Enlaces accesibilidad
Impuestos

La reforma fiscal, más allá del debate Madrid-Barcelona: ¿Quién recauda más impuestos? ¿Dónde se paga más?

  • El pacto entre el Gobierno y ERC ha puesto el foco en las dos regiones que representan los dos extremos del debate
  • Sin embargo, existen grandes diferencias tributarias entre las 17 comunidades autónomas españolas

Por
Vista de una sede de la Agencia Tributaria en una imagen de archivo
Vista de una sede de la Agencia Tributaria en una imagen de archivo. EFE E.NARANJO

El pacto entre el Gobierno y ERC para reformar la fiscalidad de las comunidades autónomas a cambio de su apoyo a los Presupuestos ha puesto el foco en dos regiones que representan los extremos del debate: Madrid y Cataluña. La primera presume de una política de bajos impuestos, con grandes rebajas en los tributos cedidos y el menor tipo de IRPF autonómico, mientras que la segunda obtiene una de las mayores recaudaciones por los tributos cedidos e impone uno de los tipos más altos sobre la renta.

Sin embargo, existen grandes diferencias tributarias entre las 17 comunidades autónomas españolas. El sistema fiscal se modificó en 1997 y, desde entonces, cada Gobierno ha impuesto su propio criterio a la hora de recaudar impuestos. Los motivos van desde lo ideológico hasta la necesidad de conseguir más ingresos.

Pero, ¿cómo pueden darse estas diferencias entre comunidades?

El sistema tributario español establece que determinadas competencias estén asumidas por el Estado y otras por las comunidades autónomas. Actualmente hay establecido un régimen común -para la mayoría de comunidades-, en el que ambas se reparten la gestión de los impuestos, y otro foral -Navarra y el País Vasco-, que permite ordenar y gestionar todos los tributos procedentes de los contribuyentes.

En el régimen común, el Estado recauda el IRPF, el IVA y los Impuestos Especiales (bebidas alcohólicas o tabaco, entre otros) y posteriormente cede a cada región el 50 % del IRPF y del IVA recaudado en cada territorio y el 58 % de los Especiales.

Por su parte, los impuestos cedidos (Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, Transmisiones patrimoniales o Actos Jurídicos Documentados) son gestionados directamente por cada Comunidad. En este caso, son los gobiernos autonómicos quienes utilizan su poder para subir los tributos cedidos o, por el contrario, para bajarlos.

24 horas - Las abismales diferencias fiscales autonómicas

La comunidad madrileña es la región que más ha utilizado su poder normativo para modificar impuestos a la baja. Solo en 2017, la región dejó de ingresar por las rebajas fiscales 4.100 millones de euros, unos 636 euros por habitante, según el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Las subidas de impuestos en Cataluña, por su parte, se traducen en 615 millones más de ingresos.

Así, mientras el Ejecutivo madrileño defiende que su política de impuestos bajos crea empleo y genera riqueza, los independentistas catalanes acusan a los de Ayuso de “dumping (competencia desleal) fiscal" y de ostentar un "paraíso fiscal de facto" y piden que se impongan reglas tributarias homogéneas.

Lo cierto es que las cifras revelan enormes diferencias en la aplicación de los tributos cedidos. Solo en el último año, la recaudación de estos impuestos dejó 3.424 millones en Cataluña y 2.165 en Madrid, según el Ministerio de Hacienda. Le siguen muy de cerca Andalucía con 2.099 millones y la Comunidad Valenciana, con 1.784. En otros impuestos como el IRPF, también se dan grandes diferencias.

IRPF: Madrid, Canarias y La Rioja son los que menos pagan

Dentro de los impuestos que se reparten tanto el Gobierno como las comunidades, las mayores diferencias se dan en el IRPF. En este tributo, donde hay un tramo autonómico que se suma al estatal, las comunidades con tipos mínimos más bajos son Madrid, Canarias y La Rioja -un 9 %, que deja en un 18,5 % agregado- mientras que el más alto se da en Cataluña -un 12 %, el 21,5 % agregado-.

Así, un madrileño con un sueldo de 16.000 euros destinará 864,4 euros a los compromisos fiscales, frente a las tres diputaciones vascas, que tienen la mayor presión fiscal en este tramo con 1.120 euros de cuota.

A partir de los 20.000 euros hasta los 110.000, País Vasco pasa a ser la región con menor IRPF, siendo Cataluña donde más se paga en los tramos de 20.000 y 30.000 euros. Por lo que respecta a los tipos máximos, Madrid tiene el más bajo -21 %, un 43,5 % agregado- y La Rioja el más alto -un 27 %, el 49,5 % agregado-.

Impuesto de Patrimonio: Madrid bonifica al 100 %

En lo que respecta a los impuestos cedidos a las comunidades, Madrid es la región española donde menos se pagan impuestos por Patrimonio, ya que el gobierno autonómico lo bonifica al 100 %. Un contribuyente con una fortuna de 800.000 euros pagará 1.164 euros si es aragonés, 769 euros si es catalán y 0 euros si es madrileño, vizcaíno o alavés.

El impuesto de Patrimonio, que solo pagan los contribuyentes con un patrimonio de más de un millón de euros, tiene en términos generales un mínimo exento de 700.000 euros salvo en Aragón (400.000 euros), Cataluña y Extremadura (500.000 euros) y Comunidad Valenciana (600.000 euros).

Para altos patrimonios, Extremadura es la región donde más impuestos se pagan: si en lugar de 800.000 euros tiene cuatro millones de euros, la cuota a pagar en la comunidad es de 59.919 euros. En Madrid, continúa siendo 0 euros, mientras que en Cataluña este contribuyente debería desembolsar una cuota de 41.943 euros.

Impuesto de Sucesiones: Asturias la que tiene el tipo más alto

La comunidad con un tributo más alto en el impuesto de Sucesiones es Asturias. Cogiendo un ejemplo de un contribuyente soltero menor de 30 años que hereda bienes de su padre por valor de 800.000 euros, en Andalucía, Cantabria y Galicia no pagaría nada, mientras que en Asturias abonaría 103.135 euros.

En el caso de Donaciones, Castilla y León y Extremadura lideran la clasificación. Si en lugar de una herencia, en el caso anterior el padre dona los 800.000 euros en efectivo a su hijo de 30 años, en ambas regiones pagará 200.122 euros en impuestos frente a los cero euros de Cantabria o los 2.000 de Madrid, Andalucía y Murcia.

Por último, si lo que se transmite es un inmueble no destinado a vivienda de 450.000 euros, el interesado pagaría 45.000 euros por Transmisiones Patrimoniales en Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia, mientras que solo 27.000 en Madrid y Navarra. En Actos Jurídicos Documentados (AJD), en Murcia se abonarían 9.000 euros, mientras que en Navarra y País Vasco 2.250 euros.

¿Qué comunidades recaudan más impuestos? Compáralas entre sí

Con estos datos, la recaudación del impuesto de Patrimonio es prácticamente nula en Madrid, mientras que en Cataluña supera los 500 millones, la mitad del ingreso nacional. Las diferencias entre ambas comunidades también son claras en el impuesto de Sucesiones y Donaciones: solo en el último año el gobierno catalán ha conseguido 104 millones de euros más que el madrileño.

La Generalitat también ingresa más que el Ejecutivo de Ayuso en Transmisiones Patrimoniales (1.525 frente a 1.162 millones, respectivamente) y en Actos Jurídicos Documentados (567 frente a 398 millones).

Noticias

anterior siguiente