Enlaces accesibilidad

Jornada 24 | Real Madrid 2- 2 Celta

El Madrid pincha en casa con el Celta y reduce su ventaja como líder de la liga

  • Santi Mina marcó a cinco minutos del final para congelar a la parroquia blanca
  • Datos y estadísticas del Real Madrid 2 - 2 Celta

Por
 Smolov marca el primer gol del Celta
Smolov marca el primer gol del Celta AFP PIERRE-PHILIPPE MARCOU

Ficha técnica

2 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Modric, m.81), Valverde; Bale (Mendy, m.84), Hazard (Vinicius, m.73) y Benzema.

2 - Celta: Rubén; Kevin Vázquez (Pione Sisto, m.55), Aidoo, Murillo, Araujo, Olaza; Rafinha, Okay, Bradaric (Santi Mina, m.83); Iago Aspas y Smolov (Denis Suárez, m.70).

Goles: 0-1, m.7: Smolov. 1-1, m.52: Kroos. 2-1, m.65: Ramos de penalti. 2-2, m.86: Santi Mina.

Árbitro: Alberola Rojas (Comité Castellano-Manchego). Amonestó a Bale (m.72) y Carvajal (m.74) por el Real Madrid; y a Olaza (m.56) y Okay (m.76) por el Celta.

El Real Madrid empató a dos con el Celta de Vigo en un partido que dominó, aunque no resolvió. Los blancos voltearon el gol inicial de Smolov por medio de Kroos y Ramos, pero Santi Mina, cuando el encuentro moría, silenció el Bernabéu para salvar un punto.

Con este resultado, los merengues se mantienen líderes, pero su ventaja con el Barcelona se reduce dos unidades. Lo gallegos, por su parte, finalizan la jornada 24 de liga fuera del descenso.

[Narración y estadísticas del Real Madrid 2 - 2 Celta]

Llevaba más de 80 días esperando y, cuando las suertes se alinearon, Zidane decidió darle el segundo debut a Hazard. Se especulaba, antes del inicio del encuentro, que el detallista jugador belga tendría minutos, pero el preparador decidió no esperar más y lo colocó de inicio. El calendario aprieta, en solo unas semanas se medirán a un Manchester City noqueado en la premier y azotado por su exclusión en la Champions, y el Madrid necesita a sus mejores efectivos al mejor nivel posible. Si Eden arrancó por la izquierda, por la derecha estaba Bale, con la intención de recuperarlo para la causa merengue, como Marcelo, que dejó en el banco a un Mendy apercibido de sanción.

El Celta, agobiado por los notables resultados de sus homólogos en la zona baja, optó por arroparse. Óscar García decidió plantar en el césped una línea de cinco defensas, con la baja notable de Hugo Mallo en el lateral diestro. Ponía su suerte y la de los suyos en las botas de Rafinha y las salidas lanzadas de Iago Apas, faro vigués por excelencia, a la espalda de los centrales madridistas.

Y así llegó el primero para los gallegos. No fue Aspas quien encontró zona libre entre Varane y Carvajal, sino Smolov. El ruso aprovechó un pase medido del Príncipe de las Bateas, y la falta de coordinación de la zaga blanca a la hora de tirar el fuera de juego, para plantarse solo en el área blanca. Con templanza, controló el cuero y en dos toques disparó al palo largo, volviendo inútil el achique de Courtois. El Celta golpeaba primero.

Toni Kroos celebra el primer gol del Real Madrid

Toni Kroos celebra el primer gol del Real REUTERS SERGIO PEREZ

Superada la sorpresa inicial, el Madrid comenzó a aplicar la táctica preparada por Zidane. La verticalidad de Hazard, la suficiencia de Bale y el derroche ofensivo de Marcelo y Carvajal llevaron la trinchera a los costados. Las jugadas de orfebrería en las bandas originaban las ocasiones blancas y los saques de esquina. Sin embargo, ninguna de las jugadas de pizarra que puso en juego Kroos desde el banderín inquietaron a Rubén. Sí lo consiguieron Casemiro y Bale, con sendos zapatazos desde 30 metros, que obligaron al meta vigués a volar entre palos.

Subió una marcha el Madrid, aprovechando la omnipresencia de Hazard, pero sin éxito, en parte por la falta de acierto de Marcelo en los centros. Y cuando más apretaban los blancos, mayor peligro creó el Celta. Aidoo, en un saque de esquina al filo del descanso, se zafó de la marca de Casemiro y remató picado y con potencia al marco de Courtois. El belga, rapidísimo de reflejos, se lanzó como un gato sobre la línea y repelió el testarazo picado fuera del campo.

Mismo plan, distintos resultados

La segunda mitad trajo consigo el misma patrón que los 45 anteriores, pero con resultados diferentes. En los primeros compases, nació el gol, aunque, en esta ocasión, la cuenta la inauguró el Madrid. El talento tiende a buscarse y en la izquierda a los blancos le sobra. Hazard halló a Benzema descolgado en el extremo y no tardó en servirle la pelota. El francés entró de puntillas en el área esperando a un Marcelo que llegaba como un avión a su espalda. El carioca, como tantas veces en el primer tiempo, recibió cercano a la línea de fondo, aunque, en lugar de botar el esférico a media altura, la raseo para la llegada en segunda línea de Kroos. El alemán sacó el taco de billar y la puso medida al lado contrario de Rubén, que hizo la estatua.

Con el viento a favor, el Madrid se lazó a por el partido a tumba abierta. Acosando la salida de pelota del Celta, encontró el segundo. Benzema, más de mediapunta que de delantero, filtró un balón imposible a la carrera heroica de Hazard. A su encuentro apareció Rubén como un tren de mercancías. Arrolló al belga y Alberola Rojas decretó la pena máxima. La responsabilidad fue para Ramos, capitán para todo. El andaluz golpeó tenso a su zona natural y puso el segundo en el luminoso.

Ante la importancia del resultado, Zidane abrigó a los suyos dando entrada a Mendy y Modric, en lugar de Hazard y Bale, que se marcharon ovacionados. Pero el plan erró con un toque maestro de Denis Suárez cuando el partido languidecía. El centrocampista vigués mando con tiralíneas un pase imposible al desmarque de Santi Mina entre varios defensores blancos. No lo pensó dos veces y cruzó su disparo con violencia para igualar la contienda. Al Madrid le tocaba tirar de épica y de corazón, pero las baterías estaban en mínimos. Esta vez, remaron para morir en la orilla.

Deportes

anterior siguiente