Enlaces accesibilidad

La economía española se frena en el segundo trimestre y solo crece un 0,2%

       
  • El PIB español en los últimos doce meses aumentó un 0,7%
  •    
  • Los datos del INE confirman los adelantados por el Banco de España

Por
El PIB español crece dos décimas en el segundo trimestre del año

La economía española se ralentiza. Entre abril y junio de 2011, el PIB avanzó un 0,2% según datos ofrecidos este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que supone una décima menos respecto al primer trimestre del año. En el periodo enero-marzo la subida fue del 0,3%

El crecimiento interanual del PIB también cae una décima, hasta el  0,7%, según la estimación adelantada por el INE, que supone la ratificación del dato avanzado por el Banco de España el pasado 5 de agosto y de otros analistas, como el Servicio de Estudios del BBVA en su último Observatorio Económico sobre España.

El dato español confirma el frenazo del crecimiento económico en Europa, tras hacerse público el estancamiento de Francia y el dato de Berlín, peor del esperado, ya que solo aumentó un 0,1%.

La demanda interna no remonta

Según el INE, el crecimiento español es consecuencia de la aportación "muy positiva" de la demanda externa, parcialmente compensada por la contribución negativa de la demanda nacional.

Con estas cifras, la economía española acumula ya tres trimestres  consecutivos de crecimiento intertrimestral y cuatro de crecimiento  interanual, lejos de las tasas negativas que experimentaba hace más  de un año.

      El INE publicará los datos detallados de la contabilidad nacional el próximo 26 de agosto. Sin embargo, de acuerdo con lo adelantado por el Banco de España, el freno del crecimiento fue consecuencia del escaso consumo de los hogares, del descenso del gasto público y de la limitada inversión empresarial, principales variables de una demanda interna que no consigue remontar.

España crece por el sector exterior

Para el supervisor, la evolución todavía negativa del mercado laboral, unida a la caída de la renta familiar, constituye un contexto poco propicio para el gasto de los hogares y la inversión.

Por esta razón, el avance económico fue posible por la aportación del sector exterior y fundamentalmente por la minoración de las importaciones, ya que las exportaciones crecieron a un menor ritmo.

Según la entidad, el menor empuje de la exportación se debe a la ralentización del crecimiento de las economías internacionales, como Alemania. A ello se suman los posibles efectos que sobre la economía real podría tener la inestabilidad en los mercados de deuda.

Noticias

anterior siguiente