Enlaces accesibilidad

Nueva Rumasa solicita el concurso de acreedores para Dhul

       
  • Se trata de la primera empresa del grupo que se acoge al procedimiento
  •    
  • Un segundo fondo de EE.UU. rechaza invertir en las empresas de Ruiz-Mateos

Por

Nueva Rumasa ha presentado este lunes ante el Juzgado de lo Mercantil número  1 de Granada la solicitud de concurso voluntario de acreedores,  antigua suspensión de pagos, para la empresa alimentaria Dhul -la  primera de sus compañías que se acoge a este procedimiento-, ha informado el grupo de la familia Ruiz-Mateos en un comunicado.

El holding ha explicado que adopta esta medida con el objetivo de  proteger los intereses de sus empleados, inversores y acreedores y  "garantizar la viabilidad futura de la compañía".

En la nota, Nueva Rumasa manifiesta su "más absoluta confianza en que las  acciones adoptadas garantizan el futuro de Dhul, marca líder española  en postres preparados con una experiencia de más de 40 años  elaborando productos de altísima calidad y con un equipo humano  altamente cualificado".

"Estamos convencidos de que alcanzaremos un acuerdo con nuestros  acreedores que nos permitirá superar esta situación concursal lo  antes posible", remarca la empresa.

Este concurso perjudica a la mayoría de inversores particulares

La declaración de concurso de acreedores presentada por Dhul  afecta a la mayoría de los 5.000 inversores en pagarés de Nueva  Rumasa, ya que esa empresa alimentaria era la principal avalista de los productos de inversión referenciados a otras empresas del grupo  como Carcesa o Hibramer, entre otras.

El abogado de derecho mercantil del bufete Jausas Agustí Bou  ha explicado a Europa Press que, con la declaración de la antigua  suspensión de pagos de Dhul, la garantía de los inversores "va al  montón de acreedores ordinarios", y es posible incluso "que la  pierdan". 

El consejero delegado de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos  Rivero, anunció la semana pasada que algunas de las empresas  propiedad de la familia solicitarían acogerse al concurso de  acreedores, aunque no precisó cuáles y sólo indicó que queda al  margen de este procedimiento la división hotelera Hotasa, cuyos  hoteles tiene a la venta.

A la solicitud de concurso de Dhul seguirán previsiblemente las  suspensiones de pagos de Clesa, en Madrid, y de Cacaolat, en  Barcelona, según fuentes sindicales.

No obstante, desde la familia aseguraron que este lunes no se  presentará otra solicitud de concurso, en alusión a Clesa y Cacaolat,  y apuntaron que la empresa irá comunicando la solicitud de concurso  para otras compañías "según se vayan presentando".

Además, este lunes se ha conocido que las empresas de Nueva Rumasa -entre ellas Dhul y Clesa- deben cerca de 50 millones de euros a la Seguridad Social, que ha emprendido procedimientos de embargo por un importe próximo a los 19 millones de euros, según figura en los Registros de la Propiedad.

Un segundo inversor descarta su entrada en Nueva Rumasa

Por otro lado, también este lunes el gestor de fondos estadounidense Shelby Financial Group ha  descartado cualquier operación de inversión con Nueva  Rumasa, después de haber mantenido conversaciones con la familia  Ruiz-Mateos desde el pasado mes de octubre para inyectar hasta  alrededor de 400 millones de euros en sus empresas.

El responsable de Shelby Financial en España, Pedro Asensio,  ha explicado a Europa Press que los datos económicos aportados últimamente  por la compañía, fundamentalmente los referidos a la liquidez de las  empresas, "no eran los números" con los que hasta ahora habían estado  trabajando ambas partes.

Shelby Financial, con sede en Florida, inició conversaciones con  Nueva Rumasa en octubre de 2010 en torno a la empresa Clesa, pero  después se fueron incorporando otras compañías hasta finalmente  negociar una operación para una decena de firmas del grupo.

"Propusimos analizar una solución más importante económicamente  siempre que se formara un holding", ha señalado Asensio, quien apunta que  al principio veía en las empresas de la familia Ruiz-Mateos "asfixia  por falta de financiación".

De hecho, el responsable del fondo creía que la entrada de las empresas  en fase preconcursal podría haber situado al fondo estadounidense en una mejor  posición para "pactar una salida del grupo con los acreedores".

"Ni transparentes ni veraces"

Sin embargo, Nueva Rumasa presentó recientemente datos de liquidez' que hacían "implanteable" la operación, por lo que el  representante de Shelby Financial en España pidió al grupo  explicaciones sobre el "desfase numérico" respecto a los datos  aportados hasta el momento y le dio de plazo hasta este viernes, 11  de marzo, sin obtener respuesta.

Asensio, que se enteró de la intención de Nueva Rumasa de  solicitar el concurso voluntario de acreedores para algunas de las  compañías la tarde que se anunció públicamente, se ha mostrado  "decepcionado" después de tantos meses de trabajo. "No han sido  transparentes ni veraces", lamenta.

Durante las conversaciones, Shelby Financial llegó a plantear la  necesidad de entrar a formar parte de la gestión de las empresas  cuando consideró que era "imprescindible tener determinado control  para estar tranquilos". También sopesaba otros acuerdos "de la mano  de un grupo de prestigio internacional que podía globalizar alguna de  las marcas", según Asensio.

El representante de la firma estadounidense afirma que Shelby  Financial trabajará otras opciones en España, donde no busca  "despedazar empresas", sino que está interesado en desarrollar  proyectos a largo plazo con empresas viables que atraviesan problemas  de financiación o falta de liquidez.

Se trata del segundo fondo que desiste de una inversión en Nueva  Rumasa, junto a Oaktree Capital, que descartó esta opción tras  realizar durante una semana un proceso de auditoría.

Noticias

anterior siguiente