Enlaces accesibilidad

El petróleo Brent supera los 80 dólares por primera vez desde 2014 impulsado por la crisis en Venezuela e Irán

  • Según la AIE, los precios han aumentado un 75% desde junio del año pasado
  • El organismo advierte de posibles consecuencias en la demanda y la calidad

Por
La plataforma Elgin del gigante energético francés Total, a 240 kms de Aberdeen (Escocia), en el Mar del Norte
La plataforma Elgin del gigante energético francés Total, a 240 kms de Aberdeen (Escocia), en el Mar del Norte AFP PHOTO/Jonathan NACKSTRAND

El barril de crudo de Brent, por primera vez desde 2014, ha cotizado este jueves a 80,38 dólares en el mercado de futuros de Londres, lo que significa un aumento del 75% con respecto al pasado año. Entre las posibles causas prevalece el temor a una caída del suministro por la crisis en Venezuela y las sanciones de Estados Unidos contra Irán. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha reconocido que el encarecimiento del petróleo no le viene bien a la economía española, aunque ha subrayado que es capaz de soportar este precio "en mejores condiciones que hace años".

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, ha alcanzado los 80,38 dólares al cierre del ICE londinense, a las 17:30 hora española, un avance del 1,39% respecto al cierre anterior (79,28 dólares). El barril marcó su mínimo diario en 79,22 y su máximo en 80,45 dólares.

El crudo sigue al alza por el temor de los inversores a que se reduzca el suministro global, debido a la caída de la producción en Venezuela y en Irán, que afronta sanciones tras la retirada de EE.UU. del pacto multilateral sobre su programa nuclear.

El ministro de Energía ha incidido en que la economía energética "es mucho menos dependiente del petróleo" que antes, ya que absorbe mejor este tipo de subidas gracias a que es más flexible y competitiva que antaño.

Sin embargo, ha lamentado que la situación de tensión geopolítica actual haya tenido un efecto que "no le viene nada bien a España", y ha insistido en que desde el Gobierno central estará "vigilante" para que esta subida tenga los menores efectos negativos posibles para la economía.

Los analistas, por su parte, creen que la subida del petróleo puede trasladarse en los próximos meses al precio de la gasolina en los surtidores, la energía y el transporte, especialmente en países que dependen de las importaciones de crudo.

Los precios han aumentado un 75% desde junio

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha advertido en su informe mensual de que la baja producción en Irán y Venezuela, que está sumida en una crisis política y económica, son los "principales desafíos" para el precio del crudo.

"La eventual doble disminución en la producción de Irán y Venezuela podría representar el mayor desafío para los productores, que tendrían que esquivar la abrupta alza de los precios y compensar las caídas de esos países. Y no solo se trata de número de barriles, sino en la calidad", ha alertado.

El organismo ha avisado de que los precios del crudo ya han aumentado un 75% desde junio de 2017 y ha advertido de que esta apreciación podría acabar afectando a la demanda.

La AIE ha señalado asimismo que "en Venezuela, el ritmo de la caída de la producción de crudo se está acelerando", en buena medida por los problemas en la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), afectada también por sanciones de Estados Unidos que restringen su financiación.

Primeras consecuencias

La producción de petróleo en el país latinoamericano cayó en abril a 1,436 millones de barriles diarios (mbd), 41.700 barriles al día menos que el bombeo de marzo, de acuerdo con los últimos datos de la Organización de Países Exportadores del Petróleo (OPEP).

El mercado del crudo también ha acusado el anuncio del Departamento de energía estadounidense de que las reservas de petróleo de ese país cayeron la semana pasada en 1,4 millones de barriles, lo que apunta a un mayor consumo frente a restricciones en la oferta.

En reacción inmediata a esas penalizaciones económicas, la petrolera francesa Total ha anunciado este miércoles que abandonará el proyecto iraní South Pars 11 (SP11), uno de los campos gasísticos mayores del mundo, y ha explicado que un 90% de su financiación procede de entidades estadounidenses.

En ausencia de signos que anticipen un cambio de tendencia inmediata, los expertos auguran que la evolución del petróleo puede comenzar a tener repercusiones en los precios al consumo. Según David Madden, de la firma CMC Markets, los efectos del encarecimiento del crudo en la economía pueden comenzar a notarse "en los próximos meses, quizás dentro de medio año".

Al evaluar las perspectivas del barril de Brent, el analista cree que a corto plazo puede situarse en un rango de entre los 82 y 85 dólares por barril, mientras que ve la barrera de los 100 dólares "fuera del alcance por el momento, a no ser que se produzca un enorme 'shock' en la producción".

Noticias

anterior siguiente