Enlaces accesibilidad

Montoro defiende la amnistía fiscal como "cebo para pececitos" y ofrece prohibirlas por ley

  • "Acata" la sentencia del Constitucional pero asegura que no fue un "error"
  • Asegura que hay que tener en cuenta el contexto y el dinero aflorado
  • Defiende que fue una medida que no les gustó pero que evitó el rescate
  • La oposición ve insuficientes las explicaciones sobre la amnistía fiscal
  • Montoro rechaza dimitir y dice que Rajoy decide "quién está en la cancha"

Por
Montoro propone prohibir por ley las amnistías fiscales

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha insistido este miércoles en que el Tribunal Constitucional declaró ilegal la amnistía fiscal por haber introducido la norma a través de un decreto-ley y que el tribunal ni se pronuncia sobre el contenido ni su sentencia tendrá consecuencia alguna sobre la regularización

Montoro, que ha empezado "acatando y respetando" la sentencia del garante de la Constitución, ha defendido que la Declaración Tributaria Especial (DTE) -conocida como amnistía fiscal- por la que se recaudaron 1.200 millones de euros "no fue un error", porque permitió aflorar 40.000 millones ocultos que a partir de este punto tributaron en ejercicios sucesivos. Admite que se recaudó la mitad de lo calculado pero defiende que equivale al 90% del fondo para dependencia.

La comparencia de Montoro en la Comisión de Hacienda no se ha limitado a una defensa de su amnistía fiscal en 2012, el ministro ha aprovechado para proponer la prohibición por ley de estas regularizaciones y avanzar un incremento "extraordinario" en la plantilla de la Agencia Tributaria.

Montoro argumenta que "se ha demostrado que los procesos de regularización no gustan a nadie" y ha añadido que será una medida innecesaria en un nuevo contexto de transparencia internacional, con la entrada en vigor en 2018 del intercambio automático de información fiscal.

El PSOE, que ha presentado en el Congreso una petición de reprobación del ministro, ha criticado que el Partido Popular rechazó una propuesta de los socialistas para prohibir las amnistías y que este anuncio se hace cuando, consideran, el Constitucional ha invalidado cualquier posibilidad de volver a desarrollar una amnistía fiscal.

Urgencia de la situación económica en 2012

El ministro de Hacienda ha justificado sin embargo la medida en 2012 por la urgencia de la situación económica, en un momento, ha dicho, en el que presidentes autonómicos y empresarios pedían al presidente del Gobierno que solicitase el rescate a Bruselas. También ha valorado la DTE como una forma de detectar defraudadores: "Había que echar el cebo a los pececitos".

Montoro considera que esta medida, como otras muchas que tuvieron que adoptar de urgencia y "que nadie esperaba de ellos" y no les gustaban, consiguieron que el país no fuera rescatado y creciera durante dos años por encima del 3%.

Lo que ha sucedido estos años, explicó, es que las personas que se acogieron a la 'amnistía fiscal' y las que han utilizado el Modelo 720, "al saber que la Agencia Tributaria puede ejercer sobre ellas una vigilancia especial, no han tenido más salida que seguir confesando incrementos patrimoniales que, en parte, supone afloramiento de patrimonios ocultos".

Los diferentes portavoces en la Comisión de Hacienda han criticado al ministro por pretender justificar la amnistía como alternativa al rescate de España o por no explicar por qué razón se rebajó el tipo al que finalmente se regularizó el dinero aflorado.

El portavoz de Unidos Podemos, Alberto Garzón, ha señalado que la amnistía fiscal fue una opción "política" y que la recaudación de cerca de 1.200 millones de euros proveniente de la regularización no suponía ingresos suficientes para frenar el déficit.

El diputado de Ciudadanos, Francisco de la Torre, le ha recordado a Montoro que la Academia de la Lengua llama amnistía fiscal a perdonar impuestos, por mucho que el ministro lo quiera denominar regularización.  A su juicio, la amnistía ha sido además un fracaso porque con el dinero aflorado solo se ha conseguido una recaudación anual adicional de 350 millones de euros, una cifra que ha considerado inferior al "coste en legitimación" de la medida.

Critica el oportunismo de la oposición

El ministro reprocha a la oposición, sin embargo, que en su momento se atacó la medida para que "se olvidara" quién gobernaba en el origen de la crisis y que se mantiene la crítica queriendo obviar el contexto en el que se optó por el DTE, que sigue sin considerar una "amnistía".

Ya en una interpelación del PSOE este mismo miércoles había criticado que no se tuviera en consideración la afloración de dinero oculto durante el gobierno de Zapatero y que haya más socialistas acogidos a la regularización que populares.

El diputado del PSOE Julián López Milla ha criticado que el ministro haya deslizado que hay dirigentes del PSOE acogidos a la amnistía fiscal y le ha preguntado si sabe los nombres de las personas que se beneficiaron de este procedimiento, ante lo que le ha urgido a que publique la lista de amnistiados.

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, había pedido al PSOE que no "perturbe" la estabilidad política del país al pedir su dimisión y ha afirmado que es el presidente del Gobierno quien decide cuando "uno o varios jugadores entran o salen de la cancha de juego".

Además, ha puntualizado que cuando llegaron al Gobierno aprobaron un Real Decreto ley que contemplaba medidas tributarias que limitaron los gastos financieros de las grandes empresas y pusieron un recargo en el IRPF, y que ninguna de ellas fue recurrida por los socialistas.

Noticias

anterior siguiente