Enlaces accesibilidad

De Guindos: Bruselas quiere un 'banco malo' para reunir los activos problemáticos de los bancos

       
  • La CE y el BCE deberán aprobar los planes de reestructuración de los bancos
  •    
  • Las condiciones por la ayuda serán "estrictamente bancarias", según el ministro
  •    
  • Las cuatro entidades controladas por el Estado absorberán casi todo el capital

Por
De Guindos comparece en el Congreso para explicar la solicitud de ayuda europea

'Banco malo'

Un "banco malo", "hospital del banco" o "banco basura" es una estructura a la que se transfieren los activos de mala calidad de las instituciones financieras en dificultades con el fin de limpiar sus cuentas de resultados. Su misión es liquidar los activos al mejor precio para limitar las pérdidas a los inversores.

Esta estructura puede incluir participaciones accionariales en las empresas, deudas o heredar la gestión de concursos de acreedores. Su utilización surgió en la década de 1930 en los Estados Unidos, con la adquisición de hipotecas.

Los "bancos malos" se pueden ubicar en el seno de un banco, con lo que las pérdidas que se produjeran estarían soportadas por los accionistas y también pueden ser públicos, lo que significa que las pérdidas que se produjeran correrían a cargo del contribuyente.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha explicado que la Comisión Europea ha mostrado su preferencia por que los bancos que reciban ayuda del fondo de rescate europeo segreguen sus activos problemáticos de los no problemáticos para, al final del proceso, separar ambos tipos. De las palabras del ministro se deduce que se crearía así lo que se conoce como 'banco malo', una entidad que concentra todos los activos impagados o de cobro dudoso.

Como ha explicado, esa posibilidad de segregar activos "tiene bastante viabilidad y tiene ventajas", aunque ha advertido que aún debe negociarse: "Habrá que concretarlo y aún no está completamente decidido".

Más tarde, en los pasillos del Congreso, ha concretado a los periodistas esas ventajas: la primera es que deja "absolutamente claro, diáfano y sin ningún tipo de impacto lo que es el balance de los bancos que ya han segregado los activos" problemáticos y la segunda, "que "permite a los bancos centrarse en lo que es su actividad fundamental, que es lógicamente conseguir depósitos y dar crédito, y no la gestión de activos inmobiliarios".

De Guindos, que ha comparecido a petición propia ante la Comisión de Economía del Congreso para explicar el rescate solicitado a la zona euro para recapitalizar el sistema financiero español -y que, en ningún momento de su intervención, lo ha llamado rescate-, ha señalado también que todas las entidades deberán remitir un plan de recapitalización para que sea aprobado por la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

"Los planes que  basen su recapitalización en fondos privados se aprobarán, pero los que  necesiten recurrir a ayudas públicas deberán presentar un plan adicional de recapitalización  más concreto" que deberá ser congruente con las condiciones fijadas por la UE para recibir ayudas estatales.

Por último, el recurso al rescate bancario impondrá también condiciones horizontales al sistema financiero en general, según ha añadido el ministro.

A juicio del responsable de Economía, el rescate permitirá "hacer más cosas que no hemos podido hacer hasta ahora. con los dos decretos leyes hemos aumentado provisiones para reducir el daño de los activos tóxicos, y con la red de seguridad de la asistencia europea vamos a poder construir un sistema financiero más pequeño, pero más solvente".

Condiciones "estrictamente bancarias"

De Guindos ha insistido en varias ocasiones en que las condiciones impuestas a cambio del rescate del sistema financiero "son estrictamente bancarias".

Esas condiciones serán -ha continuado el responsable de Economía- de dos tipos: "uno, para las que reciban ayuda específica. Y ahí el comisario de Competencia, el señor Almunia, es absolutamente competente para imponer las condiciones en cada caso y la Dirección General de Competencia será la que establezca las condiciones de reestructuración y de resolución en cada caso". Y otro, "las condiciones horizontales para el sector, que ya no se negociarán con Competencia, sino con el comisario de Economía", Olli Rehn.

Fuera de esas condiciones al sector bancario, "las condiciones no se han incrementado absolutamente nada", ha reiterado De Guindos. El ministro ha recordado que hay dos procedimientos abiertos de supervisión macroeconómica: el procedimiento por déficit excesivo y otro, más general, dentro del semestre europeo. "Pero esos procedimientos no tienen nada que ver [con la ayuda a los bancos], avanzan en paralelo con las condiciones bancarias", ha asegurado.

Sin embargo, el ministro sí ha reconocido que es "evidente" que, como a otros socios, a España se le seguirá "supervisando" su política económica y fiscal dentro de ambos procesos.

