Enlaces accesibilidad

La protesta contra la reforma de las pensiones se recrudece en Francia

       
  • Los transportistas provocan atascos en varias autopistas del país
  •    
  • Hay ya 1.500 gasolineras, de 12.500, con problemas de abastecimiento
  •    
  • El Gobierno crea un gabinete de crisis para el suministro de carburante
  •    
  • Los incidentes entre estudiantes y policía se saldan con 196 detenidos
  •    
  • Este martes está prevista una nueva jornada de movilización general

Por
La violencia llega a las puertas de París

Las protestas contra la reforma de las pensiones en Francia se ha recrudecido este lunes al incorporarse a las movilizaciones los camioneros, que han causado atascos en varias autopistas y han reforzado el bloqueo de las refinerías y depósitos de combustibles, así como por la movilización de los estudiantes, que se hane nfrentado a las fuerzas del orden en varias ciudades.

Los camioneros franceses se han unido este lunes a las protestas y mantienen bloqueados o dificultan la circulación en varios puntos estratégicos del país, sobre todo en las refinerías, ya bloqueadas por los sindicatos desde el viernes pasado, de forma que unas 1.500 gasolineras de las 12.500 con las cuenta el país tienen problemas de suministro.

Los sindicatos tratan de endurecer las acciones de protesta en la víspera de una nueva jornada de movilizaciones, antes de que el Senado dé su aprobación definitiva al proyecto de ley, ya aprobado en la Asamblea Nacional y que contempla el retraso de la edad de jubilación de los 60 años 62 años y de 65 a 67 para cobrar la pensión completa.

El voto en la Cámara Alta, previsto en principio para este miércoles, se celebrará "más bien en la noche del jueves", según ha explicado el portavoz del grupo de la UMP (Unión por un Movimiento Popular, el partido de Sarkozy), a la salida de la reunión de presidentes del Senado que se ha celebrado este lunes para fijar el orden del día de las sesiones.

Pese al aumento de la presión, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que la semana pasada permitió algunas concesiones sobre aspectos menores de la reforma, se mantiene inflexible respecto al núcleo esencial de su propuesta y este lunes el ministerio de Interior ha anunciado la puesta en  marcha de un "centro interministerial de crisis" para  "coordinar la acción de los diferentes servicios del Estado con el fin  de asegurar el suministro continuo de carburante", que contará con  representación de los ministerios de Economía, Energía y Transporte.

Temor al desabastecimiento de carburante

Los transportistas han centrado sus acciones en los accesos a las 12 refinerías y a los depósitos de combustible del país, que ya estaban bloqueados desde el pasado viernes, por lo que las gasolineras sufren de falta de combustible. La refinería de Exxon Mobil en Fos-sur-Mer es la única del país que mantiene cierta actividad, aunque a un nivel mínimo, y se prevé que continue operando hasta el próximo 21 o 22 de octubre, según un portavoz del sindicato CFDT.

"La situación es crítica -reconocía una portavoz de Exxon Mobil-. Todos los que necesiten diesel en el área de París y Nantes tendrán problemas". Pese a que el Gobierno ha garantizado el suministro   de carburante e incluso ha advertido de que desbloqueará refinerías y depósitos por la fuerza si fuera necesario, en los últimos días el consumo de carburantes ha subido un  50% por la posibilidad del desabastecimiento. 

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), institución dependiente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), calcula que Francia cuenta con reservas de crudo suficientes para cubrir el consumo de 98 días y que ya ha comenzado a utilizar el stock de emergencia destinado a la industria.

Además de reforzar la huelga de las refinerías, los camioneros han bloqueado puntos clave, como las carreteras de acceso a las principales ciudades del país, entre ellas, París, Marsella y Lyon. El Centro Nacional de Información en la Carretera (CNIR) señala que el principal punto de bloqueo ha sido la autopista A-1, que une París y Lille, en el norte del país, donde la baja velocidad a la que han circulado los camiones ha provocado un atasco de 10 kilómetros cerca de la capital de la región norte.

Dificultades en los transportes

En la región de París, los transportistas han causado retenciones en las autopistas que salen de la capital en dirección al este y el sur. Otras operaciones de bloqueo en el sur del país han dificultado el tráfico de forma intermitente y en ciudades como Toulouse y Saint-Etienne, las cocheras del transporte público también han sido bloqueadas.

Los paros también continúan en el sector ferroviario, lo que ha obligado a la la  empresa nacional de trenes (SNCF, en sus siglas en francés) a suspender la mitad de los trayectos previstos  para este lunes. Pese a todo, los transportes públicos de París funcionan con normalidad  con   excepción de una línea de cercanías.

Los paros afectan de forma desigual a los trenes  internacionales, ha indicado la empresa SNCF, que señala que las conexiones con Alemania o con Londres -a través del Eurostar- funcionan casi con normalidad. Renfe ha explicado en un comunicado que en España las protestas han obligado a suspender o modificar los servicios ferroviarios que unen España con Europa, como ya ocurrió la semana pasada.

En concreto, este lunes se ha suspendido el "trenhotel" que enlaza Madrid con París, sin medios alternativos, mientras que el talgo Mare Nostrum entre Montpellier y Cartagena iniciará su recorrido en Portbou y los viajeros serán trasladados por carretera desde su origen hasta Figueres. También los trenes de media distancia Barcelona-Girona-Portbou-Cerbère (Francia) acabarán y empezarán su recorrido en Portbou.

Enfrentamientos entre policía y estudiantes

Además, más de 200 institutos, según el Gobierno, han cerrado para sumarse a la protesta contra el retraso de la  jubilación, aunque las organizaciones estudiantiles elevan la cifra por encima de los 600 centros. En Nanterre, cerca de París, 300 estudiantes han bloqueado el acceso a su instituto y se han enfrentado a las fuerzas de seguridad, mientras que en Lyon también ha habido incidentes, incluyendo la quema de cuatro vehículos. En total, 196 personas han sido detenidas por la policía en los diversos incidentes.

Las protestas continuarán este martes con una nueva jornada de movilizaciones, que afectarán, por ejemplo, al transporte aéreo, que este lunes funciona con normalidad -en Barajas se han cancelado una veintena de los 117 vuelos programados con aeropuertos franceses-. Sin embargo, Aviación Civil ha avanzado que mañana se suspenderán el 30% de los vuelos previstos, aunque el porcentaje alcanzará el 50% en algunos aeropuertos como el de Orly, el segundo más importante de París.

Según un sondeo de la empresa CSA publicado este lunes en el diario Le Parisien, más de la mitad de los franceses (el 52%) respaldan la que será la sexta jornada de movilizaciones que se celebra desde el verano, en lo que ya representa la mayor contestación popular a la que tiene que hacer frente Sarkozy desde que alcanzó la presidencia en 2007.

En cualquier caso, y pese a las exigencias de los sindicatos para que se retire el proyecto de ley, anoche el primer ministro, François Fillon, indicó que no  tiene previsto revisar la reforma y aseguró que hará  todo lo posible para evitar que los sindicalistas paralicen el país.

Noticias

anterior siguiente