Enlaces accesibilidad

El Supremo respalda que los pequeños inversores de Bankia recuperen el dinero por la salida a Bolsa

  • Apunta que solo tenían el folleto informativo para conocer las cuentas del banco
  • Los inversores institucionales contaban con otras fuentes de información
  • Sobre el papel Bankia iba a ganar 309 millones en 2011 pero perdió 3.030
  • El Supremo habla de "una entidad al borde de la insolvencia"

Por
Sede de Bankia en la madrileña Plaza de Castilla
Sede de Bankia en la madrileña Plaza de Castilla. REUTERS Susana Vera

La sentencia del Tribunal Supremo que se ha conocido este miércoles abre la puerta a que miles de pequeños inversores de Bankia recuperen su dinero. Los jueces rechazan dos recursos de Bankia sobre su salida a Bolsa en 2011 y dan la razón a las Audiencias Provinciales de Asturias y Valencia que habían anulado la compra de las acciones de dos suscriptores.

El Alto Tribunal -que avanzó parte del fallo en una nota- matiza que los pequeños accionistas, a diferencia de los inversores institucionales, solo contaban con la información del folleto de la oferta pública que contenía "graves inexactitudes". En concreto, apunta que carecían de "otros medios de obtener información sobre los datos económicos relevantes para tomar la decisión de comprar las acciones".

El fallo recuerda que "constaba como dato relevante de solvencia un beneficio anunciado de 309 millones de euros, lo cierto es que las cuentas finales de Bankia del ejercicio 2011 reflejan una pérdida real y efectiva de 3.030 millones".

Una entidad "al borde de la insolvencia"

El Supremo añade que el folleto era el elemento decisivo que tenían a su alcance los pequeños accionistas para "evaluar los activos y pasivos de la entidad emisora, su situación financiera, beneficios y pérdidas, así como sus perspectivas". Especialmente, en el caso de "pequeños suscriptores que invierten aconsejados por los propios empleados de Bankia, con los que mantenían una relación de confianza personal y comercial".

"Se encuentran con que realmente han adquirido valores de una entidad al borde de la insolvencia, con unas pérdidas multimillonarias no confesadas y que tiene que recurrir a la inyección de una elevadísima cantidad de dinero público para su subsistencia, de donde proviene el error excusable en la suscripción de las acciones, que vició su consentimiento", resalta el fallo.

Además, el folleto de la oferta estaba confeccionado por el emisor -Bankia-, con la autorización del supervisor, un organismo público que contribuyó a generar "confianza y seguridad jurídica en el pequeño inversor", según la sentencia.

Dos familias aconsejadas por empleados de Bancaja

El Alto Tribunal ha sacado estas conclusiones después de analizar los casos de dos familias que, por consejo de empleados de Bancaja, adquirieron acciones durante la salida a Bolsa de Bankia por importe de 20.868,75 euros y de 9.997,5 euros, respectivamente.

Aproximadamente un año después de esta adquisición vino "la intervención y rescate público de Bankia", con lo que el valor de las acciones desapareció prácticamente. Ambas familias presentaron demanda ante Juzgados de Primera Instancia.

Posteriormente, se presentaron recursos ante las audiencias provinciales, cuyas decisiones fueron recurridas por Bankia ante el Supremo, que ahora da la razón a los accionistas. Está probado que Bankia reformuló sus cuentas del año 2011, poco tiempo después de la OPS, "con un resultado completamente contrario al publicitado en el folleto, puesto que en vez de beneficio, lo que existían eran importantísimas pérdidas".

Bankia debe pagar también los costes procesales

El Alto Tribunal ratifica las decisiones de las Audiencias Provinciales de Asturias y Valencia, que consideran que la información que constaba en el folleto de la salida a Bolsa no reflejaba su verdadera situación económica. Confirma la anulación y obliga a la entidad a devolver el dinero de dos suscriptores de su oferta pública de acciones.

El Supremo desestima todos los motivos de los recursos y rechaza que la causa penal pendiente ante la Audiencia Nacional, por la salida a Bolsa de Bankia y en la que está imputado el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato pueda paralizar las reclamaciones individuales en vía civil.

La sentencia impone a Bankia las costas de los recursos extraordinario por infracción procesal y de casación, así como la pérdida de los depósitos constituidos.

Bankia y su matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA) anunciaron en diciembre un aumento de la provisión de fondos para causas judiciales de más de 1.000 millones de euros hasta 1.840 millones, con los que hacer frente a las 820 demandas por su debut bursátil, que tuvo lugar en julio de 2011.

Noticias

anterior siguiente
-->