Enlaces accesibilidad

Rajoy y Valls inauguran la nueva interconexión eléctrica entre España y Francia

  • La línea de alta tensión duplica la capacidad actual de trasvase de energía
  • Los 2.800 MW que se alcanzarán, aún lejos de los 10.000 exigidos por la UE

Por
Rajoy y Valls inauguran la línea soterrada más larga del mundo que une Figueras y Perpiñán

La línea de interconexión eléctrica entre España y Francia, que duplicará la capacidad de energía que puede trasvasarse de un país al otro, se ha inaugurado este viernes en la localidad francesa de Montesquieu-des-Albères con un acto en el que han participado el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro francés, Manuel Valls. Esa nueva infraestructura comenzará a operar comercialmente el próximo verano, después de un período de pruebas técnicas.

Al acto han asistido también el Comisario de política climática y energética, Miguel Arias Cañete, y los ministros de Energía de España y Francia, José Manuel Soria y Segolène Royal, respectivamente.

"Símbolo de la integración europea"

Durante su intervención, Rajoy ha sostenido que "hay pocas infraestructuras que simbolicen mejor el proyecto de integración europea como las interconexiones, sean éstas de energía o de transporte".

Según el presidente, existen pocas infraestructuras "que representen mejor el ideal europeo de derribar fronteras artificiales o naturales, en lugar de erigirlas". También ha apuntado que la interconexión eléctrica beneficiará a las empresas, pero principalmente a los ciudadanos, ya que "la energía llegará a sus hogares a menor precio".

A su vez, Valls ha destacado que el proyecto inaugurado favorece la idea de Europa y va contra quienes cuestionan la utilidad de la misma, un planteamiento que -ha señalado- "es el fermento de los populismos que quieren destruir" la unión comunitaria.

Por su parte, Arias Cañete, ha remarcado que esta unidad eléctrica pone de relieve "una nueva e importante etapa de integración europea de energía", la misma idea que la expresada por el presidente del Red Eléctrica Española, José Folgado, quien ha subrayado que espera que este proyecto "sea el principio de un fructífero período de colaboración".

Dobla la capacidad actual, pero está lejos del mínimo exigido por la UE

La línea de alta tensión discurre entre Santa Llogaia y Baixàs (Francia), con 30 kilómetros en la parte española y otros 26 kilómetros en territorio francés, más 8,5 kilómetros de túnel a través de los Pirineos.

Nueva interconexión eléctrica entre España y Francia

La interconexión cuenta con un tramo bajo tierra que será el más largo del mundo (64,5 kilómetros) y duplicará la capacidad de interconexión de España con Francia, que pasará de 1.400 a 2.800 megavatios (MW), o, lo que es lo mismo, del actual 3% de la capacidad de generación instalada hasta el 6%.

Con todo, este nivel todavía queda lejos del recomendado por la UE, que establece un mínimo de interconexión del 10% de la capacidad instalada, lo que equivale a unos 10.000 megavatios.

El Gobierno español defiende la necesidad de una "interconexión suficiente" como vía para asegurar la estabilidad del sistema eléctrico nacional y perseguir un coste menor de la electricidad para familias y empresas que permita mejorar la competitividad, según ha explicado este jueves en un comunicado. Por eso, ha asegurado, seguirá negociando con Francia y las instituciones europeas para sacar adelante nuevos proyectos con financiación público-privada.

Una inversión de 700 millones de euros

Esta interconexión, que ha supuesto una inversión de 700 millones de euros, está declarada como proyecto de interés europeo y ha recibido una financiación de 225 millones de euros del Programa Energético Europeo para la Recuperación (EEPR, por sus siglás en inglés), así como un préstamo de 350 millones del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Red Eléctrica de España (REE) y la francesa Réseau de Transport d'Electricité (RTE) firmaron en 2008 el acuerdo para la construcción de esta nueva línea de 400 kV con el objetivo de reforzar la seguridad de los dos sistemas eléctricos y favorecer la integración de un mayor volumen de energía renovable, especialmente, de energía eólica producida en la Península Ibérica.

Además, la línea garantiza la alimentación eléctrica de la provincia de Girona y del tren de alta velocidad gracias al complemento que discurre entre Bescanó y Santa Llogaia (Girona).

Seis años para sacar adelante el proyecto

Según datos de REE, en 2009 se creó la sociedad Inelfe, participada al 50% por las dos empresas de transporte eléctrico de ambos países (REE y RTE), para desarrollar esta interconexión.

Esta sociedad ha llevado a cabo los estudios técnicos, ambientales y financieros previos, y ha financiado el conjunto de los costes asociados a la construcción de la línea.

En 2010, se adjudicaron los contratos para la construcción de la línea y las estaciones conversoras y al año siguiente, Inelfe comenzó los trabajos, una vez obtenidas las autorizaciones administrativas.

Durante 2012 se completaron todos los trámites administrativos y los permisos necesarios para la ejecución del proyecto, y se continuó con el avance de las obras de construcción del trazado. Los trabajos de perforación del túnel de la interconexión finalizaron en abril de 2013 con la llegada de la tuneladora Albera al punto de encuentro con su homóloga francesa Canigó.

Todas las obras concluyeron a finales del año pasado y se ha abierto un período de pruebas técnicas para la puesta en servicio de la interconexión a mediados de este año, en junio o julio.

Noticias

anterior siguiente