Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Sube la tensión diplomática en el Mediterráneo oriental por el choque entre Grecia y Turquía por los ricos yacimientos de gas bajo el mar, al sur de la isla griega de Castelorizo, frente a la costa turca. Cuatro países de la Unión Europea (Grecia, Francia, Italia y Chipre) realizan maniobras militares en la zona, que también patrullan barcos de guerra turcos.

Ankara asegura que tomará lo que considera suyo, mientras Atenas ha decidido ampliar las fronteras marítimas en el mar Jónico. Por su parte, la Unión Europea apoya a Grecia, pero Francia quiere sanciones mientras Alemania se opone.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha dado 72 horas a China para cerrar su consulado en Houston (Texas), una decisión que ha sido duramente criticada por el Gobierno de Pekín, que ha amenazado con tomar represalias si no rectifica. La orden dictada por Washington se produce en medio de las tensiones políticas que enfrentan a las dos mayores economías del mundo desde hace meses.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, ha asegurado que lo que habló la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, con el ministro de Transportes de España, José Luis Ábalos, en su polémico encuentro en el aeropuerto de Barajas en Madrid es un "secreto" que no le ha desvelado. "Eso es secreto de Delcy, ella no me ha contado ese secreto, qué hablo con Ábalos", ha dicho escuetamente Maduro durante una rueda de prensa en la que se pronunció por primera vez al caso desde que se conoció el pasado 24 de enero.

Marruecos ha aprobado el aumento de sus aguas territoriales, lo que implica que se solaparán con las de las Islas Canarias. Esta polémica ha surgido en vísperas de la visita de la ministra de Asuntos Exteriores. Con la nueva delimitación de sus fronteras marítimas, Marruecos también se apropia de las aguas del Sáhara Occidental que no le corresponden según la ONU. El Frente Polisario ya ha condenado esta decisión.