Enlaces accesibilidad
Series con niños

Doce series para toda la familia gratis y online en RTVE.es

  • Para mayores y jóvenes, pasarás mejor la cuarentena con estas series
  • De Cuéntame a Verano Azul, clásicos de nuestra tele
  • Las puedes ver todas A la carta en RTVE.es

Por
Series para ver en familia: El Ministerio del Tiempo, Verano Azul, Ana y los siete y Olmos y Robles gratis y online en RTVE
Series para ver en familia: El Ministerio del Tiempo, Verano Azul, Ana y los siete y Olmos y Robles gratis y online en RTVE rtve

¿Empieza a hacerse pesada la cuarentena? Tranquilos, tenemos vuestra solución. No hay nada como sentarse con toda la familia a ver una buena serie, y en RTVE.es no nos faltan ficciones para ofrecerte, gratis y online.

Buceando en nuestro catálogo, hemos encontrado estas doce series para todos los públicos. Desde clásicos como Verano azul, A las 11 en casa, o Ana y los siete, a más actuales como Cuéntame cómo pasó o El Ministerio del tiempo. Apúntate esta lista para pasar una buena tarde en el sofá.

Cuéntame cómo pasó

¡Hoy es jueves de CuéntamePero la serie dio por finalizada su última temporada hace una semana. ¿Qué vemos esta noche entonces? ¡Pues Cuéntame pero en RTVE.es! A la carta tenemos los 369 capítulos de la serie para que empieces a verla o hacerte una maratón de más de 460 horas. ¿Qué mejor manera que pasar la cuarentena en familia viendo una serie sobre la historia de otra familia? Además de nuestra propia historia, pues en sus 20 temporadas han revivido muchos de los hitos históricos más importantes del país.

No recomendado para menores de 12 años Cuéntame cómo pasó - T1 - Capítulo 1  - ver ahora
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambio.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Hoy podré,...

Hoy podré,... ..junto a ti,...

..evocar,...

..evocar,... ..nuestro ayer...

..cuéntame,...

..cuéntame,... ..como fue,

..háblame, de aquellos días,...

Háblame, de aquellos días,...

Háblame, de aquellos días,...

Háblame...

Cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido...

(En 1968 yo tenía 8 años, ahora dicen que en 1968...

..fue un año revolucionario y lo fue por lo menos para mí).

(En esa época yo no estaba para revoluciones...

..me preocupaban otras cosas, por ejemplo, que el pobre fugitivo

..estuviera siempre huyendo cuando no había matado a nadie).

(También me preocupaba que el televisor que mi padre compró...

..no llegara a tiempo para el Festival de Eurovisión).

(A papá le preocupaba que hubiera trabajo, paz y salud...

..y mamá quería que hubiera salud, paz y trabajo).

(Mis padres habían pasado muchas estrecheces, mi abuela aún más).

(Ahora era una mujer de mucho punto y pocas palabras).

(Toni, mi hermano mayor, a éste lo único que le preocupaba...

..era la música, las chicas y el acné juvenil).

¡A cenar!

Niño, a cenar.

¡Nene, a cenar! (Antes de que tuviéramos televisión

..todavía se hablaba en la mesa, bueno, hablaba mi padre...

..y los demás respondíamos). Y la niña, ¿qué? ¿Viene o no viene?

Se habrá retrasado. Anda, vamos, que se enfría la sopa.

¿Por qué nunca podemos cenar todos juntos?

(Inés, mi hermana mayor, se pasaba la vida despidiéndose del novio).

(No entendía por qué tardaban tanto en despedirse).

Hola. Llego tarde, lo siento. Raro sería que llegaras a la hora.

¿Y esa falda, ha vuelto a encoger? Es la moda.

Hay modas y modas. Abuela, no empieces.

La abuela tiene razón.

¿Cuándo van a traer la televisión? El viernes.

¿Y cómo es, papá? ¿La televisión? Pues es muy hermosa,

..tiene una pantalla gris muy grande 4 botones a la derecha,

..pesa mucho, parece buena. Ah, y tiene UHF.

¿De verdad? Claro, dos canales.

¿Y cuándo van a colocar la antena? Cuando la traigan.

No sé cómo la vais a pagar. La vamos a pagar a plazos.

Las cosas se compran cuando se tiene dinero.

Toni, me estás poniendo nervioso, ¿te has quedado mudo?

Toni quita las noticias y pone música.

No ha acabado el parte. Ya ha acabado.

Todavía no han dado los toros. Ponme el parte y siéntate.

Qué manía de escuchar la crónica taurina en la comida.

Yo siempre escucho los toros. Y yo a Los Bravos.

¿No los puedes escuchar luego? No, que se está acabando...

..y están en el Price en concierto. Toma, escúchalo.

¿Con esto de fondo? ¡Pues no se escucha Los Bravos!

(Así era mi familia en 1968. Al recordar me parece estar hablando

..de otra gente y de otro país y no han pasado tantos años...

..pero todos hemos cambiado tanto en tan poco tiempo...

..que hasta mi familia me parece irreconocible).

(Luis era mi mejor amigo, era miope y casi siempre estaba enfermo...

..Luis y yo éramos los enclenques de la clase...

..pero estábamos a punto de convertirnos en súper hombres...

..a partir de ahora nadie se atrevería a meterse con nosotros)

¿Notas algo? Creo que tengo más volumen.

Estás igual que ayer. No se nota la diferencia...

..hasta dentro de dos semanas. Aquí lo dice: "Gracias a la tensión

..dinámica de la definición del volumen de la musculatura...

..se irá desarrollando progresivamente".

Mira, la señora Felisa. Vamos.

Señora Felisa. -¿Qué pasa?

¿Otra vez el Domund?

Nos las ha dejado D. Venancio para las obras de la parroquia.

No llevo suelto. Podría echar un billete de 500.

Como le caiga la gotera encima luego no se queje.

(Los dos): ¡Roñosa!

¿Qué te pasa?

Me ha dicho que no me la da. ¿Por qué?

Dice que están todas dadas pero es mentira.

Había 4 en su despacho, las he visto y encima me ha dicho...

..que nunca ve a mi madre en misa, peor para él...

..seguro que yo conseguía más dinero que nadie.

Puedes pedir con nosotros. -No, quiero una hucha para mí.

Macho, hacemos músculos. Mira. Que no me da la gana.

Ya no quiero hucha aunque me diga mañana que me la da.

¿Cambiamos repes?

¿Quieres el de Gertru? Sí, pero no le tengo repe...

..porque sale muy poco. Te lo cambio por Gárate.

Está bien. No me importa no tener hucha...

..mejor para mí. Me voy a casa. Prefiero no tener hucha.

(La madre de mi amigo era una madre soltera...

..pero en el barrio, todo el mundo pensaba lo peor).

(Cuando iba al mercado, la gente se apartaba un poco de ella

..pero yo era amigo de su hijo que se llamaba Josete...

..y jugaba mejor que nadie a las chapas).

No le han dado la hucha por lo de su madre.

Las prostitutas no creen en Dios. Las que no creen son las putas...

..pero las prostitutas sí. Mi hermana dice que sólo son...

..cotilleos de la gente.

Mi madre le dijo a mi padre que como volviera a mirarla se iba a acordar.

(Hubiera echado dinero de haberlo tenido con tal de quedar bien...

..con D. Venancio y es que era un cura que imponía respeto a todos)

Pero, Arturo, que pone aquí 3.000 duros de cables.

Hay que cablear toda la iglesia, poner enchufes, instalar la megafonía

Estoy por quitarla aunque me quede afónico.

¿Y va a decir la misa por señas?

¿De dónde salen estos 5.000 duros? -Los materiales, la mano de obra...

..el tejado... Le he hecho precio de coste.

¿Precio de coste? -Le rebajaré las 300.

¿Pero qué porquería de rebaja es ésa? Me tiene que bajar el 10% del total.

¡Me va a llevar a la ruina! -Y no me regatee...

..que no es de buen cristiano. -Su iglesia me va a costar dinero.

¿Mi iglesia? ¿Usted cree que yo soy el Papa?

El 5% y no se hable más, tengo mi familia, dos hijos...

Hecho.

¿Qué pasa? -Nos dijo que viniéramos por la hucha

¡Ah! ¿Chinito o negrito? -Negrito.

Chinito.

¿Adónde vais ahora? -A la calle a pedir.

¿Y por qué no empezáis con este señor tan amable?

¿Pretende llevarme a la ruina? -¿No les va a dar 5 duros a cada una?

Está bien.

Adiós. -Que Dios se lo pague.

Así se ganan el cielo los buenos cristianos.

"La sociedad española de Radiodifusión presenta...

Música.

.."Ama Rosa".

"Con la gran compañía de actores de Radio Madrid...

..y la reaparición en España del popular actor hispanoamericano

..Doroteo Martín".

(En aquella época aún había en los barrios personajes pintorescos

..como el Cervan que oía radionovelas y que soñaba con el día

..que volviera el rey porque era monárquico tremendo).

(La gente contaba que su novia le dejó y se volvió un poco loco).

¡Soy ama Rosa, quiéreme, hijo mío! Sí, te querré siempre.

A ver si tenemos un poquito de respeto.

¿Estás segura? -En el extranjero todas.

¿Y vienen con instrucciones? -Es que estaban en francés.

Igual es peligroso. -¿No te he dicho que en el extranjero

..se las toman todas? Además las venden en la farmacia.

¿Qué hacéis aquí? Para arreglar la iglesia.

Fuera, a pedir a otro lado. -Sólo tengo monedas de 10 céntimos.

Gracias. -De nada.

Se han caído fuera, así que será la voluntad del Señor.

"Antonio se había arrodillado junto a la cama y D Isabel al acercarse...

..creyó que estaba rezando".

"No tardó en advertir que era su mujer..."

¿Le pedimos a Cervan? Es la hora de las radionovelas.

¿No ves que está hipnotizado? Por probar.

Hola, Cervan, dame 4 sacis. Se oye la radionovela.

¿Han llegado los tebeos nuevos? "Necesito llorar y no puedo".

"¡No puedo, Dios mío!". -Hay muchas mujeres...

..ya encontrarás otra y si no mejor para ti, el buey solo bien se lame.

"No creo que pase de esta noche". -La gente no se muere...

..así como así, mucho cuento es lo que tiene ésa.

"Acabo de confesar y comulgar pero no me siento tranquila...

..es tan difícil para una madre llegar a decir ciertas cosas..."

Ahora lloran y al segundo te están haciendo una de las suyas...

..por mí ya puedes llorar lo que quieras.

Se acabó. Ni está mala ni nada y mucho confesarse...

..pero luego hace lo que le da la gana.

Para las obras de la parroquia. Para renovar la iglesia.

¡Venga! ¡Fuera!

Eh, y no casarse. -¡Anda ya!

(Mi padre por las mañanas trabajaba en el Ministerio de Agricultura...

..y por las tardes hacía horas en una imprenta...

..a veces ayudaba a mi madre a coser pantalones por la noche).

(Yo había decidido no hacerme mayor...

..los mayores no hacían más que trabajar).

¿Qué hacéis aquí? ¿Y los deberes? A casa los dos.

Es que no hemos sacado nada. Échame algo.

No, ya te he dado bastante. Mira, quién ha venido a visitarnos.

Como sigáis así, D. Venancio va a construirse una catedral.

Es que nadie nos da nada, somos los últimos de la clase.

No hace falta que les dé nada. Aquí tengo dos duritos para cada uno.

¿Y vosotros qué, no pensáis dar nada? ¿Sabéis lo que pasa?...

..que éstos son rojos y ateos. Ya habéis oído a D. Pablo.

¿No vais a rascaros el bolsillo para las obras de la parroquia?

Venga, niños. Vamos.

Queridos hermanos en nuestro Señor Jesucristo, la homilía de hoy...

(El padre Venancio tenía tres obsesiones...

..la lujuria, el desenfreno y el Real Madrid).

(Yo creía que la lujuria era vivir en un palacio...

..y el desenfreno una avería automovilística...

..cuando el Real Madrid andaba mal nos daba su sermón más incendiario,

..el de los dos caminos). La vida tiene dos caminos...

..hay un camino fácil de recorrer porque es el camino de la perdición

..y hay otro camino angosto, lleno de espinas, de sacrificios...

..pero que lleva a la salvación, un camino donde no caben...

..esos bailes y esas modas que engañan a nuestros jóvenes.

La juventud ya no tiene ejemplos en el hogar y no los tienen...

..porque sus padres están postrados ante el becerro de oro...

..obsesionados por acumular más y más bienes materiales...

..coches, neveras, lavadoras, televisores.

Es una homilía de alerta, una homilía de advertencia.

Es más un homilía de advertencia que de alerta...

1898. Recordad, niños, siempre esta fecha.

(A D. Severiano le tenía sin cuidado los bienes materiales,...

..la lujuría y el desenfreno).

(Para nuestro maestro la culpa de todos los males la tenía la perfidia

..la perfidia de los anglosajones que para colmo son protestantes).

(A los 8 años sabíamos que los protestantes eran culpables de todo

..claro que los ateos y los comunistas eran todavía peores).

1898, no olvidéis nunca esa fecha.

H-4. H-4 agua. F-9.

F-9 agua.

Fue un imperio que tuvo que resistir la perfidia del luteranismo...

..1° con los corsarios ingleses y más tarde con esos malvados americanos

..que dejaron a Cuba huérfana de la madre patria.

H-5.

H-5 tocado. H-6.

H-6 tocado.

Y provocaron una guerra para arrebatarnos nuestro glorioso pasado.

H-7. ¡Hundido!

Alcántara, muy bien, muy bien. Efectivamente, el Maine fue hundido

..por ellos mismos provocando así la pérdida de Cuba para siempre.

(Mi hermana y su novio seguían despediéndose).

(El novio se llamaba Jesús y era pesadísimo, tenía 21 años...

..y trabajaba en Galerías Preciados, sólo hablaba de dinero).

(Yo creo que mi hermana le aguantaba porque era su novio...

..en esa época no se podía cambiar de novio así como así).

¿Se puede saber dónde te has metido? Es que he estado pidiendo limosna.

¿Y has sacado mucho? Regular.

A ver si con esto te apañas. Con eso no da ni para agua bendita.

Mira el niño este. Venga, tira para casa.

¿Le digo a papá que estáis aquí dándoos besos?

(Yo no era una chantajista pero con el novio de mi hermana...

..hacía una excepción. Además era para una buena causa).

¿Qué quieres? La voluntad.

No le des más. Carlos, márchate.

Dios te lo pagará. Ya, ya.

Venga, tira para casa, que estás empapado.

Tose.

Estás ardiendo. ¿Cómo se te ocurre ir por ahí a pedir...

..con la que está cayendo? Es que tengo muy poco.

¿Y qué? Cállate y levanta el brazo. Ponle un parche sor Virginia.

Eso ya no se lleva. Pues yo a ti siempre te lo ponía.

Si están helados. Trae el piramidón que tiene fiebre.

(La abuela no creía en las pastillas lo curaba todo con bicarbonato...

..sopas de ajo y hierbas milagrosas que le traían del pueblo).

(El parche sor Virginia era para casos de extrema gravedad...

..ahora dirían que era una naturista pero en esa época era anticuada).

(En 1968 la gente todavía creía en el progreso).

No encuentro el piramidón. Mira en el cuarto de Inés.

Sí, voy.

¿Eso qué es? -Un televisor.

Menos mal que es para el 1°. -¿Para quién es?

Antonio Alcántara. -Es un televisor y además grande.

No va a tener que coser pantalones ni nada para pagarlo.

Buenas noches. ¿Me dejan pasar? Gracias.

Estaban en la mesilla de la niña. ¿Cómo estás, hijo?

Pues mal porque tiene 39'5. Abrígale, tiene que sudar mucho.

¿No están llamando? Tengo escalofríos.

Ya veremos si no has cogido una pulmonía.

Ya verás como mañana estoy bien. Que te lo has creído tú.

Son los de la televisión. Ah, pues ya voy.

Tú quieto. Ay, Dios mío, qué disgustos.

Tómate la pastilla. Qué ocurrencia empaparte de esa manera.

Yo me quedo aquí contigo, total ese cacharro no pienso ni mirarlo.

Antonio. ¿Qué?

Nos levantamos a ver la televisión. ¿A estas horas?

Venga, hombre. Si no han puesto ni la antena.

Ya, si lo digo por eso, para verla. Para verla dice. Ver, ¿qué?

Duérmete, que yo estoy trillado.

Antonio. ¿Qué?

¿A ti no te emociona que tengamos televisión?

Pues no. ¿Por qué me tiene que emocionar?

Porque es un lujo y nosotros nunca hemos tenido lujos.

¿No te emociona que podamos ver cantantes, toros y películas?

Así, todos juntos en casa.

Antonio. ¡Antonio!

¡Merche! Anda, mírame.

Dame un gusto, hombre, vamos a ver la tele.

(Entre la fiebre y la llegada del televisor, no pude dormir).

(Me parecía magia, ya podría ir al colegio y hablar...

..de los programas de la noche anterior...

..seguir las aventuras del fugitivo...

..y ver el concurso de Eurovisión, ¡ya no era un paria!).

"Mi hijo se ha casado con una andaluza muy simpática...

..y tienen dos hijos, yo sé que con Federico viviría muy bien...

..pero no acabo de dar el paso definitivo...

Muy bien que hace. Yo tampoco debería vivir con vosotros.

¿Dónde vas a estar mejor que aquí? Schsss, que no oigo.

"Tengo más de 50 años y modestamente mi vida resuelta...

..nada tengo contra mi nuera..."

Ni yo contra Antonio pero soy un estorbo.

Tú qué vas a ser un estorbo.

"Le envío un cordial saludo. Una viuda preocupada".

"Mi recomendación es que no deje su casa".

Esta Elena Francis no tiene ni idea. Claro que la tiene.

"Yo creo que aunque sus hijos la quieren..."

No sabéis lo que es estar sola. Tú tienes a tu familia, a tu hija...

..a tus tres nietos que te adoran y a un yerno estupendo.

¿Sabes qué te digo? Que se acabó la señora Francis.

Tengo unas ganas de tener la televisión.

¿Para no hablar en la mesa? Claro que vamos a hablar.

Yo no pienso ni mirarla.

¿Por qué no vas a verla? Porque es un invento del diablo.

¿Y quién ha dicho eso? D. Venancio. ¿Te parece poco?

Lo que no entiendo es por qué no nos ponen la antena.

Pero el primer plazo bien que se lo han cobrado.

El antenista no podía venir.

Como no venga antes del sábado nos quedamos sin Eurovisión.

No viene el antenista, ni el médico ni nadie.

El médico tiene que estar al llegar. Pues la fiebre no le baja.

¿Le has dado el piramidón? Otros dos hace un rato...

..pero como te has empeñado en no ponerle parches sor Virginia.

¿Qué pastillas le habéis dado? Piramidón.

¿Del tubo de mi mesilla? Claro. ¡Huy, debe ser el médico!

A ver si cuando cogéis las medicinas las dejáis en su sitio.

Pues sigue teniendo fiebre. Desde ayer que está así.

Si es que llegó a casa empapado. Será sólo un catarro, ¿verdad?

No le llamé ayer porque creí que con el piramidón le bajaría la fiebre.

Abre la boca y saca la lengua. Ayer la tenía rojísima.

¿Cuántas pastillas se ha tomado? 4; 2 ayer y 2 hoy.

¿No estarán caducadas? Porque las medicinas caducadas hay que tirarlas.

¿Dónde está el tubo, hijo?

Lo habrá dejado la abuela por ahí. ¡Madre!

Que se tome una pastilla de éstas cada 8 horas.

Madre, que te estoy llamando. ¿Qué pasa?

¿Y el piramidón? Lo tengo yo. Le di 2 hace un rato.

¿Están caducadas? ¿Le han dado esto al niño?

¿Por qué, están malas? No. Venga conmigo.

Abrígate.

¿Qué pasa? Son anovulatorios.

¿Qué? Anovulatorios, Mercedes.

¿Qué es eso? Píldoras anticonceptivas.

Lo que se utiliza para no quedarse embarazada.

¿Para no tener...? Sí, para no tener hijos.

D. Vicente, que ya sabe que yo... A mí no me digas nada.

Por lo menos podrías guardarlas en un sitio más seguro.

¿Qué pasa? Nada, madre.

Tú y yo tenemos que hablar. No creo que le pase nada malo...

..pero tendré que consultarlo. ¿Qué tiene que pasarle?

Nada. ¡Ay, si se le cae el pelo o los dientes o se queda estéril...

..o coge cáncer. ¿Cáncer?

¿Que tiene cáncer? ¡No!

Calma, que nadie se queda estéril así como así.

¿Qué es estéril?Todavía te quedan muchos años para tener hijos.

(Yo creía que sólo era una gripe y ahora resulta que tenía cáncer...

..que se me iba a caer el pelo y los dientes y que no tendría hijos

..y todo por unas pastillas).

¿Quién te ha dado esas pastillas? Una amiga, se las trajeron de París.

¡Como si fuera un perfume! Seguro que ha sido una cosa de Pili.

¡Menuda es! No grites.

¡Que no grite! Como se entere tu padre es que te mata.

A papá no se lo digas. Y qué le voy a decir...

..que su hija es una cualquiera que se atiborra de pastillas de esas...

Anticonceptivas. Eso.

Y no me atiborro, se toma una al día. ¡Me vais a volver loca!

Lo que te quiero decir... ¡Que no te casas!

Te quedas soltera y enferma porque esas pastillas dan cáncer.

Pero cómo van a dar cáncer. Cáncer de matriz, que lo he leído.

De eso murió Isabel, seguro que tomaba esas pastillas...

..claro que tampoco era trigo limpio ¡como la Pili esa!

Yo estoy muy sana. Seguro que ya tienes el tumor...

..o te operamos en América o no hay nada que hacer.

¿Y de dónde vamos a sacar dinero para ir a América?

Es que no me dejas explicarte y no grites tanto que nos van a oír.

(Yo me enteré de todo aunque no entendí mucho).

(Comprendí que mi hermana se tomó las mismas pastillas venenosas

..y tenía cáncer y moriría si no la operaban pronto en América).

(Para mí ya era tarde, moriría sin ver el Festival de Eurovisión

..y sin saber cómo acababa El Fugitivo).

¿Estás despierta? Yo lo único que quiero es que seas feliz...

..y todo lo que digo lo digo por tu bien, hija.

Ya lo sé, mamá. Pues no vuelvas a mentirme.

Pero si yo nunca te he mentido. No me habías dicho...

..que tomabas esas pastillas y tenías relaciones con Jesús.

No tomo nada, ni hago nada con Jesús. ¿Cómo que no?

No. ¿Jesús y tú no...?

¿Tampoco has tomado las pastillas? Tampoco.

Ya me dirás para qué las tienes.

Las tengo por si acaso porque lo estoy pensando.

¡Que se lo está pensando! Hija, no entiendo nada.

Imagínate que tienes 18 años. Yo 18 años, hija.

Sí, tú ahora en 1968 y que acabaras de conocer a papá.

No me lo imagino con esas melenas de ahora y esas camisas de flores...

..y yo con minifalda. Cuando yo tenía tu edad...

..tenía unas piernas tan bonitas pero no las podía lucir.

Eran otros tiempos y ahora las cosas están cambiando.

No creas que yo no me doy cuenta pero ¿sabes lo que pasa?...

..que a mí me cuesta hablar de estas cosas contigo.

Con tu edad estas cosas no las hablaba con la abuela...

..y a mí me da no sé qué. ¿Me entiendes?

Claro que te entiendo. A mí me gustaría que habláramos más.

A mí también me gustaría. Es que estoy hecha un lío.

Y yo también.

¿Estás seguro de que te mueres? Pero si ya no tienes fiebre.

No, pero tengo cáncer de matriz. ¿De matriz?

¿Y qué es la matriz? No sé, dame el diccionario.

¿Éste? Sí, el rojo.

Matrimonial, matrimonio, matritense, aquí está matriz...

.."víscera de aparato reproductor de las hembras de los mamíferos".

Lo que te faltaba, tener matriz como las chicas.

Ya no puedo tener hijos. Claro, si eres medio chica.

Es porque el cáncer me ha hecho estéril.

¿Y qué vas a hacer? No sé.

(Sí lo sabía pero no quería decírselo a nadie, tenía un plan...

..un plan digno del capitán Trueno o del Guerrero del antifaz).

(D. Venancio lo comprendería. Quizás por mi culpa...

..no se podría terminar de arreglar la parroquia...

..pero lo de Inés era mucho más importante).

Dile algo que se va a matar. Ten cuidado, a ver si te vas a caer.

Que no me caigo. Ramón, ¿cómo va eso?

Ya casi acabado, coge el cable y enchúfalo.

¿Qué? Que enchufes el cable...

..a ver cómo se ve. ¿La antena?

Eso. Vale. Tira.

Voy a enchufarla.

A ver si se ve algo.

¿Y esto dónde irá?

Sólo se ven rayas.

Ese amigo tuyo sabe de antenas lo que yo.

Ten un poco de paciencia, la está colocando.

Ya se ve algo. ¿Eso es todo lo que se ve?

No pienso ni mirarla. ¿No ves que la está colocando?

Primero te sacan el dinero y luego...

Música. Mira.

Mira qué bien se ve.

Me voy a la imprenta que se me ha hecho tarde.

Ven pronto que vamos a ver todos juntos el festival.

Vendré pronto, hasta D. Pablo querrá verlo también.

No veamos la tele tan de cerca que nos vamos a quedar ciegos.

¿Cómo se ve? Estupendamente.

Pásate luego por el bar que ahora no tengo tiempo y te invito a algo.

Hay que ver la televisión a tres metros y medio.

Déjela encendida un ratito para que se caliente.

Vámonos.

Es de Carlos. Ven.

¿Cómo que se ha ido? ¿Adónde se ha ido?

"Ya sé que con el dinero de la hucha no llega para la operación de Inés...

..en América pero también os dejo mi cartilla con las 475 pesetas.

¡Dios mío, mi niño! "Me voy porque no quiero ser...

..una carga para vosotros. Ya sé que lo mío no tiene remedio...

..y me quedan pocos días de vida". Mamá, es por mi culpa.

Que no, hija, es que a tu hermano le vuela la imaginación...

..con tantos tebeos que lee. Avisa a Toni, hay que encontrarlo...

..antes de que se entere tu padre. Guarda la hucha...

..y ni una palabra a tu abuela. Vamos a buscarle por el barrio.

Tú vete por allí que nosotros vamos por aquí.

Tú tranquilo, Robin de los Bosques también robaba.

Ya, pero no a los curas y encima me voy a morir en pecado mortal.

¿Estás seguro de que te mueres? Ya se me está cayendo el pelo. Mira.

Yo te lo veo igual. Qué va, se me cae a montones. ¡Ay!

¡Joder, qué daño! ¿Ves?, no se te cae.

Me voy a quedar calvo. Qué más te da, si la vas a palmar.

¿Y qué vas a hacer? Huir muy lejos...

..donde no pueda encontrarme la policía.

¿Como El fugitivo? ¿Y dónde vas a dormir?

Esta noche aquí y los demás días por ahí.

Pero te vas a morir de hambre. Qué va.

¿Para qué te traes un rollo de papel?

¿Para qué va a ser? Te vas a perder a Massiel.

Qué mala suerte, nos compramos una televisión y me pongo estéril.

Yo me tengo que ir. -Si quieres me quedo un rato más.

No, márchate.

Ah, espera, toma te lo doy. ¿Para mí?

Acaba la colección por mí. Te la doy por si necesitas cazar.

Tiene de todo, cuchillo, cuchara, tenedor, abrelatas.

¿Es para mí? Es estupenda. Ya me lo devolverá tu madre...

..cuando te mueras.

Si necesitas defenderte de la policía también úsala.

Mañana vengo a verte.

Decidle a mi padre que le quiero mucho y a mi madre y a todos.

¡Eh, venid! No le digáis a nadie dónde estoy. ¿Lo juráis?

¿Y si avisamos a la policía? -Eso y que se entere papá.

¡Que no le haya pasado nada malo!

Vaya lío has armado con las pastillas Si no está en casa de Luis...

..ni en ningún sitio, es que se ha perdido.

Vamos a esperar, cuando tenga hambre seguro que aparece.

Madre mía, ya es de noche. Y si está en casa de Josete.

Voy a ver. Tú a esa casa no subes...

..llamo a su madre por teléfono.

Sigue comunicando. ¿A quién llamas?

Nada, madre, a una vecina.

¿Quién hay ahí?

Venga, no te hagas el tonto y asoma la jeta.

Hola, Cervan. ¿Qué haces ahí?

Nada que me he bajado pero tengo permiso de mi madre.

Desembucha, macho.

Es que no voy a poder tener hijos. ¡No me digas!

Ni uno. Eso sí es un problema.

¿Tú tienes novia? No.

Cuando tengas una menudo disgusto se va a llevar cuando lo sepa.

Tampoco voy a tener novia, es que me voy a morir.

¿Por qué lo sabes? Pues porque lo sé...

..no tengo cura ni aunque me operen tengo hasta la matriz fatal.

¿Y has venido a morirte aquí? Sí.

Si todos los que estamos fastidiados fuéramos a un camión a morirnos...

..no habría camiones en España. Si no puedes tener hijos...

..mejor para ti, menos problemas. ¿También eres estéril?

¿Tengo cara de estéril? Un poco.

Las mujeres se pasan la vida...

..queriendo que las quieran y cuando uno se enamora de una...

..cogen el portante y se marchan, ¿tú las entiendes?

Yo no, bueno, un poco a mi abuela. Te podrías casar con ella.

Qué coño me voy a casar con tu abuela no tengo yo otra cosa que hacer.

Por favor, pregúntele si ha visto a mi chico.

¿No? Sí, estoy un poco nerviosa es que se ha ido con fiebre.

Ya sé que es una chiquillada pero es que va a volver peor.

¿Y ahora qué vas a hacer? Dormir, y mañana marcharme por ahí.

¿Y tus padres qué? Me voy para que no sufran...

..es que a mi hermana la van a operar de cáncer en América.

Caray, cómo estáis en casa. ¿En tu familia no hay ninguno sano?

Bueno, te dejo.

Ya sé que lo tuyo no tiene cura pero si sales de ello...

..yo te voy a guardar todos los tebeos del Jabato, ¿eh?

¿Para qué? Los muertos no leen tebeos.

¿Y tú qué sabes? Si tú nunca te has muerto.

Gracias.

Nada. La madre de Josete no sabe nada. ¿Qué hacemos?

A papá hay que llamarle para que no venga...

..debe de estar en el bar, llámale y que se espere un rato más.

Le va a parecer raro. Que le parezca lo que quiera.

Anda éste y qué no tienen los otros que no tenga Massiel.

Pero cómo vamos a ganar. ¿Por qué no?

Porque esas cosas están dadas. A lo mejor no.

A mí me han dicho que hasta que no muera Franco no ganamos.

¿Pero qué tiene que ver?

¿Qué dice de Franco ahora? Que esas cosas las sabe cualquiera.

Pues si tenemos que esperar a que muera el caudillo para ganar...

..no lo vamos a ganar nunca. Quiero ver el festival. Cóbrame.

Gracias. -Otra ronda.

Que no, mira qué hora es y he quedado en casa. Adiós.

¿Quién es? Sí está. ¡Antonio!

¿Quién es? Tu hija.

¿Pasa algo? Que dice mamá que no hace falta...

..que vengas pronto porque no está hecha la cena...

..así que quédate una hora por lo menos.

¿No dijo tu madre que fuésemos pronto para ver el festival?

Ahora te dice otra cosa. ¿Te pasa algo?

Qué me va a pasar. Que se ponga tu madre.

No puede ponerse. ¿Cómo que no? Que se ponga.

Que no puede, está en el baño.

¿Seguro que no te pasa nada? Segurísimo. Bueno, te dejo.

Espera. ¿Qué hago, me quedo en el bar?

Quédate un rato largo, total para estar aquí sin hacer nada.

¡Me cago en la hospitalera!

¿A que han roto el televisor? ¿A que no? Que no, hombre.

Ay, ay, de la oreja no.

Que se la va a arrancar. ¿Dónde está?

No lo sé. -Que te quedas sin oreja.

¿Quién te ha dado esto? -Lo encontré en la calle.

¿Cuándo te lo dio Carlitos? No puedo decirlo.

Dice que su hijo está estéril que tiene cáncer y se va a morir.

Sí, estéril, tiene cáncer y se va a morir, por eso me ha dado el álbum.

¿Qué está pasando aquí? Papá, ven.

Crisis de pánico, ¿eso qué es? No lo sé, pero le dan muchas...

..por eso te avisé para que no vinieras.

¡Pánico, eso es miedo! No, papá, pánico...

..suena muy raro pero es hereditario, algo así como manía persecutoria.

Piensa que no le quieres. ¿Yo? Si le quiero mucho.

Pues no se nota porque le dan muchas. ¿Por qué no le llevan al médico?

Le han dicho que es crisis de pánico de carencia paternal.

Porque ese niño no tenga padre ¿tiene que venir aquí?

¿Qué quieres que haga? Entiéndelo. Yo no entiendo nada, hija.

Lo importante es que no te vea porque si te ve se pone peor.

Tú quédate aquí que yo ahora vuelvo.

La hermana de Carlos tiene cáncer de matriz.

¿Qué dices? ¿Tiene cáncer? ¡Qué va!

No sé qué voy a hacer con este niño. Es que Carlitos imagina cosas.

Tienes que decirnos dónde está Carlos ¡Mira que te arranco la oreja!

¡Antonio!

¡Antonio!

Asómate, Antonio. ¿Qué gritos son ésos?

Dígale a Antonio que tengo que decirle una cosa.

Aún no ha venido. Es igual, está en el camión.

Acabo de hablar con él. ¿Con Antonio?

El chaval, que está en el camión. ¿De qué está hablando?

¿Quiere subir? No, perdone, no es usted mi tipo.

Acuérdese. El chaval está en el camión.

El chaval en el camión, yo no soy su tipo. ¡Está cada día peor!

¿Cuándo fue la última vez que viste a Carlos?

Lo juro por mi madre que se muera si lo sé. ¡Ay, ay!

El loco de Cervantes dice que ha visto a un chaval en un camión.

¡Ay, que se ha ido en un camión! Claro, el camión de las ruinas.

Así que el niño se va en un camión y yo soy la última que me entero.

¡Soy un cero a la izquierda! Hala, pues buenas noches.

Adiós. Y gracias, ¿eh?

De nada.

¿Y tu padre? En el dormitorio, he dicho que Josete

..tenía crisis de pánico. ¿Y eso qué es?

Le he soltado lo 1° que se me ha venido a la cabeza.

Cierra la puerta.

Antonio. Hola, cariño. Ya me ha contado Inés lo de Josete.

Vaya lío. ¿Y cómo tiene crisis de pánico ese niño?

Pobrecillo. Conmigo.

Sí. ¡Vaya! ¿Se ha ido ya?

Sí. Venga, vamos.

Antonio, ¿dónde vas? A ver la televisión...

..eso tiene que estar a punto de empezar.

No, que le falta mucho todavía. Anda, ven, siéntate...

..que siempre andas con prisa.

¿Te pasa algo? No. Estás guapo hoy.

¿Yo?

Te queda bien ese bigote, estás muy sexy.

¡Merche!

¡Antonio, no seas bruto, hombre! Tan rápido, ¿no?

Ya puede volver a casa, sabemos que es usted inocente.

Ay, Antonio, si es que no podemos. ¿El qué?

Que no nos va a dar tiempo, pero bueno, da igual.

¿Sí o no? Pues lo intentamos.

Espérate que ahora vengo. Sí.

¿Y papá qué ha dicho? No sabe nada. ¿Hablamos tú y yo?

Bueno. A ti no te pasa nada.

No te vas a morir. Lo dirás tú, que no tienes cáncer

..ni estás estéril, ni nada. No se va a morir nadie.

Inés y yo sí, bueno, Inés igual se salva, si la operan en América.

¿Habéis cogido el dinero que dejé? Lo hemos metido en la hucha.

¿Lo habéis metido otra vez? A Inés no le pasa nada...

..se tomaba unas pastillas para no tener hijos.

Si no está casada.

Pues por eso. Como no está casada si se quedara embarazada...

..se armaría un lío, por eso escondía las pastillas...

..para que no las encontraran, ¿entiendes?

(Esa noche mi hermano me inició en los insondables misterios femeninos

..recuerdo que todo lo que Tony me contaba del sexo...

..me parecía complicado y peligrosisímo).

(Ahora, 33 años más tarde, me lo vuelve a parecer).

¿Lo entiendes? O sea que Inés y Jesús...

Ella dice que no pero yo creo que sí.

Como les pille papá... A ti también te gustarán las chicas.

No, si ya me gustan. ¿Ya no estoy enfermo?

Tú sólo has tenido un gripazo. ¡Vamos a casa!

¿Habrá empezado ya lo de Eurovisión? Si nos damos prisa llegamos a verlo.

¿Qué tal se ve la televisión? De miedo. ¡Venga!

Antonio. ¿Qué?

Que va a empezar y mi madre está sola preparando la tortilla.

¿Lo dejamos para otro rato? Sí.

No me des besos ahora porque si me das besos pues no...

Luego, ¿eh? Sí.

Déjame un momentito que se me pase. Te espero fuera.

Pero no tardes. No.

Merche, no te pasa nada, ¿verdad? No.

Pero lo de guapo iba en serio.

Canción de Massiel.

(No podía creer en mi buena suerte, no sólo no me iba a morir...

..es que encima había jamón serrano y mi padre no se enteró de nada).

Ganamos, seguro que ganamos. Ya verás como no...

..hasta que no se muera Franco no ganamos nada.

Cómo va a ganar con esos dientes y las piernas al aire.

A mí me encanta, abuela. -Tú con una minifalda te emocionas.

Pensarán los extranjeros que las españolas somos unas descaradas.

¡Muy bien!

Aplausos.

Ahí está la votación.

Austria, 2 puntos.

Traduce, papá. Que a Inglaterra le han dado 2 votos

28 a 23.

(Spain, 6 points). ¡Spain, Spain!

En estos momentos España va en 1 posición.

¿Vamos los primeros?

Decisivo la votación del jurado yugoslavo.

España en 1 posición, 29 puntos, 28 Inglaterra, 20 Francia.

¿Tú la entiendes? No se oye nada.

¡Irlanda, que no hay más votos!

¡Hemos ganado! Señoras y señores...

..España acaba de vencer en el gran premio de la canción de Eurovisión.

¡Viva España!

Ése es Ibarrier. ¿Y quién es?

El director de orquesta muy bueno.

¡Mírala! ¡Guapa!

Yo canto a la mañana que ve mi juventud...

..y al sol que día a día nos trae nueva inquietud.

Todo en la vida es como una canción.

(Ahora que somos altos, guapos y europeos, todo esto...

..nos parece ridículo pero en aquella época nunca ganábamos nada).

(Mi padre no llegó a saber nada de mi fuga ni de las pastillas de Inés

..entre todos guardamos el secreto. Mi abuela tampoco se enteró...

..pero debía sospechar algo porque miraba con cara rara a mi hermana).

(Mi madre tuvo una temporada que lloraba por todo...

..pero se le fue pasando y yo seguí creciendo sin darme cuenta...

..de que se estaba acabando un mundo y empezaba otro).

Le canto a la tierra...

..que me ha visto crecer...

..y canto el día en que sentí el amor...

..andando por la vida...

..aprendí esta canción.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

La, la, la, la.

"El nombre de España, otra vez, como siempre...

..ha saltado al primer plano de la actualidad".

"Tiene muchas cosas que decir España".

"Creo que España y nosotros, somos así y seremos así siempre"

Subtitulación realizada por Paloma Masa.

Cuéntame cómo pasó - T1 - Capítulo 1 - ver ahora

Verano azul

Un clásico de nuestro catálogo: Verano azul. Seguramente la viste en su día por televisión, y alguna que otra vez por la tele. Es hora de volver a verla y aprovechar para ponérsela a tus hijos. Seguro que se divierten con las aventuras de Pancho, Javi, Quique, Bea, Desi, Tito, Piraña, Julia y Chanquete.

El Ministerio del Tiempo

Con la cuarta temporada a punto de estrenarse en La 1 y ahora que todos los capítulos están disponibles en RTVE.es, no tienes excusa para no ver, o volver a ver, El Ministerio del Tiempo. Una serie con la que aprender curiosidades sobre la Historia de España y viajar en el tiempo. Ideal para hacerlo en familia.

No recomendado para menores de 12 años El Ministerio del Tiempo - T1 - Capítulo 1: El tiempo es el que es - Ver ahora
Transcripción completa

(Relinchos)

(Graznidos)

(Relinchos)

(Murmullos)

(HOMBRE) (TOSE)

Atacasteis antes de tiempo.

¿Por qué lo hicisteis?

Porque vos lo ordenasteis.

¿Tenéis testigos de lo que decís?

Si los muertos pudieran hablar, los tendría.

Mentís.

Mentís.

¡Mentís!

Yo nunca miento.

¡Prendedlo!

Todos han muerto por vos.

Todos.

(MUJER) (SOLLOZA)

¿Por qué lo atacaste? Era tu superior.

Como si es San Pedro.

A veces un hombre ha de hacer lo que ha de hacer.

Maldito orgullo.

Por él mañana tu capitán estará en su cama y tú en la horca.

Pues de la horca colgará un hombre con honor

y en su cama estará un mamarracho.

(LLORA)

No llores, Blanca.

He tenido una buena vida.

He luchado por mi patria.

He amado.

He visto mundo. No tengo quejas.

Quiero que hagas una cosa por mí.

Lo que sea.

Sigue tu vida.

No mires atrás.

Alonso.

¿Cómo puedes pedirme algo así?

No.

(Puerta abriéndose)

No, por favor, no.

Olvídame, te lo ruego.

No va a ser fácil.

¿Sois Alonso de Entrerríos?

Perdéis el tiempo, padre.

Lo que tenga que hablar con Dios se lo diré mañana en persona.

No vengo a confesaros.

Vengo a sacaros de aquí, si aceptáis mi oferta.

¿Queréis trabajar para un despacho secreto de la Corona?

¿Espiar?

Algo así.

Trabajos especiales en sitios extraños.

Estaréis muerto para todos, incluida Blanca, vuestra esposa.

Debéis de ser muy poderoso.

Con lo que les gustan las ejecuciones,

me extraña que anulen esta. No la anularán.

Tendrán su ejecución.

¿Quién es?

A todos los efectos...

vos.

¿Puedo quedarme a ver el espectáculo?

No tenemos tiempo.

¿Qué es eso? Vámonos.

(HOMBRE) Por lo tanto, niego la influencia de autor alguno

sobre la obra de Lope de Vega,

gloria de las letras españolas.

El primero bebe de fuentes profanas

y Lope en las raíces más profundas de nuestra fe.

Dígame, señorita.

Perdón, la influencia de "Orlando furioso" en Lope es clara,

la locura relacionada con el amor. Tonterías.

Rodamonte o el propio Orlando son tomados como modelo.

¿Me deja continuar con la clase?

El Siglo de Oro muestra la gloria de nuestra literatura,

representada en Calderón, Lope

o el grandioso "El Quijote" de Cervantes;

una literatura...

¿La conozco?

Sígueme.

¿Quién es usted?

Alguien que sabe lo mucho que vales.

¿Me puede explicar de qué trata todo esto?

Soy Irene Larra.

Quería conocer a una de las primeras universitarias del país.

¿Es usted periodista?

Algo parecido.

Cuéntame.

¿Qué te dijo tu madre cuando le dijiste que querías estudiar?

Que había perdido el juicio.

¿Y tus amigas?

Más o menos lo mismo.

Con ellas solo se puede hablar de maridos, hijos o la moda de París.

Es difícil encontrar a una mujer para hablar de cosas importantes.

Pues vaya aburrimiento, ¿no?

A veces pienso que las mujeres somos nuestras peores enemigas,

pero eso tiene que cambiar.

En un futuro las mujeres harán las mismas cosas que los hombres.

Estoy segura.

¿Brindamos por ello?

Si nos viera mi madre...

Está empeñada en buscarme marido. Y tú no quieres.

Yo no necesito a un hombre.

Pues no sabes la alegría que me das.

No lo necesito, pero el caso es que me gustan.

En fin.

A ver si esto te interesa más.

¿Eso qué es?

(Tono de llamada)

Tu mundo se te queda pequeño, querida,

y eso sí lo podemos solucionar.

Angustias,

pásame con el jefe, reina.

(HOMBRE) Hola. Ponme una caña.

Deberías comer algo, Julianillo. No tengo hambre.

¿Vas a hacer algo este puente?

He organizado una fiestuqui en casa guapa, guapa.

Mis suegros se llevan a los niños

y hemos pensado en llamar a unos amigos.

Y amigas. Vente. Te va a molar.

Gracias, pero tengo otros planes.

¿Otros planes? ¿Cuáles? Venir aquí, ¿no?

Pasas más horas en este bar que en tu casa.

(RADIO) "Calle González Abarca, 22.

Acudan las unidades disponibles". Vamos.

No me jodas, Julián. Terminamos turno en diez minutos.

Estamos a tomar por saco.

(Toses)

(Sirena de emergencias)

¿Algún herido? -Han salido todos.

Queda alguien dentro.

Julián, ¿qué haces?

(Sirenas de bomberos)

Queda gente dentro. Que están aquí ya los bomberos, tío.

¡Julián!

¡Julián!

¡Aquí! ¡Lo he encontrado!

Esto no puede seguir así, jefe.

Tarde o temprano tenía que pasar algo.

Los compañeros ya no quieren trabajar con él.

Es que es un peligro,

para los demás y para sí mismo.

(Máquina de monitorización)

Después de lo de su mujer ya no es el mismo.

¿Y quién lo sería?

Puta suerte has tenido, chaval.

