Enlaces accesibilidad

Brooks admite que 'News of the World' contrató a detectives "como la mayoría de los diarios"

Por
Brooks asegura que la contratación de invetigadores privados era algo habitual en los medios

Con más de dos horas de retraso y ante un comité sin público -debido al tartazo sin consecuencias de un joven activista a Rupert Murdoch minutos antes- la exconsejera delegada de News International, Rebekah Brooks, ha repetido el argumentario defendido por el magnate y su hijo James: ha pedido perdón esquivando, eso sí, su responsabilidad en el caso de las escuchas, y ha reconocido que "el News of the World utilizó detectives privados como hacía la mayoría de los periódicos".

"Sí, era consciente de que News of the World empleó a detectives privados bajo mi dirección", ha reconocido la que fuera jefa del tabloide dominical desde 2000 a 2003 y directora del The Sun desde 2003 hasta 2009. Rebekah Brooks ha defendido que era una práctica habitual a finales de los años 90 y principios de la década del 2000 y que se dejó de utilizar a raiz de las nuevas leyes de protección de datos.

La periodista, que ha entonado el mea culpa nada más llegar a la sala de la Comisión de Cultura, Medios y Deportes, ha dejado claro que sería "lo más abierta posible" pero que, debido a sus "responsabilidades judiciales" sus declaraciones no podían interferir con la investigación policial en curso, motivo por el cual ha estado acompañada de su abogado, a diferencia de los Murdoch.

A nadie le repugna más el caso Dowler que a mí

Brooks, que fue detenida el pasado domingo durante nueve horas bajo la sospecha de aprobar escuchas ilegales y pagar sobornos a policías para obtener exclusivas, ha lamentado en particular el caso de Milly Dowler, el de la niña asesinada en 2002 víctima de pinchazos telefónicos. 

"Me gustaría añadir mis disculpas personales a las de James y Rupert Murdoch. Las acusaciones de interceptaciones de teléfonos de víctimas de crímenes es horrible y repugnante y quiero reiterarlo", ha afirmado. "La idea de que el teléfono de Milly Dowler fue pinchado por una persona pagada o, peor, autorizado por alguien del News of the World es algo que me horroriza más que a nadie en esta sala".

"Nunca he pagado a un policía"

¿Cómo puede ser que un periodista decida pinchar un teléfono de un personaje sin el conocimiento o autorización de su directora?, le han preguntado una y otra vez los diputados. Pero la apodada por algunos medios como la 'reina de los tabloides' ha mantenido en todo momento que ella no tenía conocimiento de que el periódico hubiera realizado escuchas telefónicas a políticos, famosos o víctimas del terrorismo y que la primera vez que escuchó tales acusaciones sobre el caso Dowler fue hace tan solo dos semanas.

Brooks también ha asegurado que "nunca he pagado a un policía" en relación con el caso de sobornos a agentes de Scotland Yard por parte de periodistas del NoW. Y firme también se ha mostrado a cerca de su relación con el detective privado Glen Mulcaire, detenido en 2007 por el caso de las escuchas a miembros de la casa real británica. "No le conocía, esa es la verdad, y él lo puede decir", ha afirmado.

"Fue solo cuando vimos la documentación sobre Sienna Miller (actriz que les demandó por haber pinchado su teléfono) cuando nos dimos cuenta de la gravedad de la situación" en 2010 y entonces ya fue demasiado tarde, ha reconocido la exconsejera delegada de News International.

Las relaciones entre la periodista y mano derecha de Rupert Murdoch y el Gobierno británico también han sido duramente cuestionadas por los diputados.

Sus visitas a Downing Street

"No he estado nunca en Downing Street desde que llegó David Cameron. A Gordon Brown le visité seis veces al año más o menos y con Tony Blair algo similar, quizás un poco más, el número exacto puedo tratar de averiguarlo, pero curiosamente era más con primeros ministros laboristas", ha asegurado Brooks, que ha comentado con ironía las informaciones que señalan que la periodista suele montar a caballo con el actual primer ministro, al que ella misma ha calificado de "vecino" y "amigo".

Todavía no he visitado Downing Street desde que está Cameron

Sin embargo, la exconsejera delegada de News International sí ha admitido que se deberían revisar las relaciones de los medios de comunicación con el poder y ha pronunciado una alegato sobre la ética periodística.

Brooks dimitió el pasado viernes, dos días antes de ser detenida, de su cargo como consejera delegada de la rama británica de News Corp porque consideraba que el escándalo en el que estaba implicada perjudicaba a la compañía y este lunes, preguntada sobre el cierre del que fuera el diario con más tirada en Reino Unido, la periodista ha defendido que "cuando se pierde la confianza con los lectores ya no se puede seguir".

Les pido que me inviten cuando este libre de restricciones legales

Y "confianza", casi ciega, es la que tiene Rupert Murdoch en ella, tal y como ha vuelto a demostrar este lunes. "Confiaba en ella y sigo confiando", ha declarado el magnate que ha defendido que su mano derecha en Reino Unido no sabía nada de las escuchas telefónicas.

Tranquila, segura, como ha estado en toda la comparecencia, Brooks ha terminado con una petición a la comisión, que "una vez que esté libre de estas restricciones legales, me vuelvan a invitar para responder más abiertamente a sus cuestiones". Primero tendrá que hacerlo ante la justicia.

Noticias

anterior siguiente