arriba Ir arriba

Los candidatos a la Presidencia de EEUU han regresado este martes a la campaña con actitudes casi opuestas tras el debate del lunes, que dejó a la demócrata Hillary Clinton aún más segura de sus opciones y al republicano Donald Trump cargado de quejas y con la amenaza de ser más duro en el próximo encuentro. La mayoría de los medios de comunicación estadounidenses, basándose en encuestas de grupos de votantes, dieron a Clinton como ganadora del debate en la Universidad de Hofstra, en el estado de Nueva York, el primero de los tres que mantendrán los candidatos antes de las elecciones de noviembre.

Pero Trump quiso disputar ese consenso y señaló a varios culpables de sus fallos en el debate, entre ellos el moderador, Lester Holt, y un micrófono supuestamente defectuoso. "El volumen estaba mucho más bajo que en el de ella y el sonido se cortaba. No podían oírme en la sala", protestó Trump en una entrevista en el programa de televisión "Fox and Friends", en la que también acusó a Holt de evitar los temas más espinosos para Clinton mientras a él le sometía a "preguntas hostiles".

Frente a las acusaciones de Trump, su rival demócrata se mostró segura y radiante en una comparecencia ante los medios de comunicación en Nueva York. "Alguien que se queja del micrófono no ha tenido una buena noche", espetó Clinton en referencia a las denuncias de Trump. "Creo que los espectadores tuvieron una verdadera oportunidad de empezar a comparar nuestras políticas", opinó la ex secretaria de Estado, quien destacó las diferencias en cuanto a "temperamento, capacidad y cualificación" entre los dos candidatos.

El primer debate entre los candidatos a la Casa BlancaHillary Clinton y Donald Trumpha sido tenso y ha estado marcado por las constantes acusaciones que ambos aspirantes han intercambiado sobre sus respectivos pasados. La demócrata ha puesto en duda los negocios del magnate e incluso le ha reprochado sus comentarios racistas y machistas, mientras que el republicano ha cuestionado la experiencia política de Clinton y ha recordado la polémica con sus correos electrónicos.

Clinton y Trump han chocado de frente en el esperado cara a cara. Desde la Universidad de Hofstra, en Long Island, Nueva York, y durante los más de 90 minutos que ha durado el enfrentamiento, los candidatos se han lanzado duros ataques: la demócrata ha utilizado el pasado empresarial de Trump y este le ha respondido desprestigiando sus numerosos años en política y su experiencia como secretaria de Estado (2008-2012).

La nota cómica se ha producido a continuación, cuando Donald Trump ha 'promocionado' su nuevo hotel. En medio de un discurso sobre la forma de hacer negocios, el magnate ha recordado que acababa de inaugurar un hotel en la Avenida Pensilvania, frente a la Casa Blanca en la ciudad de Washington. Sin duda Trump no pierde una ocasión para promocionar sus negocios.

En el siguiente 'recado' de la demócrata, esta ha calificado, aunque indirectamente, a Trump de 'machista'. Clinton ha afirmado que el candidato del Partido Republicano había comentado que las mujeres eran unas "perras" y que en una ocasión se había referido a una candidata de un concurso de belleza como la señora Peggy. La demócrata ha querido poner de nuevo sobre la mesa la importancia que tiene el voto de las mujeres en su campaña.

Primer 'cara a cara' entre los dos aspirantes a la presidencia de EE.UU: la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.
Durante 90 minutos, Clinton y Trump defenderán sus candidaturas de cara a la cita con las urnas el 8 de noviembre.
El debate, moderado por el presentador de la NBC Lester Holt, está dividido en seis segmentos temáticos de 15 minutos cada uno y abiertos a la actualidad más inmediata. Cada uno de ellos arrancará con una pregunta del moderador y seguirá con una breve exposición de cada candidato previa al 'cara a cara' como tal.

