Enlaces accesibilidad

El Banco de España propone contratar por debajo del salario mínimo interprofesional

       
  • Para grupos de trabajadores con más dificultades para encontrar trabajo
  •    
  • Ve "muy similar" la destrucción de empleo tras la reforma laboral
  •    
  • Considera que no habrá creación de empleo neto a corto plazo
  •    
  • Pide medidas adicionales de flexibilización salarial y de  contratación

Ver también: Informe anual 2012 del Banco de España (PDF)

Por
El Banco de España propone que se pueda contratar por debajo del Salario Mínimo Interprofesional

El Banco de España asegura que la destrucción de puestos de trabajo en 2012 ha sido "muy similar" a la de antes de la aprobación de la reforma laboral  y añade que no habrá creación de empleo neto a corto plazo, por lo que  propone adoptar medidas adicionales de flexibilización salarial y de  contratación. En este sentido pide explorar la posibilidad de establecer  nuevas fórmulas que permitieran contratar con sueldos inferiores al salario mínimo "a grupos específicos de trabajadores", los que tengan mayores dificultades para su empleabilidad.

El informe anual de la entidad supervisora, publicado este viernes,  señala que lo que ha facilitado la reforma laboral ha sido reducir el coste del despido y sentar las bases para facilitar "un ajuste más equilibrado  entre salarios y empleo" en un contexto recesivo, pero ve "muy  preocupante" el riesgo de que se hagan crónicos casos de desempleo de  larga duración.

La  pauta de destrucción de puestos de trabajo ha sido muy similar a la de  antes de la reforma

"En términos del empleo, en un entorno recesivo de la actividad, la  pauta de destrucción de puestos de trabajo ha sido muy similar a la de  antes de la reforma, tanto en su magnitud como en la concentración del  descenso de la ocupación en los asalariados con contrato temporal. Por  el lado de la contratación, no se observan hasta ahora modificaciones  relevantes de las pautas vigentes previamente", destaca el Banco de España en contra de la tesis del Gobierno.

Señala también que se requiere "más tiempo para evaluar con precisión" el  impacto de la última reforma laboral y advierte de que los indicadores  coyunturales disponibles a comienzos de 2013 "no auguran una creación  neta de empleo a corto plazo", pese a que se suavizará "ligeramente" la  caída de la ocupación.

El organismo explica que en 2012 se elevó la duración media de paro hasta más de diez meses, frente a los cinco meses de 2007,  en tanto que la incidencia del desempleo de larga duración se situó en  el 52,4% del total de desempleados, siendo "especialmente" elevada en  los colectivos de mayor edad y de menor nivel de formación.

Más flexibilidad en el mercado laboral

Por eso, el Banco de España cree que "la gravedad de la situación por la que atraviesa el mercado laboral  aconseja mantener y profundizar el impulso reformador mediante la  adopción de medidas adicionales que promuevan la creación de empleo a  corto plazo y faciliten la flexibilidad de los salarios", afirma la  entidad.

El organismo aconseja "explorar" fórmulas adicionales, como  la desviación temporal respecto a las condiciones establecidas en la  negociación colectiva, así como mecanismos que eviten que el salario mínimo actúe "como una restricción" en determinados grupos de trabajadores con dificultades para la empleabilidad.

Pide mecanismos que eviten que el salario mínimo actúe como una restricción a la contratación

El Banco de España aboga por la continuidad de la moderación salarial en  las renegociaciones de los convenios colectivos de los próximos meses  porque -dice- "resulta vital para acelerar la recuperación de las  pérdidas de competitividad de la economía y sentar las bases de un mayor  crecimiento" y sugiere dar "pasos adicionales" para asegurar que la reducción  del alcance de las cláusulas de revisión salarial no se revierta en  fases de crecimiento económico.

En este sentido se felicita por el menor grado de vinculación de los salarios a la inflación, pero lamenta  que no se haya producido un cambio significativo en la estructura de la  negociación colectiva y que los convenios de empresa sigan teniendo un  peso similar al que tenían antes de la reforma laboral.

Noticias

anterior siguiente