(Máquina de monitorización)

(Sirenas de emergencias)

No insistas.

No se abre.

Orden del médico.

¿Creen que voy a tirarme o qué?

Hemos recibido una queja del cuerpo de bomberos.

Varios de sus hombres se jugaron la vida

porque tú desobedeciste una orden del superior al cargo.

Porque quedaba gente dentro. Solo estabas tú, Julián.

No es la primera vez.

Tus compañeros dicen que salir contigo

es como ir con un terrorista suicida.

Mira, da igual. Yo sé lo que vi.

Estás fuera de servicio hasta nueva orden.

Necesitas hablar con un especialista.

Tómatelo como unas vacaciones.

¿No hacías fotografías?

Pues hazlas.

Ya no.

(Timbre de la puerta)

(Golpes en la puerta)

(Timbre de la puerta)

Yo los conozco de algo.

Venimos a hablar de lo que vio en el incendio.

Del hospital, ¿no?

Pues sí que se han dado prisa en mandar a los loqueros.

Supongo que ya sabrán todo sobre mí.

Enfermero de urgencias muy valorado por sus superiores,

felicitado por Protección Civil por su actuación en el 11-M,

casado con su novia Maite,

fallecida hace tres años en accidente de tráfico.

El causante se dio a la fuga. ¿Es ella?

Desde entonces, sufre depresión con tendencias autodestructivas,

pero se niega a ser tratado.

Si ya lo saben todo, ¿qué quieren?

Háblenos de lo que vio en el incendio.

Dijo que vio a un tipo inconsciente

vestido como un soldado de Napoleón.

¿Qué más da, si no me creen?

Vosotros no sois psiquiatras.

¿Le importaría acompañarnos?

(Timbre)

(Apertura de cerrojos)

Tranquilo, aún no lo has visto todo.

¿Nuevo? -Sí.

Nos espera el subsecretario.

Por aquí.

Es él.

¿Qué venía, de una fiesta de disfraces?

(VOZ MASCULINA) No.

De 1808.

¿Julián Martínez?

Salvador Martín. Encantado de conocerlo.

No sé si estoy en condiciones de decir lo mismo.

Dicen que viene de 1808.

¿Y se ha conservado así de bien

desde hace dos siglos? No.

Murió anteanoche por inhalación de humo.

Creemos que vino de 1808 como mucho 24 horas antes.

Ahora sabemos que no lo hizo solo.

Encontramos este mapa entre sus ropas.

-Quizá las marcas indiquen por qué vinieron del siglo XIX.

Un momento. ¿Esto qué es?

¿Una broma o algún nuevo método psicológico de mierda o qué?

Venga conmigo.

Le enseñaré algo.

Diez horas más al mes y nos acortan el sueldo.

Ganas dan de volverse al siglo XVI.

Todos los gobiernos tienen secretos.

El nuestro tiene solo uno, pero es muy antiguo.

Buenos días. -Buenos días.

Nuestro secreto es este ministerio.

¿Y qué ministerio es este?

El Ministerio del Tiempo.

Sígame.

Tenga cuidado, no se resbale.

La caída es impresionante.

Aquí trabajan funcionarios españoles de distintas épocas

con la misión de que la historia no cambie.

Nuestros funcionarios viajan a la época

donde se ha producido una alteración del tiempo y la corrigen.

Por aquí. Ya.

O sea, que la máquina del tiempo existe y además es española.

Pero ¿cómo va a existir la máquina del tiempo?

Por favor, no diga tonterías.

La máquina del tiempo no existe.

Lo que existe son las puertas del tiempo.

(Martillazos)

Vamos.

El origen del Ministerio se remonta a los Reyes Católicos.

Un rabino judío, a cambio de no ser expulsado,

les reveló el secreto de una red de puertas

que conectaban con el pasado de los reinos españoles.

La historia no es muy edificante.

El rabino no fue expulsado, pero...

la Inquisición lo quemó por brujo.

(CHISTA)

Velázquez siempre se retrasa.

Estas puertas están bajo el control del Ministerio,

son las oficiales, pero hay otras clandestinas.

Los tipos del incendio. Ajá.

Hay quienes quieren trastocar el tiempo en su beneficio

y eso podría ser terrible.

¿Imagina que los romanos tuvieran acceso a las ametralladoras

o que Al Qaeda pudiera conectar con móvil?

Ahora puedo imaginarme cualquier cosa.

¿Se puede viajar al futuro?

No. El tiempo es el que es.

Entonces, al poder viajar al pasado,

¿se podría mejorar nuestro presente?

Eso sería peligroso.

Nuestra historia puede que no sea la mejor posible,

pero podía ser peor.

Por eso necesitamos su ayuda.

Dos hombres del siglo XIX andan sueltos por Madrid,

no sabemos en busca de qué,

y usted es el único que los ha visto.

Tenía poco pelo, así, como con entradas,

y...

ojos saltones

y los labios así... finos.

El otro... tenía los ojos grandes,

la mandíbula así, como cuadrada,

y...

No recuerdo más. Lo siento.

Ajá. ¿Suficiente, Diego? -Despreocupaos, subsecretario.

-Bien.

Empezaremos la búsqueda de inmediato.

Usted, Julián, se incorpora mañana.

¿Me incorporo mañana dónde? Aquí.

Bienvenido al Ministerio del Tiempo.

No. A ver, no... no puede ser.

Lo siento, pero es imposible.

Verá, su examen psicológico especifica claramente

que no está capacitado para seguir como enfermero.

Aún no me han hecho las pruebas.

Aquí están.

Lea.

(LEE) "Debido a sus tendencias autodestructivas,

es un peligro para sí mismo y los que lo rodean,

por lo que se aconseja...

que interne en un centro especializado".

¿Quién ha escrito esto? Yo.

Verá, a menudo las cosas no son como queremos.

Y usted lo sabe bien, ¿no?

No vive la vida que le gustaría vivir

ni con quien le gustaría vivirla.

Nosotros le ofrecemos otra,

poco común, sí,

pero otra.

Entonces, o trabajo para ustedes... O ingresa en un psiquiátrico.

-Aquí tenéis. -Gracias.

Son ellos.

Son exactamente ellos.

Es muy bueno.

No va a ser bueno el "jodío", es Velázquez.

Es increíble.

(ACENTO FRANCÉS) He luchado en Austerlitz,

he cruzado los Alpes nevados y el desierto de Egipto

y nunca tuve tanto miedo como ahora.

(Tráfico intenso, sirenas)

-¿Qué pasa? ¿Te conozco de algo? -No, no, no.

Ruego me disculpe, caballero.

¿Sabe de algún sitio donde podamos encontrar libros?

En la librería.

Disculpe.

¿Disponen de algún volumen

que trate un conflicto entre Francia y España

allá por 1808?

"Guerra de la Independencia". Historia. En la segunda planta.

¿"Guerra de la Independencia"?

Mal empezamos.

(Pasos acercándose)

No, gracias. Pues deberías probarla.

Ya no hay naranjas así.

Nos las traen de una huerta valenciana de 1887.

Luego en casa.

No se saca del Ministerio nada de otra época.

-Los primeros días son los peores.

Uno se acaba acostumbrando, ¿no, Irene?

Yo vi el cielo abierto. Mujer y nacida en 1930,

¿a qué podía aspirar? ¿1930?

Mi abuela es de ese año

y tú aparentas... Menos de los que tengo.

Yo me incorporé como viuda de funcionario al morir mi Ramón.

¿Y cuándo fue eso? En la Guerra.

En la Civil. No, hijo, en la de Cuba.

A ver, si vienen de tan lejos... Ya.

¿Cómo puedo aparentar 50 años cuando tengo más de 100?

Por las puertas no pasa el tiempo.

Si no, ¿cómo iba a estar esta naranja tan fresca,

si es más vieja que yo? A ver,

a Velázquez lo recluté hace dos años, en 1634.

Pisó el Ministerio por primera vez en 2013, con 35 años.

Ahora tiene 37, en 1636 y en 2015. Tu vida es tu vida.

Vas de una época a otra, pero envejeces como cualquiera.

Ajá. El Ministerio no es la pócima

de la eterna juventud. Ojalá lo fuera.

Somos simples funcionarios, no superhéroes.

Pero al poder viajar al pasado, podrían saber...

qué fue de sus vidas y...

y cómo murieron.

Yo no lo sé ni quiero saberlo.

Eso se lo dejo a los famosos que salen en los libros de Historia.

Ahí está el jefe con los nuevos.

Julián, voy a presentarle a sus nuevos compañeros.

Hoy es mi día de suerte,

primero conozco a Velázquez y ahora al Capitán Alatriste.

Vuestra merced me confunde con otro.

Don Julián Martínez, la señorita Emilia Folch.

Encantado.

(CARRASPEA)

Don Alonso de Entrerríos.

Bueno, yo los dejo para que se vayan conociendo, ¿eh?

Señor, ¿puedo haceros una pregunta?

¿Quién es ese Alatriste con el que todos me confunden aquí?

¿Estás seguro de ponerlos juntos?

Son muy distintos. -Ahí está la gracia.

Alonso es un veterano de los Tercios de Flandes,

es el soldado perfecto.

Lo pones ante un marine cuerpo a cuerpo con solo un cuchillo

y no le dura ni medio minuto.

Le costará trabajar con mujeres. Sus valores son antiguos,

pero tiene su lado bueno.

Su sentido del honor y de la palabra ya no se encuentran.

Y es un patriota.

Amelia sin embargo es el cerebro.

Es moderna, inteligente... Ve lo que los demás no ven.

De haber nacido en el siglo XXI sería lo que quisiera.

Ahora tiene esa posibilidad.

Si en este país todos fueran nobles como Alonso y avanzados como Amelia,

otro gallo nos cantaría.

-No es de ellos de quien dudo.

¿Julián?

No tiene nada que perder y eso también tiene su lado bueno.

Además, alguien que trabaja en Urgencias en Madrid hoy en día...

es un salvoconducto para cualquier viaje al pasado.

Seis años de guerra.

Y la perdimos.

Pero ¿cómo es posible?

Yo organicé el mejor ejército de la historia.

Después perdimos en Rusia.

Y en todas partes.

Oh, escucha lo que dijo Napoleón:

"La culpa de todo fue de esa maldita guerra española".

Hay que volver.

(Alarma de robo)

Son ellos.

Mi padre me llevó a un teatro en París.

Proyectaban imágenes, pero esto...

Vamos a la librería.

Señorita Folch, señor De Entrerríos,

es hora de que conozcan el siglo XXI.

Me cago en la leche. ¿Qué pasa, imbécil?

Será gilipollas el tío...

Joder.

(Tráfico intenso, cláxones)

Ya hemos llegado.

No sabes nada de lo que cuentan esos libros, claro.

En el Ministerio hay biblioteca e Internet.

¿"Inter" qué? A ver cómo le explicas eso.

Aprenden rápido. El problema es que se enganchan a las redes sociales.

Se han llevado libros relacionados con la Guerra de la Independencia.

Uno de ellos hablaba con acento francés.

Quieren saber qué pasó antes de que pase

y adelantarse a los acontecimientos.

Como en la primera de "Terminator", ¿no?

¿Quieren impedir que España gane la Guerra de la Independencia?

Exacto. ¿Se imaginan lo que pasaría si lo consiguieran?

Perdonen vuestras mercedes,

¿qué independencia? La nuestra.

¿El imperio español luchando por su independencia?

Hombre, imperio, imperio...

Dos siglos después de usted nos invadió Francia.

No, no puede ser.

El mundo era nuestro.

¿Ahora somos soberanos o rendimos pleitesía?

Sí, al Banco Central Europeo.

Volvemos al Ministerio.

Va a ser una masacre para nada. Francia perderá la Guerra

y solo será el principio del fin del sueño revolucionario.

Nadie gana. Vosotros perderéis todo

y nosotros volveremos al absolutismo, a la oscuridad.

Tranquilo, "mon amie".

Nada de eso tiene por qué ocurrir.

Para eso hemos venido a este siglo.

(TV) "Mátalo, tío, mátalo".

Qué vergüenza, Dios mío. Tranquila, me pasa lo mismo.

En cuanto cambio de época se me descontrola la regla.

Pero está prohibido sacar cosas de otra época del Ministerio.

Tú te llevas unos cuantos y si alguien te dice algo, me lo mandas.

Te explico cómo se pone esto.

Estamos localizando por la zona. Pueden volver a sus casas.

Mañana, reunión a las 10:00.

En ese caso, señores.

¿Alatriste y ella viven aquí ahora? No.

Cada uno vive en su tiempo

y en su casa. -Alonso no.

Tuvo que dejar Sevilla.

Cierto, ahora vive en Madrid, a 100 metros de aquí,

pero seguro que llega antes andando al siglo XVI

que usted en metro a su casa.

(VOZ FEMENINA) Amelia, la cena está servida.

Ya voy, madre.

¿Lo lees todos los días desde el 96?

Pero si ganasteis la Liga el año pasado.

Ya, pero es que aquel partido lo vi con mi padre, que en paz descanse.

¿Qué pasa? ¿Eres del Atleti? No, no me gusta el fútbol.

Pero me acuerdo de ese día como si fuera ayer.

Para mí sí que fue ayer.

O mañana.

Hay una puerta, ¿eh?, la 58, que da directamente

a los servicios del Galerías Preciados de Callao

Pues a las 10:00 de la mañana de aquel día, que era...

Sábado. Sábado, exacto.

Desde entonces, cada vez que tengo un mal día

en el trabajo o en casa o volvemos a perder con el Madrid,

cojo el petate, puerta 58...

y hale, al estadio.

40 veces he visto el partido y cada vez me lo paso mejor.

(Pasos bajando escaleras)

(Moto alejándose)

(Tráfico intenso)

¿Qué le pongo? Un cortado.

(Máquina de expreso funcionando)

¿Qué desea la señorita?

Un café con leche en vaso corto de café.

-Muy bien.

Gracias.

¿Qué tal? Hola.

¿Es para mí?

Felicidades.

Gracias.

¿Es...?

¿Qué es? Mira a ver.

Pero, tío, cómo te has pasado.

Oh. Oh.

Ten cuidado que está cargada.

Una foto juntos, venga. Venga.

A ver.

Ahí va.

Como tuviera que estar esperando a que tú te decidieras...

-¿Todo bien, jefe?

Todo bien. Todo bien, gracias.

¿Cuánto es? ¿Un cortado? Poco dinero.

80 pesetas.

(Sirena policial)

(ACENTO FRANCÉS) ¡Socorro! ¡Socorro!

-¡Llama a un SAMUR!

¿Qué ha hecho?

El plan era quitarles las armas, no matarlos.

-Según el informe forense los municipales fueron abatidos

por disparo de arma de coleccionista.

¿De mil ochocientos y poco? Ajá.

Es uno de ellos. ¿Él?

Murió por un disparo de un arma de la Policía Municipal.

¿Se defendieron?

No había pólvora en los dedos de los policías

y un arma había desaparecido.

Probablemente el que la robó disparó contra su compañero

y huyó. ¿A su época?

Señores, señorita,

este es su primer trabajo en el Ministerio.

Deben ir a 1808.

Puerta 21.

-Deben localizar la puerta clandestina

e impedir que esa arma robada pueda cambiar el curso de la historia.

¿Cornejo? Te envío dos hombres y una mujer.

Ropa de principios del siglo XIX. Avisa a Antoñita de peluquería.

La señal pertenecerá al sitio donde está la puerta que eligieron

para venir al siglo XXI. Toma.

¿Por qué le dais el mapa a ella? Porque está al mando.

¿Cómo, una mujer? Esto es de locos.

Pero ¿cuál es el plan?

Somos españoles, ¿no?

Improvisen.

Por el amor de Dios, parezco mi abuela.

Eso decimos todos en nuestra primera misión.

No estoy preparada. También lo decimos todos

en nuestra primera misión. Alonso, acompáñeme.

Te veo muy tranquilo para ser tu primer viaje.

Si necesitáis algo, el número está en la agenda. Toma.

¿Hay cobertura en el siglo XIX? Con esto sí.

Marcas el número, almohadilla y la fecha a la que llamas.

Hora, asterisco, día, asterisco, mes, asterisco, año, almohadilla.

¿Tiene cámara? Y juegos.

Pero no lo uses cuando cruces una puerta porque se vuelve loco

y de vez en cuando se bloquea. ¿Y qué hago?

Apagas y enciendes.

Os estará esperando un funcionario, Carrasco.

Dale este sobre.

Suerte.

(Ladridos)

¡Ay!

(Ladridos y relinchos)

¿Todo bien?

Las veces que le habré dicho al Ministerio que pongan escalera.

Cualquier día tendremos un disgusto.

¿Carrasco?

Tenemos que llegar...

aquí.

La fonda del Oso. No está lejos, ¿eh?

A caballo llegáis en media hora.

No pretenderéis que la dama monte a caballo.

Yo sé montar a caballo. Pues lo siento, pero yo no.

¿No sabéis montar a caballo?

Pues para ir andando sí está un poco lejos.

Tome, esto es para usted.

Venga, al hipódromo.

Pero... ¿cómo que nos quitan la extra de Navidad?

Pero ¿esto qué es?

(Ladridos)

(Graznidos)

Por aquí ya han pasado los franceses.

Esto en mi época sería impensable.

Si cumplimos con nuestra misión, Francia no ganará esta guerra, ¿no?

¡Pues vamos!

Pero ¿adónde va este tipo tan rápido?

¿Más vino?

(Murmullo)

Deberíamos pedir habitaciones.

No puede ser, siempre tienes el mismo problema.

¿Tiene alojamiento? Me queda una alcoba y un chiscón.

La alcoba para usted y su mujer y el chiscón para su criado.

De acuerdo.

Necesito sus nombres.

Me obligan.

Amelia Folch.

Alonso de Entrerríos.

Curro Jiménez.

Tomen algo mientras les preparan los cuartos.

(HABLAN EN FRANCÉS)

Tener que aguantar esto de unos extranjeros...

Ante todo no hay que llamar la atención.

Les dejo esto para matar el rato.

(CONTESTA EN FRANCÉS)

Ahora vuelvo, "monsieur", que tengo...

Cuando una dama dice "no", es no aquí y en París.

¿Eso es no llamar la atención?

Dos franceses son muy pocos para un español.

Aquí morimos.

Dos para dos me parece más justo.

Si le parece bien, claro.

Será un honor.

Este hombre ha pegado a una dama y va a pagar por ello.

No hará falta. Ya me ocupo yo.

(HABLA EN FRANCÉS)

(Disparo de cámara)

Alonso de Entrerríos.

Para serviros.

Eusebio Castañeda.

Igualmente.

Es él, el tipo que vi en el incendio.

Mi mejor tinto, don Curro.

Invita la casa. Muchas gracias.

¿Qué pasa?

Yo he visto antes a ese hombre.

Pero ¿cómo puede ser, si no nazco hasta dentro de 50 años?

Ha dicho que es Eusebio Castañeda.

¿Estás segura de que es él?

Sí, lo estoy.

(SUSPIRA)

¿Qué ocurre? ¿En qué estás pensando?

En Benito.

Era un buen hombre.

Sí, una gran pérdida.

Pero en la guerra mueren muchos hombres.

Quizá demasiados.

Debimos entrar en la alcoba del francés mientras estaba abajo.

Mañana mejor, cuando salga. Tendremos más tiempo.

Es la que manda.

Me retiro a mis aposentos.

Con Dios. Buenas noches.

Buenas noches.

(Suelo de madera crujiendo)

Tranquilo, que no te hace falta el puñal.

Pero ¿qué hacéis aquí, señora?

Me encanta cómo hablas,

como un caballero de los de antes.

La Virgen, qué ardor.

¿Tanto tiempo hace que no estás con una mujer?

Siglos.

Si me viera mi madre durmiendo con un hombre le daba un aire.

Vas a dormir como a cuatro metros de un hombre.

Te debo de parecer muy antigua.

Naciste un siglo antes que yo, ya me dirás.

Pues soy muy moderna, no te creas.

Soy la única mujer en la universidad y sigo soltera.

A mi edad todas mis amigas están casadas y con hijos.

¿Y tú, estás casado?

Lo estuve.

Murió.

Lo siento.

No pasa nada.

La vida es muy extraña.

Hace unos días pensaba que nada merecía la pena,

y cuando me obligaron a trabajar en el Ministerio...

creí que era una locura.

No fuiste el único.

Sin embargo ahora sé que me ha dado la vida.

Buenas noches. Buenas noches.

(Canto del gallo)

Sé cuáles son los aposentos del francés.

Thibault se llama. Es un alto mando de los invasores.

Ella es su amante, lo que parece.

Dolores de Villamejor,

una aristócrata que vivía en las Indias.

¿Las Indias? ¿Qué es eso? América.

Tiene a su disposición una alcoba todo el año,

la ocupe o no la ocupe.

Y de todo eso te has enterado esta noche.

Mientras otros duermen, yo me dedico a servir a la patria.

Espero que dejases a la patria satisfecha,

porque necesito a tu amiga para entrar en la alcoba del francés.

Vale, usted a lo suyo

y yo, ya que estoy, voy a hacerle la cama.

Que... no es que quiera meter las narices donde no me importa, ¿eh?,

pero ¿qué busca?

Una puerta.

Pues aquí no hay más puerta que por la que hemos entrado.

Ya.

Qué libro más raro.

Es que es francés.

Yo es que no sé leer. Las letras nada más.

¿Para qué? Total...

Para fregar y tener hijos...

Es él.

(VOZ FRANCESA MASCULINA FUERA)

Ojito, que hay moros en la costa.

Me ha visto en la cantina. ¿Qué hago?

Pero dale brío, que no tenemos todo el día.

Hale, ya ha venido el "monsieur" y nos ha pillado aquí.

Perdone, "monsieur", que la nueva no se entera de "na".

Anda, dale "to" tieso "p'al" pasillo.

(SUSURRA) Es "el Empecinado".

¿Quién?

Tú sí sabes quién es, ¿no?

Sí, sí. Cuéntaselo tú mejor.

Él fue... Es...

Será el que entendió cómo combatir a los franceses,

no con una guerra convencional, sino de guerrilla.

El ejército francés es muy superior,

así que en vez de en batallas, lo pelea en todas partes,

sin avisar, no lo deja respirar. Ataca y se va rápidamente.

O sea, que el francés sabe que en un futuro

"el Empecinado" organizará la guerrilla

y quiere cargárselo antes. Exacto.

De verdad, deberías ver la primera de "Terminator".

Tenemos que hablar con él.

¿La puedo ayudar en algo, señorita?

Necesito hablar con usted. ¿Podemos salir unos minutos fuera?

Le digo que se equivoca. Mi nombre es Eusebio Castañeda.

Es Juan Martín Díez el Empecinado. Y corre un grave peligro.

Insisto. Me confunden.

Sé perfectamente quién es usted.

Sé que combatió en el Rosellón,

que vive en el pueblo de su esposa, que se levantó contra el invasor

cuando soldados franceses violaron a una chica,

que Goya le hizo un retrato.

¿Quién me hizo qué?

Es que igual Goya no lo ha pintado todavía.

Lo importante es que su vida corre peligro.

Déjeme que les haga una pregunta. ¿Son ustedes españoles?

Por supuesto que soy español, como el que más.

Entonces sabrán que la vida de todos corre peligro, no solo la mía.

Pero puede que ganemos esta guerra pronto.

Muy pronto.

Tengo una cita a la que no puedo faltar.

Si me disculpan.

Tranquila, no le quitaré ojo.

Buenos días, don Eusebio. -Buenos días.

¿De quién es ese cuarto?

De doña Lola, la marquesa.

(Disparo)

Disparos.

Ruego me disculpe, "monsieur",

pero no domino estas armas modernas.

(Disparo)

Yo sí.

Lola, Lola. Esa arpía os ha vendido.

Es una patriota.

Me dijo que...

(Ruidos en la habitación)

(Mujer, grito ahogado con mordaza)

Se enteró de que quería hablar con Juan.

¿Está muerto? No, pero está muy mal.

Necesita un médico.

De mi época.

Lleváoslo a nuestra alcoba.

Yo me encargo de ella.

Deberían haber dado señales de vida. Cálmate, que va a ir todo bien.

(Móvil)

Son ellos.

¿Qué ocurre? ¿Sabe quién es "el Empecinado"?

Claro. Pues aquí lo tengo,

con herida de bala de una pistola que se fabricará en 200 años.

¿Puede traerlo? No. Ha perdido mucha sangre.

No aguanta el trayecto en carro hasta la puerta.

Activa un dispositivo UVI al 1808.

¿Ha caído uno de los nuestros? No, uno del XIX.

Sin tarjeta sanitaria.

Hecho.

(Golpes en la puerta)

Soy el doctor Morales. ¿Situación?

Herida de bala con orificio de salida.

No parecen afectados órganos vitales. Ha perdido mucha sangre.

¿Consciente? Ve bien. Delira.

Muy bien. Ya nos ocupamos nosotros.

Tranquilo, sale de esta.

Por vos, no por mí.

(Golpes en la puerta)

¿Está bien Lola?

Dice que sí, pero prefiero que la veas.

Le he dicho que eres médico.

Ojalá te oyera mi madre.

(Marcación de móvil)

(Señal de llamada)

(LOLA) (SUSURRA) Ha habido un problema.

Ahora no puedo hablar más.

Seguro.

Ya no puede ser.

Tengo que salir de aquí.

Te lo puedo explicar.

¿Cómo?

Julián. Julián.

Lola no es quien dice ser.

Aquí está.

Yo he estado aquí antes.

En 2015. Y en 2015 estamos.

Quedaos aquí hasta que vengan del Ministerio a recogeros.

Vestidos así no podéis ir por la calle.

¿Y la puerta? Hay que sellarla.

De la puerta ya me encargo yo.

O el móvil se inventó antes de lo que yo creía

o esa mujer viaja en el tiempo como nosotros.

Va ser más bien lo segundo.

Ernesto, que venga Velázquez.

Necesitamos un retrato robot para los funcionarios.

Tengo una foto aquí en el móvil. Vaya.

Veo que has retomado viejas aficiones.

Lola.

¿La conocen?

Lola Mendieta. Creíamos que había muerto

en una misión en las Guerras Carlistas.

¿Qué pretendía?

Dinero, es evidente.

Le vendió el secreto a los franceses.

"El Empecinado" antes de desmayarse

nos dijo de que fue a avisarlo de que huyera.

Que se hagan copias de esta foto y se envíen a todas las oficinas.

Muy bien.

-Señores.

Buen trabajo.

¿Os puedo preguntar por la salud del que dicen "el Empecinado"?

Está recuperándose en un hospital.

¿Y no se da cuenta de que no está en 1808?

No, la mitad del tiempo está sedado.

Además en el hospital hay una zona solo para nosotros

y nadie sabe lo que pasa allí.

¿En qué hospital se puede hacer eso?

En el 12 de Octubre.

Por eso siempre hay zonas cerradas por obras.

Se va a salvar y echará a los franceses de suelo español.

¿No es así? Sí.

Su rey estará orgulloso de él.

¿Por qué ponéis esa cara?

Su rey lo mandó ejecutar,

a él y a muchos otros que lucharon por España.

¿En vuestra época aún se lee

"El cantar del mío Cid"? Claro.

Nada ha cambiado desde entonces.

Dios, qué buen vasallo si hubiera buen señor.

Oye.

¿Hay alguna lista de las puertas y adónde lleva cada una?

El listín. Va cambiando cada semana.

También hay una aplicación para móvil muy útil,

porque no hay que hacer cálculos.

El tiempo pasa aquí y en el pasado, en cada puerta,

cada día, cada minuto.

Quédatelo. Yo me apaño con el de Ernesto.

Gracias.

¿Qué hacéis aquí?

No podéis volver aquí con ella. Dejadme en paz, anda.

Vais a venir con nosotros

y vais a venir de buen grado.

Es mejor que ella no se entere y lo sabes, ¿verdad?

Estáis loco.

¿Y si os hubierais encontrado con vos?

Imposible. Esa noche estaba de guardia.

Fue una mala noche y la mañana siguiente no fue mejor.

Discutí con Maite.

En fin.

¿Cuándo murió tu esposa?

Mañana, 23 de octubre de 2012, poco antes de mediodía.

Atropellada por un coche.

Yo estaba con la ambulancia por la zona.

Es más,

fui el primero en llegar a socorrerla.

No entiendo.

¿Por qué no puedo avisarla?

Todos tenemos que morir.

Esa mañana discutimos y no volvimos a hablarnos nunca.

15 años juntos y lo último que hicimos fue gritarnos.

No es justo, joder.

(Móvil)

(Móvil)

Sí, mujer, ya voy para casa,

en cuanto eche de aquí a unos pesados.

Julián.

El artilugio ese que te dio Irene...

¿Estáis locos?

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí?

¿Diga?

¿Diga?

Maite.

Ah, Julián. ¿Desde qué número llamas?

Nos lo han dado para la ambulancia. Lo pasan por centralita.

Oye, que...

que me perdones por lo de esta mañana, ¿vale?

Joder, es que...

Me repatea la habilidad que tienes para darle la vuelta a las cosas.

¿Julián?

¿Me oyes?

¿Me oyes?

Julián.

Te quiero, Maite.

Te quiero más que a nada en este mundo.

¿Sabes? A veces...

A veces uno lo da por sobreentendido y...

por lo que sea no lo dice, pero...

quiero que no se te olvide, Maite.

Que no se te olvide nunca.

Tú y yo tendríamos que discutir más a menudo.

¿Dónde estás?

Se oye mucho jaleo. En la Gran Vía.

Oye, ¿no estarás comprando nada para mí?

Habíamos quedado en que este aniversario nada de regalos.

Tranquila, nada de regalos.

Lope de Vega no va en el San Juan. ¿Y eso qué quiere decir?

Morirá antes de lo que dicen los libros.

Deben ir a Lisboa a 1588. Piensen que apenas tenía 26 años

y toda su obra por escribir.

-Necesitamos encontrar a Lope y reubicarlo.

Quédate preñada. Quédate preñada y a ver cómo lo explicas.

No, que el padre es Lope de Vega.

(Ladridos)

(HABLA EN FRANCÉS)

Llamada urgente del Ministerio. Repito, llamada urgente.

¿Preparados?

-Tienen que impedir que España entre en la Segunda Guerra Mundial.

Necesitaremos refuerzos.

-¿Qué queréis, Abraham? -Protección para mi familia.

A cambio os ofrezco el libro de las puertas.

-La reina prometió que lo protegería,

a él y a su familia.

Cinco días, ni uno más.

Al día siguiente, este ministerio dejará de ser un secreto.

¿Y qué vamos a hacer?

(SALVADOR) Deben viajar a 1491 para salvar al rabino de la hoguera.

¡Marrano!

Qué ambientazo.

Así no tendrán nada que reclamarnos.

Fijaos. No puede ser.

Pues lo parece.

...que ahora deben ustedes hallar, el recibo del "Guernica".

Es un cuadro de Picasso, quizá sea el más importante del siglo XX.

Puerta 864.

Según nuestros datos, la valija llegará a Madrid mañana a la mañana,

al Madrid de 1981, claro.

(LOLA) El Ministerio os tiene engañados, Amelia.

¿Preservar el pasado?

(ERNESTO) He arriesgado mi vida más veces que tú por este Ministerio.

¿Sabe qué es lo que más me molesta en esta vida?

Que me tomen por tonto.

El Ministerio del Tiempo - T1 - Capítulo 1: El tiempo es el que es - Ver ahora

Sabuesos

No hace mucho que pudimos ver al hijo del perro más famoso de la televisión actuando en una serie. Sabuesos, es una serie familiar sobre un detective que investiga con su perro, Max, que tiene la capacidad de hablar. Las risas con este pequeño canino están aseguradas.Tienes sus diez capítulos disponibles en RTVE.es.

Para todos los públicos Sabuesos - Capítulo 1
Transcripción completa

(Música emocionante)

(Ladridos)

(Suena un localizador de movimiento)

¿Tú crees que lo conseguirá?

-Eso espero.

Como no consigamos la fórmula que guardan ahí,

la misión se va a la mierda, pero de verdad.

(Música de misterio)

(RESOPLA)

"Está el cadáver y no vamos a correr ese riesgo".

Ese perro es más inteligente y mejor agente que tú.

-A mí al final me va a dar pena tener que matarlo.

-Son órdenes de arriba, sabe demasiado.

Es su última misión y punto.

"¿Las tienes?".

-¿Nos ha escuchado? -¡Me cago en la...!

¡Quieto, no dispares! Necesitamos que nos dé el código.

¡Corre, corre, corre, corre!

(Música emocionante)

¡Está bajando!

-Tranquilo. Alberto, Alberto.

Tranquilo. ¿Tranquilo?

Tranquilo, tranquilo. ¿Tranquilo?

Tranquilo. Me has traído a un examen

donde hay policías en un coche robado, Ramón.

Que no es robado, no soy ningún delincuente,

están para alquilarlos.

Lo que hago es piratearlos con el móvil y me salen gratis.

Gratis.

Venga. Venga.

¿No me deseas suerte ni nada?

Si es la quinta vez que te presentas, Alberto.

Contigo la suerte no funciona. Ya, pero es que...

Es un psicotécnico, ¡es un puto psicotécnico!

Sí.

Alberto, solo es un puto psicotécnico, tío.

Venga, entra ahí. Hoy estoy más tranquilo.

Sí, estás más tranquilo, solo has vomitado dos veces.

Y no salgas sin tu licencia de detective.

¿Sí? Sí.

¿Sí? Sí.

Vamos, vamos, entra. Sí, voy.

Venga. Vamos, vamos.

(RESOPLA)

Eh...

(CARRASPEA) Hola, qué tal, eh,

Alberto Tébar, vengo al psicotécnico,

el de detective.

En la planta de abajo. Planta de abajo.

(Música de tensión)

(RESOPLA)

"¡Eh, tú! ¡Ayuda!".

"¡Aquí abajo, en la salida del aire!".

¿Hola?

Estaba limpiando los conductos y me he quedado atrapado.

¡Sácame de aquí, date prisa!

Ahora mismo aviso a alguien,

yo es que tengo mucha prisa, tengo un examen muy importante.

Tengo mucha ansiedad, ¡que me va a dar un ataque!

Va, va, va, va, va.

Tranquilo, ¿eh? Tranquilo, caballero.

Tranquilo que esto lo saco yo.

¡Rápido, tira fuerte!

Ya va, ya va, que esto no es tan fácil, ¿eh?

¡Lo tengo!

¡Ahí está, jefe!

¿Hola?

¿Oiga?

¿Dónde está este tío?

(Alarma)

Vamos a buscarlo.

(Música emocionante)

Muy bien, aspirantes,

delante tienen el test psicotécnico del ministerio del Interior

imprescindible para la licencia de detective privado.

¿Saben en qué se parece un pirata a un detective privado?

En que los dos lloran porque nunca tendrán una sirena.

(SE RÍE)

Bueno,

tienen una hora desde ya.

-Guardad los apuntes

y dad la vuelta al examen.

-Suerte, hermano.

¡Salva, para, joder!

Perdón, ¿eh? Tengo que irme.

(RESOPLA)

Bueno, Henri, pues esto ya está.

Nos ocupamos del papeleo

y, en cuanto lo tengamos, te volvemos a llamar, ¿vale?

Vale. Que tengas buen día.

Gracias. Hasta luego. Hasta luego.

Toma, Mónica.

(SUSPIRA)

Hola. Hola.

Soy Marta, la abogada de la ONG. ¿Qué necesitas?

Nada, gracias.

No, ya has hecho lo más difícil, que es llegar hasta aquí.

Ahora, dime, ¿cuánto tiempo llevas? Acabo de llegar.

Pues podemos ofrecerte, mira, asesoramiento jurídico,

tenemos banco de alimentos y también ropa.

Sí, perdona, pero es que me gusta la mía.

No tienes de qué avergonzarte.

Ya. -Hola.

-Buenas.

-Ya conoces a mi sobrino Paco, que viene a arreglar los ordenadores.

Paco, ¿tú eres el informático? Sí.

No sé, me lo imaginaba

con gafas o algo... Empieza por este, porfa.

(Teléfono)

Y tú, ayúdame a presentar una denuncia.

Mañana es el juicio de Rashid, estoy hasta arriba.

Es muy urgente, maltrato infantil.

¿En serio? No sabía que fuese tan grave.

Sí, dos chavales

a los que su madre ignora y traumatiza.

De verdad, ¡qué rabia me da! ¿Para qué tienen los hijos?

¿Para no hacerles ni caso?

Mamá. ¡Ahora, no!

¿Y la madre? ¿Qué hace la madre?

Dejar que sus hijos se pudran de aburrimiento

mientras ella hace horas extra. -Que yo no pienso pagarle.

Ah, que sois vosotros.

¡No tenéis cuento! ¡Si acabáis de llegar!

¿Pero qué dices? ¡Mario!

Pero si yo me aburría tanto que ya he hecho los deberes.

-¡Que ha hecho los deberes! Te parecerá bonito, Marta.

-Mamá, llevamos aquí tres horas, ya no tengo ni batería en el móvil.

Ya está, nos vamos en dos minutitos, dadme dos minutitos.

Termino lo que estoy haciendo ya.

¿Sabes? Se me está ocurriendo un truquito

para que pases más tiempo con tus hijos.

Pues a ver, dime cuál.

Despedirte.

Nos vamos.

Nos vamos inmediatamente

porque la vida no va a ser solo trabajo.

Nos vamos a la compra.

Oye, oye, ¡ayudadme!

Sí, perdona.

Toma.

Llevamos toda la semana comiendo congelados,

parecemos una familia de esquimales.

(SE BURLA)

Papá siempre prepara cosas ricas. Y dale con papá.

Vale, ¿y qué queréis cenar?

No sé, ¿tortilla de patata?

(Timbre)

Ay, qué buena idea, tortilla de patata

con la patatita pochada, deshechita por dentro...

Y con cebolla.

¡Y con cebolla! Claro, cómo no.

Pues mira, saco todos los ingredientes

y la hacéis vosotros.

No, no, la pizza congelada es perfecta, ¿eh?

Pues toma.

Hola.

Hombre, Isaac, ¿cómo tú por aquí? He venido a estudiar con Sonia.

Ah, y me ha dado mi abuelos los anillos

que le llevaste a arreglar.

¿Ya? Sí.

Qué pronto, ¿no?

¡Qué bien!

Qué rápido, qué efectivo...

¿Y qué es esto? ¡No me lo puedo creer!

¿Que se ha cargado mis alianzas de boda?

¡Que es la sorpresa que tenía para Salva!

¡Los ha grabado mal!

¿Está tu abuelo todavía en la joyería?

Sí.

Se va a enterar tu abuelo.

Hola.

Buenas tardes, Marta, ¿cómo estás?

Esto no es lo que te pedí que hicieras.

Me pediste que los puliera,

que estaban desgastados y que los grabara otra vez.

Sí, pero es que aquí pone 2011 y yo me casé en el 2001.

No, dijiste 2011.

Arréglalos, por favor.

Mi marido tuvo tres trabajos a la vez para poder pagarlos.

Lo siento. Los volveré a grabar.

Vuelvo en unos días, ¿los tendrás?

Sin problema.

Son 60 euros.

¿Cómo?

Grabarlos son 60 euros.

No pienso pagarte otra vez.

Pues yo no trabajo por amor al arte, ¿eh?

Aquí se paga por adelantado.

Vamos a ver, ¡si el error ha sido tuyo!

Yo te dije claramente 2001.

2011.

¡Que es la fecha de mi boda! ¿No voy a saber yo cuándo me casé?

Jacobo, ¿qué tal? ¿Todo bien?

Alberto.

Lucía.

Ahí hay una clienta que está discutiendo con Sebastián.

No me digas. Cuidado, no te pase como la otra vez.

¿El qué? Que te pegó un bolsazo y te dejó cao.

Ya está bien, ¿eh?, de cachondeo.

Que la señora llevaba dentro del hurto,

cuatro quilos de gambón congelado.

Sí, sí...

(Música emocionante)

¡Eh!

¡Eh!

Eh, amiguito, colega.

Eh, ven aquí, ven aquí, ven aquí.

¡Mira, mira, mira! ¡Eh!

Eh, ¿qué pasa?

¿Qué tienes en la pata?

¿Eh?

Tú eres el de esta mañana.

¿Qué has venido, con el tío que estaba contigo?

(GIME)

Perdón, perdón.

Perdón, ¿qué tal? ¿Te duele? ¿Te duele mucho?

¡Esas manos! ¡Hostia!

Que sé cómo meáis.

(SUSPIRA)

Cúrame la pata, tolay.

(SE QUEJA)

Habla, ¿eh?

Venga. (GIME)

¿Te duele?

Bueno, si..., mira, si,

si me hablas, ¿eh?,

te puedo dar un calmante que tengo aquí, en el botiquín.

¿Eh? ¿No quieres hablar?

Bueno, pues tendremos que llamar aquí, a ver:

Refugio La Caseta.

Bueno, pues tendremos que llamar, ¿eh?,

al refugio del que te has escapado.

Buscamos en internet,

¿eh?, y mira, viene un teléfono.

(CARRASPEA)

Marcamos.

Da, da señal.

Sí.

Buenas noches. Cuelga o me zampo tu "smartphone".

(GRITA) ¡Por favor!

(CARRASPEA)

Vamos, tranquilidad, tranquilidad.

Tranquilidad.

Joder, ¿eh?

Un robot no eres porque te he visto sangrar

y estás muy bien hecho.

(RECHISTA) ¡Eh!

EL rabo no me lo toca ni la veterinaria.

(HABLA DESPACIO) ¿Tienes dueño?

Tenía, hasta esta mañana, que me escapé gracias a ti.

Pero tu placa es de un refugio canino.

Una tapadera, en realidad es un laboratorio.

El laboratorio de tu dueño.

¡Línea! Un laboratorio

que ha experimentado contigo genéticamente y por eso hablas.

¡Bingo! Premio para el segurata color mojón.

Bien, bueno, vamos, vamos a ver.

Eh...

¿Y qué más sabes hacer?

Globoflexia. ¿Ah, sí?

Aunque se me explotan muchos globos con las garras.

(SE RÍEN)

Te explotan.

Bueno, pues

(CARRASPEA)

¿cómo te llamas? Yo soy Alberto.

Soy Max.

En tu placa pone Q.

La Q de "quality" porque soy un perrazo.

Vale, vale. Oye, una cosita: no digas que hablo.

¿Trato?

¿Trato? (DUDA)

Es que con tu pata, que va por el suelo

y sin zapato y hay muchos gérmenes...

(BOSTEZA)

Y, huy, y tu baba tampoco...

¿Eh?

(OLFATEA)

Alguien ha entrado.

Pero si la puerta está cerrada.

Está abierta, ¿cómo crees que he entrado, tolay?

Son ellos, vienen a por mí.

Bueno, tranquilidad, que no se ve a nadie.

A ver, vamos a ver.

Vamos a ver.

Tú quédate aquí, ¿eh?

Y no te muevas.

Justo ahora iba a ponerme a hacer "crossfit", no te digo.

(Música emocionante)

(RECHISTA) Tío, ¿estás bien?

No eran ellos, huele distinto.

¡Eh, eh!

Lo han dejado en modo avión, no hace ni un ruido.

(IMITA A ALBERTO) Ha habido un robo en el centro comercial Los Nogales.

Manden una ambulancia, estoy herido.

¿Qué te queda? ¿Valorar los daños?

Jefe, ha despertado. Perfecto.

-¿Ahora qué hago yo?

Me han dejado sin nada, ¿ustedes para qué están?

-Tranquilo, encontraremos al ladrón.

-No pienso pagar ni un euro de mi dinero, ni uno

y quiero una copia de la denuncia para el seguro.

¿Me ha entendido? -Sí. ¿Y usted quién es?

-Es mi nieto.

-¿Qué ha hecho en las últimas dos horas?

-Eh, pues me he ido a casa de una amiga a estudiar

y luego me he ido a casa y la yaya me ha dicho

que habían robado en la joyería y he venido a ver.

-O sea que si estos señores llaman a la madre de tu amiga,

les va a decir que tú has cenado allí.

-Pues sí. -Bien, bien.

-Antonio, dile dónde has estado y le das tus datos.

(SUSPIRA)

-No se fía usted mucho de su nieto.

-Bueno, si le conociera, lo entendería.

-Inspector Gómez.

Perdón, ¿nos conocemos?

No. Hay algo que no cuadra.

Usted dice que no pidió la ambulancia,

pero este señor está aquí porque alguien pidió la ambulancia.

Así es.

No, así no es.

En las cámaras de seguridad aparece usted con un perro,

¿quién llamó a la ambulancia? ¿El chucho?

No.

Del golpe tengo como lagunas.

(SUSPIRA)

Cuando esté mejor, le tomas declaración en la comisaría.

Sí, señor.

Bueno, vaya susto, ¿no?

(SUSPIRA)

Si deja de hacer manitas conmigo,

podré tomarle el pulso. Perdón.

Esto podría ser del atracador.

El golpe. Ya, eso dicen todos.

(TELEVISIÓN) "¿Quién es? -Jacinto Albiol,

jefe de Protocolo del ayuntamiento".

Oye, tú deberías irte a la cama, que estás de exámenes.

Llevo toda la tarde estudiando.

Voy a sacar matrícula.

¿Vas a sacar una matrícula? Sí.

¿Mi niña va a sacar una matrícula? (SE RÍE)

¡Ay, mi niña, que es una nini, que ni suspende ni repite...!

Papá me ha dicho que me va a comprar una tablet nueva

si saco matrícula.

¿Ya estamos otra vez con papá? Ahora una tablet.

(MÓVIL) "Tía, muy fuerte.

Estoy en el centro comercial, han atracado la joyería de mi abuelo.

Se lo han llevado todo".

Qué mal rollo, ¿no? La joyería de... (GRITA) ¡Los anillos!

