Enlaces accesibilidad

Cientos de miles de manifestantes protestan contra la reforma laboral en Francia

  • Los sindicatos han anunciado una nueva jornada de movilización el 9 de abril
  • Denuncian que se trata de "facilitar el despido" y debilitar los derechos laborales
  • El Gobierno se muestra dispuesto a introducir algunos matices en la norma
  • La huelga ha provocado 109 cancelaciones en los aeropuertos españoles

Por
Cientos de miles de manifestantes contra la reforma laboral en Francia

Francia ha vivido una nueva huelga general convocada contra la reforma laboral impulsada por el presidente, François Hollande. La convocatoria realizada por los cuatro grandes sindicatos franceses y las dos mayores organizaciones estudiantiles ha provocado problemas en el transporte.

Unos 390.000 manifestantes han marchado por las calles de las principales ciudades, según los datos oficiales del Ministerio del Interior francés y la Prefectura de París -el doble que en el anterior paro-, mientras que las centrales convocantes elevan la cifra hasta 1,2 millones.

Entre los lemas más repetidos en las manifestaciones y protestas, destacan los de "No toquéis mi ley" [laboral], "Merecemos más que eso", "Un gran salto adelante hacia el siglo XIX" y "1916: carne de cañón, 2016: carne de patrón".

Los convocantes exigen la retirada del proyecto de ley que lleva el nombre de la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, ya que -denuncian- supone "regresiones históricas" porque "facilita el despido", permite revisar las normas sobre tiempo de trabajo para ampliar horarios y concede prioridad a los acuerdos en las empresas sobre la legislación laboral o los convenios colectivos nacionales.

Los sindicatos que reclaman la retirada del proyecto de ley han anunciado ya una nueva jornada de movilización el próximo 9 de abril.

Incidentes aislados en las manifestaciones

En ParísNantes, Rennes y Marsella se han registrado algunos incidentes provocados por grupos de "enmascarados" que se han mezclado con los manifestantes. En Marsella, tres policías han resultado heridos.

En total, unas 30 personas fueron detenidas en todo el país, algunos agentes resultaron heridos, blanco de los lanzamientos de piedras, botes de pintura y cócteles molotov, a los que respondieron con gases lacrimógenos y cargas policiales. El portavoz del Gobierno, Stéphane Le Foll, hizo un llamamiento a la calma para "no dar la ocasión a algunos de realizar destrozos o ejercer la violencia".

Además, unos 200 liceos han sido bloqueados en toda Francia durante la mañana por los estudiantes de secundaria o han sido cerrados por sus directores para evitar incidentes.

Cierre de la Torre Eiffel

Otra consecuencia del paro ha sido el cierre de la Torre Eiffel, el monumento de pago más visitado del mundo. "Los efectivos no son suficientes para abrir el monumento en las condiciones de recepción y seguridad suficientes para el público y, por lo tanto, la torre permanecerá cerrada durante toda la jornada", informó la Sociedad de Explotación de la Torre Eiffel (SETE).

La huelga ha causado retenciones acumuladas de 430 kilómetros en las carreteras y autopistas de acceso a París, casi el doble de lo habitual.

También ha afectado a los ferrocarrilesen particular a los cercanías de París y los trenes regionales, solo han circulado la mitad de los trenes. En las líneas de largo recorrido, normalidad en los trenes internacionales, pero no así en los trenes de alta velocidad (TGV), con supresiones en algunas líneas. En la capital francesa, se han reducido las frecuencias del Metro en un 25%.

En los quiscos no ha habido prensa diaria -los medios de comunicación protestaron el miércoles-, y se han producido alteraciones en numerosos servicios públicos.

Las compañías aéreas que operan en París-Orly habían cancelado antes del arranque de la huelga un 20% de sus vuelos en ese aeropuerto y un tercio en el de Marsella. La Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) ha indicado que se han registrado numerosos retrasos y que el paro ha salpicado a los aviones que sobrevuelan el espacio aéreo francés.

