Enlaces accesibilidad

El juez abre juicio oral contra Serra, Todó y otros 39 exdirectivos por los sobresueldos de Caixa Catalunya

  • Impone 9,5 millones de fianza solidaria a todos los encausados
  • Reclama que Adolf Todó abone, además, otra fianza de 808.563 euros
  • Dispone que los exdirectivos sean juzgados por la Audiencia de Barcelona

Por
El juez abre juicio oral contra Serra, Todó y otros 39 exdirectivos por los sobresueldos de Caixa Catalunya

El titular de instrucción número 30 de Barcelona ha acordado enviar a juicio a los exdirectivos de Catalunya Caixa Narcís Serra y Adolf Todó, así como a otros 39 miembros del consejo de administración que aprobaron los sobresueldos de la cúpula de la entidad cuando esta padecía pérdidas y había sido intervenida por el Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB).

En un auto, el juez ha impuesto además una fianza de 9,5 millones de euros a los exdirectivos: el magistrado instructor obliga a los encausados a pagar solidariamente una fianza de 2,5 millones al FROB y otros 7 millones a favor de Catalunya Caixa, en previsión de las indemnizaciones que pudieran ser condenados a abonar.

El juzgado también ha reclamado que el que era director general de la entidad, Adolf Todó, abone otra fianza de 808.563 euros: "De no verificarlo, procédase al embargo de sus bienes en cuantía suficiente para cubrir las referidas cantidades", añade el auto al que ha tenido acceso Europa Press.

Los encausados tendrán 30 días de plazo para depositar la fianza y, en caso contrario, se les embargarán los bienes hasta cubrir las cantidades reclamadas por las futuras indemnizaciones que podrían ser condenados a pagar.

Ahora, el juez Julián García Eulate da un plazo de 30 días a los abogados de los acusados para presentar sus escritos de defensa, después de que las acusaciones ya hayan presentado recientemente los suyos.

El fiscal pide cuatro años de cárcel para Serra y Todó

El magistrado dispone en su auto que los exdirectivos de Catalunya Caixa sean juzgados por la Audiencia de Barcelona, una vez la Fiscalía y el resto de acusaciones personadas en la causa han presentado sus escritos de calificación contra los encausados, a los que atribuyen delitos de administración desleal.

En concreto, la Fiscalía pide cuatro años de cárcel para Serra, Todó y otros 15 exconsejeros al acusarlos de dos delitos de administración desleal, por los "escandalosos" sueldos e indemnizaciones que aprobaron para sus exdirectivos entre los años 2009 y 2011, pese a la crítica situación de la antigua caja de ahorros. A los otros 24 encausados les acusa solamente de uno de estos delitos, con lo que solicita para ellos dos años de prisión.

El fiscal recuerda que Catalunya Caixa vivió una situación "crítica" como consecuencia de la crisis, hasta el punto que en el año 2010 el FROB tuvo que inyectar 1.250 millones de euros para recapitalizarla. Pese a ello, Narcís Serra, entonces presidente de Catalunya Caixa, acordó la contratación de Adolf Todó como director general y Jaume Massana como consejero delegado con unas condiciones económicas inapropiadas para el momento que atravesaba la entidad.

"A pesar de la difícil situación económica global y en particular del sistema financiero y especialmente de esta caja, los sueldos de los altos directivos Adolf Todó y Jaume Massana no dejaron de subir durante los años 2009, 2010 y 2011", denuncia el fiscal. Adolf Todó, por ejemplo, obtuvo unos ingresos totales de más de 4 millones de euros entre 2008 y 2012, cifra a la que hay que sumar las aportaciones realizadas al plan de pensiones, que sumaron cerca de 2 millones de euros.

Por su parte, Jaume Massana percibió en ese mismo período una retribución de 2,9 millones de euros y una aportación al plan de pensiones por importe de más de 633.000 euros, sostiene el fiscal. Además, los directivos se subieron el sueldo "cuando el FROB estaba a punto de aportar 1.250 millones de euros e incluso cuando ya habían sido aportados".

La acusación particular ejercida por la CUP también pide penas de cuatro años de cárcel para Serra y Todó, mientras que la Confederación Intersindical de Crédito (CIC) eleva la petición de condenas a seis años de prisión.

El Estado perdió más de 11.500 millones con Caixa Catalunya

Narcís Serra declaró en el año 2013 y defendió su gestión al frente de la entidad de ahorros que acabó nacionalizada para evitar su liquidación. Calificó esta geatión de "legal", "leal" y "conveniente" y justificó los sobresueldos a los directivos en 2010.

CatalunyaCaixa recibió en ayudas públicas 12.624 millones de euros, a los que hay que sumar más de 1.000 millones procedentes del Fondo de Garantía de Depósitos para dar liquidez a los afectados por las participaciones preferentes. Tras su venta a BBVA, el Estado perdió más de 11.500 millones de euros.

El fiscal anticorrupción Fernando Maldonado presentó recientemente otra denuncia ante la Audiencia Nacional acusando a Serra, Todó y otros 13 exaltos cargos por un "agujero" en la entidad de unos 720 millones de euros por diferentes operaciones inmobiliarias entre 2000 y 2007.

Noticias

anterior siguiente