A papá le da algo si no los recupero.

"No le digas nada a tu madre,

que esta tarde ha abrasado a mi abuelo".

¿Quién me mandaría a mí llevárselas al vejestorio ese?

-Tarde.

¿Todo bien? Sí, todo bien.

Bueno, pues vamos a ver...

Sí, su café. Sí. No es nada.

A ver, dónde era.

¿Seguro que está todo bien? Sí, todo bien.

Lo de ordenar lo tengo de siempre,

no es por el golpe.

Dispare.

Pero no con el arma, ¿entiende? Como una pregunta.

Sí.

Eh, a ver, cuando oyó el primer ruido,

¿qué estaba haciendo? La ronda,

pero apareció un perrito herido y le vendé la pata.

Ah, momento que aprovechó el ladrón para entrar en el centro comercial.

No, el perro me dijo que la puerta estaba abierta,

con lo cual el ladrón debió esperar...

¿El perro le dijo?

¿El perro me dijo? Sí, bueno, ha dicho el perro.

¿Eso he dicho? Sí.

No, será por el golpe.

¿Cómo va a hablar un perro?

Y, cuando le golpeó, no le vio la cara.

No.

¿Pero recuerda algo significativo o reconocible?

Poca cosa.

Era un individuo de estatura media,

vestía pantalón vaquero oscuro y sudadera negra con capucha

y por cómo se movía y por su número de pie, un 44,5.

Podría estar casi al 100 % seguro de que era un hombre.

¿Y algún detalle más?

No porque ya me mareé.

A ver, entonces...

¡Marta!

¿Marta? ¿Quién es Marta? ¿Una sospechosa?

No, Marta es usted, ¿no? No, yo soy Paula.

Ah, Paula, ah, sí, Paula.

Bueno, si recordara algo más, me llama.

Sí, ya le llamo. Bien.

¿Eh? Adiós.

Por el golpe...

Adiós. Adiós.

¡Por favor!

(SE RÍE)

¡Ya sé de qué me suenas!

Es la segunda vez que te veo marcharte sin mirar atrás.

Sí.

Eres el desertor del examen para detectives, ¿verdad?

Sí, sí, soy yo. ¿Te han tomado declaración?

Sí, sí.

¿Qué tal te ha tratado Paula? Muy bien.

Bien, ¿no? Sí, sí.

Bueno, ¿algo más que añadir? Me tengo que ir.

Me tengo que ir. Oye, ¡eh!

¿Le fuerzas? ¿No? ¡Ah!

Perdón, ¿es usted el inspector al cargo del robo de la joyería?

Ese soy yo.

Hombre, por fin. ¿Y usted es?

Marta Checa, bueno, una clienta

que necesita que recuperen sus anillos como sea.

Los encontraremos, pero no sabemos cuánto tardaremos.

¿Ya tienen sospechosos?

Es una información que no le puedo dar.

Soy abogada, sé perfectamente que en delitos de robo

no hay secreto de sumario. Ya, pero...

Pero puedo denunciarle por ocultar información

a la abogada de los afectados.

Usted no es la abogada de ningún afectado.

Créame que sí, a partir de este momento

porque me voy a contratar a mí misma.

Quizá pueda ayudarme,

tenemos las grabaciones del centro comercial, ¿quiere verlas?

Sí. Por aquí, por favor.

No me lo puedo creer, ¿ese es el testigo?

¿Le conoce? ¡Sí!

No me diga más, fue su abogada en otro caso de robo.

No, hombre, que no, es el hermano de mi marido.

¿Qué haces?

Ah, me estás siguiendo el rastro.

Tengo que pedirte un favor. ¿Y qué quieres?

¿Que te tire una pelotita en el parque?

Necesito ayuda, tengo que conseguir el pasaporte canino

para escapar a Sudamérica.

¿Qué vas a hacer?

¿El programa "Perros por el mundo"?

Es la única manera de que no me encuentren.

Mira, de verdad, lo siento muchísimo,

no sé cuál es tu problema,

pero lo último que necesito en mi vida es un perro.

Yo tampoco quiero un humano, dais mucho trabajo:

llevaros el periódico, cuidaros la casa...

¡Venga! Solo tú sabes que hablo.

Vete a una perrera, allí te darán papeles.

Es el primer sitio donde me buscarán.

Ayúdame, mi instinto me dice que eres un tío legal.

Vamos a ver, ¿qué te hacía...? (SE QUEJA)

Cuidado. ¿Qué te hacían tus dueños?

¿Te cortaban las orejas

para que salieras mono en las fotos?

Me querían matar.

Iban a matarme, sé demasiadas cosas.

Lo siento, no sabía que la cosa era tan grave.

Te ayudaré, pero solo te pido una cosa:

por favor, cuando tengas el pasaporte,

pues te vas, ¿vale?

No, te lo pido por favor.

No, dilo.

No, mírame cuando te hablo, ¿eh?

No, si no lo dices, no hay trato. Dilo:

"Cuando tenga el pasaporte...". (CARRASPEA)

Dilo, por favor te lo pido.

¿Por qué le dices al perro que hable?

Sonsoles, eh...

Porque el abuelo del perro

era un loro. (SE RÍE)

(GIME)

(SE RÍE)

¡Ay, pero qué tonto eres, Alberto!

Pero yo no sabía que tenías un perrito.

(SE RÍE) Ni yo.

Qué buen rato, ¿eh?

De verdad que, que... No me abre la llave.

Tu casero, que ha venido esta tarde y te ha cambiado el bombín.

¿Mi casero?

¿Y mis cosas?

¡No jodas!

(BALBUCEA)

No sabes cuánto lo siento.

Si quieres,

podéis quedaros a dormir en mi casa.

No te preocupes, Sonsoles.

¿Puedo dejar las cosas, por lo menos esta noche?

Claro. ¿Y dónde vas a dormir?

(SE QUEJA) ¡Coño!

Tranquilo, tranquilo. (SE RÍE)

Tranquilo.

Ha sido la sillita.

Pisas el suelo mejor que el papa.

(SE RÍE)

(SE QUEJA) Mira, ¿sabes lo que te digo?

Que aquí me voy a quedar.

Así que venga, todo el mundo a dormir

que en cuatro horas

entro de mañana. Eres un perro estupendo, venga.

Buenas noches.

(Música emotiva)

(GRITAN) ¡Eh!

¡Que corra el aire! ¡Que corra el aire, tú!

¿Pero qué tipo de amante de los animales eres? ¡Zoófilo!

¿Pero qué dices? ¡Si has sido tú, eh!

Que yo estaba ahí y tú has empezado aquí

y te habrás ido acurrucando toda la...

¿Estás hablando solo? Sí.

Eso es por el golpe de anoche.

No, hombre, no te preocupes, ¿eh?,

que yo voy a currar, no voy a pedir la baja.

No, no hace falta.

¿No? Te han despedido.

A mí, ¿por qué?

Por jugar con un perro

en vez de evitar el robo de una joyería.

¡No jodas!

¡Que estaba herido!

Échame una mano.

Si yo no puedo hacer nada.

Venga, hombre, que yo te la he echado a ti,

que te he doblado turnos, que me debes ya seis, ¿eh?

Y cuando ibas borracho aquellas Navidades,

que te peleaste con Papa Noel, dije que el que estaba pedo era él.

Lo siento mucho. Tienes que recoger tus cosas.

¿Y las tres nóminas que me deben?

Se las quedan

por si tienen que pagar alguna compensación.

¡Joder!

Alberto. Cristóbal.

Acuérdate que esa taza de ahí es mía.

Sí, vale, la taza.

¡La madre que me parió!

¡Joder!

(SE RÍE) Eres el único animal

que tropieza dos veces en la misma silla.

(SE BURLA)

Chucho.

La venganza era dejarles esta mierda de silla,

no llevártela.

La compré con mi dinero, ¿vale? Y métete dentro,

que están prohibidos los perros en el centro, hombre.

Déjame. Métete dentro.

Venga. (SE QUEJA)

¡Alberto!

¡Alberto!

¡Alberto, para!

¡Que necesito hablar contigo!

Huy, ¿y esa cachorrilla?

¿Es tu amiga con derecho a cruce?

Es mi cuñada.

Venga, métete ahí. Voy.

Venga.

Hola.

(SUSPIRA)

Yo también me alegro de verte.

¿Qué esperabas

después de cuatro años sin dar señales de vida?

Ya, tienes razón, me lo merezco.

¿Y cómo estás?

¿Y mis sobris?

Sonia está muy mayor, ¡está más guapa!

Ya casi en la uni.

Y Raúl, Raúl está hecho un bicho increíble.

¿Pero a ti te parece normal desaparecer así

por una pelea tonta con tu hermano?

No te había visto nunca por el centro comercial.

No me cambies de tema

que Sonia ha sido preadolescente, adolescente y postadolescente

en menos de dos años, estos truquitos me los sé muy bien.

Esto algún día te lo saco,

pero ahora necesito que me hagas un favor,

así que olvídate del bofetón.

Quiero que encuentres al ladrón de la joyería.

¿Te acompaño a la Policía? No.

He llevado casos de estos y hay una lista interminable

y, además, tú ya serás detective, ¿no?

Sí, sí, me falta un...,

un par de flecos legales y...

Flecos, flecos legales,

eso le falta a todo el mundo, Alberto.

¡Ah! No pasa nada.

Te lo digo yo, como abogada. Pues entonces...

¿Pero a ti qué te importa el robo de la joyería?

Los anillos, los de la boda, los que compró tu hermano,

estaban ahí y necesito recuperarlos como sea

antes de que venga de viaje.

Por favor. Pucheritos, no.

¡Por favor! ¡Eres el mejor!

¡Por favor!

Bueno, lo intentaré. Gracias.

Te debo una y grande. Lo que necesites.

(IMITA A ALBERTO) Me han echado de casa y del trabajo.

¿Te han echado del trabajo? No.

¿Y no tienes casa?

Sí, ya encontraré algo. ¡Ay, tienes un perrito!

No, la verdad es que iba a entregarlo

a la embajada vietnamita.

Allí, si no le quieren de mascota, por lo menos se lo comerán.

Que lo has asustado,

que los perros no entienden cuando hablamos,

pero el tono sí lo entienden.

Bueno, mira, no hay más que hablar,

os venís a casa hasta que encontréis algo.

Vamos.

Las hembras me adoran.

Te daré clases de macho alfa.

Así, mira. ¿Qué hace aquí el segurata?

-Eso digo yo.

Es mi tío.

-Bueno, mañana seguimos con las matrices.

-Sí. -Adiós.

¡Hasta luego! Hasta luego, Isaac.

¿Qué hace aquí el nieto del joyero?

¿Isaac? Es amigo de Sonia.

Ah, por eso llevaste allí los anillos.

Como estudian juntos, Sí.

un día me lo comentó. ¿Estudian juntos?

Y maldita la hora, la verdad.

Vamos, que,

que se enrollan. ¡Oye, tú!

Como tú con mi hermano cuando quedabais para estudiar.

¿Tú cómo te puedes acordar de eso?

Porque estaba allí delante, ¿eh?

Y, al final, era el único que estudiaba.

(SE RÍE)

Y a ti ya te vale, ¿eh?

¿Cómo se te ocurre decir eso?

(SE BURLA) "No tengo ni casa ni trabajo".

Van a pensar que soy un fracasado.

No soy un perro callejero, necesito mi cojín de pluma de oca,

mi baño reluciente... Tu hocico cerrado necesitas, ¿vale?

Aquí dentro, ni una palabra.

Bueno, y con Marta y con los niños, te comportas.

(GIME) ¿Niños?

No me molan nada, ¡se piensan que eres su mascota!

¿Sí? Pues esto es lo que hay.

Ahí viene uno.

¡Tío! ¡Raúl!

¡Eh!

¡Por favor, qué grande! ¡Ya casi me pillas, eh!

Oye, ¿me has comprado un perro? No.

¿No me lo has comprado

porque te sientes mal por no venir nunca?

Bueno, vamos a ver, no te lo he comprado,

pero puedes jugar con él todo lo que quieras.

Se llama Max, a él le encantan los niños,

¿verdad que te gustan mucho? ¿Verdad?

Oye, ¿te gustan los piratas?

¿Cómo está mi sobrina preferida?

¿Qué haces aquí?

¿A qué ha venido este después de cuatro años?

Este es tu tío y se va a quedar unos días.

Yo no quiero que se quede. Pero la casa no es tuya.

Verás qué divertido cuando se lo cuente a papá.

Si hablas con él dile que me llame, me da apagado desde ayer.

¡Si no te lo coge será por algo!

Me parece que le hubiera gustado más darme a mí que a la puerta, ¿no?

Lo pasó fatal cuando desapareciste.

Venga, anda,

vamos a por el resto de tus cosas.

(SUSPIRA)

¡Ven aquí, Max Sparrow!

¡No huyas, bellaco!

Ahora, sí.

¡Acabaré contigo!

Raúl, por favor, ten cuidado con el perro.

(GRUÑE)

No, si a él le encantan los niños, ¿verdad?

¿Verdad que te gusta?

¿Eh? ¿Verdad? ¿Verdad que te gusta mucho?

¿No se estará haciendo pis?

¿Quién? No.

Por favor, sácalo antes de que se mee en la alfombra.

Sí, sí, hombre, sí, venga.

No, hombre.

Sí. Perdón.

Anda, mea.

Yo no meo en la calle.

No soy un hooligan cervecero.

Entonces, ¿qué quieres? Tengo una pista sobre el robo.

Si me libras del enano, te la digo.

¡Sí, hombre! Es un farol.

¿Tú no querías una casa con cojín y baño?

Pues el niño va en el paquete. Tú verás,

si no quieres ayudar a tu cuñada a encontrar los anillos...

Ya, ya.

El sofá de ahí dentro huele igual que el atracador de anoche.

De verdad. Huele a él.

Tengo 300 millones de receptores olfativos.

¿Hay tantos?

Podría distinguir el olor de tu culo entre 1000.

A ver, podría ser cualquier olor, la colonia de mi sobrina.

Es un olor fuerte, como de sobaco de lanzador de peso.

¿Seguro?

Sí, olor de hombre y de algo más.

Si yo no me he sentado en el sofá

y mi hermano no está en casa,

ha tenido que ser Isaac, el nieto de los de la joyería.

¡Boom! Caso resuelto. Humano cero, perro, uno.

No sé por qué no te dan la licencia de detective.

¿Verdad?

En vigilar sentado en coche yo te pongo un diez.

(SE RÍE) (IRÓNICO) Qué simpático.

Saber vigilar con paciencia es clave en este trabajo.

Además, podíamos aprovechar el tiempo

y mirar sus redes sociales, porque en sus redes sociales

vamos a encontrar mucha información de su persona.

Podemos saber sus amigos,

sus gustos, aficiones...

(LADRA) ¡Cabrón! ¿De quién es este perro?

(LADRA)

¡Max, tranquilo, Max!

¡Tranquilo, Max, Max!

¡Cuidado, cuidado! Ya, ya, ya.

¡Joder! Tranquilo, tranquilo, tranquilo.

Perdona, ¿eh? Ha pillado un poco de...

¡Ha pillado pantalón! ¡Ha pillado pantalón!

A ver si controlas a tu perro, que casi me corta los huevos.

Relájate un poco, que sé que robaste la joyería de tu abuelo.

¿Pero qué dices? ¡Estás loco!

Mira, a mí el resto de las joyas me da igual,

pero devuelve los anillos de Marta...

¡No he robado nada! ¡Déjame en paz!

Llevas la misma sudadera.

Llevo una sudadera negra como la mitad de la población.

Perdona por ser poco original. Es verdad.

¡Joder! ¿Y por qué hueles como él?

Eres un friki, ¿lo sabes?

No. ¿Qué olor? ¿Cuándo me has olido?

No, que me ha venido así...

Pero es que tengo 300 millones de receptores olfativos y...

¿300 millones de qué? ¿Qué dices?

¿Tú qué número de pie tienes?

Anda y que te den por culo. ¿Un 44?

¡Que me dejes en paz!

Ja, mueve el culo, ¡que se pira!

Atacarle ha sido una tontería.

Era la única forma de que confesara, te lo he puesto a huevo.

¿Lo pillas? ¡A huevo!

¿Y si hubiera llamado a la Policía?

Que la llame y que se lo lleven.

¿Por qué? ¿Por llevar una sudadera negra, eh?

Y el olor no demuestra nada.

El olor fuerte era la cosa esa que se iba a fumar.

La marihuana la usa más gente que la sudadera negra.

Fue él, que me coman las garrapatas si miento.

Yo te creo,

pero un detective se basa en algo sólido.

Está sólido, antes estaba blandito, pero está sólido.

Puede usted pasar.

(SE RÍE)

"Este es el contestador de Salvador Tebas.

Deja tu mensaje". -Papá, soy yo.

Llámame, que te cuente una cosa superfuerte.

Ah, y llama a mamá.

Está superpesada, dice que no le coges nunca.

Te echamos de menos. Un beso.

Isaac, ya sé cómo vas a aprobar el examen.

Ha quedado bien el baño, ¿verdad? Sí, os ha quedado bien.

Hija, ¿qué haces? Eh, nada.

Me iba a ir a ver una serie a mi cuarto.

¿Qué tal, Sonia?

Chao, mamá. Chao, perrete.

Sonia, por favor. Ya se le pasará.

He avanzado mucho en la investigación.

¿Tan pronto? Sí.

Mañana voy a comisaría, a ver si puedo averiguar algo más.

¡Si ves cómo eres el mejor!

En el salón ibas a estar muy incómodo.

Ya verás cómo aquí tienes más intimidad.

¡Max!

Bueno, no queremos molestar, ¿eh?

Pero si no molestas y lo sabes.

Bueno, lo que tú digas.

(RESOPLA)

Siento mucho tener que ponerte aquí. Me sabe un poco mal, la verdad.

No, no, si está bien,

si, si esto,

si esto, comparado con mi piso, es una mansión.

A ver.

¡Muy bien, muy bien!

Aquí, mira, ¡madre mía, esta lámpara!

No tiene años. ¿Sí?

Voy a ver si funciona.

Ya tienes lamparilla. Mira.

Coge esto, anda.

Esto por aquí.

¡Oh!

Y esta cama, ¡madre mía!

Hace que no la usamos, no sé los años.

¿Ah, sí?

Sí, pero seguro que está bien, ya verás.

Seguro. Aquí vas a estar fenomenal.

A ver.

(EXCLAMA)

Bienvenido al festival de los ácaros.

(TOSE)

Vale, ya, pero es que no puedo ofrecerte otra cosa.

No, si está bien, mujer.

Si era por darle un toque de humor, ¿eh?

¡Bienvenido al festival de los ácaros!

Como, como hay muchos en la...

Mira, por aquí va uno.

Mira, ¿sabes lo que podemos hacer?

Hacemos así...

Mira qué bien.

Estupendo. Sí, mucho mejor.

Me hace mucha ilusión que estés aquí.

Te dejo que te instales.

No me imites, chucho.

Y tú no me llames chucho.

¿Tú qué rollito te llevas con tu cuñada?

¿Y tú por qué no te callas?

Porque me enseñaron a interrogar.

¿Por qué babeas como un bulldog sin dientes

cuando ves a tu cuñada?

A ver, a ver esa pata.

Vamos a ver.

A ver... ¿Te enseñaron a interrogar?

Claro, sabían que hablo y pienso mejor

que algunos de tu raza.

Ah, que hablas y piensas.

No me había dado cuenta.

Oye, pues esto está muy bien, ¿eh?

Bueno, ya está.

Oye, ¿y te gustaba estar allí con ellos?

No conocía a nadie más.

Vosotros sois los primeros con los que he jugado.

¿Y qué más hacías?

Escuchas, robos, seguimientos,

detectar cuando la gente miente... Sí, hombre, claro.

Os ponéis nerviosos y oléis raro,

como tú ahora, ¿eh?

¿Qué pasa con Marta, eh? Nada.

¡Me ahogo!

¡Guerra química con olor a mentiroso!

Confiesa, verla te para hasta los tics.

Yo no tengo tics.

Frotarte las manos con el líquido ese,

rascarte el dedo como si tuvieras pulgas.

Mira, te voy a...

Sí, hombre, venga, fuera, hombre, claro, al suelo.

Aquí ahora pelos y ácaros y de todo.

A ti te mola tu cuñada.

No,

no me mola, hombre, es otra cosa, es,

es como...

¡Pero que tú eres un perro, qué vas a entender!

Oye, que yo también tengo sentimientos.

Cuando veo un culito, siento que tengo que ir a olisquearlo

y encaramarme a sus... Vale, vale.

Vale, vale, ya me ha quedado clara la clase de Biología, gracias.

Los perros también nos ladramos por las hembras.

¿Y eso a qué viene?

Discutiste con tu hermano por ella, por eso te fuiste.

¿A que sí?

Venga, venga, hombre, al suelo, al suelo.

(SE QUEJA)

Soy un crack, ¿eh? ¡Acerté!

Me voy a sacar la licencia de detective antes que tú.

No fue una discusión, fue,

fue más bien una,

una confesión.

Le dije que estaba enamorado de Marta desde que era pequeño.

Habíamos bebido y se me escapó y...

(RESOPLA)

Y nosotros fundiéndonos el presupuesto

en el suero de la verdad. ¿Y cómo se lo tomó?

Bien, bien, se lo tomó bien, sí.

Casi me tira de su coche en mitad de la autovía, pero bien.

Desaparecí

sin decir nada ni a Marta ni a los niños.

Tú estás en celo.

Al olerla, te sube el calorcillo

y se te mueve el rabito hacia los lados,

bueno, en tu caso creo que solo de arriba abajo.

Vamos, que entiendo que te guste estar cerca de ella.

(SE RÍE)

No, si al final

vas a ser tú más humano que yo.

No, no, tienes que...

Es que los pelos...

(SUSPIRA) Anda, mira.

(SUSPIRA) Si total...

Buenas noches.

Anda, duerme,

que ya vigilo yo los ácaros.

(SUSPIRA)

(GRITA)

¡Alberto!

¡Alberto!

Ni echar el ancla se puede en esta casa.

Se ha puesto como loca.

No he podido ni pedirle las toallitas húmedas.

Te dejan tan reluciente ahí atrás que reflejas hasta el sol.

Mira, vas a tener que hacer tus cosas en la calle,

como todos los perros y ya está.

Tú recogerás mi pastelito. ¡Ay, calla!

¡Qué asco de perro! De verdad, ¿eh?

(SUSPIRA) Mira, te he comprado esto,

que no puedes ir sin correa, al menos en sitios...

(RECHISTA) Quieto, fiera. ¡Max! ¡Max!

Disculpe, no puede llevarlo sin correa.

Sí, sí, lo sé, lo sé.

De verdad, caballero, se me ha soltado.

Ven aquí, ven aquí.

(GIME)

(CARRASPEA)

¡Oh!

¡Ah!

Hola.

Lo voy a tirar aquí.

(RESOPLA)

Hijo de perra.

Y a mucha honra.

Hombre. Eh.

¿Qué tal? Bien, sí.

¿Te encuentras mejor? Sí, sí.

A ver, ¿cómo me llamo?

Paula. Bien, muy bien.

Otra vez tú. Sí, eh...

Bueno, mire, he venido para ver si podía colaborar

en el caso del robo del centro comercial.

Como fui testigo directo,

a lo mejor puedo ver en el vídeo algo raro...

Ahora que lo dices, sí que hay algo.

Ven aquí. Comisaría, por favor, poned atención.

Vamos a ver una cosa.

A ver dónde estaba esto.

Aquí.

El hombre que susurraba a los perretes.

Un aplauso para él.

Qué pena que no tenga audio.

Pagaría por saber qué diablos estás diciendo con el chucho este.

Un consejo: vete a ver a un loquero, chaval.

Hasta luego.

(IMITA A ALBERTO) Menudo gilipollas.

¿Perdón?

Eh... Que se me gira la olla,

que se me va la olla, ¿entiendes?

Enhorabuena.

No, si ya.

Sígueme.

Con esto puedo chivarte las respuestas del examen.

Aquí pone que también puedo conectarlo a un móvil,

o sea que puedo hablarte desde el mío.

-¿Pero de dónde lo has sacado?

-Se lo he cogido a mi tío.

Bueno, lo importante es que tenemos esto

y vas a aprobar. -¿Y a ti qué más te da?

-Es que,

es que eres el único tío medio normal del instituto.

-¿Ah, sí?

-Sí.

Me estoy jugando la placa haciendo esto, ¿eh?

Hola.

A ver. Hay algo raro en el minuto 20:32.

Te lo dejo aquí.

Voy fuera y así vigilo que nadie entre.

(SUSURRA) Gracias. De nada.

Pero bueno, ¿y eso qué ha sido?

¿El qué?

Te mira como si quisiera esposarte y cometer un delito contigo.

Déjate de tonterías y céntrate en lo importante.

(SE RÍE) Caes como un borracho en un terremoto.

¡Árbol va!

Te haces el muerto mejor que yo.

Ah, que también...

Trae.

Lo que faltaba aquí. Trae.

19:50, 19... 20:32.

¿Has visto eso?

¿El qué, el qué?

Ese brillo.

Voy a hacer una copia.

Ponlo allí.

Esto ya está. Voy.

¿Tú cómo has conseguido eso?

Bueno, tengo mis contactos en la comisaría.

¿Y sabes algo de los anillos?

Si te digo que no, ¿me echas de casa?

Por supuesto.

¡Es broma!

Pero encuéntralos, por favor, que si no tu hermano me echa a mí.

La clave está en este vídeo, verás como lo encuentro.

(RECHISTA)

No está tan mal.

Mis amigos van a flipar

cuando vean a un perro bebiendo cerveza.

A ver.

¡Mola!

Salva, por favor, devuélveme la llamada,

que no sé nada de ti. Te quiero, amor.

Un besito.

¡Otra vez el buzón!

No sé, es raro que tu hermano no encienda el móvil.

Sí, sé que ha estado de reuniones, ¿pero todo el tiempo?

(LADRA)

Ay, mira el perrete, parece que se quiere hacer pipí.

Voy a sacarlo.

No, ya voy yo solo, ¿eh?

Vale.

Ya va, ya va.

A ver.

A ver.

A ver, ¿eh?

¿Qué pasa, eh? ¿Qué quieres ahora?

El chaval ese chungo hizo una foto en la joyería.

El destello es el flash.

¿Por qué iba a querer hacerse una foto?

La obsesión del selfi.

Cuelgan sus delitos y les pillan por eso.

No sé yo, ¿no?

Este qué es, ¿el móvil de Isaac? No, es de Raúl.

¿Por qué le coges el móvil a mi sobrino?

Para que borres una foto en la que salgo pimplando cerveza.

Ah, ¿que también bebes?

Eres una joyita.

Pues mira, no lo había probado, pero ya soy fan.

Estoy como que todo me da igual.

Mira, mira.

(GRITA)

¿Estás pedo?

Iría así hasta Alemania a tomarme la última.

A ver si podemos utilizar el pinganillo en todos los exámenes,

que a este paso apruebo el curso.

¡Max! (GRUÑE)

¡Otra vez el perro no, por favor!

¡Max! ¿Te da miedo este miniperro?

-Digamos que no es nuestro primer encontronazo.

Tranquilo, eh, tranquilo.

Perdón, es que está un poco ped..., un poco...

Los perros, que son así.

Ya, pues llévatelo.

Sí, sí, sí, perdona, me lo llevo.

Sí. ¡Isaac, toma!

¿Qué haces?

El 92 % de los zurdos llevan el reloj en la mano derecha.

¿Y a ti qué más te da?

-Que tu tío se cree que robé yo la joyería.

Sí, pero... ¿Lo hiciste?

-Pero tía, ¿cómo eres tan chunga?

-No sé, un día roban la joyería

y al día siguiente apareces con unos cascos nuevos.

-¿Qué pasa, no puedo tener ahorros? Max, él no pudo ser.

En el vídeo se ve cómo me golpea un diestro.

¿Pero por qué se lo dices al perro?

-¡Porque está fatal!

¿Así cómo vas a encontrar al ladrón?

Pues estoy cerca, ¿eh? Estoy cerca, cerca.

(ASIENTE)

(SE RÍE)

¡Mira, mira, mira, mira!

Buenísimo, sí.

¿Puedes parar ya, eh? Ya está bien.

Para ya del vídeo, ¿eh? Que llevas ya dos horas.

Duérmete un poco.

No, si lo estaría viendo toda la vida.

Es un clásico, no envejece.

Lo que tienes que hacer es poner la parte del,

del reflejo, que ahí es donde está la clave.

Se nos escapa algo.

Ah, tío, tengo sed y la boca pastosa,

como si hubiera perseguido a un gato por el Sáhara.

Se llama resaca.

Ah, pues es horrible, ¿cómo se cura?

Bebiendo, durmiendo un poco.

En tu caso, durmiendo un poco.

No pudo ser Isaac, si él no es un ladrón.

Sí, lo es, Isaac y tu sobrina te han robado el pinganillo.

¿Ah, sí? ¿Para un examen?

¿Cómo lo sabes?

Porque yo se lo compré a un chaval

que no se aprendía los ríos de España.

(SUSPIRA)

(Puerta)

Hola, Sonia.

Mira, venía a darte una cosa.

Venía a hablar...

Mira, Sonia,

tu hermano y tú siempre habéis sido muy importantes para mí

y...

(LLORA)

(RESOPLA)

Y os quiero, os quiero,

os quiero mucho, ¿sabes?

Que sois mi familia, por eso me duele mucho

que estéis así conmigo,

(CARRASPEA)

que estéis así conmigo

y que yo quería llamaros,

pero no podía hacerlo

porque era mejor que me quitara de en medio.

Que venía a decirte que,

que te quiero mucho, Sonia.

Tanto o más como cuando nos hicimos...

(GRITAN)

¡Qué susto, capullo! No te he oído entrar.

Estaba con los cascos.

Perdón, pensé que me estabas ignorando.

¿Estás llorando?

¡No, no, no, no!

Es el jardín, que me da alergia.

Al final va a ser mejor vivir en el centro, ¿eh?

Con la contaminación y... ¿Entiendes? Bueno.

¿Qué quieres?

¿Ya te has hartado de nosotros y te vuelves a ir cuatro años?

Todo lo contrario, venía a decirte que,

que soy tu tío y que

estoy aquí para lo que te haga falta.

Yo no necesito nada y menos de ti.

¡Ah!

Como me has cogido el pinganillo...

Pero tranquila, que no se lo voy a decir a tu madre.

¿No?

Bueno, me da igual, no era para mí.

Ya, ya lo sé, que era para un

amigo, ¿eh?

Tu amigo especial que...

Bueno,

mira, Sonia,

venía a pedirte perdón

por cómo me fui.

No tengo excusa,

pero que te quiero mucho.

Que sigo siendo tu tío

y que, que estoy aquí para lo que sea.

¡Tío!

Gracias por la foto.

Un día tenemos que repetirla igual, a ver cómo hemos cambiado.

(EXCLAMA) Pues yo he cambiado, ¿eh?, pero para mal,

que voy ya...

Precisamente tengo ya aquí... Bueno, en fin, qué más da.

Pues eso, que buenas noches.

Buenas noches.

(SUSPIRA)

Oye, y la resaca esta, ¿cuánto dura?

Porque creo que ando más lento y todo.

(RECHISTA)

Ahí están montando algo y no es un mueble.

¿Marta?

Lo siento.

Es que entre la casa, los niños, los anillos,

Salva, tu vuelta...

Necesitaba chocolate, ¿quieres?

Lo tengo aquí guardado. Mira.

Para que no me lo quiten los niños.

Es raro porque es la nevera, ¿no? Es raro que no lo encuentren.

Bueno, porque a veces

el sitio más habitual es el más seguro.

¿Y debajo de esto? En la vida, vamos.

Solo tú sabes

que el chocolate está bajo las verduras.

Sí.

Y solo tú puedes cogerlo cuando te dé la gana.

Vale, parezco una hurraca,

pero si no lo hago así, se lo ventilan en dos segundos.

¿Estás pensando lo mismo que yo?

¿Que soy patética?

No, no, no, ¿cómo voy a pensar eso?

Ahora mismo tengo una vergüenza...

Y acidez, porque el chocolate negro me sienta muy mal.

(SE RÍE)

¿Sabes lo que te sienta bien? ¿Qué?

Sonreír.

Mucho mejor.

Me voy, que sé quién es el ladrón de la joyería.

Que creo que puedo recuperar los anillos.

(RONCA)

(Música emocionante)

(Pedo)

(SE RÍE)

Se lo ha comido entero.

(RONCA)

¡Qué asco!

(Música emocionante)

¿Y ahora por qué haces el mimo?

No estoy haciendo el mimo, estoy reconstruyendo el robo.

¿Qué llevas en las manos?

Las joyas, ¿te importa? ¿Eh?

¿Te callas un poquito?

Pues con las manos llenas a ver cómo recoges tu cerebro

cuando lo encuentres.

(SUSPIRA)

El reflejo vino desde esta vitrina

hacia la cámara, pero es raro que alguien haga una foto así.

Oye, esto suena hueco.

No me digas.

¡Eres un crack, Max!

El chocolate

nunca salió de la nevera

y las joyas

nunca han salido de la joyería.

¿Eh? ¿Qué te parece, Max?

El ladrón no hizo ninguna foto ni hubo ningún flash.

Al guardar las joyas

en la caja...

¡Somos los Sherlock del siglo XXI!

Sí, yo también tengo ganas de ver los anillos de Marta.

Pues yo no veo nada

y eso que aún veo doble por la cerveza.

Tiene que estar aquí.

Si aquí no ha entrado nadie, si la puerta estaba precintada.

(GRITA)

(Música emocionante)

(LADRA)

¡Quita, coño, quita!

¡Suelta, suelta!

Pues qué fuerte lo de ese hombre, ¿no?

Sí, ¿verdad?

Robar tu propia joyería para cobrar el seguro.

¿Sabes que utilizó la ropa de su nieto

para parecer más joven en las cámaras de seguridad?

¿Sí? Por eso olía como él.

¿Le oliste?

Sí.

Bueno, un buen detective

tiene que saber utilizar los cinco sentidos, ¿eh?

¡Ah!

Café. ¿Quieres uno?

No, era por lo del olfato, ¿entiendes?

¿No podías haber dejado las cosas como estaban?

Necesitaba ese dinero.

(LADRA)

Tengo 64 años, ¡iba a ser mi fondo de pensiones!

¡Capullo!

¡Mamarracho!

Caballero.

Madre mía.

Si no hubiera estropeado las alianzas de mi cuñada,

no le habrían pillado.

¿Me estás llamando inútil?

No, es que como eran de mi cuñada,

pues ya investigué yo y como tengo más tiempo libre...

Que sí, si te estaba tomando el pelo.

Sin ti no lo habríamos cogido.

Bueno, y sin ti, que me has ayudado más que nadie.

(GIME)

Sí, y tú también.

(SE RÍE)

Qué curioso, ¿eh?

Parece que entienda todo lo que dices.

Sí, ¿eh?, los perretes, cómo son.

Oye, deberías volver a intentar sacarte la licencia, ¿no?

No creo que pueda, de verdad,

es que me pongo muy nervioso y me agobio.

Pues yo creo que serías muy buen detective.

Gracias.

Bueno, me voy a trabajar y a cerrar el informe.

Sí, yo me voy...

¡Ay! ¡Ah!

Adiós. Sí, hasta luego, Paula.

¡Eh, eh eh!

No te vayas tan rápido.

Entre las joyas faltan dos alianzas. ¿Ah, sí? Pues pregunte al joyero.

Date la vuelta, que te voy a cachear.

¡Pero bueno!

Mire en el bolsillo, que tengo un agujero

y siempre se me caen las monedas en el forro.

Limpio.

Puedes irte.

"In your face", "pringao".

(SE RÍE)

Buenos días. Buenos días.

Hola. ¡Ay, Max!

¡Qué mono! ¿Quieres jugar? ¿Quieres jugar?

No, Raúl, me parece que hoy a Max no le apetece, ¿eh?

Tranquilo, solo voy a atarlo a la bici

para que corra a mi lado mientras monto.

Ah, ¿solo? (LLORA)

Tranquilo. Cuidado con el perro.

Ven aquí, Max.

(LLORA)

Bueno, pues yo tenía que decirte una cosa.

¿Qué pasa? No, nada.

Lo siento mucho, ¿eh? ¿Qué?

(EXCLAMA) ¡No puede ser!

¡No, mis anillos! ¡Es que no sé cómo agradecértelo!

Bueno,

si tienes un pisito en el centro, te acepto una herencia en vida.

¡Ah, por eso has vuelto!

Siempre has sido muy listo.

Te puedes quedar aquí

hasta que encuentres trabajo como detective.

Pues entonces me parece que me voy a quedar toda la vida.

Es que me falta el certificado.

Me bloqueo en el psicotécnico.

¡No! ¿En el psicotécnico? Sí.

¡No puede ser!

Hay una manera de poder ayudarlo.

¿Esto del pinganillo no es un poco como hacer trampa?

Es un test de personalidad, no hay manera de copiar.

Además, es para que la escuches. ¿Me oyes?

(EXCLAMA) Sí, te oigo, no grites.

Vale, ¿pero me oyes? Sí, sí.

Venga.

Vamos, Alberto.

¡Ánimo, tío!

¡Vamos, Alberto, vamos, Alberto, bien!

¡Tú puedes hacerlo! Mamá,

nadie necesita que lo tranquilicen para subir las escaleras.

-¡Ole tus huevos, chaval, que has vuelto a venir!

¡A ver cuánto duras hoy! No, no, sí, no.

Eso, venga, venga.

Se le ha caído el pinganillo. Sí.

-Venga, vamos. Eh...

Eso, eso, suelta tensión y al lío. Vamos allá.

¿En qué se parece un pirata a un detective privado?

En que los dos lloran porque nunca tendrán una sirena.

Eh...

Tienen una hora desde ya.

(SUSPIRA)

Lo siento, pero no pueden pasar,

es solo para los que se presentan al test.

¿No ve cómo estoy? Es solo ir al baño

y volvemos enseguida. Tienen otro en esta planta.

-Eh... Es que...

¡Es que está sucísimo!

¡Qué vergüenza!

(Ruido)

¡Eh! ¡Me cuelo!

¡Te cubro!

-¡Abajo! ¡Eh, fuera!

-¡Mamá!

¿Qué? ¡Que es abajo!

(SUSPIRA)

Dadle la vuelta al examen.

¡No, párate!

Joder, Salva.

No le hagas ni caso al payaso de tu hermano.

Demuéstrale que tú eres mejor que él.

Yo confío en ti.

Lo vas a hacer genial.

Respira.

(RESPIRA)

Respira, respira, respira, respira.

Respira, respira,

"respira, respira, respira, respira".

El examen de preparación preparto era en el Hospital Clínico.

Mirada al folio, aspirante.

¿Qué?

(SE RÍE) ¡Que soy detective!

¡Qué guay!

¡Cuidado, que se espachurra y me ha costado mucho trabajo!

¿Qué te ha pasado con el bedel?

Bueno, da igual, al final ha servido, ¿no?

Me habéis tranquilizado,

sin vosotras no lo hubiera conseguido.

Gracias a Max, que ha despistado al bedel.

¡Claro que sí! Mira, mira.

¿Quién está aquí, eh?

¡Ay!

¡Mira, mira qué tío! ¡Mira qué tío! ¡Este es mi perro!

(SE RÍE)

Bueno, tú, tú ya me entiendes.

¿Y tanto esfuerzo para un papel metido en un marco?

Es una recompensa simbólica.

Yo prefiero un buen chuletón, lo digo para que me des la mía.

¿Yo a ti? Será tú a mí.

Te he ayudado a resolver el caso.

Y yo te he ayudado a ti a escapar.

Ese diploma para ser detective lo tienes gracias a mí.

Y si no te llego a curar la pata, tendrías una de palo.

Y si no llego a hablar con Marta, no habrías visto a tu familia.

Ganas tú.

La verdad que volver a verlos se merece un chuletón

de rinoceronte.

¡Toma!

Cuando pueda pagarlo. ¡Joe!

Con lo poco que vivimos los perros ¿y encima moriré de hambre?

Pero bueno, que se me ha ocurrido

una idea para un negocio.

(RESOPLA) Y ahora te da por la fiebre emprendedora.

Es la única forma que se me ocurre para pagar tu viaje a Sudamérica.

Tengo nociones básicas de marketing, ¿en qué estás pensando?

¡Una agencia de detectives!

¿Tú y yo? ¿Socios?

¡Pues claro! Hacemos un equipazo, ¡vamos!

Y necesito a alguien para empezar a currar,

¿qué me dices?

Ah, Agencia de detectives Max.

Me gusta cómo suena.

Anda, anda, anda.

Anda, yo había pensado en algo con mucho más empaque,

Agencia de detectives

Sabuesos.

Sabuesos.

¡Sí, me gusta!

¿Trato?

No. ¿Trato?

Que no, hombre, ¿cómo te voy a...?

¿Trato?

(RECHISTA)

(SE QUEJA)

Jo, de verdad.

¡Qué ascazo!

Sí, ya te digo.

(SE QUEJA)

¿Me das un poco de desinfectante para mi pata?

¿Este?

Es como si me hubiera dado un paseo por tu lengua.

¿Te echo un poquito? Sí, no seas rata.

¿Y te pongo un poquito aquí, en la almohadillita?

¿O te la pongo aquí, eh? Que no veas la que ha liado.

¿Eh, eh?

A ver.

(SE RÍEN)

¡Tachán! Sé que Max no es una princesa,

pero sirve para el rey del castillo. ¿Te queda mucho?

Pues unas 60 páginas.

Digo para dejar ahí dentro el emoticono del mojón sonriente.

¿A quién queréis ver? (TODOS) ¡A Facu!

Muy bien.

-¡Están abriendo las jaulas!

-¡Llama a la Policía!

-Aquí tenemos cosas mucho más importantes que hacer

que buscar pajaritos perdidos. -Pertenece a una especie en peligro.

-Como si caga pepitas de oro.

-Yo creo que Alberto puede encontrar a Facu.

Es un gran detective.

Si alguien puede encontrarlo, es él.

Contratado.

¡Mi primer caso! Sí, enhorabuena.

Te debo una. ¡Coño!

He visto a Marta en bolas.

Ay, Max, por favor. Venga, hombre, que es la mujer de mi hermano.

Desde hoy, el perro al jardín.

"¿Tenéis al agente Q?".

-Hemos puesto un anuncio en la "deep web" ofreciendo dinero.

-¿No es tu perro? ¿Cómo va a ser mi perro?

Está vinculado a una página de la "deep web"

de tráfico de animales ¿exóticos?

-Lo han encontrado.

-Jefe, lo tenemos.

Pues te presento a Armando.

El psicólogo de Max.

Lo que necesita tu perro es saber quién manda.

Salva ha dejado a cero las cuentas.

¡Tu hermano es un hijo de perra, como yo!

Tu hermano debía dinero a varios inversores.

Que le iban a denunciar por apropiación indebida.

No ha sido fácil capturarlo. Si tenéis el dinero, es vuestro.

¡Alto, policía!

Sabuesos - Capítulo 1

A las 11 en casa

Hace 22 años que se estrenó A las 11 en casa, una serie que contaba la historia de Lucía, una adolescente que en medio de una familia un poco menos normal que la media, tiene que estar a esa hora de vuelta en casa. Tiene 65 capítulos y está protagonizada por algunos de los artistas más importantes del panorama cinematográfico español, como Antonio Resines, Ana Obregón o Carmen Maura.

A las once en casa - Un día inolvidable

Olmos y Robles

Si además de una serie familiar buscas también el misterio e intriga, Olmos y Robles es tu serie. Pepe Viyuela y Rubén Cortada le ponen el humor a este suspense convertido en comedia que no puedes perderte si quieres echarte unas risas. Tiene dos temporadas y un total de 18 capítulos que puedes ver gratis a la carta.

No recomendado para menores de 12 años Olmos y Robles - Capítulo 1: La venganza de los siete infantes de Lara - ver ahora
Transcripción completa

(HABLAN EN ÁRABE)

(SOLLOZA)

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN INGLÉS)

¿Hemos recuperado ya la señal de Robles?

La señal rebota y las coordinadas oscilan

en distancias de más de cien kilómetros.

(ALCIDES) Preston, arréglalo, por favor.

(AL) ¡Búscalo vía satélite!

¡Ahí están! ¡Los tengo!

(Gerets) No puede ser.

Están parados.

(GE) Faltan diez kilómetros.

¿Por qué paran?

Porque los van a ejecutar.

(AL) ¡Dios!

(HABLAN EN INGLÉS)

(HABLA EN ÁRABE)

(AL) (FURIOSO) ¡Se los cargan!

(INGLÉS)

(HABLA EN ÁRABE)

(HABLA EN INGLÉS)

¡Corred! ¡Corred!

(SUSPIRA)

Bien.

Que el helicóptero se ponga en camino.

Qué mal me lo ha hecho pasar.

Cuando le vea le mato yo.

(GRITA)

¡Para!

¡Pare!

(INGLÉS) Dios mío, ¡gracias! Tranquila.

Teniente Agustín Robles, de la Guardia Civil.

¡Gracias! Tu hija tiene razón. Eres un héroe.

No tengo hijos. ¡Para! ¡"Stop"!

(Música de la serie)

(SILBA UNCA CANCIÓN)

¡Epa!

¡Venga!

¡Ey!

¡Hola!

Venga.

Boris, buenos días. Buenos días, Olmos.

Si mañana correr, avisa.

Si te cansas, no te traigo en brazos.

(Tono del móvil)

¿Qué pasa, Atiza? ¿Dónde te metes?

No te he visto en toda la mañana.

Olmos, vete para las Ruideras,

donde el pino del Escobón, que hay un cadáver.

(Música de intriga)

¿Quién es?

