Enlaces accesibilidad
Rusia

Las autoridades rusas trasladan a Navalny a un hospital para reclusos tras 20 días en huelga de hambre

  • El alto representante para la Política Exterior de la UE afirma que la situación sanitaria de Navalny es "muy preocupante"
  • El Kremlin afirma que no tiene información sobre la salud del opositor

Por
La salud de Navalny vuelve a tensar las relaciones entre el Kremlin y la comunidad internacional

El Servicio Federal Penitenciario de Rusia (FSIN, según sus siglas en inglés) ha informado este lunes de su decisión de trasladar al opositor ruso Alexéi Navalny, quien se encuentra en huelga de hambre en prisión desde el 31 de marzo, a un hospital para reclusos.

"Se ha tomado la decisión de trasladar a A. Navalny al hospital regional para condenados, que se encuentra en el penal IK-3", ha indicado el FSIN en un comunicado publicado a través de su página web, refiriéndose a una cárcel cercana a la que se encuentra el opositor.

Antes de la reunión por videoconferencia que celebran este lunes los ministros de Exteriores de la Unión Europea, centrada especialmente en las relaciones del bloque con Rusia, el alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, ha afirmado que la situación sanitaria de Navalny es "muy preocupante".

Estado de salud "satisfactorio"

El FSIN ha indicado en el comunicado que "en estos momentos, el estado de salud de Alexéi Navalny es considerado como satisfactorio", añadiendo que el opositor "es examinado a diario por un médico". "Con consentimiento del paciente, se le ha prescrito una terapia de vitaminas", ha aseverado.

Sin embargo, la doctora personal del opositor, Anastasia Vasilieva, ha denunciado que el opositor no ha sido llevado a un hospital, sino a otro campo de detención en el que reciben tratamiento pacientes con tuberculosis. "Esto no es un hospital en el que puedan diagnosticar un tratamiento para sus problemas", ha recalcado. Los colaboradores de Navalny aseguraron este fin de semana que su vida "pende de un hilo", porque tiene graves problemas de salud y no puede ver a su médico de confianza.

La vida del opositor ruso Navalny "pende de un hilo", según sus colaboradores

Desde que ingresó a prisión en febrero el opositor, de 44 años, ha perdido 16 kilos, y nueve desde que comenzó su huelga de hambre en protesta por la negativa de los servicios penitenciarios a ser examinado por un médico de confianza. Según el médico Yaroslvav Yashijmin, que atendió a Navalny anteriormente, los exámenes de sangre que se le practicaron al opositor el día 15 de abril mostraban "niveles de potasio catastróficamente elevados".

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha asegurado que no tiene información sobre el estado de salud del opositor y ha subrayado que el presidente ruso, Vladímir Putinno puede adoptar medidas sobre la "supervisión de la salud de los reclusos".

Al ser preguntado sobre la reacción del Kremlin a la advertencia de Estados Unidos acerca de que Rusia tendrá que "rendir cuentas ante la comunidad internacional" en caso de que Navalny muera, el portavoz ha recalcado que en Moscú no se toman en cuenta "semejantes declaraciones formuladas por representantes de otros Estados". "El estado de salud de los condenados y reclusos en el territorio de la Federación de Rusia no puede ni debe ser tema de su interés", ha añadido.

Manifestaciones a favor de Navalny

Los allegados al opositor ruso han convocado una protesta a nivel nacional para este miércoles, el mismo día en el que Putin dará un discurso sobre el estado de la nación. El portavoz del Kremlin ha resaltado que "si comienzan manifestaciones no autorizadas, automáticamente serán calificadas como ilegales". "Las fuerzas del orden actuarán conforme a la legislación rusa", ha subrayado.

El Ministerio del Interior ruso ha recalcado que "las unidades del Ministerio y el resto de agencias de seguridad no permitirán desestabilización alguna de la situación y adoptarán todas las medidas necesarias para mantener la ley y el orden en las regiones del país".

La UE afirma que su situación sanitaria es "muy preocupante"

"La situación sanitaria de Navalny está empeorando", ha indicado el alto representante para la Política Exterior de la UE, añadiendo que es "muy preocupante", antes de la reunión de los ministros de Exteriores del bloque, que se celebra este lunes.

La Unión Europea ha pedido este domingo a las autoridades rusas que ofrezcan al opositor acceso inmediato a "profesionales médicos de su confianza" y ha expresado su "profunda preocupación" por las informaciones sobre el deterioro de su salud.

Crece la tensión entre la UE y Rusia por la salud de Navalny y por la situación en Ucrania

Además, el bloque exige la "liberación inmediata e incondicional" del opositor ruso, ya que considera que su condena a dos años y medio de prisión está "políticamente motivada".

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, ha calificado el traslado del opositor ruso a un hospital para reclusos como una "buena noticia" y ha subrayado que "seguiremos muy de cerca si esto realmente sucede".

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, ha asegurado que el traslado "va en la dirección de lo que los Estados miembros de la UE habían solicitado de Rusia", aunque ha recalcado que "no llega a responder a todas las preocupaciones" expresadas por el bloque. Asimismo, Laya ha destacado que el traslado de Navalny al hospital es "básico" cuando hay una persona que "Europa entiende que está injustamente en prisión y que, además, está sufriendo de una serie de dolencias que necesitan asistencia médica".

En este sentido, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha indicado que el objetivo de Estados Unidos es "continuar presionando" para que Navalny "sea liberado" y ha reiterado que el opositor "debe ser tratado con humanidad".

Noticias

anterior siguiente