Enlaces accesibilidad

EE.UU. impone sanciones a Rusia por el envenenamiento a Navalny y el Kremlin anuncia que responderá

  • Se trata de una acción coordinada con la UE, que también aprobó sanciones contra los responsables de la condena al opositor
  • Moscú anuncia que responderá "sin falta" ante "sanciones ilegítimas y unilaterales"

Por
EE.UU. se une a la UE e impone sanciones a Rusia por el envenenamiento de Navalny

El gobierno de Estados Unidos ha anunciado este martes sanciones contra Rusia por el envenenamiento y encarcelamiento del líder opositor ruso Alexéi Navalny, entre las que figuran restricciones de visados y económicas, según han informado funcionarios de la Casa Blanca. También han indicado que cuentan con informes que confirman que Navalny fue envenenado por agentes del servicio de inteligencia ruso (FSB) con el agente químico Novichok.

Se trata de las primeras sanciones impuestas a Moscú por parte del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, quien asumió el poder el pasado 20 de enero. En una llamada telefónica, los funcionarios estadounidenses ha remarcado que la medida subraya el cambio de tono en Washington respecto a la anterior Administración del expresidente Donald Trump (2017-2021).

Desde Washington han vuelto a reclamar a Rusia la liberación del líder opositor, actualmente en prisión bajo una pena de tres años y medio. El propio Biden mantuvo a finales de enero una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en la que también pidió la liberación de Navalny.

Investigadoras de la ONU apuntan al Gobierno ruso como responsable del envenenamiento de Navalny

Afectan a funcionarios del Kremlin, empresas y un instituto de investigación

"Estamos ya enviando una clara señal a Rusia de que hay consecuencias por el uso de armas químicas", ha afirmado uno de estos altos cargos, quien ha pedido el anonimato. Las sanciones, que incluyen el bloqueo de bienes, afectan a siete funcionarios del Gobierno ruso, entre ellos el director de la inteligencia rusa, Alexander Bortnikov, y dos viceministros de Defensa, Alexei Krivoruchko y Pavel Popov.

También han sido sancionadas además 13 sociedades mercantilesy varios institutos públicos de investigación científica, en lo que es interpretado como un aviso a la producción de armas químicas.

La decisión de Washington se han tomado de forma coordinada con la Unión Europea, que ayer aprobó sanciones contra varias personas implicadas directamente en la condena a Navalny, a las que se les impidió la entrada a territorio europeo. 

Los afectados por las sanciones europeas son el jefe del Comité de Investigación de la Federación Rusa, Alexandr Bastrykin; el Fiscal General, Ígor Krasnov; el jefe de la Guardia Nacional, Víktor Zólotov, y el jefe del Servicio Penitenciario federal, Alexandr Kalashnikov. Este martes, el enviado ruso en la UE, Vladimir Chizov, ha anunciado que el Kremlin responderá a las sanciones aprobadas ayer.

También el pasado lunes creció la presión internacional contra Moscú, tras salir a la luz un informe elaborado por dos expertas de la ONU, que indicaron que las evidencias apuntan a una "probable implicación" de oficiales del Gobierno ruso, presumiblemente de alto nivel, en el envenenamiento con Novichok.

Rusia amenaza con represalias

Moscú no ha tardado en responder a las sanciones de Estados Unidos. Este martes el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, ha advertido de que habrá consecuencias ante esta decisión: "Reaccionaremos sin lugar a duda. Nadie ha derogado las reglas de la diplomacia, y una de ellas es la reciprocidad", ha afirmado.

Según el jefe de la diplomacia rusa, "no hay mucho que comentar" de las sanciones "ilegítimas y unilaterales que con razón o sin razón y casi siempre sin razón" imponen EE.UU. y "los miembros de la Unión Europea que siguen su ejemplo". Sin embargo, no ha precisado cuál será la respuesta de Rusia.

Lavrov ha reiterado que ni Estados Unidos ni la UE tienen nada que "presentar para de algún modo sustentar las acusaciones sobre el envenenamiento de Navalny". "Cuando todos los que trataron a Navalny ocultan minuciosamente la información que podría ayudar a comprender qué fue lo que le sucedió en realidad, y cuando en vez de cooperar honestamente comienzan a castigarnos, estimamos que esto no honra a quienes toman estas decisiones", ha señalado.

En tanto, Moscú ha negado desde el principio estar tras el envenenamiento del líder opositor y ha exigido a Alemania, Francia y los laboratorios independientes que afirman que tuvo lugar un ataque con el agente tóxico del tipo Novichok, que ofrezcan pruebas que esclarezcan lo que sucedió al opositor.

Noticias

anterior siguiente