Enlaces accesibilidad

Nace el Mercado Alternativo de Renta Fija para abrir nuevas vías de financiación a las empresas

  • Se dirige de forma principal a inversores institucionales, españoles y extranjeros
  • Guindos: "Empieza a haber nuevas fórmulas de financiación para empresas"
  • En España la financiación no bancaria de las pymes apenas representa el 22%

Por
Nace el Mercado Alternativo de Renta Fija para abrir nuevas vías de financiación a las empresas

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y el presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Antonio Zoido, han presentado el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), con el objetivo de abrir nuevas vías de financiación a las empresas.

El MARF, dirigido y gestionado por AIAF, la plataforma de renta fija de BME, "se dirige de forma principal a inversores institucionales, españoles y extranjeros que desean diversificar sus carteras con valores de renta fija de compañías de mediana dimensión, habitualmente no cotizadas y con buenas perspectivas de negocio".

El objetivo de este mercado es ofrecer a las empresas una vía de financiación a medio y largo plazo alternativa a la bancaria mediante dos tipos de emisiones, pagarés y bonos, con un volumen "ideal" de entre 20 y 25 millones -aunque no se descarta que puedan producirse a partir de 10 millones o superiores incluso a 50 millones- y una inversión mínima de 100.000 euros.

Según ha destacado el ministro de Economía, empieza a haber "nuevas fórmulas" de financiación para empresas que "nada tienen que ver con sectores que se endeudaron de forma excesiva" y que generaron un importante problema a la economía española.

Este mercado, que se configura como un sistema multilateral de negociación, aspira a ser un mecanismo para acceder al ahorro de inversores institucionales con unos "costos ajustados".

El MARF completa los canales de financiación de las empresas

Por su parte, el presidente de BME se ha mostrado confiado en que el MARF "se configure como un mercado de futuro, estable y con pervivencia en el tiempo para todas las circunstancias, no sólo como un instrumento válido para esta coyuntura de restricción de crédito".

Además, ha destacado que se generarán "mayores dosis de confianza" respecto a la capacidad de financiación de la economía española y se completará el abanico de canales para la obtención de recursos por parte de las empresas.

Desde BME han explicado que para "garantizar el éxito" de este nuevo mercado se han llevado a cabo cambios normativos que afectan tanto a los emisores como a los inversores. En concreto, para los primeros se ha eliminado el límite al apalancamiento a través de bonos de las sociedades anónimas siempre que éstas vayan a inversores cualificados y se han flexibilizado las obligaciones de escritura pública.

La calidad crediticia de las emisiones, ha explicado Antonio Zoido, la llevarán a cabo empresas especializadas con la autorización del supervisor bursátil europeo European Securities and Market Authority (ESMA).

Está abierto a los seguros privados y fondos de pensiones

Mientras, para los inversores se ha modificado la normativa de seguros privados y fondos de pensiones de manera que puedan invertir en este tipo de mercados y que esas inversiones sean aptas para la cobertura de provisiones técnicas en el caso de los seguros.

Además, el Instituto de Crédito Oficial (ICO), ha creado una línea específica para apoyar la compra de bonos y pagarés de empresas del MARF por importe de 3.000 millones.

Según el profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) Rodrigo García de la Cruz, las emisiones podrían tener una rentabilidad media de entre el 7% y el 8%, con un coste inicial estimado para el emisor -entre asesores registrados, entidades colocadoras y folletos- de aproximadamente un 3%.

En España la financiación no bancaria de las pymes representa el 22%

Por otra parte, al margen de la vía bancaria, las empresas españolas cuentan con el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), en marcha desde 2008, con 22 compañías cotizando. El MAB ha conseguido más de 104 millones de nuevo capital y 40 en ampliaciones de capital.

En España la financiación no bancaria de las pymes apenas representa el 22%, frente al 55% de Francia, el 45% de Alemania o el 70% de Estados Unidos.

Este tipo de mercados ya operan en otros estados del entorno europeo, como es el caso de Noruego, que lo puso en marcha en 2005 y ha cosechado con unos resultados importantes, aportando al sector real cerca de 4.223 millones desde su creación (actualmente 47 emisores).

Según Axesor, en España habría un grupo de unas 780 empresas susceptibles de emitir deuda en este mercado.

Noticias

anterior siguiente