Enlaces accesibilidad

Las claves del caso Kitchen: ¿qué se sabe, quién es quién y cuál es el papel del Gobierno de Rajoy?

  • Se investiga un posible operativo parapolicial pagado por Interior para obtener de Bárcenas documentación sensible para el PP
  • El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y su exnúmero 2 están imputados

Por
Las claves del caso Kitchen: qué se sabe y quién es quien

El levantamiento del secreto de sumario de la pieza que investiga la 'Operación Kitchen' está revelando nuevas informaciones y conversaciones en las que el excomisario José Manuel Villarejo señala a parte del Gobierno de Mariano Rajoy como parte fundamental.

Debe ser el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, sin embargo, el que determine la veracidad de sus afirmaciones en una causa por la que ya hay un ministro de la época imputado, Jorge Fernández Díaz, a quien el magistrado considera el "centro nuclear" de la trama del espionaje ilegal al extesorero del PP, Luis Bárcenas, realizada con los servicios del excomisario José Villarejo y con la colaboración del exchófer de Bárcenas con el fin de recuperar documentos comprometedores para el PP. Aquí repasamos algunas claves:

¿Qué es Kitchen y qué investiga el juez?

La operación Kitchen es la séptima pieza separada del caso Tándem -que investiga los negocios del excomisario José Manuel Villarejo, así como a varios de sus presuntos clientes- que abrió el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea en noviembre de 2018. Meses más tarde, el magistrado Manuel García Castellón tomó el relevo al frente de la causa.

El caso se abrió a raíz de la aparición de diversos archivos de audio y conversaciones transcritas albergados en un pendrive intervenido en el domicilio de Villarejo sobre encargos y evolución del espionaje a Bárcenas. 

La investigación se centra en dirimir si existió un operativo "parapolicial" supervisado y financiado con fondos reservados por el Ministerio del Interior entre 2013 y 2014 para recuperar documentos y grabaciones que Bárcenas se habría llevado y que eran comprometedoras para el PP, que se encontraba en plenas investigaciones judiciales por su contabilidad.

¿Quiénes están imputados?

Jorge Fernández Díaz, exministro del Interior

El juez considera que la presencia del exministro Jorge Fernández Díaz resulta "necesaria, útil y pertinente", toda vez que las investigaciones practicadas hasta el momento permiten situar el "centro nuclear de la operación" en el ministro del Interior, “desde donde se habría dirigido y coordinado toda la operativa, presuntamente con la participación directa del ministro y actuando por delegación de éste, al parecer, el secretario de Estado de Seguridad”.

El juez de 'Kitchen' imputa al exministro del Interior Fernández Díaz por el espionaje ilegal a Bárcenas

Francisco Martínez, exsecretario de Estado de Seguridad

Francisco Martínez -alias 'Paco' o 'Cocho' era el número 2 del Ministerio del Interior bajo el mando de Jorge Fernández Díaz. Se investiga si autorizó el pago de los fondos reservados para Kitchen.

Sergio Ríos, chófer de Bárcenas

El chófer del matrimonio Bárcenas, Sergio Ríos -alias 'el cocinero'-, fue el primer imputado por el magistrado De Egea en diciembre de 2018 y hasta el momento ha resultado la persona clave de la investigación. Durante los dos años que participó en el operativo, cobró 2.000 euros mensuales, según el juez, a través de los fondos reservados del Ministerio (un total de 53.000 euros) por pasar información de Bárcenas a Villarejo. Además, entre las pruebas figura el pago de una pistola de 700 euros para él, cuya factura firma el comisario Enrique García Castaño. 

La cúpula policial de la época

Entre los imputados se encuentra precisamente la cúpula policial de la época, empezando por el Director Operativo Adjunto (DAO) de la Policía Nacional,  Eugenio Pino. También tienen la categoría de investigados los entonces inspectores jefe José Ángel Fuentes Gago y Bonifacio Díaz Sevillano, además del que fuera jefe de la Unidad de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas.

El operativo habría estado dirigido por Pino y por el entonces jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCA) Enrique García Castaño, alias 'El Gordo', 'Big' o 'Talla'. Entre las pruebas, se hallan conversaciones en las que Pino hace encargos directos a Villarejo sobre la operación Kitchen, tal y como recuerda el juez en su auto. 

El falso cura que asaltó la casa de Bárcenas

La Audiencia de Madrid ya consideró que Enrique Olivares García se hizo pasar por un sacerdote que iba a hablar de la libertad de Bárcenas y, una vez dentro, sacó un revólver y encañonó a la mujer del extesorero, a su hijo y a la empleada domésticaLes ató las manos y les amenazó para que le entregaran todos los "pendrives" y la información relativa al proceso de Bárcenas para "acabar con el Gobierno de la nación". Aunque está ya condenado a 22 años de prisión por este hecho, el juez del García Castellón le ha imputado y le ha citado a declarar como cómplice.

¿Qué papel tiene el Gobierno de Rajoy?

A fecha de hoy, ni Rajoy ni el resto de sus ministros -salvo Jorge Fernández Díaz- están imputados en la causa, pero su nombre y el de parte de su equipo aparecen en el sumario, principalmente en las conversaciones transcritas de Villarejo con terceras personas. La Fiscalía Anticorrupción sí pide, sin embargo, la imputación de María Dolores de Cospedal. Esto es lo que se sabe de cada uno de ellos:

Mariano Rajoy 

Villarejo alude en sus conversaciones a Mariano Rajoy por su nombre o con el alias de 'el Barbas' o 'el Asturiano' y en ellas deja entrever que el entonces presidente del Gobierno pudiera estar al tanto de la operación Kitchen. "Las maldades que me han encargado a mí para salvarle el culo al Barbas (...) ¡No te puedes imaginar! Que podía estar preso el Presidente del Gobierno eh, por muchas cosas", se le escucha decir en una de las conversaciones.

En otra grabación, el excomisario asegura que el exministro Rodrigo Rato, molesto por las investigaciones judiciales, le dijo: "Que no me toquen mucho los cojones porque yo he trincado sobres, pero delante mía iba Rajoy con otro sobre"

En otra conversación con uno de los empresarios de su círculo, Adrián de La Joya, éste le dice a Villarejo: "Tenemos todas las grabaciones entre Bárcenas y el puto Rajoy hablando de toda la mierda".

María Dolores de Cospedal

La Fiscalía pide la imputación de Cospedal al considerar que habría tenido "interés personal" en la operación porque la documentación que se buscaba en la operación era "supuestamente comprometedora para ella" y también para otros altos dirigentes del partido. El juez, sin embargo, no tomará una decisión hasta la nueva declaración de Francisco Martínez dentro de unos días, después de que éste haya decidido colaborar con la justicia. 

En los audios que aparecen en el sumario, Villarejo asegura que Cospedal le debe 100.000 euros más "gastos" e "intereses" por encargos que le habría realizado para el PP. La Fiscalía considera que los encargos a Villarejo "podrían ya entonces estar relacionados con la investigación policial y judicial de casos de corrupción" que afectarían a miembros del PP, como Gürtel.

Precisamente Villarejo alardea en una conversación que aparece en el sumario de tener información comprometedora para el PP desde 2012 y añade: "Me llamó la Cospe, joder no delates a nadie, que tal... Y yo ¿Cómo que no? Os busco la ruina a todos y al primero, al 'Barbas'".

En diciembre de 2018, Bárcenas afirmó ante el juez que los papeles que le robó su chófer eran sobre la financiación de la campaña de Cospedal en una declaración que hizo en la causa que investigaba la ‘Caja B’ del PP.

Soraya Sáenz de Santamaría

Villarejo aseguró en una conversación con el empresario Adrián de la Joya y el excomisario José Luis Olivera que la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría le habría ayudado a organizar un dispositivo de espionaje en el Congreso entre 2009 y 2010, cuando era la portavoz parlamentaria del Grupo Popular, para que Rafael Redondo efectuase "barridos" con material electrónico.

En la conversación también se alude a "una campaña de imagen que hizo ella" que se pagó "con unas facturas chungas", que al parecer conservan Villarejo y De la Joya, acordando que Olivera traslade parte de esa información al Secretario de Estado.

Luis de Guindos

Villarejo asegura también en una de las grabaciones intervenidas por la Policía que el exministro de Economía y actual vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindosrecibió información en exclusiva sobre las "sociedades y cuentas" de Juan Carlos I en el extranjero por parte del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (SEPBLAC). Hablando con el abogado Javier Iglesias, Villarejo le dice que tiene en su posesión "denuncias muy complicadas" en las que "se hablan de sociedades y de cuentas del rey que estaban investigando en privado los de la SEPBLAC".

"La información, luego se la daban a de Guindos, a nadie más", prosigue el excomisario, quien no aclara qué hacía el exministro con esa información, aunque cree que, quizá, con ella "se blindaba", insinuando que no se la entregaba a la Justicia.

¿Qué se sabe del espionaje a Bárcenas?

Además del falso cura que irrumpió en el domicilio de Bárcenas con una pistola y maniató a la familia del extesorero en búsqueda de un pendrive, hay otras cuestiones.

Del estudio de las grabaciones incautadas se desprende que en verano de 2013 pudo producirse un acceso ilegal en un estudio de restauración de arte de la mujer de Bárcenas en la calle General Díez Porlier, donde se habría hallado un 'zulo' en el que se guardaría documentación del extesorero. Castellón apunta que esa documentación podría haber estado en poder de García Castaño con el conocimiento de Eugenio Pino.

La Fiscalía identifica además decenas de agentes de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía participando en un seguimiento pormenorizado a la mujer de Bárcenas, con especial atención en sus bolsos y en los documentos que portaba y entregaba a terceras personas. 

Interior dispuso policías para vigilar a la mujer de Bárcenas entre 2013 y 2014, según un informe: "La rubia sale de casa"

El excomisario José Villarejo manifestó en una conversación en febrero de 2017 que dirigentes del PP le habían encargado destruir los ordenadores del extesorero Luis Bárcenas y que los tenía "inmortalizados a todos", recuerda la Fiscalía en su escrito.

Además, en el marco de la causa, García Castaño aportó contenido de dos móviles sustraídos a Bárcenas en el contexto del operativo que él mismo volcó en un pendrive que entregó después a Francisco Martínez. En una de sus comparecencias ante el juez, explicó que entró en el despacho de la mujer de Bárcenas para buscar unos discos duros, haciéndose pasar por un cliente que llevaba un crucifijo a restaurar. Según su testimonio, no tuvo suerte. Intuyó que quizá otro de los comisarios imputados, Andrés Gómez Gordo, ya se los habría llevado.

Noticias

anterior siguiente