Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La Casa Blanca ha confirmado que Donald Trump va a declarar el estado de emergencia nacional para conseguir, de esta forma, los fondos necesarios para construir el muro con México. El presidente sí firma la ley presupuestaria que evita un nuevo cierre de la Administración, pero se sirve de la bandera del miedo a la inmigración para poder jugar, casi a voluntad, con los presupuestos destinados a asuntos urgentes como catástrofes naturales, pudiendo así dotar de fondos la partida para construir la barrera fronteriza.

Washington acoge este jueves la conferencia de donantes para Venezuela, donde acaba de llegar un cargamento de 933 toneladas de medicinas procedentes de Cuba y China, dos de los principales socios internacionales que aún mantiene Nicolás Maduro, el presidente chavista que acaba de calificar de “festín del odio” la reunión que han mantenido hace unas horas el estadounidense Donald Trump y el colombiano Iván Duque.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pedido unidad y colaboración al Partido Demócrata para legislar en el país, aunque también ha tenido críticas contra la oposición por el bloqueo de los fondos para financiar el muro con México. Trump dedicó buena parte del discurso a la política internacional: fechó la próxima cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, y habló sobre la retirada de las tropas en Siria y Afganistán.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha llamado al Partido Demócrata a la "cooperación y el compromiso" para legislar en Estados Unidos con la financiación para el muro con México como prioridad para su agenda en 2019. "En el pasado, la mayoría de las personas en esta sala votaron por un muro, pero el muro adecuado nunca se construyó. Lo haré construir", ha advertido durante su segundo discurso sobre el Estado de la Unión

El ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, asegura en '24 horas de RNE' que no romperá relaciones con Europa: "Siempre el hemos dado mucha importancia a las inversiones de Europa a Venezuela y seguiremos haciéndolo. Sería un pecada romper relaciones con las comunidades europeas", asegura Arreaza. El ministro venezolano también ha inistido en señalar a EE.UU como el instigador de lo que denomina como "golpe de estado".

Venezuela vive, probablemente, sus momentos más críticos desde la muerte de Hugo Chávez hace casi seis años. Hoy, Nicolás Maduro ha dicho que no va a adelantar las elecciones presidenciales, como le pide la Unión Europea y gran parte de la comunidad internacional.

Maduro ha dicho que hay un complot contra él y que si le ocurre algo será Donald Trump el culpable y el responsable. En unas horas comienzan las concentraciones convocadas por la oposición en todo el país que serán el preludio de la gran marcha prevista para el sábado. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido el primer mandatario en reconocer al opositor Juan Guaidó como presidente "legítimo de Venezuela", según ha informado en un comunicado. Washington ha pedido a Maduro que renuncie al cargo y no descarta ninguna opción si el líder venezolano recurre al poder. Varios países han replicado la decisión estadounidense: Canadá, Brasil, Bolivia, Guatemala, Perú, Chile, Ecuador o Argentina, entre otros. 

A Nidia Quiñones la encontramos haciendo cola para recoger comida gratis, en un restaurante solidario que alimenta a los funcionarios durante el cierre de gobierno en EE.UU.. Dice que ya le está costando "poner comida en la mesa", una expresión muy estadounidense. Trabaja en el juzgado, en la sección de crímenes. La consideran "esencial" para la seguridad del país, así que está obligada a seguir trabajando, pero sin cobrar. Sigue pagando el transporte y los gastos y no puede buscar un trabajo alternativo.

David es español y lleva ocho años en Estados Unidos, y se ha visto afectado por el cierre parcial del Gobierno en EE.UU.Trabaja en la misión de la NASA Restore-L. Tiene que construir un satélite con brazos robóticos que pueda viajar al espacio y reparar de forma autónoma otros satélites en órbita. Desde el 22 de diciembre, trabaja desde casa porque el centro está cerrado. Su hijo Gonzalo, de cuatro años, también está en casa porque su guardería está dentro del recinto de NASA. David también tiene dos bebés (una pareja de mellizos), una hipoteca y muchas facturas. En su casa se preguntan qué va a pasar con sus próximas nóminas. Han vivido muchos cierres de gobierno, pero ninguno tan largo.