Enlaces accesibilidad

El Govern salva los Presupuestos gracias a los 'comunes' pero se abre una nueva grieta entre ERC y Junts

  • La CUP ha mantenido su enmienda hasta el final, un "fracaso independentista" del que JxCat culpa a Aragonès
  • "Alterar la mayoría de la investidura tendrá consecuencias", ha advertido Junts al 'president'

Por
Aragonès salva los presupuestos catalanes gracias a un acuerdo con los 'comunes'

El presidente catalán, Pere Aragonès (ERC), ha salvado este lunes sus Presupuestos de 2022 para Cataluña sin el apoyo de la CUP y gracias al preacuerdo ‘in extremis’ que ha alcanzado con los ‘comunes’ pero JxCat, su socio de coalición, ya ha dejado claro que no va a salirle gratis. “Alterar la mayoría de la investidura” tendrá “consecuencias”, le ha advertido, y le ha pedido una reunión de urgencia “para saber qué pasa” y cuál es el recorrido de “la legislatura del 52%”.

El debate y votación en el Parlament este lunes de las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos ha puesto a prueba al independentismo, que no ha superado el examen de forma conjunta. De hecho, el 'president' Aragonès y varios de sus consellers de ERC han abandonado el hemiciclo visiblemente molestos mientras tomaba la palabra JxCAt para criticar el acuerdo con los 'comunes'.

Por su parte, la CUP no ha cedido un milímetro y ha mantenido la enmienda que presentó la semana pasada pese a que se había abierto a negociar.

Sí lo ha acabado haciendo En Comú, pese a la rivalidad que mantiene con la parte ‘postconvergente’ del Govern, a quien ha llegado a reprochar en múltiples ocasiones su “xenofobia” con una parte de los catalanes y sus políticas de derechas. Los ‘comunes’ han decidido este lunes retirar su enmienda y apoyar las cuentas de la Generalitat si ERC hacía lo propio con las del gobierno de Ada Colau para Barcelona. Y gracias a sus ocho abstenciones, las cuentas de la Generalitat han salido adelante con los 65 votos a favor de ERC y JxCat.

A las 8.30 de este lunes se reunía de urgencia el Govern tras un fin de semana en el que las negociaciones habían quedado encalladas. A esa hora, Aragonès ha presentado a sus socios el acuerdo alcanzado con los ‘comunes’. Un anuncio que ha confirmado así los temores de JxCat, que ya había mostrado sus recelos e inquietud ante un primer encuentro entre ERC y En Comú este domingo.

En una rueda de prensa cuatro horas más tarde, Aragonès ha mostrado su agradecimiento a la labor de los consellers de Junts y ha asegurado que éstos habían “saludado” la posibilidad de aprobar los presupuestos catalanes, gracias al acuerdo alcanzado por ERC con los comunes. Todos los consellers, ha dicho, "han recibido de forma positiva la posibilidad de que los presupuestos estén aprobados el 1 de enero". Y se ha mostrado “convencido” de que sus socios estarían “a la altura” y no bloquearían las cuentas públicas en la votación en el Parlament.

Junts, a Aragonès: "Alterar la mayoría de la investidura tendrá consecuencias"

Hasta esa hora, Junts había optado por guardar silencio. Sin embargo, poco después de Aragonès, ha ofrecido su propia rueda de prensa. Su portavoz, Elsa Artadi, ha reprochado al ‘president’ que haya “abandonado la mayoría independentista” para pactar con En Comú los Presupuestos, algo que “debe tener consecuencias”. Y es que Junts responsabiliza a Aragonès del “fracaso independentista” que se constata este lunes, ya que no es “el Govern” quien pacta con los ‘comunes’, sino ERC.

Para Junts, Aragonés “es el máximo responsable de velar por la legislatura del 52%, por los acuerdos que le hicieron presidente hace seis meses" para la investidura. Y lo ocurrido este lunes deriva, según el partido, en la necesidad de revisar el acuerdo de investidura y cómo se encuentra la salud de esa “mayoría del 52%” del voto independentista de las pasadas elecciones del 14 de febrero. Sin embargo, Artadi ha reconocido que su formación apoyaría los Presupuestos, ya que no se veía alterado por el pacto de ERC con los ‘comunes’.

