Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El ministerio de Unificación de Corea del Sur ha confirmado que Corea del Norte ha destruido la oficina de enlace intercoreana que ambos países crearon en el año 2018 para acercar posturas. La destrucción de este edificio ahonda en el deterioro de la relación entre ambos países que viene produciéndose desde hace semanas. Pyongyang ya cortó hace unos días las comunicaciones con Seúl, incluido el teléfono rojo entre ambos mandatarios, y amenaza con remilitariza la frontera, mientras que Corea del Sur ha reforzado en los últimos días la vigilancia fronteriza. Corea del Norte se queja de que muchos desertores que viven en Corea del Sur están enviando globos con propaganda contraria al régimen de Kim Jong-un.

La incógnita sobre su estado de salud está alimentada por las sospechas de que pudo haber sido operado quirúrgicamente recientemente, con complicaciones posteriores de salud, en medio de la oscuridad informativa que rige en el país del norte. El dirigente se ha ausentado de importantes celebraciones como el cumpleaños de su abueloy fundador de la nación, Kim Il Sung.

La cadena estadounidense CNN había informado del estado crítico de Kim Jong-un tras una intervención quirúrgica. Disidentes norcoreanos han informado en un medio digital surcoreano de que el mandatario se recupera de una operación por problemas cardiovasculares debido al sobrepeso, tabaquismo y exceso de trabajo. El hermetismo informativo de Corea del Norte y la ausencia de Kim Jong-un de un acto público el 15 de abril alimentan los rumores. El Gobierno de la vecina Corea del Sur asegura no tener notificación oficial sobre el estado de salud del líder norcoreano.

En Estados Unidos la foto histórica que hoy ha dado la vuelta por todo el mundo del primer presidente norteamericano, Donald Trump, pasando la línea de separación interfronteriza hacia Corea del Norte y saludar a su dirigente Kim Jong-un no ha gustado. Críticas de los Demócratas que afirman que ha ido a busca la foto para conseguir ventaja electoral, puesto que sobre el tema de la desnuclearización nada se ha avanzado en los ultimos tres años de contacto. 30/06/19

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, han celebrado una histórica e improvisada cumbre en la militarizada frontera intercoreana que ha servido para reactivar las conversaciones sobre desnuclearización, estancadas desde febrero.
Tras concluir su encuentro con Kim, Trump ha dicho que "en las próximas dos o tres semanas van a empezar a trabajar los equipos", y que al frente de la delegación estadounidense van a estar el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el enviado especial de EEUU para Corea del Norte, Stephen Biegun. El reinicio de estos contactos es el resultado de un encuentro organizado de manera inesperada que ha acabado convertido en una cumbre informal y que ha contado nuevamente con el apoyo del presidente surcoreano, Moon Jae-in, una figura clave para mediar en el proceso de desnuclearización. 30/06/19
 

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se han saludado este domingo en la Zona Desmilitarizada (DMZ) que divide las dos Coreas, un acto histórico cargado de simbolismo que ha tenido lugar sobre las 8.45 horas peninsular española. "Es un gran día para el mundo", ha asegurado Trump durante el encuentro, en el que ha invitado a Kim a la Casa Blanca, informa AFP. Tras el saludo, Trump ha avanzado acompañado por Kim hasta territorio norcorano, convirtiéndose en el primer mandatario estadounidense en cruzar la frontera.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se han saludado este domingo en la Zona Desmilitarizada (DMZ) que divide las dos Coreas, un acto histórico cargado de simbolismo ha tenido lugar sobre las 8.45 horas peninsular española. "Es un gran día para el mundo", ha asegurado Trump durante el encuentro. Tras el saludo, Trump ha avanzado acompañado por Kim hasta territorio norcorano, convirtiéndose en el primer mandatario estadounidense en cruzar la frontera.

El hermano del líder norcoreano asesinado en Malasia en 2017 colaboraba con la CIA. Según el diario The Wall Stret Journal, Kim Jong-nam  colaboraba también con los servicios de inteligencia chinos aunque no está claro qué información podía proporcionar. Llevaba fuera de Corea del Norte 17 años.
El periodico estadounidense, apunta que no solo era espía para Pekín sino que habría tenido varios contactos con agentes de la CIA. El diario norteamericano cita una fuente anónima, pero con cautela.