Enlaces accesibilidad

Juicio Bankia

Guindos señala a Bankia como el caso "más problemático" de la banca española y niega que forzara la dimisión de Rato

  • Dice que su voluntad era "sanear los balances de los bancos" y que "nadie se creía" las cifras de las entidades españolas
  • Rechaza que influyera en el FMI en el informe en el que el organismo señalaba a Bankia como una de sus preocupaciones

Por
Luis de Guindos declara que durante la crisis de Bankia él estaba ocupado en evitar el rescate

El exministro de Economía Luis de Guindos ha asegurado que Bankia era "el caso más problemático del sistema bancario español" en 2012 y que ese año, cuando se intervino, los organismos internacionales pedían ajustar las valoraciones de activos de las entidades a la realidad -"nadie se creía las cifras que había"- y acabar con las dudas sobre el sistema bancario español, que "lastraba" al conjunto de la economía española y que tenía "riesgo de contagio" a otros países. Además, De Guindos ha negado que pidiera la dimisión de Rodrigo Rato como presidente de la entidad, algo de lo que se enteró el 7 de mayo de ese año.

De Guindos -que fue ministro de Economía en la intervención del banco, pero no en la fusión que originó Bankia ni en su debut en el parqué- ha declarado este martes como testigo en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia por videoconferencia desde la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, organismo del que ahora es vicepresidente.

Desde allí ha asegurado, además, que el Ejecutivo vio que había un problema con la banca española, que no había hecho una valoración adecuada de los activos inmobiliarios, motivo por el que se aprobaron dos reales decretos -en febrero y mayo-, que iban a tener un impacto de 86.000 millones, para diluir el temor sobre España y "sanear los balances de los bancos" en un ejercicio de "transparencia absoluta" en un momento en el que "el objetivo del Gobierno era evitar que el país fuera rescatado completamente" ya que la situación de la economía española era "límite".

De Guindos ha desgranado los problemas de Bankia, una entidad sistémica "con una exposición enorme al sector inmobiliario y enormes necesidades de liquidez del BCE", que tenía un agravante: una de sus filiales, el Banco de Valencia, de la que tenía el 40%, había sido intervenida por el Banco de España al no poder salir en su ayuda.

14 horas - Guindos: "El objetivo en 2012 era evitar que el país fuera rescatado completamente"

De Guindos afirma que no influyó en el FMI

Según ha relatado De Guindos, el Banco de España le hizo partícipe de esta "dificultad", la cual fue a más por un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que señalaba a Bankia como "la entidad que más efectos negativos y contaminantes podía tener sobre el resto del sector". Sobre dicho documento, ha rechazado que presionara al FMI para adelantar su publicación, tal y como ha sugerido la defensa de Rato.

"Quien se crea que un ministro de Economía puede afectar a los comunicados del FMI se equivoca", ha afirmado antes de recordar que en esos momentos el director de la división de banca del organismo era José Viñals, antiguo subgobernador del Banco de España con Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Ese informe era "un elemento más de reconocimiento de la realidad" de Bankia.

Asimismo, se ha desmarcado de cualquier responsabilidad en materia contable, ya que era tarea del organismo regulador, el cual también debía aprobar los diferentes planes con los que los bancos pretendían superar las exigencias del real decreto.

"El Gobierno lo que hace es fijar las cosas, las entidades tienen que cumplir las obligaciones, y el Banco de España es el que decide si los planes son los adecuados o no", ha apuntado a la sección cuarta de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, a la que ha rechazado que el Ejecutivo entrara "en absoluto en temas concretos y específicos" relacionados con la planificación.

El exministro afirma que no se obligó a dimitir a Rato

Tampoco lo hizo con el plan de desinversiones y saneamientos presentado por Bankia al regulador, una estrategia que el propio Rato pidió presentar en un encuentro con De Guindos y sus tres principales competidores, los entonces presidentes de BBVA, Francisco González, Santander, Emilio Botín, y CaixaBank, Isidro Fainé, el 6 de mayo.

De Guindos ha asegurado que ahí, tras la exposición inicial del presidente de Bankia, tomaron la palabra los otros banqueros que dieron su opinión sobre el plan. "Hubo mucha desconfianza con ese plan, pero no se plantearon cuestiones personales", ha destacado el exministro, quien ha negado que se planteara un cambio de gobernanza o que Rato planteara su dimisión, en contra de lo que declaró Rato en el juicio, que, muy crítico, denunció "presiones políticas" y dijo que fue el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy quien le "echó" del banco.

El vicepresidente del BCE ha contado que se enteró de la dimisión de Rato el día 7 cuando éste le llamó desde su coche en el que iba a presentar su renuncia al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. A instancias del entonces presidente de Bankia, llamó a Jose Ignacio Goirigolzarri, que se había mostrado favorable a sustituirle en el cargo tras hablar con el Ejecutivo.

"El 8 de mayo me llama (Rato). Me dijo que estaba pensando en no hacer el cambio inmediatamente, si no esperar a la junta de Bankia, y nombrar en el interín a Goirigolzarri no como presidente, sino como consejero delegado o vicepresidente. Yo le dije que en absoluto, que convocara el consejo de administración y que dimitiera inmediatamente", ha afirmado.

Otro de los acontecimientos de esos días, que la entidad publicara las cuentas de 2011 sin el preceptivo informe de auditoría, fue un "hecho inaudito [que] ponía aún más el foco de atención" sobre el banco y que se enteró de ello el mismo día en el que la entidad la comunicó a la CNMV, el 4 de mayo.

"España era el principal riesgo para la economía de la zona euro"

El exministro español ha asegurado que nadie en la Unión Europea (UE) se creía las cifras del país, motivo por el que el entonces presidente del Consejo Europeo, Hermann van Rompuy, llegó a llamar para pedir que hubiera un evaluador independiente de la situación de la banca española.

"Nombramos a dos, Oliver Wyman y Roland Berger", ha detallado De Guindos, que ha relatado la relación existente entre banca y deuda pública y cómo el Tesoro español no podía rescatar a la banca del país con un déficit que rondaba el 10% y una elevada tasa de paro, además de otras cifras macroeconómicas.

"España era el principal riesgo para la economía de la zona euro", ha señalado De Guindos, quien ha llegado a relatar cómo -por ejemplo- en el G20 era el primero en hablar a petición de sus colegas para exponer la situación de la economía del país. "Se consideraba que si España tenía un problema y tenía que ser rescatada, eso iba a provocar el contagio de otros países (como Italia) y además en un momento muy delicado de la economía mundial", ha explicado.

Noticias

anterior siguiente