Enlaces accesibilidad
Atlético de Madrid, campeón de Liga 2013-2014

El Atlético del 'partido a partido' canta el alirón 18 años después

  • El mejor Atlético de la historia se proclama campeón con 90 puntos
  • Trabajo, presión y confianza en el grupo, las claves del éxito de este equipo
  • No ha perdido ningún duelo de Liga en el Calderón y fuera ha ganado 13 choques
  • Courtois, con 24 goles encajados, y Costa con 27 anotados, figuras destacadas

Por
Los jugadores del Atlético celebran el gol de Godín en el Camp Nou ante el Barça
Los jugadores del Atlético celebran el gol de Godín en el Camp Nou ante el Barça REUTERS REUTERS

El Atlético de Madrid ha logrado el sueño de volver a ganar la liga, la décima para los rojiblancos, después de 18 años de espera. [Crónica del FC Barcelona 1 - Atlético de Madrid 1, por Felipe Fernández]

El empate ante el Barcelona ha permitido a los de Simeone ganar el campeonato liguero más disputado de los últimos años, desatando la locura entre los jugadores del mejor Atlético de la historia.

Y es que al inicio de liga, los rojiblancos no estaban en ninguna de las quinielas como favoritos a ganar esta liga. Sin embargo, a base de trabajo, presión, confianza en el grupo y pelear ‘partido a partido’ este equipo ha conseguido acabar con el bipartidismo que Madrid y Barça habían impuesto en nuestra liga desde hacía una década.

La solidez defensiva, la presión incesante, la rapidez en los ataques y, en definitiva, la intensidad en cada choque son las características que Simeone ha logrado impregnar a este equipo y que le han encumbrado a lo más alto.

Con  90 puntos el Atlético de Madrid se ha proclamado campeón de liga y ha batido todos los registros de sus 111 años de historia, superando con holgura al Atlético del ‘doblete’.

Mejores números que el Atleti del 'doblete'

En la campaña 1995/96, el equipo de Radomir Antic sumó 87 puntos en una liga que jugaban 22 equipos. Ganaron 26 partidos de los 42 totales, marcaron 75 goles y encajaron 32. Ahora todos esos números han saltado por los aires y los de Simeone se proclaman campeones con unas cifras de récord.

Para cantar el alirón este Atlético ha ganado 28 de los 37 partidos que ha disputado. Además, ha sumado cinco empates y solo ha cosechado 4 derrotas, ante Espanyol (0-1), Almería (2-0), Osasuna (3-0) y Levante (2-0).

En el capítulo de goles los rojiblancos firman 77 tantos marcados y 26 encajados, unos números que nuevamente mejoran a los del histórico ‘doblete’.

Campeones sin perder en casa

Gran parte de este título liguero ha llegado gracias a la solidez que el equipo ha mostrado en su casa. Y es que el Atlético puede presumir de no haber perdido ningún partido en el Calderón en toda la liga, convirtiendo así al feudo rojiblanco en un fortín inexpugnable.

En la ribera del Manzanares los hombres del ‘Cholo’ han ganado 15 de los 19 encuentros disputados y solo han empatado cuatro, ante rivales como Madrid, Barça, Sevilla y Málaga. Es decir, en casa han sumado 49 puntos de los 57 en juego.

Para encontrar un registro igual hay que remontarse más 30 años atrás, ya que ni el Atlético del ‘doblete’ fue capaz de dejar el Calderón imbatido.

La última vez que los rojiblancos no perdieron ningún partido liguero en casa fue en la campaña 82-83, aunque ahora la gesta es mayor ya que han disputado dos partidos más y además les sirve para ganar la liga, algo que no ocurrió en aquella ocasión.

Fuera de casa, los números de este Atlético también son de récord. Han ganado 13 de los 19 partidos como visitantes. El más importante, sin duda, este empate del último encuentro ante los azulgrana que sabe a victoria, pero hay otros duelos destacados que han ganado como visitantes. Es el caso del choque en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, un escenario donde los colchoneros llevaban 14 años sin ganar en liga.

Además, lejos de su estadio los rojiblancos lograron un empate ante el Villarreal y cuatro derrotas. En total 41 puntos de 54 posibles que le han servido para proclamarse campeón este sábado.

Courtois y Costa, figuras destacadas

Y aunque en este Atlético campeón la importancia reside en todo el grupo, como Simeone se ha encargado de remarcar cada jornada, hay dos jugadores que destacan del resto. Son Thibaut Courtois y Diego Costa.

El guardameta ha disputado 37 partidos esta liga y ha conseguido dejar su portería a cero en 20 de ellos. En total, solo ha encajado 24 goles, es decir 0’64 por partido, lo que le ha servido para llevarse el Trofeo Zamora.

En la delantera rojiblanca ha destacado sobremanera Diego Costa. El delantero hispano-brasileño ha marcado 27 goles en 31 partidos de liga. Unos registros que han servido para que Costa haga olvidar a Falcao (que marcó 28 la pasada liga) y pelear por el pichichi con dos goleadores más destacados de nuestro campeonato como Cristiano (31) y Messi (28).

Simeone, el artífice del éxito

Por último, y aunque siempre ceda el protagonismo a sus jugadores, el artífice del éxito de este Atlético es Diego Pablo Simeone. El argentino, que en su etapa de jugador levantó la última liga que ganó el Atlético, ha vuelto a colocar a los rojiblancos entre los mejores y los ha aupado a lo más alto.

Su discurso del ‘partido a partido’, repetido casi como un mantra, ha calado en sus futbolistas que se han impregnado de esa filosofía de tenacidad, intensidad, trabajo y esfuerzo de la que el ‘Cholo’ ya dio muestras como jugador.

Dejando a un lado el habitual victimismo del ‘Pupas’, Simeone ha sabido transformar el carácter sufridor de este equipo en un estímulo para buscar la victoria, pase lo que pase. Y es que para el técnico argentino ganar es el único resultado posible, resucitando así las declaraciones de otro mito atlético como Luis Aragonés cuando dijo aquello de "ganar, ganar, ganar y volver a ganar".

Ahora, con la liga ya en el bolsillo, el mejor Atlético de la historia sueña con otro posible ‘doblete’. El que lograrían si ganan la final de Champions ante el Madrid. Eso ya es otro capítulo, pero por si acaso, Simeone no se cansa de repetir que “las finales no se juegan, se ganan”.

Deportes

anterior siguiente