En EE.UU. esta próxima madrugada, Hillary Clinton Donald Trump van a protagonizar su primer cara a cara. Un debate que podrán seguir a través del canal 24 Horas y que puede convertirse en el más visto en la historia del país. El debate se retransmitirá a las 21:00 hora local (03.00 del martes, hora española) y durará hora y media. Es la primera oportunidad para que los estadounidenses puedan medir a los candidatos frente a frente y conocer mejor sus propuestas políticas. Pese a ser el estreno tanto de Clinton como Trump en un debate presidencial, es el neófito magnate inmobiliario el que atrae todas las miradas ante la posibilidad de que, como ha hecho durante este último año de campaña, redefina y empuje los límites de la tradición política estadounidense con su estilo populista. Se espera que este careo, que moderará el periodista de la cadena televisiva NBC Lester Holt supere los 80 millones de televidentes que vieron el debate entre el entonces presidente, el demócrata Jimmy Carter, y el republicano Ronald Reagan en 1980.

Coincidiendo con el día del cara a cara, Bloomberg ha publicado este lunes una encuesta en la que da un 43% de intención de voto a Trump y un 41% para Clinton si se toma en cuenta a los minoritarios Partido Liberal (Gary Johnson) y Verde (Jill Stein), que obtienen un 8% y 4%, respectivamente.

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, y su rival republicano, Donald Trump, llegan virtualmente empatados a su esperado primer debate del lunes, según un sondeo nacional publicado por Washington Post y ABC News.

Clinton es respaldada por el del 46% de los votantes probables consultados, frente al 44% de Trump, y el resto se lo reparten los candidatos minoritarios, Gary Johnson (5%), del Partido Libertario, y Jill Stein (1%), del Partido Verde.

 

Los ataques del fin de semana han vuelto a poner en el centro de la campaña electoral estadounidense dos temas, el terrorismo y las políticas de inmigración. Donald Trump promete más dureza si llega a la Casa Blanca mientras que Hillary Clinton acusa al candidato republicano de incitar a la violencia y al odio contra los musulmanes.

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, ha protagonizado otro momento muy comentado en el programa norteamericano The Tonight Show Starring Jimmy Fallon. El presentador y humorista preguntó a Trump si podía hacer algo "poco presidencial", y acto seguido le revolvió el pelo para demostrar que es natural y no lleva peluquín, un comportamiento criticado por algunos que acusan al presentador de tratar de humanizar a su invitado. Según Associated Press, Trump prohibió a los fotógrafos capturar el momento.

El candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, ha mencionado este jueves algunos puntos de su estrategia económica según los cuales asegura un crecimiento económico bajo su mandato de un 3,5%. También augura beneficios fiscales para los ricos y también para los pobres, y redirigir el dinero al país evitando la fuga de empresas y facilitando su actividad.

De paso, ha mostrado los informes médicos sobre su salud, dentro de la controversia suscitada tras el reciente desvanecimiento sufrido por Hillary Clinton debido a una neumonía ocultada a la opinión pública. Donald, aunque roza el sobrepeso y le sobra colesterol, está hecho un chaval a sus 70 años. A este panorama la rival demócrata opone su vuelta a la carga en la arena electoral de Carolina del Norte y Washington,eso sí, con la revisión médica haciendo aguas por la tiroides y las alergias, pero en excelente estado de revista, según los galenos de la candidata.

El ex secretario de Estado de EE.UU. Colin Powell considera que el candidato republicano a la Presidencia, Donald Trumpes una "desgracia nacional" y un "paria internacional", según revelan varios de sus correos electrónicos personales filtrados en internet por piratas informáticos.

Powell, general retirado, ha confirmado este miércoles a la cadena NBC la autenticidad de esos correos personales y ha añadido que los piratas tienen "muchos más" de los que ya han divulgado.

En uno de esos correos, dirigido a un exasesor y fechado el 17 de junio, Powell llama a Trump "desgracia nacional" y "paria internacional", y agrega que el candidato a la Casa Blanca está "en el proceso de destruirse a sí mismo, sin necesidad de que los demócratas lo ataquen".

En otro de los correos, el ex secretario de Estado califica de "racista" la teoría de Trump acerca de que el presidente de EE.UU., Barack Obama, no nació realmente en el país.