Anterior El Parlament balear prohíbe la muerte del toro durante las corridas Siguiente I Arriba Ir arriba
Las Bolsas chinas cierran de forma prematura por primera vez al caer un 7%

Las Bolsas chinas cierran de forma prematura por primera vez al caer un 7%

  • Una norma fija el cierre anticipado si el índice CSI 300 sobrepasa ese umbral

  • La nueva legislación se ha aplicado en la primera jornada tras su entrada en vigor

  • Arrastran al resto de Bolsas asiáticas, Tokio pierde más de un 3%

|

Las Bolsas chinas han cerrado por primera vez en su historia de manera prematura tras la entrada en vigor, precisamente este lunes, de unas normas que así lo establecen si se alcanzan pérdidas superiores a un 7% en un indicador.

Se trata del llamado índice CSI 300, un selectivo que recoge el rendimiento combinado de tres centenares de empresas que cotizan en los dos grandes parqués de China (Shanghái y Shenzhen), y que este lunes llegó a registrar un descenso que tocó el 7% a las 13:28 hora local (06:28 hora peninsular española), una hora y 32 minutos antes de su cierre habitual.

En ese momento, el índice general de Shanghái -el de referencia de los parqués chinos- registraba pérdidas de un 6,85% (242,52 puntos), hasta los 3.296,66 enteros en que cerró la primera jornada del año.

En Shenzhen el referente local registró una caída de otro 8,16% en el último minuto de cotización del día, en 11.630,93 puntos.

15 minutos suspendidas las cotizaciones

De hecho, según las nuevas normas, antes de alcanzarse ese 7% que obligó a cerrar sin más ambos mercados hasta mañana, se había paralizado la cotización en las dos plazas, también por primera vez en la historia, durante 15 minutos, al sobrepasar el CSI 300 unas pérdidas de un 5%.

Con todo, esa pausa no sirvió para enfriar la situación, y el 7% que echó el freno a la jornada llegó rápidamente después de ese cuarto de hora en que ambos mercados permanecieron congelados.

El índice de referencia shanghainés, que había iniciado el día con una leve caída de un 0,07%, se mantuvo toda la jornada en negativo, llegó a caer más de un 4% por la mañana, se recuperó parcialmente, aunque luego sus pérdidas se dispararon durante la tarde y se hundieron más tras el parón de 15 minutos.

El indicador de Shenzhen, que también había iniciado el día cayendo otro ligero 0,18%, sufrió una evolución parecida, y ya en la sesión vespertina, profundizó igualmente sus pérdidas, que también se dispararon especialmente tras los 15 minutos de parada obligatoria.

Nueva legislación

Las nuevas normas por las que se ha producido el inédito cierre prematuro de este lunes, impulsadas por la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV), entraron en vigor el 1 de enero, por lo que se aplicaron por primera vez, en la práctica, en esta jornada, primer día de cotización desde entonces.

Las fuertes caídas de ahora están más relacionadas con los hundimientos de los parqués chinos en verano que con su coincidencia con los nuevos mecanismos de freno, según el analista Chen Jiahe, director del departamento de investigación de la corredora Cinda.

Según Chen, las caídas de este lunes tuvieron tres fases, y en la primera, durante la mañana, las bolsas chinas cayeron entre un 3% y un 4%, por motivos ajenos al cambio normativo. Por un lado, por el sobreprecio que tienen las firmas más pequeñas de ambos parqués, pero también porque el 8 de julio la CRMV trató de frenar los desplomes obligando a los grandes accionistas (con control de un 5% o más) a no vender sus títulos.

Prohibición de vender acciones hasta el 8 de enero

En concreto, se les prohibió vender sus acciones en los siguientes seis meses, plazo que se cumple este viernes, 8 de enero, por lo que a partir del lunes, día 11, podrán empezar a deshacerse de sus acciones mantenidas desde el verano pasado, indica Chen, y anticipando caídas para entonces muchos inversores han vendido ya.

"Entre el 80 y el 90% de los accionistas chinos son inversores individuales y suele haber muchas fluctuaciones", recuerda el analista: "solo tienen como el 30% de los títulos, pero comercian un montón (unos tres cuartos de las transacciones diarias), así que influyen mucho en los precios".

Cuando los mercados ya caían más de un 4%, entonces sí, muchos, conscientes de la nueva normativa, intentaron anticiparse a la probable suspensión del 5%, lo que disparó la velocidad de caída en los primeros minutos de la tarde y, de nuevo, entre el 5 y el 7% final.

Con todo, Chen recalcó que la nueva normativa es "neutral, porque detiene el mercado tanto cuando cae como cuando gana" demasiado en un solo día, por lo que "no cambia" la actitud de los inversores.

El problema que hizo estallar la crisis del verano pasado es que el mercado estaba muy apalancado (con gran endeudamiento de inversores y corredoras para financiar más y más inversiones en Bolsa), tras meses y meses al alza, y cuando hubo un descenso, la burbuja pinchó y se encadenaron caídas durante semanas.

El nuevo mecanismo "da a la gente tiempo para pensar" en caso de fuertes oscilaciones, y dado que el problema del apalancamiento parece bastante resuelto por el momento, dijo Chen, es difícil que vuelva a haber ahora grandes desplomes continuados como en verano.

Caídas en las Bolsas asiáticas

El mal comportamiento de las Bolsas chinas se ha extendido al resto de parqués asiáticos. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una bajada de 582,73 puntos, un 3,06%, hasta los 18.450,98 puntos. El segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, retrocedió 37,63 puntos, un 2,43%, hasta las 1.509,67 unidades.

La Bolsa de Seúl cerró en números rojos por el contagio de China y el pesimismo sobre los resultados de las principales empresas surcoreanas. El índice de referencia Kospi bajó 42,55 puntos, el 2,17%, hasta 1.918,76 unidades en una sesión en la que se movieron 3.300 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq perdió 4,56 puntos, el 0,67%, hasta los 677,79 enteros.

El principal indicador del parqué de valores surcoreana sufrió un fuerte descenso en la primera jornada del año, tras una sesión marcada por la fuerte caída de las Bolsas chinas, que contagió el temor a los inversores del país vecino, evaluaron analistas locales.

La fuerte caída de las Bolsas chinas contagia a sus vecinas

En Malasia, el parqué bursátil de Kuala Lumpur cedió 39,14 puntos, o un 2,31%, para que el índice KLCI se colocase en 1.653,37 unidades. En Tailandia, la Bolsa de Bangkok retrocedió 24,61 puntos, el 1,91%, y el índice SET terminó en 1.263,41 unidades.

Por su parte, la Bolsa de Valores de Singapur bajó 46,76 puntos, el 1,62%, y el índice Straits Times se situó en 2.835,97 unidades. En Indonesia, la Bolsa de Yakarta perdió 67,09 puntos, el 1,46%, y el índice JCI acabó en 4.525,92 unidades.

En Filipinas, la Bolsa de Manila descendió 118,66 puntos, el 1,71%, y el índice SET concluyó la jornada en 6.833,42 unidades. En Vietnam, la plaza financiera de Ciudad de Ho Chi Minh (antigua Saigón) mermó 4,62 puntos o el 0,8%, y el indicador VNIndex quedó en 574,41 unidades.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente