Enlaces accesibilidad

La hostelería se manifiesta ante su "desoladora" situación y reclama ayudas directas y una baja fiscalidad

Por
Trabajadores de la hostelería, taxistas y proveedores se manifiestan este miércoles en Cartagena.
Trabajadores de la hostelería, taxistas y proveedores se manifiestan este miércoles en Cartagena, Murcia. EFE/Marcial Guillén

La hostelería se enfrenta a una situación "desoladora e injusta" por el cierre del sector en varias comunidades autónomas debido a la pandemia y reclama al Gobierno ayudas directas y una baja fiscalidad para sobrevivir y superar cuanto antes la crisis.

Así lo ha destacado este miércoles el director general de la patronal de la industria alimentaria (FIAB), Mauricio García de Quevedo, quien en calidad de portavoz de la plataforma Juntos por la Hostelería ha criticado la actitud de las autoridades por "demonizar", en su opinión, a bares y restaurantes.

Durante su intervención en el foro "Claves para la recuperación económica: el turismo, la hostelería y los impuestos", el responsable patronal ha recordado que las cifras oficiales del propio Ministerio de Sanidad apuntan a la hostelería como el foco de cerca de un 3% de los contagios, por debajo de otros ámbitos.

El ejemplo es Madrid, que no ha cerrado la hostelería y ha conseguido bajar los contagios

"El ejemplo es Madrid, que no ha cerrado la hostelería y ha conseguido bajar los contagios", ha resaltado García de Quevedo, tras insistir en el peso fundamental que tiene este sector en la economía española y en pedir al Ejecutivo que siga "criterios más científicos y objetivos" a la hora de plantear restricciones.

También ha aludido en el plan de rescate presentado por la plataforma al Gobierno, que incluye una petición de ayudas directas a fondo perdido por valor de 8.500 millones de euros, y ha apuntado que por el momento cerca de 65.000 de los 300.000 establecimientos hosteleros del país han cerrado y han desaparecido con ellos unos 250.000 puestos de trabajo. "Hay que dejar de culpabilizar al sector", ha afirmado.

Protestas por todo el país

El malestar que generan las medidas de restricción de horarios y los cierres generalizados de los establecimientos hosteleros, que se han ido produciendo en los últimos días, han desencadenado en convocatorias de protestas del sector por "todo el país", ha recordado FIAB en un comunicado.

El jueves, 12 de noviembre, hay una nueva convocatoria a las 11:00 horas, ante las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno y en las plazas de los ayuntamientos, en la que los hosteleros entregarán y reivindicarán sus demandas para construir un plan real, centradas en medidas propositivas de apoyo y protección al empleo y el tejido empresarial, en línea con las aprobadas en otros países europeos.

En la jornada, organizada por el laboratorio de ideas ("think tank") Líderes Económicos 2030, también ha participado la concejala de Turismo del Ayuntamiento de Madrid, Almudena Maíllo, quien ha defendido la adopción de políticas dirigidas a apoyar a la hostelería.

"Hemos bajado impuestos (como el IBI o el de las terrazas) y flexibilizado la normativa para facilitar que bares y restaurantes puedan desarrollar su actividad al aire libre. Lo que pedimos al Gobierno es que haga como otros países y considere al turismo un sector estratégico, también para los destinos urbanos", ha asegurado.

Apuesta por la digitalización

Maíllo ha ensalzado la apuesta por la digitalización de los hosteleros para poder dar servicio a través del envío a domicilio y la recogida de pedidos en el local, un cambio "estructural" que afecta a todas las categorías, incluida la alta gastronomía.

Por su parte, el presidente del grupo PGS y fundador del laboratorio Líderes Económicos 2030, Pablo Gimeno, ha incidido en la necesidad de inyectar liquidez en las pymes y aplicar una baja fiscalidad para evitar la destrucción de tejido empresarial y, por tanto, de empleo.

"La capacidad de reacción de la economía española va a depender de la reacción de estos sectores, tenemos que ver cómo podemos salir de ésta", ha subrayado Gimeno, tras señalar que aunque todas las empresas perderán algo por el camino existe "una oportunidad" para ganar en competitividad a medio y largo plazo.

Noticias

anterior siguiente