Actuación de urgencia para las cuatro entidades controladas por el Estado

Respecto a la cantidad final que se solicitará, De Guindos ha destacado que, con los 100.000 millones de euros puestos a disposición de España, se pretendía "que no hubiera duda sobre la cobertura" de las necesidades de los bancos. "Mi impresión -ha añadido- es que, teniendo en cuenta las condiciones de este test de estrés [realizado por dos consultoras independientes que cuantificaron las necesidades en un máximo de 62.000 millones], yo creo que los 100.000 millones lo cubren con un margen enorme de suficiencia", ha indicado.

Por contra, De Guindos sí ha anunciado que las cuatro entidades bancarias controladas por el Estado (Catalunya Banco, Novagalicia Banco, Banco de Valencia y Bankia, cuando se ejecute este mes la entrada del FROB) "van a absorber un porcentaje elevadísimo de las inyecciones de capital".

"Ya está hablado con nuestros socios y, en ellas, la inyección de capital se va a hacer muy rápidamente, porque ahí tenemos el problema fundamental y se va a actuar rápidamente en los próximos días", ha concretado.

Además, el ministro ha reconocido que, aunque aún no se conoce cuánto dinero se va a pedir, "evidentemente, este préstamo incrementa el ratio deuda/déficit de España", aunque sugiere que ese perjuicio se compensará porque "también tranquiliza y produce una situación de mayor credibilidad y confianza en las instituciones".

A las críticas de varios grupos de la oposición sobre la actuación del Gobierno respecto al Banco de España, el ministro ha respondido asegurando que "no se ha cuestionado ni la capacidad ni la solvencia" del organismo supervisor. "Es una institución básica en la economía española y va a seguir siéndolo, o incluso más".

"Tiene que ser el actor fundamental en la relación con la Comisión Europea y el Banco Central Europeo" para instrumentar "todo el proceso de la inyección de capital en nuestras entidades bancarias", ha asegurado, aunque ha añadido que "en absoluta coordinación con el Gobierno de España".

Una cumbre europea con el futuro del euro en juego

Sobre la cumbre de los líderes europeos de los próximos jueves y viernes, De Guindos ha advertido que está en juego "una parte muy importante del futuro del euro", ya que -ha subrayado- "los mercados de capitales se han vuelto a renacionalizar" porque, en la actualidad, no se realizan operaciones importantes, ni de financiación ni de inversión, que crucen las fronteras.

Para tratar de recuperar ese beneficio que se logró con el nacimiento del euro, el ministro español ha asegurado que el Consejo Europeo quiere marcar "hitos y logros concretos para conseguir la unión bancaria". "También va a haber un avance específico en la unión fiscal, con otra cesión de soberanía de los Estados nacionales hacia el ámbito europeo", ha adelantado.

Según De Guindos, se pretende establecer tres hitos: "una supervisión centralizada, la existencia de una red de garantía de depósitos europeos y un proceso de resolución y de recapitalización a nivel europeo". Y es en ese último punto en el que, en su opinión, "se abre la posibilidad de la inyección directa a los bancos, que ahora no existe".

"Cuando se mira a la actual regulación del ESM [el fondo de rescate permanente que debería entrar en vigor el mes de julio] se pone de manifiesto que se pueden crear instrumentos en dicha dirección", ha explicado.

El rescate es posible "porque el Gobierno ha hecho reformas"

La concesión del rescate europeo es, para De Guindos, una muestra de que el Ejecutivo cuenta con el apoyo de Europa y "de los principales líderes del mundo". También ha destacdo que "la disponibilidad del fondo es posible gracias a que el Gobierno ha emprendido reformas de calado" y "existe una voluntad y un compromiso de avanzar en la solución de los problemas del sistema financiero".

En opinión de De Guindos, para evitar lo sucedido con el sistema financiero, en el futuro se deberá redoblar la atención y controlar el crecimiento "desmedido" del crédito, la formación de burbujas o la alta dependencia de las entidades a la financiación externa.

El PSOE ha criticado con dureza la gestión que ha hecho el Gobierno del proceso del rescate. Su portavoz en la Comisión de Economía, Valeriano Gómez, ha destacado que "el problema no es comparecer a las pocas horas de pedir el rescate en un estadio de fútbol, sino que el problema es que, a estas alturas, [el presidente del Gobiernono haya comparecido para explicarlo en el Parlamento".

Además, Gómez ha señalado que "lo paradójico de esta situación es que tenemos una economía en la que sistema financiero -lógicamente afectado por crisis- acumulará, entre capital y nuevas provisiones exigidas por sus decretos, más de un 40% del PIB" del país.

Noticias

anterior siguiente