Enlaces accesibilidad
Baloncesto | Finales NBA

Un LeBron extraterrestre manda las finales NBA al séptimo partido

  • Cleveland Cavaliers vence a Golden State (115-101) e igualan la serie 3-3
  • LeBron cuaja un excepcional partido con 41 puntos, 11 asistencias y 8 rebotes
  • Curry buscó la reacción sin suerte e incluso acabó expulsado por faltas

Por
Lebron James manda la final al séptimo partido

La gloria acompaña a los más grandes, a aquellos que luchan por ella hasta el último suspiro. Es por eso que LeBron James no ha descansado un segundo hasta llevar a sus Cavaliers al séptimo partido. El ‘23’ de Cleveland ha liderado con 41 puntos una vital victoria ante Golden State Warriors (115-101) y consigue igualar las finales de la NBA 3-3. Un empuje inicial bestial por parte de los locales provocó que los Warriors fueran siempre a remolque. Todo se decidirá este domingo en Oakland.

La actitud mostrada por los Cavaliers la madrugada de este jueves pudo verse simbolizada en sus aficionados minutos antes del comienzo del choque. La pasión con la que la hinchada entonó el himno de Estados Unidos ‘a capela’ es un claro ejemplo de lo que seguiría durante las dos horas posteriores.

Brecha brutal al inicio para los Cavs

Cuando el árbitro señaló el pitido inicial tan solo los jugadores de Cleveland Cavaliers se habían presentado sobre la cancha. O así, al menos, es lo que pareció durante el primer cuarto. El cuerpo de los componentes de los Warriors sí que estaba en el parqué del Quicken Loans Arena, pero su actitud parecía haberse quedado en Oakland.

Quienes sí estaban presentes y a máximo rendimiento eran la pareja preferida en Cleveland. LeBron James y su fiel aliado Kyrie Irving, que en el anterior encuentro anotaron 82 puntos entre los dos, parecieron no haber perdido ese ‘dulce’ que les unía con el interior de la canasta. El espectáculo del encuentro del pasado lunes parecía tener continuidad.

LeBron James fue dueño y señor del partido

LeBron James fue dueño y señor del partido REUTERS

En los Warriors, el acierto de cara a canasta era nulo y, además, en defensa parecían jugar al 10%. Sin movilidad, intensidad ni atención es imposible vencer a estos Cavaliers y, para más inri, Stephen Curry tuvo que tomarse pronto un descanso por haber acumulado dos faltas personales.

Tal fue la diferencia de ambición durante los primeros 12 minutos, que los locales se marcharon con una diferencia de 31-11 al final del periodo. Esto supone el peor cuarto de los Warriors en toda la temporada, en lo que a puntuación se refiere.

Curry y Thompson no se resignan

La reacción se hacía necesaria y Curry se puso manos a la obra para lograrlo. El MVP de la temporada regular empezó a ‘calentar’ su mano a base de triples e insufló aire fresco y motivador a sus compañeros. El talento del para muchos mejor jugador del mundo está siempre al servicio de los Warriors y como buen estudiante aplicado empezó a dar muestras de sus habilidades.

Con el empuje de su líder, los Warriors empezaron a sentirse de nuevo como el equipo que ha logrado esta temporada el récord de victorias con el famoso 73-9. A Curry se le unieron Klay Thompson y Draymond Green en la búsqueda de la remontada, aunque tan solo conseguirían colocarse con un 59-43 al descanso.

El tercer periodo comenzó como lo hizo el primero, con los Cavaliers muy acertados y Golden State muy lejos de su mejor nivel. LeBron saltó a escena y el espectáculo volvió al Quicken Loans Arena. El ‘rey’ de Cleveland dejó, entre otras, una jugada de otro mundo. Un ‘halley hoop’ en un contraataque asistido por un inspirado J.R. Smith. El público se divertía y sus jugadores se gustaban.

Pero un buen guerrero o warrior se demuestra en las grandes batallas. Y uno muy bueno es Klay Thompson, el ‘11’ de Golden State y campeón en el concurso de triples del All Star. Y precisamente esa especialidad es la que comenzó a practicar al final del tercer cuarto. Uno tras otro iban entrando los triples de Klay ante la atónita mirada de la hinchada ‘Cavalier’. Tanto que los Warriors se colocaban a nueve puntos a falta del último cuarto.

LeBron es de otro mundo

El cuarto periodo se prometía enormemente emocionante. Los Cavaliers se veían algo asustados por la remontada de los Warriors y además Irving estaba ligeramente tocado en el tobillo. Los nombres de Klay Thompson y Stephen Curry asustan mucho y se hacen notar en cada acción, pero el monstruo que asusta en cada partido en el Quicken Loans Arena lleva el número 23 a la espalda y se llama LeBron James.

Lo del alero de los Cavaliers durante estas finales está siendo tremendo. Si en las anteriores victorias de los hoy locales Irving acompañó en la gloria a LeBron, la de este jueves ha tenido un único y absoluto protagonista, el 23 ‘Cavalier’. Se encuentra enormemente motivado en busca del primer título de los Cavaliers y el tercero en su cuenta particular.

La mala fortuna de los Warriors acabó por cimentarse a mitad del cuarto cuarto cuando su máxima estrella, Stephen Curry, se fue expulsado por faltas. El de Golden State incluso lanzó su protector bucal a un aficionado como muestra de su frustración. El mejor jugador de la temporada ha visto como LeBron y sus Cavaliers han conseguido igualar la serie (3-3) y todo se decidirá este domingo en Oakland. El último capítulo de la serie completará una de las mejores finales de la NBA de los últimos años. La gloria se decide en 48 minutos. Warriors y Cavaliers lucharán por ella.

Curry acabó desquiciado con el arbitraje

Curry acabó desquiciado con el arbitraje AFP

Deportes

anterior siguiente