Enlaces accesibilidad
Baloncesto | Finales NBA

LeBron alcanza la gloria y hace campeones a sus Cavaliers

  • Cleveland Cavaliers se lleva el título al imponerse a Golden State (93-89)
  • LeBron James consigue un triple doble y logra su tercer anillo
  • Primera vez en la historia que un equipo remonta un 3-1 en las Finales

Por

LeBron James ha completado la hazaña. Los Cleveland Cavaliers se han impuesto (93-89) a los Golden State Warriors en el séptimo y definitivo partido de las Finales de la NBA y han logrado la gesta de remontar un 3-1 en contra por primera vez en la historiaLeBron, mejor jugador del encuentro, ha conseguido por fin el título con el equipo de su infancia y suma ya tres anillos.

El choque se ha decantado con un triple de Irving cuando todo parecía encaminado hacia la prórroga. Stephen Curry no ha podido cuajar un buen encuentro y los de Oakland tendrán que conformarse con el récord de victorias durante la temporada regular.

La NBA es emoción. La NBA es calidad. Pero sobre todo, la NBA es espectáculo. Y que mejor tributo al espectador que tras un año de récord, las finales se decidan en el séptimo y definitivo partido. Es por eso que, a pesar del estirón inicial de los Warrios, los astros parecieron alinearse para que Cleveland igualara la serie de forma heroica pero muy merecida.

Con estas circunstancias se presentó el mundo del baloncesto este domingo en el Oracle Arena californiano. Alrededor de 20.000 personas fueron las afortunadas de vivir esta noche mágica en Oakland, con Golden State buscando reeditar su título y Cleveland lograr el primero de su historia. El duelo Curry-LeBron estaba fuera de toda duda.

Draymond Green hace de Curry

Stephen Kerr dispuso una novedad en el quinteto inicial con la entrada de Ezeli en lugar de Iguodala, con la intención de reforzar la zona aportando más altura y capacidad reboteadora. Por su parte, Tyronn Lue no quiso variar nada entre los cinco hombres que les han permitido llegar hasta este séptimo encuentro.

La igualdad se pudo ver desde el inicio, ya que por ejemplo, el primer cuarto finalizó con un 23-22 favorable a los Cavaliers. El nerviosismo era patente durante los primeros minutos y los errores de tiro y pérdidas de balón se produjeron con más frecuencia de lo habitual en jugadores de la talla de LeBron o Curry.

Pese a todo, ‘King’ James volvería a cumplir con su rol de líder natural de los de Ohio. Sus últimas actuaciones (41 puntos en los dos últimos partidos) hacían del ‘23’ de Cleveland un rival terrible para la hinchada local. Su momento de forma es espectacular, así como su motivación por lograr el primer título para sus Cavaliers.

Quien se puso bajo los focos en el equipo local fue su más fiero Warrior, Draymond Green. El ‘alma’ de Golden State sacó su faceta más anotadora, incluso desde la línea de tres, para aguantar las envestidas de LeBron y los suyos. El incremento de intensidad en defensa de los Warriors evitó el arranque abrumador de los Cavs vivido en el último partido.

Si en el primer cuarto Green volvió loca a la defensa de los Cavaliers, en el segundo volvió loca a la hinchada de los Warriors, loca de euforia. Y, es que, Draymond siguió enormemente ‘enchufado’ durante estos segundos 12 minutos. Un 5 de 5 en triples al descanso es algo tremendo, y más si pensamos que se trata de un jugador eminentemente fuerte en la zona defensiva. Siempre ha sido el corazón de la defensa Warrior, pero en esta ocasión se convirtió también un mazo que golpeaba continuamente a unos Cavs incapaces de responder.

Un muy emocionado LeBron sostiene el título de campeones de la NBA

Un muy emocionado LeBron sostiene el título de campeones de la NBA REUTERS

La diferencia al descanso a favor de los Warriors (49-42) parece escasa si miramos las estadísticas desde más allá de la línea de tres. Un 1 de 14 para los Cavaliers son cifras muy pobres si quieres ganar una final de la NBA, pero si a eso le unes las cuatro pérdidas de balón de LeBron hacía prever una segunda mitad difícil para los de Cleveland.

