Enlaces accesibilidad

Varufakis anuncia un nuevo IVA y confía llegar a un acuerdo con sus acreedores "en una semana"

  • Desde septiembre habrá dos nuevos tipos del IVA: del 18% y del 9,5%
  • Se reducirán al 15% y al 6,5% si los pagos se efectúan con tarjeta
  • Tsipras asegura que las negociaciones están en la recta final de un acuerdo

Por
Varufakis anuncia una reforma del IVA, que se aplicará a partir de septiembre

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, ha señalado que espera llegar a un acuerdo con sus acreedores internacionales la próxima semana. "Creo que estamos muy cerca, digamos que en una semana", ha declarado Varufakis en la cadena Star TV, donde también ha anunciado una reforma del IVA, que se aplicará a partir de septiembre.

Desde entonces, habrá dos tipos únicos para el IVA, que serán del 18% y el 9,5%, si bien se verán reducidos al 15% y al 6,5% si los pagos se efectúan con tarjeta de crédito o débito. Con este nuevo régimen fiscal -que sustituirá las tasas actuales del 23%, 13% y el 6,5%- el Gobierno cuenta con ingresar al menos 200 millones de euros adicionales al año, según sus cálculos.

Varufakis ha señalado que el IVA reducido se aplicará a alimentos, medicinas y periódicos, mientras que todo el resto se verá sujeto al tipo uniforme. De esta forma, subirá la factura de la luz, pues actualmente está sujeta al tipo medio del 13% y en el futuro lo estará en el 15%, independientemente de si el pago se efectúa al contado o con tarjeta, señala Efe.

El ministro ha asegurado que en las islas, sujetas hoy a tasas insulares reducidas, se aplicará una disposición específica. El cambio de régimen del IVA forma parte de las medidas que Grecia está negociando con los acreedores.

Diferencias con las instituciones

En la entrevista, en la que ha insistido en que la salida del euro está fuera de sus planteamientos, ha señalado que es una cuestión de "una semana" hasta que Grecia y los socios "puedan darse la mano" para cerrar un acuerdo. No obstante, ha reconocido que aún existen tres puntos claves en los que todavía hay diferencias de opinión: las pensiones, los temas laborales y asuntos de financiación.

Según el ministro, las instituciones insisten en que se permitan los "despidos masivos", algo a lo que Atenas no está dispuesta, y una cláusula de déficit cero para las pensiones complementarias, lo que se traduciría en nuevos sacrificios para los pensionistas.

Varufakis ha reconocido que es necesario "poner en orden la jubilación anticipada", que en este país todavía es posible a gran escala, pero ha recalcado que no se plantean recortes de las pensiones.

"Nadie firmará contra la reestructuración de la deuda"

En la entrevista concedida al canal de televisión griego, Varufakis ha señalado que no hay nadie en el Gobierno heleno dispuesto a firmar un acuerdo que no conlleve la reestructuración de la deuda. "En una negociación, si no estás dispuesto a considerar la posibilidad de decir 'no' no está negociando", ha explicado Varufakis que ha reiterado su compromiso para llegar a un acuerdo "honesto" y "mutuamente beneficioso".

Un acuerdo, ha matizado, a "largo plazo" que sirva para solucionar los problemas financieros del país, asegurar su vuelta a los mercados y dar el impulso que necesita la economía griega para generar crecimiento.

Durante las últimas semanas, Grecia ha recurrido en varias ocasiones a su fondo de reserva, sin embargo Atenas admite que se está quedando sin opciones para pagar la deuda que desde hace cuatro meses trata de renegociar con los 19 países de la Eurozona y el FMI con la condición de un plan de reformas econnómicas que el país debería abordar para asegurarse una inyección de 7.200 millones de euros.

Eso sí, pese a los problemas de liquidez, Varufakis prometió que se pagarán con normalidad los sueldos y las pensiones a finales de mes, dos compromisos que calificó de "sagrados". En caso de que se planteara la situación que hubiera que optar entre el pago de un crédito o el de las pensiones, Varufakis no dejó lugar a dudas de que los jubilados tendrían prioridad.

Un "plan nacional" de justicia social

Por su parte, el primer ministro del país, Alexis Tsipras, ha apuntado que considera necesario consensuar un acuerdo que incluya la reestructuración de la deuda griega y esté basado en un bajo superávit primario.

En un encuentro con la patronal griega, el primer ministro ha señalado que su Gobierno quiere un acuerdo que le permita elaborar "un plan nacional" basado en la justicia social y orientado en un nuevo modelo que acabe con las prácticas corruptas del pasado.

Tsipras ha destacado que este modelo debe asentarse sobre recursos humanos, es decir, profesionales especializados, y aprovechar los recursos naturales que posee Grecia (energía, agricultura, minerales), así como la situación geopolítica del país.

El turismo, la principal fuente de riqueza de la economía helena, puede seguir siendo un motor de la economía que contribuya al crecimiento, según Tsipras, que ha señalado que su Gobierno pretende lanzar un amplio plan de reformas de la administración pública, con el objetivo de simplificar los procesos burocráticos y acabar con las prácticas corruptas del pasado.

Acuerdo de compromiso que Bruselas no confirma

Estas declaraciones se hicieron horas después de que el rotativo heleno To Vima asegurara que Bruselas había presentado a los demás integrantes de las negociaciones con Grecia un acuerdo de compromiso que contempla un desembolso parcial del rescate en junio y un pacto global en otoño a cambio de que el país aprobara un paquete de medidas por un total de 5.000 millones de euros para cubrir la brecha financiera prevista para éste y el próximo año.

Para lograr esta cuantía, Grecia debería, entre otras medidas, reformar el sistema actual del IVA en los términos anunciados por Varufakis, aumentar el impuesto de solidaridad para todos los ingresos superiores a los 30.000 euros y mantener el impuesto sobre la vivienda ENFIA.

A cambio, Atenas podría mantener por unos meses sus líneas rojas, es decir, no rebajar las pensiones complementarias ni desregularizar el mercado de trabajo. No obstante, el documento deja claro que a partir de otoño Grecia debería revisar la cuestión de las pensiones complementarias, ante la exigencia de los socios de una cláusula de déficit cero de estas cajas.

A cambio de firmar este acuerdo, Grecia obtendría en junio un primer desembolso de los 7.200 millones de euros pendientes del rescate: los 1.800 millones de euros procedentes de las ganancias del Banco Central Europeo con los bonos griegos en 2014 y, a partir de julio, 1.900 millones correspondientes a este año por el mismo concepto.

Sin embargo, la Comisión Europea se ha negado a confirmar la existencia de este acuerdo de compromiso. "No puedo confirmar las informaciones sobre la propuesta de Juncker/la Comisión sobre Grecia. No tengo constancia de tal propuesta. Trabajamos hacia un acuerdo global", ha señalado la portavoz comunitaria Annika Breidthardt en su cuenta oficial de Twitter.

Noticias

anterior siguiente