Enlaces accesibilidad
Liga | Barcelona 5 -1 Valencia

'Manita' del Barça al Valencia con cuatro goles de un Messi magistral

  • El equipo azulgrana se impone por 5-1 con una exhibición de juego
  • Messi, protagonista con cuatro de los cinco goles azulgranas
  • Xavi redondeó la fiesta azulgrana con el quinto tanto
  • Datos y estadísticas del FC Barcelona 5 - 1 Valencia

Por
Lionel Messi ha acallado las voces que criticaban un bache en su juego.
Lionel Messi ha acallado las voces que criticaban un bache en su juego. AFP AFP
  • Ficha técnica:

5 - Barcelona: Valdés; Montoya, Piqué, Puyol, Abidal, Sergio Busquets, Cesc (Thiago, min.77), Iniesta (Xavi, min.86), Alexis, Messi y Pedro (Tello, min.68).
1 - Valencia: Diego Alves; Miguel (min.26), Rami, Víctor Ruiz, Mathieu, Albelda, Tino Costa (Topal, min.82), Feghouli, Jonas, Piatti (Jordi Alba, min.66) y Soldado.

Goles: 0-1: Piatti, min.8. 1-1: Messi, min.22. 2-1: Messi. min.27. 3-1: Messi, min.76, 4-1: Messi, min.85. 5-1: Xavi, min.90+1.
Árbitro: Turienzo Álvarez (Colegio Castellano-Leonés). Mostró tarjeta amarilla a Albelda (min.4), Tino Costa (min.35) y Soldado (min.64).
Incidencias: Partido de la vigésimo cuarta jornada de Primera División disputado en el Camp Nou ante 74.240 espectadores.

El Barcelona ha cosechado una nueva victoria en el Camp Nou ante uno de los rivales en teoría más duros del campeonato liguero, el Valencia, al que ha pasado por encima y le ha endosado un incontestable 5-1. El equipo de Pep Guardiola sigue estando a diez puntos del Real Madrid, pero ha demostrado una vez más que es capaz de convertirse en una máquina casi perfecta de fabricar fútbol. [Datos y estadísticas del FC Barcelona 5 - 1 Valencia].

A pesar del resultado, fue el Valencia quien sorprendió en su primera llegada con peligro a la portería azulgrana. En el minuto 8 de juego, Piatti aprovecha una cadena de errores sucesivos en la retaguardia azulgrana para adelantar al Valencia. Feghouli, desde la banda derecha, se saca un pase alto y previsible hacia el área chica, tratando de aprovechar la llegada de Pablo Piatti. Ni Piqué ni Montoya -que sustituía la baja de Dani Alves- se deciden a atajar el centro, mientras que un Valdés desorientado es incapaz de detener el remate del delantero argentino del Valencia.

Jarro de agua fría para el Barça, que en los siguientes minutos se dedicó a retomar las riendas del encuentro intentando buscar siempre la verticalidad. A Pedro le costaba entrar en el partido desde su posición habitual, escorado en la banda izquierda. Pero de las botas del canario arrancó la jugada del gol del empate, tras un centro a Messi que el argentino no desaprovecha en el minuto 21.

No tardó mucho el conjunto de Guardiola en adelantarse. Tan solo cinco minutos después, triangulación endiablada que arranca con un pase en profundidad de tiralíneas de Iniesta, que recoge Abidal en la línea de fondo valencianista y centra a Messi, quien la pega según le llega. Alves detiene en primera instancia, pero no se decide a coger el balón, que queda muerto ante él y lo recoge un rapidísimo Messi para marcar el segundo.

Tarro de las esencias azulgrana

A partir de este segundo tanto, el Barça destapó su particular tarro de las esencias y el Camp Nou pudo asistir a una nueva clase magistral e intensiva de fútbol. El guardameta Alves pudo redimirse en dos ocasiones del fallo del segundo gol. La primera, con una parada ante un disparo a bocajarro de Alexis, a quien había asistido magistralmente Cesc Fábregas. La segunda, el propio Cesc, a quien el portero brasileño le saca con el pie un balón muy peligroso.

El Barça comenzaba a divertirse y Messi estuvo a punto de marcar el tercero tras una doble pared con Iniesta que termina con el balón estrellado en el lateral de la portería de Alves.

El Valencia poco podía hacer ante el vendaval de juego azulgrana. En el minuto 39, nueva jugada que parece de vídeoconsola: Iniesta eleva una vaselina por encima de la defensa valencianista y Cesc Fábregas consigue empalmar una volea que se estrella en el larguero de la portería de Alves.

El partido se fue al descanso con 2-1, un marcador que se antojaba escaso ante lo que se estaba viendo sobre el césped del Camp Nou.

El vendaval azulgrana continúa

Tras la reanudación, el panorama apenas varió. El Barça se recreaba en un juego sinfónico de combinaciones en el que todos, y no solo Messi, reclamaban su porción de protagonismo. Iniesta llevaba el timón del ataque, con Cesc Fábregas ejerciendo por instantes de Messi; mientras Alexis Sánchez, Pedro o incluso Piqué se volcaban como un enjambre alborotado sobre la portería valencianista.

Y si el Barça no marcó más fue por Diego Alves, que sacó cuatro balones claros de gol en los primeros veinte minutos de la segunda parte. El portero brasileño realizó una nueva exhibición de reflejos y pareció dar la razón a Unai Emery, que lo había escogido como titular en detrimento de Guaita.

El Valencia, amordazado, no había hecho otra cosa que defenderse desde el gol de Piatti en el minuto 8. Sin embargo, Feghouli estuvo a punto de lograr el 2-2 con un disparo muy duro que detiene Valdés en una gran actuación. El rumbo del partido, sin duda, hubiese cambiado mucho si hubiese entrado el balón. El guardameta de Hospitalet pudo así sacarse la espina de su pésima colocación en el gol valencianista.

Messi prosigue con su monólogo de goles

Pero la fiesta azulgrana no había concluido. Ni mucho menos. Messi aún guardaba otros dos goles en sus botas. En el minuto 30, Tello, que había salido en sustitución de Pedro, dispara sobre la portería de Diego Alves. El guardameta consigue repeler pero Messi está al quite para recoger el rechace y anotar el tecero.

Y en el minuto 39, con el Valencia volcado a la desesperada, el argentino inició una galopada en solitario desde el centro del campo y anotó de vaselina ante la salida de Alves. Cuatro goles de una tacada para el argentino que además le sirven para recuperar moral, si es que alguna vez le flaqueó. Además, se queda a un gol de Cristiano Ronaldo en la lucha por el 'Pichichi' (27 del argentino por 28 del portugués).

Aún había tiempo para la guinda del pastel, que puso Xavi, quien regresaba después de su lesión y salió en los minutos finales para sustituir a Iniesta. Ya con el tiempo cumplido, el centrocampista marcó el quinto tanto y redondeó la fiesta azulgrana en el Camp Nou.

Deportes

anterior siguiente