Enlaces accesibilidad

El Banco de Japón anuncia una política monetaria expansiva para fomentar la inflación

  • El organismo emisor eleva su objetivo de inflación hasta el 2%
  • Desde enero de 2014, comprará activos por valor de 109.800 millones al mes

Por

El Banco de Japón (BOJ) ha anunciado este martes un cambio en su política monetaria para incentivar una subida de los precios que ponga fin a la deflación que vive el país desde hace años. El objetivo es lograr una inflación estable del 2%, el nivel que también se ha fijado el nuevo Gobierno del primer ministro, Shinzo Abe, para tratar de revitalizar la tercera economía mundial. Esta modificación en la estrategia del instituto emisor llega después de fuertes presiones del Ejecutivo.

Así, tal y como reclamaba de forma insistente el primer ministro, el Banco de Japón ha elevado su meta de inflación desde el 1% al 2% y ha asegurado que, para cumplir "cuanto antes" este ambicioso objetivo, aplicará "contundentes" medidas de flexibilización.

Con los tipos de interés prácticamente a 0 desde hace más de dos años, la principal herramienta de estímulo del banco central nipón es el programa de compra de activos, mediante el que inyecta nuevos billetes en el sistema y que, en 2012, amplió hasta en cuatro ocasiones.

Una vez que concluya este programa en diciembre de 2013, el Banco de Japón pondrá en marcha un nuevo sistema con el que, cada mes, comprará activos por valor de 13 billones de yenes (más de 109.800 millones de euros), de los que unos 16.700 millones de euros se destinarán a adquirir bonos del Gobierno.

Ese intento de acelerar la inflación es una estrategia arriesgada para muchos expertos, incluido el economista jefe del Banco Mundial, que advierten que podría generarse una burbuja con los precios de los activos e, incluso, provocar el colapso del yen en los mercados.

Esta medida sobre la compra de activos se ha aprobado por unanimidad de los nueve miembros de la junta de política monetaria del Banco. Ese respaldo total no se repitió para la subida del objetivo inflacionario, ya que dos de los consejeros se han opuesto al alza.

Documento conjunto con el Gobierno

Tras la reunión del emisor monetario, se ha difundido un documento conjunto firmado por el Banco de Japón y el Gobierno en el que ambos se comprometen a luchar contra la deflación hasta lograr una subida del IPC del 2%. Para ello, el instituto bancario nipón "perseguirá la flexibilización monetaria", mientras que el Ejecutivo "promoverá con firmeza medidas para establecer una estructura fiscal sostenible, con vistas a asegurar la credibilidad de la gestión fiscal".

El equilibrio de sus cuentas es uno de los grandes retos de Japón, el país desarrollado con mayor deuda pública del mundo (más del 200% del PIB).

Aún así, el Ejecutivo prevé emitir próximamente nuevos bonos de deuda para captar 5,2 billones de yenes (unos 43.400 millones de euros) y poder costear parte de un amplio paquete de estímulo diseñado por el Gobierno de Abe, con el que pretende crear 600.000 puestos de trabajo y sumar dos puntos al PIB nipón.

En este sentido, también en su reunión de este martes, el Banco de Japón ha rebajado en medio punto su previsión de crecimiento del PIB para el año fiscal 2012 -que en Japón termina el próximo 31 de marzo-, cuando estima que la economía japonesa crecerá un 1%.

Sin embargo, para el ejercicio 2013, el emisor espera que la economía nipona crezca un 2,3%(muy por encima del 1,6% que pronosticó el pasado octubre), al tiempo que confía en que los precios dejen atrás la deflación y se incrementen este año un 0,4%.

Noticias

anterior siguiente