Enlaces accesibilidad

La AIReF rebaja la previsión de crecimiento de España al 6,6% este año y retrasa el estímulo de los fondos europeos

Por
Vista aérea del puerto de Barcelona
Vista aérea del puerto de Barcelona. Getty Images

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha rebajado su previsión de crecimiento económico para España en 2021 hasta el 6,6 %, 1,6 puntos por debajo del 8,2 % que pronosticaba el escenario central de su último informe.

En la presentación del Informe sobre los Presupuestos Iniciales de las Administraciones Públicas, la directora de la división de Análisis Económico de la AIReF, Esther Gordo, ha explicado que esta rebaja se debe a la peor evolución de la pandemia de coronavirus, que repercute en menor turismo, y al retraso en la ejecución de los fondos europeos.

Así, se considera que el impacto de los fondos europeos será menor en este ejercicio (se rebaja desde 2,7 puntos porcentuales a 1,6) pero ese estímulo no se pierde, la diferencia se traslada al año siguiente, 2022. Estaba previsto que los proyectos se implementaran a inicios de año y ahora se prevé que arranquen en la segunda mitad de 2021.

El organismo valora que el efecto multiplicador "sigue siendo alto, de 1,2, al tratarse de un impulso fiscal coordinado entre países y producirse en un momento en el que el grado de holgura de la economía es alto y no cabe esperar incrementos de tipos de interés". Añade que la composición del plan de recuperación, "orientada hacia proyectos de inversión", incrementa su efecto macroeconómico.

La AIReF también ha modificado sus previsiones de déficit, que mejora al 7,6 % del PIB (4 décimas menos que en su anterior informe), y deuda, que empeora al 118,7 % del PIB (2,7 puntos más).

Más pesimista que el Gobierno

Gordo ha detallado que las nuevas previsiones están en línea con el escenario más pesimista del anterior informe -y muy por debajo de las del Gobierno, que espera un crecimiento del 7,2 % que podría llegar al 9,8 % con los fondos europeos-, principalmente debido a que "la pandemia dista mucho de estar controlada" y la vacunación avanza más lento de lo previsto.

De hecho, la AIReF espera una contracción en el primer trimestre del 0,6 %, de acuerdo a su herramienta de predicción del PIB en tiempo real Mipred, a pesar de los buenos datos de marzo que han sufrido "cierto freno" en Semana Santa, según los "muy, muy escasos" datos disponibles.

En cualquier caso, la AIReF espera una aceleración del proceso de vacunación que permita recuperar "paulatinamente" la normalidad, que no será completa hasta 2022. Esto deriva en un retraso en la recuperación del turismo, a pesar de que este año podrían reiniciarse los flujos internacionales, "la recuperacion plena no se espera antes de finales de 2022 o incluso 2023 (según el barómetro de la OMT)".

Con esta premisa, el informe establece supuestos de recuperación gradual de la afluencia de turistas desde el segundo semestre, retrasando al próximo ejercicio la vuelta a la normalidad. También pesa a la baja, el retraso en la ejecución de los proyectos financiados con fondos europeos.

Mejor el déficit, peor la deuda

En cuanto al déficit púbico, la AIReF ha mejorado su previsión para este año del 8 % al 7,6 % gracias a los buenos datos de cierre de 2020 y de arranque de 2021 (que restan 2,3 puntos de PIB), lo que compensa el efecto negativo del menor crecimiento (suma un punto) y de las nuevas medidas de gasto, como las ayudas directas a empresas (suma otro punto). El FMI es más pesimista y eleva el déficit hasta el 9 %.

Por subsectores, la AIReF espera que la administración central cierre 2021 con un déficit del 6 % del PIB, 4 décimas más de lo previsto inicialmente; la Seguridad Social, del 1,5 %, sin cambios; las comunidades autónomas, del 0,4 %, 4 décimas menos, y las corporaciones locales, con un superávit del 0,3 % del PIB, frente al déficit del 0,1 % apuntado el pasado año.

El organismo prevé que la deuda alcance el 118,7 % del PIB, lo que supone elevar en 2,7 puntos su anterior estimación, después de que se hayan "agudizado ciertos desafíos" asociados a un alto endeudamiento.

Los gastos superan la mitad del PIB

Los ingresos representarán un 43,3 % del PIB, por encima del 42,5 % del anterior informe, ante una evolución mejor de la prevista, que compensa los efectos en la recaudación de la caída del PIB y otros elementos como la suspensión de la subida fiscal del diésel o los retrasos de los impuestos sobre los plásticos de un solo uso y la ley de lucha contra el fraude.

Los gastos alcanzarán el 50,9 % del PIB, cuatro décimas más, por las nuevas medidas puestas en marcha, como las ayudas directas a autónomos y empresas, y el efecto denominador de la revisión a la baja del PIB.

Aún así, el director de la división de Análisis Presupuestario, Ignacio Fernández Huertas, ha explicado que las medidas de lucha contra la pandemia pasan de representar 4,3 puntos de PIB en 2020 a 2,7 puntos en 2021, sobre todo por el menor coste de los ERTE (que espera que se prorroguen hasta junio).

La AIReF ha insistido en reclamar una estrategia fiscal a medio plazo que garantice la sostenibilidad de las cuentas públicas, ya que, en su opinión, el plan presupuestario no es una guía suficiente.

Noticias

anterior siguiente