Enlaces accesibilidad

La era Trump

Trump se dice dispuesto a invitar a Kim a Estados Unidos si la cumbre de Singapur "va bien"

  • El presidente estadounidense se reunirá con el líder norcoreano el 12 de junio
  • Trump desliza que también abordarán poner fin definitivo a la Guerra de Corea
  • "Estoy totalmente preparado para marcharme si la cumbre no va bien", avisa

Por
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe. EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha dicho este jueves dispuesto a invitar al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, a visitar su país si la cumbre que ambos tienen previsto celebrar el próximo 12 de junio en Singapur para abordar la desnuclearización de la península de Corea "va bien".

Así lo ha señalado Trump en una rueda de prensa junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, a pocos días de la histórica reunión, en la que, según ha confirmado el mandatario estadounidense, también se tratará el final de la Guerra de Corea.

"Bueno, podría ser, podríamos firmar un acuerdo, como saben eso sería un primer paso. Pero sí, estamos mirándolo, estamos hablando de ello con otra mucha gente. Esa es probablemente la parte fácil, la parte difícil viene después", ha dejado caer Trump al ser preguntado por la posibilidad de que se cierre un acuerdo de paz definitivo entre Corea del Norte y Corea del Sur, que técnicamente siguen en guerra pese la firma de un armisticio en 1953.

Estoy totalmente preparado para marcharme si la cumbre no va bien

En cualquier caso, Trump ha demostrado que lo suyo no son los matices y, en la misma rueda de prensa, ha asegurado que abandonará la reunión con Kim si no hay avances: "Estoy totalmente preparado para marcharme si la cumbre no va bien". De hecho, hace apenas dos semanas dio por cancelada la cumbre de forma abrupta, aunque solo un día después aseguraba que se habían retomado las conversaciones.

Kim Jong-un duda de las garantías de seguridad que le ofrece Estados Unidos a cambio de desnuclearizarse

Optimismo y amenazas

El mandatario estadounidense, de todas formas, se ha mostrado optimista sobre una cumbre que, en caso de cumplir con las expectativas de la Casa Blanca, conllevará la desnuclearización de Corea del Norte, "un asunto peligroso" que, según Trump, debería haber sido resuelto "hace tiempo, no ya solo por [Barack] Obama, sino por otros presidentes".

A pesar de este optimismo, Trump ha indicado que por el momento habrá que esperar antes de estudiar la posibilidad de suspender las sanciones que pesan sobre Corea del Norte y ha vuetlo a advertir, además, de que tiene preparada una lista de "más de trescientas" posibles represalias económicas por si las negociaciones no llegan a buen puerto.

Tienen que ceder sus cabezas nucleares. Si no se desnuclearizan, no será aceptable

"Si después de la cumbre me oís decir las palabras 'máxima presión', será que la reunión no ha ido bien", ha subrayado Trump, quien se ha marcado un objetivo claro: "Tienen que ceder sus cabezas nucleares. Si no se desnuclearizan, no será aceptable", ha remarcado.

Abe, por su parte, ha asegurado que Tokio y Washington están "perfectamente coordinados", si bien se ha mostrado mucho más tajante al referirse a bajo qué condiciones se podría hablar de una relación exitosa: "No repetiremos los errores del pasado", ha recalcado, antes de enumerar que Japón exige acabar con el programa nuclear, poner fin a los ensayos con misiles balísticos y liberar a los prisioneros de su país que Corea del Norte retiene desde hace décadas.

Noticias

anterior siguiente