Enlaces accesibilidad
Fútbol | Escándalo FIFA

El escándalo FIFA avergüenza al fútbol mundial, a la espera de nuevas detenciones

  • Jack Warner, exvicepresidente FIFA, se entrega a la polícía de Trinidad y Tobago
  • EE.UU. pide la extradición de tres empresarios de medios de comunicación
  • Los detenidos Webb, Marín o Esquivel han sido apartados de sus cargos

Por
La justicia estadounidense apunta a dos décadas de corrupción en la FIFA

La detención de varios directivos de la FIFA, entre los que se encuentran los vicepresidentes Eugenio Figueredo y Jeffrey Webb, ha sacudido al fútbol mundial. Según la Fiscalía de Estados Unidos, los arrestos de estos mandatarios, junto con el de cinco empresarios de compañías deportivas, deja patente que “una red mafiosa” utilizaba los torneos para lucrase y los manipulaba a su antojo.

Pero los delitos van más allá. La fiscal general estadounidense, Loretta E. Lynch, también acusa a esta mafia que gobernaba el fútbol de corrupción, blanqueo de dinero, extorsión y fraude electrónico. En total, y gracias a los sobornos, esta red mafiosa habría recaudado cerca de 150 millones de dólares (unos 140 millones de euros).

Orden de arresto para tres empresarios argentinos

Pero el escándalo no ha hecho más que empezar y las detenciones podrían aumentar. Sin ir más lejos, la Cancillería argentina ha recibido, de la Embajada de EE.UU. , una petición de arresto para tres ciudadanos argentinos vinculados a la trama corrupta de la FIFA.

Se trata de Alejandro Burzaco y Hugo y Mariano Jinkis, tres empresarios de medios de comunicación, responsables de retransmitir la próxima Copa América, y que están acusados de pagar sobornos y comisiones ilegales a los directivos FIFA.

Asimismo, la Justicia estadounidense también acusa al argentino Julio Grondona, el fallecido expresidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), de recibir sobornos por un total de 15 millones de dólares.

Los sobornos habrían sido pagados por la empresa Datisa -de los citados Burzaco y Jinkis- por un contrato para realizar la Copa América 2015 (Chile), la Copa América del Centenario 2016 (EEUU) y dos ediciones más de esta convocatoria, en 2019 y 2023.

Jack Warner se entrega voluntariamente

Además, otro de los acusados por corrupción, el exvicepresidente de la FIFA Jack Warner, se ha entregado voluntariamente a las autoridades de Trinidad y Tobago.

Warner, expresidente de la Concacaf, se presentó ante la policía después de conocer que su nombre estaba en la orden de arresto emitida por las autoridades estadounidenses y que lo vinculan con la trama corrupta de la FIFA.

Warner acudió a entregarse junto a tres de sus abogados y defendió su inocencia en las redes sociales.

Soy inocente de toda acusación

"He luchado sin descanso contra todas formas de injusticia y corrupción. No he sido interrogado por este tema. Repito que soy inocente de toda acusación. Dejé la política del fútbol mundial para implicarme en la mejora de la vida del país donde, gracias a Dios, moriré", escribió Warner.

Después, y tras declarar ante la jueza Marcia Ayerrs Caesar, se le fijó una fianza de 2,5 millones de dólares trinitarios (400.000 dólares) y se le ordenó entregar su pasaporte y presentarse dos veces por semana ante la policía hasta que se produzca el juicio de extradición, que probablemente será en julio.

Jack Warner, ya estuvo implicado en varios casos de corrupción y renunció a todas sus funciones dentro de la FIFA y la Concacaf en junio del 2011.

Apartados de sus cargos

Su sucesor en el cargo, el caimanés Jeffrey Webb, también vicepresidente FIFA, se propuso limpiar la imagen de la entidad. Pero su detención, este miércoles en Suiza, parece poner de manifiesto que sus promesas de reforma se quedaron en papel mojado.

Pocas horas después de destaparse el escándalo, la Concacaf no esperó a hablar con Webb y optó por sustituirlo. De momento el hondureño Alfredo Hawit, vicepresidente para Centroamérica, ha sido nombrado Presidente interino de Concacaf hasta que se celebren nuevas elecciones.

Pero Webb no es el único que ha sido apartado de su cargo tras conocerse su implicación en la red mafiosa. También el brasileño José María Marín, expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y vicepresidente de la Concacaf, ha sido desposeído de sus cargos.

Asimismo, la CBF ha decidido "analizar todos los contratos todavía vigentes y remanentes de períodos anteriores".

El venezolano Rafael Esquivel, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, también ha sido relevado por Laureano González, hasta ahora vicepresidente.

Al contrario que la CBF, la FVF asegura que se mantendrán "normalmente todas las actividades planificadas y programadas para el año 2015” y pide un “procedimiento justo” para Esquivel.

Por último, la Federación Nicaragüense de Fútbol (Fenifut) lamentó la detención de su expresidentes, Julio Rocha, aunque destaca que "desde enero de 2013 Julio Rocha López no tuvo ningún vínculo con Fenifut”.

Deportes

anterior siguiente
-->