Raimundo.

¿Cómo puede ser? Si estuve con él ayer.

Acordona la zona y que nadie lo mueva.

A la orden.

MAI 46899, Víctor Paracos.

Adelante, Paracos.

Forense y dos patrullas para fijar perímetro.

Tengo un 3301.

Enviamos los efectivos a la zona.

Hola.

He llamado al tío Serafín. Has hecho bien.

Pobre hombre. Esto le partirá el alma.

Anda. Venga.

Dale, hombre.

No hay rígor mortis. No lleva muerto ni dos horas.

La tierra está demasiado húmeda. ¿Y?

Hace más de un mes que no llueve.

Está húmeda por la baba de Raimundo.

Fíjate.

La descamación del hocico y la lengua grisácea.

Porque está muerto. Lo han envenenado.

Esto es un homicidio.

(GRITA) ¡Raimundo! Venga, Serafín.

Tranquilo, Serafín.

¡El mejor verraco que he tenido nunca!

Serafín, ¡no lo toques! ¡Dios! Déjalo.

Serafín, si lo sabemos...

pero no vale ni para carne.

Al Raimundo lo han envenenado.

(ENFADADO) ¡Este no es mi Raimundo!

¿Cómo no va a ser Raimundo? Míralo bien.

¡Conoceré yo a mi Raimundo!

A este lo han envenenado, pero no es Raimundo.

A mí hace un mes que me robaron al Raimundo.

Serafín, ¿estás seguro de que no es Raimundo?

¡No ofendas! ¡No compares a Raimundo con este lechón!

Si quiere, mi primero, le hacemos al cerdo la prueba del ADN...

y así te quedas tranquilo.

(Música nostálgica)

¿Quieres que te ayude, Sebastián?

Cada carretilla que cargamos te veo más apagado.

No, abuela, si no hace falta. Estoy bien.

Esto son solamente cajas con cosas sin vida.

La vida ya... la dejamos aquí.

Por lo menos yo.

(SUSPIRA) No te pongas tristón, hijo.

Aunque te cierren el cuartel,

aún te quedan muchas cosas por hacer.

Verás que te preparan un buen destino.

(RESOPLA) Abuela, como este...

Este estaba anticuado

y solamente estabais Atiza y tú.

Es normal que lo cierren.

No era rentable para la Guardia Civil.

¿Aún estamos así, Olmos?

Anímate, hombre. Fíjate en mí. Yo también estoy jorobado.

Me llevan a la reserva,

con lo a gusto que me iría a la jubilación.

Pues yo como hizo mi madre, que en gloria esté,

A mí me jubilan cuando me cierren el ataúd.

Eres peor que tu madre.

Te lo cerrarías tú misma.

Venga, vamos a sacar estas tres cajas...

y así puedo ir yo... cerrando.

¡Pues ea!

¡Cata! que tenemos carretilla.

Carretilla... ¡si esto no pesa!

(TRISTE) Abuela...

Sebastián...

Te estás poniendo de un intenso que "pa qué".

(GRITA) ¡Boris!

Boris, venga

(Música de suspense)

¡Boris!

¿Boris?

¿Boris?

¿Estás ahí, hombre?

¿Boris?

(RESPIRA ACELERADAMENTE)

Boris.

(GRITA ATEMORIZADO)

Me han dicho que me buscabas, Alcalde.

¿Te han dicho? Te he llamado media docena de veces.

Pues eso, que me han dicho que me buscabas.

¿Sabes si un coche rojo merodea por la finca de los Perdigones?

Primera noticia. Gracias por decírmelo.

Que tenga buen día.

Espera.

Quisiera pedirte un favorcillo, como alcalde tuyo que soy.

El cuartel está cerrado y tú pronto estarás en la reserva,

pero ¿podrías acercarte?

Está tan cerca del pantano que hay que andarse con ojo,

no sea que alguien...

Se lleve el agua en un botijo. Por ejemplo.

Mira mi Enrique.

Si parece que esté todavía vivo.

solo le falta levantar la pata y mear.

¡Está muerto!

¡Está muerto!

¡Está muerto!

¿Qué te ha pasado?

Boris, el ruso. Está decapitado.

Sin cabeza. Avisaré a comandancia.

¡Quita! que lo vas a pringar todo.

Te marco y te pongo manos libres. Vale.

(CLAUDIO) ¿Listo?

(BRAULIO) Listo. (CL) "Come on", Braulio. Ya

(BR) Yo he perdido la cuenta.

(CATA) ¿Cuántos coches eran? (BR) Tres.

(BR) Las ventanillas tintadas.

Buenas.

Tenemos información sobre unos coches.

(BR) ¿Qué ha pasado?

Tranquilidad. De uno en uno. Levantad la mano.

¿Claudio y Braulio? Dos vinitos.

Marchando.

¡Fuera de aquí ese animal!

Genaro tiene más educación...

O lo sacas tú u os saco yo a los dos.

Vámonos.

Cata, lo de animal iba por Damián, ¿no?

Pero si esa mascota es tan fea que cuando la palme no la diseca.

¿Contenta?

Lo estaría si te hubieras quedado con el Genaro.

Vamos al lío. ¿Es verdad que han matado al Boris?

Yo pienso que...

- ¿Quién lo mató? - He oído que le mataron.

¡Por eso han venido los militares!

Pienso que...

Eran de la secreta, ¿a que sí, alcalde?

Yo pienso...

Es mejor preguntarle a mi nieto Sebastián.

Él tiene más información que Don pienso que.

(BR) Sí, vamos.

Esto me privará del sosiego que tanto valoro,

os tengo que decir que Olmos no está disponible.

Se marchó con uno de los señores que han venido

para entregar su ropa manchada.

¿Una secreta que lava la ropa?

¿Por qué no me callo?

(GRITA) ¡Por favor!

Como alcalde vuestro que soy,

iré al cuartel donde se han instalado a exigir

que me den la información

para que vosotros, mis convecinos, estéis al tanto de lo que sucede.

Soy vuestro alcalde y como tal,

nada podrá detenerme.

¿A dónde cree que va? Buenos días.

Damián Navarro, el alcalde.

Venía porque...

El caso es de la Guardia Civil y la Interpol.

Todo está bajo secreto de sumario.

Ya, pero como alcalde...

Como si es el presidente. Buenos días.

Buenos días. Muchas gracias.

Me he reunido con uno de los responsables en el cuartel

y me ha informado a mí de una operación conjunta

entre la Guardia Civil y la Interpol.

¿Y qué más? ¿Qué más?

Nada más. Eso es todo lo que puedo adelantar.

Me han pedido que guarde el secreto de sumario.

(CL) Estamos igual.

A este no le han contado nada.

Lo mejor es ir allí y pedir explicaciones.

Repito: me han informado a mí

que está prohibido el paso a los ajenos a la investigación.

(CA) ¡Pero yo no soy ajena a la investigación!

Boris siempre se tomaba algo aquí. ¡Tengo su foto!

(BR) La de cosas que sabemos del ruso.

Lo mejor será colaborar con las autoridades.

Para eso habrá que ver quién tiene información de Boris.

¡Pero de la buena! No cotilleos.

Centro de mando instalado y zona del crimen acordonada.

¿Gerets?

Hay que encontrar la pista

antes de que aparezca otra víctima.

Le mantendré informado, capitán.

¡Atención! Hay mucho que hacer.

Parece una película americana.

Como ya sabemos, hemos hallado otra víctima.

El sujeto se llamaba Boris Mostovoi,

aunque como anteriormente, creemos que es un nombre falso.

¿Cómo se llamaba Boris?

El mismo patrón que las otras víctimas.

Decapitado, militar

y lo brazos en posición mortuoria.

Lo suponemos porque quien halló el cadáver se asustó

y contaminó la escena del crimen.

Esta víctima no lleva el tatuaje del ejército ruso.

Intentaba ocultar su identidad.

Lo sabemos porque tenía las huellas digitales borradas.

Nos encontramos ante el asesinato de otro mercenario.

¿Mercenario?

Nos tenía engañados.

Contando con esta víctima, en los últimos 15 días

aparecieron cinco muertos en puntos europeos.

Cada escenario tenía una pista

que llevaba a otra víctima.

Tenemos que encontrarla

antes de que sea tarde,

que es lo que ha pasado hasta ahora.

¿Preguntas?

Están persiguiendo a un asesino en serie, ¿verdad?

¡A trabajar! Acompáñeme.

¿Qué hace aquí un civil? Él encontró a la víctima.

Gracias por venir.

Teniente Agustín Robles. Sebastián Olmos.

Pero no soy civil.

(DUDA) En realidad sí lo soy.

Soy civil de la Guardia Civil.

Este es mi cuartel. Soy cabo primero.

Utilicen lo que quieran.

Ordenadores, faxes, todo.

¿Pertenece a la Benemérita?

¿Y ha destrozado el escenario de un crimen?

¿Sabe lo que son las pruebas?

¿Sabe que por su incompetencia

hemos perdido material para la resolución de los casos?

Bueno, es que...

vi la moto en el suelo y la puerta abierta

y entré a ver qué hacía Boris o como se llame.

Estaba oscuro y tropecé.

Varias veces.

¿Tropezó?

¿Varias veces?

Cinco, sí.

Llévalo al escenario para una reconstrucción.

A ver si tiene mejor memoria que equilibrio.

A la orden, teniente.

¿Lista la habitación de la doctora Aguilar?

Todo listo. Te acompaño.

Me acababa de caer, porque había pisado el...

(AL) Chicos.

Caí al suelo y entonces el brazo de Boris...

cayó sobre mi cara.

Yo me asusté un poco e intenté levantarme.

Y al levantarse agarró el brazo de la víctima

y el cadáver le cayó encima.

Eso. Le ha pasado alguna vez, ¿verdad?

(DECEPCIONADO) ¿No?

La doctora ha enviado el informe de la autopsia.

¿Por qué el asesino los coloca en esta posición?

No lo sabemos.

¿A qué hora coméis?

Lo digo porque mi abuela nos hace unos táper y...

(DUDA) O no, como queráis.

El análisis de los restos de acero del cuello de la víctima

es idéntico a los anteriores.

Acero con un dos por ciento de carbono.

Demasiado carbono me parece a mí eso.

¿Qué clase de arma de acero tiene tanto carbono?

Una de la Edad Media, posiblemente del siglo XI.

Alcides, ¿Aguilar encontró algo más?

Estamos intentando...

¡Claro! ¡Eso es! ¡Lo tengo!

A ver, todos eran militares, con los brazos en posición mortuoria.

Todos fueron asesinados con una espada medieval y degollados.

Está claro, ¿no?

¡"Los siete infantes de Lara"!

La venganza que responde al patrón

del Cantar de los siete infantes.

¡Todos eran soldados y fueron degollados!

Están en el Monasterio de San Millán de la Cogolla.

¡Todos decapitados y sin cabeza!

¿Aguilar encontró algo más?

(AL) En principio no hay nada más. Échale tú un vistazo.

Madre mía, qué mal hecho esta este plano.

Si esta calle no está ahí.

¡Y el meadero de las Truchas está al otro lado del pueblo!

Qué chapuzas eras, Boris.

Caballero, hemos terminado.

Gracias. Un agente le acercará a casa.

No tengo prisa. Si quieren les echo una mano.

O no. ¿Sabe qué pasa?

Yo he nacido aquí y conozco sitios que no encontrarían.

Pero vamos, si no quiere que...

¿Sabe qué? Tiene razón. Igual estamos desaprovechándolo.

¿Quiere colaborar? Claro.

Peinará un radio de cinco kilómetros.

Ahora mismo, señor.

Pero mejor le voy a peinar diez.

O mejor, 20 kilómetros y nos quedamos tranquilos.

Y en cuanto encuentre algo, le llamo.

No me llame. Escúcheme.

Yo le llamo. Esté preparado y localizable.

Sí, señor.

¿Para qué le encargas eso?

El asesino siempre deja las pistas en el lugar del crimen.

Lo ha dicho él. Así nos quedamos tranquilos.

Pero qué pedazo de cabrón.

Dios, es que... ¿Qué pasa?

Que no sé qué hago haciendo esto.

Cazar a un asesino en serie. ¿Te parece poco?

Tu teoría me la sé, pero no sé por qué te acompaño.

Porque quieres hacer lo correcto.

Correcto es estar en el bar con un café y el periódico.

Eso sería lo cómodo. Cómodo y correcto son sinónimos.

¡Mira! ¿Qué pasa?

Allí, en la finca. Un coche rojo.

Algo dijo el alcalde de que vio un coche o una furgoneta.

Debe ser ese.

¿Y si es el del asesino?

Pues debe llevar el maletero lleno de cabezas humanas.

Ala, vamos a echar un vistazo. Espera.

Tengo una idea mucho mejor. ¿Cuál?

Vámonos sin echar un vistazo.

¡Vamos!

Yo es que soy tonto, de verdad. Siempre te sales con la tuya.

¿Por qué nunca se enciende la luz al llegar a una casa abandonada

donde puede haber peligro?

Porque cuando abandonas una casa no piensas en pagar las facturas.

Tiene sentido.

Abre la ventana. Ya voy.

¿Qué pasa?

Tranquilo. Hay alguien tumbado en el sofá.

¿Dónde? Atrás, en el sofá.

(TITUBEA)

¿Qué?

No le veo la cabeza.

Otra víctima.

Vamos a mirar. Vámonos.

Atiza, que somos guardias civiles, hombre. ¡Tira!

¡Isa! ¿Isabel Antúnez?

¡Eres Isabel Antúnez!

Soy Olmos. Sebastián Olmos.

¡Olmos! ¡Pero qué susto!

Él es Gregorio Atiza.

Suele tener más color, pero le has dado un buen susto.

¿"La piensos"?

Preferiría Isa.

Si te has quedado en nada.

He perdido un par de kilos.

¡Un par de docenas! Con lo gor... hermosa que estabas.

¿Ahora estoy mal?

(NERVIOSO) No, estás guapísima.

Antes y ahora.

¡Casi os mato!

¡Danos un beso! Sí, sí.

Ay, qué susto.

Entonces dicen que conocían a Boris Mostovoi.

Sí, señor. Le conocíamos.

Dicen que no se llamaba Boris. ¿Es verdad?

Señora, es información reservada.

No se la reserve y compártala.

¿De qué conocían a la víctima?

Este no comparte nada, Domi.

Qué lástima, con lo guapo que eres y lo sieso que pareces.

Qué malgasto de cuerpazo.

¡Mira! Por lo menos tu compañero está más compensado.

Guapete y sonriente.

A ver, por favor, responda a la pregunta del teniente.

¿De qué conocían a Boris Mostovoi?

Pues de verlo por ahí. Siempre estaba sonriendo.

Y le gustaba mucho el rioja. Hombre de buen gusto.

Lo sé porque venía mucho a mi bar.

¿Aficiones?

Mirarte a ti.

Mujer, que estás perdiendo los papeles.

Este hombre estará casado. Tendrá mujer e hijos.

No va a estar soltero con semejante planta.

Boris siempre me pareció...

No se llamaba Boris. No sé si lo saben ustedes.

Dicen que se llamaba Vladimir.

(A LA VEZ) ¿Vladimir?

Eso dice Aurelio, que se lo dijo Matías, que se lo oyó decir

al comercial que vende los frutos secos a la Cata.

Pues eso, que a mí el Vladimir me parecía muy extraño.

A ti todo lo de fuera te parece extraño.

(BR) Porque son muy extraños.

(CL) Raro serás tú.

Yo soy muy normal.

A ver si podemos centrarnos en el tema.

Sí, perdón.

¿A qué hemos venido?

Ah, sí.

¿Se van a encargar del envenenamiento de Raimundo?

¿Raimundo?

Raimundo es el desaparecido.

El envenenado es otro.

Paren. ¿Hay una persona envenenada y otra desaparecida?

No, Raimundo es un cerdo que ha desaparecido.

Y Serafín, su dueño, dice que lo han secuestrado.

Y luego, el cerdo envenenado

es el que ha muerto envenenado, como su propio nombre indica.

¿Lo van a llevar ustedes o no?

No, nosotros no llevamos eso.

Ni cerdos muertos o desaparecidos, ni animales en general.

Que manden a alguien pronto.

Seguro que sí.

A ver, Vladimir Radimov llevaba...

¡Ese no era su nombre!

¿No? Perdón.

Claudio y Braulio me dijeron que ustedes le confirmaron,

Veo que no. No.

Boris...

llevaba en el pueblo...

Si llevo 16 años como alcalde, llegó cuando

gobernaba con Izquierda Unida. Mi segundo mandato.

¿Y en qué año fue eso?

No. Gobernaba con los populares. Tercer mandato.

¿Y eso fue en el año...? Calla, no.

Llegó a mitad del primer mandato.

Me acuerdo porque pacté con el PSOE...

Vamos a ver. ¿A qué partido pertenece usted?

Yo soy independiente.

¿Cómo era la relación de Boris con el pueblo?

Afable.

Compartíamos alguna conversación

porque teníamos una afición en común.

La taxidermia.

Yo nivel aficionado. solo diseco mis mascotas.

Primero Brutus, mi hámster. Luego mi rata, María del Mar.

Carlos, el hurón. Luego...

Se nos olvidó contarles una cosa.

Esto ha pasado porque el susodicho se encamaba con todas las hembras.

Así que Boris era un mujeriego.

¿Quién?

El que han matado.

No. ¡El cerdo Raimundo!

Es un semental. ¡Por eso lo han secuestrado!

A ver si llaman a las cosas por su nombre.

El ruso se llamaba Vladimir.

Bueno, Dejen trabajar a los agentes.

Venga, circulen.

Era bastante agradable y nunca se metía en líos.

Y ganó dos años el concurso de pulsos de La Rioja.

El ruso, no el cerdo.

(RESOPLA)

¿Cómo han ido los interrogatorios?

Les hemos dado información para aburrir. ¿A que sí?

No sé yo. No he visto al teniente muy centrado.

¿Qué dices? Está centradísimo. Es un teniente del GAR.

El Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil.

Un cuerpo muy prestigioso.

¿Y esta preciosidad quién es?

Es Isa.

¿Isa?

Domi, ¿no te acuerdas de mí? Soy Isa "la piensos".

¡Ay, por Dios! ¡Qué alegría!

- ¡La pequeña Isa! - Don Braulio, qué alegría.

- ¡Ven aquí! - Pero qué bueno.

- ¿Qué tal? - Pero cómo has cambiado.

(RÍE) Si cuando estaba de guardés en la finca eras un tonel.

(CA) Si es que no pareces una piensos.

Te has quedado en un muslo de tu abuela.

Bueno, ¡dejad en paz a la chica!

¿Y a qué has venido? ¿De visita?

He venido a pasar unos días, en busca de tranquilidad y paz.

¿Qué tal por el pueblo? ¿Cómo va todo?

Han encontrado al ruso asesinado

y sin la cabeza, que aún no ha aparecido.

¿Dónde está la vacaburra de "la piensos"?

Burra a lo mejor, pero vaca ya...

No, vaca no. Estás muy guapa.

Está guapa. ¿Cómo está?

(TODOS) Muy guapa.

- Olmos, ¿cuándo se van los agentes?

En cuanto encuentren la pista que dejó el asesino.

Huy, me encantan las pistas. Yo soy muy buena, Olmos.

Por favor, hablen de uno en uno. ¡Silencio!

El que quiera hablar, que levante la mano.

¿Claudio y Braulio? Dos vinitos.

Marchando.

Vamos a ver, el asesino mata, que es lo que hacen los asesinos,

pero este deja pistas

para señalar a su próxima víctima.

Hasta ahora ha habido cinco. Todos rusos y mercenarios.

(CL) Pues nuestro ruso para ser mercenario era majo.

Anda este. ¿Tú cuándo has conocido a un mercenario?

A ver, fueron mercenarios, pero ya habían rehecho su vida.

Uno era profesor de ajedrez, otro cura, otro empresario...

Y el nuestro era taxidermista.

A lo mejor no ganó lo de lanzamiento de disco,

pero ganó el campeonato de pulsos de La Rioja.

Tengo la foto ahí. Míralo.

Así que mira, por cómo se llamara.

Salud, majo.

Bueno, yo me marcho, que a Genaro el sol le da jaqueca.

Un placer, Isa. Me tienes para lo que necesites.

Muchas gracias, alcalde. Para ti Damián.

Mejor alcalde. Me parece bien.

(Música de intriga)

En el plano que había en casa de Boris,

todos los nombres de las calles estaban mal.

¿Y si fuera esa la pista?

Atiza, tenemos que peinar el pueblo entero.

Olmos, no me fastidies, que hemos peinado 30 kilómetros.

Pues...

(TODOS A LA VEZ)

¡No, por favor!

No, gracias, no puede ser. Vosotros sois civiles.

Olmos, les necesitamos.

El tiempo corre en nuestra contra.

El caso es lo primero.

Cualquier ayuda será poca.

(TODOS A LA VEZ)

De acuerdo, escuchadme. Esto es importante.

Hay que hacer las cosas bien.

¿Por qué todo el mundo lleva guantes de látex?

Imagina que alguien mata uno a uno

a los mercenarios de la película de Stallone

y ninguno presenta heridas defensivas.

No he visto la película, perdona.

¿No la has visto? Es alucinante. Bueno, no te la voy a contar.

Quiero decir que si ninguno se defendió

es porque todos conocían al asesino.

Oye, ¿tú hablas con todo el mundode tus casos?

No, con todo el mundo no.

Verás, si el asesino actúa por venganza,

como en "Los siete infantes de Lara",

¡Lo estudiamos en el colegio! Sí.

Es lo de Almanzor. Exactamente.

La historia de Ruy Velázquez y Doña Sancha.

Le pidieron a Almanzor que cortara las cabezas a sus sobrinos.

No me acuerdo por qué. Pues fue en una boda.

Uno de los sobrinos mató sin querer a un primo de la novia,

que era Doña Sancha.

¿Y si el asesino sufrió un trauma en una boda?

Vaya boda debió ser esa.

Vamos a ver, la cuestión entonces es

que si es una venganza,

por algo personal, que causó mucho daño al asesino,

¿qué tipo de persona tiene la frialdad suficiente

para preparar estos asesinatos durante años?

No sé. Oye, ¿esta no era la calle de San Lázaro?

Claro, lo...

¿La han cambiado? No lo sabía.

Plaza de la Verdura.

Ha cambiado las placas.

¿Qué pasa?

No sé.

¿Crees que ahí puede haber una pista?

Pues no lo sé, pero ¿y si?

(ISA) ¡Ten cuidado!

No pasa nada, hombre.

Esto no...

No. (IS) ¿No hay, no?

(SUSURRA) ¡Lo tenemos!

¿Qué tenemos?

No lo sé, pero algo tenemos.

Esto es alucinante.

Gracias a ti.

Seccionó el esternocleidomastoideo, así como las cervicales C3 y C4.

Presenta dos escisiones limpias, como las otras víctimas.

¿Escopolamina? Sí. Lo adormeció.

Le cercenó la cabeza y murió decapitado.

Hace unas 30 horas aproximadamente.

¿Tenemos el nombre?

Yuri Baliev, pero no sabemos nada anterior a 1984.

Es como si borraran lo que hizo.

Hola, buenas. Olmos, ¿qué hace aquí?

Eso mismo podría preguntar yo. Esta fue mi casa durante 15 años.

Aquí guardaba la bici.

Dice que es importante, señor.

Seré breve.

Lo dudo.

Aquí tengo la pista.

Puso las piezas detrás de las placas de las calles,

que previamente había cambiado de lugar.

Eche un vistazo.

La quinta víctima se diferencia en que no presenta tatuajes.

Ni el del escudo de la unidad especial del ejército ruso.

Algo muy raro para ser un militar.

Eso es balanofobia, miedo a las agujas.

¿Es experto en fobias?

No, lo vi en un capítulo de CSI.

Balanofobia no. Belenofobia.

Tú también viste el capítulo.

¿Este es el arma que utilizó el asesino?

Es una réplica. La que utiliza el asesino es del siglo X.

Claro, "Los siete infantes de Lara".

Los soldados de Almanzor degollaron a los siete infantes

con armas como esas.

Aún nos podemos esperar que caigan dos víctimas más.

Los infantes eran hermanos. Estos no son ni primos lejanos.

Ya, bueno. ¿Qué lleva en la bolsa?

Son las placas de las calles. Es por si hubiera huellas.

Menos mal que nos ayudaron los vecinos.

¿Ha involucrado a civiles en un caso?

Pero lo teníamos controlado. Todos llevábamos guantes.

(ENFADADO) Los guantes.

Habrá que ponerse con el enigma.

Eso lo hacemos nosotros.

Algo de ayuda necesitarán. Yo soy bueno con los rompecabezas.

Pregúntele a mi abuela o a cualquiera del pueblo.

No hace falta. Gracias por todo. Adiós.

La ayuda no viene mal.

Procedo a extraer los órganos de la víctima número cinco.

¡Ahí va! Lo que le ha hecho. ¿No me ha oído?

Sí, le he oído.

Procedo a extraer el hígado.

¡Ni una palabra más! Vamos.

(TITUBEA) Mire...

¿Usted no puede estar callado?

(RESOPLA)

Bueno, a divertirse.

El asesino utilizó un juego como este para dejar el acertijo.

La crisis ha llegado al mundo del crimen.

Atiza, esto es muy serio.

¿Y por qué no se lo dejas a los de la Interpol?

Con sus ordenadores, sus pantallitas, su tecnología...

Toda ayuda es poca.

Pues la ayuda es un juego de mi hija,

un bloc y un lapicero.

Falta algo.

¡Ya lo tengo!

Una cervecita con jamoncito.

En eso estamos a años luz de la Interpol.

Que no. Falta la pieza con forma de herradura.

¿Como esta?

Atiza, si es que cuando te pones...

Voy a por unas cervecitas, que nos las hemos ganado.

(HABLA EN VOZ BAJA)

Podría ser un puente.

Eso parece.

Mi capitán, tenemos una foto de la víctima con los mercenarios.

Cinco de los mercenarios son las víctimas.

Parece un país africano.

Uno lleva una espada.

(AL) Es Boba Smirnoff.

Smirnoff es asesor de defensa de Putin.

- Buscadle. - Estamos en ello.

That's it. Un puente de seis pilares y siete arcos.

Uno de herradura que no encaja del todo, pero casi.

¡Espera! ¿Lo tienes?

(TRISTE) No.

¿Por qué no lo dejas ya?

Cuando se descarta lo imposible, solo queda la verdad.

¿Tu abuela?

No, Sherlock Holmes.

A ver: 35 piezas de madera,

siete semicircunferencias, una de ellas como una herradura,

Y... ¿dónde está la herradura?

La herradura, ¿dónde está? Aquí.

Está en juego la vida de una persona.

Es que me pica todo el cuerpo.

Acostumbrado a llevar el uniforme, no me hago a la ropa de calle.

Piensa, Olmos. ¡Piensa!

Piensa, piensa.

Un juego de construcción. El asesino quiere decirnos algo.

Un lugar,

pero como le gusta jugar, se referirá a un sitio conocido.

Un lugar que no nos resulta desconocido.

¡Una casa! Con arcos.

Con arcos... ¡Un casoplón!

¡Un puente!

Busca coincidencias con todos los puentes de Europa.

Tenemos a Smirnoff.

Feria de armas de Logroño.

Da una conferencia.

Preston, puentes en Logroño.

Hay cuatro puentes sobre el Ebro,

pero ninguno con tantos arcos.

Ese es el más parecido, pero tiene seis.

¿Siempre ha sido así?

Ni idea, señor.

Pudo ser restaurado. Busca fotos, dibujos, grabados.

¡Ese es!

Dibujo del siglo XIII.

Tiene el mismo número de arcos...

No se aprecia el de herradura, pero sí los pilares.

¿Y Smirnoff?

No coge el móvil y el escáner no coge su frecuencia.

Sigue con ello. ¡Todos al puente de Piedra!

¡Vamos! ¡Quiero la lista de los invitados a la feria!

Te está quedando muy bien el puente.

Precioso, pero dónde meto el arco de herradura.

¡No pinta nada!

Si es un puente, un arco más.

Qué va. Para el asesino no hay "una cosa más".

Todo tiene un sentido.

Hasta el más mínimo detalle.

Tiene un porqué.

¿Por qué?

Pues porque su mente funciona así.

Así.

Piensa, Olmos, joder.

Piensa, piensa.

¿No puedes tener más cuidado?

Perdona. Solo quería ayudar.

Puedes ayudar a otro. Para lo que haces.

(SORPRENDIDO) No es un puente.

¿Dónde he visto yo arcos en un interior?

¿Que haya ido yo contigo o tú solo?

¡Eso es!

¡Lo tengo!

Y ya verás si tiene sentido.

Aquí está. Mira.

Un monumento. Un puente, lo que te he dicho antes.

No es un puente. Es una galería.

Mira, aquí está.

Sala de los sarcófagos, San Millán.

Allí están los siete infantes de Lara.

Brillante. Ya te digo.

No lo cojo.

Pues que en la sala hay un arco de herradura y seis más.

Tú organiza las piezas y yo dibujo.

Hola. Olmos.

Perdona, pero no tenemos tiempo.

He resuelto el acertijo. Y nosotros.

(DESILUSIONADO) Claro.

El equipo partió hace 40 minutos. Ahora solo quedamos nosotros

y la médico forense.

En 15 minutos estarán en la iglesia de San Millán.

No. Han ido a Logroño, al Puente de Piedra.

¿Para qué? Si ahí no es.

Mira, lo he hecho varias veces y todas las piezas coinciden.

(SORPRENDIDA) ¿Todas?

(GE) Smirnoff es coronel del ejército ruso.

Estudió derecho con Putin en Leningrado.

Coincidieron en el KGB en Dresden.

Capitán, llaman.

Preston.

Mire la imagen que mando.

Sala de los sarcófagos, iglesia de San Millán.

¿Olmos?

Observe, señor.

¿Los infantes no eran siete? Aquí hay 11.

Claro, porque están Nuño Salido,

el tutor de los infantes, y tres reinas.

¿Preston? Encajan todas las piezas, señor.

Incluso el arco de herradura.

A todas las unidades. Cambiamos destino.

¡No hagas caso a un picoleto de pueblo!

Yo también soy picoleto, señor.

Prohíbo cambiar el plan. Al puente de Piedra.

No, señor. Soy tu superior.

Usted es mi superior, pero yo estoy al mando aquí

y solo el comandante de mi unidad puede relevarme.

Te lo advierto.

La responsabilidad de lo que suceda será tuya.

A todas las unidades.

Nos dirigimos a la iglesia de San Millán de la Cogolla.

Limpio uno.

Limpio dos.

Todo limpio.

(Sonido de helicópteros)

Tiene que haber una pista,

porque si sigue el Cantar, todavía quedaría una víctima.

Al menos esta vez casi llegamos a tiempo.

¿Eso es un "gracias"?

solo he dicho que casi llegamos a tiempo.

El agradecimiento para los guardias civiles

está en el honor de cumplir cada día con nuestro deber.

Preston.

¿Señor? Haga fotos de todos los que miran.

Con discreción.

¿Crees que el asesino nos mira? Disfruta con lo que hace.

Vernos ahora después de engañarnos le encanta.

Capitán.

Si nos disculpa.

Robles, ya me ocupo yo.

¡Si nos disculpa usted!

Me da igual tu currículum.

Nada justifica la insubordinación.

No hubiéramos llegado, capitán.

El asesino ha jugado con nosotros.

¿Nosotros? Ha jugado contigo.

Y por tu culpa Smirnoff ha muerto.

Capitán, estoy al mando de esta investigación.

Y así va a seguir siendo.

No si yo puedo evitarlo.

(AGUILAR) Gracias, teniente.

La víctima murió decapitada. Le hemos dado la vuelta al cadáver.

Coincide con las otras, incluso en el escudo de la unidad rusa.

¿Sabemos algo del puente?

De momento nada nuevo.

Aguilar.

Descanse un rato.

¿Lo cogeremos?

Descuide que sí.

Que forense tan joven, ¿verdad?

Ahí hay algo, ¿no?

¿Dónde?

Ahí.

Yo no veo nada... ahí.

Póngase unos guantes.

Será mejor avisar a la doctora Aguilar.

Vamos.

A la orden.

Cabo primero Olmos y teniente Robles.

Son las 16:01. Hay algo entre las nalgas de la víctima.

Procedemos.

Yo no he visto nada, pero procedo también.

Vamos a abrir las nalgas de la víctima Boba Smirnoff.

Al parecer hay algo alojado en el ano.

Separe las nalgas.

¿Cómo?

Sepárelas. ¿Yo?

(FARFULLA)

Bueno.

No hay nada.

Sí que hay. Sepárelas.

Madre mía.

Aguanta.

Paso a extraer algo.

Está depilado y muy blanco.

Buenas. Gerets dice que hay que irse a Logroño,

a la feria armamentística, que espera el ministro de interior...

¿Qué hacéis?

Pues ya ves.

Creo que lo tengo. No te muevas.

La víctima seis se ha hecho algo fijo.

Lo leí una vez, pero no me lo creía

Se llama blanqueamiento anal.

Perdón.

Es una mini cápsula.

Bueno,

procedo a soltar las nalgas.

Es una combinación de letras y números.

VI448.

Otro acertijo.

Huele... a cabra.

Viniendo de donde viene, a jazmín no va a oler.

No, ya.

En el medievo escribían en el pergamino.

Era de piel de cabra.

Y la tinta era ferrogálica, con sales de hierro

y ácido estánico de origen vegetal.

¿Eres un experto en el medievo?

No, lo leí en una novela de Agatha Christie...

Esto podría referirse al Cantar de los Infantes,

que también estaba escrito en pergamino.

Mire, la "V" y la "I" podrían ser "seis",

como son los romances del Cantar.

La cifra 448...

(A LA VEZ) Los versos.

El capitán dice que tenemos que salir para...

Ya te oí, Alcides.

Avisa a todo el mundo. Salimos en diez minutos.

(Sirenas de policía)

Señores, tercera planta.

El primero fue el hijo del multimillonario, Nikolaev.

El segundo Korovin, profesor de ajedrez.

Alto. ¿Nikolaev era el hijo mayor o único?

Único. Único.

Bien, escuche. He tenido una idea.

Vamos a ver, ¿a qué me suena esto?

Le parecerá una tontería, pero mire:

(CARRASPEA) "Oh hijo, Diego González, alférez el principal.

(CANTA) A vos amaba yo mucho, que me habíades de heredar".

Nikolaev, el heredero.

Aún hay más, mi teniente. Escuche:

(CANTA) "Jugador de tablas erais el mayor de toda España".

¿Qué?

Muy bien, Olmos. Korovin, el profesor de ajedrez.

Mire, aquí tenemos:

(CANTA) "Hijo del Suero..."

¡Olmos!

Sin cantar.

Sin cantar.

"Hijo don Suero González, un rey os tuviera en mucho

solo para la su caza".

¿Qué? Yurbernez, cazador en África.

Vamos a ver. Aquí dice:

"Oh, hijo Fernán González, matador de oso y de puerco".

Padre Godomín.

Vamos a ver, dice aquí:

"Gran caballero esforzado,

muy buen bracero aventaja".

¡Yuri! ¿Quién?

¡Boris! ¡Eso es!

Ganador dos veces del concurso de pul...

Perdón.

"Buen guerrero, muy gran heridor de espada".

Smirnoff.

Lleva una espada en el cinturón.

Ya solo nos queda el séptimo de los infantes.

"Tan apuesto de persona, decidor bueno entre damas,

repartidor en su haber, aventajado en la lanza".

(GE) ¡Robles!

Capitán, vamos por delante del asesino.

Quedas apartado del caso.

Podemos evitar que...

También pudimos salvar a Smirnoff,

pero me desobedeciste y perdiste el control.

También te apartan de tu unidad. Lo firma tu Comandante.

Haz un informe antes de marcharte.

Y usted fuera de aquí.

Y no vuelva.

Menudo cantamañanas estás hecho.

¿Qué dice?

(CARRASPEA) Por la mañana me duele el pecho.

Tampoco mucho. No se preocupe.

Ah.

(Tono del móvil)

¿Atiza?

Pon la tele local, que no vas a dar crédito.

Preston, ¿se puede ver la tele local en el ordenador?

Sí, claro.

"El cerdo Raimundo ha vuelto solo a casa tras un mes".

La madre que te...

Serafín está loco y Raimundo se ha echado a dormir.

Se le oye roncar hasta en el campanario.

Dale un abrazo.

¿A Serafín o a Raimundo?

A los dos. Hasta luego.

"Primer Salón Internacional de Armas y Seguridad.

Logroño se engalana en su feria armamentística.

El expresidente de Angola, acompañado de sus cuatro esposas,

aprovecha su estancia para visitar algunos monumentos..."

Angola.

Olmos, será mejor que te vayas.

Gerets llegará en cualquier momento.

La bandera de Angola.

Una cosa, Preston. ¿Dónde estará hoy el expresidente de Angola?

¿Qué hace? ¡Márchese ahora mismo!

Ya me voy. Deseo perderle de vista.

¿Cómo?

Preston es una chica muy lista.

Largo o yo mismo le echo a patadas.

Adiós. Gracias, Preston.

Oiga, el taxi no está aquí.

No está. ¿cómo que tengo que esperar? ¿Qué dice?

¿Cuarenta minutos?

Vamos a ver, ¿está loca? ¡Es cuestión de vida o muerte!

Mire, déjelo. ¡No lo mande! ¡Dios!

(Música de acción)

(Campanas)

¿Pero dónde están los intermitentes?

Si no es un botón, será otro.

Y encima sin cobertura. ¡Vaya cagada del fabricante!

No te cales.

¡No, no!

¡Arranca! La madre que te parió.

¡Arranca!

(Claxon)

Que se me ha calado. ¿Qué quieres que haga?

¡Que no me arranca!

¡Cobertura!

(Tono del móvil)

"Deje su mensaje..."

Mi Teniente, la séptima víctima es un expresidente de Angola.

¡Joder!

Hoy mismo va al Monasterio de Yuso.

Tiene varias mujeres, o sea, damas.

Exactamente igual que en el cantar.

¡Quite este trasto!

¿Sabe qué? Llame usted a la grúa.

Se van a matar de risa. Ya está bien

(GRITA) ¡Taxi!

¡No me lo puedo creer!

(Tono del móvil)

¡Cógelo, teniente! Por el amor de Dios.

(Tono del móvil)

(FURIOSO) ¡Otra vez el puto contestador!

¡Pare aquí!

Avise a la Guardia Civil y a la Policía.

Que vengan para acá.

¡Corran!

(GRITA) ¡Corran!

¡Fuera! ¡Corran!

Cagada.

Gracias.

Teniente.

Tuviste suerte.

Verme corriendo y quitándome la ropa altera a cualquiera.

Todos hablan de tu disparo.

Eso sí ha sido suerte.

Aún no me lo creo.

¿Duele? No, es un rasguño de nada.

Bueno...

¿Te expedientaron y apartaron de tu unidad?

Sí, pero por tiempo indefinido.

Podría haber sido peor.

No dejo de pensar en la venganza del asesino.

¿Qué mueve a alguien para matar de esa manera?

Es algo que ha tenido que preparar durante años, ¿no?

Muchas preguntas sin responder. Demasiadas.

Espero tener oportunidad de responderlas.

(AL) Prepárate, Olmos. Viene el ministro del interior.

Alcides. Se te va a echar de menos.

Cabo primero.

Suerte. Suerte.

Teniente.

Cabo primero Sebastián Olmos. Señor.

Es un honor conocerle.

Es un héroe.

No sé, pero a mi abuela le encantará.

Se sentiría muy orgullosa, pero no podrá contar nada.

¿Ni a mi abuela? Si es parte del cuerpo.

Su acción ha sido admirable, pero lo ocurrido debe ser secreto.

¿Y eso?

En el informe constará que lo ha resuelto la Interpol.

Créame, Cabo primero Olmos,

querría condecorarle.

El agradecimiento para los guardias civiles

está en el honor de cumplir cada día con nuestro deber.

Aun así, querría agradecerle el servicio prestado.

Me siento en deuda con usted.

Pues sí me gustaría pedirle algo.

Le escucho.

Lo primero, que reabra el cuartel de Ezcaray.

Es mi pueblo. Ese sitio es mi vida y a mí me gustaría ser yo en...

Vale, lo entiendo.

Así lo haré.

Señor, permítame.

Vale ya, cabo.

Gracias y perdón.

Es usted un hombre peculiar.

¿Qué es lo otro que quería pedirme?

Es una cosilla.

Gracias.

Isa, lamento lo que dije el otro día.

Lo de vacaburra. No te preocupes.

Haberme criado con niños como tú ha hecho

que lo que piensen de mí me importe bastante poco.

Eso no ha sonado como un halago.

Veo que tiene buen oído, alcalde.

Damián.

Alcalde. Vale.

¿Cómo pudimos ser tan crueles de pequeños?

Estoy muy avergonzado. Ya.

Yo le conozco bien y nunca le había visto así.

Atiza.

Avergonzado de pies a cabeza.

Buenas, ¿qué tal?

(CA) ¡El héroe!

(CA) ¿Quién era?

No os puedo decir absolutamente nada.

(TODOS A LA VEZ)

He prometido no decir nada de lo que pasó.

(CA) ¡Hombre, por favor!

Ni una palabra.

Lo que pasó en Logroño, se queda en Logroño.

Ya está.

Chicos, no le agobiéis.

¿Qué tal?

Mi primero. ¿Sí?

Tengo una sorpresa para ti.

Esto llegó ayer.

Creo que...

¿Qué es? No sé.

Un regalito.

Dios.

¿Buenas noticias?

Las mejores.

Por favor, de uno en uno, sin gritar.

Por favor, ¡calma!... Perdón.

Es la costumbre.

Dos vinitos. (CA) Marchando.

Vaya, hombre.

¿Para qué narices pides que me destinen aquí?

Yo también me alegro de verte, compañero.

Condenada... En la puerta.

Sí.

Aún no me has respondido.

Sé cuál es la relación del padre Godomín con Fernán González.

"El matador de oso y puerco..."

Entrenaba un equipo de fútbol: "Los animales de Volenski".

¿Ves? Somos un equipo.

¿Me vas a responder o qué?

Sí. Primero te voy a enseñar las instalaciones.

No es lo que acostumbras, Gus...

(ENFADADO) De Gus nada.

O Robles o Teniente, ¿entendido?

O Robles o Teniente. Vale, Gus, vale.

Vamos adentro.

(Música de suspense)

¿Puedo enseñarte algo antes de que te vayas?

Este caso está resuelto. Yo creo que no.

Gracias por venir a esta velada del "Señorío de Damián",

un vino que sabe a... ¡Sangre!

Es algo grave.

¿Qué pasa con mi hermano? ¿Ha muerto?

¿No sabrá quién le ha matado?

Te propongo un trato.

Si tú resuelves el caso, haré que acepten tu renuncia.

Si lo resuelvo yo, te quedas.

Preparad.

"Estar atento". Vendrá un gran cambio.

Él mató a Andrés para salvar su carrera.

¿Cómo encontraste la tintorería? Desencripté el pin del móvil.

Podría ser la causa de la muerte,

pero no podemos hacer nada hasta recibir la autopsia.

¿Has averiguado algo?

Olmos y Robles - Capítulo 1: La venganza de los siete infantes de Lara - ver ahora

Ana y los siete

Si hay una serie que es para mayores y niños es Ana y los siete. Ana es una joven showgirl que sueña con triunfar en el mundo del espectáculo, pero la vida le lleva hasta la casa de Fernando Hidalgo, un banquero viudo con siete hijos que la confunden con la nueva niñera. Ana, que siempre ha querido formar una familia, pues pasó su infancia en un orfanato, acepta el puesto, pero por las noches continua con su doble vida. 

No recomendado para menores de 7 años Ana y los 7  - Así comenzó todo - Ver ahora
Transcripción completa

¿Qué es lo que baila Ana...

..que hasta los muertos le tienen gana?

¿Qué es lo que baila Ana...

..que todo el mundo se pide un turno?

El Papa se lo consulta al Dalai-Lama.

El reportero de "El mundo" al del "Semana".

Y el pijo del cochecito cupé...

..a los que ligan a pie.

¡Por la cara!

¿Qué es lo que baila Ana?

Comprendo cómo se siente. Humillada, dolida...¿Dolida?

Creo que sus hijos me han roto la cadera.

Se lo compensaré. Le pagaré la mejor clínica,...

..pero, por favor, quédese. ¡Ni loca!

Necesito que se quede un mes. Una semana.

El lunes tengo una junta muy importante para mí, y para el banco.

¿Cuánto quiere por 5 días más?No hay dinero para pagar esos 5 días.

¿No cree que exagera? Mis hijos sólo son traviesos.

Es evidente que conoce poco a sus hijos.

¡Dígame una cifra!

Guárdese su talonario.

Esos niños necesitan otra cosa, que no se compra con dinero.

Debería dedicar más tiempo a sus hijos, y menos a su querido banco.

Sé cómo educar a mis hijos. Permítame que tenga mis dudas.

¡Abre la puerta!

Abre la puerta.

En cuanto a vosotros,...

..os aseguro que os encontraré la niñera que os merecéis.

Sí, esperadme en la puerta de embarque.

Ya hablaremos.

De momento, castigados sin salir. Papá, yo no tengo nada que ver.

Tú, también, Nando.

Rosaura, tome nota.

A la agencia, envíen una institutriz con las siguientes características.

Buena familia, diplomada en psicología y pedagogía infantil,...

..dominio del inglés y el francés, y con experiencia.

¿Qué es lo que baila Ana...

..que todo el mundo se pide un turno?

Los italianos lo toman en sorbete

¿Qué es lo que baila Ana...?

Y los franceses lo comen en "ballette".

Los chinos con el arroz...

..los japoneses crudo.

