Enlaces accesibilidad

El IPC de EE.UU. registra el mayor descenso en 61 años y se sitúa en el 1,1%

  • Los datos despejan el camino a la Fed para que recorte los tipos de interés
  • El descenso se debe a la fuerte caída de los precios de la energía, un 17%
  • La tasa interanual se sitúa en su nivel más bajo desde febrero de 1965
  • La inflación mensual ha bajado tres décimas más de lo previsto por los analistas
  • La construcción de casas nuevas en EE.UU. se redujo en un 18,9%

Por
El Índice de Precios de Consumo (IPC) de EE.UU. registró en noviembre, empujado por el abaratamiento de la energía, una caída del 1,7%, la mayor desde 1947, lo que ha colocado la tasa interanual en el 1,1%.

Estos datos, publicados por el Departamento de Trabajo, despejan el camino a la Reserva Federal (Fed) para que recorte este martes los tipos de interés en medio punto y los deje, según todas las previsiones, en el 0,5%, lo que sería un nivel récord.

Después del anuncio del IPC, y expectante ante una probable bajada de los tipos, la Bolsa de Nueva York ha abierto con una moderada tendencia al alza, con un ascenso del 1,15% en el Dow Jones de Industriales.

El mayor descenso de su historia

La caída de los precios en noviembre, que sigue a otra bajada récord del 1% en octubre, supone el mayor descenso de toda la serie histórica, que comenzó a elaborarse hace 61 años.

El descenso en el IPC ha venido empujado por la fuerte caída de los precios de la energía, sobre todo de la gasolina, de acuerdo con el Departamento de Trabajo, que ha indicado que, excluido este segmento, el índice mensual permaneció prácticamente invariable.

La tasa interanual se sitúa en su nivel más bajo desde febrero de 1965 y representa un fuerte contraste con los datos registrados en julio, cuando el cómputo fue del 5,6%.

El IPC de los últimos doce meses se sitúa asimismo por debajo del rango de entre el 1,5 y el 2% fijado por la Fed.

La inflación mensual ha bajado tres décimas más de lo previsto por los analistas, que calculaban un descenso de entre el 1,3 y el 1,4%, según los consensos de Bloomberg y MarketWatch.

Los precios de la energía caen un 17%

Por su parte, la inflación subyacente -que excluye del índice general los precios de la energía y los alimentos frescos-, no varió en noviembre tras caer un 0,1% en octubre.

Pese a ello, la tasa interanual de la subyacente seguía situándose en el 2%, lo que sugiere que todavía no hay un serio riesgo de deflación en la economía estadounidense.

El IPC ha sido arrastrado a la baja por la drástica caída de los precios de la energía, que cayeron un 17% el mes pasado, el doble que en octubre, cuando descendieron un 8,6%.

La de los precios de la energía ha sido la mayor caída desde 1957, cuando el Gobierno comenzó a detallar su evolución mensualmente.

Los precios de la energía se sitúan ahora un 32,4% por debajo del récord registrado en julio. En las gasolineras, el precio del combustible ha caído casi a la mitad desde julio.

La construcción de casas cae un 18,9%

El costo de los alimentos y de las bebidas no variaron prácticamente en noviembre, al subir un ligero 0,2%, situando la tasa interanual en el 5,9%. Los precios de consumo relacionados con la vivienda bajaron un 0,1% el mes de noviembre, si bien en términos interanuales siguen acumulando un 2,7%.

La caída general de los precios en EE.UU. reflejan el entorno inflacionario que vive el país, en el que el desempleo y la crisis inmobiliaria invitan a un menor consumo y, por tanto, provocan menos tensiones inflacionarias.

De hecho, la construcción de casas nuevas en EE.UU. se redujo en noviembre en un 18,9%, hasta un ritmo anual de 625.000, la caída más marcada desde marzo de 1984, cuando bajó un 26,4%.

En cuanto al IPC, el coste del transporte, directamente vinculado a la caída del precio de la gasolina, cayó un significativo 9,8%, y desde noviembre de 2007 bajó un 8,9%.

Noticias

anterior siguiente