Enlaces accesibilidad
Moción de censura

Franco, el papa, las víctimas del COVID, ETA y el amor a la patria enfrentan a Sánchez y Abascal

  • Sánchez acusa a Abasal de "odiar España" y de ser un "depredador sin valores y sin escrúpulos"
  • Abascal ha asegurado que el Gobierno va "contra la nación, el Estado y el rey"

Por
 Sánchez y Abascal
Pedro Sánchez y Santiago Abascal, este miércoles en el Congreso durante el debate de moción de censura de Vox. EFE

El amor a la patria, la nostalgia de tiempos pasados, los muertos con coronavirus, el rey, ETA y hasta el papa Francisco han sido algunos de los motivos de enfrentamiento este miércoles entre Pedro Sánchez y Santiago Abascal en el debate de moción de censura que ha impulsado el líder de Vox contra el presidente del Gobierno, una moción que no saldrá previsiblemente adelante pero que ha permitido a ambos recalcar que son como “el agua y el aceite” -en palabras de Abascal-.

El líder de Vox ha defendido como candidato una moción de censura  contra la “mafia” de un Gobierno que está “contra el rey, contra el Estado y contra la nación” y que es aliado de “renegados” que quieren “destruir España”. Abascal ha propuesto ilegalizar a los partidos independentistas, ha abogado por “blindar” las fronteras contra la inmigración, ha cargado contra la “dictadura progre”, el “feminismo radical” y hasta el “ecologismo radical”.

Sus propuestas han valido a Sánchez a acusar a Abascal, durante su turno de respuesta, de no tener “soluciones para problemas reales” y de querer volver a la “España centralista de Franco” con una política ultraderechista de “odio, furia y choque”. Tras esto, ambos se han enfrentado por distintas cuestiones:

Amor y odio a España

Sánchez ha dicho a Abascal que sus propuestas van contra todo aquello que no es lo que Vox “representa”. “Usted odia España tal y como es” y llama ‘patriotismo’ a un “nacionalismo exacerbado”, ha asegurado Sánchez, quien ha asegurado que “a un patriota no le sobran la mitad de los compatriotas”. “Para usted, España es un número limitadísimo de españoles que se acomodan a sus prejuicios”, ha proseguido, asegurando que la España de Abascal es la de -el inquisidor- "Torquemada”.

Sánchez a Abascal: "Usted odia a España tal y como es"

También ha asegurado que en los motivos de la moción de Abascal "no hay ni un ápice de una verdadera gota de patriotismo", que a su juicio consiste no en "proferir insultos" sino en defender a los españoles en cuestiones como "los servicios públicos".

Abascal, que puede intervenir igual que Sánchez en cualquier momento de la moción, ha respondido a Sánchez: “Usted dice que aborrecemos a España por combatir el separatismo. Usted dice que quiere a España en ese gusto que tiene con pactar con separatistas. ¿Ellos aman a España?”, se ha preguntado, y ha señalado al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a quien “la bandera le produce urticaria y el himno le parece una pachanga fachosa”. 

Guerra Civil y franquismo

Abascal ha vuelto a repetir que el de Sánchez es “el peor Gobierno en 80 años”.Es decir, desde 1940, desde el dictador Francisco Franco. A su juicio, el PSOE mira demasiado a la Guerra Civil y ha cargado contra una ley de memoria democrática “totalitaria” que sirve “para decir a los españoles lo que tienen que opinar del pasado” y que “viene a desenterrar a los muertos”.

Abascal a Sánchez: "Ustedes nos odian, odian todo lo que no sea su dictadura progre"

"Ustedes eligieron a los que provocaron la guerra y perdieron. Deben superar el trauma histórico de sus siglas. No digo de sus abuelos porque ellos sí conocieron los horrores de la guerra y nos los que ahora que se creen milicianos viendo series de televisión".

Sánchez ha respondido tajante: "Según usted, este es un Gobierno peor que el que se inclinó ante Hitler y enroló a miles de jóvenes españoles para combatir bajo la bandera de la cruz gamada. Peor que el gobierno que persiguió, encarceló y ejecutó a miles de españoles una vez concluida la Guerra Civil. Peor que el dictador que dio un golpe de Estado a un Gobierno legítimo"

El presidente ha asegurado que “a nadie en esta Cámara se le ha ocurrido reivindicar el franquismo salvo a -el exdiputado- Blas Piñar”. También ha defendido que “la Ley de Memoria democrática no indigna a nadie, salvo que crea que los muertos están mejor en las cunetasy que el dictador debe ser homenajeado”. “Usted hoy no convencerá como tampoco vencerá”, ha avisado Sánchez, aludiendo a las palabras que pronunció Miguel de Unamuno en su famoso discurso desde la Universidad de Salamanca contra el fascismo.