Los alemanes te lo hacen en "Chucrut"...

..y los hispanos...

¡en estado puro!

¿Qué es lo que baila Ana?

¿Qué es lo que baila Ana...

..que hasta los muertos le tienen gana?

¿No os cansáis de fastidiarles la vida a las niñeras?

¡Cómo te rayas, tío!

La culpa es de papá que vive en el siglo pasado.

Qué empeño tiene con una niñera. -Tienes razón.

Es que no os dais cuenta, ¡está en su derecho!

Desde que murió mamá está obsesionado con nuestra educación.

No necesitamos a nadie. -Yo estoy harta de hacer el numerito.

Eres una cursi, tía. -Amalia, tú qué prefieres...

..¿hacer el mismo numerito o que se instale un hueso de ésos?

¿A que a ti no te gustaría? ¿A que no?

¡Estáis locos! Un día papá se va a enfadar de verdad...

..y la vamos a cagar todos. -¡Ay, la vamos a cagar!

Tú si que eres un cagón. Venga, mis niños, a la cama.

(Todos:) ¡Fuera, fuera!

La verdad es que papeles, papeles he hecho más bien poquitos.

Pero eran muy intensos.¿Pocos? Cielo, no has hecho ninguno.

Bueno, si me das este papel, ya habré hecho uno, ¿no?

Lo siento, buscamos profesionales. Actrices de verdad, ¿entiendes?

Es que si no me dejan trabajar, jamás seré profesional.

Mira, no puedo perder el tiempo. Necesito esta oportunidad...

..¡dígame qué necesitan! Seguro que lo puedo hacer.

Necesitamos una monja...¡Perfecto! Crecí en un orfanato,...

..me conozco las monjas al dedillo. Que se hace bailarina de strip-tease

¡No me lo puedo creer!También eres bailarina de strip-tease.

Soy la mejor. Mira, muevo el culo...

Ahora no me sale. Pero soy la que más propinas recibe del "Chicago"

Del "Chicago", ¡eh? Que pase la siguiente, por favor.

Pero, oye, me quieres hacer caso. ¿No me crees?

Mira, cielo, llevo viendo actrices 5 horas.

Y todas las chicas de este país se dedican al strip-tease,...

..pero lo tuyo supera a todas, ¿eh?

Si te digo que necesito un perro, seguro que te pones a ladrar.

Ca-ra.

Ca-ra.

Bueno, hemos terminado por hoy. Anda, dame un beso.

Hola, pequeña.

Perdone, pero no he podido venir antes.

¿Cómo va todo? Pues,...

..no sé, no avanzamos. Tal vez cambiando de método...

Bueno, le acompaño. Adiós.

Qué desastre. Mira, tú no te preocupes, ¿eh?

Esa gente del cine es que no tiene idea de nada.

Algún día alguien importante se fijará en ti...

¡Cómo que algún día? Aquí estoy yo, Tony, el gran Tony.

¡A tus pies, princesa! Para servirte y hacerte feliz toda tu vida. Amén.

Amén. El que faltaba.

Por cierto, si tú hubieses dejado que te representara...

..ahora serías una estrella del universo mundial.

Mientras te dedicas a convertirme en una estrella del universo mundial...

..me podías pagar las 20.000 pelas que me debes.

-¡No, jodas! ¿Pelas? Pero si las pelas caducaron.

Las deudas en pesetas ya no existen. -¿Tú te crees que soy tonta?

¡Tony, 120 euros, 20.000 pelas!

Bueno, mira, yo, dinero no tengo. Pero palabra como el que más.

Y si te he dicho que te las devuelvo, ¡te las devuelvo!

Seremos testigos de algo sobrenatural Tony devolviendo un préstamo.

¡Qué graciosita! -¡La pasta!

Anda, dale los 120 euros que me debes tú a mí...¿Qué?

A ver quién debe a quién, vamos a echar cuentas, anda.

Mira, vamos a dejarlo, tengo una jaqueca...

Lo que tienes es un morro que te lo pisas.Cambiemos de tema.

Vale. He estado en un casting. Al que yo te mandé. ¿Y qué tal?

Al que tú me mandaste era para vender palomitas en un cine.

Pero, ¿tú no querías entrar de lleno en el mundo del cine? Mi vida.

Si de ahí a la gran pantalla, hay un paso.

Eso me lo llevas diciendo... yo qué sé.

Y estoy harta de esperar, Tony. Espera un poquito más,...

..porque cualquier día aparece un productor, le gustas y zas...

Y me querrá meter mano como todos. ¡Coooñooo!

Algún sacrificio habrá que hacer, ¿no?Tony.¡Era una broma!

No te preocupes. Tengo un plan. ¿Un plan?Sí, espectacular.

Estoy intentando colocar a Fermín...

..en un espectáculo de danza. Pero si es cojo.

Pero tú te crees que se va a enterar alguien.

Si lo que necesito es un poco de pasta, sólo para empezar. Anda.

Ven aquí, reina mora.

Que te voy a hacer una estrella del mundo...

Mundial. ¡Exactamente!

Buenos días.Buenos días.

Soy Alexia Vázquez de Castro. Ah, sí, siéntese un momentito.

Enviudó hace un año. Siete hijos, padre conservador.

Le gusta la agresividad en el trabajo, exigente.

Sólo bebe agua, no fuma, ni soporta que fumen a su alrededor.

Es muy puntual. No se le conoce ninguna relación...

..desde la muerte de su mujer. Tiene poca vida social.

Y dedica la mayoría de su tiempo al banco.

Bueno, ya estamos todos. Hola.¿Preparada?

Por supuesto que me corre prisa. Necesito una niñera, ya.

Llámame cuando tengas alguna noticia. Adiós.

Rosaura, por favor, no me pase ninguna llamada.

Fernando, ésta es la compañera de la que le hablé.

Alexia Vázquez de Castro. Abogada, n 2 de su promoción.

Con 2 másters en economía financiera en EE.UU.He leído su currículo.

Bienvenida al banco. Gracias.

¿Le han recibido bien? Perfectamente.

Aunque... Bueno... ¿Aunque?

Considero que mi despacho es demasiado oscuro.

Eso tiene fácil solución, ¿verdad? Desde luego.

Excuso decirle la importancia de la próxima junta general.

Es muy importante que... Perdone...

..¿pretende convencer a la junta de accionistas con estos argumentos?

Ésa es nuestra intención.Su propuesta está condenada al fracaso.

-¿Pero qué está diciendo? -¿Quién se ha creído que es?

¿No cree usted que se está excediendo?

Me paga un buen sueldo para que yo analice y ponga en cuestión...

..todo lo que crea que no funciona.

Si no es así, creo que es un buen momento para aclararlo.

Bien, explíquese.¿Me permite exponer mi plan?Para eso el pago.

En primer lugar,...

..no podemos capitalizar a priori las partidas de inversión.

Si dejo a esa madre sin sus niños se me muere de pena, la conozco.

Pues habrá que buscar otra solución. Sobre todo que estén lejos del padre.

Vale, veré lo que puedo hacer. Te llamo.

Vaya, mi gogó favorita. ¿Cómo estás, mi vida?

Oye, ¿te has puesto a régimen otra vez?Ay, a régimen...

..ojalá tuviera tu cuerpo con ese culo y ese par de...¡Aaayyy!

Ya, si estuvieras bailando las 6 horas que bailo yo estarías igual.

¿Seis horas? ¡Tú alucinas! Media hora y me muero.

Una gorda como yo. Oye...

Dime.

¿Tú crees que yo serviría para ser bailarina de strip-tease?

Eso está chupado, ven aquí, bonita. Súbete a la mesa.

Pero, te has vuelto loca,... Espera que retire esto...

Nada, tú súbete. No te "escoñes".

Tú saca morro como si estuvieras besando a Richard Gere.

Saca morro. ¿Saco morro?

Y tienes que mover el culo como si quisieras dejar KO a alguien,...

"Ta-ta-ra ta-ta-ra...

..¡chan!"

Al otro lado.

"Ta-ta-ra ta-ta-ra...

..¡chan!" Y ahora, cadera.

"Ta-ta-ra ta-ta-ra... ¡toma, toma, toma!"

El informe del hospital. -Gracias, Martínez.

Qué pasa, ¿nunca has visto unas bailarinas de strip-tease?

¡No!

Ay, cómo se va.

Bueno, qué punto.

Oye,...

Bueno, ¿qué? ¿Otra vez a por lo mismo?Sí.

¿Has conseguido algo de mi madre?No.

Si no hace ni una semana que hablamos.

Lo tuyo es paciencia, y mucho tiempo.

No sabía que era tan difícil saber quién es la madre de uno.

Bueno, Anita, te recuerdo que te dejaron en un orfanato.

Con una notita que no decía nada. Es muy difícil.

No te preocupes, encontraremos a tu familia tarde o temprano.

Gracias.

Bueno, ¿cuándo te voy a ver en la gran pantalla con el Bardem?

Está la cosa un poquito chunga.

Cuando vean el arte que tú tienes. Se van a volver locos por ti.

¡Contratos, y contratos! Pero, no me olvides, ¿vale?

Cómo me voy a olvidar de ti, si me llamas todas las semanas.

A partir de mañana formará parte de mi equipo.

¿Son sus hijos? Sí.

Muy guapos. Sí que lo son, sí.

¿Su mujer?Bueno, murió hace un año. Perdone, no sabía nada.

¿Lo debió pasar muy mal? Es muy duro perder a un ser querido.

¿Desean tomar algo?

Agua, sólo bebo agua. Yo también.

Hay tres cosas que no soporto de la gente,...

..que fume, que beba, y que no sea puntual.

Bueno, perdón. A lo mejor usted...

No, sonrío porque a mí me pasa igual ¿En serio?

¡Qué casualidad!

Bruno. Sí, señor.

Por favor, localice a mi padre.

Recuérdele que ha quedado en pasar estos días con sus nietos.

No le va a pasar nada porque deje su vida de libertino un par de días.

No será fácil localizarle. Llámele al móvil.

Le recuerdo que la última vez que perdió el móvil don Nicolás...

..fue en un bar de copas de dudosa reputación.

Le he pedido que le localice, ahórrese decirme dónde.Sí, señor.

Otra cosa,... Sí, señor.

Por favor, vigile que no beba, ni fume.

Lo intentaré.

Ah, se me olvidaba. ¿Si aparece alguna candidata a niñera?

La encierra en la bodega y no la deja escapar.¿Cómo?

Es una broma.Perdone, como es tan poco habitual que el señor bromee.

Tome sus datos. Ya le haré una entrevista.Bien, señor.

Mi niña. Hola, preciosa.

Dame un beso.

No se preocupe, señor. Seguro que algún día de éstos volverá a hablar.

Dios te oiga, Bruno, Dios te oiga.

¿Una familia tú y yo? Venga, churri, por favor.Lo ves.

Si es que no vamos a ninguna parte.

Tony, ¿por qué no podemos tener un niño?Pues, porque no, Ana.

A ver qué se le va a ocurrir al niño hacernos, ¿eh?

Es que estoy harta de este curro, Tony,...

...quiero aspirar a ser algo más. Pero si sólo sabes hacer esto.

Sabes lo que te digo. ¿Qué?

Me voy a buscar otro curre,...

..y te voy a demostrar que sé hacer muchas otras cosas más.

¿Y quién te va a buscar ese curre? ¿Eh, quién? ¡Ana!

Están muy bien sus referencias. Gracias. Lo sé.

Si me permite, tendría que hacerle algunas preguntas...

..son necesarias. Puede preguntar lo que desee.

¿Qué pasa por ahí?

¿Se puede sabe qué pasa, Bruno? Eso me gustaría a mí saber.

-Nada, tronco, sólo estamos de "marcuchi".¿De "marcuchi"?

Bruno, marchuqui, jugando. Quiere decir que estamos jugando.

¡Estáis bajo sospecha! Que lo sepáis.

No, no fumo.

Una copa de vez en cuando sí tomará. Detesto el alcohol.

Pues por mí está todo correcto.

Le advierto que soy muy estricta con las normas.

Ya sé que ese tipo de educación no está de moda ahora.

Algunos padres se molestan, porque a veces, soy algo dura.

Yo estoy de acuerdo con ese método. No tendrá problema en aplicarlo.

Entonces ya va siendo hora de que me presente a sus hijos.

Chicos, es necesario asegurarnos bien, ¿vale?

Celia, entra tú y le dices...

-¿El qué? -Tú, díselo.

¿Qué le has dicho? -Lo que a ti no te importa.

Ahora todos al jardín,... y disimulando. Venga.

Corred.

Hola. ¿Cómo te llamas?

-Déjate de tonterías....

Sólo te advierto de lo que sucede en esta casa.-¿Hay fantasmas?

¡Quedas advertida!

Bruno, por favor. Sí, señor.

Localiza a los niños y que vengan al salón.¿Tenemos niñera, señor?

Eso parece.

Es increíble.

Ya le he dicho que eran siete. Ya sabe a lo que me refiero.

¡No sé cómo no le da vergüenza!

¡Pero....!

Salga inmediatamente de mi casa. No, no, se equivoca.

Bruno, acompañe a la señora a la puerta, por favor.

Disculpe, se le olvida su preservativo castigador.

-¿Qué es eso de castigador? ¡Nada!

¡Qué lástima con la ilusión que nos hacía la nueva niñera!

No os preocupéis que ya encontraremos otra,...

..cueste lo que cueste.

A estudiar.

¿Y tú?

Ya ves. Ya ves, ¡qué?

A estudiar.¿Por qué? Porque sí. Hala.¡Siempre igual!

Y usted, Bruno. Iba a la cocina.

¡A estudiar!

Graduada, ¿en qué?

Sharon, bonita, lo único que tengo graduadas son las lentillas.Bueno..

Pues, entonces, 5 años de ballet clásico y...

..diferentes "currelos" relacionados con el mundo de la estética.

¿De quién hablas? De ti.

En estas cosas siempre hay que meter alguna mentirijilla.

¡Lo hace todo el mundo! No te agobies y firma aquí.

Vale. Me voy a entregarlo, ¿eh? Va.

Te llamas igual que yo, tía.

¡Hala, cómo te pasas!

"La London pedagogy school".

Master en psicopedagogía por la Universidad de... ¿qué pone?

"Geneve".

Ginebra.

Tú también estás exagerando, ¿no? Al menos lo mío es más creíble.

Oye, ¿Universidad de Ginebra? En serio existe eso.

Qué os enseñan a hacer, ¿cubatas? Soy una educadora cualificada.

¡Vamos que me estaba proponiendo un tío, el muy cerdo!

Colega. Oye, que es para hoy. -¿Qué desea?

-Déjalo ahí mismo, que ahora le avisamos.

¡Va listo si cree que me voy a poner si me llama!Teléfono.

¡Pablo? Sí.

¿Qué niñera? ¿Ayer?

Bueno, tranqui, no se agobie. Ahora mismo le enviamos una.

Teléfono.Sí, dígame. ¡Pablo! Pablo, cariño.

Tenía tantas ganas de hablar contigo.

¡Oye, qué pasa con lo nuestro! No tenemos todo el día.

Un segundo. ¿Cómo se llama? -Ana.

¡Corra, que la están esperando! -Ay, gracias. "De abuti".

¡Sí, Pablo! ¿Pablo?

Ese idiota de Tony se va a enterar. Que no iba a encontrar curre, ¿eh?

Cariño, mucha suerte...

¡"Eso es un cuerpo y no el de la Guardia Civil"!¡Oléééé!

Oye, ¿qué dirección es ésta? A ver,...

..pero si es un barrio de altura. Puerta de Hierro.

Y si me toca bailar para un tío calvo, forrado,...

..que se enamora de mí y que no le tengo que mantener como al Tony...

¿Ya estamos? ¿Ya te has visto otra vez "Pretty Woman"?

Acuérdate de lo que le pasó a Vanesa...¿El qué?

Pues el constructor, ese viejo, que le dio un infarto en pleno baile.

¿Y qué hizo?Menuda es la Vanesa. Llamó al SAMUR y le salvó la vida.

¡Uy, qué maja! Sí, qué maja.

Seguro que tengo la suerte de que me toca un carcamal, tía.

Pues sí, "pa qué te voy a engañar". ¡Taxi!

Hola. Buenos días. ¿Qué quería?

Me envían los de la agencia. Ah, ¿eres la nueva?Sí.

Pues, pasa, pasa. ¡Menuda choza! ¿No?

Pues sí, hay quien puede.

Oye, son siete. Te lo digo para que te vayas haciendo la idea.

Siete. Tampoco son tantos, ¿no?

Mira. Me gusta, oye.

Te voy a hacer una advertencia. A Bruno, ni tocarlo, es mío.

¿Bruno?Propiedad privada. Mira, bonita,...

..yo ni los toco, ni me tocan. Eso es innegociable.

Me dejas más tranquila. Bruno.

¿Deseaba algo? Es la nueva.

¿La han enviado de la agencia? Sí. Si decían que era urgente.

Sí, sí, claro. Espere unos instantes en la biblioteca...

..voy a avisar al padre del señor. Al fondo.Gracias.

Buenos días.Buenas. Mi hijo no está...

..pero me ha encargado del asunto. Trae referencias. ¡Cerrado!

¿Referencias? Ah, se refiere a mis medidas.

90, 60, 90... No, no, nada de medidas,...

..que por otra parte considero que son espléndidas.

Quiero decir que si trae cartas de recomendación...

..de otros sitios donde haya trabajado.Bueno, no lo llevo encima

Pero, ahora llamo a Chicago y le mandan una.¡Chicago!

¿Ha estado usted trabajando en Chicago?¡Tres años!

¿Lo conoce?Por supuesto. Y me encanta.¡Me imagino!

No trabajaría para la mafia, ¿verdad? No, hombre, nada de eso.

A lo mejor me ha visto actuar. ¿Dónde?En el Chicago.

Bueno, aquello es muy grande. ¡Qué va, pero si es un cuchitril!

Seguro que me ha visto en alguna representación.¿Con los niños?

¿Qué niños?Pero, ¿usted no tiene experiencia con niños?¿Bailando?

Supongo que alguna otra cosa hará con ellos aparte de bailar.

Oiga,...oiga, señor,...

..me parece que hay una equivocación Esos espectáculos no los hago.

¿Dónde habrá puesto las llaves? ¿De qué estábamos hablando?

Ah, sí, de los niños. Entonces, le gustarán los críos, ¿no?

Lo siento. Yo no estoy interesada en este trabajo.

Si aún no hemos hablado de las condiciones.¿Qué condiciones?

Es que además le voy a denunciar en la primera comisaría.

Pero, ¿yo qué he hecho? Si yo sólo quiero fumar.

Don Nicolás, le llama su hijo. ¿Le paso aquí la comunicación...

..o prefiere hablar fuera? Prefiero hablar fuera.

Un segundo, por favor. Pero, oiga, señor....

¡Yo me largo de aquí! ¡Qué casa de locos!

Hola.

¿Tú quién eres? ¿Cómo te llamas?

¿Te ha comido la lengua el gato?

¿No me vas a decir cómo te llamas?

Oye, una cosa, ¿de qué va esto? ¿Te tratan bien aquí, corazón?

¿Y ése que acaba de salir es tu abuelo?

¿Sí? No entiendo nada.

¿Me vas a decir cómo te llamas? ¿Noooo?

Vamos a jugar un juego, ¿vale?

Tú tienes que hacer gestos, y yo tengo que adivinar tu nombre.

Venga, empieza. O pierdes, tú sabrás.

Tienes un nombre muy grande.

¿No es grande? Te llamas....Sol.

¿Luna? Anda, dame más pistas.

No parece una niñera. -Pues es una niñera.

Sí, ésa va de coleguita, pero en cuanto te descuides...

..te esposa en la cama para que no te escapes.-¿De verdad? ¡Mola!

Pues Lucía parece que se lo está pasando en grande. -Es muy lista,...

..pero nosotros lo somos más.

Te llamas....ventana.

Ah, luz.

¡Lucía!

Lo sabía que lo iba a adivinar. Un besito, Lucía.

Veo que mi nieta se lleva bien con usted.

Se ve que es una gran profesional. Nunca juega con nadie.

Es un cielo de criatura. De mayor va a volver locos a los tíos...

A los tíos, a los abuelos,.. a toda la familia.

Usted tampoco se queda manca. A ver, un momento,...

..usted, ¿me está ofreciendo el trabajo de niñera?

Pero, ¿no se lo han explicado en la agencia?Ha habido una confusión.

¿Ha habido una confusión? ¿Qué confusión?

No sé, parece que no le interesa el empleo.

Pero si me encantan los enanos. Ya.

Pero, así, sin referencias, sin conocer su pasado, ni un currículum.

¿No le ha mandado nada la agencia? No.

Pues, mire, estoy graduada por la "London Piojodogi"...

..y tengo un máster en "ginebras educativas" conjonu...quiero decir...

..estupendas.

¿Idiomas?Me entiendo divinamente con todo el mundo.

Quizá sea mejor que venga cuando esté mi hijo en casa.

Tráigase las referencias y el currículum,...

..ah, y el certificado en "piojodos".

Perdone, señor, perdone. ¿Me permite un momento?

¿Buscaba esto?¿Esto se lo enseñaron en la Universidad de Ginebra?

No. Esto, señor, me lo enseñaron en la universidad de la calle.

¿No sabes lo aburridas que son esas familias?

Nunca bailan, nunca alzan la voz, te llaman de usted.

Comen con 10 cubiertos, ¡pero, si están locos!

Si vieras qué carita tenía la niña.

¿Sabes que no habla conmigo por timidez? Yo era igual de pequeña.

Para esa gente reírse es de mala educación.

Siempre con una cara de mala leche.

Ana, tú no vas a durar ahí ni dos minutos.

En cuanto te vean cómo andas, te echan.Pero, Sharon, ¿cómo ando?

Como ando, normal, ¡como todo dios!

Esa gente, fíjate tú bien, camina pisando huevos.

No mueven jamás el esqueleto. Son unas escobas.

Ríete, pero no sabes en dónde te metes.

Esas casas son peninteciarías. ¿Eeeeh?

Sharon, por favor, ayúdame. Tú tuviste un novio muy fino.

Lo que me imaginaba. Tú estás "chalá" perdida, Ana.

Está bien, de acuerdo. Primera regla, nada de mascar chicle.

¡Si me lo acabo de meter! ¡Escúpelo!

Y pide siempre té, el té es como más fino.

Eso es asqueroso, lo odio. Pues ahora te encanta.

¿Las referencias?Me las hace el que falsifica lo de las dominicanas...

¿Y cómo vas a ir vestida? No tienes vestuario para esto.

Pues, la entrevista es mañana, domingo,...

..son las tres y cuarto de la mañana... ¿qué hago?

Esto te lo arreglo yo en un pis-pas.

No.¡Sí!

Pero, Sharon, ¿tú estás loca? Esto.

¿Ése? Pero si ése es de actuación. Ana, no tenemos otro.

Y disculpa, que me voy a bailar.

Señorita, por favor.

¿Desea tomar algo mientras baja el señor?Un té, por favor.

Un té. Muy bien.

Ana, tienes que creerte el papel. Eres una niñera seria,...

..responsable. ¡Eres una profesional!

Señorita, su té. Muchísimas gracias.

¿No está bueno? Odio el té.

¿Y por qué lo ha pedido?

¿Y a usted qué le importa? Bueno, cada una tiene sus manías.

He visto pasar muchas niñeras por esta casa...¿Ah, sí?

Y ninguna se parecía a usted.

¿Es un piropo, o es otra cosa?

Tú no eres una niñera, ¿verdad?

El jefe no sabe nada de la calle, yo sí.

A él le podrás engañar, a mí, no.

Bruno, ¿verdad? ¿Por qué no te metes en tus asuntos?

¿Eres una timadora? ¿Una ladrona? Estás exagerando, ¿no crees?

Mira, yo necesito este curre. Y sé que lo puedo hacer, ¿vale?

Soy una tía legal, te lo juro.

Esos niños son como de mi familia, ¿te enteras?

Y serán como de la mía si consigo este trabajo.

Por favor, no digas nada, y te demostraré que te equivocas.

¿Tan mal andas de dinero? Qué va.

En mi curre actual gano el doble que tú.

Tú misma te vas a delatar. No te hará falta mi ayuda.

Eso lo veremos.

No vas a durar ni una semana. ¿Qué te apuestas?

¡Ay!¡Ay, Dios mío! Lo siento, por favor, túmbese.

Túmbese que le va a sangrar la nariz.

La cabeza para atrás. Levante la mano.

Lo siento, de verdad. No, nada, no se preocupe.

¿Le duele?No. Fernando Hidalgo. Ana.

Siéntese, por favor.

He leído sus informes, y son buenos.Muchísimas gracias.

He dedicado mi vida a cuidar a niños.

(Si, a niños mayores de 18 años).

Señor, el café. Muchas gracias.

A usted le he traído otro té, que sé que le gusta.Muy amable.

Ésta es una familia numerosa, son 7 niños.¡Siete!

Ya sé que esto asusta un poco... No, no,...

Qué casualidad, don Fernando, siete es mi número favorito.

¿No cree que tantos niños afectará a la calidad de su trabajo?

No, no, es una cifra perfecta. 3 + 4, ó 4 + 3, ¿me sigue?

Si es uno, muy mal, muy mimado.

Si son dos, uno se pelea con el otro...

Tres, es lo peor. Porque siempre hay uno que se queda descolgado.

Cuatro, es horroroso, porque se alían, ¿no?

Cinco, es un desastre, el 5 siempre rarito, y no se puede remediar.

Seis, podría ser. Pero volvemos a correr el riesgo de los grupos.

Pero, siete, ¡siete es la cifra perfecta!

Nunca lo había visto bajo esa perspectiva.

Me alegra saber que es una persona positiva.

A mí me alegra que a usted le guste lo que me gusta...

¿Usted fuma? No, no, no...

¿Bebe? Eso sí que no.

Y, ¿cuándo podría empezar? Hoy mismo.

Pero, aún no hemos hablado de dinero.

Seguro que eso no será ningún problema.

¿Todo bien, entonces? Eso parece.

No se puede meter nada, ¡está lleno!

¿Me permite un momento?

Amalia, hazme un favor, dile a tus hermanos que vengan.Sí, papá.

La cagamos, ya no podemos hacer lo del bolso.

Va siendo hora de que conozca a mi familia.Estoy deseándolo.

Será de su agrado, seguro. ¿Me acompaña, por favor?

No, muchísimas gracias. Prefiero esperarle aquí.

Bien. Les haré venir.

Veo que no ha desaprovechado el tiempo con el señor.

No es lo que tú crees.Así, me extraña que te falte trabajo.

El problema es...Te aviso, conmigo eso no te va a servir.

Te voy a vigilar de cerca. No te voy a quitar el ojo de encima.

No te preocupes, estoy acostumbrada a que no me quiten el ojo de encima.

Hemos tenido suerte, y por fin creo que tenemos...

Pero papá no es nada justo... ¡No hay pero que valga!

Es el deseo de vuestro padre que hace lo que cree mejor para vosotros

¡Pero, papá! Os orientará en los estudios...

..os aconsejará sobre ciertas cosas de la vida.

Se la ve una persona muy preparada.

Ana, deja de soñar, y lárgate al "Chicago". Hola.

Tía, ¿tú sabes dónde te metes? No, pero empiezo a imaginármelo.

Somos inaguantables. No hay niñera que nos soporte.

Estoy acostumbrada a tratar con tipos más inaguantables que vosotros

Lo hemos hecho por tu bien. Quiero que sepas algo.

¿En serio? ¡No me lo puedo creer! ¿De verdad?

¡En esta casa están "piraos"!

Una niñera nunca sustituirá a mamá. Nadie pretende sustituir a mamá.

¿Y si no nos gusta? ¡No os gusta ninguna niñera!

Y aquí el que toma las decisiones soy yo.

Sólo os pido que la dejéis trabajar. Ahora portaos como os he enseñado.

Mira, papá, yo...

Carolina, basta.

Mire, señor, yo le quería decir algo...¿Sí?

Hola.

Nada, que estoy emocionada de estar con todos ustedes.

Me alegra oír eso. Ésta es toda la familia.

Lucía es la más pequeña, tiene un problema...

Lucía no tiene ningún problema. Ya nos conocemos, ¿verdad?

Desde que murió su madre no ha dicho ni una palabra.Ya lo hará.

Ya largará todo lo que quiera. Yo no sería tan optimista.

Los médicos que la tratan nunca han dicho que tuviera fácil solución.

No he dicho que sea fácil, sino que no hay que dramatizar.

Cuando la colegui quiera, hablará. ¿La colegui?

Señor, yo tengo mis métodos, si no funcionan puede despedirme,...

..pero si funcionan, le ruego que no se meta en mi trabajo.

Me gusta la gente capaz de defender lo que cree.

Espero que sepa inculcar esos valores a mis hijos.No lo dude.

Discúlpeme. Dime, Rosaura... ¿Cuándo? ¿Hoy?

Búsqueme una suite en el hotel de siempre.

¿A cuánto ha dicho que estaba la cotización?

Bien, están en sus manos. ¿Ya?

Lo siento, tengo mucho trabajo. Adiós.

Señor...

Yo soy Guillermo. Yo soy Alejandro.

¿Sabéis que en mi barrio había unos gemelos como vosotros?

Se intercambiaban para cambiarse las novias, ¿a que hacéis lo mismo?

Nosotros no tratamos con las niñas, son unas cursis.

-No tienen ni dos hostias. Eh, afina tu lengua, pringao.

A ver si un día una tía de estas que no tiene ni dos "hos"...

..te da una buena paliza.

¿Y tú eres?Celia.¿Sabes lo que significa lo que me has dicho antes?

Ni idea.No se dice "sadocatecismo", se dice sadomasoquismo.

¿Y qué es eso?Algo que no tiene ninguna importancia.

¿Tú eres?Amalia. Y él es Nando.

Hola, Nando. Pareces muy responsable, ¿no?Sí.

¿Y tú debes de ser la mayor?

Hola.Hola. ¿Cómo te llamas?Carolina.

Yo me llamo Ana, e intentaré acordarme de vuestros nombres.

El señor me ha pedido que le enseñe su habitación.

¿Nos podemos ir? Supongo que sí. Sí.

Me encanta, me encanta. ¿Es para mí sola?

¡Qué remedio! ¡Mola, mola, mola!

¿Se puede saber a qué te dedicabas antes de ser...

..una falsa niñera? Profesora de baile clásico.

Ya. Y yo capitán de barco.

¡Pingüino seboso! Te he oído.

Sharon no te lo vas a creer, 10 cuartos de baño.

¡Diez? ¡Oy, lo que deben de cagar en esa casa!

Qué vulgar, tía.

Desde que te codeas con la jet no se te puede decir nada.

Hay un mayordomo también.¿No? Creía que era sólo en las películas.

Seguro que es un asesino, todos los mayordomos son los asesinos.

De éste no me extrañaría nada.

¿Y los niños?Sabes que tengo debilidad por los niños.Yo también.

Me refiero a los niños de verdad.

Y el viudo, ¿está bueno, o no? Siempre estás pensando en lo mismo.

Si es calvorota. Eso sí, tiene que funcionar, tiene 7 hijos.

Oye, necesito un favor enorme. Envíame en un taxi, ropa...

..como tipo monjil, que no puedo ir todo el día con este traje.

Luego te llamo.

El señor me ha dicho que puede empezar...

..ayudando a los chicos en sus estudios.

De 5 a 7 estudian todos los días en la biblioteca.Si es domingo.

En esta casa existe poca diferencia entre un domingo y un lunes.

¿Les vas a ayudar?¿Yo? Eso he dicho.Pero,...me...

¿Qué?¿Me van a preguntar cosas de "geográfica, mates, histórica"...

Evidentemente. ¡Ay, la hemos "cagao"!

¿Si quieres llamo a un taxi? Te sacará de aquí en unos minutos.

Ya le contaré yo al señor alguna historia.

Tú crees que no lo voy a conseguir, ¿verdad?

¿Crees que me voy a hundir por unas preguntas de mates, y cosas de ésas?

Estoy plenamente convencido.

Pues te equivocas. No conoces a Ana.

Ni tengo ningún interés en conocerla.

No puedo.

Lo sabía. Necesito ayuda, Bruno.

Yo no soy un impostor. Que cada palo aguante su vela.

Ya, pero necesito este trabajo de verdad.

Eres una mujer de recursos, seguro que encuentras algo.

¿Tienes familia? Todos tenemos familia.

No, todos no. Yo creí en un orfanato No sé lo que es una familia.

Ahora tenía la oportunidad, y se va a ir todo a la mierda.

¡Déjalo, no lo entenderías! Será mejor que no cruce esa puerta.

¿Qué les voy a enseñar? Si no sé nada. ¿Me llamas a un taxi?

Mira, mis padres eran analfabetos y sin embargo...

..creo que me han dado la mejor educación que pueden dar unos padres

Anda, entra ahí, y enséñales lo que puedas, lo que sepas de la vida.

Ellos sabrán agradecértelo.

Por favor.

¿Qué tal, colegas? -Hola. -Hola.

¿Cómo van los deberes? ¿Difíciles?

Ruido.

Ruido.

¿Quién ha sido? He dicho, ¿que quién ha sido?

Quién ha sido, he dicho.

¿Te parece bien lo que has hecho? No, señorita, "sorri".

Ven aquí, ponte ahí.

Escúchame, la próxima vez que hagas una broma, hazla como Dios manda.

Ahora, siéntate. Ruido.

Ha "molao", ¿eh?

Ana, espero que además de ser experta en bromas...

..sepas hacer otras cosas, como un logaritmo.

Por supuesto.

¿Qué era, un avestruz o un mamífero?

Hola, pequeñina. ¿Qué pasa, no tienes sueño?

Bueno, a ver. ¿Quieres que te cuente un cuento?

¿El de Caperucita? Bien.

Había una vez una niña, no tan bonita como tú,...

..era feúcha y gordita, y todos se metían con ella.

Y un día se fue al bosque a ver a su abuelita.

Y en el bosque, que era muy grande, apareció un lobo.

Pero el lobo iba, así, como de tío legal, ¿sabes?

Y le dije que era muy guapa, y que la convertiría en actriz.

Y que haría una peli con Javier Bardem, ¿sabes tú quién es?

No sabes lo que te pierdes, corazón.

Oye, esto no es profesional. -¿Qué no es profesional?

El dejarme colgado. Yo siempre trabajo con profesionales,...

..así que, cuando veas a Ana la dices que no la represento más.

¡Ay, pobrecita! Lo que va a sufrir cuando se entere. -¿Dónde está?

En un sitio donde ni tú ni yo estaremos jamás. -¡En Hollywood!

¡Lo sabía, ha triunfado! -Tony, que no hace falta irse tan lejos.

Pues yo necesito hablar con ella. -Qué, ¿ya estás "canino"? -Pues no.

Mira, su dirección está a buen recaudo, lejos de las rapiñas.

Voy a llamarla. -Te aviso que no va a atender a tus llamadas.

Bueno, pues dame la dirección. Necesito verla.

A ver si ahora se va a olvidar de todo lo que he hecho por ella.

Claro, cómo se va a olvidar del tipo que la deja siempre sin dinero.

Te llama un tal Rodrigo. -Vaya, el constructor.

"El misterio de los logaritmos".

"Psicología y pedagogía aplicadas".

Anita...

..es hora de levantarse. Venga.

Ana, te tienes que despertar. Venga.

¡Anita! ¡Ana!

Al escenario, voy. ¿El escenario?

¿Qué pasa?Que son las 8, y ya están desayunando los niños.

Pero, ¿cómo desayunan tan pronto?

Buenos días, niños. (Todos:) Hola, Ana.

¿Todo bien? De "abuten".

Nando, ese logaritmo que dudabas ayer era "neperiano o decimal"?

Decimal, creo.Pues está mal, deberías consultarlo con tu profe.

Y vosotros, acabaos la tostada antes de levantaros.

Esa tostada es de Álex. -No, es de Guille.

Esta tostada será de quien sea. Pero quiero ver, ahora mismo,...

..como tú, Guille, te comes al mitad, y tú, Álex, la otra mitad.

¿Cómo sabes que yo soy Guille, tía lista?Ahora lo sé, tío listo.

¡Sí? Buenos días.

Soy Alexia Vázquez de Castro. El señor me avisó que vendría.

He de recoger unos papeles. Me ha dicho estarían en su mesa.

Por aquí, por favor.

Buenos días. Buenos días.

No sabía que Fernando tuviera una novia.No, es la niñera.

¡Ah, claro!

Cuando haya encontrado lo que busca, tenga la amabilidad de avisarme.

¿Desea tomar algo? Un té, por favor.Bien.

Ay, perdone. Estoy buscando la tortuguita de Lucía.

Ya sabe cómo son los niños. Ahí está.

¿Buscabas algo? La tortuguita de Lucía.

¡Ay, qué desastre! Por favor, por favor.

Dios mío, lo siento. Lo siento.

No me toque usted, por favor.

Tengo una reunión en media hora, y mire cómo me ha puesto.

Lo siento, de verdad. Mira, tengo una cosa milagrosa.

Es un quitamanchas que lo quita todo Pero, ¿no es la niñera?Sí.

Pues deje de tutearme, y váyase a cuidar niños, por favor.

Buenos días. Buenos días, don Nicolás.

Veo que conseguiste el empleo. Lo difícil va a ser mantenerlo.

¡Y a esto lo llaman café?

¿Y mi hijo? ¿Sigue de viaje? ¿Tan atareado como siempre?Sí...

Le obsesiona su trabajo. Y es incapaz de relacionarse con sus hijos.

¡Tenga paciencia!

Yo también era como él, hasta que un día dije, ¡se acabó!

¡La vida son dos días! Y hay que disfrutarla con los que se quiere.

Puerta.Tiene toda la razón. Perdón, voy a abrir.

Aquí está tu hombre. ¡Mierda!

Sssssh, cállate.

¿Qué haces aquí? No me empujes.¡Vaya choza!

La pasta que se tienen que gastar sólo limpiando suelos.

Tony, deja esto, ¡hombre! Tranquila, ¿eh?

Soy el gran Tony, y nadie me falta al respeto.

¡Y no le deja colgado nadie! Cosa que tú has hecho.

Tony, por Dios, escúchame. Ni Tony ni leches.

No deberías estar aquí. Todos los actores sois iguales.

Igual que Antonio, le descubro, y si te he visto, no me acuerdo.

Vaya panda de desagradecidos. Tony, yo no he triunfado...

¡Tony, déjame en paz! Te estoy hablando en serio.Vale.

Tony, yo sólo he cambiado de profesión.

Pues, como tu agente, me corresponde el 15% de tu salario.

Vale, te doy lo que te dé la gana. Pero, por favor, vete, ¡vete!

¿Que me vaya? Sí.

Un momento, antes, ¿qué se cuece en esta casa?

Qué hay, ¿un casino clandestino? ¿Un prostíbulo?

Coño, Ana, dime algo. Tony, mi vida,...

..no es nada de lo que tu enfermiza cabeza piensa.Ya caigo.

Un magnate que te ha visto bailar en el club.

Se ha encaprichado contigo, y quiere que bailes sólo para él.

Muy bien, me lo dices, y yo negocio, mi vida. ¿Cuánto te paga?

¡Seguro que te está pagando la mitad de lo que debe!¡Cállate!

¡Y ahora te largas, venga! Pero, ¿cuánto te paga?

Tony, por favor...Estás preciosa. ¡Déjame en paz!

Un momento.Me da igual, ya he roto nuestro acuerdo.

No sé qué acuerdo es, pero se acabó. ¿Me vas a hacer a mí eso?Sí.

Pero, ¿de verdad? ¡Tony!

Mi pequeña Lucía quiere hablar. Contar sus cosas, cantar,...

..decir palabrotas. Queremos escuchar tu voz.

Seguro que es preciosa.

Buenas noches, mi niña.

Hola. Hola, Carolina.

¿Te vas a la cama?No. Antes quería hablar contigo.

Sé que eres una prostituta y que trabajas en un club.

¿Quién te ha dicho eso? Oí tu conversación con ese tipo.

¿Sabes que es de mala educación escuchar conversaciones ajenas?

Peor es mentir como tú mientes, ¿no? Carolina, yo no soy una prostituta,-

..jamás me acostaría con un hombre por dinero.

Y sí, es verdad que trabajo en un club pero haciendo strip-tease.

Hay otros que venden armas, otros trafican con drogas, que es peor...

Y si te digo la verdad, me encanta bailar.

Mi padre llega esta noche, se lo voy a decir.

No hace falta que se lo digas, se lo diré yo.

Un sueño es un sueño, ¿no? Por mucho que nos empeñemos en lo contrario.

Te ruego que no vuelvas a entrar en la habitación de mis hermanos.

Muy bien. Te pido un favor.

No le digas lo que sabes. Yo mañana me habré ido,...

..no quiero que piensen que les engañé.

Mola mogollón esta niñera, ¿verdad? -No lo digas tan fuerte,...

..como se entere Carolina te corta el pescuezo.

-Yo no quiero que se vaya. -Ni yo, tampoco.

-Guillermo es idiota, el otro día me quitó el balón...

-Y a mí me quitó mi muñeca...

¿Qué hacéis todavía despiertas? -Qué susto, tía,...

..pensábamos que eras Ana. -¿Ha venido?-No, y es raro.

Viene todas las noches a darnos un beso.

-Yo ya soy mayor para que me den las buenas noches.

-Qué morro tienes, tía, si el otro día te hiciste la dormida.

-Anda, cállate, enana.

-¿Queréis parar ya?

-Yo nunca me he divertido tanto mientras hacía los deberes.

-Mola un mogollón Ana, ¿verdad? -Sí, claro, mola. Buenas noches.

"Papá, cuando llegues necesito hablar contigo".

"Es en referencia a la nueva niñera. Es importante". ¡Ya empezamos!

¡Papá! ¡Joder, hijo, qué susto!

Sabes que el médico te ha prohibido el alcohol.

Me ha prohibido todo lo que me gusta.

Un día me va a prohibir vivir. Son las 12 de la noche,...

..no creo que sea la hora apropiada para discutir sobre este tema.

Estoy de acuerdo.

¿Y la niñera? Carolina me ha dejado una nota.

Está muy preocupada con la niñera. Debe ser algo serio.

Si quieres saber mi opinión...

..esa chica es la mejor de las niñeras que hemos tenido.

Es estupenda. ¡En todos los sentidos!

No creo que tu opinión sea la más fiable.

Tú sabrás lo que haces.

"Mi niña, no puedo quedarme con vosotros. Te quiero mucho. Ana".

Ana.

¡Anaaaa!

¡Anaaaa!

¡Anaaaa!

¡Anaaa! ¡Ana!

¡Ana!

¡Está hablando! ¡Está hablando!

¡Anaaaa!

¿Dónde está Ana?

Se ha ido, y no creo que vuelva. (Todos:) ¿Por qué?

Hay que encontrarla como sea. ¿De acuerdo?

Creo que deberías saber algo, antes de intentar encontrarla.

¿Qué ha pasado con Ana, Carolina? ¿Qué tienes que decirme?

Papá, Ana...Ana es...

¿Sí?

Es extraordinaria.

-¡Ana!

Hay que encontrarla.

¡Como sea!

¿Qué es lo que baila Ana...

..que hasta los muertos le tienen gana?

¿Qué es lo que baila Ana...

..que todo el mundo se pide un turno?

El Papa se lo consulta al Dalai-Lama.

El reportero de "El mundo" al del "Semana".

Y el pijo del cochecito cupé...

..a los que ligan a pie.

¡Por la cara!

¿Qué es lo que baila Ana?

Ana y los 7 - Así comenzó todo - Ver ahora

Los misterios de Laura

Los misterios de Laura es una serie que cuenta la historia de Laura Lebrel, que tiene que compatibilizar sus labores de esposa, ama de casa y madre de dos gemelos de cinco años con su trabajo como inspectora de policía. Pero no es una inspectora al uso, no se basa en pruebas científicas ni controla el análisis psicológico. Descubre cómo resuelve sus casos con todos los capítulos gratis y online en RTVE.es.

Para todos los públicos Los misterios de Laura - Laura y el misterio de la habitación cerrada
Transcripción completa

-¿Dónde está el fiambre?

-No sé cuántas veces se lo tengo que repetir, no está aquí.

-¿Cómo sé yo que no está detrás de esa puerta?

-Porque, entonces, estaría mintiendo...

...y yo no miento con esas cosas. -Tal y como yo lo veo,...

...sólo hay dos opciones: o alguien lo levantó...

...o nunca llegó a salir de aquí. -Usted lo vio ayer, estaba aquí...

...y usted fue la última en irse. -Y la primera en llegar hoy.

Por eso estoy segura de que tiene que estar aquí, en algún lado.

-¿Qué gano yo con esconderlo? -Un buen negocio.

-Señora, ya me estoy hartando.

El fiambre era su responsabilidad. Si ha desaparecido, es cosa suya.

Yo no soy un criminal. -Y yo le digo que en mi casa...

...saqué los filetes, el lomo y el salchichón y el fiambre no estaba.

-Pues se le habrá caído. -Ayer pagué 4,90 por el fiambre...

...y de aquí salgo o con el fiambre o con los 4,90.

-Señora, hay gente esperando. -Y yo tengo toda la mañana...

...para espantarle la clientela, así que usted verá.

-Sin el recibo no puedo hacer nada.

-Aquí tiene. -Desde luego...

Hay gente con mucha cara en este mundo.

-Lo que hay es mucho sinvergüenza que nos toma...

...a los demás por idiotas.

Buenos días.

-Llegas tarde. -Gerardo, son las once.

He tenido que preparar la comida para mañana y decirle...

...a una vecina que se quede con los niños.

-Deberías volver con tu marido, así alguien te ayudaría en casa.

-¿Me has hecho venir para decirme lo de siempre?

