Anterior Al menos 16 soldados afganos muertos por error en un ataque del Ejército americano Siguiente El tren de Rigoberto Urán tiene parada en el Vélodrome de Marsella Arriba Ir arriba
Un montaje con las banderas de Canadá y de la Unión Europea
Un montaje con las banderas de Canadá y de la Unión Europea. Getty Images

La región belga de Valonia rechaza el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá y pone en riesgo su ratificación

  • Piden al Gobierno regional que no delegue sus poderes al federal para firmarlo

  • Canadá envía a un representante especial para reunirse con los líderes de Valonia

  • Austria anuncia que no bloqueará la ratificación, prevista para el 27 de octubre

|

El Parlamento de la región belga de Valonia, la mitad francófona al sur del país, ha votado en contra del acuerdo de libre comercio negociado entre la Unión Europea (UE) y Canadá, conocido como CETA, lo que pone en riesgo su ratificación.

Los diputados valones han aprobado, tras cerca de dos horas de debate, una moción por la que piden al Gobierno de la región que no delegue sus poderes al federal para firmar el tratado, cuyo texto está ya cerrado. El miércoles, el Parlamento de la Federación Valonia-Bruselas ya había aprobado una resolución en el mismo sentido.

El ministro presidente de la región de Valonia -que representa a una población de unos 3.563.000 habitantes-, Paul Magnette, aseguraba antes de la votación que no daría "plenos poderes al Gobierno federal para que Bélgica respalde la firma del CETA el 18 de octubre". Al mismo tiempo, precisó que no rechaza de manera definitiva ese tratado comercial sino que considera que "la declaración interpretativa -adjuntada al CETA la pasada semana- no ofrece suficientes garantías" y que "no tiene el mismo valor jurídico que el tratado".

El Gobierno canadiense ha anunciado que su representante especial para el acuerdo comercial, Pierre Pettigrew, está viajando a Europa para reunirse con los líderes de Valonia. Pettigrew, exministro de Asuntos Exteriores de Canadá, fue nombrado el pasado agosto representante especial del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para la promoción del CETA ante la creciente oposición en el ámbito comunitario al tratado.

Por su parte, el canciller federal de Austria, el socialdemócrata Christian Kern, ha anunciado que su país no bloqueará la ratificación del acuerdo, tras semanas de incertidumbre acerca de la postura austríaca. "Austria no va a entorpecer el proceso de ratificación", ha dicho el jefe de Gobierno austríaco.

El portavoz de la Comisión Europea (CE) Alexander Winterstein ha indicado en la rueda de prensa diaria de la institución que "seguimos los debates en los Estados miembros", y ha añadido de cara al Consejo de Ministros de Comercio de la UE del próximo martes en el que se esperaba el respaldo al la firma del CETA que "los trabajos están en curso". La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, había apuntado al próximo 27 de octubre, para cuando se espera la celebración de una cumbre UE-Canadá, como fecha para poder firmar el acuerdo.

El CETA ha suscitado el rechazo de parte de la sociedad civil europea y canadiense por, entre otros puntos, incluir un sistema de tribunales al margen de la justicia de cada país para abordar posibles conflictos entre estados e inversores.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente