arriba Ir arriba

Disminuyen las esperanzas de encontrar supervivientes porque ya han pasado dos días desde la avalancha que sepultó por completo el pueblo de Xinmo en Sichuan. Un equipo formado por unos 3.000 rescatistas busca contra reloj a los posibles supervivientes del desprendimiento que el sábado sepultó una aldea de la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, que mató a al menos 10 personas y dejó casi un centenar de desaparecidos.

El suceso se produjo después de que se deslizara la parte alta de una montaña que cayó sobre la aldea de Xinmo, en torno a las 6.00 de la mañana del sábado, por las intensas lluvias producidas en la zona.

Los miembros de los equipos de rescate están peinando la zona con detectores de vida y perros rastreadores, pero no se han encontrado nuevos signos de vida. "No vamos a renunciar mientras haya un poco de oportunidad", dijo un rescatista. Sin embargo, según expertos en geología que se encuentran en el sitio, la posibilidad de supervivencia de las personas enterradas es realmente escasa.

Las autoridades consideran que la causa del deslizamiento de tierra han sido las fuertes lluvias de estos días, típicas en estas fechas y que también otros años han causado catástrofes. En dos provincias también del Sur, cercanas a Sichuan han tenido que evacuar a unas 9000 personas después de que sus casas quedaran totalmente inundadas.

Un deslizamiento de tierra ocurrido este sábado en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, ha sepultado 46 casas y ha enterrado a más de un centenar de personas, según la agencia oficial china Xinhua.

Una avalancha de piedras y lodo ha caído montaña abajo a las seis de la mañana, hora local, sobre la aldea de Xinmo, en el condado de Maoxian (provincia de Sichuan, cerca del Tibet). Al menos 46 casas han quedado sepultadas, y hay 141 desaparecidos. Los equipos de rescate y voluntarios sólo han podido rescatar de momento a una pareja y a su hijo de pocos meses.

Las imágenes difundidas por la televisión oficial CCTV muestran a los soldados desplazados al área y a los vecinos levantando pesadas rocas, y a varias excavadoras trabajando en la zona donde estaba el pueblo.

El deslizamiento ha bloqueado unos dos kilómeros de un río cercano y una carretera. Las autoridades han cerrado al tráfico, salvo para los equipos de emergencia, todas las carreteras de la zona.

Un deslizamiento de tierra ocurrido este sábado en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, ha sepultado 46 casas y ha enterrado a más de un centenar de personas, según la agencia oficial china Xinhua.

Una avalancha de piedras y lodo ha caído montaña abajo a las seis de la mañana, hora local, sobre la aldea de Xinmo, en el condado de Maoxian (provincia de Sichuan, cerca del Tibet). Al menos 46 casas han quedado sepultadas, y hay 141 desaparecidos. Los equipos de rescate y voluntarios sólo han podido rescatar de momento a una pareja y a su hijo de pocos meses.

Las imágenes difundidas por la televisión oficial CCTV muestran a los soldados desplazados al área y a los vecinos levantando pesadas rocas, y a varias excavadoras trabajando en la zona donde estaba el pueblo.

El deslizamiento ha bloqueado unos dos kilómeros de un río cercano y una carretera. Las autoridades han cerrado al tráfico, salvo para los equipos de emergencia, todas las carreteras de la zona.

El secretario de Relaciones Internacionales del PP, José Ramón García, ha valorado en el programa ‘Los desayunos de TVE’ los primeros movimientos políticos del recién investido presidente de Francia, Emmanuel Macron. García ha calificado de “infantil” el nombramiento de Édouard Philippe como nuevo primer ministro. “Él ha ganado, pero ahora tiene que gobernar”, ha dicho refiriéndose a Macron, al que ha definido como “la tabla de salvación de todos aquellos que no ganan las elecciones en sus países”.
Sobre las palabras de “refundación de Europa” del presidente francés, durante su reunión con la canciller alemana Angela Merckel, el secretario de Relaciones Internacionales ha defendido que “llevamos desde 2012 refundando Europa”, desde la crisis del déficit, y España juega “un papel estratégico” en este proceso.
García también se ha referido a la visita de Rajoy a China con motivo del foro económico y comercial sobre la Nueva Ruta de la Seda, y ha recalcado que no solo el presidente español ha regresado sin ningún acuerdo comercial, “sino que no lo ha firmado nadie”, debido al carácter “cortoplacista” de las relaciones comerciales chinas.
Preguntado por la situación política en Reino Unido, ha sostenido que "empieza a haber demasiadas dudas sobre el Brexit. Incluso gente en el Reino Unido que no sabe si se va a producir o no se va a producir". También, sobre Venezuela, ha manifestado que "los venezolanos ya han entendido que lo que consigan ellos será lo que tengan, y por eso están tan movilizados en la calle", y sobre el papel de España: "lo que estamos haciendo es dar todo el apoyo que podamos dar sin ningún tipo de injerencia".
Asimismo, también ha tenido palabras para el presidente de EE.UU., Donald Trump, del que ha dicho que "no es un político al uso, y por eso muchos de los equilibrios los está haciendo saltar". "Hemos trabajado muchísimo por recuperar la relación bilateral con EE.UU.", ha valorado.

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha destacado ante el presidente chino, Xi Jinping, y su primer ministro, Li Keqiang, la fortaleza de la economía de España, a la que puso como ejemplo de la senda reformista que considera que debe seguir acometiendo el país asiático. Rajoy ha llegado este sábado a China para participar a partir de mañana, domingo, en el foro económico y mundial organizado por Xi Jinping sobre la denominada Nueva Ruta de la Seda.

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha resaltado ante al presidente chino, Xi Jinping, la fortaleza de la economía española tras superar la crisis y le trasladó el potencial de las empresas españolas del sector de las infraestructuras. Rajoy se ha reunido con Xi en el Gran Palacio del Pueblo en el primer acto de su visita oficial a Pekín para participar en el foro comercial y económico sobre las Nuevas Rutas de la Seda.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que es posible un conflicto a gran escala con Corea del Norte por el programa de misiles balísticos de este país.

"Hay una posibilidad de que podamos acabar teniendo un gran, gran conflicto con Corea del Norte", ha asegurado Trump en una entrevista con Reuters con motivo de sus 100 días en el gobierno.

No obstante, Trump ha insistido en que prefiere un arreglo pacífico, posiblemente con nuevas sanciones.

Trump, no obstante, ha tendido la mano a China, ha agradecido sus esfuerzos para presionar a Corea del Norte y ha alabado al presidente chino, Xi Jinping, con el que se reunió recientemente en Florida.

"Creo que está trabajando muy duro - ha dicho - Sé que le gustaría poder hacer algo. Tal vez no pueda. Pero creo que le gustaría".

"Realmente creo que está haciendo todo lo que puede para ayudarnos en una situación importante", ha añadido Trump, en referencia a Xi.

Durante la entrevista, el presidente estadounidense se ha referido a las relaciones entre Estados Unidos y su aliado Corea del Sur, y ha advertido que Seúl tendrá que pagar por el escudo antimisiles desplegado por EE.UU.

Trump ha estimado el coste del sistema, conocido como THAAD por sus siglas en inglés, en 1.000 millones.