-Te he llamado para que me ayudes a evitar un asesinato.

Emilio Ruiz ha estado recibiendo amenazas de muerte durante...

...los dos últimos meses. Mañana recibe el premio de empresario...

...del año y los anónimos dicen que no lo recogerá.

Éste es el último. Llegó esta mañana.

-¿Y yo qué pinto?

Tienes a mucha gente más preparada para esto de las vigilancias.

-Este hombre es amigo del concejal de seguridad.

-Ah, y quieres quedar bien con el ayuntamiento.

-Quiero que vean que mis mejores agentes están...

...en los casos más importantes, listilla.

-Este hombre no habrá querido ir a un piso protegido...

...con esta casita. -Da una cena y no ha querido...

...suspenderla. Tan sólo ha reducido el número de invitados.

Buenas noches. -Hombre, jefe.

Llega a tiempo para la tarta de chocolate y tomar una copa.

-¿Chocolate?

-Señor Ruiz, le presento a la inspectora Laura Lebrel.

(Risas)

-Mucho gusto. -¿Lebrel? Qué graciosa.

Como los perrillos. (LADRA)

(RÍE)

-¿Le gusta el chocolate, inspectora?

-Comer es mi vicio, mi único vicio. Ojalá fuera el tabaco.

Moriría de cáncer de pulmón, pero, al menos, conservaría la línea.

-Tómese mi tarta, yo no puedo tomar dulce.

-Gracias. He venido sin cenar.

-Permítame que les presente. Mi hermano, Joaquín.

Mi abogado... y amigo, Juan Mata.

Esta preciosidad es mi mujer. -Encantada.

-Y mi socia, Inés.

-Como entre un solo policía más, empezaré a pensar...

...que están formando un equipo de fútbol.

-Creo que le están dando demasiada importancia a estas amenazas.

Todos los años recibimos anónimos: algún empleado despedido,...

...competidores amargados... -Gente con tiempo libre...

...y con ganas de tocar las narices.

-Con los sueldos que das, no sé cómo no recibes más amenazas.

-No soy el empresario del año por hacer obras de caridad,...

...sino por hacer crecer el negocio y alimentar a mi familia.

Incluso a los miembros más inútiles.

-Entiendo que no les preocupe, pero mi trabajo...

...es hacer todo lo contrario. -Pero tener a cinco agentes...

...rondando es excesivo, ¿no? -Harán su trabajo sin molestarles.

Créanme.

-¿A usted no le dan ningún premio?

No sé, siendo socios.

-Él es el de los aplausos,...

...yo sólo sirvo para trabajar.

-Por el trabajo y los aplausos.

-Y porque tengas salud para disfrutarlos.

Cariño, ¿qué te pasa? -¿No se encuentra bien?

-Sí. Es este maldito calor.

Tal vez sea mejor que me acueste.

Vosotros seguid, esto es una celebración, no un funeral.

-Espere, echaremos primero un vistazo a su habitación. Laura.

¡Laura!

-A lo mejor me pueden conseguir la receta de la tarta.

Está de vicio.

-Espérese aquí.

Vigila que todo esté en orden.

-Pido yo un crédito sobre este armario...

...y me deja la cuenta temblando.

No sé...

Mucho dinero, pero yo creo que esta gente, en el fondo,...

...tiene una vida asquerosa. -No lo sabe usted bien.

El dinero no da la felicidad.

Sólo te permite comprar maneras de aparentar que la tienes.

Hace un calor espantoso, ¿no creen? -Tengo a mis hombres alerta.

De toda maneras, la inspectora y yo montaremos guardia toda la noche.

-En breve empieza "Desheredada", mi serie favorita,...

...así que estaré entretenido. -No me lo puedo creer.

-¿Qué ocurre? -También es mi serie favorita.

La he dejado grabando esta noche. Seguro que la boda se cancela.

-Alguien tendrá que decirle a Kevin Felipe que Jessica del Carmen...

...quiere vengarse de él. -Si no hubiera tenido amnesia,..

...recordaría el accidente.

-Debemos dejarle descansar. -Sí.

-Como le he dicho, olvídese de las amenazas.

-Ojalá pudiera.

No dejo de pensar que si tuviera delante a esa persona,...

...le daría todo lo que tengo con tal de que me dejara en paz.

-Le vemos por la mañana. -Sí.

-Por cierto, cualquiera de mis hombres...

...le atenderá en lo que necesite, pero le dejo...

...mi número de móvil por si acaso.

Le dejamos el pestillo echado. Buenas noches.

-Yo, de ti, completaría los perfiles de esos cuatros.

Sobre todo, del de la mujer. No sería la primera...

...a la que le gustaría ver a su marido criando malvas.

(RÍE)

-¿Jacobo y tú habéis firmado ya los papeles del divorcio?

-Ojalá, así podría volver con mi vida.

-Ya. Si tantas ganas tienes de alejarte de él,...

...¿porque aún llevas eso?

-La costumbre.

-Espero que sepas lo que haces. Jacobo es un buen hombre...

...y un buen policía. -Sí, pero no un buen marido.

-Antes de hacer nada, deberías estar segura.

Cuando no esté, le echarás de menos. Sé de lo que hablo.

-Tenías que haber esperado un poco ante de volver al trabajo.

Haberte ido de vacaciones o... no sé, cualquier cosa.

-No. Este trabajo es lo único que me mantiene a flote.

Necesito hacer algo más, aparte de echarla de menos.

-Capitán, tiene que subir. -¿Qué ocurre?

-Hay movimientos, Ruiz no responde y la puerta está atrancada.

-Reviéntala.

¿Señor Ruiz?

-Todo estaba en calma, de pronto escuché un forcejeo,...

...como si hubiera dos personas.

-Está muerto. -Aquí no ha entrado nadie...

...y no me he movido de la puerta. -Las persianas sólo se abren...

...por dentro. El asesino debía estar aquí mientras hablábamos...

...con Ruiz. -Diría que ha podido entrar,...

...pero ¿cómo ha conseguido salir? -A todos los agentes,...

...establezcan un perímetro de seguridad. Suban enseguida.

-He oído...

Dios. -Es mejor que espere fuera.

Necesito que sellen la habitación. -¿Qué es todo este ruido?

-Blanca, es mejor que no lo vea. -Emilio.

Emilio.

(BLANCA LLORA)

-Blanca.

-¡Sois unos ineptos!

-Necesito que bajen todos al salón, por favor.

(BLANCA LLORA)

-¿Cómo ha podido pasar? -Aún es pronto para saber nada.

Mis agentes están registrando la casa. Daremos con el asesino.

-¿Y cómo saben que lo han matado? Ni siquiera había sangre,...

...podría haber sido un infarto. -Es cierto.

No podemos saberlo hasta ver el informe forense.

-Sí, luego nos vemos.

Blanca. Dios, es horrible.

Lo siento. -Gracias.

-¿Dónde estaba usted en el momento de la muerte?

-Estaba saliendo con mi coche, un agente me paró en la puerta.

-¿Y usted? -Me quedé a revisar unos papeles...

...de Emilio en la biblioteca. -¿Con la ventana abierta?

¿Durante la cena no tenía congestión?

-Sí, habré cogido frío. -A usted tampoco le dio tiempo...

...a ponerse el pijama. -Estaba en mi habitación...

...conectado a Internet. -Supongo que no habrá nadie...

...que pueda confirmarlo.

-¿Cree que uno de nosotros ha matado a mi marido?

-Sólo sé que ninguno estaba acompañado en el momento...

...de la muerte. Si confirmamos que ha sido un asesinato,...

...todos serán sospechosos.

Quiero que de esto te encargues tú, rápido y discretamente.

Necesitarás trabajar con alguien que sea de total confianza.

-Ya sabes que tengo a la persona adecuada.

-Veo que te gusta seguir a mujeres indefensas.

-Ahora mismo no me pareces muy indefensa.

-Me gusta tomar precauciones. -Pues te gastarás una pasta...

...en preservativos, lo digo por la cantidad de tíos...

...que entran en tu casa. -Me has estado siguiendo.

Pues si quieres lo mismo que mis clientes,...

...tendrás que pagar como los demás.

-No hay problema. Siempre y cuando no me drogues ni me robes...

...como a los demás. -¿Cómo sabes eso?

-Anda, bonita, acompáñame a comisaría.

-Joder. -Será mejor que no hables.

Si no, cuando lleguemos allí, no tendremos conversación.

-Espera, tal vez podamos arreglar esto de otra manera.

-Tal vez, pero me he dejado la cartera en casa.

Si aceptas tiques de comida...

-La tuya no es la única profesión en la que se usan esposas.

-Al menos pude llegar a móvil. -Si hubiese sido hombre,...

...¿le habrías metido mano? -Yo no le metí mano,...

...ella empezó a restregarse... -No no quiero detalles, Martín.

Esa cosa tuya con las mujeres te va a traer problemas...

...y a mí contigo. ¿Está el jefe? -Sí, está en la sala de reuniones.

¿Dicen que va a dimitir el jefe? Ya sabéis,...

...por la metedura de pata de ayer. -No fue una metedura de pata,...

...fue un asesinato. -Dile a esa gente que se meta...

...sus comentarios por el culo. -También dicen que eres...

...el candidato a ocupar su puesto. -Nadie ocupará el puesto del jefe.

-El jefe no se va a ir, ¿vale? -Vale. ¿Te lo vas a...? Nada.

-Aunque no me extrañaría, con lo de su mujer.

-Gerardo está perfectamente, ya está recuperado.

-Nadie lo estaría, sólo hace un mes que se murió.

-El jefe es más duro de lo que parece.

¿Algún enemigo, alguien de la competencia, un empleado despedido?

-Lo tienes todo en los informes si no te importa leértelos.

-Lydia, necesitas un novio que te quite esa mala leche.

-¿Cómo demonios pudo el asesino entrar y salir de la habitación?

-Parece "El cuarto amarillo". -¿El qué?

-Una novela. Una mujer es atacada en una habitación...

...de la que nadie ha entrado ni salido.

-¿Te tiras a una bibliotecaria? -No, compro ese papel higiénico...

...que va impreso, sólo puedo leer en el baño.

El asesino entró y esperó a Ruiz.

-Si se hubiese escondido, lo habríamos visto.

-Se armó bastante revuelo. Si el asesino estaba escondido,

pudo aprovechar la confusión para fingir que acababa de llegar.

-¿Qué hay de un enano? -Por favor.

-¿Un enano? -Un enano pudo esconderse,...

...matar a Ruiz y volver a esconderse.

-¿Sabemos cómo murió?

-No hay señales de arma blanca ni de veneno ni de asfixia.

-Un enano muy listo. En "Los crímenes de la calle Morgue"...

...el asesino era un mono. -Laura. Perdón.

¿Puedes salir un momento? -No descartaría...

...ninguna posibilidad. -Yo no descartaría...

...la posibilidad de que a tu cerebro no le llegue oxígeno.

-Parece que se está produciendo un 3-15 en la calle Montalbán 14.

-Mierda.

-Oí los gritos, pero no pude llegar a tiempo.

-¿Afectados? -Cuatro, unos más graves...

...que otros. -¿Y las familias?

-Ya están aquí y muy alteradas. -¿Y los demás?

-Supongo que aún con el miedo en el cuerpo.

-¿Los tiene encerrados? -Conseguimos acorralarlos,...

...pero no hemos podido cogerlos. No nos atrevemos a entrar.

-Será mejor que se aparte.

No quiero un movimiento, ni un solo gesto.

Hoy habéis hecho daño a mucha gente...

...y habéis agotado mi paciencia. Vais a pasar mucho tiempo...

...encerrados por lo que habéis hecho. ¿Me habéis entendido?

¿Me habéis entendido? (AMBOS) -Sí, mami.

-Es la tercera vez en este mes.

Los profesores no pueden con sus hijos.

-No se preocupe, hablaré seriamente con ellos.

-Lo siento, me veo obligado a expulsarlos.

-¿Cómo? No, por favor. -No veo otra alternativa.

Los demás padres están dispuestos a denunciar al colegio y a usted.

-Mi marido y yo nos estamos divorciando.

Tengo mucho trabajo, no puedo estar en casa con ellos.

-Tendrá que decidir cuál es su prioridad entonces,...

...o su trabajo o su familia.

-Vamos, vamos.

Respirad bien este oxígeno porque es el último aire libre...

...que disfrutaréis hasta los 30.

Un imprevisto en el colegio. (GRITAN) -¡Pizza!

-Luego te cuento, Martín.

Bueno, ¿qué pasa aquí? -¿Qué tal, cariño?

Se me ha ocurrido que os podía invitar a comer.

-Oye, a lavarse las manos primero. -Oye, ¿qué os digo siempre?

(AMBOS) -Que le demos la razón a mamá como a los locos.

-A lavarse las manos ya, hombre.

Estos críos... -Estos críos me van a matar.

Y tú con ellos. No me llames cariño y no actúes como si aún...

...vivieras aquí. -Me apetecía estar con ellos.

Y es lo menos que podía hacer después de tu llamada.

-Te podías haber ahorrado la pizza, parece que le estamos premiando...

...por lo que han hecho. -Dos colegios en un año, macho.

¿Han llamado los del privado? Pedimos la plaza hace cuatro meses.

-Mejor que no llamen. Es un colegio carísimo, Jacobo.

-Laura, creo que podría volver a casa, sólo por una temporada.

-No, esto ya está hablado. Vamos a firmar los papeles...

...del divorcio, ¿no? Ya está hablado.

-Trabajas 12 horas al día, es imposible que puedas ocuparte...

...de ellos tú sola. -Tú también eres policía.

-Pero mi comisaría está en esta calle, tú te tiras...

...dos horas para ir y volver. -Si entraran en este colegio,...

...los tendría cerquita. -¿Y si no los aceptan?

¿Cómo vas a cuidar de ellos?

(Timbre)

-No es momento. -Sólo traigo una carta...

...que me dejaron por error. -Gracias.

-Pero, Jacobo, qué sorpresa. -Está abierta.

-No sabes lo que se te echa de menos.

-Echas de menos las chapuzas. -No te digo que no,...

...no es fácil encontrar un hombre con tus manos.

-Es del colegio privado. -Algunas no lo aprecian.

-Nos citan para una entrevista antes de admitirlos. ¿Mañana?

Pero ¿esta carta? Hace tres semanas que la mandaron.

-Ni idea. Bueno, Jacobo, me alegro mucho de verte.

Bájate por el bar y charlamos. Cariño, te dejo.

Oye, ¿y esta falda? Te pones unas cosas de raras...

-Es a las 12:00. Quieren vernos aquí, en casa.

-Tengo una reunión, lo siento. -Como no los cojan aquí,...

...empiezo los trámites para darlos en adopción.

A los 10 años les habremos cogido más cariño.

-Veré qué puedo hacer. De verdad. Bueno, adiós, enanos.

(AMBOS) -¡Adiós! -¿Otro día nos traes otra pizza?

-Sí, así de grande. Hasta luego. -Chao.

Chao.

(Cerrojos)

-Laura, ¿qué tal? -¿Desde cuándo has puesto...

...tantos cerrojos? -He salido con uno...

...que se ha puesto muy pesado y no sé cómo quitármelo de encima.

Casi me tira la puerta abajo. -Antes de que caves un foso,...

...¿te importa mirar a los niños? -No, claro. Además,...

...no me buscará en tu casa. Recojo mis cosas y voy.

(Cerrojos)

-¿Qué, trabajando un poquito, eh? -Inspectora, no la esperaba.

-Vine a echar un vistazo por si se nos olvidó algo o alguien.

-Claro. -Estos juegos son un vicio.

Yo, cuando tengo un rato, siempre le doy al Buscaminas,...

...o al Solitario. Este es el 21.

Aquí siempre me lo juego yo todo a la primera carta.

Lo importante es pedir sin parar. -Pero ¿qué hace?

-¿Qué pasa? Si se pierde, se pierde,...

...lo bueno es que nunca se apuesta con dinero.

-Es una página de verdad, me ha jodido 1.500 euros.

-Válgame Dios. Lo siento, de verdad.

Ahora entiendo lo de su cuñada. -¿Qué pasa con ella?

-Me comentó que bueno,...

...que usted discutía mucho con su hermano...

...por su problema con el juego. -Sí, bueno...

Mi hermano me estaba ayudando a que lo dejara, pero...

Yo no paraba de gastarme el dinero y de aumentar mis deudas.

-Ahora, con la herencia, podrá pagarlas.

-Yo no he matado a mi hermano. Y menos lo haría por dinero.

-Válgame Dios, yo nunca pensaría una cosa así.

-Emilio había accedido a ayudarme si entraba en una clínica.

Y había aceptado. No tenía motivos para matarlo.

-Claro, por supuesto. Además, usted mismo lo dijo,...

...la noche del crimen estaba aquí, en Internet. Supongo que...

Jugando, ¿no?

-Martín, ha llamado Laura, investiga a Joaquín Ruiz.

-¿El hermano del muerto? ¿Por qué, pasó algo?

-El tipo dijo que jugaba esa noche en la página web de un casino.

-¿Con la cantidad de modelos que hay en Internet?

-Investigué la página y no estuvo conectado esa noche.

-Mintió sobre su coartada.

-Pensaba que algún día me podíais llevar con vosotros.

-Eso es cosa de Gerardo. -Llevo medio año con papeleo,...

...necesito trabajo de calle. -Eres más útil aquí, Cuevas.

-Si lo sé, pero te lo digo porque eres el mejor amigo que aquí...

Ese billete es de 20. -Quédate el cambio.

-Gracias. -Bueno... que sepas que...

...me encantaría trabajar con Laura y contigo.

-Hablaré con Gerardo. -¿En serio? Gracias.

-No te prometo nada, lo hago porque eres mi amigo.

Se ha dejado el zumo... -Yo bajo a por él.

-¡Cuevas!

Sin pulpa y con un poco de azúcar.

-¿Seguro que no quiere tomar nada? -No, gracias.

-Estará en un atasco. Dijo que vendría.

-Ya... Esta entrevista es para evaluar el entorno familiar.

Si su marido no viene, perdemos el tiempo.

-Vendrá, se lo aseguro. -Los niños estarán en clase.

-Sí, no van a estar aquí en horas de colegio.

(Cristales)

-¿Y ese ruido? -Son los perros. Tengo dos.

Tengo que encerrarlos porque son como... animales.

Menos mal que no ladran nunca.

¡Lisa, Lassie! ¿Qué os he dicho? Como os portéis mal,...

...os vais a enterar. -Su marido...

-Lo llamo, estará llegando. A ver...

"Este móvil está apagado..." Cariño, ¿dónde estás?

Estoy... -Que le ha saltado el buzón,...

...hombre, que lo oigo desde aquí. -Es su trabajo, ¿sabe?

Es policía, estará haciendo cumplir la ley. Se le habrá ido el tiempo.

-Tiempo es lo que yo no tengo, me quedan tres entrevistas.

-No se vaya, por favor, necesitamos esa entrevista.

-Está bien, volveré mañana y que los niños estén presentes.

-Gracias. -No habrá más oportunidades.

-No se arrepentirá.

(AMBAS) -Buenos días.

(SUSPIRA)

-Vuestro padre... -Hace unos días arrestaron...

...a un traficante de arte en las afueras de Madrid.

Dice que sólo era el intermediario. Adivina de dónde provenían...

...los cuadros robados. De la casa del muerto.

-Pero... alguien tuvo que robarlos. -Ahí entra el de las apuestas.

Si tenía tantas deudas, no es extraño que robara a su hermano.

-No tiene sentido que él fuera el de las amenazas de muerte.

Si ya conseguía el dinero, ¿por qué matarlo?

-¡Hola! Hola.

Esto huele de maravilla. -Te pedí que dejaras las llaves.

-La casa aún es mía, pago la hipoteca.

Y es bueno tener una copia por si hay alguna urgencia.

¿Qué pasa, Martín? -Jacobo...

-También contarte que estuve toda la mañana con el concejal,...

...me intenté escapar, pero... -Mañana tenemos otra cita.

A la misma hora. -Menos mal. Aquí estaré.

Lo prometo. -Cógenos como antes.

-Vale. Tú ponte aquí... ¡Un, dos...!

(AMBOS) -¡Mira, papá, qué fuerte es el tío Martín!

-Que os vais a hacer daño... -¿Te quedas a comer?

-No, vine a buscar unas cosas.

-Hay algo que deberías saber, el concejal ha estado en comisaría.

Con Gerardo, toda la mañana. Jacobo no estaba.

-¿Se sabe algo? -El hermano confesó haber...

...robado cuadros valorados en más de 200.000 euros.

-Tenía deudas de las que el hermano no sabía nada.

-Llevaba casi dos meses robando y cambiándolos por falsificaciones.

Creo que tenemos al culpable.

¿Qué?

-Él no lo hizo. El chico es inocente.

-Tiene un móvil claro y no tiene coartada.

-Ayer vi este cuadro en su habitación.

La falsificación que colgó en lugar del original...

...la había colgado así, del revés. -¿Y qué quiere decir?

-Buscamos a alguien capaz de cometer un crimen perfecto,...

...no a un chaval que no sabe ni colgar un cuadro.

Le falta mollera para cometer un crimen.

-Puede que tengas razón. Pero no me puedo arriesgar. No.

Por ahora es nuestro principal sospechoso.

¿Sabemos cómo mataron a Ruiz? -Sí, el informe forense.

El asesino le clavó un arma muy fina.

Le cortó la médula con precisión. -Como la puntilla de los toros.

-¿No sabemos el tipo de arma? -No, pero hallamos restos...

...de tierra en la herida, hemos hablado con el jardinero...

...y dice que falta una herramienta del invernadero. Una como ésta.

Se usa para extraer savia de las plantas.

Es tan fina que apenas deja rastro. Nos costó encontrar la herida.

-Así que uno de los invitados estuvo en el invernadero.

¿Cuál de ellos? -Uno con alergia a las plantas.

-¿Inspectora?

-Qué sorpresa... -¿Qué hacen aquí?

-Aprender idiomas.

¿Saben qué quiere decir deconstrucción de caza...

...con sorpresa de soja y lascas de tubérculo?

Ah. Verán, ya que estamos aquí...

Es que he estado dándole vueltas a algo que dijo la otra noche,...

...que durante el crimen estaba en la biblioteca.

-¿Y? -Que cuando llegué a la cena,...

...estaba bien. Pero justo después del crimen,...

...apareció con los ojos rojos y la nariz hinchada.

-Era una noche fría. -Tengo dos niños pequeños,...

...son alérgicos a los frutos secos, al polen, al pelo de gato...

...y a los colegios; sé distinguir perfectamente un catarro...

...de una reacción alérgica. -¿Está seguro que estuvo...

...en la biblioteca y no en el invernadero, por ejemplo?

-Si prefieren pensar eso... -No, si no es cosa nuestra.

Es cosa de sus revisiones anuales. Al parecer, usted es alérgico...

...a las gramíneas. -Justo la flor que abunda...

...en el invernadero de los Ruiz. -Perdonen, pero si esto es...

...un interrogatorio, creo que se han equivocado de sitio.

-Por 40 euros el plato, seguro que nos hemos equivocado.

-Lo único que queremos saber es dónde estuvo usted...

...en el momento del asesinato. -Hasta que no puedan demostrar...

...lo contrario, en la biblioteca. Si alguien cogió el arma...

...del crimen del invernadero, no fui yo.

-Pero si estaba en el invernadero. A lo mejor no cogió el arma...

...del crimen, pero alguna cosa hacía, ¿qué nos oculta?

¿Se estaba cepillando a alguien? -Martín.

-¿Qué? Quiero decir que, eso es lo que yo haría.

Si tuviera que echar una cana al aire, pues escogería...

...el invernadero, está apartado, las plantas no dejan ver...

...el interior, es romántico... -Interrumpen nuestra comida,...

...me llaman mentiroso y asesino, les recomiendo un buen abogado.

-Y yo le recomiendo a usted una tasca que está al fondo...

...de la calle. Por los 40 euros de la caza ésta, nos ponemos...

...todos hasta las trancas. Ya les llevaré, cuando cerremos el caso.

El picapleitos miente. Y no lo digo yo, lo dicen sus manos.

Estuvo con alguien en el invernadero y me gustaría...

...saber con quién. ¿Estás bien?

-Le regalé este colgante el día que me declaré. Lo llevaba...

...siempre puesto. Pero el día del accidente lo dejó en casa.

A veces pienso que, de haberlo llevado, no le habría pasado nada.

-A mí me gusta pensar que el destino tiene un plan...

...para todos nosotros. Yo creo que nada ni nadie hubiese podido...

...cambiar lo que le pasó a Elisa. -Ella te quería como a una hija,...

...por eso quiero que te lo quedes. -No, Gerardo...

-Laura, Laura, por favor. Este colgante no la pudo...

...proteger a ella ese día, tal vez, el destino haya querido...

...que te proteja a ti.

-No podemos cambiar el pasado, pero cómo vivamos el futuro...

...depende de nosotros.

(HABLAN EN INGLÉS EN LA TELEVISIÓN)

-Laura. La viuda desconsolada nos espera, deberíamos bajar.

-¿Está muy mal? -Ya lo verás.

-Estos días están siendo muy duros. Compréndanlo.

-¿Cómo era la relación con su marido?

-Buena. Teníamos nuestros altibajos, como todo el mundo,...

...pero nos queríamos mucho. -¿Por eso el quería divorciarse?

-¿Qué? -Hemos encontrado esto entre...

...los documentos de su marido. Es un borrador, para una demanda...

...de divorcio, por incompatibilidad de caracteres.

-No entiendo nada. Yo no sé nada de esto. Los asuntos legales...

...los discutía mi marido con su abogado.

-¿Usted también trata a menudo con su abogado?

-Sí, claro. De hecho, él está arreglando el testamento.

-Dios mío, qué vestido tan bonito. ¡Es ideal!

-Lo estreno hoy, es de un diseñador amigo mío.

-Ah, y se lo han hecho a medida, por eso le sienta tan bien.

Aunque estos vestidos no se hacen de la noche a la mañana, ¿no?

-Claro que no. Lo encargué hace un mes.

-¿Y hace un mes sabía que iba a necesitar un vestido de luto?

-Un vestido negro no tiene por qué ser de luto.

-Ah, no, tiene razón. Entonces, ¿sigue manteniendo que durante...

...la noche del crimen estaba en su habitación?

-¿Y dónde iba a estar, si no? -¿En el invernadero?

Su abogado dice que estuvo allí con alguien, ¿no sería con usted?

-No.

Y ahora, si no tienen nada más que preguntar, salgan de aquí.

No me gusta que me insulten. -Perdone por todo,...

...estaremos en contacto.

Está muy pedo.

Cuando venga la directora no quiero que me la montéis. Si os portáis...

...bien, antes terminamos y antes nos vamos a merendar.

Chocolatinas. -O una consola mejor.

-O mejor, os llevo a casa de la abuela y dormís allí la semana.

-Perdóname, no encontraba sitio para aparcar.

-Creía que ya no venías. Ayer te estuve llamando toda la noche...

...a casa para recordártelo y no lo cogiste, ¿no pasaste...

...la noche allí? -Ese teléfono no lo oigo.

-Espérate. Qué mal planchados los cuellos. ¿Y esta corbata?

Es nueva, qué bonita. ¿Te la has comprado tú?

-Sí, claro.

(Timbre)

Por favor. -Buenas.

Parecen unos niños muy formales y bien educados.

-Bueno, los hemos tenido que drogar, porque si no,...

...no hay manera que estén quietos. -¿Ha habido alguien más,...

...aparte de ustedes, que se ha ocupado de ellos?

-Han tenido dos o tres niñeras, pero gente de confianza.

-Dos no, siete. -Aún se arman lío con esto...

...de los números y sumar. No sé para qué quitaron a Espinete.

-Veo que son los dos policías. (AMBOS) -Sí.

-Un trabajo peligroso. Que me imagino que les ocupará...

...gran parte del día. ¿Cómo llevan los niños este tema?

-Ellos no ven el lado oscuro, nos ven como una especie de superhéroe.

-O Superlópez. -¿Qué valores os gustaría...

...que les inculcáramos a sus hijos?

-La honestidad. Que digan la verdad.

Es muy duro cuando alguien a quien quieres te miente.

-Y la tolerancia, que aprendan a creer en la vida, en la gente.

Creo que lo más triste que hay es no poder confiar en nadie,...

...pues acabas medio loco. -¿Así es como piensas volver?

-¿No comparten casa? -Casa, casa... Casa no.

Compartimos ciudad y barrio también. Supongo que eso cuenta.

-Por el momento es todo. Estudiaré su solicitud y les llamaré...

...en cuanto sepa algo. -Puede que nosotros no estemos...

...pasando por nuestro mejor momento, pero eso no significa...

...que no nos hayamos volcado en nuestros hijos.

-Sólo deles la oportunidad de demostrárselo. Y si de paso,...

...tiene alguna multita pendiente por ahí que quiera anular,...

...nos lo dice. -Bueno, ya veremos.

Adiós. -Adiós.

Qué desastre. -¿Qué tenemos que hacer para...

...arreglar esto? Yo no quiero seguir así.

-Pero ¿cómo vamos a volver? Si ni siquiera podemos...

...apuntar a los niños en un colegio sin discutir.

-Todo esto es demasiado para ti. Creo que lo mejor es que yo vuelva.

-Una pregunta. ¿Tú estás saliendo con alguien a la vez que...

...intentas volver conmigo? -No.

-Jacobo. -Que no.

-¡Ah!

-Tengo que contarte una cosa. ¿Te acuerdas del tío del otro día?

Hemos discutido y yo me he sulfurado y...

No sé cómo, pero...

Está muerto. -Lo has asesinado.

-No, te lo juro. Se resbaló sobre mi cuchillo.

Unas diez o doce veces. -A ver, Maite,...

...¿quieres dejar de embadurnarte las manos con mi ketchup,...

...la próxima vez me lo pagas. -¿No ves que estoy ensayando?

Tengo un casting y tengo que meterme en el papel.

-Pues como no dejes de echarte tomate, te voy a decir yo...

...por dónde te meterás el papel. -Así no paso este casting.

-Sería un papel secundario y no te veo a ti como víctima.

-Podrías darme un poco mejor las réplicas, que estás en la Luna.

-Que tengo los papeles del divorcio ahí y no sé qué hacer.

-¿Sabes lo bien que se está estando sola?

Mira, desde que Juan me dejó, salgo cada noche y hago lo...

...que quiero. No hay reglas, ni horarios...

Y conozco a desconocidos con los que mantengo sexo sin ataduras.

-Ahora estas ensayando el papel de fulanilla, ¿no?

-Tu matrimonio era una costumbre, una mala costumbre.

Si ni siquiera puedes confiar en él, no ha tardado ni dos meses...

...en empezar a ver a otra. -Bueno, no sé. Yo eso, Maite...

Él me ha dicho que no hay nadie más.

Y yo he decidido creerle. -Vale.

A ver, dame tres razones para volver con él.

-Pues, que yo ya soy mayor para ponerme de nuevo en circulación,...

...que tengo dos hijos que ahuyentarían al primero que...

...tuviera dos dedos de frente, y que Jacobo siempre ha estado ahí.

Siempre. Desde que nos conocimos en la academia.

-Y que le quieres, ¿no?

-Tú resolverás asesinatos y esas cosas,...

...pero de sentimientos andas un poco perdida.

-¡Martín! ¿Me buscabas?

-Cuevas, tú querías trabajo de calle, ¿no?

-Sí, ¿tienes algo? -Ve a este taller.

Hay que recoger un coche, es importante para el caso.

-¿En serio? Pero si éste es tu coche.

¿Es importante? -Claro.

¿Cómo quieres que vaya a la escena del crimen, en autobús?

No olvides cargarlo a la cuenta de la comisaría.

(CHISTA)

¿Es a mí? -Sí, disimula y haz como...

...que miras los anuncios.

Hay algo que tengo que decirte, es muy importante.

¡Soy Maite! -Ya, ya.

-Es que quería hablar contigo sin que Laura se entere.

-Así llamas más la atención. ¿Qué pasa?

-Deberías estar más atento y aprovechar antes de que sea...

...demasiado tarde. Ella no debe volver con Jacobo.

-¿Y a mí qué me cuentas?

-Maite, ¿qué haces aquí? -¡Hola!

He salido antes del casting y pasé a saludarte.

-¿Te han dado el papel, por eso vas disfrazada?

-No, es mi ropa. -Ah...

-Bueno, me voy, antes de que se me pase el tren.

-¿Qué tren? ¿Tú no sueles ir en autobús?

Anda, vámonos. -¿Adónde?

-Ha llamado Blanca, la viuda. Dice que tiene coartada.

Tenemos que ir a hablar con ella. -Yo tengo un asunto que resolver.

-¿Qué es más importante que encontrar al asesino?

-Va a ser muy importante para resolver el caso, ya verás.

-Hola.

¿Está calentita? -Sí. ¿Por qué no prueba?

-No, se me arrugan los dedos. -Quería hablar con usted,...

...pero no quería ir a comisaría.

Desde que murió Emilio me he tomado un par de copas de más.

Y claro, hay que quemarlo. ¿Por qué no prueba a estirarse conmigo?

-Yo sólo me estiro a fin de mes con las cuentas.

Cuando salí de la academia estaba en forma.

Ahora corro detrás de mis gemelos y hago algo.

-¿Me pasa el albornoz?

-Hola.

-La figura se recupera enseguida. Tener un cuerpo como ése...

...es cuestión de constancia. La belleza es dolor.

-A mí me tendría que doler mucho para estar así.

¿Y de qué quería hablarme? -Aquella noche yo estaba...

...en el invernadero con Juan, nuestro abogado.

Yo no pude matar a mi marido, tengo coartada.

-Y también un móvil. Pudieron planearlo los dos.

-Es verdad que mi matrimonio no funcionaba bien,...

...pero yo no era la única que buscaba distracciones.

-¿Él tenía una amante?

-¿Una? Su agenda de contactos parece un listín telefónico.

De habernos divorciado podría haberle sacado mucho dinero.

-Pero como su viuda, le saca mucho más.

En el momento de morir, ¿también tenía amante?

-Que yo sepa, no.

La última experiencia que tuvo le dejó asustado.

Fue una atracción fatal. -¿Sabe quién era ella?

-No, sólo sé que era muy posesiva. No se tomó bien que él...

...la abandonara. -¿Recuerda cuándo ocurrió eso?

-Sí, hace un par de meses. Teníamos una inauguración...

...en un museo y él no apareció. Al día siguiente me lo contó todo.

Me dijo que había roto, pero las cosas se complicaron,...

...ella debió ponerse violenta y él tuvo que calmarla.

-¿Recuerda el día exacto? -El 22 de febrero.

(Golpes)

-¿Está segura? -Sí, ¿qué pasa?

-Justo dos días después empezó a recibir anónimos con amenazas.

Esa mujer puede ser la clave de todo.

-Hola, deja tu mensaje. -Martín, ¿dónde te has metido?

No consigo localizarte. Llámame, por favor.

Creo que he dado con una pista. ¡Llámame!

-Ah, es usted. -Quería hacerle unas preguntas.

-Me pilla en mal momento, iba a darme un baño.

-No, sólo será un momento.

Es que hay algo a lo que no paro de dar vueltas.

-Vamos, amor, que se enfría el agua.

Verás lo que soy capaz de hacer aguantando la respiración.

Laura, no saques conclusiones precipitadas.

-Esto es increíble. -No es lo que parece.

-Increíble. -Bueno, sí.

¿Sabes la cantidad de información que le puedo sacar en la cama?

-Martín, esto es increíble. ¿No hay suficientes mujeres...

...que te tienes que tirar a una sospechosa de asesinato?

¿Me vas a explicar lo de antes? -No es tan complicado.

Chico conoce chica... -Chica que ha podido matar...

...a alguien y chico imbécil. -No es algo que no hiciera antes.

-Has comprometido al investigación. ¿Le has dicho algo que no deberías?

-No. Sólo nos hemos visto hoy, ni siquiera habíamos empezado.

No vas a informar sobre mí, ¿verdad?

-No, pero es la última vez que te ayudo.

No te la puedes jugar así, lo digo por tu bien.

-¿Has pensado qué vas a hacer con Jacobo?

-No he tomado una decisión. -¿De verdad volverías con él?

Vivir con él era aburridísimo. -¿Qué mosca te ha picado?

-No quiero que cometas el mismo error.

Hay más opciones. -¡Más opciones!

Tú estás todo el día conmigo. ¡No hay más opciones!

Deberías saberlo mejor que nadie. -Vale.

Tomes la decisión que tomes, cuenta conmigo.

-Sí, como siempre.

Me voy a hablar con la de los baños calientes.

No, yo sola.

-Entiendo.

-Perdone, estoy esperando... -Inés no podrá atenderla...

...hasta la semana que viene. -No puede ser.

Ah, el teléfono.

-Le diré que ha llamado. ¿Qué quiere?

-Tengo que hablar con su jefe, es por un asunto policial.

-Esa es la tarjeta descuento del híper.

-Qué tontería.

Es que con todas las cosas que llevo por aquí...

-Le he dicho que la señora Martorell está ocupada...

...y no podrá atenderla.

-A lo mejor me podría ayudar. Es un sitio de inversiones, ¿no?

De compraventa de acciones. Es que tengo unos ahorros...

...y el colegio de los críos...

-Aquí asesoramos a empresas grandes,...

...sus ahorros no son una cantidad significativa.

(Teléfono)

¿Dígame? Sí. ¿El martes? Un momento, por favor.

-Como podéis observar, se muestran los gráficos con la comparativa...

...de este mes y el anterior. La subida ha sido leve,...

...pero los picos muestran un alza a corto plazo.

-Lo siento, pero llevo prisa, tengo a los niños sin canguro...

...y tengo que hablar con usted. -¿No ve que estoy ocupada?

-Sólo será un momento, no olvide que es sospechosa de la muerte...

...de Emilio Ruiz. -Hablando así puede provocar...

...que las acciones bajen. ¿Cómo confiarán los accionistas...

...en mí si me acusa de asesinato? -Ah, lo siento.

-¿Es usted siempre tan inoportuna? Sólo con verla me sube el azúcar.

Y no lo digo en sentido figurado.

-Ah, es usted diabética. -Sí.

-Bueno, vamos a lo nuestro.

¿Cómo era su relación con Emilio Ruiz?

-¿A qué se refiere exactamente?

-¿A él le gustaba también bucear en su bañera?

-No, no éramos amantes. Es más, yo quería verle muerto.

Ese cabrón merecía morir.

No lo hice yo, pero todos hemos ganado con su muerte.

Con su política empresarial nos habría llevado a la ruina.

-¿Y ahora qué va a pasar? -Que la fusión que tenía...

...proyectada con la multinacional se ha paralizado.

Y que hay una nueva presidenta. -Las acciones bajarán,...

...pero a usted se le ve encantada con ser la primera sospechosa.

¿Sabe si Emilio Ruiz se veía con alguien últimamente?

-No estaba al tanto de su vida amorosa.

Tengo aquí su agenda personal y un estado de sus cuentas.

Lléveselas, puede que le sirvan.

-¿Y usted qué hacía con esto? Lo estuvimos buscando.

-Las cogí de su despacho. Hay información confidencial.

No quería que cayera en manos inadecuadas.

-Y comprobaba si había algún dato que pudiese incriminarla.

Mira el 22 de febrero, Emilio Ruiz rompió con esa mujer este día,...

...la amante psicópata ésa. -Nada. Sólo canceló sus citas.

-Cuando nos dieron la agenda, me pareció ver números,...

...pago de tarjetas de crédito.

-Aquí.

Aquí. 22 de febrero. Hay un cargo a una peaje de autopista, la A-83.

Así que sabemos que canceló ese día sus citas para ir a...

...algún sitio por aquí cerca. -Conozco la autopista, va a...

...la sierra. Está llena de hotelitos y de restaurantes.

Una excursión al campo y una cena en un hotelito rural para que...

...hasta la más estrecha baje sus defensas.

-Pues mañana me llevas.

Allí pasó algo. Y vamos a averiguar qué fue.

-De acuerdo, mañana te llevo.

-Adiós.

-¿Qué haces?

-¿Tú qué haces aquí? ¿No tenías que estar en la cama?

Estoy viendo fotos de cuando yo era más pequeña.

-¿Y del tío Martín? -Sí, mira, del tío Martín.

Aquí estamos los tres en la academia de policía con papá.

Éramos los tres muy amigos, ¿ves? Con los uniformes.

-¿Por qué te casaste con papá, porque tenía la pistola más grande?

-No.

Porque éramos novios, y papá me pidió que me casara...

...con él y yo le dije que sí, ¿ves? Aquí es el día de la boda.

-El tío Martín no sale en ésta.

¿No fue a la boda? -No, no fue a la boda.

Se fue de vacaciones y no le dio tiempo de volver.

Tú te estás cayendo de sueño porque tenías que estar durmiendo.

Venga. A dormir.

A ver. Ven.

Arriba.

-¿Tenías que salir a comprar tantas cosas?

-Tenía que aprovechar que estamos en un pueblo.

Miel natural, chorizos recién curados, morcillas...

Estas cosas no se encuentran en Madrid.

Si el 22 de febrero Emilio Ruiz no estuvo aquí, la pista del...

...peaje no nos habrá llevado a ningún sitio.

-¿Puedo ayudarles en algo?

-Somos policías.

Ay, Martín, ¿te importa enseñarle tu placa al señor?

Es que me la han debido coger los gemelos otra vez.

-Estamos buscando a una persona ¿Se alojó aquí el 22 de febrero?

-Sí, claro.

Venía aquí a menudo, acompañado de una mujer.

-¿Podría identificarla? -No. Pagaban al contado y ella...

...esperaba fuera. Cada uno llegaba en su coche por separado.

-¿Y podría reconocerla si le enseñáramos unas fotos?

-No sé. Pero pondría la mano en el fuego a que ella estaba casada.

-¿Cómo lo sabe? -Porque mientras esperaba...

...a que él pagara siempre hacía lo mismo: quitarse su alianza.

Las casadas que se sienten mal suelen hacerlo.

-¿Podríamos ver su libro de registro?

-Sí.

-22 de febrero.

Aquí está. Se registraba con un nombre diferente,

pero la letra es la misma. -Siempre pedían cena romántica.

Es un servicio especial que tenemos, cena para dos,...

...champán, pétalos de rosa en la cama...

Aquí tiene una copia de nuestros servicios,...

...por si algún día se decide a utilizarlos.

-Gracias.

¿Podría enseñarnos la habitación que usaban?

-Es aquí.

Huy, me la he dejado abierta.

-¡Madre mía este suelo negro! ¿Y cómo hace para mantenerlo limpio?

-Pues limpiando todo el rato. -Qué horror, con lo grande que es.

-No hemos venido a hablar del suelo, somos policías.

-¿Y en qué puedo ayudarles? -¿Reconoce a este hombre?

-Sí, solía venir por aquí, con una mujer.

-¿Podría describirla? -Alta, delgada...

Nunca la vi de cerca. -¿Ella ha vuelto por aquí?

-No, además, la última vez la montaron buena.

Hicieron mucho ruido. Gritaban, y hasta rompieron algún mueble.

Yo creo que él la estaba dejando, pero lo más extraño es que a la...

...mañana siguiente la habitación estaba limpia.

-¿No los vio marchar? -No, se fueron de madrugada.

Qué raro. Esto no estaba así.

-A lo mejor alguien ha entrado queriendo recuperar algo, no sé,

como ese anillo. -¿Qué anillo?

-El que quiere ocultar desde que entramos.

El que lleva en la mano.

-Yo... Lo encontré ese mismo día en una rendija del suelo,...

...pensaba devolverlo si alguien volvía a por él. Tenga. Bueno.

Yo me voy.

-Debe ser la alianza que se quitaba para estar con él.

Lo raro es que no haya vuelto a por ella.

-Tomadle los datos y llevadle para abajo.

-Pero ¿qué pasa? -Hemos registrado su casa y coche.

Estaba bajo uno de los asientos de su deportivo; es el arma.

Vamos a analizarla por si tiene sus huellas.

-¿Ha confesado?

-No. -¿Y por qué habéis ido a por ella?

-Seguro que es la mujer que acompañaba a Emilio al hotel,...

...la que comenzó a amenazarle. -Pero ¿Inés está casada?

-Se casó hace un par de años en el extranjero.

-¿Si eran amantes por qué verse en ese hotel tan lejos de la ciudad?

¿Por qué no hacerlo en su empresa? Nadie haría preguntas.

-Hace mucho que nadie te saca en plan romántico, ¿no?

Se hace cuando se está enamorado. -Y te dijo que quería verlo...

...muerto y le amenazó de muerte en una junta de accionista.

-Sería la primera asesina que pregona sus intenciones de matar.

Si pensara hacerlo no lo diría. -Si de vez en cuando en vez de...

...los libros de recetas leyeras psicología criminal, te darías...

...cuenta de que un asesino inteligente haría eso.

-Al decir que va a matar se crea una coartada psicológica,

nadie que quiera matar lo anunciaría.

-Y si fuese tan lista sabía que acabaríamos pensando eso, ¿no?

-No.

-¿Qué pasa?

-¿Sabes a quién han detenido por el asesinato de Emilio Ruiz?

A Inés Martorell. -Buenas tetas.

-¿Te das cuenta, Martín? Tu situación es grave.

Has pasado de acostarte con una sospechosa...

-A acostarme con una mujer acusada formalmente de asesinato.

Hablaré con Gerardo y le contaré. -No sigue el hecho de que callamos.

Nos enfrentamos a un expediente, y de los gordos.

-Tú aún puedes salvarte. Mándate un informe.

Si va a por ti te dejarán en paz.

-No, yo no voy a hacer eso. -A lo mejor esa mujer no dice nada.

-Bueno, de hecho puede que ni siquiera sea una asesina.

Mami, ¿podemos ir a jugar al parque un rato?

