Enlaces accesibilidad

Atentado en 'Charlie Hebdo'

Francia, convulsionada: del ataque a 'Charlie Hebdo' a la marcha republicana

  • El país ha sufrido el peor atentado en medio siglo y sigue en máxima alerta
  • La amenaza yihadista crece al tiempo que la islamofobia

Por
El Arco del Triunfo de la capital francesa presenta el mensaje "Paris est Charlie" (Paris es Charlie)
El Arco del Triunfo de la capital francesa presenta el mensaje "Paris est Charlie" (Paris es Charlie) AFP AFP PHOTO / MATTHIEU ALEXANDRE

El balance de los tres días de ataques yihadistas en París y alrededores va mucho más allá de la veintena de muertos, incluidos periodistas, policías y clientes de un comercio judío. Al mayor atentado en la historia de Francia desde la guerra de Argelia sigue otro desafío colosal para los valores de la V República, amenazados por islamistas e islamófobos.

Desde que el miércoles a mediodía se produjera la masacre en la revista satírica Charlie Hebdo, uno de los ataques más sangrientos contra la prensa europea, Francia ha vivido en un estado permanente de shock con la persecución de los criminales --que han desafiado durante 50 horas a un impresionante despliegue de las fuerzas de seguridad--, pero también con ataques a mezquitas.

Entre tanto, se han celebrado vigilias y actos de solidaridad con las víctimas, por la libertad de expresión y por la tolerancia, que deben culminar con una gran manifestación el domingo en París no exenta de polémica por la hipotética asistencia de la ultraderecha.

Estos son algunos hechos clave de la crisis:

Masacre en Charlie Hebdo

La revista satírica había recibido infinidad de amenazas de extremistas de todo tipo y ya había sido atacada tras la publicación de caricaturas de Mahoma. El miércoles a mediodía, dos hombres irrumpieron en su sede con rifles de asalto gritando consignas islamistas y mataron a 12 personasincluidos el director, varios periodistas y caricaturistas y dos policías. Los atacantes fueron identificados como Chérif y Said Kouachi, franceses de 32 y 34 años, uno de los cuales ya estuvo en prisión por su participación en una red yihadista. Al parecer actuaron con un cómplice y huyeron por el noreste de París hacia las barriadas marginales en las que vivían.

La prensa, atacada

Periodistas y ciudadanos de todo el mundo salen en defensa de la libertad de expresión. La solidaridad con la revista inunda de inmediato las calles de Francia y de algunas ciudades europeas, así como las redes sociales y los medios de comunicación, que publican numerosas caricaturas de homenaje.

La revista exploraba constantemente los límites de la libertad de expresión: había sido condenada varias veces por injurias a políticos, pero a pesar de las numerosas denuncias recibidas por incitación al odio religioso o racial (unas cuantas por sus contenidos supuestamente islamófobos), solo en una ocasión fue condenada por una viñeta que ridiculizaba a los harki, argelinos repatriados tras servir lealmente a la Francia colonial.

Dos días en fuga

El gobierno francés eleva al máximo el nivel de alerta de atentados en Francia y los departamentos colindantes al norte. Empiezan las detenciones y registros.

El viernes, en un suceso en principio ajeno, un individuo asesina a una agente de la policía local en las afueras de París. Casi al mismo tiempo, un empleado de una gasolinera a unos 80 kilómetros al norte de París identificado a dos jóvenes que han robado en el establecimiento como los hermanos Kouachi. La policía peina sin resultados varias localidades cercanas durante todo ese día y la madrugada siguiente.

Actos de islamofobia

A pesar de la condena sin paliativos del ataque por los líderes islámicos del país, una decena de mezquitas o lugares de encuentro de la comunidad musulmana son atacados por toda Francia entre el miércoles y el viernes, día de la oración, en el que numerosos imanes llaman a la participación en las manifestaciones de solidaridad con las víctimas de los atentados islamistas. En los días previos al ataque, las tesis islamófobas habían tenido también amplia difusión en los medios de comunicación del país por la publicación de varias obras de conocidos autores franceses y las crecientes manifestaciones de ese corte en la vecina Alemania.

Desenlace violento

Los hermanos Kouachi son localizados tras haberse parapetado en una imprenta en la localidad de Dammartin-en-Goele, al noreste de París, donde también queda retenido un trabajador. Por su parte, en París el mismo sospechoso del asesinato de una policía la víspera, identificado como Amedy Coulibali se atrinchera en un supermercado judío, donde se hace fuerte con varios rehenes. Se empieza a establecer un vínculo entre ambos sucesos. A las 18.00, unidades de operaciones especiales inician casi simultáneamente el asalto a la imprenta y al supermercado. Abaten a los tres supuestos yihadistas. Según datos aún provisionales, además han muerto al menos tres de los rehenes del supermercado de París y otra persona cuya identidad aún no está clara, según informaciones todavía provisionales

Antes de ese desenlace, la cadena BMFTV ha dicho haber hablado con los islamistas atrincherados en los dos lugares. En esas conversaciones, Coulabali reivindicó su fidelidad al Estado Islámico; mientras que el menor de los Kouachi decía estar al servicio de Al Qaeda en el Yemen.

Marcha "republicana"

Concluidos los asaltos, el presidente francés se dirige por segunda vez en 48 horas a la nación para condenar los hechos y llamar a la calma y la unidad sin fisuras. El miércoles calificó a las víctimas de la revista como “héroes” que habían muerto por defender los valores de la República y pidió que los franceses dejaran a un lado sus diferencias (“nada puede dividirnos”). El viernes ha condenado los ataques racistas, antisemitas y ha llamado a todos los franceses a manifestarse el domingo en una manifestación "republicana".

Sin embargo, hay un gran debate sobre la eventual participación del Frente Nacional, varios de cuyos dirigentes han sido condenados en varias ocasiones por xenofobia. Su actual líder Marine Le Pen, que encabezó la lista más votada en su país en las elecciones europeas del año pasado (25% de los votos), se ha reunido con Hollande este viernes y ha dicho haber sido excluida de la convocatoria del domingo. A la marcha de París sí han confirmado su asistencia los principales mandatarios europeos.

Refuerzo de la seguridad

El domingo también se ha convocado en París una cumbre de ministros del Interior europeos y de Estados Unidos. De momento, Francia sigue en estado de alerta máxima con decenas de miles de policías movilizados. También cientos de soldados han reforzado el despliegue de seguridad en puntos neurálgicos de París, el destino turístico más popular del mundo

Con todo, otros expertos alertan de que la lucha contra los yihadistas debe tener otros enfoques. En declaraciones a TVE, Pedro Rocco, de la Fundación Alfanar para el Conocimiento del Árabe, ha recordado que "además de la lucha militar contra el terrorismo, hay que apoyar la defensa del Estado de Derecho y las libertades en esos países, por ejemplo Irak y Siria, donde los islamistas controlan territorios, o en Egipto, donde occidente está apoyando a un Gobierno que está volviendo a la dictadura".

Francia participa con bombarderos en la coalición internacional que combate al Estado Islámico en Irak y lucha contra una revuelta liderada por islamistas en Mali.

Noticias

anterior siguiente