Enlaces accesibilidad

El Banco de Japón amplía su plan de estímulo monetario para impulsar crecimiento e inflación

  • La intervención del Banco de Japón catapulta al Nikkei a máximos de 7 años
  • El yen se deprecia ante el dólar hasta niveles de enero de 2008
  • La Reserva Federal de EE.UU. anunció el 29 el fin de la compra de activos

Por
Haruhiko Kuroda, gobernador del Banco de Japón, explica la ampliación del plan de estímulo
Haruhiko Kuroda, gobernador del Banco de Japón, explica la ampliación del plan de estímulo. AFP AFP PHOTO / Yoshikazu TSUNO

El Consejo de Política Monetaria del Banco de Japón (BoJ) ha decidido este viernes acelerar su plan para ampliar la base monetaria del país a un ritmo anual de 80 billones de yenes anuales (unos 572.000 millones de euros) en vez de los entre 60 y 70 billones de yenes (unos 429.176 y 500.706 millones de euros) anteriormente previstos. El objetivo, impulsar el crecimiento y la inflación en el país.

La decisión del organismo nipón coincide con el fin del programa de compra de activos anunciado hace dos días por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. Pero también con el inicio de la compra de valores respaldados por activos que el Banco Central Europeo (BCE), que este jueves afirmó que empezaría en noviembre.

De este modo el programa de compra masiva de activos conllevará operaciones para incrementar la liquidez del sistema financiero nipón "en unos 80 billones de yenes" al año, ha indicado la entidad en un comunicado (.PDF en inglés).

El banco central nipón ha decidido activar este estímulo adicional para su programa iniciado en abril de 2013, en un momento en que la recuperación de la economía nipona parece haberse estancado debido al parón en el consumo (principal componente del PIB) tras la subida del IVA aplicada el pasado mes de abril.

De hecho, este mismo viernes el propio Banco de Japón ha revisado a la baja la previsión de crecimiento de la economía del país al 0,5% en este ejercicio fiscal, que acaba en marzo de 2015.

Preocupado por la debilidad de la demanda interna

De los nueve miembros de la junta de política monetaria de la institución cinco votaron a favor de ampliar el programa de flexibilización -considerado una de las tres piezas fundamentales dentro de la estrategia de crecimiento del primer ministro Shinzo Abe- y 4 lo hicieron en contra.

La junta de política monetaria del banco emisor volvió a subrayar que la economía nipona "continúa recuperándose moderadamente" y "se espera que siga creciendo a un ritmo por encima de su potencial".

No obstante, la debilidad que ha mostrado la demanda tras la subida del impuesto sobre el consumo en Japón y la "sustanciosa caída de los precios del crudo" han ejercido una presión negativa sobre el índice de precios al consumo (IPC), lo que perjudica los objetivos de la entidad.

El BoJ también ha decidido aumentar sus compras de deuda pública en unos 30 billones de yenes y ampliar el plazo de madurez medio de los bonos de deuda nipona que adquirirá a partir de ahora hasta en torno a 7-10 años (hasta 3 años más comparado con el anterior tope).

El Nikkei cierra en niveles de noviembre de 2007

La decisión del Banco de Japón ha desatado la euforia de los inversores y ha permitido al índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerrar en su nivel más alto desde noviembre de 2007, tras anotarse un alza del 4,83%, su mayor subida porcentual en una sola sesión desde junio de 2013.

El anuncio del BoJ ha tenido un efecto inmediato en los mercados de divisas, donde el yen se ha debilitado frente al dólar hasta su nivel más bajo desde enero de 2008, lo que ha servido de impulso a la cotización de las compañías netamente exportadoras.

Así, fabricantes de automóviles como Toyota Motor y Honda Motor se anotaron avances del 3,8% y el 4,7% respectivamente, mientras valores del sector financiero también registraron fuertes subidas con un alza del 7,2% para Sumitomo Mitsui Financial Group, del 6,8% para Nomura Holdings y del 4% para Mitsubishi UFJ Financial Group.

Noticias

anterior siguiente