-No, que vamos a cenar enseguida. Venga.

Mirad un poquito la tele.

(Televisión)

Pero baja la tele, que no se oye nada.

-Hallaron huellas de Inés en el arma.

Y en su taquilla de gimnasio había revistas sin letras,...

...corresponden con las de los anónimos.

-¿La acusada qué dice? -Que no lo hizo.

Que las pruebas las puso alguien. -Según los tochos psicológicos...

...que lee Lydia quizá encaje en el perfil, pero no creo que lo sea.

¿Sabes qué creo del arma del crimen y de los anónimos de las revistas?

Una chapuza, Gerardo.

Es como si tras estar horas cocinando una gran receta,...

...la sirvo en platos de plásticos y servilletas de papel.

Y hablando de menús...

Mira, esto es lo que pedían el muerto y su amante...

...cada vez que iban al hotel. Inés era diabética.

¿Crees que una diabética pediría eso para cenar?

-Tarta de trufa, alcohol...

Salsas dulces... -Sé que tengo razón.

Sólo me falta el click para que el puzzle encaje.

Venga, niños, vamos a... Bueno, que bajaron a la calle a jugar.

-Deberías ponerles un collar de vigilancia. Qué listos.

Han dejado la tele puesta para distraer nuestra atención.

-Claro, eso es. Así es fue como ocurrió todo.

-¿De qué estás hablando? -Del click. Acabo de descubrir...

...quién mató a Emilio Ruiz.

Les he reunido a todos aquí porque todavía hay un crimen...

Bueno, no, en realidad dos crímenes sin resolver,...

...y el asesino aún está suelto. Pero antes de decirles quién es,...

...hay algo que me gustaría que probaran. Unos pinchos.

Por las molestias. Es que me pasé comprando en la sierra.

Coja. Coja. -No, gracias.

-Coja. Coja.

Coja. -Gracias.

-Desde el principio nos hemos enfrentado a un criminal muy...

...inteligente, que ha creado tantas cortinas de humo que...

...casi nos impide la verdad. -No debe de ser inteligente, ¿no?

Cuando la han pillado en dos días. -No es la asesina que buscamos.

-Ah, ¿no? Entonces, ¿quién? No pensará que uno de nosotros.

Estoy harta de que me insulten de esta manera.

-De hecho, nunca la consideré como sospechosa. Al principio sí,...

...hasta que la conocí más a fondo.

Repasemos todos los detalles que me llamaron la atención.

Uno, que Emilio Ruiz nunca conectó al aire acondicionado,...

...a pesar de quejarse continuamente del calor.

-Eso no tiene ninguna importancia. Además, ¿cómo la sabes?

-Porque al dar el aire los papeles de la mesa se vuelan.

Y dos, que el muerto...

...estaba enganchado a "Desheredada", la serie.

-Y le tele no estaba encendida en esa cadena.

-En realidad, nunca llegó a encenderse.

Hemos asistido a una farsa monumental.

Lo comprendí al ver cómo me engañaban mis hijos...

...con el ruido de la tele.

Nuestro asesino hizo lo mismo.

Todo se organizó para que no viéramos que el culpable es...

...quien menos sospechoso parece.

Como en las novelas de Agatha Christie.

Emilio Ruiz nunca estuvo vivo y a solas en esa habitación.

-Pero ¿qué dices? Le dejamos allí y no había nadie más dentro.

¿Y los ruidos que se escucharon a las 22:20?

(Ruidos de pelea)

-La cadena estaba programada para que saltara una grabación,...

...con el propósito de desviar la verdadera hora del crimen,...

...que sucedió 20 minutos antes.

-Pero bueno, ¿va a decirnos quién lo mató?

-Quien le enviaba esos anónimos de muerte.

Alguien que está en esta sala,...

...alguien a quien Emilio Ruiz reconoció aquella noche.

Si recuerdan, durante la cena Emilio cambió de actitud.

Durante el brindis vio algo que lo perturbó tanto...

...como para querer irse.

"-Cariño. -¿Se encuentra bien?

-Sí, es este maldito calor."

-¿Reconoció a alguien? -A quien le estaba amenazando.

Al principio no supe que se asustó tanto, pero luego...

...dijo algo extraño cuando lo dejamos en su habitación.

"-Si tuviera delante a esa persona le daría cuanto tengo...

...con tal de que me dejara en paz."

-Me pareció una frase muy rara.

Hasta que caí en la cuenta de algo.

No hablaba hipotéticamente.

De hecho ya lo había encontrado.

-¿Por qué no lo denunció públicamente?

-Porque también era culpable de un asesinato.

Ése es el otro crimen al que me refería.

Por eso le amenazaban. No podía denunciar a su acosador...

...sin acusarse también. -Pero...

¿A quién ha matado mi marido?

¿Estoy rodeada de criminales?

-A la amante con la que se veía a escondidas.

Sólo una adúltera se quitaría el anillo para verse con su amante...

...y sólo una muerta no se lo volvería a poner.

-¿Emilio Ruiz la mató en aquel hotel?

-Sí. Pelearon cuando él la quiso dejar.

La pelea subió de tono y la mató.

Luego se deshizo del cadáver simulando un accidente.

Nuestro asesino es alguien que buscaba venganza,...

...alguien que perdió a su mujer hace poco...

...porque Emilio Ruiz la mató, alguien a quien él se dirigía...

...directamente cuando dijo saber quién le amenazaba...

...y que estaría dispuesto a pagarle.

Alguien que lleva en un dedo la pareja de este anillo.

El mismo anillo que Emilio reconoció al brindar...

...y que has estado buscando desde entonces.

La querías tanto que ni te has quitado tu alianza,...

...aun sabiendo que podía incriminarte.

-Pensé que el no encontrar el anillo en el hotel...

...tú tampoco darías con él.

-Lo mataste al acercarte al sillón, ¿verdad?

"-Cualquiera de mis hombres le atenderá en lo que necesite,...

...pero le dejo mi móvil por si acaso.

Le dejamos el pestillo echado. Buenas noches."

-Justo delante de mí.

¿Ibas a dejar que ella pagara por tu crimen?

La has inculpado.

-Has demostrado con creces por qué fuiste mi mejor alumna.

-Mientes. Me pediste que te acompañara...

...porque pensabas que no te descubriría.

-No. Todo lo contrario, Laura.

Yo no soy un asesino. En el fondo siempre quise que me atraparas.

Por eso te pedí que me acompañaras.

Nadie más que tú hubiera podido descubrirme.

No podía soportar que ese cabrón viviera después de lo que le hizo.

¿Podemos evitar lo de las esposas?

No quiero que me vean así en comisaría. Por favor.

(Móvil)

-Dime. -Soy la secretaria...

...de la directora del colegio. Se entrevistaron el otro día.

-¿Se sabe algo? -Sí, sus hijos han sido admitidos.

-No puede ser. ¿No hay ninguna manera de apelar?

Era el colegio perfecto para ellos.

¡Ah, que están admitidos!

¿De verdad?

Después del número que montamos. -No se comportaron distinto...

...de otros padres. De hecho desconfiamos más de los que...

...aparentemente se llevan bien. -Gracias. Muchas gracias.

-Martín, ¡por fin admiten a los gemelos en algún sitio!

¡Y no es una cárcel! -Ha venido Félix, de la Central.

Está en el antiguo despacho de Gerardo.

-¿Qué quiere? -Designar a un nuevo jefe.

Y ha dicho que vaya a verle. -Claro. Eres el que más tiempo...

...lleva en esta comisaría. -Pero acabaría lo de investigar...

...codo con codo. -Bueno, ahí metido tendrías...

...menos oportunidades de liarla.

Ya he firmado los papeles del divorcio.

-Eso hay que celebrarlo. Esta noche nos vamos de juerga.

Prometo que no me acerco a ninguna bañera.

-Vale. Dejo a los gemelos con Maite.

Venga, vete. No los hagas esperar.

-Efectivamente.

Sí, me dijo que tenía expectativas, pero expectativas tenemos todos.

Venga, hasta luego.

Martín, ¿qué tal? Siéntate.

Tengo noticias que darte pero no son buenas, precisamente.

Te han denunciado por irregularidades...

...en una investigación. -¿Quién?

-Eso no importa ahora.

Se te acusa mantener relaciones con una sospechosa,...

...poniendo en peligro la investigación.

-¿Qué peligro ni qué leches?

Si ni siquiera era la asesina. Hay límites que no traspasaría.

-Creo que esta vez los has traspasado.

-Pero tenía dos buenas razones.

-¿No te das cuenta de la gravedad de tu situación?

Se te va a expedientar y es posible que te expulsen del Cuerpo.

-Lydia, ¿qué hace aquí todo el mundo?

-Félix nos ha convocado para decirnos algo muy importante.

-¡Ay, Dios! No me trasladarán, ¿no? ¿Sabes algo?

-He dicho algo muy importante.

-Hola. -Jacobo.

¿Qué haces aquí? -Pues...

-¿Recibiste los papeles del divorcio?

-¿Estás segura de lo que vas a hacer?

-Sí, y no quiero darle más vueltas. ¡No pienso cambiar de opinión!

Así que, por favor, vete. Es mejor que no nos veamos en un tiempo.

-Pues me temo que va a estar un poquito complicado.

-¡Atención! -¿De qué hablas?

-Perdona. -¡Un momento, por favor!

Quiero que me escuchéis un segundo.

Os presento a vuestro nuevo jefe:....

...Jacobo Salgado.

-¿Tú vas a llevar esta comisaría? -Vamos a tender que llevarnos...

...lo mejor posible.

Yo pondré todo de mi parte. Perdona.

¡Félix! -Jacobo.

-Gracias. -Te enseño tu nuevo despacho.

-Enhorabuena. Aunque, más que una comisaría, va a perecer un vodevil.

-No tiene ninguna gracia. -¿No? ¿Ser jefe de tu mujer...

...y tu amante? -Mira, lo nuestro ha terminado.

Fue un error y me gustaría que lo olvidáramos.

-Hay cosas que deberías recordar.

Sobre todo, que fui yo quien denunció a Martín,...

...el principal candidato a ocupar el puesto de jefe.

Si estás aquí, es gracias a mí.

-Por tu ascenso. -Por librarte de tu marido.

-Nuestros padres han hecho una barbacoa.

Vinieron los vecinos y les han invitado.

-Coja otra, es mejor que la del año pasado.

-No, no tengo mucho hambre. -Tiene que comer un poco.

-Creo que he tomado unas copas de más.

(TELÉFONO) -Policía, ¿en qué puedo ayudarle?

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

-¿Saben si tenía algún enemigo? -Hombre, pues...

...está mal decirlo, pero sí. Una sobrina.

-Hay fecha para la junta que revisará tu caso.

-¿No pudiste pararlo? -Te acostaste con una sospechosa.

-Todos tenemos secretos. Eso no nos hace perfectos,...

...pero tampoco nos convierte en asesinos.

-Es gente con dinero en un barrio con dinero. Uno es un concejal.

-¿Sabe lo que es casualidad?

Que la sobrina de Felipe trabajara para mí hace un par de meses.

-Esto son objetos de valor de tu tío. Necesitabas dinero...

...y como no te lo dio, lo asesinaste.

-Preocúpate menos por mi mujer y más por salvar tu empleo.

-¡Se me rompió mi mejor falda y casi me abro la cabeza!

Así que, por favor, ¡no me cabrees más!

Los misterios de Laura - Laura y el misterio de la habitación cerrada

Paco y Veva

Paco y Veva son una pareja de dos mundos totalmente diferente. Paco y su familia tienen un salón de bodas, mientras que Veva, vive en su lujo piso con su familia. Pero ambos consiguen unirse en esta comedia romántica y familiar que puedes ver en RTVE.es.

Paco y Veva - Año nuevo, vida nueva

Pelotas

Si en tu familia sois muy futboleros y echas de menos los días de partido, tienes que ver Pelotas. Es una comedia que narra la vida de un grupo de amigos que se encuentran los domingos por la mañana para ver a la Unión, un equipo de fútbol de Segunda Regional fundado hace 50 años y del que Florencio es el presidente. Si estás deseando gritar “gooooool”, ponte sus capítulos online y gratis.

Pelotas - Capítulo 1 - Ver ahora

iFamily

iFamily es la historia de dos hermanos enfrentados desde hace años por una mujer, Marta, que ha fallecido. Luis y Kike tendrán que aprender a convivir juntos de nuevo. Además, en la serie también entran otros personajes del barrio. Si no la has visto, no te la pierdas A la carta.

No recomendado para menores de 7 años iFamily - Episodio 1 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué narices estás haciendo?

Espabila.

Joder, Inés.

Tengo casi 40 años, he perdido lo poco que tenía

y medio mundo me quiere muerto. Estaré como quiera.

Mira, no seas melodramático.

Sé realista. Di: "Soy un imbécil que ha vuelto

a cagarla jugando al póquer con quien no debía".

(Disparos)

O salimos de aquí... ¡Qué manía tienen con los petardos!

No son petardos. Son disparos.

(IMITA DISPAROS)

(IMITA DISPAROS) Muy graciosa.

(Disparo)

Dime que llevas los pasaportes.

Eh... sí.

¡Venga, Kike, vamos!

Espera.

(Disparos y cristales rotos)

¡Ay! ¡Vamos, venga!

# No estamos juntos. Tampoco separados.

# No somos uno. No estamos compinchados.

# Aquí hay de todo y no nos falta de nada.

# Una familia de lo más interesada.

# ¡"iFamily"!

# ¡"iFamily"!

# ¡"iFamily"!

# Nuestras vidas son así. No hay nada más que decir.

# Welcome to "iFamily". #

Accidente de tráfico. No reacciona a medicación.

Sin fracturas importantes, pero sigue inconsciente.

-¿Me puede decir su nombre? ¿Me oye?

(Pitido intermitente)

Lleva así más de tres días y eso suele ser una señal muy clara:

puede estar en coma cinco meses, cinco años, toda la vida...

Es una respuesta que no puedo darle. -Chicos, ya podéis pasar.

Comprendo.

Sus constantes vitales son correctas,

pero su estado de coma imposibilita saber nada sobre su recuperación.

Si es que vuelve a estar consciente. Gracias.

-¿Papá?

Papá. ¿Se ha quedado sordo?

Ana, tu padre no te escucha.

-Eso no es ninguna novedad. -Cómo te pasas.

-No me paso, Carlos. Es la verdad.

Sé que es un palo, pero no veo la diferencia con antes.

-Tú eres imbécil. ¿No ves cómo está papá?

-¿Quién va a cuidar de nosotros?

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede?

¿La familia Molina? Hola, ¿qué tal?

Soy la trabajadora social.

Me gustaría hablar con vosotros. ¿Puede ser?

Vamos, acompañadme. -Sí, vamos.

Soy Pedro Girón, abogado de la familia.

Ah, encantada. Después hablo con usted.

-¿Puede salir, por favor?

No.

¿No? ¿Es usted sorda o tonta?

¿Es usted idiota o imbécil?

Lárguese, por favor. Cuando la necesite, la llamo.

Perdone, pero se equivoca.

Mi cliente es accionista mayoritario de este hospital.

Dese por despedida, señorita Gómez.

Me imagino que señora no es.

No creo que haya un tipo que tenga las agallas de soportarla.

Eh, aquí falta.

Quédese con el cambio. Gracias.

Este es el lugar más sagrado de la Tierra.

El centro del universo: ¡el Curro!

¿Qué pasa, Clarita?

No soy ningún fantasma. -¿Kike?

No puedo creerlo.

Toca donde quieras, que soy yo.

Ya te gustaría a ti.

Sorpresa. ¿Qué sorpresa?

Y no sabes de qué tamaño.

¡Tachán!

El Kike "return".

Pero bueno, no me jodas.

¿Qué pasa, tío? ¿Sigues igual, con esa cara de...?

Cuidadín, Kike, que te arranco la cabeza.

¿Dónde está mi hija?

No tengo ni idea. La última vez que la vi se lio

con un domador en Bali.

¿No sabes nada de ella? Que dónde está mi hija.

Hola, papá.

"Hola, papá". ¡Me cago en todo, desgraciada!

Te vas sin decir nada, y de repente apareces otra vez...

Dime algo: explícame qué pasa aquí.

Te envié una postal. ¿Una postal?

¿En siete años? Me cago en... Oye.

¡Quieto! Papá, estás en el lado oscuro.

Y bien. Donde me sale de los cojones.

Donde me sale de los cojones. ¿Tú vienes por lo de tu hermano?

¿Mi hermano? ¿Qué se me ha perdido con él?

Ah, ¿que no lo sabes?

¿Qué? Que tu hermanito,

el empresario famoso, tuvo un accidente y está en coma.

¿Que está en coma?

¿En coma, inconsciente, que no se acuerda de nada y eso?

Yo no estoy inconsciente y me acuerdo de todo, fíjate.

Anda, ven aquí. Contigo hablo después.

Sí, no pongas caras.

Hala, bienvenido. ¿Y esto qué es?

Es lo que me debes. Apuntado con fechas.

Detallado. No me jodas.

Esto prescribe. Qué bienvenida. ¡Qué prescribe!

Qué tiempos aquellos.

Aún no sabíamos lo canallas que seríamos con los otros.

Unos más que otros. Eh, ¿qué pasa?

¿Tienes una partidita ahí? Anda que avisas.

Este es el mejor sitio para arruinarse. Tu timba, querido.

Mierda. ¿Qué pasa, Vladimir? (ACENTO RUSO) Coño, Kike.

Cuánto tiempo sin vernos. Ya te digo, mogollón.

¿Aquí nadie sufre Alzhéimer o qué? -Papá.

¿Estas llaves son de tu coche? Sí. ¿Por?

Te quiero. Hostias, cuidado.

Ahora estáis sin un tutor legal.

Sin padre ni madre. -Nuestro padre está...

-Está inhabilitado legalmente hasta que salga del coma.

Su situación es la que es,

y yo estoy aquí para ayudaros, aconsejaros...

-¿Y cuándo sale del coma?

-Pues no os voy a mentir.

Pueden ser unos meses, o puede no salir nunca.

-¿Entonces? -Si examinando su documentación

o el testamento hubiera instrucciones

sobre qué hacer con vosotros, habría que cumplirlo.

-Espero que no. A saber lo que ha podido dejar escrito.

Lo siento, Luis. Mala suerte.

Ah.

¿Luis?

¡Luis!

¿Te quieres estar quieto? Luis. Pero... has vuelto.

¡Esto es genial! ¿Estás bien? Sí.

¿Estás bien? Sí.

Dijeron que estarías mínimo 5 años en coma.

¿Te duele algo? No.

¡Esto es un milagro, Luis! ¡Ah!

¡Quita! ¡Perdona!

Es un hospital, ¿verdad?

Sí. Pues mi ropa, que nos vamos.

¿Sabes por qué nunca he comprado ninguna acción de un hospital?

¿Por qué? ¿Lo sabes?

¿Por qué? Porque no soporto los hospitales.

Ni eso ni esta forma de vestir. Así que mi ropa.

Me parece que no va a poder ser.

¿Cómo que no podrá ser?

¡Está detrás, corre!

(HABLAN EN RUSO)

¡Mi padre me mata, Kike!

¡Dale!

(Derrape)

(HABLAN EN RUSO)

Vladimir no va a parar hasta que te encuentre.

¿Qué hacemos? ¿Adónde vamos?

Kike.

(SILBA) ¿Eh?

Si simulamos que sigues en coma,

tus delitos y tus líos con Hacienda prescriben.

Si sales del coma, estarás 12 años en la cárcel

y arruinado.

La Fiscalía y Hacienda fueron muy claros en este sentido.

Tú decides, Luis.

No me jodas. Debe haber otras alternativas.

O eso o la cárcel.

No es posible que haya una sentencia favorable.

Así de claro y de duro. Esto también puede salpicarme a mí.

Es algo muy serio, y lo sabes. Joder. Joder.

Considéralo como una oportunidad que se te presenta.

Un golpe de suerte.

¿Un golpe de suerte? ¿A esto lo llamas así?

Pues sí, totalmente.

Prescribirán todos tus delitos y saldrás de algo muy negro.

Tú decides.

No. Lo siento, pero no. No soporto los hospitales.

No tienes por qué estar aquí. ¿Y dónde voy a estar?

Pues en tu casa. Lo consulté.

Es como estar en una residencia de lujo.

No, en una cárcel de lujo.

Tendré que estar tirado en la cama todo el día. Mal panorama.

Pero estarás en tu casa. Te levantarás cuando quieras.

No podré. Allí viven mis hijos.

Es muy arriesgado.

Pues les mandas a un internado hasta que pasen estos años.

O eso o la cárcel. Decide.

¿Mandarlos a un internado?

No les hará mucha gracia.

Si tienes una solución mejor, bienvenida sea.

Girón, por Dios.

Hablamos de mis hijos.

(Llaman a la puerta)

Sí, un momento.

¡Decide!

(Vuelven a llamar)

¡Un momento, por favor!

(SUSURRA) Tápate.

¿Estás? Adelante.

¿Sabe si su cliente guardaba documentación para estos casos?

Seguro que sí. Ahora no sé toda la documentación

que había hecho,

pero el señor Molina era un...

Perdón, es un hombre muy precavido.

Perfecto. Vuelvo con los niños.

¿Cuánto vale un café? Dos euros.

¿Dos euros? No me jodas. ¿Y un cortado vale igual?

Vale, vale. Un café.

Inesita, te necesito.

Que ya sé cómo pagar a Vladimir.

Muy bien.

Por aquí. Eso es, con cuidado.

Hasta el fondo a la izquierda.

Vuestro padre necesita reposo, silencio y tranquilidad.

¿Eh? Espero que os encarguéis de la situación.

Vaya palo. -Saldremos adelante.

Muy bien, por aquí. Hasta el fondo a la izquierda.

-Tampoco tiene tan mala cara, ¿no?

Pues... esta es la lista de enfermeras

muy recomendables que pueden cuidarlo 24 horas al día.

Muchas gracias. Ahora lárguese. ¿Perdone?

Que saque su feo culo fuera de aquí, por favor.

¿Le han dicho que...? Muchas. Adiós.

Oh.

Bueno...

Pues por lo menos no estamos en un hospital. Algo es algo.

Tendrá que venir un médico de vez en cuando, pero tú tranquilo.

Mi cuñado es médico y le saqué de varios apuros.

Me debe mucha pasta. Hará el paripé.

Seguro que es de fiar, ¿no? Yo también estoy metido en esto.

Los documentos.

Los documentos.

Esto es.

No sé. No estoy convencido con este tema.

Tendrán los mejores colegios, la mejor educación y el mejor futuro.

Siempre ha sido así, ¿verdad? Siempre lo ha sido.

Y la situación es la que es. Es la que es.

Nunca les ha faltado de nada.

Nunca les faltó de nada. Girón,

deja de repetir y de darme la razón como a un gilipollas.

Gilipollas.

Sí, vale. Eh... firma.

Entonces, esto es lo que me ha dicho

la enfermera que me dejó ahí de material para Luis.

-O eso o Vladimir.

-Dame el boli. ¿Dónde firmo? -Aquí.

Hola.

África, un repartidor. Hola. ¿Qué traes?

Traigo mucha mala leche.

Soy Kike, hermano de Luis. Quiero hablar con él.

Kike.

¿Kike Molina?

¿Kike?

"Yes". "Mi hermano".

Kike aquí.

¿Qué hace aquí? ¿No estaba en Vietnam, en Laos o...?

Te digo una cosa: Kike significa problemas.

Siempre fue así, y así será.

No tiene por qué. Simula estar en coma y se irá.

Cuando reaparezca, estarás recuperado.

Sangre fría. Sí.

Sangre fría. Sangre fría.

Sangre fría. Sangre fría.

Tú eres el tío Kike, ¿no?

Me lo dijo África.

Tío Kike.

Sí, ese soy yo, sí. ¿Tú la conociste?

Sí la conocí, sí.

Murió cuando yo nací.

Todos decían que mi madre molaba un montón.

Pues sí que molaba, sí.

Molaba muchísimo.

Mi padre no mola tanto como mi madre, ¿no?

No, desde luego que no. Él es un...

Eh... Es un gran hombre.

¿Tú la conociste mucho o poco?

¿A quién? A mi madre.

La conocí mucho. Mucho, pero muchísimo.

Respira.

Respiramos.

Ana, tienes que ir a bañarte, venga. -Pero...

-A bañarte.

Ana, venga. -Vale.

El famoso tío Kike del que tanto he oído hablar.

Si lo has oído por tu padre, ya te digo yo que...

De mi padre no me fío.

Si a él le caes mal, a mí me caes bien.

Tía lista. Tú y yo nos llevaremos bien.

¿Y a qué has venido?

No te importa. Lo que pase aquí me importa.

Laura, ¿me dejas solo con tu tío unos minutos?

No es mi tío.

¿Y bien?

¿Qué le trae por aquí, después de tanto tiempo?

No sé quién es usted. Quiero hablar con mi hermano.

Me parece que eso va a ser difícil.

(Pitido)

Ahí le tiene.

Está en coma.

Dicen que puede estar así años.

Tendrá que tratar los asuntos que quiera conmigo.

¿Cómo que está en coma? ¿En serio?

No tenía ni idea. Acabo de llegar de viaje y...

No me había enterado.

Joder...

Vaya palo.

A ver cómo salgo ahora del embrollo.

¿Embrollo? ¿A qué se refiere?

Que le presté a mi hermano un pastizal

porque tuvo un problema de liquidez, y yo

tenía dinero y... Joder, somos hermanos, ¿no?

Hoy por ti y... mañana por mí.

Ya. No tenía información al respecto.

Cuando uno está en apuros, no lo va contando. Ya me entiende.

Pero... ahora el que está en apuros soy yo y...

Y necesito que me devuelva el dinero que le presté en su día.

¿Y tiene documentación que acredite la deuda?

¡No, por Dios! ¡Somos hermanos! ¡Un poquito de...!

Entre hermanos no existen ese tipo de formalidades.

¿Y de qué cantidad estaríamos hablando?

98.000 euros exactamente.

(LLORA)

Eh...es una cantidad importante.

(Móvil)

Un momento, debo contestar.

Ahora vuelvo.

¿Sí? Mi pobre hermano...

No, no, no, no, no.

No te quejes, hermanito. No te quejes.

Podría haber dicho muchísimo más:

200 o 300. Para que veas que soy un tío legal.

¿Qué? ¿Y ahora qué, eh?

¿De qué te ha servido tanta pasta y tanta historia?

Maldito cerdo.

Me robaste a Marta, la mujer que más he querido.

Luego quisiste joderme la vida. ¡Pues ahora toma, que te den!

¡Mira, mira!

Mira qué cara de pringadete se te ha quedado.

Mamón. Que eres un ma-mo-na-zo.

No te la merecías. Nunca te la mereciste.

Joder. Joder. Te has despertado del coma solo para darme una hostia.

Pero ¿qué haces? ¡Nos van a descubrir!

¿Qué? ¿Qué pasa aquí?

¿Qué haces aquí? Tú, el imbécil de mi hermano,

la última persona a la que querría ver.

¿De qué te llevo yo a ti 98.000 euros?

¿Yo a ti, que eres un muerto de hambre?

Pero ¿qué es esto? No es momento de dar explicaciones.

¿Cómo que no? Este tío estaba en coma.

Me has intentado sablear casi 100.000 euros.

¡Oye!

¿Queréis comportaros, por favor?

Joder, qué movidón. ¿Qué tipo de persona eres tú,

capaz de insultar a un tío en coma?

¿Qué coma? Me has dado un puñetazo.

Pero no lo sabías. Estaba en coma.

Pero ya no estás en coma. No.

¡Ya te puedo atizar!

¡Oye! ¡Que paréis!

¡Ya!

Ese encendedor...

Ese cenicero... Esto es mío, del salón.

Ya estamos con lo de siempre. Aquí todo es tuyo.

¿Estaba en tu bolsillo? Sí. Llevo mi cenicero y mi mechero.

Soy muy maniático. ¡Oye, que es mío!

¡Ni se te ocurra! ¡Dámelo!

(Mordisco)

¡Ah!

Escúchame bien, Kike.

No pintas nada ni en esta casa

ni en esta familia. ¿Te queda claro? Así que fuera.

Vamos. No, no, no. Para, para.

Para, para, para.

¿Tú te crees que el Kike es tonto?

Girón,

asegúrate de que no entra nadie y de que nadie escucha.

Bueno, tranquilos.

Vamos, hermanito, que te conozco.

¿Qué pasa, que has hecho alguna pifia

y quieres escaquearte con el rollo de que estás en coma?

¿Desde cuándo, hermanito, te doy yo a ti explicaciones?

Muy bien, de acuerdo.

Pues tú pagas... y yo me callo.

Mírame bien, Kike.

No, así no.

Un poquito más cerca.

Más.

¿Ves?

¡Hostias! ¡Hostias!

¿Desde cuándo te gustan a ti las manzanas?

Ese logopeda no te hace nada, ¿no?

Porque sigues igual de parlanchín que siempre.

Anda, siéntate ahí.

A ver, explícame a mí qué te hace el logopeda ese.

Porque ni hablas más ni haces nada nuevo.

Igual es que tienes un trauma infantil.

Te pasó alguna cosa de pequeño

y se te ha quedado atascado en esa cabecita tuya.

Di.

Sí, alguna cosa traumática.

Viste a tu padre en bolas.

O te tiraron a la piscina y no sabías nadar.

O peor todavía:

te enteraste muy pronto de que las niñas no tienen pito.

¿Es eso?

Bueno. Por lo menos sonríe el niño.

¿A que te arreglo yo esto sin logopedas ni leches?

A ver, Miguel, cariño.

Voy a pensar que estás disgustado conmigo.

Dime algo y así sabré que no lo estás.

Pues menuda respuesta. No me vale.

¿Estás disgustado conmigo, sí o no? -No.

-Bueno.

Tienes una conversación la mar de interesante. Que lo sepas.

Anda, súbete a tu cuarto y a jugar con los trabalenguas.

¿Eh?

Mucha sonrisa, pero de hablar, ni pío.

(RÍE)

¿Con quién te has peleado? Nada...

El abogado de mi hermano. Es un tipo duro.

Y tanto. Joder.

¿Y funcionó? Ya te digo. Están "cagaos".

Les tengo pillados.

¿Y tu hermano cómo está?

Eh... bueno, está en coma, pero le ves y parece que está bien.

Es un coma de esos muy bien llevados. Ya me entiendes.

No entiendo. No hay nada que entender. El hielo.

(Llaman a la puerta)

(ANA) ¿Puedo entrar?

-Pasa.

-¿Puedo dormir contigo?

-Sí. Va.

Vamos.

-Huele a tabaco.

-A dormir.

Venga. Aquí, con Lucy.

-El tío Kike dice que conoce muy bien a mamá.

-No es tu tío. -Nadie me habla mucho de mamá.

Vosotros porque erais muy pequeños cuando murió.

Papá... Bueno, papá no habla de nada.

-Pues ahora menos. -El tío Kike dice...

-No te fíes de él. Seguramente no le veas más.

-Quiero que me cuente cosas de mamá. -Va.

A dormir, venga.

"Joer". -"Joer" ¿qué?

A dormir. Y olvídate del tío Kike, ¿vale?

Venga, dame un beso de buenas noches.

(SUSURRA) Venga.

A dormir, pequeña.

Hasta luego. Buenas noches.

¿Y mi coche? Ahí fuera.

Depósito vacío, pero perfecto. ¿Y mi hija?

En casa de una amiga.

¿Por qué no está aquí conmigo? Después de tu recibimiento,

qué ganas tendrá de verte.

Ya sabe cómo soy. Sí, todo amor y cariño.

Cuidado, que vas a cobrar hoy.

Vale, vale. Me han dicho que el ruso se ha ido fuera

porque la pasma le andaba cerca. Eso parece, sí.

Si al final vas a tener suerte en la vida.

En las cartas no.

Exacto. Mañana te devuelvo lo que te debo, y con intereses.

Venga ya. Que sí, coño. Mañana seré rico.

A ver, me llamo Curro. Soy Curro.

Tú sabes que estás hablando con Curro.

¿No me crees? Pues no.

Vale. Cuando ponga en tu mano de orangután

los billetes, ya me contarás. Dinero limpio.

Lo de mano de orangután ya lo hablaremos.

El significado de "limpio" no lo conoces.

Si sabes que soy legal. Tú no eres legal, Kike.

Pero no me tengas tanta tirria. Mi hermano sí te la jugó bien,

pero lo mío son minucias. ¿Que lo tuyo son minucias?

Vale, ahora ya en serio, Curro: por los viejos tiempos.

¿Puedo? Si te abro esa puerta, sabemos...

Que estoy en racha. Siempre dices eso, y luego...

Luego cometes locuras. No cambiarás nunca.

(Puerta)

(Música)

Todo el mundo pone a parir a mi padre en Internet.

No es mala persona, ¿no? -Claro que no.

¡Chis! Eh.

(Móvil)

¿Qué te parece?

-¿Quién es ese? -No deja de enviarme guarradas.

Está por mí. -¿Ese?

-¿Qué pasa, es demasiado guapo para mí o qué?

-No. -Ah.

Tú no sabes el potencial que tengo.

No lo sabes tú bien.

Yo es que doy morbo, morbo.

-¿Tú sabes lo que es eso? -Pues no.

-Mira, ya llegó el locutor de radio.

Miguel.

-¿Y tú crees que Girón nos cuidará?

-Mira la cara de susto de tu hermano.

Por Dios, claro que no.

Girón es el ayudante y abogado de vuestro padre,

no alguien que sepa cuidar criaturas. -Eso es verdad.

-Hombre. Habló el oráculo.

Desayuna.

(LLAMA A LA VENTANILLA)

¡Vamos!

"Good morning".

Como mi padre no vea el coche, me corta las pelotas.

Si yo siempre sospeché que no eras una tía.

Has vuelto a jugar, me dijo mi padre. Estoy en racha, querida.

¿En racha? Me ha dicho mi padre

que te has endeudado con un tío peligroso y que has perdido todo.

Eres un genio, Kike. No sé cómo lo haces

para hacerlo cada día peor. No es asunto tuyo.

Tienes razón.

No es asunto mío, ni lo será nunca.

Bueno, venga, va, Inesita.

Va. Va, Inesita, va.

Kike, soy amiga tuya. No tienes remedio.

Lo de las cartas acabará contigo.

Que lo voy a devolver. Sí.

Y todo eso se acabó. Hoy... va a ser un gran día.

En internados distintos.

Carlos en uno, Miguel en otro distinto y especial,

Ana en otro para niñas pequeñas

y yo en otro para chicas rebeldes.

Nos separa.

-¿Cómo lo sabes? -Vi unos documentos en su despacho.

-Papá no haría eso.

(Timbre)

Buenas.

¿A qué has venido? A hablar con... el llorón ese.

-Girón. Sí, ese. ¿Me pones un café?

-Pues no. ¿Cómo que no?

Es que no me sale. ¿Estás de broma o qué?

A ver, mírame bien. ¿Ya estamos otra vez con eso?

¿Tú me ves con cara de broma?

Kike, ¿puede venir un momento?

¿Quieres bailar un chotis o qué?

(Móvil)

(Alarma)

Buenos días.

Con medio millón me conformo. Para que veáis que vengo

con buenas intenciones. Girón, esto está amargo.

Como África se piensa que es para mí, pues...

Sacarina, Girón.

Sacarina. Sacarina.

Hablemos claro:

en las últimas horas nos hemos informado

de su vida y andanzas, sus turbias relaciones con prestamistas.

En fin: su vida vale poco, querido Kike.

Nuestra oferta es la siguiente,

sin formalidades:

te salvamos la vida pagándote las deudas y tú nos lo agradeces

y te estás calladito.

Nada más valioso que la vida de uno.

¿Verdad, hermanito?

¿Esa es la oferta?

Y no estoy regateando.

Piénsalo bien. Porque si tú hablas,

nos jodemos todos. Los dos. Tú también.

Porque yo terminaré en la cárcel,

pero tú acabarás muerto.

Pero es que yo debo mucho, pero que mucho dinero.

Al menos dejadme algo para empezar. Estoy desesperado. En la ruina.

Estando así se hace cualquier cosa. Ese siempre fue tu estado natural.

Ya sabrás salir adelante.

(Alarma)

¡Métete en la cama, corre!

Tápate.

Toma, toma.

¿Es verdad que nos vais a mandar a un internado

y vamos a vivir todos separados?

Es de mala educación interrumpir a los mayores.

¿Es verdad? No te responderé a eso ahora.

Mañana, cuando vengan de la notaría. Entonces es verdad.

Acabo de acordarme de que debo preparar unos papeles.

Ahora vengo.

Pero vamos a ver, ¿cómo puedes hacer eso?

¡Me estás escu...!

¿Tú crees que nos oye?

Le diría que eso que hace está mal.

¿Estás seguro que no oye ni siente nada?

No. Nada de nada. Mira, ya verás.

Ya verás cómo no siente nada. Mira.

Mira.

Na-da. ¿Ves? Como si estuviera muerto.

Toma, dale tú. Ya verás.

Me gustaría decirle qué pienso de sus planes.

Pero tú dale primero.

Ya verás cómo no siente na-da de na-da.

¿Eh? Hermanito.

Ana, antes os he dicho que vuestro padre

necesita reposo y tranquilidad.

Vete, que te espera el profe de inglés.

Nuestra reunión ha terminado.

Gracias. Un momento.

Lo mato.

¡Lo mato!

Lo mato, lo mato, lo mato, lo mato, lo mato.

Lo mato, lo mato, lo mato.

(Timbre)

Total, si ya está comatoso.

Hola. -Hola.

Perdona. Venía a por una documentación que me falta.

-Ahora mismo aviso a Girón.

Siéntese por ahí. -Gracias.

(GRITA)

(Silencio)

(GRITA) ¿Me puede abrir alguien?

Escúchame. Ábreme la puerta, que desde aquí...

Voy a ver si veo a alguien. ¡Que no! ¿Que espere...?

Tranquilo, Kike,

porque todo lo que tiene de pibón lo tiene de idiota.

Eh...

Ah. Hola, gracias.

Soy Kike.

Lola, la idiota. Encantada.

Encantado. Déjame que lo remedie.

Te invito a cenar.

Venga, va.

Hay un estudio de la universidad de...

Da igual, una americana.

Dice que todos los encuentros que empiezan mal acaban en la cama.

Y es una verdad absoluta. Está demostrado.

En serio.

¿Tengo que decirlo yo todo? Pon un poco de tu parte.

Hay otra universidad que dice que hay muchos imbéciles

y que acabas encontrándote con uno o con dos a lo largo del día.

Ya. Es un tema interesante, pero no conocía ese informe.

Tengo cosas que hacer

mucho más importante que perder el tiempo con usted.

También he dicho... ¿Qué?

Que estás muy, pero que muy buena.

Joder. ¿Este pendiente es tuyo?

¿Qué pendiente? Ese. Parece que vale un pastón.

No.

Ahí lo tienes. Otro imbécil.

¿Cómo? No te estoy escuchando. A ver, di.

Tú puedes. Dime: "Ábreme, por...".

-Pero tú...

Perdone, ¿eh?

¿Y tú qué, no la ves encerrada? ¿Por qué no le abres?

¿Yo, por qué?

-La próxima vez no le abriré la puerta.

Le tiraré... cacahuetes.

-En la cocina tengo una bolsa bien grande.

(Clics de fotos)

¿Cómo fue? Pues duro. Me ha costado.

La cosa se puso fea, pero me he impuesto

con un par. Han tragado.

Les tenía K.O.

Este, mucho abogado y mucha historia,

pero conmigo no valen los trucos. Genial.

¿Cuánto le has sacado?

Bueno, la negociación no está cerrada.

¡Ana!

¡Ana, va! ¡Venga, pequeña!

Déjate de travesuras.

-¡Ana! ¡Ana, deja de jugar!

¡Ana!

Ana, cariño. Venga, pequeña.

(ÁFRICA) ¡Ana, por favor!

¿Ya estamos lejos de mi casa?

(Chirrido)

¿Qué hace esta aquí?

-Se ha debido colar mientras me hacía un "selfi".

¿Qué narices estás haciendo aquí?

-Me he escapado de casa, y no iré a ningún internado en Suiza.

A ver, a mí eso me parece estupendo,

pero ¿qué tengo que ver con eso?

Huimos juntos, ¿no?

Por eso eres mi tío y conocías a mi madre.

¿Quién es esta? Su sobrina.

Es una tocapelotas. -¿Qué es una "tocapelotas"?

Pero ¿qué hace con vosotros? ¿Quién te dio vela en este entierro?

No, contigo no voy a hablar. Tu amigo suele meterse en líos.

Le busca media ciudad, y viene aquí

con la hija de su hermano, con el que no se habla.

Pero ¿qué pasa, la vais a secuestrar?

Buena idea. Tu padre al final piensa.

¿Cómo que de cuánto hablamos? ¿Qué pregunta es esa?

Estamos hablando de cientos de miles.

Sí. Luego le digo la cantidad exacta.

Un momento.

Dice que la devolverán en dos horas si pagamos un dinero.

Es mi hermano. No lo sé. No se ha identificado.

No me gusta, Girón. No me gusta.

Ah, una cosa: en "cash" y en billetes pequeños.

Eso es. Muy bien.

Vale.

¿Qué?

Oye, hija, ven un momento. Verás.

¿Qué?

Que cada minuto que pasas con ese tipejo lo pierdes.

Y la vida es muy corta. Pero mucho.

Tanto como él. Es un buen tipo.

Que no. Te tiene engañada.

Es un impresentable. Te meterá en líos toda la vida.

Le conozco desde que tenía 12 años. Y a su hermano, que es peor.

Pero ¿qué te pasa con ese tío? No, dímelo. ¿Es tu novio?

Pero ¿qué dices, papá?

La pregunta del millón: ¿qué coño hace mi hija

con ese tipejo?

Me cae bien, me lo paso bien. Nunca me aburro con él.

Siempre estuvo cuando lo necesité.

Me respeta y me trata como a una colega.

Solo le pierde el juego. El juego,

las mujeres, el dinero, los líos en los que se mete.

¿Sigo? Porque puedo seguir. Nadie es perfecto.

¿Qué? -En casa de los Ramírez no está.

¿Le habrá pasado algo?

Girón dice que la pudo secuestrar el tío por dinero.

¿Crees que puede hacerle algo?

-No creo. No sé.

-Voy a llamar a la mamá de Lucía.

Venga, va. Desayunas y para casa. No.

¿Cómo que no? Yo ya tengo suficientes problemas.

No quiero ir a ningún internado en Suiza.

Y tú tampoco estabas de acuerdo. No, no.

Un momento: dije que me parecía una cerdada

que os separaran a todos.

Mejor que estéis todos en la misma casa que separados.

Pues eso. Pues eso ¿qué?

Que no estás de acuerdo.

Vamos a ver: que yo esté de acuerdo o no

con lo que tu padre haga no es mi problema.

Sí es tu problema. No.

-Alucino. Alucinas ¿qué?

Que discutes con una mocosa. -No soy ninguna mocosa.

-Sí lo eres. Alucino. Discutes con una mocosa.

Mira, dejémoslo ya.

Devuelve a esta cosa y resolvamos nuestros marrones.

-Eres mi tío. Es tu problema.

No. Yo solo tengo el título, pero no ejerzo.

A mi madre no le gustaría lo del internado ni que nos separen.

-Mírame. Eh... Mírame, Kike.

Mírame. Mírame.

Deja de escuchar a esta manipuladora de medio metro.

Arreglemos nuestra situación, y ponte las pilas.

O resolvemos lo de la pasta o nos matan.

Vuelve a la realidad ya. Vale, tienes razón.

-¿Puedo ir al baño? -Está por allí.

-Gracias, Inés. Vete donde te dé la gana.

Si no, ahí tienes un árbol.

En el baño no está. ¿Quién?

La enana. Pero no me jodas.

¿Cómo no va a estar? Habrá que encontrarla. Una niña sola...

Tiene razón. Hay que encontrarla, pero ya.

Que cada uno vaya por un lado.

Venga, hala. ¿Qué miras?

Estoy orgullosa de ti.

¿Que estás...? Claro. Vete tú...

Vete tú con este. Yo voy por detrás, venga.

¿Tú qué haces aquí? No quiero volver a casa.

Pero a ver, Ana. No puedes ser tan rebelde siendo tan enana.

Me tenías preocupado.

Mierda.

Ven aquí.

Y ahora para casa, va.

Esto es para ti.

¿Y esto?

África me ha dicho que eres un muerto de hambre.

(Monedas)

Para que no te mueras de hambre. Vale, gracias.

Lo cogí por si necesitamos dinero para el viaje. Ya sabes.

Ya.

Bueno, Ana.

Ahora necesito que me guardes un secreto

que solo sabremos nosotros. Bueno, e Inés.

Sí, bueno. Inés también. ¿Qué?

Que tú y el tío Kike... bueno, e Inés también,

a estas horas jamás estuvisteis por ahí.

Te fuiste tú sola porque estabas cabreada por mandarte fuera.

¿De acuerdo?

Si no, ¿sabes qué pasa?

Que al tío Kike le puedes meter en un buen lío.

OK.

Hala, vamos.

¿Ana?

-¡Ana! ¡Ana, por fin! ¡Qué alegría!

¿Dónde estabas, eh? -Me perdí paseando.

-Lo importante es que estás aquí.

-Ay, madre. -Ya está.

-Ven aquí, enana.

Mira, tu hermano. Anda, corre.

¿Qué?

¿No la habéis encontrado?

Tranqui, Ana ya está en su casa. ¿Cómo que está en su casa?

¿Estáis tontos? Perdona, Antonio. ¿Estáis tontos?

Es donde debe estar una niña.

Sí, claro. Las niñas deben estar en su casa.

Es lo que hacen las niñas. Podríais haberme avisado, ¿eh?

