Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El impacto del coronavirus en las residencias de mayores: nueve muertes en la última semana

Por
Cataluña y Madrid acumulan más de 10.000 fallecidos con coronavirus en residencias.
Cataluña y Madrid acumulan más de 10.000 fallecidos con coronavirus en residencias. RTVE.es

Un año después de que estallara en España la pandemia de COVID-19, el 2 de marzo de 2021, el Gobierno empezó a publicar periódicamente datos oficiales de las muertes de personas mayores que vivían en residencias. Esos han sido los lugares donde la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2 tuvo un mayor impacto.

En total, más de 30.700 personas que vivían en residencias de mayores en España han fallecido a causa del coronavirus, según los datos disponibles hasta el 21 de noviembre y recopilados por los ministerios de Derechos Sociales, Sanidad y Ciencia e Innovación, que aún son provisionales. En la última semana se han contabilizado nueve fallecimientos.

Estos datos están en constante actualización y depuración. Por ejemplo, Castilla y León ha actualizado datos de fallecimientos por todas las causas y la Comunidad Valenciana los ha corregido desde la semana 24, al igual que Asturias. Desde el 14 de marzo de 2020 hasta el 21 de noviembre, las muertes de residentes con COVID-19 confirmado superan las 30.000. A ellas se añaden 10.492 decesos de personas con síntomas compatibles con el coronavirus y que vivían en estos centros.

En cuanto a los contagios, en las residencias de mayores se han diagnosticado mediante PCR u otra prueba diagnóstica homologada más de 99.000 casos en lo que va de pandemia. De ellos, el 28 % contrajo la COVID en la primera ola, según un estudio del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, que concluye que las dimensiones de las residencias no influyen en el número de casos.

Aunque estos datos aún están en revisión, muestran la magnitud del impacto que tuvo la pandemia de COVID-19 sobre las residencias de ancianos, solo realmente mitigado por el efecto de las vacunas a partir de 2021. En lo peor de la primera oleada, entre marzo y junio de 2020, murieron casi 10.000 personas, más que en los seis meses siguientes. Si se le añaden los 10.492 fallecimientos de residentes que murieron en esos tres meses con síntomas compatibles con la COVID, pero sin una prueba diagnóstica, la conclusión es que dos de cada tres muertes de mayores en residencias de ancianos ocurrieron en la fatídica primavera de la primera ola.

En cuanto a los fallecidos en todas las residencias de servicios sociales, centros destinados a personas con discapacidad y otros alojamientos, las personas que vivían en centros residenciales y que murieron con COVID-19 o causa compatible rondan el 40 % del total de fallecidos en esa fecha en España.

Muertes en residencias por comunidades autónomas

Por comunidades autónomas y en valores absolutos, Madrid es donde más mayores han fallecido por coronavirus, seguida por Cataluña. Sin embargo, en la siguiente visualización se muestran el porcentaje que las muertes en estos centros de cada comunidad representan sobre el total de fallecidos durante la pandemia.

Balance oficial tras un año de pandemia

Después de un año de pandemia y con las residencias de mayores como el foco más castigado por el coronavirus, hubo que esperar a marzo de 2021 para que el Gobierno presentase una información agregada y sistematizada de la evolución de la COVID-19 en las residencias, y lo hizo uniendo el trabajo del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y del Instituto de Salud Carlos III, dependientes de los ministerios de Derechos Sociales, Sanidad y Ciencia, respectivamente.

Pese a la reclamación de esta información y a las promesas de Sanidad de que se informaría de estos datos, la primera estimación oficial no llegó hasta noviembre, cuando un borrador del IMSERSO cifraba en 20.268 los fallecidos en la primera oleada, desde marzo hasta el 29 de junio, entre casos confirmados por prueba diagnóstica y muertes "con síntomas compatibles" con la COVID-19.

Al no estar recogida esta información por ninguna fuente oficial, ha dependido del seguimiento diario de medios de comunicación a partir de los datos de las comunidades autónomas, que no han presentado sus datos de forma homogénea.

Desde abril de 2020, DatosRTVE ha mantenido un recuento de fallecidos en residencias y otros centros sanitarios institucionalizados que cerró con la llegada de datos oficiales el 3 de marzo de 2021. Según la última actualización de este balance, habrían fallecido 31.879 personas

Esa ha sido también una constante durante la pandemia: los datos de las comunidades autónomas no coinciden con los informes en paralelo que publica Sanidad. Al menos ahora ya se cuenta con un cálculo oficial en el que ha sido el foco de mayor atención y preocupación en esta crisis sanitaria.

La pandemia se estabiliza en las residencias de mayores

Aunque la vacunación reduce los síntomas, estos siguen afectando especialmente a las personas de más edad. La quinta ola se reflejó con dureza en las residencias a finales de julio con una multiplicación de los contagios y un aumento del número de defunciones respecto a meses anteriores.

No obstante, la situación ya se ha estabilizado y nunca se asemejó a la de la tercera ola del virus, cuando la curva alcanzó casi los 5.000 contagios y picos de 700 fallecidos semanales en estos centros, según los datos del IMSERSO. Entonces, la cifra total de fallecidos se incrementó en unas 3.800 muertes en apenas tres meses y desencadenó una fase de restricciones para frenar la expansión de la pandemia tras las vacaciones navideñas.

 

Vacunación en residencias

Las residencias de mayores, personas con discapacidad y otros colectivos institucionalizados fueron el primer objetivo del plan de vacunación que arrancó en España el 27 de diciembre de 2020. El Ministerio de Sanidad dejó de actualizar esta información el 2 de junio. Hasta entonces, al menos una dosis de la vacuna había llegado al 99,7 % de los residentes de España y el 93,3 % había completado la pauta. Más de la mitad de las comunidades llevaban tiempo sin consolidar sus datos.

En cuanto al grado máximo de inmunización, todas las regiones estaban ya por encima del 90 %, salvo el País Vasco y Cataluña. Navarra era el territorio más avanzado, con un 98,1 % de sus residentes con pauta completa, seguido de Melilla -97,6 %-; Galicia, La Rioja y Ceuta rondaban el 97 %. 

Sanidad: la vacunación masiva evitó 3.500 muertes en residencias

En este nuevo escenario, la vacunación masiva en las residencias de mayores ha evitado en el primer trimestre de este año un mínimo de 17.000 casos de COVID-19 y 3.500 fallecimientos, según un informe del Ministerio de Sanidad y del Instituto de Salud Carlos III, cuyos resultados han publicado sus autoras en una tribuna.

Según el estudio, realizado sobre el total de vacunados en las residencias (casi 300.000 personas), a partir de la primera dosis ya se redujeron a la mitad los contagios, pero en las personas con la pauta completa se evitan entre el 82 % y el 88 % de los casos que se habrían producido y, una vez producido de contagio, la vacuna ha evitado el 71 % de las hospitalizaciones y el 82 % de las defunciones.

Es decir, según los investigadores, se han evitado al menos 17.000 casos y 3.500 fallecimientos en los primeros tres meses del programa de vacunación frente al coronavirus, dado que uno de cada cinco residentes que se ha contagiado durante la pandemia ha fallecido. Equivale a decir que la vacunación ha prevenido una media de 6,3 casos diarios por cada 10.000 residentes vacunados, con un efecto similar en los no vacunados gracias a la protección indirecta.

Aun así, "la protección de la vacuna no es del 100 %", recuerdan las autoras, y "se han continuado registrando algunos casos y brotes en residencias de mayores a pesar de la vacunación".

Noticias

anterior siguiente