Sánchez reprocha a Abascal que compare su gobierno con el de Franco

Ha reconocido que Abascal está en favor de la libertad contra una dictadura de lo “políticamente correcto” porque es algo que hace que se “respete” la diversidad. “Usted pide políticamente la libertad para oprimir a la mayoría de ciudadanos” en cuestiones como volver a “encarcelar libremente sindicalistas”, para “humillar homosexuales” o para “pegar a mujeres” como en tiempos pasados, ha reprochado Sánchez, quien ha advertido a Abascal: “Tengo una muy mala noticia que darle, el camino emprendido hace más de 40 años no tiene vuelta atrás”.

Sánchez le dice a Abascal que la democracia en España "no tiene marcha atrás"

Terrorismo como arma política

Ambos líderes se han acusado mutuamente de usar el terrorismo de ETA con fines partidistas. Abascal, en su alocución inicial, ha acusado a Sánchez de pactar con “etarras”, en alusión a EH-Bildu.

Sánchez ha respondido a Abascal llamándole “depredador sin valores y sin ningún tipo de escrúpulos" por utilizar el terrorismo y ha recordado que “ETA dejó de matar hace nueve años”, por lo que ha lamentado que el líder de Vox "aproveche" la historia de la banda terrorista para "confrontar y dividir" a la sociedad. También ha asegurado que fue el PSOE quien derrotó a ETA y que Vox no va a "reescribir la historia", lo que ha provocado la crítica de una diputada del PP, víctima de la banda terrorista. 

Sánchez ha recordado el atentado de ETA en 2002 contra el socialista en Euskadi Eduardo Madina, que concitó una respuesta contundente de repulsa con una organización multitudinaria bajo el lema: "No hay más patria que la humanidad". Así, ha recordado que las Nuevas Generaciones del PP en el País Vasco, que entonces lideraba Abascal, rompieron el consenso contra dicha pancarta. Por esto, ha considerado que ya entonces "utilizaba" el terrorismo como "indigna" arma política.

Abascal, por su parte, ha reconocido que no secundó aquella pancarta: “Mi patria no es la humanidad, mi patria es España, no sé cuál es la suya”. También ha acusado a Sánchez de pretender trazar una "caricatura brutal" de su partido con "mentiras" y "medias verdades" para justificar "su pacto con ETA, los golpistas de Cataluña y los comunistas". "Ha venido a decir que somos lo peor que hay en el Parlamento, peores que los que justifican el asesinato de mas de un millar de españoles, ha venido a decir que es peor José Antonio Ortega Lara que Arnaldo Otegi", ha remarcado Abascal. 

Horas más tarde, Abascal ha solicitado intervenir tras hacerlo el portavoz de EH-Bildu, Oskar Matute, para nombrar una a una las más de 850 víctimas de ETA.

Abascal lee en el Congreso los nombres de todos los asesinados por ETA

El papa se cuela en el debate

En su intervención inicial, Abascal ha aludido a la visita de este sábado de Sánchez al Vaticano para reunirse con el papa Francisco y ha llegado a decir ante el Parlamento: “Que Dios les bendiga y bendiga a España”.

El presidente del Gobierno ha aprovechado sus palabras para reprocharle que "desprecie" la figura y el mandato del Pontífice mientras invoca a la Iglesia católica, instándole a leerse la Encíclica del Papa. Ha recordado que recientemente Francisco I ha criticado a los nacionalismos "exacerbados y agresivos" y a quienes utilizan el mecanismo político de "exasperar y polarizar" para suscitar la desconfianza constante. También ha dicho que el Papa apela a que los ricos ayuden a los pobres y ha preguntado al líder de Vox cómo compagina eso con su propuesta de suprimir todos los impuestos, sobre todo a las rentas altas. Por ello, Sánchez ha acusado al líder de Vox de no ser "ni agradecido, ni patriota, ni constitucionalista y cristiano".

Abascal, por su parte, ha dicho que lo que le faltaba era ver a Sánchez "de monaguillo en la tribuna" y ha aclarado que no tener por qué hablar de su fe. A continuación, ha pedido a Sánchez que le diga al papa “lo que piensa del aborto y de la eutanasia” y le ha recomendado hacer "un examen de conciencia".

Guerra de cifras sobre los muertos

La pandemia ha tenido poco protagonismo en este debate, aunque Abascal ha insistido en decir que el Gobierno "miente" y ha asegurado que hay más de 60.000 fallecidos por la pandemia de coronavirus, cuando las cifras oficiales del ministerio de Sanidad los sitúan en 34.210.

Sánchez reprocha a Abascal que no acudiera al homenaje por los muertos por coronavirus

Sánchez, por su parte, ha replicado a Abascal: "Las fuentes de donde su partido obtiene los excesos de mortalidad son fuentes oficiales a disposición de todos los ciudadanos". también ha reprochado que Vox "exhibe poco pudor por los fallecidos pero no estuvo en el homenaje".

Noticias

anterior siguiente