Me gusta que te preocupes, pero está bien.

Bueno, me alegro. Ten más consideración con tu padre.

Lo podíais haber traído y le daba de desayunar.

Ya había desayunado. Ah, ya desayunó.

¿A comer? A esas edades se come mucho.

Que se tiene mucha hambre, quiero decir.

Cada día le entiendo menos.

¿Qué estáis haciendo?

¿Eh?

¿Qué?

¡Ah!

Estoy estudiando, y hacéis ruido.

Tengo examen mañana.

-Bueno, chicos. Se acabó la fiesta.

Vamos a recoger.

¡Nos atacan! -¡Toma, toma!

(SILBA)

Este documento está firmado por vuestro padre.

Deja claro los deseos de vuestro tutor

ante una eventual situación como la ocurrida hace unos días.

-Pues me da igual. ¿A ti? -También.

-¿A ti, Miguel?

No hay más que hablar.

Chicos, comportémonos como adultos. -No somos adultos, somos niños.

Quizá es hora de que dejéis de serlo.

Vamos a ver. Lo único que se os está diciendo

es que iréis a un internado en Suiza

donde tendréis una exquisita educación

y os prepararán. ¿Qué hay de malo en eso?

-Como representante de Asuntos Sociales,

discúlpeme, mi deber es velar por el bienestar de estos menores,

y creo completamente necesario que sean escuchados.

Laura, ¿tienes algo que decir?

-No queremos vivir separados ni irnos de casa.

Nos necesitamos en estos momentos.

Laura, es el deseo de vuestro padre.

Ya. Pero a mi padre siempre le dio igual nuestra voluntad.

Y aun en estado vegetal quiere seguir jodiéndonos la vida.

Abstente de usar ese soez vocabulario en esta reunión.

Que te den.

Laura. ¡Laura!

-Discúlpeme.

¿Fumas? ¿Y te dejan?

-¿Quieres hablar o echarme un sermón?

-Laura, ¿por qué no queréis marcharos al internado?

-Nos necesitamos todos juntos ahora. Ninguno se quiere ir.

-Ya.

Oye, a ver.

La voluntad de tu padre es determinante, ¿vale?

Pero si no está y hay algún pariente cercano que pueda

hacerse responsable de los niños, podría buscarse otra solución.

Siempre que todos los hijos estéis de acuerdo.

¿Cómo lo ves?

-No. Olvídalo.

Mi madre era hija única,

y mi padre tiene un hermano que... no.

No hay posibilidades, no.

-Pues lo siento.

Te lo tenía que decir.

Laura, vamos a hacer una cosa. Te voy a dejar mi tarjeta,

y si necesitáis cualquier cosa,

cualquier cosa, me llamas.

¿Eh?

-Gracias. -De nada.

Cuídate.

"Todo va bien".

Las empresas y acciones están pasando a nombre de tus hijos.

El plan se cumple a rajatabla.

Lo de mis hijos no va tan bien.

Ya se acostumbrarán. Son buenos centros. Son caros.

¿De qué se quejan? No quieren estar separados.

Tonterías. Así se harán más fuertes.

Lo importante es salir del marrón y seguir con el plan previsto.

Tus hijos no serán un obstáculo. Centrémonos en lo importante.

No lo veo, Girón.

No lo veo.

Tú tienes la última palabra,

pero piensa en el tiempo que queda de estar en coma con tus hijos aquí.

Todo está perfectamente planeado y previsto.

Solo te pido una cosa: cuando tengas dudas,

piensa en la cárcel.

Tú, solo, en una celda. 12 años.

¿Se puede?

No sé cómo te puede gustar ese muñeco tan feo.

-Se llama Lucy. -Ya sé que se llama Lucy.

Oye, Ana, hay una cosa que no deja de rondarme la cabeza.

¿Dónde fuiste cuando te escapaste?

-Ya te lo he dicho, estuve paseando.

-Ya. Tú sabes que yo siempre te pillo cuando mientes, ¿no?

Estás mintiendo.

¿Y si le pregunto a Lucy?

Oye, Lucy, ¿dónde estuvisteis anoche?

-Ella no vino con nosotros.

-¿Con nosotros?

Ana, va. Cuéntame qué pasó.

Ana. -Vale, pero prométeme

que no se lo dirás a Kike.

-Kike.

¿Puedo decirte algo? No. Sé lo que vas a decir.

Que no se trata de tener pasta, sino de montárselo diferente.

Mira, con pasta o sin pasta,

como sigas con lo de siempre, acabarás como siempre o peor.

Tú eres la versión desagradable de Pepito Grillo.

Lo que tú digas, pero sabes que tengo razón.

Como sigas igual, tendremos que irnos del país. Y esta vez te irás tú solo.

Yo no pienso acompañarte.

Necesito un respiro, y contigo parece imposible.

Venga, va, Inés. ¿Ya te has cansado de mí?

Con lo que tú te diviertes.

Kike, puedes cambiar. Aunque creas que no, puedes.

Y sobre todo: debes cambiar.

Oh.

Oye, eres una gran amiga. (RÍE)

Una pena que no tengamos sexo. Sería perfecto.

Vete a la mierda.

¿Y tú qué haces aquí? -Tenemos que hablar.

No te equivoques, que no.

Nos podemos ayudar. Nuestros intereses convergen.

¿Ves cómo habla? Parece un mafioso.

Tú no tienes un duro.

Eh, no te pases. Es verdad.

-"Totally". No.

-Te ofrezco un lugar donde esconderte, dormir y comer.

Hasta que acabe tu mala racha.

¿A cambio de qué? Tú te ofreces

a tener la custodia de los cuatro.

¿Como si fuera vuestro padre? Solo en los papeles.

En esta casa no decidirás nada. Bueno, una cosa sí:

no nos separaremos y no iremos a ningún internado.

Eso es lo único que decidirás.

De lo demás, nada de nada.

Te limitarás a comer, dormir y callar.

Creo que es lo que mejor sabes hacer.

Ya. ¿Y?

Eres tú la que me necesita a mí, no al revés.

¿Seguro? Absolutamente. No tengo problemas.

Vladimir, Kike. Quiere saber si estás aquí.

¿Qué le digo? Que luego me tomo una copa con él.

Ah, qué gracioso estás hoy, ¿no?

Una copa con Vladimir. Me descojono. Le digo que estás aquí.

Que no, coño.

¿Y por qué le digo que no estás aquí?

¿Qué gano yo con eso? Te estoy salvando el pescuezo.

Un segundito. Ven aquí, coño.

A ver, Curro.

Que estoy negociando. No lo jodas todo.

¿Esa quién es? ¿A ti qué te importa?

¿Que no me importa? Llamamos a Vladimir.

Que... Que no. Para, para.

Es Laura, hija de mi hermano. ¿Esta...?

Pero eres un genio, Kike. Vamos a pedir un rescate, claro.

Pero ¿qué rescate? Vamos a pedir un café,

y que no me joda más. Escucha.

Que ahí hay muchísimo dinero en juego.

Y si me sale bien, te llevarás un buen bocado.

Porque no se me olvida que te lo debo. ¿Vale?

Vladi. Sí, oye...

No. Me dicen que se ha ido del país.

Otra vez, sí. Ya sabes cómo es.

No, pero hablamos tú y yo.

Venga, hasta luego.

Siempre puedo decir que era un rumor

eso de que estás fuera. Date cuenta de eso.

Y también que este tiene varios muertos a sus espaldas.

Eso lo sabes. Sí, lo sé.

No se te olvide.

No.

(AMBAS) ¿No? ¿Por qué? Pues porque no.

-Eres más idiota de lo que suponía.

Solo si se cumplen un par de condiciones.

¿Qué condiciones?

Yo haré mi vida, y nadie se meterá en lo que yo haga.

No molestaré a nadie, pero que no me molesten.

Y sobre todo: no seré el títere de cuatro mocosos.

Bueno, me lo pensaré. Debo consultar con mis hermanos.

Tampoco te lo pienses mucho. Puedo cambiar de opinión.

Quizá no ha sido una buena idea.

-Laura. -Adiós.

Eh... Laura.

Dale un beso a tu hermana Ana de mi parte.

Tengo malas noticias. A ver, ¿qué?

Tus hijos han tenido una iniciativa que no te gustará nada.

¿Qué haces así? Lola está al llegar. Si te ve así, se acabó.

Aquí tiene un informe con sus actividades,

chanchullos y garitos que frecuenta, donde hay timbas.

Ya sabe, juego ilegal.

Te han salido granos.

He ganado. Cara de terror.

Muchas estarían conmigo, y tú me dejas.

-La gente deja de quererse y no pasa nada.

-Sí pasa. Yo no soy cualquiera. A mí no me dejan.

Entonces África hace todo por "money", ¿no?

-Yo no he dicho eso.

Un día me haréis llorar.

Estos tíos son peligrosos. Saben dónde vives.

¿Cómo que saben dónde vivo? Por el coche, que lo destrozaste.

Te enfadas por un deportivo de mierda.

¿Deportivo de mierda? ¡De mierda!

Yo no soy un criminal. A grandes males, grandes remedios.

Dispara. ¿A qué esperas?

iFamily - Episodio 1 - ver ahora

El hombre de tu vida

José Mota, Malena Alterio, Norma Ruiz, Paco Tous y el joven Iñigo Navares protagonizan esta comedia romántica y familiar llena de ternura que narra en ocho capítulos las aventuras y desventuras de Hugo, un hombre corriente que vive en un enredo continuo. Si quieres ver El hombre de tu vidatienes todos sus capítulos en RTVE.es.

No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

# Tenía tanto que darte,

# tantas cosas que contarte,

# tenía tanto amor

# guardado para ti.

# Tenía tanto que darte,

# tantas cosas que contarte,

# tenía tanto amor

# guardado para ti. #

¿Ana María? (RÍE)

¿Miguel Ángel? Miguel Ángel.

Lo primero, por favor, disculpa el retraso.

Vengo directamente del juzgado y llevo una semana horrible.

Miguel Ángel Hurtado de Carbajal. Encantada.

(RÍE) Uy. Uy.

Uy. Perdón.

Es la primera vez que hago esto. Está bien.

Para mí también es la primera vez. Tranquila, ya hemos roto el hielo.

Por favor.

Bueno...

Discúlpame. Me está entrando un mensaje.

No, no te preocupes. Sí, es del bufete. Un compañero.

Es un cachondo. Dice: "El Supremo revocó la sentencia".

Un caso que gané la semana pasada.

Dice: "No hay letrados como tú".

Y el "dos" de "letrados" me lo pone,

en vez de con la letra, con el número dos. Letrados. (RÍE)

Como cuando escriben "te quiero" con k. Lo odio.

Sí, es que los móviles están asesinando a la gramática.

Bueno, pero, al menos, podrían indultar la q.

(RÍE)

¿Y te va bien?

No me puedo quejar, empecé con una pastelería chiquitita

y ahora haciendo mis tartas por Internet.

Qué bien. Pero ha sido duro.

Sobre todo, levantarlo todo yo sola. A mí qué me vas a contar.

La soledad del éxito.

¿A ti también te pasa?

Ganas dos casos y te quedas sin amigos.

Ganas tres y te quedas sin amor.

Imagínate con la carrera que he tenido yo.

Al final, me quedé más solo que la una, pero bueno...

Tengo mi prestigio, mi ático en la Castellana y mi hábeas corpus.

Mi velero. (RÍE)

Pero, bueno, ¿y qué es todo esto, Ana María?

¿Me lo quieres decir?

¡Dinero, lujo!

Nada.

(Música romántica)

Lo que yo necesito no se puede comprar ni por Internet.

Porque el amor no navega por cable de fibra, ¿verdad?

(Música romántica)

Y dime, ¿por qué nunca te has casado?

¿Sabes por qué creo que no lo hice nunca, Ana María?

Dime. No encontré a la mujer indicada.

Una mujer sensible,

simpática,

cariñosa, una mujer que se deje querer.

Pero querer con q.

No sé por qué, no encontré una compañera.

Ay, me está pasando algo que...

Que no sé cómo explicarte.

Te escucho y es como si fuera yo quien hablara.

Lo que dices,

cómo piensas, tus gustos, tu sentido del humor...

Te pareces tanto a mí, Miguel Ángel.

(Disco rayado)

No, lo siento pero no. No, ¿qué?

No, que no puedo seguir con esto. No puedes... ¿Qué?

No te mereces, de ninguna manera, esto que te estoy haciendo.

Miguel Ángel, ¿estás bien? Yo estoy bien. ¿Tú estás bien?

Si estás bien, más vale que lo dejemos aquí.

Pero ¿por qué? ¿Qué te pasa?

Me pasa que no te puedo estafar, Ana María. Así te lo digo.

Eres una mujer fantástica. Estupenda. Lo tienes todo.

No entiendo de qué estás hablando.

Pues ahora mismo te lo explico. ¿Sabes qué es todo esto?

Una mentira.

Pero espera. No me puedes dejar así.

Una mentira.

Por favor, espera.

Ay, no me lo puedo creer.

¡Espera!

¿Qué es una mentira? Todo, Ana María, todo.

Ni tengo barco, ni ático, ni soy abogado, ¿vale?

Esta mañana he leído un par de casos por Internet

para tener algo de qué hablarte para poder mentirte, ¿lo entiendes?

Que no seas abogado no es lo más importante, Miguel Ángel.

Es que no me llamo Miguel Ángel, Ana María. Me llamo Hugo.

Te estoy haciendo un favor diciendo la verdad.

Sigue con tu vida. Sigue vendiendo tartas.

Búscate a otro hombre,

que seguramente va a ser mil veces mejor persona que yo.

(SOLLOZA)

Ana María, por favor, no llores.

No llores, lo siento.

(GRITA)

¡Ay!

¡Mierda!

(GRITA) ¿Dónde está mi puto coche?

No. No, no, no, no, no. A mí no me mires.

No, no, no, no, no.

¿Te dije o no que no servía para esto?

Te lo dije pero tú, venga...

Venga, tenías que fondear y barrenar ahí

hasta sacar petróleo. Por favor, Hugo.

Era la clienta perfecta.

Nos pagó por adelantado, la tenías comiendo de tu mano.

Y vas tú y te cargas la cita.

Si le hubieras mirado a los ojos, lo entenderías.

¿Qué tenían esos ojos? ¿Que qué tenían esos ojos?

¿Te parece poco nuestro futuro juntos?

El primer viaje planeado de vacaciones,

el colegio de los niños... Mira,

hasta el ancianato donde ir de mayores

ya lo tenía pensado.

Llegado a este punto, lo mejor ha sido cortar.

¿Lo mejor?

Hugo, esa mujer ha ido a buscar un puente para tirarse.

Ya. Si sale viva de esa,

espero que no llame para que le devolvamos el dinero.

El dinero.

Es lo único que te importa. Ah, eso, tú hazte el digno.

¿Sabes lo que te digo?

A tu hijo le va a pagar el diente el ratoncito Pérez.

Ese.

Madre mía, pero...

Pero... Por el amor de Dios.

¿Está usted bien? Ahora le ayudo.

Está bien. Yo le ayudo.

Está bien. Ay, ay, ay.

¿Está bien? Gracias, sí. Perfectamente.

Gracias. ¿Mareado?

No, no. Estoy bien.

(Música celestial)

Eh, eh, eh, eh. Tranquilo, tranquilo.

Me he muerto, ¿no? No, hijo, no. Todavía no.

Venga, tranquilo. (INSPIRA) Coge aire, reincorpórate,

respira hondo y bebe un poquito de agua.

Bebe tranquilito, que es agua bendita.

Que no, hombre, que no, que no.

Que es del grifo. (RÍE)

¿Estás mejor? Sí.

¿Mareado? No, no, no.

¿Bien? No, no, no.

¿Estás bien? Estoy bien. Estoy bien, de verdad.

Padre, muchas gracias.

Vas a denunciar a la loca esa, ¿no?

Espera, espera, que tengo... No, no...

Tengo la matrícula apuntada. Déjelo estar.

Déjelo estar. ¿Cómo?

Si no la denuncias tú, la denuncio yo.

No, no, no. Está bien. ¿Vale? ¿Cómo?

Además, la culpa ha sido mía. ¿Culpa tuya de qué?

¿Eh? ¿De que esa te quiera atropellar y matar?

No, padre. No, no, no.

La verdad es que es una historia muy larga, ¿vale?

Y no tengo tiempo hoy.

Si quiere vengo otro día y... Ven, ven, ven.

Siéntate. Ahí. Quieto, sentado. Sentado.

Y mira, si es por historias largas,

tú no te preocupes porque escuchar es mi especialidad.

Lo sé, padre, pero... No, no, no.

Eh... Vamos a ver.

Tú tienes algo ahí dentro que no puedes sacar, ¿verdad?

¿Eh? Algo que te oprime el pecho, pero bien fuerte.

Bueno... Sí, sí, más o menos.

¿Hum? No sé.

¿Tú eres fumador? ¿Eh?

Que si fumas. No.

Pues entonces, si descartamos lo que es la angina de pecho,

tútienes un remordimiento de toda la vida.

Padre Francisco.

¿Cómo te llamas? Hugo Bermúdez.

Hugo Bermúdez, bien. Tengo...

Hugo, cuéntamelo.

(SUSPIRA)

Verá, padre, lo mío empezó todo por un diente.

Hijo, las parábolas y los acertijos para los profesionales.

Toda la razón, perdóneme.

Será mejor que se lo cuente todo desde el principio.

Ajá.

Verá, padre, yo era un hombre normal.

Con una vida normal y un trabajo normal.

De casa al trabajo y del trabajo a casa. Esa era mi vida.

Ni una falta, padre, ni una falta. Siempre dispuesto. Ahí.

Eso es muy loable, hijo. Muy muy loable.

Luchando, luchando,

hasta que al final conseguí el sueño de todos los españoles:

tener un piso en propiedad.

Bueno, en propiedad compartida porque usted sabe como yo

que el 85 % sigue siendo del banco, pero bueno.

Yo sentí al fin y al cabo que era mi hogar.

"Un hogar feliz,

muy feliz, padre.

Y uno piensa ingenuamente que esa felicidad

dura para siempre, pero un buen día, no sabes por qué,

se acaba. Y me vi solo, solo con mi Chemita.

Y tuve que hacer de padre y de madre".

(GRITA)

"Y qué madre".

¡Cosquillas!

"(RÍE) Y qué padre".

(SOPLA) ¡Ah!

Y siempre igual, ¿eh?

De casa al trabajo y del trabajo a casa.

Eso no variaba, como una hormiguita.

Aunque a veces la vida te arrasa.

¿Qué habrá pasado? No lo sé, pero algo gordo seguro.

Para mí que les han pillado con la tostada.

Ya veréis como dentro de nada empieza a caer gente.

Te lo digo.

Uy, uy, uy. Ahí sale, mira, mira, mira, mira.

Uy, uy, uy, qué caras. Qué caras llevan.

Es que se les ve... Se les ve ahí. Se les ve ahí.

Yo me alegro de que por primera vez en esta empresa

empiece a haber limpieza.

En esta empresa y en este país.

Así te lo digo.

Hugo Bermúdez. Sí, don Mariano.

¿Tiene un momento? Claro.

Y adivine, padre, por quién empezaron la limpieza.

Tú no habrás metido la mano en la caja, ¿no?

¿Qué iba a meter yo?

Si no cabía de tanta zarpa como había allí trincando.

Hicieron lo de siempre.

Colgaron la estampita a la hormiguita más gilipollas.

Perdón.

Ah... justo lo que estaba pensando.

No que tú fueras gilipollas,

sino la de cucarachas con las que nos ha tocado lidiar hoy en día.

Y otra cosa, que es que me estoy yendo.

Eh... A lo del diente, ¿cuándo vamos a llegar, hijo mío?

Deme tiempo, padre, deme tiempo.

¿Se puede saber qué te pasa, hijo? Que me han castigado.

Espera. ¿Que te han castigado? ¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

Nada, no ha pasado nada. Nada, no. ¿Y este labio?

Chema, en ese hueco esta mañana había un diente.

¿Quién te ha hecho esto? Nadie, me he caído.

¿Te has caído tú solo? ¿Te ha dado un mareo?

¿Qué te ha pasado? Me estás preocupando. ¿Estás bien?

Pero ¿por qué no me llamas, hijo? ¿Cuántos dedos ves?

Que estoy bien. Sí, estoy bien.

Que me han empujado unos imbéciles de tercero.

¿Estás bien, Chemita? Va.

Estás bien. No te preocupes.

Me buscan y me van a encontrar.

O sea, te arrancan un diente y van y te castigan.

¿Se puede saber quién?

La Merkel, papá. La Merkel.

La canciller alemana. ¿Qué canciller?

Es la mala bestia que tenemos de tutora.

Y tan mala bestia. Me va a oír cuando me la encuentre.

¿Y el diente? No lo tengo.

¿Cómo que no? ¿Lo tiene la Merkel? No, los de tercero.

Quiero mi diente ya.

¿Para qué lo utilizarás? Dime.

Para lo que queramos. Enterrarlo, enmarcarlo

o ponerlo con los imanes de la nevera, ¿sabes por qué?

Porque ese diente es nuestro.

Y recuperarlo es cuestión de dignidad, hijo.

(SILBA) ¡Eh!

Chis. Esperad un momento. ¡Tú!

Florituras, ven para acá.

Tú, también. Los tres.

¿Qué pasa? Vamos de hombrecitos, ¿no? De chulos.

Los tres. Tres contra uno.

Así está bien, ¿no?

Pues ahora se repite la misma estampa, tres contra uno.

¿Sabéis lo que es esto?

Esto es acero para los barcos.

¿Dónde está el diente?

No me calentéis. Quiero ese diente por las buenas o por las malas.

¿Pasa algo? No, no, está bien.

Estoy arreglando un asunto con estos individuos.

Estos individuos son mis colegas.

Ah, ¿sí? Bueno, pues es bueno saberlo.

Documentación. Y rapidito, no tengo todo el día.

¿Documentación? ¿Y usted quién es para pedirla?

¿Yo? La policía. Sí, claro.

Y yo, bombero. -(RÍEN)

¿Quieres que tire de placa?

Como tire de placa, esto pasa de ser

un reconocimiento rutinario cualquiera

a algo mucho más chungo.

Y empezarás a tener problemas. Quiero ver su placa.

Dame... ese diente ya.

Si quieres el diente, son 100 euros.

Como veo que no lleváis ese diente encima, es evidente,

os voy a dar 24 horas, ni una más.

Vámonos, hijo.

Vámonos. Dignidad, hijo, dignidad.

No lo olvides nunca.

Vale. Vale, de acuerdo, padre.

Quizá no sea un comportamiento ejemplar,

pero ¿qué quería que hiciera? Es mi hijo.

Le reventaron un diente. Parecía un bucanero.

Solo le faltaba el loro.

Ya, hijo, muy bien.

Pero ¿no te importaría centrarte? Es que me tienes despistado

y a las seis tengo catequesis. Padre...

Tranquilo, por el amor de Dios.

¿Quiere matar al sastre en media hora?

Dale.

(TODOS) ¡Bien!

Mi sobrino querido. ¡Ay! Felicidades, hijo.

Toma. Tu regalo. Muchas gracias, papá.

(Ovaciones)

(TODOS) Que lo abra, que lo abra, que lo abra.

-Un móvil, tío.

A Eva le hubiera encantado verle crecer.

Lo pienso todos los días. Mi hermana, esté donde esté,

estará orgullosísima de cómo le has sacado tú solito adelante.

Bueno, también has estado tú ahí. Esto es verdad.

Sin mí, estarías acabado. No te vengas arriba.

Papá, muchas gracias por el móvil. (RÍE) ¿Te gusta?

Me encanta. Disfrútalo, campeón.

Si es el que te regalan en la cartilla del periódico.

Dilo un poquito más alto, para que se entere todo el mundo.

Qué graciosa eres.

¿Quieres que le compre un móvil de adulto?

Pues no tengo, estoy así.

Bueno, no sé, Hugo, no sé.

Pero, con suerte, le llegarán los whatsapps al día siguiente.

Pues ya le llegarán. Qué guapo, ¿no?

Estás tieso, ¿verdad, Huguito? Es una buena manera de decirlo, sí.

Pero no te preocupes,

que para eso está aquí tu cuñada.

¿No has oído lo de que cuando se cierra una puerta,

se abre una ventana? No.

Cuidado, que si veo una abierta, igual me tiro por ella.

No digas tonterías. Te lo digo.

¿Y si yo te digo que conozco esa ventana?

¿Una que te puede llevar a una nueva vida

llena de magia, luz y color?

No, Gloria, drogas no. Gracias.

Lee. ¿Qué es esto? ¿Qué me das?

(LEE) "El amor de tu vida está más cerca de lo que imaginas".

Ajá. (LEE) "Confidencialidad absoluta.

Llámanos y anímate a conocernos al 9131...".

No. Llama.

No, no, no. Llama, que lla...

No, no. ¿Qué haces? Dame el teléfono. No tiene gracia.

Uy. ¡Ay! ¡Está llamando! Atiende ahí.

(Teléfono)

¿Hola? ¿Hola?

"El amor de tu vida", ¿en qué puedo ayudarle?

No me lo puedo creer. ¿Qué?

No imaginas la cantidad de mujeres que están desesperadas

por encontrar al hombre de su vida. Te cuento cómo funcionamos.

Lo vas a hacer de todas formas...

Venga. Mira.

La clienta llama, se entrevista con nuestros especialistas,

o sea, yo, me cuenta cuáles son sus expectativas,

qué está buscando, y nosotros buscamos,

en nuestra base de datos, la persona más adecuada.

Espera un momento. ¿Cómo que nosotros?

¿Qué tengo yo que ver en medio de toda esta historia?

Que tú puedes ser el hombre de sus vidas.

Estás completamente loca. Ay, Hugo...

Loca. Hugo, pero que es muy fácil.

Mira, tú te presentas como el hombre ideal

que ellas están buscando.

Las enamoras, luego las desenamoras,

la agencia cumple, cobramos y a por otra.

¿Qué te parece?

Quien sea el ente que ha invadido el cuerpo de mi cuñada,

que abandone y vuelva al infierno. Ay...

Has perdido la cabeza.

No te voy a hacer caso porque...

Qué triste ver a mi sobrino mellado.

Dentix, Dentix, Dentix.

A él sí se le van a cerrar las puertas.

En cuanto abra la boca. Ya.

Muy triste va a ser, pero muy triste.

Con sinceridad, padre, dígamelo con sinceridad.

¿A usted le parece bien hacerle creer a alguien que existe un ser perfecto

y luego convencer a ese alguien de que ese ser la ama?

Hombre, a nosotros con esa técnica no nos ha ido del todo mal.

Ya. Pues a mí me ha ido fatal. Fatal.

Sinceramente. Y lo sabía.

Por eso antes de aceptar el trabajo que me ofreció mi cuñada

ya venía yo barrenando.

Hum...

¿Sabe lo que le quiero decir, padre?

Bueno...

Ahora, yo seguí buscando empleo desesperadamente, eso sí se lo digo.

Y presenté mi currículum en más de 20 entrevistas laborales.

El resultado siempre era el mismo.

¿Hugo Bermúdez? Sí.

"Me apartaron del mercado laboral como se aparta una máquina vieja.

Lo mismo. ¿Qué quiere que le diga?

No tuve elección".

Para sacar a mi hijo adelante debía trabajar rápido.

Le dijiste a tu cuñada que aceptabas su oferta.

Sí. El problema que tengo es que yo no sirvo para engañar a nadie.

No, si entiendo tu dilema.

Es... Cómo ser honesto en un mundo que no lo es.

Más o menos. Y hoy en día,

¿de qué sirve ser honesto? De nada, no sirve de nada.

Es como ser hincha de un equipo que no gana nunca.

¿Para qué? Tampoco es eso, padre.

O atender a un moribundo.

¿Para qué, si va a estirar la pata?

Mira, en palabras de alguien más sabio que yo,

te diría:

"La respuesta está flotando en el aire".

¿Eso quién lo dijo? ¿San Agustín?

Bob Dylan. Bob Dylan.

Bob Dylan.

Reconozco, padre, que me ha pillado, pero del todo.

No lo sabía.

Hijo, quiere decir que la respuesta está en tu cabeza.

Si lo que me has contado te atormenta,

es porque sabes de sobra que no está bien.

(Timbre)

Mierda.

Vete. O te suelto al dóberman.

Venga. Déjate de tonterías, que tenemos que hablar.

¡Que no! ¡Hugo!

Hugo, que no puedes venir aquí cuando te dé la gana.

Hugo, que no puedes entrar en mi casa...

Le he dado vueltas al asunto de Ana María.

La solución... ¿Te quieres ir? No estoy sola.

No me digas que estás otra vez con el imbécil ese.

No. No estoy con Ramón, si es que te refieres a él.

Pero ¿tú qué te crees? A mí me queda dignidad.

¡Gloria! ¿Sabes dónde has puesto eso que nos gusta echar en la bañera?

¿El qué, la tostadora?

Ahora la busco, la enchufo y te la meto en el agua, mi amor.

Hombre, Hugo. Cuánto tiempo. No sabía que estabas por aquí.

Veo que no has perdido tu ocurrente sentido del humor.

No, es que no me entra en la cabeza.

Lo siento mucho, Gloria, no me entra en la cabeza.

¿Cómo puedes seguir con el imbécil este?

A ver, Hugo, un poquito de talante. Somos adultos.

Las cosas se hablan, diálogo.

Gloria, que no vaya por ahí,

que yo tengo un pronto muy enseguida y me caldeo

y puedo llegar a reventar, ¿eh? Como el butano.

A mí, mítines no.

A ver, Ramón, déjate de campañas y métete para dentro.

Vale, muy bien, pero no...

No tardes, que si se enfría el agua, me enfrío yo. (RÍE)

¿Qué? ¿Cómo que qué?

En una palabra: casado.

En dos: casado y asco.

Ha prometido que esta legislatura deja a su mujer.

Vamos a ver, por el amor de Dios, Gloria.

Que es un político. Si le crees, vótale pero no te lo tires, joder.

Cuatro años que va y viene sin dejar a su mujer.

¿A ti cómo te lo tienen que decir? A ver, Hugo. Vale ya, ¿eh?

Si has venido a por tu 50 %, no tengo efectivo.

¿De qué 50 % hablas?

Pretendo que le devuelvas el dinero a Ana María.

Nada más. Yo no devuelvo dinero a nadie.

Ana María me pidió un príncipe azul y yo se lo di.

Que el príncipe saliera rana no es problema mío.

Sabes de sobra que eso no está bien.

Lo que hubiera estado muy bien es que Ana María se fuera feliz

y contenta de haber conocido a alguien

y con ganas de seguir intentándolo. Gloria...

Hugo... Dame su dinero.

Mira, me rindo. Tú ganas.

Devuélvele todo el dinero a Ana María

y me dejas tranquila, ¿eh?

Eso sí, no quiero volver a oír hablar del tema.

Estamos haciendo lo correcto. Que no te quepa la menor duda.

¿Sabes cómo rematar este acto de sensatez?

Deshaciéndote del imbécil ese.

¡Del imbécil de Ramón!

¿Es esto lo que quieres para ti? No.

Quiero que te vayas a tu casa y te tomes un ansiolítico.

Que te veo un poquito nervioso. Gloria, el patito se está arrugando.

Joder...

Reconoce que me lo pone difícil, ¿eh?

Cuac, cuac. A su edad.

Por favor. Ay, por favor.

Patitos...

Chemita.

(Silbido)

(Silbido)

(Silbido)

(Silbido)

(Silbido)

(Silbido)

(Silbido)

(Silbido)

(Silbido)

Perdona. Hola. Hola.

Venía preguntando por la profesora Domínguez.

¿Silvia Domínguez o Aurora Domínguez?

Uy, ahí sí que me pillas. (RÍE)

Solo sé que los chavales la llaman la Merkel, creo.

La Merkel. Gracioso mote.

En mi vida había oído nada igual. (RÍE)

Bueno, yo no la conozco personalmente,

pero con ese mote será un perro de presa de cuidado.

Ah, ¿sí? El otro día, sin ir más lejos,

coge y me deja castigado al chaval, así por las buenas.

Le pegan y encima le castiga. Bonita manera de educar.

¿Su hijo es Chema Bermúdez? Sí.

¿Le conoce? Silvia Domínguez.

La Merkel.

La Merkel.

La verdad, no te creas que la gente sabe

valorar en exceso las cualidades de esa mujer:

comprometida, tenaz y exigente. Ya.

Una líder. Solo hay que ver dónde está Alemania ahora.

¿Y qué sería de Europa sin su...? ¿Me dice para qué me buscaba?

No tengo todo el día. Sí, perdona.

Venía por lo del diente. ¿Cómo?

¿Son esos? Esos son.

El más grandote y... Vamos... Muy bien.

¡Vosotros! Stop.

Aquí, ya.

Escuchadme bien porque no lo voy a repetir.

Ayer, Chema Bermúdez,

compañero y alumno de este instituto,

perdió un diente en una pelea. ¡Silencio!

Quiero que se le devuelva el diente a su legítimo dueño.

Si no lo hacéis antes de que se termine el día,

os quedaréis todos castigados después de clase.

¿Está claro?

¿Contento?

Hasta luego.

Hola. Acabamos de cerrar.

Márchate, no quiero verte. Lo sé.

Lo entiendo, pero solo quiero que me escuches

un segundo, por favor.

La verdad que el otro día me quedé fatal con lo que pasó y...

Y vengo a devolverte tu dinero. ¿De qué dinero me hablas?

Me harías un gran favor aceptándolo.

¿De qué dinero me hablas?

El de la agencia para encontrar el hombre de tu vida.

¿Del de la agencia?

O sea, que tú y Gloria sois compinches.

Bueno, no... No exactamente.

Ella es mi cuñada.

Vete o llamo a la policía. Anita, vengo en son de paz.

¡O llamo a la policía! Coge el cheque, por favor.

Vete o aprieto el botón de la alarma

y en dos minutos esto se llena de policías.

Anita, por favor, dame un minuto. Voy a contar hasta tres.

Dame un minuto para explicarte. Cuento hasta tres. Uno,

dos... Anita, por favor, un momento.

¡Tres! Por favor...

Baja eso, ¿vale?

No queremos que nadie se haga daño.

A mí ya me habéis hecho daño. Me engañasteis.

¡Y no me llames Anita!

Vale... Me voy. Me voy. Espera.

¿Y usted qué quiere? -Piononos.

-Está cerrado. -Es un momento nada más.

Son para mi novia, que es nuestro aniversario.

-Pues haberte acordado antes, cretino.

-¡Histérica!

(Teléfono)

(Teléfono)

-¡No me queda!

Ana María, por favor. Dame un segundo.

Un segundo, ¿vale? ¿Quieres seguir riéndote de mí?

¿Es eso lo que quieres? ¿Reírte de la pobre infeliz

que creyó encontrar al hombre de su vida?

Eso no es verdad.

Yo no pienso que seas una infeliz, Ana María.

Pero si quieres eso, todavía estás a tiempo

de encontrar al hombre de tu vida.

O sea, que me quieres sacar más dinero.

No. ¿Qué me vais a proponer ahora?

¿Que quede con otro cuñado? ¿Un primo?

Lo que trato de decirte, Ana María,

es que en el mundo hay hombres que valen la pena.

Sí, seguro... Ya lo he visto.

Mira a tu alrededor, están por todos sitios.

Solo tienes que fijarte, por favor. ¿Dónde?

¿Dónde ves tú los hombres?

Yo solo veo pasteles. Es verdad.

Es verdad, Ana María, tienes toda la razón.

Pero déjame que te diga una cosa. ¿Sabes cuál es?

Que en la vida hay casi tantos hombres

como tipos de pasteles.

Los hay tiernos como bizcochos, contundentes

como un polvorón, dulces,

salados, rellenitos, delicados,

fiables como una magdalena o con sorpresa como un roscón.

Yo qué sé.

El mundo está lleno de hombres que valen la pena.

Créeme, Ana María. Lo único que tienes que hacer es atreverte a conocerlos.

Nada más. Ya.

Un momento de placer en tu boca

y toda una vida arrepintiéndote.

¿Y por qué no confiar en el amor? ¿Por qué?

¿Por qué tienes que tirar la caja entera

porque haya un pastel en mal estado?

No todos son como yo, ¿sabes?

Vete, por favor.

Vale.

Pero solo una cosa:

¿me perdonas? ¿Sí?

Si no lo haces,

sé que lo voy a pasar muy mal.

Estás perdonado. Gracias.

Todo arreglado, ¿de acuerdo? Expediente Ana María cerrado.

Espero que para la próxima vez hayas aprendido la lección.

No se puede ir con la verdad por delante.

Lo siento, pero conmigo no cuentes más.

¿Vale? Dimito. ¿Cómo que...?

O sea, al menor contratiempo me dejas tirada.

No.

Uy.

Ana María. No... No lo cojas.

No lo cojas. No lo cojas. No.

Hola. Hola, Ana María, ¿qué tal, cómo estás?

¿Hugo?

No, no, no, Hugo no está. No, no...

Uy, pero no.

No te voy a poder dar su teléfono. No.

Entiéndelo. No te puedo dar el número

de ninguno de nuestros empleados. Sí.

Sí, aunque sea mi cuñado. Sí...

¿Ana María? ¿Ana...? ¿Ana María?

Me ha colgado.

(Timbre)

¿Qué has hecho, Hugo?

(Timbre)

La policía. ¿Aquí la policía? ¿Por qué?

Pues no sé. Pero...

Habrá que abrir. Ay...

¿Gloria Rubio? No, no está. ¿Para qué la quieren?

La buscamos para hacerle unas preguntas

acerca de una denuncia por estafa interpuesta

por Ana María Esteban. ¿A qué hora podemos encontrarla?

No, es que...

Se ha ido de vacaciones. ¿Y usted es?

Su vecina. He venido a regarle las plantas.

¿Conoce a Hugo Bermúdez? ¿El tonto del tercero?

¿Perdón? Quiero decir...

Que no le conozco personalmente, pero, vamos, que...

Que todo el edificio sabe que es un infeliz

y un tontolaba. Bueno, en fin.

Dígale que la estamos buscando. Muy bien.

Pero ya le digo que va a tardar. Que está de vacaciones

y se ha ido lejos. Muy bien. Muchas gracias.

A mandar.

Hugo, eres un desastre. Eres un desastre.

Lo siento. Conque expediente cerrado.

¿Se puede saber qué has hablado con Ana María?

Yo tampoco me lo esperaba, ¿qué quieres?

Me prometió, me juró, me perjuró que me perdonaba.

Me perdonó. Pero también intentó atropellarte.

¿Qué querías, un premio? Mira, mira, márchate, ¿eh?

Márchate porque no respondo.

Espera, espera.

Es tonto, es tonto.

Chemita.

Chemita.

¿Qué tal el día, hijo?

¿Bien? Ahí tienes tu diente.

El diente. Bien.

¿Te dije o no que no había nada como plantar cara

a los abusones y confiar en la justicia?

¿En la justicia de quién? ¿De la Merkel?

Me has hecho pasar la mayor vergüenza de mi vida.

A ver, a ver, a ver... Explícame eso.

Tenemos el diente, se ha hecho justicia, ¿cuál es el problema?

¿De qué estás hablando, papá?

Soy un apestado.

Nadie quiere juntarse conmigo porque soy el niño de papá.

Eh, espera. Espera un momento.

Mañana va tu padre al colegio. ¡Que no!

Quiero que me dejes en paz. Que no te metas en mi vida.

Tengo 14 años. Déjame arreglar mis cosas.

Chemita, Chema. Las cosas se pueden hablar, hijo.

Y ahí tienes tu móvil. Ya no lo quiero.

-Nada, nada, Juanjo.

No te preocupes, Juan Carlos, que esto...

Hombre... ¡Hugo! Eh, qué casualidad. ¿Haciendo un poquito de ejercicio?

Me alegro de encontrarte, es un buen momento

para que sintonicemos.

Tengo buen fondo en cardio. Hugo, por favor.

Por el amor de Dios, hombre. Los dos somos maduros y adultos.

¿No podemos ser amigos? No.

¿Qué tendría que ocurrir para que cambiaras de opinión?

Que los cerdos volaran, por ejemplo.

A ver, Hugo, sé que no estás pasando por una buena racha.

Pero yo te puedo ayudar.

Tengo contactos. Te ayudaré a conseguir un buen trabajo.

Ramón, ¿estás hablando en serio? Hombre, claro.

Por favor, mírame y dime que no es una broma.

Que me estás hablando en serio, me ofreces un puesto de trabajo.

¿Es verdad? Te aprecio.

Te aprecio y los amigos estamos para eso.

Para ayudarnos. Joder, gracias.

Gracias. Bueno, y habrás tenido en cuenta

que donde yo soy verdaderamente bueno es en ventas.

Lo he tenido en cuenta. Se puede arreglar.

Yo no voy a aceptar, eso sí te lo digo

y con todo el respeto, por supuesto, cualquier miseria.

En la empresa donde he estado 20 años, lo sabes,

a mí no me ha faltado detalle. Vivía a cuerpo de rey, lo sabes.

Se puede arreglar. Seguro médico...

Dietas... Dietas, a ver, que yo por comer, puedo comer menú.

Puedo comer menú.

¿Quiero comer? Hum...

Quiero decir, habiendo carta ahí, prefiero carta.

Oye, que si hay que comer, se come. Y luego kilometraje. Importante.

A mí, que me paguen la ida y también la vuelta.

Porque dices "vas". ¿Y luego volver?

No, no, no. La vuelta también pagada.

Se puede arreglar también.

Vamos a ver, Ramón, mira.

Para que quede claro: antes de aceptar un favor tuyo,

prefiero meter los huevos en una puerta giratoria que haga

"ras".

Y lo que quede, donarlo como moldes para hacer monas de Pascua.

(Timbre)

(Timbre)

Ay, qué coraje me da cada vez que veo ese agujero en tu boca.

Papá nunca me dice cuándo me va a poner el implante.

Bueno, pero no te lo dice porque... Porque...

Porque no tiene cita con el dentista.

Pero tú no te preocupes, ¿eh?

Que muy pronto vas a tener tu implante

y vas a sonreír las veces que te haga falta.

Gracias, tía. No me des las gracias.

Si tú eres lo que yo más quiero en este mundo.

¡Oye!

Te acabo de hacer toda una declaración de amor

¿y no me vas a dar un beso?

Ay... Ay, que le cuesta a él.

Ay, madre.

(RÍE) ¿Tu papá? En el baño.

Vale.

¡Chema! Salgo enseguida.

¿Quién era?

Gloria. Tu cuñada.

Por el amor de Dios, Gloria, ¿no puedes esperar?

No, no puedo esperar. No puedo.

He hablado con Ana María.

¿Has intentado darle el dinero? Claro que lo he intentado.

¿Y? Y nada, nada.

Prefiere denunciarnos. Ya.

No hay nada más peligroso que un animal herido.

Eso lo habrás aprendido en tus viajes al extranjero.

Eso. Tú haz broma, encima.

Que no es broma, Gloria, no es broma.

En su lugar, yo habría hecho exactamente lo mismo.

Igual.

(GRITA) ¡Que me dejas sin agua caliente!

Hugo, ¿tú te acuerdas de aquel día en el que te diste en la cabeza

con la portería mientras jugabas al fútbol con Chemita?

No, ¿por? No, no.

Porque para mí ese fue precisamente el instante

en el que te quedaste gilipollas.

Vamos a ver. Te ofrezco un trabajo,

te echo una mano en un momento en el que lo necesitas

y lo único que se te ocurre decirme es: "Yo habría hecho lo mismo".

Bueno, a ver, Gloria. La cosa es seria, pero sin dramatizar.

Ah, es una comedia. (FINGE REÍR)

Mira cómo me río.

¿Y sabes por qué me río? ¿Por qué?

Porque lo único que me ha pedido Ana María para pensarse

retirar la denuncia es volver a verte.

¿A mí? Sí.

Ni de coña. Ni de coña. No voy a ir.

Tú vas y punto.

¿Hola?

¿Pasas o no? Eh... Sí. Sí, paso.

Cierra la puerta.

Bueno, Gloria me dijo que querías hablar conmigo y...

Ajá. Y aquí estoy.

A mandar.

Lo que me dijiste ayer fue muy...

Cuidado. Muy fuerte.

Lo... Lo siento.

Lo siento porque a veces digo lo primero

que me viene a la cabeza sin pensar. No, no, si... tenías razón.

Y, por ejemplo, se ve claramente

que la demanda que nos has puesto ha sido

una cosa sin pensar.

Pero a veces hay que dejarse llevar por los impulsos.

Depende. Depende, Ana María.

¿Qué tipo de impulsos?

"Pa", beso aquí. Digo: "Bueno".

Y empieza ya por la comisura y digo: "No...

No. No vayas por ahí", pensé yo.

Y sigue, sigue... Digo: "Vale, vale, vale, vale..."

Y ya baja aquí y digo: "No. No, no".

A mí, padre, me tocan aquí, en el cuello,

y valgo menos que lo que costó bautizarme.

Nada. Yo intento resistirme porque mi intención...

Tenía que haberla visto. Imposible.

¿Yo? No, no, no, no, hijo. No, no.

Uf... Ya me la estaba imaginando. No.

¿Esto qué es? Nada.

Le he traído unas palmeras, tocinillos de cielo, magdalenas...

De todo un poco. Todo suyo.

¿Para mí? ¿Tú no...? ¿Tú no quieres, hijo?

Yo veo una palmera más y me cuelgo de ella.

La cosa no quedó en unos simples besos.

Pero lo que sucedió los siguientes días

me parece más de territorio de confesionario.

No, no, no. No. No.

(GIMEN)

Me muero por tus huesitos.

No, no, que me ha dicho que no le importa nada.

No ha vivido esto en su vida, que tal, que cual...