arriba Ir arriba

Un fuerte terremoto de magnitud 7,4 ha sacudido Japón, en la misma zona donde hace cinco años se vivió el desastre nuclear de Fukushima, aunque en esta ocasión, por fortuna, no ha habido víctimas ni daños graves. Tras el seísmo se ha activado una alerta de tsunami, pero se ha levantado poco después ya que las olas que han llegado han sido pequeñas.

Un terremoto de magnitud 7,4 ha sacudido este martes (lunes por la noche hora peninsular española) el fondo del mar frente a la costa este de Japón. El temblor ha tenido lugar a 25 kilómetros de profundidad en el Pacífico y el epicentro se ha situado a 50 kilómetros de la ciudad de Okuma, en la región de Fukushima. Durante seis horas ha estado activa la alerta por tsunami.

Son las primeras imágenes de Ghost in the shell, lo nuevo de Scarlett Johanson que interpreta a la mayor Kusunagi, una cyborg-humana que está al frente de una unidad de policía encubierta que lucha contra los crímenes tecnológicos. Para presentarla la actriz apareció en Tokio como una estrella del pop. La película, explica, tiene mucha acción y es muy visual. Basada en un manga que también se adaptó con éxito como anime, algunos seguidores del cómic han criticado la elección de una actriz occidental para el personaje pero Johanson, curtida ya en las lides de heroína con el personaje de la viuda negra para Marvel, no ve problema en el cambio de raza. La película rebaja también la carga erótica de los dibujos. Para la actriz, el desafío ha sido, dice, convertirse en cyborg.

El emperador de Japón, Akihito, ha expresado este lunes que, debido a su avanzada edad y a su estado de salud, padece "muchas limitaciones" por lo que le será difícil "seguir asumiendo responsabilidades importantes", en un mensaje televisado dirigido al pueblo nipón.

"Me preocupa que pueda convertirse en algo difícil para mí asumir mis responsabilidades como símbolo del Estado, tal y como he venido haciendo hasta ahora", dijo Akihito, de 82 años, que ha aludido así a la posibilidad de abdicar en el futuro.

En la segunda intervención de este tipo que el monarca hace desde que accediera al Trono del Crisantemo en 1989, Akihito evitó referirse directamente a su intención de abandonar el cargo pues la Constitución no contempla en la actualidad la sucesión en vida.