Enlaces accesibilidad

Blesa, el inspector de Hacienda elegido para presidir Caja Madrid que acabó condenado por la Justicia

  • Fue condenado por apropiación indebida en el caso de las tarjetas opacas
  • Ingresó en prisión en 2013 en la investigación de la compra del CNB de Florida
  • Tenía pendientes otras causas por retribuciones a exdirectivos y las preferentes
  • Amigo del expresidente José María Aznar, presidió la caja entre 1996 y 2009
  • Durante ese periodo duplicó su tamaño, cuarta entidad financiera del país

Enlaces relacionados

Por
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, a su salida de la prisión madrileña de Soto del Real en junio de 2013
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, a su salida de la prisión madrileña de Soto del Real en junio de 2013. Kiko Huesca

Miguel Blesa, que ha aparecido muerto este miércoles, fue uno de los banqueros más poderosos del país en los años en los que estuvo al frente de Caja Madrid, cuyo tamaño dobló entre 1996 y 2010. Su gestión de la entidad le había llevado ante la justicia, que le condenó por apropiación indebida en el caso de las tarjetas opacas y que investigó la compra del City National Bank de Florida -caso por el que llegó a ingresar en prisión-, ya cerrada. También estaba siendo investigado por las participaciones preferentes y por las retribuciones de la alta dirección de la caja entre 2007 y 2010, caso por el que se había abierto juicio oral.

Nacido en Linares (Jaén) el 8 de agosto de 1947, Blesa estudió Derecho en la Universidad de Granada. En 1978 ingresó en el Cuerpo de Inspectores Financiero y Tributarios del Estado, obteniendo el primer destino en la delegación de Hacienda de Logroño, recoge Efe. Allí compartió varios años de convivencia con el expresidente del Gobierno José María Aznar, del que era íntimo amigo, una relación que algunos consideraron clave para que Blesa -afiliado del PP- llegara en 1996 a la presidencia de Caja Madrid sin experiencia en la banca.

Condenado por las black, ingresó en prisión por otra causa

Tres años después de dejar su cargo, Blesa se convirtió en el primer banquero de la reciente crisis financiera que pisó la cárcel y lo hizo en 2013, hasta en dos ocasiones, por decisión del juez Elpidio Silva, que investigaba la compra del City National Bank of Florida por parte de Caja Madrid.

Silva ordenó su ingreso en prisión en mayo de 2013, de donde salió un día después tras pagar un fianza de 2,5 millones de euros. El 5 de junio volvió a entrar en la cárcel por orden del mismo juez en base a nuevas pruebas, decisión que fue avalada por la Audiencia Provincial de Madrid el 14 de junio, aunque cinco días más tarde este tribunal anuló la investigación del juez Silva y todas las actuaciones derivadas. Más adelante, el juez fue condenado a 17 años y medio de inhabilitación por prevaricación en este caso.

Esta causa fue cerrada, pero no otras. El pasado mes de febrero Blesa fue condenado a seis años de cárcel como autor de un delito continuado de apropiación indebida en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid. En el fallo, que no es firme y que el expresidente de la entidad recurrió ante el Supremo, se consideró probado que él y su sucesor en el cargo Rodrigo Rato dirigieron una operativa por la cual se entregaban las tarjetas VISA opacas a ellos mismos y a los consejeros y directivos para sus gastos personales sin necesidad de que los justificaran a pesar de que no era legal. La sentencia señala que Blesa "propició" el uso de dichas tarjetas.

Además el banquero tenía otras causas pendientes. El Juzgado de Instrucción nº 45 de Madrid decretó el pasado mes de febrero apertura de juicio oral contra Miguel Blesa y el que fuera director general Ildefonso Sánchez Barcoj por un delito de administración desleal continuada en relación con las retribuciones de los directivos de la entidad entre los años 2007 y 2010 y que supusieron un perjuicio, según el FROB, superior a los 14 millones de euros. Por este caso, el expresidente de Caja Madrid se enfrentaba a una petición de cárcel de 4 años por parte de la Fiscalía Anticorrupción.

Blesa también estaba siendo investigado por el diseño, implantación, emisión y comercialización de las participaciones preferentes de Caja Madrid, un producto en el que miles de clientes perdieron su dinero y que defendió culpando a los consumidores al señalar que cualquiera que tuviera la más mínima curiosidad se debería haber leído el tríptico informativo que se les entregaba al contratarlas.

Lideró Caja Madrid durante 13 años

Blesa, que llegó al cargo de presidente de Caja Madrid en 1996, dobló la dimensión de Caja de Madrid, la segunda caja de ahorros y la cuarta entidad financiera del país. Sin embargo, con la llegada de la crisis económica salieron a la luz las dificultades a las que se enfrentaba, sobre todo, por el negocio inmobiliario.

A esta situación se sumó en 2008 la presión por el control político de la entidad entre la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, ambos gobernados por el PP, con Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, respectivamente. 

Blesa luchó para optar a su reelección como presidente de la entidad -en el que agotó todas las posibilidades legales- con el apoyo del entonces alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón, pero no lo logró. Fue sustituido en el cargo por el exvicepresidente del Gobierno y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato, elegido por unanimidad el 28 de enero de 2010.

Tras su salida de la caja, Caja Madrid entró en un proceso crítico y de profunda reestructuración en el que se unió con Bancaja y otras cinco entidades y dio origen a Bankia, que tuvo que ser nacionalizada y a la que se inyectó más de 22.000 millones de euros de dinero público, una operación que precipitó el rescate bancario español.

Noticias

anterior siguiente