Enlaces accesibilidad

El Tribunal Superior de Londres dictamina que Uber es legal

  • Los taxistas protestan contra esta aplicación que conecta a los usuarios con conductores
  • El juez británico ha determinado que Uber calcula las tarifas dentro de la legalidad

Por
Varios taxistas protestan en Londres contra Uber
Varios taxistas protestan en Londres contra Uber REUTERS/Luke MacGregor/files

Un juez del Tribunal Superior de Londres ha determinado que Uber, la aplicación para móviles que conecta a los usuarios con conductores particulares, no infringe la ley.

Tras la audiencia, celebrada este viernes, el magistrado consideró que la manera en la que dicha aplicación móvil calcula las tarifas de cada viaje entra dentro de la legalidad.

El caso fue llevado ante la Justicia por la empresa Transport for London (TfL), encargada de gestionar el transporte de la capital británica, que pretendía aclarar si dicha aplicación para teléfonos inteligentes infringía la ley al emplear un sistema de cálculo de tarifas similar al "taxímetro", que sólo los chóferes de los tradicionales "cabbies" -taxis negros- están autorizados a utilizar.

En concreto, Tfl quería esclarecer la aplicación de la Ley de Alquiler de Vehículos Privados de 1998, que prohíbe que todos los coches de alquiler estén "equipados" con taxímetros.

Uber opera en 60 países

La compañía Uber, con sede en California, opera en 60 países y se estrenó en Londres, no sin polémica, en 2014Los usuarios se descargan una aplicación que localiza a conductores disponibles que se encuentran cerca y los pone en contacto.

Los conductores de Uber utilizan tecnología GPS en sus dispositivos móviles, vinculados a servidores informáticos externos, para calcular las tarifas, en cuyo coste influyen además otros factores como el tipo de vehículo, la ubicación del cliente y la demanda.

Al emitir su veredicto, el magistrado explicó que la aplicación Uber no puede equipararse a un taxímetro pues este último "no incluye un dispositivo que recibe señales GPS durante el trayecto de un viaje, y envía datos GPS a un servidor ubicado fuera del coche, que sirve para calcular la tarifa, parcial o totalmente determinada por la distancia y por la duración, y envía la información de la tarifa al dispositivo".

"Establecida la certeza legal, continuaremos trabajando duro con todos nuestros accionistas para proporcionar servicios privados de alquiler de taxi que cumplan con las necesidades del Londres moderno", ha dicho este viernes, por su parte, Leon Daniels, director gerente de TfL, a los medios británicos tras conocerse el dictamen.

"Las tecnologías y los nuevos modelos de negocio han cambiado radicalmente la manera en que operan los servicios privados de taxi y han ampliado la opción del consumidor", apunta.

Daniels agregó que al mismo tiempo deben asegurar que los requisitos reguladores se cumplen y se desarrollan de manera que se proporcionen "los altos estándares que se merecen los clientes".

Noticias

anterior siguiente