Enlaces accesibilidad

Altadis sube entre 20 y 30 céntimos sus principales marcas para zanjar la guerra de precios

  • Fortuna y Nobel se encarecerán 30 céntimos; Ducados, 20 céntimos
  • Reclama una reforma de la estructura fiscal para evitar guerras de precios

Por

Altadis ha decidido subir entre 20 y 30 céntimos los precios de sus principales marcas de cigarrillos, entre las que figuran Fortuna, Nobel y Ducados. En concreto, Fortuna y Nobel se encarecerán 30 céntimos al pasar de 3,50 euros a 3,80 euros, mientras que Ducados Rubio y Negro subirán 20 céntimos, hasta 3,50 euros y 3,80 euros, respectivamente.

Según la compañía, el propósito es contribuir a "zanjar" la guerra comercial que "tanto ha perjudicado a los estanqueros y a la Hacienda Pública en sus objetivos de recaudación". Pero también a la propia empresa porque Imperial Tobacco redujo hace unas semanas en 110 millones de libras (124,7 millones de euros) su previsión de beneficio operativo para el año fiscal que termina el 30 de septiembre por este motivo.

En un comunicado, la compañía indica que "ha actuado para proteger su posición de mercado y su sostenibilidad a largo plazo de su negocio en España".

La subida de precios será efectiva el día 2 de julio

Altadis ha comunicado este viernes al Comisionado para el Mercado de Tabacos las nuevas tarifas, que previsiblemente entrarán en vigor este sábado con su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Se trata del primer movimiento al alza en el mercado después de la guerra de precios a la baja librada entre las grandes tabaqueras desde el 20 de mayo y hasta mediados de junio, que incluyó hasta tres recortes de precios por parte de los grandes fabricantes.

Altadis no quiere más guerras de precios

Tras esta subida "tan significativa", el grupo tabaquero también confía en que el Gobierno "encuentre los mecanismos fiscales necesarios para evitar que se repitan estas situaciones en el futuro".

En este sentido, considera que una de las medidas más acertadas sería ligar el precio de cada labor de cigarrillos al cálculo del componente ad valórem del impuesto especial sobre el precio medio de esa misma labor durante los últimos seis meses. Así, si una marca ha tenido un precio medio de cuatro euros en los últimos seis meses pero decidiera bajarlo a 3,80 euros, el fabricante pagaría un impuesto ad valórem sobre la base de cuatro y "asumiría ese sobrecoste fiscal, sin penalizar la recaudación del Estado".

En opinión de Altadis, esta propuesta redundaría en una mayor "previsibilidad" en la recaudación, por lo que la compañía espera que su propuesta tenga una "favorable acogida" y pueda consolidarse como solución para evitar posibles guerras de precios en el futuro.

"Esta fórmula garantizaría al Gobierno volver a los niveles de recaudación previos a la guerra de precios y evitaría hacer accesible el tabaco a aquellos a quienes la normativa quiere proteger especialmente", sostiene el director de Asuntos Corporativos y Legales del grupo, Jaime Gil-Robles.

Noticias

anterior siguiente