Enlaces accesibilidad

Holanda, la selección imbatible

Por
Holanda ve favorita a España, pero 'no nos tienen miedo'

Sólo falta un partido para ser campeones del Mundial. Era difícil llegar hasta aquí, pero España está en la final y sólo Holanda, el único equipo imbatido del campeonato, separa a la 'Roja' de la gloria mundialista. En su carta de presentación, una cifra: lleva 25 partidos consecutivos sin perder, 14 de ellos oficiales.

Holanda está muy lejos del espectacular equipo de Cruyff, pero ha conformado un bloque difícil de superar que sueña con vengar a aquella 'naranja mecánica' que se quedó con la miel en los labios en dos Mundiales consecutivos, en 1974 y 1978.

Si en los setenta los 'oranje' bailaban al ritmo de Cruyff y Neeskens, en Sudáfrica son Sneijder y Robben los encargados de guiar a su selección hasta lo más alto. Los dos ex madridistas están brillando con luz propia después de una gran temporada con sus clubes y son los líderes indiscutibles de nuestro rival en la finalísima.

Aunque Robben se perdió los dos primeros partidos por lesión, Holanda no sumó sus partidos por victorias hasta la reaparición de su estrella, en el tercer partido del Mundial. El del Bayern, contagiado por la senda victoriosa de su selección, ha demostrado ser un peligro constante por sus rápidas internadas desde la banda.

Sin embargo, el gran líder de esta Holanda es Wesley Sneijder, que disfruta del momento más dulce de su carrera. Campeón del triplete con el Inter de Milán, pondría el broche de oro a su año con el Mundial de Sudáfrica. Máximo goleador del torneo junto a Villa, todo el juego de ataque 'oranje' pasa por sus botas y su conexión con Robben es letal.

Bloque sólido y fiable

Hasta ahí lo conocido, los jugadores más mediáticos de Holanda. Pero hay más. No se puede llegar a la final de un Mundial sólo con dos jugadores. Comenzamos por el principio, Stekelenburg. El cancerbero del Ajax ha recibido cinco tantos en los seis partidos que ha disputado y es uno de los metas más sobrios y seguros del campeonato.

En la línea defensiva holandesa destaca John Heitinga. El ex jugador del Atlético de Madrid se ha convertido en el líder de la retaguardia 'oranje', bien escoltado por Boulahrouz, Mathijsen y Gio, que sorprendió en la semifinal con un auténtico misil que abrió el camino de los suyos a la final. Defensa fuerte y con vocación ofensiva.

En la medular, Van Bommel es el escudero de Robben y Sneijder. El veterano centrocampista es el encargado de la destrucción holandesa pero su lentitud podría hacerle pasar verdaderos apuros para detener a los 'bajitos' españoles en la final.

Quizá la línea que más dudas ha despertado en Holanda haya sido su delantera. Kuyt es trabajador, un jugador excelente, pero al que le cuesta mirar a la portería, mientras que que la irregularidad de Van Persie hipoteca la eficacia goleadora 'oranje' a las llegadas en segunda línea de Sneijder y Robben.

En definitiva, nos enfrentamos a un equipo fiable y sólido, que sabe aprovechar muy bien sus oportunidades y que, además, cuenta con variantes de calidad como Van der Vaart o Huntelaar. Un conjunto que ha hecho soñar a Holanda y que luchará contra España por un objetivo común: conseguir el primer Mundial de su historia.

Deportes

anterior siguiente