase, le están esperando.

(Puerta)

Buenos días. Adelante.

¿Podrías esperarnos fuera?

Sí, claro.

Bueno pues, usted dirá.

(Sonido inquietante)

(Música dramática)

Es Cristina Romero.

Desapareció en marzo.

Y nadie sabe dónde está ni qué le pasó.

¡Alberto!, tienes una llamada.

Sí, voy.

(Sonido inquietante)

No pienso volver allí nunca más.

¿Y qué vamos a hacer?

¿Perder el curso?

No podemos volver a cambiar de instituto.

Antes... Antes me hacía la vida imposible

un capullo. Uno.

Aquí no he visto a nadie que no lo parezca.

Deja de darle vueltas.

Es que no sabes cómo me miraba la gente.

Es que es igual que yo.

Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte, ¿no?

Y la mía tiene que estar muerta y vivir en este pueblo de mierda.

e ir a mi instituto. ¿No es casualidad?

Lo es. ¿Pero qué más puede ser?

Termina la cena, anda.

En un par de semanas tendrás tu pandilla. Ya lo verás.

¿Mi pandilla?

Hablas como una abuela, en serio. Tú es que flipas.

Que voy a ser la friki. Me van a machacar.

En serio. No puedo pasar por eso. Para. Para.

Lo que tienes que hacer es darles una oportunidad.

Lo más importante, dártela a ti.

Me piro a la cama.

(Música animada)

(Sonido inquietante)

"Hemos puesto todos los medios técnicos y humanos

para descubrir su paradero. ¿Y han descubierto algo?

Por ahora no podemos hablar de ningún sospechoso,

ni dar más detalles de la investigación. Gracias.

Una pregunta. He dicho gracias".

"Queremos transmitirle a su familia todo nuestro cariño

y... deseamos que Cristina vuelva a casa cuanto antes.

¿Y sus compañeros de clase cómo están?

Consternados.

En el centro activamos un servicio de apoyo psicológico

para todos los alumnos que lo necesiten.

Muchas gracias".

"¡Por favor, una pregunta! -¡Que nos dejéis en paz!".

(Música dramática)

(Tintineo)

(Tintineo)

(Música dramática)

(Móvil)

(Música dramática)

(Música dramática)

Si fueras tú - Capítulo 1

El punto frío es otra de las series de Playz con la que te puedes quedar sin uñas durante el fin de semana. Además del suspense, esta serie añade una temática paranormal. La misma con la que está obsesionado Martín, su protagonista, cuando llega a un pueblo de Galicia diciendo que un fenómeno está a punto de suceder. Y no andaba mal desencaminado: en un bosque aparece un cadáver de un hombre desaparecido hace 30 años y el cual se encuentra en el mismo estado. La Guardia Civil cree que Martín tiene algo que ver.

¿Quieres saber si lleva razón? Pues descúbrelo con los seis capítulos de la serie

No recomendado para menores de 16 años
Transcripción completa

(Campana)

¿Has oído eso?

¿Qué?

Ha sonado algo, como una campana.

Dijiste que aquí no hay animales.

Y no los hay. Duerme.

(TIRITA)

(Campana)

¿Lo ves?

(SUSPIRA)

(Música de tensión)

(Pasos)

¿Mario?

(Música de tensión)

(Pasos)

Mario, ¿estás ahí?

(Música de tensión)

(GRITA)

(ACENTO GALLEGO) Si te gusta el misterio,

estás en el lugar correcto.

Aquí no paras de entrevistar a gente que avista. (RÍE)

Este tío no se calla.

Oye, me flipa el nombre.

El punto frío. Te vas a hinchar.

Un día diré que compartí coche Creo que...

con el nuevo Iker Jiménez. (RÍE)

Hemos pasado el desvío.

¿Eh? Ya, ya. Lo he visto.

Entraré por el otro lado.

¡Tranquilo, coño! Que no acabas en Lugo. (RÍE)

EL PUNTO FRÍO

(Música de cabecera)

Bueno, chaval.

Adiós. ¡El punto frío! (RÍE)

(Música de cabecera)

(Golpe)

(Golpe)

(Golpe)

(Golpe)

(RESPIRA AGITADA)

(Música de tensión)

(Crujidos)

(RESPIRA AGITADA Y GIME)

¿Qué pasa, Martín? ¿Cómo vas? Bien. He llegado al hostal.

Joder, tío. Estás en el Hilton, ¿no?

No merezco menos. Cuéntame.

Tío, avísame cuando vengas, porque necesito el Mel.

Llevaré a unos franceses a los sanatorios de Guadarrama.

Van a flipar.

Aquí está. ¿Estás nervioso o qué?

Nada. Cero nervios.

(Música de intriga)

(Pitido)

(Pitido)

Diez grados.

(Sonido de grabación)

(Graznido)

(RESPIRA AGITADO)

(Pitido)

(Pitido)

Seguimos a diez grados.

(Voces en la radio)

¿Hay alguien ahí?

¿Alguien nos escucha?