Más de 100 vuelos cancelados en España

Los aeropuertos españoles han registrado 109 cancelaciones, de las que 23 se han producido en vuelos con Francia (225 programados) y 86 con el resto de Europa (2.160 previstos), debido a la huelga general en el país galo.

El aeropuerto español más afectado por las anulaciones ha sido el de Barcelona-El Prat, donde se suspendieron 42 operaciones, 9 con Francia y 33 con el resto de Europa. Le sigue Madrid-Barajas, con 20 anulaciones, de las que 4 han sido vuelos con Francia y 16 con otros destinos europeos.

El aeropuerto de Málaga ha registrado 13 cancelaciones, de las que 2 fueron con Francia y 11, con el resto de Europa. En Palma de Mallorca se han anulado 10 vuelos -4 con Francia y 6, con otros destinos europeos-, en tanto que Valencia ha sufrido 3 cancelaciones (2 con Francia y 1 con el resto de Europa).

También se han viso suspendido 5 vuelos con Europa en Alicante; 4, en Bilbao y en Gerona, así como 2 en Ibiza y en Tenerife Sur.

Los controladores aéreos de Francia iniciaron la huelga antes que otros sectores y la van a terminar más tarde (a las 06.00 horas del viernes) con el cambio de turnos de trabajo.

El Gobierno afirma que la reforma afronta "las inquietudes de la juventud"

En respuesta a las críticas, la ministra de Trabajo se ha mostrado dispuesta a modificar una parte de la redacción de la ley durante el debate parlamentario, entre otras cosas, para dar un tratamiento diferenciado para las pequeñas y medianas empresas.

En una entrevista conjunta con la radio RMC y la televisión BFM, Myriam El Khomri no ha entrado en detalles, pero ha señalado que los motivos que pueden justificar un despido económico -uno de los aspectos más criticados de su proyecto de ley- podrían ser diferentes según el tamaño de las empresas.

En cualquier caso, la ministra ha defendido la precisión de esos motivos para justificar despidos económicos -actualmente, el articulado presentado en el Parlamento, se contemplan cuatro trimestres consecutivos de caída de ingresos- porque, a su juicio, eso clarifica la situación para los empresarios y levanta obstáculos para que pueda haber contratos indefinidos.

Según El Khomri, el Gobierno francés escucha "las inquietudes de la juventud" y se decidió a preparar ese texto, precisamente, para afrontar la precariedad de ese colectivo.

En la sesión de control al Gobierno en la Asamblea Nacional del miércoles, la ministra destacó que su propuesta legislativa incluye la universalización a partir de 2017 de la "garantía juvenil", que permitirá recibir un subsidio y un proyecto de inserción laboral a los que están en paro y ni estudian ni están en formación.

Varias concesiones sobre la reforma inicial

Por su parte, el ministro de Finanzas, Michel Sapin, hizo hincapié en esa misma sesión en que el 90% del contenido del proyecto de ley es resultado de una amplia concertación con los agentes sociales.

Esa concertación se produjo con los sindicatos más moderados y, en particular, con la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), que tras las negociaciones decidió retirarse de las movilizaciones al considerar que el Ejecutivo había dado marcha atrás en algunas de las disposiciones más liberales referidas al despido.

La principal concesión del Gobierno de Manuel Valls ha sido renunciar a fijar un tope para las indemnizaciones por despido improcedente, una medida que ha sustituido por un baremo indicativo para los juzgados de lo Social.

También desaparecieron una serie de causas que podían esgrimir las empresas para despedir por razones económicas, y en su lugar serán los jueces quienes decidan su existen pérdidas que puedan justificar la supresión de empleos.

La oposición a ese proyecto de ley comenzó a finales de febrero, cuando se filtraron algunos puntos, y hasta este jueves, el momento más intenso de esas protestas fue el pasado 9 de marzo, cuando entre 200.000 personas -según las autoridades- y 450.000 -según los convocantes- se manifestaron en las calles de todo el país.

Noticias

anterior siguiente