Enlaces accesibilidad

El FMI pide a España más cambios en el mercado laboral y subidas de impuestos

  • Aboga por adaptar el salario de los trabajadores a sus condiciones particulares
  • Aconseja subir tributos especiales y medioambientales, y recortar IVA reducido
  • Sobre el IRPF, advierte de que hay poco margen para reducir los tipos máximos
  • Cree que puede bajarse Sociedades, pero advierte de que "no hasta el 20%"

Por
El FMI pide medidas adicionales para favorecer el empleo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que España ha realizado progresos económicos, pero considera "necesario" que el Gobierno español adopte "medidas adicionales" en el mercado de trabajo y realice "nuevos esfuerzos" para reducir el "muy elevado" déficit público, para lo que aboga por aumentar los impuestos especiales y medioambientales, "reducir gradualmente el tratamiento preferencial en el IVA" a determinados productos y reducir exenciones en el impuesto sobre la renta.

En su revisión anual de la economía española, el organismo internacional opina que el crecimiento y el empleo se favorecerían con "esfuerzos adicionales" en el mercado laboral. Entre ellos, aconseja "equilibrar" las condiciones entre contratos indefinidos y temporalesadaptar la remuneración de los trabajadores "a sus condiciones específicas" y mejorar el sistema de formación para desempleados (extender el uso de las agencias de colocación privadas, abrir los servicios de formación a la competencia y crear un portal único de ofertas de empleo). 

Además, propone reducir las contribuciones empresariales a la Seguridad Social por contratar a trabajadores poco cualificados y cubrir esa disminución con "transferencias del Gobierno central".

Más tributos indirectos y leves cambios en los tipos del IRPF

En cuanto a la reducción del déficit y la deuda públicos, el FMI opina que los esfuerzos "tienen que ser graduales y estar bien diseñados para minimizar su impacto negativo en el crecimiento y el empleo". Para ese fin considera "fundamental" la reforma fiscal que se presentará el mes que viene,que -a su juicio- debe servir para incrementar los ingresos fiscales, sobre todo, aumentando la tributación indirecta.

A preguntas de los periodistas, James Daniel, el director de la misión del FMI para España, ha especificado en una rueda de prensa que eso no quiere decir subir el tipo general del IVA, actualmente en el 21%. El informe sí especifica que debe reducirse "gradualmente" el tipo reducido aplicado a determinados bienes y servicios. "El problema de España es su bajo nivel de ingresos tributarios", ha concluido el responsable de la misión del Fondo.

Por esa razón, el FMI avisa de que la base del impuesto sobre la renta debe ampliarse "reduciendo exenciones y regímenes especiales". En contra de las intenciones del Gobierno conocidas hasta el momento, cree que, "dada la necesidad de mantener el nivel de ingresos públicos y preservar la progresividad, hay menor margen para reducir significativamente los tipos máximos del IRPF".

"El IRPF puede parecer que tiene tipos muy altos, pero los ingresos no son muchos, porque hay muchas excepciones, y esos huecos hay que rellenarlos para poder proteger y mantener los servicios públicos", ha explicado Daniel, quien también ha señalado que los gravámenes medioambientales o sobre tabaco y alcohol son inferiores a los del entorno europeo.

Daniel ha admitido que el aumento de los impuestos indirectos puede tener un impacto en los sectores más vulnerables de la sociedad, por lo que incide en que debe tratarse un programa completo y se utilicen otras herramientas ya disponibles para compensarlo, como el programa de ayudas y prestaciones.

En este sentido, el jefe de la misión del FMI ha recalcado que para proteger su Estado del bienestar, España "tendrá que pagarlo", para lo que debe diseñar un modelo fiscal "con inteligencia", que cuide el crecimiento y el  empleo. En ese sentido, el economista del Fondo Paulo Medas ha recordado que, a la hora de suprimir exenciones y bajar tipos, debe hacerse "de forma equilibrada y justa", para no dañar el impulso que debe darse al crecimiento económico y perjudicar a las rentas del trabajo más vulnerables.

En cuanto al impuesto de Sociedades, opina que hay margen para bajar "gradualmente" el tipo nominal "para fomentar el crecimiento", pero advierte de que no podría rebajarse hasta el 20% -como estaría estudiando Hacienda- porque eso lo colocaría por debajo de la media de la UE.

Aliviar la deuda de las empresas

El FMI apunta la reducción de la deuda empresarial como otra de las áreas prioritarias de acción para España. En ese campo, pide una estrategia que implique a todas las partes -incluidas las administraciones públicas- para reestructurar las deudas de las empresas "operacionalmente viables".

En esa línea, indica que el Gobierno debería, por ejemplo, permitir la reestructuración "a niveles sostenibles" de las deudas que las empresas mantienen con Hacienda y con la Seguridad Social, siempre que otros acreedores hagan lo mismo y "sin dañar el cumplimiento" del objetivo de déficit público.

También apuesta por reforzar las normas que regulan las insolvencias -es decir, los concursos de acreedores-, para ir más allá de los cambios anunciados recientemente por el Ejecutivo. Así, pide poner "un énfasis especial" en ayudar a pymes y empresarios individuales, para lo que propone "introducir un marco de insolvencia personal que permitiera a los deudores insolventes un fresh-start [segunda oportunidad o comienzo desde cero] después de haber entregado sus activos embargables y tras un período considerable de esfuerzo de buena fe para hacer frente a sus deudas pendientes".

Una caída del crédito "más rápida de lo deseado"

El organismo internacional recuerda que deben continuar los esfuerzos para reforzar la capacidad de los bancos, ya que advierte que, aunque "el sistema bancario es más fuerte y seguro (...), el crédito sigue contrayéndose más rápido de lo deseado, y esto dificulta la recuperación".

El FMI achaca parte de esa caída del crédito "a la falta de una demanda solvente de las empresas", sin embargo, también reconoce que la restricción de los préstamos se debe a que los bancos han preferido esa vía para mejorar su solvencia. Frente a eso, el Fondo cree que, para apoyar la recuperación, los bancos debería aplicar otras medidas, como limitar el reparto de dividendos en efectivo y los bonus a sus directivos.

Aparte, el informe indica que la reducción de barreras regulatorias "que constriñen la actividad de las empresas", junto con "la moderación salarial", ayudaría a crear empleo y dar más seguridad laboral a los empleados y "menores costes de vida".

El organismo internacional aboga por suprimir barreras regulatorias en los servicios profesionales, para lo que "se debe remitir al Parlamento, sin más dilación, un texto legal ambicioso para su aprobación sin otorgar un trato especial a los intereses creados".

Noticias

anterior siguiente