(Voces en la radio)

(Música de tensión)

(MUJER EN LA RADIO) Tienes que ayudarme, por favor.

(Pitido)

(EN LA RADIO) Me llevan con ellos.

(Sonido de grabación)

(RESPIRA AGITADO)

(Música de terror)

(Teléfono)

¡Eh! Ese también es mío.

¿Noche dura? Para la Santa Madre Iglesia.

¿Estamos con la ciática?

La ciática y la tontería de las 06:00.

Toma.

¿Mejor?

Así no llega a Papa, ¿eh?

Como no la corten no hay solución. Ya.

Porque adelgazar no, ¿no?

Si ya lo tenía con tus años.

Un día tu madre me llevó a Monforte porque no podía ni levantarme.

¿Me acercarías a la iglesia?

Estoy hasta aquí de trabajo.

Un loco me espera dentro.

Recuerda que debes ver las fotos que te dejé.

Ya.

Otro día, ¿vale?

Aviso a un compañero para que le acerque.

Nos vemos.

(Música de tensión)

(SUSPIRA) Gracias por cuidármelo.

Última vez.

Ha traído esto.

El sargento llama cuando sepa algo. No estaba muy contento.

(SUSPIRA)

Bien. (CARRASPEA)

A ver si me perdí algo mientras elegía azúcar o sacarina.

Vienes de Madrid. Estás haciendo un reportaje.

Una investigación. ¿Para?

El punto frío. El punto frío.

Es por la temperatura. Desciende...

¿Sigo?

Te vas al bosque de noche tú solo.

Nadie te acompaña, ¿verdad?

¿No? Chico listo.

Ahí en mitad del bosque buscando fantasmas

o lo que quiera que haya en esos árboles.

Y de repente, te encuentras con una mujer...

¿Azul?

Y como si nada...

te tropiezas...

con un varón de 30 o 40 años, raza blanca,

sin signos de violencia.

Solo en el bosque.

Esperando tu reportaje.

Creo que te lo preguntaron ya.

Pero ¿no has consumido drogas?

Le he dicho la verdad. Tiene que creerme.

(SUSPIRA) ¿Has conseguido que se vea algo?

Vaya. ¿Esto para ti es una mujer?

O no ves muchas mujeres o esta cámara es mala, chaval.

Joder.

Vale, esto se queda conmigo. ¡No!

Siéntate ahora mismo. Que te sientes.

Me la quedo y da gracias que te doy tu cámara de mierda.

¡Escúchame!

Escucha y mírame cuando te hablo.

No te quiero ver por la zona incordiando. ¿Está claro?

Vuelve a Madrid o quédate en tu hostal jugando

pero no te quiero por la zona.

¿Te queda claro? Repítelo. No quiere volver a verme.

No quiero volver a verte en el bosque.

No volverá a verme en el bosque.

Pues ya te estás yendo.

¡Que te largues!

(Puerta)

(Música de tensión)

Tengo una buena y una mala noticia.

La buena es que se llamaba Suso Salgueiro.

Es un narco que se escapó en 1988 durante una redada en Toén.

Yo estaba allí y el hijo de su madre nos hizo pasar la noche

corriendo de un lado a otro.

Ya no traficará ni con cromos de fútbol.

¿Y la mala?

(Música de intriga)

¿No ven nada raro en la foto?

Según el forense, lleva muerto 24 horas.

Sin embargo, está igual que cuando desapareció.

No ha envejecido ni un año.

Es broma.

¿Pueden haberle tenido congelado?

Lugo dice que no, pero no hay explicación.

No sé si resolveremos el caso, pero pido discreción a todos.

Ahora retírense, por favor. -A sus órdenes.

¿Rosales?

Le permitimos muchas cosas porque su vuelta fue un golpe duro.

Pero tiene que centrarse.

Que sea la última puta vez que me dicen que llega tarde.

(QUEJIDO)

Más allá hay una forma de bajar.

Quieto ahí.

(RESOPLA)

No, no, no.

Hay que tener más cuidado con el bosque.

Si no paso yo, no te encuentra nadie.

¿Mejor?

Necesitas que te ponga algo ahí.

Intenta ponerte de pie.

Es mi hijo.

Pero marchó hace tiempo.

(Música de intriga)

A ver qué te pongo ahí.

¿Puedo hacerle una pregunta?

¿Estaba anoche en el bosque? ¿Por qué lo preguntas?

Vi a una mujer. Caminaba entre los árboles.

Se le parecía.

Creo que va a pasar algo. Sucede cada 30 años.

Anoche apareció esa mujer. Iba caminando y lo grabé todo.

Y de repente...

Saca eso de mi casa. ¡Sácalo!

¿Dónde está?

¿Quién? La bruja que tocó eso.

(Música de tensión)

(Chirrido)

Martín, un joven obsesionado con los fenómenos paranormales, llega a Galicia, convencido de que en los próximos días van a producirse fenómenos extraños. Al ponerse a investigar, se encuentra con el cadáver de un hombre que tiene el mismo aspecto que cuando desapareció treinta años atrás.