Enlaces accesibilidad

Tsipras confirma la presentación de un plan de reformas completo, "realista " y "con concesiones"

  • Asegura que se lo ha enviado a sus acreedores para tratar de lograr un acuerdo
  • Según el primer ministro heleno, la decisión depende de los líderes europeos
  • Anuncia "tiempos difíciles" para los griegos cuando termine la negociación

Por
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, este martes, antes de reunirse con su ministro de Educación
El primer ministro griego este martes, antes de reunirse con su ministro de Educación, Cultura y Asuntos Religiosos en Atenas. AFP AFP/ Angelos Tzortzinis

El Gobierno griego ha enviado una propuesta integral de reformas a las instituciones con las que negocia desde hace cuatro meses sobre su rescate, según ha confirmado este martes el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, en unas declaraciones a los medios de su país. El jefe del Ejecutivo asegura que ese plan es "realista" e implica concesiones por parte de Atenas, y ha concluido que "ahora la decisión depende de los líderes políticos europeos".

"No les vamos a esperar para presentar una propuesta: Grecia ya la ha presentado. Y ahora está claro que, la decisión sobre si quieren ser realistas y salir de la crisis sin una Europa dividida, esa decisión está en manos de los líderes políticos de Europa", ha advertido el dirigente griego.

Sin embargo, preguntado por esta propuesta, un portavoz de la Comisión Europea le ha restado importancia al recordar que "se han intercambiado muchos documentos durante esta negociación", y eso -ha añadido- "es una buena señal".

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha dicho que "ni teóricamente es ya posible" un nuevo desembolso esta semana porque tras el acuerdo, primero a nivel técnico y después político en el Eurogrupo, Grecia tendrá que empezar a implementar las reformas para demostrar que la aplicación es "seria".

Restricción de la jubilación anticipadas y lucha contra el trabajo en negro

Según un funcionario griego, el plan de Atenas se envió el lunes por la noche, a tiempo para que pudieran debatirlo los líderes políticos de Alemania y Francia, Angela Merkel y François Hollande, en la reunión que mantuvieron en Berlín con el presidente del BCE, Mario Draghi, el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Justo antes de ese encuentro, el primer ministro griego publicó un largo artículo en el diario Le Monde donde repasaba algunas de las concesiones realizadas por su Gobierno durante las negociaciones y las razones que, en su opinión, hay detrás del retraso en el acuerdo.

Ahora, el plan presentado detallaría lo expuesto por Tsipras en el rotativo. Según han explicado a TVE fuentes del Gobierno heleno, se aceptaría reformar la seguridad social para restringir las jubilaciones anticipadas -no sería una bajada integral que rebajase las pensiones- y endurecer la legislación laboral para luchar contra el trabajo en negro.

"Se cumpliría entre el 70% y el 75% de los compromisos" exigidos por los acreedores, han confirmado las mismas fuentes. Este porcentaje es el que ha manejado desde febrero el Gobierno griego, que rechaza el 30% de las medidas impuestas por las instituciones a los Ejecutivos anteriores.

El acercamiento de posturas a nivel técnico se habría producido también en campos donde hasta ahora había profundos desacuerdos, como en la reforma del sistema de recaudación del impuesto sobre el valor añadido (IVA).

"Tiempos difíciles" para los griegos tras la negociación

Durante su comparecencia de este martes, Tsipras ha señalado que su país ha presentado "propuestas concretas en las que se hacen concesiones, porque como es normal en una negociación, pero hemos presentado un plan realista para sacar al país de la crisis".

El líder griego ha advertido también que los ciudadanos tienen que prepararse para tiempos difíciles una vez concluya la negociación. "El día siguiente al final de la negociación habrá dificultades, pero lo que el pueblo pide al Gobierno es poder hacer frente a esas dificultades en condiciones de justicia y de igualdad", ha añadido el primer ministro.

Tsipras ha destacado que un acuerdo entre Atenas y sus acreedores -FMI, BCE y sus socios del euro- supondrá el "fin de la división en Europa" y se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de conseguir un buen final en las conversaciones.

"El Gobierno tiene un plan y actúa con determinación. Su brújula es lo que quiere la gran mayoría de la población griega: una solución distinta al pasado de los programas de rescate y la sumisión", ha insistido el jefe del Gobierno heleno.

Atenas desmiente que haya un ultimátum de los acreedores

Por otro lado, Atenas ha desmentido que, tras la reunión del lunes en Berlín, se le presentase un borrador de acuerdo, como han asegurado este martes varios medios de comunicación, que llegan a afirmar que los prestamistas habrían dado al Ejecutivo griego un ultimátum, una última propuesta con la única opción para el Gobierno de Tsipras de aceptarlo o rechazarlo.

El viceprimer ministro griego, Yanis Dragasakis, ha negado que haya tal ultimátum y ha recalcado que "el Gobierno no sucumbirá al chantaje". Además, en su cuenta de Twitter ha advertido que cualquier acuerdo debe incluir una hoja de ruta para lograr la sostenibilidad de la deuda griega.

Sin embargo, el tiempo se acaba para el Ejecutivo griego, que afronta una semana decisiva en las negociaciones con la vista puesta en el viernes, cuando tiene que abonar 308 millones de euros al FMI, el primer pago del total de 1.580 millones que tiene que devolverle entre el 5 y el 19 de junio.

Tensiones internas

Mientras, en Grecia, aumentan las tensiones entre los distintos sectores de Syriza, entre los que apuestan por mantenerse firmes en todos los aspectos de la negociación pese a que eso pueda llevar a la salida del euro, y quienes prefieren acercar posturas para conseguir parte de los objetivos y seguir dentro de la UE.

Así, este martes el ministro de Trabajo, Panos Skurletis, se ha mostrado partidario de convocar elecciones anticipadas si no se llega a un acuerdo "honesto" con los acreedores. "Cuando sales elegido no recibes un cheque en blanco. Si el acuerdo no constituye un compromiso honesto y que mire hacia el progreso, hay que consultar al pueblo antes de firmarlo", ha advertido Skurletis en la televisión privada Skai.

De hecho, en los rumores ya se manejan los próximos 28 de junio y 5 de julio como fechas posibles para esa consulta electoral.

Noticias

anterior siguiente