Su tono crítico ha quedado después rebajado en el pleno del Parlament, donde el conseller de Economía, Jaume Giró, ha apelado directamente a la CUP y también al PSC a hacer como los ‘comunes’ y facilitar la tramitación de las cuentas retirando sus enmiendas a la totalidad. Sin aludir explícitamente al acuerdo entre ERC y la CUP, sí ha celebrado que los Presupuestos “puedan tirar adelante y entren en vigor el próximo mes de enero”.

Sin embargo, ha lamentado que no se haya logrado “conseguir que estos presupuestos hubiesen prosperado con la mayoría independentista”. “No ha podido ser”, ha dicho, por lo que su “satisfacción hoy no es completa”. Pese a todo, ha dicho que lo ocurrido no “debilita” las aspiraciones soberanistas del Govern y se ha mostrado convencido de que se recuperará la “unidad estratégica” del independentismo.

La CUP pide al Govern que deje de "hacerse la zancadilla" y carga contra JxCat

En el mismo debate, la CUP ha pedido a los partidos del Govern que no utilicen a su formación ni al acuerdo de investidura "para hacerse la zancadilla entre ellos, como han hecho toda la vida", ni para "externalizar sus problemas".

La diputada Eulàlia Reguant se ha mostrado muy crítica con Junts al asegurar que "quien abandona el 52% es quien pacta por detrás la ampliación del aeropuerto o quien defiende los intereses de unas patronales que se pusieron en contra del referéndum del 1-O". Y se ha mostrado contraria a unos Presupuestos que, según la formación, no se corresponden al pacto de investidura ya que son unos Presupuestos "de macroproyectos" especulativos y del "turismo" masivo.

"Hemos intentado y seguiremos trabajando hasta último minuto para que estos Presupuestos respondan a un horizonte común de cambio social y nacional, pero hasta ahora no hemos visto voluntad de un cambio de tendencia", ha afirmado lReguant, quien ha criticado: "Habíamos acordado un punto de partida pero no han querido ceder hacia un horizonte nacional y social compartido, y el Govern ha suspendido el primer semestre con sus políticas sociovergentes".

Los ‘comunes’: “Los Presupuestos no van de independentistas o no”

En medio de estas tensiones, la líder de En Comú en el Parlament, Jessica Albiach, ha subrayado que lo pactado con ERC se trata de un “preacuerdo” para poder facilitar la tramitación de las cuentas, aunque su intención es que a partir de aquí pueda seguir negociando para “mejorarlas” hasta el 23 de diciembre, cuando está prevista la votación final.

"Lo hemos dicho siempre: los presupuestos no iban de independentistas o no independentistas", ha subrayado Albiach, que ha agradecido a ERC que "se haya movido" de su postura inicial, que pasaba por priorizar un pacto con la CUP, y se haya situado "al lado del interés general".

Tras la votación de este lunes, el Govern tiene margen no solo para buscar los apoyos necesarios para aprobar definitivamente los Presupuestos, sino para reconducir esa mayoría independentista a la que apela. Sin embargo, los Presupuestos se suman a una larga lista de choques entre los socios del Ejecutivo catalán en tan solo seis meses de legislatura, como la mesa de diálogo con el Gobierno central o el sonado fiasco del plan de la ampliación de El Prat (finalmente suspendido). 

Una legislatura que, por otra parte, ya comenzó con el recelo de JxCat y la CUP ante la estrategia independentista de Esquerra. Tanto es así, que Aragonès se comprometió con los anticapitalistas a someterse a una cuestión de confianza en 2023 para evaluar el éxito o fracaso de la vía del diálogo con el Estado. Pero para eso, aún quedan casi dos largos años.

Noticias

anterior siguiente
-->