Reacción Cavalier desde la línea de tres

Sin embargo, con estrellas de la talla de LeBron, J.R.Smith o un Irving que comenzaba a despertar, todo es posible. Además, antes del descanso Curry acumulaba ya su tercera falta personal. Los fantasmas del partido anterior saltaban a la palestra.

Pero como las rachas son eso, rachas, los Cavaliers saltaron tras el descanso a romper la suya con la línea de tres puntos. J.R. Smith fue el encargado de ponerse el traje de ‘francotirador’ para asestar dos balazos consecutivos desde la línea de 6,75 con los que igualar el marcador. Stephen Kerr tenía que cortar la sangría y pidió un tiempo muerto para alentar a los suyos.

A pesar de la intentona por parte del técnico local, los Cavs estaban enchufados. Y quien estaba ‘caliente’ ahora era Kyrie Irving. El ‘jugón’ de Cleveland, protagonista del quinto partido, comenzó a engancharse al partido a base de bandejas y tiros imposibles. Si LeBron no está acertado, su ‘hermano pequeño’ siempre sale al rescate.

El empuje Cavalier fue muy duro y a punto estuvieron los de Tyronn Lue de marcharse definitivamente en el marcador, pero el acierto de Green y de ‘secundarios’ como Livingston o Barnes recortaron la diferencia, dejando en un 76-75 favorable a Golden State al final del tercer cuarto. Los puntos de Curry y Thompson seguían sin llegar y solo 12 minutos restaban para la definición del título.

Irving y LeBron liquidan el título

El nerviosismo se hizo patente durante todo este último cuarto. Las piernas flojeaban a la hora de defender, las muñecas temblaban a la hora de lanzar, y los minutos pasaban. Ningún conjunto conseguía distanciarse en el marcador y cada canasta parecía definitiva.

LeBron se jugaba cada jugada ofensiva de los Cavaliers pero los balones no encontraban el fondo de la red. En el bando contrario, ni Curry ni Thompson salían al rescate. Tan solo Draymond Green mantenía al equipo dentro del partido. Su empuje en las dos parcelas del campo era vital para Stephen Kerr y su efectividad era asombrosa.

Pero la historia tiene siempre reservado un lugar para ciertos jugadores especiales. Y, en esta ocasión, el premiado con este logro fue Kyrie Irving. El ‘2’ de los Cavaliers logró un triple cuando tan solo restaba un minuto y cuando todo apuntaba a que el encuentro se iría a la prórroga.

Posteriormente, Stephen Curry intentó devolverlo con otro lanzamiento con de tres puntos pero la suerte no se puso de su parte. El punto definitivo llegó de las manos de LeBron James a través de un tiro libre que confirmaba la victoria Cavalier. James sería nombrado MVP del encuentro, merced a un grandioso triple doble.

El pitido final daba rienda suelta a llantos y abrazos en el equipo de Ohio, que por primera vez se convierte en campeón de la NBA. Además, son el primer conjunto que consigue remontar un 3- 1 en contra.

Su máxima estrella, LeBron James, ese jugador que se marchó de Cleveland en 2010 por la puerta de atrás, ha logrado por fin su ansiado título con el equipo de su tierra. Con este triunfo, James suma ya tres anillos en su haber, tras los dos logrados con Miami Heat. Sus lágrimas al final del choque dejan claro el ansia y la ilusión que tenía el ‘23’ por lograr un título con sus Cavaliers.

Los Warriors, por su parte, tendrán que conformarse con el récord de victorias logradas en temporada regular. Un 73-9 histórico pero que, para algunos, quedará empañado por esta derrota. El tiempo dirá si el equipo de Curry se convierte en uno de los grandes de la historia o su éxito se reduce a un par de temporadas gloriosas.

Deportes

anterior siguiente